martes, septiembre 09, 2008

Recién Iniciado.




Al alba, al cazador soñoliento, le cuesta abrir los ojos. El cielo, cubierto, presenta un matiz ocre y amortiguado.





La sabana revestida por una extensa manada de antílopes, se agita con la brisa de un lozano y azucarado relente. El hierbazal, pajizo y dorado, arropa su estilizada figura por completo.

Avanza encorvado, contra el viento. Una piel de antílope envuelve su cabeza y espalda. Lleva el cuerpo embadurnado en una intensa secreción de herbívoro; el pectoral señalado con profundas cicatrices, distinciones de guerrero, y el rostro matizado en tonos blancos y azules. Es joven, y marcha en solitario. Recién iniciado, debe permanecer una semana en soledad y cobrar las piezas sin ayuda.

La presa se halla a escasos metros. Es un impala, que confiando en su vigor y agilidad, se ha distanciado del resto y ramonea con aparente osadía. Sus apéndices auditivos no cesan de agitarse a derecha e izquierda y delatan la tensión encubierta.

El estallido de un trueno, seguido por un destello de mágicas y misteriosas ramificaciones de chispeantes hilos en el horizonte, rasga el silencio y provoca que el macho se agite y alce inquieto la cerviz. Ese instante de vacilación y el hombre se eleva, extiende ambos brazos, y formando un arco convexo, arroja la lanza y alcanza al animal en el cuello. El macho arranca, ejecuta dos saltos amplios, y quince metros más adelante, desfallecido, se derrumba estremeciéndose en espasmos de agonía a los pies de una acacia.
El cazador llega hasta la captura, se acuclilla, realiza un corte inciso en la yugular y sediento, comienza a sorber su sangre.

La energía de algo tenso y pesado golpea de forma violenta su espalda y le obliga a constreñirse contra el suelo. Sorprendido, su instinto de supervivencia le obliga a girarse, en tanto antepone su brazo en protección de su rostro. Las mandíbulas del leopardo persiguen el cuello de la presa, y no tienen más remedio que oprimir el brazo izquierdo del hombre, que cruje bajo la presión originada.
Sólo entonces es consciente de la situación. Dispone de una única oportunidad, y décimas de segundo antes de morir. Su mano libre aferra el mango de marfil del cuchillo ligado a su cintura, desenvaina, y en una acción fulminante, lo hunde en la garganta de la fiera. El felino libera su brazo, ejecuta un brinco hacia atrás, y asestando zarpazos al aire, agoniza.

Las nubes se han abierto y los primeros rayos del sol abrillantan y azotan la inmensa llanura. El cazador se alza y otea. Como por arte de magia encuentra que los más de mil antílopes han desaparecido del escenario. Percibir silencio es adivinar peligro. No está solo. El olor a sangre y a muerte es ya demasiado intenso. Pese a utilizar un solo brazo, hendiendo con rapidez, escinde un tajo de carne del impala y sale apresurado del lugar. A sus espaldas, el rugido sordo de la fiera, confirma sus recelos. No se vuelve, ¡corre! Huye sin detenerse y mientras lo hace, escucha el trote pesado de la bestia comiéndole el terreno. Y oye también los latidos desbocados de su corazón. Es evidente; en ese instante siente algo más que miedo: terror. Porque cuando el señor de las bestias deposita sus ojos de miel en una presa, no cesa hasta devorarla. Por otra parte, en la tribu los viejos comentan, que si un Dios león es viejo y más lento que el alma del leopardo, es una mala señal. Pues se acostumbra a cazar presas fáciles que ejecuta de forma indolente. Echándose sobre la víctima, sabedor de que con su peso inmoviliza a un ser débil como el humano, no se molesta en matar antes de comenzar a devorar. Unas veces lo hace por las piernas; otras por los brazos, y si hay suerte, por la cabeza. Todo depende del humor del viejo macho. Y quien ahora lo persigue, no debe de hallarse feliz. Porque Kiwa le ha arrebatado el alma del leopardo. Y a un leopardo sólo tiene derecho a poseerlo un Dios león.

La carrera está perdida y lo sabe. Tropieza con una raíz y agotado cae al suelo, se gira y observa acercarse a la fiera. No morirá lentamente, se dice. Toma el cuchillo, aproxima el filo a su cuello, y en el instante en que se dispone a hacerlo, oye un trueno y las espesas melenas del león acarician sus piernas con mimo.

Asombrado, se incorpora con vacilación y tembloroso, palpa al Dios agonizante. Vuelve la vista y a unos cincuenta metros, descubre a un ser parecido a un gorila con piel blanca. El ser gesticula y articula rugidos incomprensibles mientras, con un trozo de piel de cebra entre sus garras, efectúa movimientos circulares. Agarrotado, el cazador lo observa con asombro y recelo. A continuación se vuelve, estudia atemorizado al Dios león, y lo toca de nuevo. No hay duda. ¡Está muerto! ¿Cómo ha sucedido? El Dios gorila blanco se acerca. Ahora, puede ver claramente el rostro del ser y oye su rugido grave y extraño. Aunque... hay una cosa que no le resulta desconocida. Sus melenas amarillas en el rostro. Las ve con claridad y de repente comprende. No es un gorila, sino un fiero Dios león que lo hechiza para atraparlo. No lo logrará. Con rapidez vuelve a llevarse el cuchillo a la garganta. El Dios blanco león alza las manos, se detiene, y comienza a rugir con ira. Entonces Kiwa está seguro. No se trata de un gorila blanco sino de un león disfrazado que estuvo a punto de engañarlo. Astuto como el chacal y sabio como el viejo mandril, el guerrero se atreve a mirar fijamente a los ojos del león y libera una carcajada. El Dios comprende y enmudece. Baja las zarpas paralizado.

Con un esbozo de sonrisa triunfal en sus labios, Kiwa efectúa un gesto semicircular al degollarse, y desangrándose, cae a los pies del Dios, quien se agacha y alterado, sólo acierta a pronunciar en su extraño idioma:

“¡Livingstone. Doctor Livinstone…!”
José Fernández del Vallado. Josef. Marzo 2007.

Reacciones:

29 libros abiertos :

  1. Ese es el problema de los iniciados, terminan así.

    Te dije que es bella tu casa.


    Abrazo.


    MaLena.

    ResponderEliminar
  2. Tus cuentos son cada día más fascinantes!

    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  3. Me encantan tus relatos. Están llenos de vida y de sensibilidad

    ResponderEliminar
  4. Holaaaa:

    Me encanta este blog recién estrenado, y recién iniciado en tus palabras en este post con esta narracción tan majestuosamente maravillosa, me dejas anonadada, escribes fabulosamente bien, de verdad, leerte es un auténtico placer, y lo que siento, es no poder venir más habitualmente a tu blog porque no te imaginas el poco tiempo libre del que dispongo.

    Te doy las gracias por enlazar mi blog y ahora mismo dejo este tuyo enlazado al mío y también entre mis diez favoritos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Buen relato, Jose. Merece un desarrollo mayor, en serio... Y qué decirte de este nuevo blog tuyo, que desconocía. Tiene un diseño estupendo, tío... Eres un artista.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Como siempre quedo atrapada en tu excelente narrativa; He vivido cada instante de suspenso ante la odisea del protagonista.
    ¡Fascinante!
    Abrazos♥

    ResponderEliminar
  7. Que belleza de lugar!
    Gracias por otorgarme el placer de llegar hasta aqui, y deleitarme con sus escritos, imágenes y todo lo que este espacio contiene.
    Besos desde el mar :)

    ResponderEliminar
  8. Cada ansío más tus nuevas

    entradas,son como perlas

    encontradas para gozar

    sentir,reflexionar!

    Grande Jose!

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  9. Encantador relato que me trajo recuerdos de las lecturas de aventuras de Emilio Salgari...Un gusto leerte.
    Saludos desde Buenos Aires

    ResponderEliminar
  10. Sustancioso, detallado, casi arbitrario y poderoso, eres un prodigio mi querido Josef, ya se viene el día creeme, una más de las que te siguen pero que lo hace con el cuore sin adulaciones falsas porque te quiero MI JOSECITO!!!

    ResponderEliminar
  11. Señor mio: después de haber leido esto no tengo menos que decirle que ha sido un honor para mi su visita. Dichosos los cerebros que articulan estos textos.
    Mil cariños

    ResponderEliminar
  12. Donde diablos estaba metida yo?...sin duda es uno de los mejores textos que he leido ultimamente.
    Hay magia aqui,en todo tu espacio,vaya que si,conjugaste muy bien los matices.
    Gracias por pasar por mi casa y darme el placer de llegar a ti.

    Un abrazoooooo!

    Menta

    ResponderEliminar
  13. UNA MARAVILLA______________SOS UN CAPO



    TOO MUCH Y EL DISEÑO ES BABEARSE !!!!

    TE FELICITO Y GRACIAS POR PASAR !!!!

    BESOS MILES
    KLAU

    ResponderEliminar
  14. Ufff qué desenlace! Buen relato!

    Un beso, Josef

    ResponderEliminar
  15. Cada vez que te leo me siento transportada a otros lugares ;)
    Muuuuacks!

    ResponderEliminar
  16. Buenos dias Josef,

    -Me quedé leyendo y por momentos me imaginé estar en un cine corto,por la historia y el lugar..;-)..muy buena.

    -Muchas gracias por tu amable deseo de el día aquél,agradable tu visita :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Solo el hombre se capaz de suicidarse antes de ser devorado. Los animales creo que no lo hacen. En la ley de la selva impera el más fuerte.

    ResponderEliminar
  18. Josef, qué puedo decir?

    Que eres un excelente narrador, y un atrapante contador de historias!

    Enhorabuena!

    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
  19. A quienes me visitáis:

    Muchísimas gracias por venir y estar aquí un ratito, y leer mis historias; son todas para vosotros/as, las publico aquí de todo corazón porque aquí podéis leerlas sin trabas, degustarlas y opinar. Me agrada que digáis lo que os sugieren, cualquier cosa me vale, y me resultará gratificante de escuchar. Porque si escribir es mi pasión, también me apasiona leer lo que piensan sobre lo que escribo; con trabajo, imaginando situaciones y lugares a los que mi mente se desplaza y accede rompiendo las barreras del tiempo y le misma imaginación, disfrutando de los paisajes y aventuras como si sucedieran a través de mi cuerpo. Y en fin; pronto habrás más cosas, y no todo serán relatos. Habrá música,y por primera vez habrá relatos de vivencias mías; sí, mías de verdad. Podréis descubrir quien se esconde detrás de estos relatos tan... malos, regulares, buenos, interesantes, locos o buenos...

    Un abrazo a todos los visitantes web, en especial a quienes ya sois casi de la familia:
    vivianne
    enredada
    evan
    kukilin
    mía
    bea
    sibyla
    day
    lara
    maria jesús
    mentacalida
    klau
    Y a quienes llegáis:
    malena, dédalus, princesa,claudiaisabel, milvecesdebo, margot...etc

    ResponderEliminar
  20. ESPECTACULAR.
    SOBERBIO.
    GENIAL.
    MARAVILLOSO.

    Un relato de altísimo nivel.

    Bravooooooooooo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. No dejé nunca de visitarte del todo, Moderato Josef.
    Sigue tu estilo de relato lleno de rincones y esquinas en las que aguardan el giro de lo inesperado. Hay una avocación intuída desde los primeros pasos del cazados. ¿Tenía alguna oportunidad?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Bellísimo y excelente relato.

    Un placer haberte encontrado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Não posso imaginar o que será sorrir antes da morte...talvez um triunfo quase selvagem de instinto animal...
    Beijo!

    ResponderEliminar
  24. la rueda de la fortuna siempre tan caprichosa, ¿verdad?

    Buen relato!

    ResponderEliminar
  25. Que buen relato.
    Me has tenido enganchadita,
    que bien lo haces guapo.

    Espero que te encuentres bien.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  26. Me transportaste a esas tierras lejanas de la mano de tus letras... genial y cálido paseo, gracias.

    Besos y feliz todo :)

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs