sábado, octubre 18, 2008

Hace veintisiete años...

Esta mañana de sábado podía haber hecho lo mismo que tantos otros días. Quizá sentarme ante el ordenador y ponerme a leer los blog de mis amigos de la web, o comprar el periódico y sentarme en un bar a leer sus páginas llenas de noticias cuasi apocalípticas. No hago ni lo uno ni lo otro, porque de pronto recuerdo que es dieciocho de octubre y tal día como hoy hace ya veintisiete años, me enamoré perdidamente por primera vez.
De modo que resoplando un poco para mis adentros me limito a sentarme delante de un café decidido a reflexionar una vez más qué es lo que hizo que yo pasará de ser un imberbe inocente, a un inocente perdido por completo. Qué clase de combinación físico química se originó o estalló en mi interior y puso patas arriba mi estable mundo anterior y me impulsó a desear para mí el alma de aquella chiquilla rubia y delgada que mediante un solo beso y de una forma que nunca había experimentado, consiguió insertar su imagen en mi cerebro de tal forma que la ensalcé con el rango de diosa.

A continuación se sucedieron dos meses en los que yo viví por y para ella. Estar con ella era el summún, dejarla mi desesperación. Recorrer abrazados parques, paseos, visitar museos, ir a conciertos, fiestas, y tenerla a mi lado era algo tan fascinante y genial que nunca había imaginado. De pronto todo lo demás dejó de tener interés para mí. Mis amigos seguían estando ahí, pero relegados a un segundo plano. Incluso mi hermano, que siempre estuvo a mi lado, se eclipsó. Todo fue tomando fuerza y poder hasta que ella y yo estuvimos unidos y felices en la cumbre; y cuando estábamos ahí, sin preaviso y de una forma súbita y extraña todo se desmoronó. Lo que había necesitado semanas para formarse de forma delicada y sutil se hundió en apenas un día; el día que supe que ella estaba muy interesada por mi amigo X.

Lo que vino después es lo que luego se ha repetido otras veces; la dolorosa etapa del desamor. En la que cambias de humor, te encierras en ti mismo, estás agresivo y sensible a la vez, lloras, no entiendes nada, y sobre todo la deseas más que nunca, la deseas con locura, y quizá exageras ese deseo llevándolo al límite del paroxismo. Hasta que de pronto llegas a un punto. Tropiezas con una palabra que si bien antes no entendías, de pronto comprendes de verdad; un vocablo al que antes no le diste lugar ni significado en tu vida de joven, y ése es: “Jamás.” Esa palabra resulta ser clave, pues de repente te hace ver que no hay vuelta de hoja y sólo a partir de ella vislumbras otras palabras igualmente terribles pero muy necesarias, como: final, vejez, y muerte. Te das cuenta de que existen y comienzas a pensar en su tremendo valor y sin darte cuenta un nuevo mecanismo se desata en tu interior: Estás madurando. A partir de ahí vendrán nuevos amores, pero, aunque dolorosos, ya nunca serán tan sorpresivos o virulentos como el primero, porque has aprendido...
Aunque el amor es el amor, y siempre te regalará sorpresas nuevas, aún cuando creas saberlo todo no podrás, porque: Nadie aprende todo en una sola vida “jamás...”

José Fernández del Vallado. Oct josef. 2008.


Reacciones:

30 libros abiertos :

  1. Mi aplauso a este post.

    Este post me ha enternecido profundamente, mi estimado amigo. ¡Ahh, el primer amor! Extraordinaria, sentida y profunda descripción. Y en cuanto a la madurez y la palabra jamás...no sabes como sintonizo contigo.

    Si algo nos acerca a los dioses y al infinito...es el amor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ese es el primer amor y desamor que nos marca a casi todos. Y eso es lo bueno y malo que tiene, ser el primero, guardar las sensaciones primera, que nunca son olvidadas e igualmente que las mismas lagrimas y desesperacion al desaparecer. Pero asi suele ser las cosas, y aunque mi primer amor tambien me dejo la tristeza de que no puedo ser, solo tenia 15, recuerdo cada momento y cada beso y es eso lo que tiene de bello....

    ResponderEliminar
  3. El primer amor tienes razón es especial es la primera vez que el corazón nos late tan fuerte al ver a alguien y que el pensamiento solo está lleno de esa persona a todas horas, y que cuando la nombran se nos dibuja una sonrisa en la cara..Rara vez el primer amor se queda para siempre en nuestra vida por lo que él tambien deja una amarga despedida..Quédate con lo bonito de ese primer amor y seguro que la vida te ha dado más oportunidades para seguir disfrutándolo..

    Tambien estoy contigo en que en una vida nunca se llega a aprender todo por muchos años que se viva, la vida es muy complicada,habría que vivir varias veces para saber todo de ella..

    Un beso y que tengas un buen fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado!
    Sabes… leyéndote he vuelto atrás y me di cuenta que puede que por razones demasiado intimas para contar aquí, ese amor recién ahora me lo permita y por ende, a destiempo este aprendiendo esas palabras tan significativas.
    Dicen que antes tarde que nunca y por eso me alegra reconóceme en tus palabras.
    Mil besos, como siempre desde mi alma.

    ResponderEliminar
  5. Octubre... io tb me enamore mucho en un mes asi, se inicio una de las historias de amor mas bonitas de mi vida... pero bueno se acabo
    En ocasiones hay recuerdos y fechas que se nos vienen a la cabeza y la pregunta de rigor: que sera de su vida...

    ResponderEliminar
  6. Qué tendencia esa de los hombres a la auto-aniquilación cuando nos sorprende el fin de un amor. En cambio, en las mujeres suele operarse una renovación. Para ellas, una ruptura es antesala de una primavera, para nosotros lo es del otoño. Hago mal en generalizar, porque hay de todo, pero siempre he visto esa tendencia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Sin ser un cuento, llegas a tocar una parte muy profunda de cada uno de los que hemos leído esta entrada.. palabras que se aprenden y palabras que se olvidan, a la vez que personas que son y dejan ser parte de tu vida.. madurar?.. a todos nos toca..

    ResponderEliminar
  8. Querido amigo, es la vida misma, todos hemos sentido alguna vez esa sensación de amor y pasión, después de desamor. Es bonito tu blog. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado este escrito el cual encuentro muy profundo y enternecedor en sentimientos ya que recuerdas tu primer amor, incluso de la fecha en la que la conociste, una etapa que ya finalizó y que aún la recuerdas como si fuera ayer.

    Amor y desamor, dos caras de la misma moneda, porque todo tiene su lado positivo y negativo, pero lo importante es haberlo vivido y sentido.

    Un aplauso y una rosa, amigo mío.

    ResponderEliminar
  10. El primer amor es el que se queda grabado a fuego en nuestra piel. De todos modos, creo que los recuerdos son traicionesros, a veces. Nos muestran cómo hubiéramos querido que fuera el pasado en lugar de cómo fue en realidad. Me refiero a idealizar después de haber vivido.
    Con el paso del tiempo me he dado cuenta de que el mejor amor está por venir.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. El primer amor es el que guarda ese no sé qué maágico yque queda ene l tiempo.

    es el amor que asma una vez al alba de la vida...

    te invito a msi blogs

    www.panconsusurros.blogspot.com

    te saludo y dejo mi paz mary carmen

    ResponderEliminar
  12. ¡No sabes cuánto te entiendo! A mí me sucedió exactamente igual, mi chica terminó enamorándose y casándose con mi mejor amigo. Pasé una temporada larga, demasiado larga, sumido en la desolación, pensé que se acababa mi vida, que nada valía la pena. No perdí la amistad pero, la verdad, siempre me sentí incómodo con ellos, por eso nos fuimos distanciando hasta casi no vernos. Después, con el paso de los años, rehice mi vida y mira, qué casualidad, mi amigo y mi primera chica se divorciaron.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Te acuerdas hasta del día... me parece increíble... y bonito también...

    Saludos

    No sé cual es la causa, pero tu blog tarda mucho en cargarse, sabes tú por qué puede ser???

    ResponderEliminar
  14. Del primer amor nunca te recuperas. Siempre está ahí como un faro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Como duele el amor... que difícil vivir sin el y con el, despierta tantas sensaciones que agota el alma.

    Me ha encantado leer tu relato y "sentir" tus palabras.

    Besos, niño

    ResponderEliminar
  16. El primera amor, ainssss...

    yo hay palabras que eliminé de mi diccionario hace algún tiempo, una de ellas es la que tu tan bien has descrito, "jamás", hacia mucho tiempo que no la pronunciaba

    tampoco he querido utilizar nunca la palabra "siempre", aunque ultimamente ando perdiendole el miedo

    me han encantado tus palabras, los primeros amores "jamás" se olvidan, y quedan en nuestra memoria para "siempre" todos esos sentimientos que vivimos por primera vez

    un grandísimo saludo

    ResponderEliminar
  17. El primer amor, la primera entrega de sentimientos a corazón abierto que no se olvida...

    Nunca y jamás son palabras rotundas y extremadamente negativas. Me quedo con lo bonito de la historia. Lo que en esta vida nos da tiempo aprender.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  18. Nunca se vuelve a amar como la primera vez y nunca se olvida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Hay el amor, siempre te da sorpresas y si no te las da ya ha dejado de ser amor.Me ha enternecido leer este post y me ha gustado mucho.Besos
    anamorgana

    ResponderEliminar
  20. La historia es triste, la etapa del desamor se hace eterna, pero me encanta cuando terminás y decis que nadie aprende todo en una sola vida.
    Es por eso que nos seguimos equivocanto, que seguimos aprendiendo de errores, y tal vez sufriendo.
    mil besotes inmensos

    ResponderEliminar
  21. Tal vez si esa chiquilla rubia, no se hubiera interesado por tu amigo X, hubiérais continuado juntos y la rutina se hubiera encargado de demitificar a la "diosa".
    Como bien dices, el amor puede ser sorpresivo, y siempre tiene la última palabra...

    Besos:)

    ResponderEliminar
  22. Amigo José, el primer amor es como la puerta que se abre a un mundo nuevo y desconocido, al cual nos lanzamos sin paracaídas y generalmente nos damos el gran batacazo, todos pasamos por ahí, todos quedamos embebidos por esos primeros momentos. Pero repetimos,
    Cada amor tiene su encanto, tiene sus momentos, tiene su aspiración, algunos encuentran el definitivo y otros por más que busquen no lo encuentran jamás.
    Yo no cambiaría nunca esos tiempos en que enamorarse hace que el mundo se vista de fiesta, a pesar de lo que venga después.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Hace tiempo aprendí a respetar algunas que yo llamo "grandes", las primeras de la lista son SIEMPRE y NUNCA. Me has hecho pensar... en tiempo atrás.Besitos varios.

    ResponderEliminar
  24. Mis amores son todos como primeros..quizas por eso tenga tan pocos!!
    Un beso...

    ResponderEliminar
  25. No sé si es la musica que suena de fondo (maravillosa)...o estos recuerdos acerca de amores irrecuperables e inolvidables....lo que me ha arrancado unas lagrimas...
    que decir?...
    mejor te respondo con una frase...
    "La magia del primer amor consiste en nuestra ignorancia de que pueda tener fin."
    DISRAELI, Benjamin



    un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  26. Enamorarse es sentir que le sonries al alma aun estando dormida, caminar sobre nubes irradiar nuevos colores y brillos, encontrarle a todo un nuevo sentido, la mirada se ilumina, el rostro te brilla, la piel se suaviza y los labios toman el color del amor....
    A pesar de todo siempre es rico enamorarse.

    ResponderEliminar
  27. Lindo,lindo lindo...mil veces... profundo,real...una carga liberada al desamor cuando termina la alegría y te sorprednes con la tristeza,una función desadaptada de la vida.

    Yo trato de enamorarme y desenamorarme una y otra vez...vivir para el amor es agotador.

    besossssssssssss!!

    ResponderEliminar
  28. Recién cuando pasa el tiempo te das cuenta que tan importante fue y cuánto te marcó. Gracias por este viaje a historias pasadas.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  29. Aplauda la claridad con la que eres capaz de expresar emociones, y sobre todo cuando hablamos de amor... el sentimiento más escurridizo, desequilibrante y poderoso. Da miedo darse cuenta de lo vulnerables que somos, de cuánto dependemos de los demás... Pero es que esa sensación de tocar el cielo bien vale el terrible sufrimiento del desamor, aunque cada vez nos prometamos que esa será la última.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs