sábado, noviembre 29, 2008

Georgia en Garamond.


Georgia es el tipo de letra en el que Lars suele escribir. A veces se levanta muy temprano, aunque por lo general suela hacerlo tarde y a destiempo. Se despierta con pereza, no le gusta nada encontrarse con una cucaracha en el baño, pero si es rubia, la tolera y no la aplasta, pues le produce náuseas apachurrarlas tan pronto.


Se afeita con cuchillas gillette, de las baratas. Sí, de las de usar y tirar. Antes solía hacerlo con maquinillas, porque se las regalaban, ya no. Se acabaron los tiempos de patochadas, ahora es mayor, casi viejo y nadie le regala chuchas a un viejo.

Dejó su último trabajo hace meses y con el dinero ahorrado se puso a escribir. Trabajaba en una ilustrísima y bribona financiera de su país. Su misión transferir de la forma más suave y honrada posible los embustes que ellos, los jerarcas, creaban para sí y por el bien de la sociedad; su sociedad, claro está. Hasta que se dio cuenta. Todo consistía en que mientras ellos se forraban él y un tropel de desgraciados mentían sin cesar para hacer crecer la gran compañía.
Un día les dijo que se iba de viaje por motivos de familia y le guardaron el puesto. Y todavía lo aguardan, pues llama advirtiendo que volverá. No quiere que ningún desgraciado ocupe su lugar. Además, le confesaron que invirtieron demasiado tiempo y dinero en transmutarlo en mentiroso de primer orden. Lars cree que en el fondo les agradaba su forma de engañar a los clientes; al final era realmente competente. Incluso había días en que se sentía capaz de mentir por un tornillo mal colocado.

Cuando dejó el trabajo no echó de menos a nadie, eso fue lo más curioso. Excepto tal vez el cuerpecito apañado de Shiwa, una hindú de nariz ganchuda y ojos negros de metal que parecía un robot de porcelana. A Shiwa la despidieron; resultaba demasiado sobresaliente para sus intereses. Revolvía al personal y ellos necesitaban algo funcional y manejable. Tampoco era el caso de Alena, una israelí trepa, que se follaba a todos los jefes que se oponían a su cruda manera de trabajar.

Nada como un trabajo así para descubrir la sobria vanidad de aquellos directivos que vivían a su costa. A veces llamaban y se desenvolvían de tal manera:
- ¿A su servicio?
- Soy Pedro Alcántara Director General de Castilla la Mancha. Ponme de inmediato con tu jefe o jefes.
- ¿Con Juanma?
- Sí, venga. Ya. ¡Rápido!
- Lo siento, no está en este momento.
- Oye chico, pues ponme con quien le sustituya, con quien sea ¡ya!
- Soy teleoperador, no soy ningún chico.
- ¡Oiga! Páseme con sus jefes o va a tener problemas. Ya.
- ¿Ya…? Se dice por favor más bien. ¿No cree?
- Pero… pero… ¿Quien se cree usted que es?
- Eso mismo digo yo. ¿Quién se cree usted que es Señor Directivo?
- ¡Joder! Vaya. Dime… Dígame su nombre por favor.
- ¿Ahora dice por favor? ¡Y un carajo…! Listo. ¡Clik!

Como es natural al hacer aquello se arriesgaba a que lo pescaran si hacían escuchas. Pero tuvo suerte y nunca lo pillaron. Y como su apariencia era tan pulcra y educada jamás pensaron que él era el atrevido que ponía en evidencia a los capullos.

Todas las mañanas tomaba un asqueroso café de máquina en un cuartucho que denominaban, cafetería. Mientras, soñaba con estar allí afuera, al otro lado de la calle, tomando entre sus brazos la digna cintura de una bella muchachita. Y casi todas las mañanas se topaba con Ramón, un fantoche de tres al cuarto, que se había empeñado en ser su amigo y estaba incluso más extraviado para la sociedad que el mismo Lars. Ramón quería un ascenso. Habían entrado hacía tan sólo tres meses y ya exigía el ascenso. Y, para colmo, en una compañía de embaucadores, estaba claro a donde lo iban a ascender. Y lo ascendieron. No tardaron en ascender su nombre al listón de expulsados.

Pero él siguió acudiendo a ver a Lars. No se sabe qué monos había visto en el pobre Lars, pero deseaba a toda costa hacerse su amigo. Para darle satisfacción Lars salió un día con él, fue un completo desastre. Ramón acabó borracho y Lars lo dejó en un taxi. Resulta que fuera de las oficinas de la empresa se desdibujaba y perdía su encanto. A las chicas les gustaba, pero a Lars le fastidiaba. Ramón tenía una novia. Hablaba con ella empleando los teléfonos de la empresa, pues le salían gratuitos. Siempre le decía “preciosa.” En una de sus charlas Lars le oyó decir cerca de cuarenta veces preciosa. Le pidió que se la presentara y lo más que llegó a ver de ella fue la foto de una mujer demasiado bonita para un tipo mediocre como aquél. Lars pensó que le engañaba en lo de la foto ¿y tal vez en lo de la novia? Entonces sospechó que era invertido. Un pobre y tímido invertido.

Le entristeció acudir a su primera fiesta corporativa de fin de año. Sabía que aparte de ser un don nadie, tampoco iba a ligar. Pero lo hizo. Más que nada para ver el grado de compañerismo que podía existir en una empresa donde llevaban años trabajando. Y se sorprendió. Allí todos, o casi todos, eran desconocidos entre sí. Daba pena observar como se esforzaban por sonreír cuando resultaba evidente que muchos de ellos en el fondo se odiaban.
No habló con nadie más de cuatro palabras seguidas, ya que de alguna forma, todos sabían que Lars no era un competidor. Él era distinto, de otro pellejo. De un mundo diferente y al que daban la espalda, porque ellos estaban enquistados en su particular carrera por obtener más beneficio material.
Cuando Lars dejó aquella empresa lo hizo respirando profundo y sin volver la vista atrás; al fin y al cabo un tosco borrón en la vida lo tiene cualquiera… y más de uno.

A la mañana siguiente despertó y se sentó en la terraza frente a su portátil. Se puso a redactar en Georgia, aunque en el interior de su mente todavía no sabía con claridad sobre qué deseaba escribir. De pronto sus pensamientos se transportaron a Georgia, un territorio en el que jamás había estado. Entonces le pareció buena idea expresar algo sobre ese lugar. ¿Y por qué no? A veces el lugar donde uno no está puede ser el mejor para empezar a anotar… Y lo hizo, escribió sobre Georgia, pero esta vez cambió y lo hizo en Garamond.

José Fernández del Vallado. 14 Marzo 2007. Arreglos Nov 2008.


Reacciones:

52 libros abiertos :

  1. Me disponía a apagar este trasto y he visto que has actualizado, tu no duermes? Tienes el cerebro en marcha siempre? parece banal esta historia, pero como que no lo es, le leeré mañana, aunque puede ser que mañana ya hayas escrito otra y me absorba en ella. Puede ser, pero esta noche, buenas noches

    ResponderEliminar
  2. que maravilla como cuentas y cuentas historias que siempre logran encantar
    cuantos Lars hemos visto en nuestra vida, que solo trabajan con honestidad y jamas ven eso
    dejando atras tantos sueños dormidos
    en la empresas no existen los amigos, solo la sobrevivencia de entregar lo que uno sabe
    y cada día que pasa es mas impersonal la vida en los trabajos y cuantos Lars seguiran liberandose y volver a comenzar entre Georgia y Garamond, entre sueños y libertad
    hermoso amigo, me hiciste recordar un Lars en mi alma
    te dejo muchos cariños y mil gracias por estar crca y acompañarme, disculpa si no he venido pero el tratamiento que estoy me deja sin fuerzas
    pero este mundo silencioso, es maravilloso, se hacen amigos fieles y se une la geografia sin mirarse a los ojos, solo a traves de las letras
    sigue llenando el mundo de letras amigo, que llegan al alma
    mil besitos y mil gracias


    besos y sueños

    ResponderEliminar
  3. José, tus relatos son excelentes. Uno se queda prendado desde el principio. Un gusto pasar por tu espacio.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Dios mio...Me quedé en la mirada gris...Cómo puede ser que el tiempo pase tan rápido?

    ResponderEliminar
  5. El trabajo de teleoperador es muy, muy duro, no hace falta ser muy desagradable pues ya en la operativa te indican como serlo con una sonrisa telefónica, últimamente hasta la sonrisa puedes obviar, es sintoma de debilidad e inseguridad.

    Me ha encantado el relato sea en la letra que sea aunque la Georgia me gusta mucho.

    Besos invertidos.

    ResponderEliminar
  6. Ay jose cuantos Lars en este mundo. Me gusta como escribes. Cuidese.

    ResponderEliminar
  7. Si para escribir una historia, fuese todo tan fácil como cambiar de letra...

    Pienso que Lars, en el fondo, era un valiente, porque esa decisión no la toma cualquiera.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Creo que tu relato refleja perfectamente el mundo laboral de hoy en día.

    Suele ser repugnante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Difícil decisión pero cuando se decide una cosa así hay que ir hacia ello, sin mirar atrás ;)
    Muuuuuacks!

    ResponderEliminar
  10. ...ya me gustaría a mi poder dejar mi trabajo para aislarme en algun lugar a escribir o a lo que venga...el protagonista ha sido listo...me ha gustado...un abrazo...

    ResponderEliminar
  11. al fin se liberó; el 99% no puede, saludos!

    ResponderEliminar
  12. Una historia que llega por "real" e irreal, es genial, niño.

    Estaba malilla, voy mejorando, gracias por tus visitas :)

    Besos con cariño

    ResponderEliminar
  13. Un disfrute total leerte. El final, una buena idea para todos cuando no tenemos nada para escibir, o no nos sale o nos sentimos vacíos.

    Besotes!
    Verónica

    ResponderEliminar
  14. Y pensaba mientras leía atentamente.. cuantas personas conservan su trabajo aún sabiendo que no es agradable como en este caso enbaucar a las personas... pero por suerte hay otras que saben salirse de esos lugares y conservar su etica a pesar de todo... excelente relato cielo... y la verdad como leí por ahí arriba... ERES UNA MAQUINA DE PENSAMIENTOS.. de buenos pensamientos que nos llevan al final del relato sin chistar...!!! Besotes cielo!!! Llenos de luz como siempre!!!

    ResponderEliminar
  15. Y que mejor que ir tras un sueño, pero la realidad es que el temor a dejar la seguridad hace que nos atemos a ese asiento que nos gusta más bien poco...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Coincido con Toro, tus letras reflejan el ámbito laboral de hoy.

    Que pases un lindo finde José!

    Besss

    ResponderEliminar
  17. Es que un rara avis como Lars tiene que salirse de ese ámbito tan pernicioso, y es claro que la que nunca utilizaría es Times new roman, ni arial, demasiado corrientes para él.

    a mí me gusta, lucida casual, será por la interna contradicción del nombre??

    ResponderEliminar
  18. Jo, acabo de perder todo lo que te habia escrito, siempre tengo problemas al entrar en los comentarios de tu blog, pero no se porque.
    Mas o menos te comentaba, como me recordaba esto a una empresa en la que he trabajado y por duplicado, como si no hubiese tenido suficiente con la primera vez, pero esta vez, iba a por algo y me lo lleve.
    Que duro es no estar en un ambiente de trabajo agradabel y acompañado, donde pasas la mayoria de las hora del dia, donde comparte con conocidos que son desconocidos. Con falsedades para el provecho de unos pocos, y donde cuando tu desapareces, nadie se da cuenta que no estas.....que suerte disfrutar con lo que haces y ganar con ello...
    Impresionas como escribes---

    ResponderEliminar
  19. Bueno Jose, Creo que personajes como Lars, Ramón o Shiwa son reflejo de lo que vivimos actualmente en las empresas. Así es el mundo laboral... así como lo describes.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  20. hola josep... buenísimo, un placer leerte.

    Bss.

    ResponderEliminar
  21. Un relato curioso, sobre el tema del eterno aburrimiento y la triste cotidianidad...¿de qué escribirá esta vez?...un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Fabuloso. Excelente calidad. Para mí has sido un gran descubrimiento.

    Un saludo

    Jesús Domínguez

    ResponderEliminar
  23. Una historia que sorprende por lo cotidiana, por lo normal. Cuántos Lars y Ramón habrá por ahí?
    Seguro que muchos.Estarían orgullosos de tu retrato.Excelente,como siempre.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  24. Te confieso que te dejo el ultimo para leer, me gusta leerte en calma, por que en tus escritos siempre encuentro una reflexion. Un besazo y espero que tu tambien estes bien. Que pases buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  25. La forma de relatar tus historias son estupendas, siempre disfruto leyendolas. Un beso

    ResponderEliminar
  26. Qué buena forma de enlazar inicio y final de relato.

    ResponderEliminar
  27. Me atrapaste con tu historia, Josef, y yo aquí trabajando! Jajja.
    Abrazo de luz en tu fin de semana.
    BACI, STEKI.

    ResponderEliminar
  28. Difícil decisión.. me gustó como empezaste esta historia.. me saltó el espíritu de diseñador al leer el nombre de la tipografía como punto de partida.. un abrazo!..

    ResponderEliminar
  29. un cambio a tiempo siempre es una buena salida,

    por experiencia propia

    un saludo

    ResponderEliminar
  30. Como siempre un texto fantástico!!

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  31. Un placer seguirte, te he encontrado hace poco y lo agradezco...de verdad.
    Te dejo un abrazo y feliz domingo
    mj

    ResponderEliminar
  32. como siempre un placer leerte, tus historias atrapan de principio a final ,son excelentes
    besitos y lindo domingo

    ResponderEliminar
  33. Fantástico relato.

    Lo que sí me ha sorprendido es el dato de las Gillette baratas, ufff, que tortura! Una vez recuerdo que me puse la cara como un autentico "Ecce homo".

    Yo me afeito cada dos o tres dias, y con mucho cuidado, pues tengo piel sensible y barba muy poblada...!

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  34. Un relato fantástico.chico te superas día a día..;)

    Un café??

    ResponderEliminar
  35. Terrible circunstancia el ser humano que se siente un don nadie...patético en un mundo hostil...Siempre queda la esa opción de la imaginación y volar o escribir sobre Geaorgia, Louissiana o sobre una zona de del este europeo...
    Hoy te echo otra flor...¡es qeu eres único! :-))
    Saludos

    ResponderEliminar
  36. A más de uno creo que nos gustaría largarnos del trabajo, dejar el lugar vacante y no volver más. Dedicarnos a escribir, quizás no en los blogs, de poco nos mantendríamos así, pero quizás algunos momentos grises (muchos por el tiemo que pasamos en el trabajo) cambiarían de color.
    Yo prefiero el tipo Tahoma.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Me gustaría decirte en Verdana cursiva cuanto me ha gustado tu relato... ¿Existe Verdana como país? Igual si...

    El intercambio telefonico,
    soberbio!

    un beso Josef.

    ResponderEliminar
  38. Te felicito me gustó mucho el relato, evidentemente Lars era mejor persona que esos pobres desgraciados, espero que le vaya bien se lo merece.

    PD: Yo en mi trabajo también elijo Georgia.

    Salu2

    ResponderEliminar
  39. Rara avis ese Lars, el mundo está lleno de tipos como él. Siempre me sorprendes Josep.
    Besos

    ResponderEliminar
  40. Rara avis ese Lars, el mundo está lleno de tipos como él. Siempre me sorprendes Josep.
    Besos

    ResponderEliminar
  41. Muy buen relato. Tu inspiración es inagotable. Brindo por eso.
    Un beso grande y que tengas una buena semana.

    ResponderEliminar
  42. Aquí en Perú te preguntarían algo como: ¡Que te haz fumado?? jeje, pero bueno, cuando se tiene el don, se tiene el don, excelente como siempre maestro!

    ResponderEliminar
  43. Bonito relato, me ha gustado mucho.

    saludos

    ResponderEliminar
  44. ¡Hola! perdona que no entrara antes, como creo que te comentaron, mucha inspiración e imaginación, Me gustó de verdad! un besazo guapo!;)

    ResponderEliminar
  45. Me identifiqué con Lars...a ver si yo también tengo el valor y puedo algun día marcharme de mi empresa sin mirar para atrás y dedicarme sólo a escribir...Quien sabe, a veces los sueños se hacen realidad.
    Estupendo texto, es grato para mí venir a leerte. Un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
  46. Hizo bien en salir de ese mundo tan frio al menos durante un tiempo en el que reinan el egoismo y la competición..bajo el calor de sus letras seguro que está en mejor compañia.. besitos

    ResponderEliminar
  47. Da igual en lo que escribas tu... siempre resultara genial...

    Abrazos en Georgia y Garamond

    ResponderEliminar
  48. Gran relato...me encanto leerlo con la música de fondo.
    Gracias por pasarte por nuestro blog.
    Un saludo y espero que seas un fiel lector, como lo seremos nosotros de tus blogs, por lo escrito y por la música que me obliga a nombrarla por escucharla mientras escribo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  49. alguns veces esos cambios en nuestras pequeñas rutinas...dicen mucho mas que lo que somos capaces de expresar....
    geniales siempre tus relatos...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  50. En Georgia o Garamond,
    en Arial o Times New Roman,
    en Comic Sans o Tahoma,
    en Verdana o Book Antiqua,
    en Geneva o Futura,
    en Lucida Handwriting o Courier,
    incluso en silencio y sin letras
    eres un genio de la narrativa.
    ¡No sé donde están los editores
    de este país si eres un valor
    seguro de éxito!

    Un abrazo, Amigo y Maestro.

    ResponderEliminar
  51. Hi!


    Http://www.BuySellDirect.net is the one you need to sell your used products FREE and make money at home.


    http://www.BuySellDirect.net is the free ebay you need to sell your products FREE.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs