domingo, septiembre 21, 2008

Náyade


Aquella era la tarde más agradable que nunca había disfrutado. Pleno mes de agosto, las cuatro. La piscina comunitaria abandonada, convertida e un manto azul de laxitud y soledad; y yo, reposaba tras mis ocho horas de infierno recluido en el vientre del consultorio, cuando apareció. No me miró o ni siquiera se molestó en verificar si había alguien. Cándidamente subió al trampolín de cuatro metros, extendió ambos brazos hasta formar el porte del Cristo, y saltó.

Su cuerpo, de una belleza sin límites, ejecutó una parábola extraña y se sumergió. Cuando emergió comenzó a bracear de forma extraña; y tan extraña, me di cuenta con asombro. ¡Ni siquiera sabía nadar! Se ahogaba. Salté al agua, la tome por la barbilla, y siguiendo las pautas de salvamento de forma rigurosa la saqué y procedí a hacerle el boca a boca. Tenía unos labios dulces, escurridizos y gruesos, muy sensuales, y sus cabellos pese a estar empapados, seguían conservando sus preciosos bucles pelirrojos. Mi boca se fijó a la suya y sucedió; como si una ventosa nos uniera quedó firmemente adherida. Me di cuenta al tratar de tomar aire; imposible separarme, me ahogaba. Estaba atrapado y lo más extraño, sin fuerzas para gesticular con mis brazos y tratar de liberarme, entonces percibí algo más. Una bocanada de aire cálido y precioso se internó en mi paladar y descendiendo por mi tráquea saludó a mis pulmones con una atmósfera pura y renovada. Tras esa oleada de vida, algo suave y placentero incursionó el interior de mi boca y palpitó lleno de vida, acariciando mi paladar y enroscándose en mi lengua mientras se expresaba en el lenguaje del amor. Me di cuenta, respiraba a través de ella. Ella era mi vida, mi amor; dependía por completo de lo que hiciera. Estaba a su merced. Cerré los ojos y me sentí transportar a un limbo dulce e inexplicable, y pude experimentar chispazos brillantes de millones de neuronas al contactar entre sí. Mis brazos la rodearon, sus senos se arrimaron a mí pecho y durante un lapso de tiempo indeterminado o inexistente, fuimos uno, pues el reloj del tiempo se detuvo, así como el espacio y el lugar, ya que no me hallé en un área determinada, sino sumido en una levitación jubilosa y celestial...

Abrí los ojos. Ella estaba sobre mí. Me observaba con inquietud. Tosí varias veces y pregunté.
- ¿Estás… bien?
Se separó de mí y murmuró.
- Vaya hasta sentido del humor... Y pasó a preguntarme. ¿Te encuentras ya bien?
- Sonreí y todavía fluctuando en una especie de aureola, le dije.
- Sí, claro. ¡Fenomenal!
Entonces su rostro varió de expresión y añadió.
- Menudo susto me has dado.
- ¿Yo?
- Sí, tú.
- ¿Por qué? Pregunté. Y ella, incómoda, respondió.
- Mira... Si lo que querías era lucirte más vale que no vuelvas a hacer el Cristo. ¡Menudo Cristo acabas de hacer! ¿Estás ya bien, chico?
- Sí, claro. ¿Por qué? Repetí y agregué. Oye... Y a qué tanta pregunta si eras tú quién se estaba ahogando.
- ¿Yo? Inquirió. Dejó escapar una dulce sonrisa y dijo. ¡No! Eras tú. Y ya que estás bien me voy.
Se incorporó, cogió la toalla y comenzó a caminar. Permanecí desconcertado. Juraría que había sido ella...
- ¡Un momento! Exclamé.
- ¿Qué?
- ¿Cómo te llamas?
Me guiñó un ojo y dijo.
- Náyade.
- Gracias Náyade.

Durante la temporada de verano rendido a las sensaciones de aquel día volví más veces a la piscina – justo a la misma hora – con la intención de encontrarme con ella; sin resultado. Vencido por la ansiedad, deseando encontrarla, hice averiguaciones en la comunidad y me enteré de que ninguna mujer con el nombre de Náyade, vivía ni había alquilado un piso en los bloques adyacentes. Confundido y sin pistas renuncié a la búsqueda y supuse se trataba de una avispada que se coló para darse un chapuzón.

El invierno llegó y debido a las obras de reestructuración que se comenzaron a hacer en el viejo edificio de la Comunidad me cambié de piso y de barrio. Durante mis periodos de ocio me volví lector apasionado de la revista “Historia 16” a la que decidí suscribirme. Ocurrió tras obtener los dos primeros números, recibí el correspondiente a Grecia. Casualmente lo abrí en el apartado sobre mitología, y en la primera página me topé con… ¡una foto exacta de ella! Debajo del recuadro ponía: ¡Náyade!: Ninfa: Espíritu femenino de la naturaleza y en concreto del agua dulce, a veces unidos a un lugar u orografía  particular.
Permanecí extasiado durante toda la tarde y el resto de la noche, pensando en llamar a la revista o a los medios de comunicación. Pero después de algo más que un par de wiskys y meditarlo con más parsimonia, decidí que contar mi experiencia y posterior descubrimiento podría hacerme quedar como un imbécil; ¡me tomarían por loco! Preferí guardar silencio. Sería mi secreto; el secreto más sublime y misterioso de mi vida...

José Fernández del Vallado. Josef. Sept. 2008






Reacciones:

31 libros abiertos :

  1. SABES DE MI SINCERIDAD
    ME HAZ LEIDO RECIEN

    COMO NO SENTIRME ASI

    3 AÑOS SIN UN SOLO BESO SENTIDO.

    MMM? QUE TAL?
    ES MORIR POR DENTRO

    MARAVILLOSA COMO SIEMPRE TU HISTORIA
    ERES UN GROSO

    GRACIAS POR ESTAR ALLI
    BESOS
    MILES
    KLAU ♥

    ResponderEliminar
  2. qué abundante sensualidad llevan

    tus historias,tan bien llevadas

    que hasta dejas pensar que puedan

    ser ciertas,impregnas de magia

    y belleza,Eros reina,y las musas...

    y lo irreal con lo conreto hacen

    manojos de versos!Guardaré tu secreto!

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  3. Precioso relato, me ha encantado..
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Adoro leerte, pero hoy es impactante la historia....
    Un relato en que que cambias el protagonismo, en que la realidad es la inversa a la que ves, es genial, genial, GENIAL!!!!!!!!!
    mil besos

    ResponderEliminar
  5. hola ¿qué te pasó con google??

    Precioso el relato, y vale la pena gardar el secreto.

    Bss.

    ResponderEliminar
  6. Que bueno, que imaginación y que derroche de ingenio.

    Gracias otra vez.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Esas historias tuyas, rápidas en el encuadre, donde las cosas no son lo que parecen. Tienen fuertes lazos con el realismo mágico, en donde todo cabe, entre los límites de lo real y lo imaginado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado, cuidado con ella.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Hola JoseF,

    Qué hermoso relato! sobre todo porque le tuve un poco de envidia al protagonista.

    No sabes lo que daría por poder encontrarme con una diosa así :)

    Besos chilangos

    ResponderEliminar
  10. muy buena historia y el protagonista hace bien en guardarla para el mismo,tiene que ser como un secreto que recordar para siempre..

    besos

    ResponderEliminar
  11. realidad y fantasía quién sabe en donde está el límite??? o si en realidad existe???

    bello relato y muy bien realizado
    muakismuakis

    ResponderEliminar
  12. ayssssssssssss, como me gusta leerte!
    perderme en tu mundo lleno de vida

    besos
    vero

    ResponderEliminar
  13. Bueno. Sólo decir una cosa. En primer lugar estoy muy muy agradecido de que me leáis. Si escribo aquí es porque, como dice nuestro amigo lobo de la web: ¡Ellos se lo pierden, jajaja! Weno, aparte de bromas. En segundo, las editoras no publican así como así, Naturalmente, yo hace tiempo que estoy detrás de eso, pero el mundillo del libro es casi tan enrevesado y cerrado como el del cine; un círculo en el que solo tienen cabida, aparte de los grandes (no lo niego y nunca lo negaré)las ventas. Y pocos se arriesgan a publicar a alguien nuevo. Por lo demás no soy tan nuevo en esto; llevo catorce años escribiendo, como hobbie, y si me fuera posible para ganarme el pan. Pero, he de reconocerlo, está muy difícil.
    De modo que un día decidí salir de las páginas donde subo mis cuentos y publicarlos también aquí, en mi propio blog. Sé que no hablo mucho de mí pero, descuidad, ya haré un post en el que os cuente algo de mi vida.
    De momento daros a TODOS las GRACIAS!!! con mayúsculas por el apoyo incondicional que me venís prestando. Saberme leído me sirve de aliciente para seguir ADELANTE sin tirar la toalla, como otros han hecho. Yo, de momento, pienso seguir adelante en esta empresa, para mí, gratificante y divertida; por qué no?

    Un saludo amigos!!

    ResponderEliminar
  14. Has vuelto a hacerlo, has conseguido llevarme a otro mundo, el mundo de tus fantasías ;)
    Muuuuacks!

    ResponderEliminar
  15. Josef:

    Eres un genio y figura, sobran las palabras para decirte que tus escritos están muy bien narrados y que nos enganchan a todos, enhorabuena por escribir tan bien, te felicito.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Que bonito, niño, es precioso, este relato, me ha encantado, atrapado, todo, no sé... es genial :)

    Besos y gracias por estas letras.

    ResponderEliminar
  17. Precioso relato.
    Me quede tan curioso con la mitologia que me busque algo en la wikipedia jajaja

    "En su calidad de ninfas, las náyades son seres femeninos, dotados de gran longevidad pero mortales. La esencia de una náyade estaba vinculada a su masa de agua, de forma que si ésta se secaba, simplemente, ella moría."

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  18. Qué sensual Náyade. Un relato muy bonito. Y sí, no te hubieran creido.

    ResponderEliminar
  19. Aparte del ritmo impecable y el aire sensual, me gusta la idea (eterna, poética, filosófica) de ser liberados por aquello que liberamos.

    Gracias por el texto!

    ResponderEliminar
  20. Bueno creo que el protagonista debió contarlo, los secretos más tarde que nunca se saben, además si lo hubieran tildado de loco que más dá todos sabemos que el escritor tambien lo está un "loco genial".
    Me gustó el relato livianito, detallado tildado de fantasías y sueños casi consumados, abrazos!!!

    ResponderEliminar
  21. el premiooooooooooooo!!!!! traélo!
    besos

    ResponderEliminar
  22. Besos de martes, niño, pasa buen día :)

    ResponderEliminar
  23. Que historia Caballero!!! No sé si es verdad o prosa, pero realmente me cautivo. Las Ninfas, diosas y adivinas siempre están en mis escritos y creo fervientemente en su existencia.

    Un gusto enorme pasar por acá.

    Abrazos,

    Maya

    ResponderEliminar
  24. Te leo siempre y me sorprendes con cada historia que publicas. Mil gracias y cuidate.

    ResponderEliminar
  25. Si es que, a veces pasan cosas inexplicables y, por lo que veo, tú siempre est´´as en el meollo:):):)

    Fuera de bromas, me parece un buen relato, pero eso, en ti, no es novedad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Como cantaba el pequeño Iglesias:
    ..."es una experiencia religiosa"

    ResponderEliminar
  27. Moderato un honor que me visites, voy a incluir tu blog en mi lista de amigos y nos mantenemos en contacto

    un abrazo desde Reus

    ResponderEliminar
  28. Buena decisión, la magia se conserva mejor en secreto :)

    ResponderEliminar
  29. ¡¡Gracias vida, gracias!! Por ésta oportunidad que me llevó a leerte para llenarme de belleza, arte y fantasía hasta el final, es un bálsamo para el alma, bellísimo relato. Eres un gran escritor. Felicidades.

    ResponderEliminar
  30. Parabéns a você
    Nesta data querida
    Muitas felicidades
    Muitos anos de vida!

    Hoje é dia de festa
    Cantam as nossas almas
    Para o menino Josef
    Uma salva de palmas!

    (palmas)

    Tenha tudo de bom
    Do que a vida contém
    Tenha muita saúde
    E amigos também

    Hoje o Josef faz anos
    Porque Deus assim quis
    O que mais desejamos
    É que seja feliz!

    Abrazooooo....

    ResponderEliminar
  31. Fue real, el personaje lo sintió y eso nadie se lo quita. Y uno se queda nostálgico, buscando a Náyade.
    Muy lindo texto.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs