miércoles, noviembre 19, 2008

Banshees.

Sucedió cuando la empresa en la que trabajaba me destinó a Irlanda. La firma alquiló un viejo chalé junto a unos acantilados. Era el terreno más árido, pero también el más cercano al trabajo: Una industria petroquímica. Y el más alejado de cualquier población. Se trataba de un lugar sombrío, pero presentaba una ventaja. Unas escaleras labradas en la roca te permitían descender a una oculta y misteriosa cala, en medio de la cual un peñasco oscuro, de dimensiones razonables, enterraba su mascarón de proa en el oleaje.

Recuerdo haber descendido allí aquel día de noviembre, antes de las Navidades, embargado en sensaciones incoherentes. Entonces vi su cabello, negro. Estaba acurrucada con las piernas flexionadas, una mano descansaba sobre una rodilla de aspecto suave y terso, la otra afirmándose sobre la roca, y la mirada vuelta hacia el mar. Me aproximé a ella en silencio, giró su cabeza y vi sus ojos anegados, el maquillaje corrido. Lloraba afligida. Mantuve el respeto y la distancia y no me atreví a preguntar.

Los días pasaban rápido y los fines de semana eran apenas breves pausas de mutismo, viendo partidos de rugby que hacían estallar mi adrenalina en una resultante de latas y latas de cerveza. Después, sumido en sueños turbulentos, oía sollozos... o el viento.
Aquella tarde también había derby, pero me tocaba guardia en la fábrica y cuando terminó la primera parte, malhumorado, apagué el televisor y oí los gemidos; provenían de la cala.

Era de noche cuando bajé, errando entre encajes de bruma una luna cobriza alumbraba el escenario. La distinguí sobre la roca, con la mirada perdida. Envalentonado por el alcohol, desafiando un bramido sepulcral, me encaramé a su lado y pregunté:
- ¿Por qué lloras?
Dejó de hacerlo, me tomó de las manos, y dijo.
- No vayas...
- ¿A dónde?
Quise saber, desorientado. Sus ojos negros, fijos en mí, me taladraron. Otras sombras me envolvieron. No estaba sola. A mi izquierda descubrí a una y a mi derecha otra más. Olvidé mi valor y me encontré acorralado y atemorizado. Dominado por un terror implacable, liberándome, eché a correr de forma inconsciente. A mis espaldas, agudos graznidos chirriaron.
- No vayas...
Un aleteo poderoso rasgó el aire, sentí un golpe seco en mi sien. Volví en mí sobre la arena. Miré el reloj de pulsera. Pasaban las nueve de la noche. ¡Debía estar en la fábrica!
Subí al auto, arranqué, y el paisaje nocturno se iluminó con un fulgor de fuegos de artificio. Lo supe al instante. ¡Era un desastre! La fábrica había reventado.
Y aquellas mujeres... ¿aladas? Me lo desveló poco después un viejo excéntrico y borracho, de ojos desorbitados, su boca de labios cortados, pronunció: Banshees. (*)

(*) Hadas de la muerte.

José Fernández del Vallado. josef. Nov 2008.

Reacciones:

57 libros abiertos :

  1. Puf... Me has puesto los pelos de punta... Y eso que por Mendeliah las banshees tienen bastante peor fama.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. ¡Excelente!
    Escribes tan bien que a veces tus escrito son imágenes enteras, es como si estuviera viendo una película.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Esta vez me dejas

    de gran sorpresa,

    magníficamente

    relatado!

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  4. Bien está lo que bien acaba.
    Terrorífico e intrigante.
    Y encima muy bien escrito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Tienes una habilidad tremenda para transportarnos a lugares inquietantes y nos metes de lleno en situaciones con dos frases.

    Me ha encantado Moderatto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Siempre me han parecido supra magicas las historias que las involucran!

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Tus relatos me atrapan, sobre todo porque son tan inesperados sus finales.

    Besos borrascosos

    ResponderEliminar
  8. Es un relato bastante escalofriante y muy bueno... felicidades...

    Besos ;)

    ResponderEliminar
  9. como siempre tu selección de escritos es fenomenal, este último te pone los pelos de punta

    un fuerte abrazo amigo !!!

    ResponderEliminar
  10. Me has puesto la carne de gallina, compañero. ¡Vaya forma de narrar! Una curiosa forma de salvar la vida y algo para recordar sin duda hasta el último aliento. Al menos escapó de la tragedia.
    Un abrazo enorme, maestro.

    ResponderEliminar
  11. la suerte estaba de tu parte..por cierto tienes algo que hacer!!! te toco a ti.lo siento..jajaja

    espero que lo hagas..;)

    Un café???

    ResponderEliminar
  12. Me ericé.

    Me metí dentro del cuento como si estuviera ahi.

    Increible lo que trasmitís, José!

    Un besito!

    ResponderEliminar
  13. una de las mejores leyendas, bicos.

    ResponderEliminar
  14. Hola Jose;

    Me ha encantado este pequeño cuento de hadas. Por un instante dudé de la suerte del protagonista.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  15. Las hadas de la muerte eran desconocidas para mí hasta hoy.

    Ya no.

    Buen relato.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Ah, qué clima de misterio y tensión más acertado.

    ResponderEliminar
  17. Tienes talento, me encantan tus encuentros,

    besos ♥

    M.

    ResponderEliminar
  18. Me ha dado un escalofrio... besitos varios.

    ResponderEliminar
  19. De película chico, da gusto leer cosas así :)

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  20. al menos consiguio escapar, jooooooooo como me gusta leerte, es alucinante,

    por cierto, como va tu resfriado? ya te han abandonado los virus? espero que si.

    Un gran saludo

    ResponderEliminar
  21. Por eso Irlanda... Construyes muy bien lo accesorio, el contexto, de acuerdo con lo que sabes, lo esencial. Y eso demuestra que además de la inspiración hay un proceso, un trabajo, un poco de transpiración. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. La tensión hasta el final, yo le llamo premonición, hay quien diría que es un aviso la leyenda urbana de la mujer de blanco de la carretera, tu le llamas banhees, de cualquier manera cuento inquietante, muy bien escrito.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Confieso que me has hecho pasar miedo....

    Buen relato :-)

    ResponderEliminar
  24. Fascinante relato... Pero en este caso ¡Hadas de la vida!

    Un beso josef... y sigue relatando, sigue... Me encanta lo que dices y como lo haces...

    ResponderEliminar
  25. Uff!! Me encanto excelente!!! Pase miedo….
    Y también ternura…. Me encanto el hada.
    Y como trasmite lo viví casi… dentro del relatos.
    Un beso.
    Y gracias

    ResponderEliminar
  26. Muy bueno el relato, tiene, suspense y ternura, y un poquito de terror, pero amientado en un entorno precioso. Un beso

    ResponderEliminar
  27. JEJEJEJJEJEJEJEJEJEJE CON CATARRO PERO PODEROSO !!! ME ENCANTA EL TERROR / SUSPENSO BIEN BIEN BIEN ESCRITO !!!!!!

    NO SE SI LO CONOCES, ES UN COTERRANEO TUYO UN AMIGAZO MIO MANUEL AMARO
    AQUI TE DEJO EL LINK PARA QUE LO VISITES Y LEAS (PRIMERO TE RECOMIENDO).."EL MACABRO JUEGO DE SAL BEINIT".. MANU PUBLICO SU LIBRO YA "FOBOS" Y YO LO ADORO !!!!!! SI QUIERES PASA A VERLO AQUI TE DEJO EL LINK
    http://manuelamaroparrado.
    blogspot.com/search/label
    /Sal%20Beinit%20completo

    BESOS MILES
    RECUPERATEEEEEEEEEE
    KLAU ♥

    ResponderEliminar
  28. Ufff, que buen relato de suspenso, me enganchó de principio a fin.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  29. Me quedé a oscuras , iluminada sólo por el vibrato de tus palabras, escritas ala medida de esas criaturas que sacuden el piso a nuestros pies, o serán los miedos alados?
    te dejo mi admiración y un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Increíble tu historia, y la mera casualidad lo libró al final, muy bien escrita con buenas imágenes en tu texto...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Esas hadas, esas voces, esos monstruos! Me encanto.

    ResponderEliminar
  32. Pues eso, por dios, no vayas...

    Besicos

    ResponderEliminar
  33. Yo y mi mente perversa... muchas veces he tenido fantasías con sexys banshees que entran en mi ventada a mitad de una noche de luna llena...

    Saludos mi querido JoseF y muchos besos chilangos

    ResponderEliminar
  34. Confieso que no puede evitar un escalofrio al leer tu relato, tienes una magia increible para transportar al lector ahi mismo, a epicentro de tus escritos.
    Felicitaciones Josef!

    ResponderEliminar
  35. wow! me enacnto este relato estuvo fantastico!
    y mas cuando contabas de la chica que estaba de espaldas--se em hacia que cuando se de vuelta te econtrarias con una de esas chinas de la pelicula " la maldicion " viste?
    y encima con ese sonido cri cri cri noooooo es mortal!
    pero bueno tuvo la dosis justa de suspensoy ese toque del BRANSHEES!!!
    FANTASTICO
    FELICIDADES ME GUSTO MUCHO!!!
    UN SALUDO ENORME QUE ESTEIS BIEN
    CHAO CHAO!

    ResponderEliminar
  36. en este caso las hadas de la muerte te salvaron de ella, muy bonito el relato había oido la palabra pero no sabía que significaba..

    besitos

    ResponderEliminar
  37. Un relato que cimbra, querido José.

    Historias que transportan el alma y dejan huella...

    Gracias por él.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  38. Como siempre, Josef, buenas historias. De esas que te hacen seguir leyendo y te dan mazazo al final. Los relatos fantásticos no tienen secretos para ti y a nosotros nos dan qué pensar y nos ponen los pelos de punta.
    Un abrazo de Mos desde la ESFERA.

    ResponderEliminar
  39. Vamos aprendiendo de lo que nos enseñan no solo de tus escritos sino de tu forma de escribir....

    ResponderEliminar
  40. ¡¡¡Me ha encantado Moderato¡¡¡ En tan poco texto, no te imaginas lo sobrecogida que he estado...
    Encantada de leerte una vez más

    ResponderEliminar
  41. El caso es que me encanta tu forma de describir el relato, tan gráfica, parece que incluso estoy viendo a las hadas de lamuerte.

    Precioso relato. Muy bonito.

    UN ABRAZO.

    ResponderEliminar
  42. m encantó, super buena la historia, me encanta la forma en que escribes, me hace transportarme y convertirme en el personaje.

    Besitos

    ResponderEliminar
  43. Vine a ver si tu imaginación había creado alguna novedad. Me apetecía leer algo bueno antes de irme a la cama. Un abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
  44. Me has dejado sin aliento, ha sido una naración preciosa. Felicidades por tu talento. Un beso

    ResponderEliminar
  45. El estilo de relato que más me gusta ;)
    Muuuuuuacks!

    ResponderEliminar
  46. me creerías que he sentido esa sensación y ese frío cerquita

    está de pelos este relato
    especial para noche de brujas:-)

    muakismuakis de turrón para vos
    las mejores energías para este fin de semanita
    cuidate y pásalo del uno!!!:-)

    ResponderEliminar
  47. Me ha encantado como has narrado la historia, aunque al final has conseguido estremecerme..
    Besos muy cálidos

    ResponderEliminar
  48. Era el protagonista acaso de sangre real? Nunca se puede saber a tan distante pasado, pero el hecho de que las Banshees se le mostraran en tan oportuno momento indica que para el protagonista de tu relato fueron más ángeles de la guarda que hadas de la muerte. Es sorprendente este relato por lo claro del mensaje, normalmente la aparición de espíritus( si es que aparecen) sorprende y confunde a los visitados.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  49. Qué miedo!!! brerrrrrr (escalofrío aunque no lo parezca, menuda onomatopeya churro, verdad? jajaja).

    Un beso vital

    ResponderEliminar
  50. Estupendo relato, ya nos tienes acostumbrados a tu magnífica pluma.
    ¿Ya estás mejor del resfriado?
    Yo si y poco a poco me voy poniendo al día. Gracias por tu visita a mi casa y por tu agradable compañía.
    Besos

    ResponderEliminar
  51. Ahora entiendo qué es una banshee.
    Gracias.

    :)

    ResponderEliminar
  52. Maestro como siempre, vaya historia de verdad....

    Aquí en Perú (sobretodo en la sierra y selva) hay ese tipo de creencias aunque con otros nombres claro....

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  53. Vine a desearte un buen fin de semana, compañero de letras y a decirte con tu permiso que te enlazo a mi desván, pues así acortaré las distancias. Espero poder leer muy pronto otra de tus conmovedoras historias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  54. Amigo, debemos agradecerle siempre a las Banshees, en última instancia siempre nos avisan antes, por lo menos nos dan la oportunidad de un último pensamiento positivo.
    Muy buen relato, me encantó!
    Besos,

    ResponderEliminar
  55. Excelente, con un vocabulario rico y preciso, que permitió llevarme a ese ambiente inquietante y hasta sentir un poquito de miedo. Saludos, María

    ResponderEliminar
  56. Pues las hadas de la muerte salvaron la vida del protagonista :-) Sin embargo, yo tenía entendido que cuando alguien oía a las banshees era porque iba a morir.
    Besos salvajes.

    ResponderEliminar
  57. Muy bueno te felicito, escribís de una manera magistral, el fin de semana que vien pienso seguir recorriendo tu blog.
    Abrazo

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs