jueves, diciembre 18, 2008

Brisa cálida,Tifón.

Brisa cálida, azul intenso, océano de ensueño. Jorge llega a la playa es un día entre semana de finales de septiembre; no ve a nadie más. Hace buen tiempo, un aroma a algas y sal envuelve sus sentidos y lo traslada hasta una infancia ya desconocida. Despliega la sombrilla mientras entre sus pies se escurre una arena de platino. De su mochila saca una toalla verde con estrías de colores azulados, la extiende, se tumba sobre ella toma un paquete de Chesters rubios se prende un cigarro, a continuación extrae su tesoro, el libro de Joseph Conrad Historias del mar: Tifón, y comienza a leer:
El capitán Mac Whirr, del vapor Nan-Shan , tenía una fisonomía que, a juzgar por las apariencias materiales, era una réplica exacta de su carácter…


Oye retumbar a su espalda. Se incorpora a medias sobre sus codos, gira la cabeza y la ve. Es una mujer de pelo rizado pelirrojo y suelto pero arreglado. Al verla curtida por el sol, Jorge se da cuenta que debe acostumbrar a dejarse caer por la playa, pero… ¿desde cuando? La cuestión, su fisonomía es admirable, presenta uno de esos arquetipos “multinacional Coca – Cola” en el que despuntan delirantes valles y ondulaciones. Durante un instante sus atisbos se entrecruzan; ella baja la vista para observarlo, se aprecia una mirada directa en sus ojos verdes. Sobre su cabeza porta una diadema de paño oscuro, suave y sedoso. La acompaña un perro “baset” que va a investigar a Jorge sin recelo, con cortesía sincera, mientras su rabo no cesa de ondularse. Jorge lo acaricia, ella lo llama, su voz deja entrever un acento indígena; tal vez holandés, o alemán.
Para sorpresa de Jorge la mujer no se aleja demasiado. La ve acomodarse a unos metros de distancia. Vuelve sobre su lectura.
El capitán Mac Whirr, del vapor Nan-Shan , tenía una fisonomía que, a juzgar por las apariencias materiales, era una réplica exacta de su carácter…
- ¡Perdgón!
Alza la vista y descubre, primero el pubis, cubierto por una pequeña pieza roja, luego, unos senos de impresión. La mujer, sin rubor, se ensalza ante su cuerpo inclinado sobre la toalla.
Vuelve a alzarse sobre los codos, deja el libro a un lado.
- ¿Sí?
- ¿Tiene un cigago? He visto como tu fumas y me muego del mono, dice ella con una sonrisa marciana.
- Oh sí… Tome. Llévese un par.
- Gracias. Usted es bueno. Sugiere ella.

Hace ademán de irse… Se detiene, y retorciéndose los dedos, añade.
- Sabe…
- ¿Qué?
- No todo los españoles como tú… Recalca dibujando una mueca de Gioconda.
- Ah ja. Sonríe Jorge, mostrando un rictus de estupefacción.
- Chao…

El bombón regresa a su lugar empleando un trotecillo desgarbado. Nadie es perfecto, piensa Jorge. Y retoma la lectura…
El capitán Mac Whirr, del vapor Nan-Shan , tenía una fisonomía que, a juzgar por las apariencias materiales, era una réplica exacta de su carácter…
Una risa frenética lo distrae de su atención. Ella otra vez. Está de pie. Ha sacado de una bolsa de flores una pelotita amarilla, como de tenis, y se la lanza al perro que corre tras ella. De pronto se lleva las manos a la cintura, sujeta la piecita roja, se contorsiona y se desnuda por completo.
A continuación profiriendo gritos y a saltitos, entra en el agua, el perro la sigue a nado entre las olas sin aparente temor.
Al cabo de diez minutos sale. De pronto mira en dirección a Jorge y lo saluda batiendo ambas manos sin cesar de sonreír. No es tonta ni ingenua, sabe lo que se hace, piensa Jorge, en tanto se descubre mirándola con embeleso. Saluda con timidez y prosigue:
El capitán Mac Whirr, del vapor Nan-Shan , tenía una fisonomía que, a juzgar por las apariencias materiales, era una réplica exacta de su carácter…
Trata de centrarse de nuevo.
El capitán Mac Whirr, del vapor Nan-Shan , tenía una fisonomía que, a juzgar por las apariencias materiales, era una réplica exacta de su carácter…
- ¡Hola!
¡Es ella! Ahora está tumbada a su lado. ¡Desnuda! Jorge no se atreve ni piensa en moverse mientras la mira de reojo como un insecto al acecho. Ella se ha dado una crema y su piel reluce brillante como la de un delfín.
- Sabez…
- ¿Sí?
- Mi llamo Franciska krammenkerk
- Ah… Yo Jorge.
- Encantida. Mi Germany.
- Ah…
Sonríe Jorge, quien ya es un raro espécimen de bicho palo totalmente tenso.
- Sabez…
- ¿Sí?
- Mi… ¡Gustar tú!
Avergonzado, Jorge muestra un claro rictus de estupor y pánico a lo desconocido. Nunca le ha pasado nada semejante. Qué ocurrirá con María. ¿Tendrá que contárselo? Él nunca la ha mentido. ¡Jamás!
- Vaya… Murmura.
- Vaga… Imita ella. Mientras brota una risita de su garganta. Le toma una de sus manos y acaricia sus dedos.
- Y… ¿Qué hace tú ahoga hoy aquí solo?
- ¿Yo? Nada. Sólo leo…
- Sólo lee… ¿solo? Pregunta ella. Le acaricia el pecho y añade
- Me gusta, mucho tu pelo. Y se ríe.
Ella separa las manos, las mueve cimbreándolas de forma expresiva y pregunta.
- ¿En qué tú trabagas?
- ¿Yo?
- Sí tú. Quién va a ser... Istamos solos…
- Bueno… Hem. Soy panadero.
- ¿Panadego?
- Sí. Yo hago pan “bread” o “broad”. Cómo se diga. Youuuu… understand me?

Ahora está de rodillas. Jorge puede ver con el rabillo del ojo el abundante vello de su pubis color zanahoria. Ella tuerce el torso hacia atrás y lanza una carcajada.
- ¡Oh! Clago… Panadero. Pan, pan, pan… Siiii clago. Mi comprende.
- Verás… Trabajo por las noches y duermo por el día…
- ¡Ah! Y cuándo… Cuándo vive mi niño. ¿Tú no haceg el amorrr nunca de noche? Tú… ¿igual vampiro?
- Bueno yo…
Se ríe
- ¡Claro! Tú guapo. Mucho guapo vampiro.
- Ya…
De pronto su expresión cambia.
- Oye.
- ¿Qué?
-Tú ¿Tiene otgo cigago?
Jorge asiente y le ofrece el paquete. Solo quedan cuatro cigarrillos. Ella lo mira cariacontecida.
- ¡Oh!
- ¿Oh qué? Dice él muy serio.
- ¡Solo cuatgo! Deja ¡deja ya…!
- ¡No! ¡Toma, todos para ti!

Los ojos verdes de la chica brillan de emoción. De un rápido gesto toma el paquete le da un beso en los labios y sale corriendo hacia su lugar. Jorge trata de leer de nuevo:
El capitán Mac Whirr, del vapor Nan-Shan , tenía una fisonomía que, a juzgar por las apariencias materiales, era una réplica exacta de su carácter…
Pero se siente incómodo, le falta algo. ¡Es el tabaco! No… ¡Es ella! Da igual aún le quedarán tres y seguro ¡volverá! Aun le resta el aperitivo más deseado piensa, desea. Sigue leyendo.
El capitán Mac Whirr, del vapor Nan-Shan , tenía una fisonomía que, a juzgar por las apariencias materiales, era una réplica exacta de su carácter…
Pero… ¡¿Cómo?! ¿No vuelve? No la tenía tan... ¿cautivada? Mira en su dirección. ¡Allí sigue! Se ha echado sobre la toalla y parece estar muy relajadita. Es igual, tendrá que ir él.

Se incorpora. Se acerca a ella. El perro sentado a su lado comienza a gruñir y le enseña los dientes. Ella lo mira, y le sonríe con expresión… ¿preocupada? Se incorpora y rápidamente se cubre el sexo con la toalla.
- Sí… ¿Pasa algo?
Jorge se encuentra un poco desarmado. Y sólo acierta a decir, mientras mira en todas direcciones.
- No, nada de importancia…
Ella lo mira como si se sintiera incomoda.
- ¿Pues entonce qué?
- Nada…
- ¿Nada? Interpela ella.
Bueno ya que somos amigos… Esperaba que vinieras y…
- ¿Y…? Inquiere ella. De pronto chasquea los dedos y añade.
- ¡Ah! ¿Tú piensas que ahora yo a follarrr contigo ¿verdá?
- Bueno… No exactamente, dice Jorge mirándola empequeñecido.
- ¡¡Jajajajajajaj…!! Lo sorprende ella con una risa macabra e incluso algo, histérica.
- ¡Todos hombre igual! Yo digo gusta tú y tú piensa, amo contigo.
- Oye. Perdona… Yo solo quería pedirte… un cigarrito.
- ¡¿Cigago?! ¿Cuando tú regalas a mí caja? ¡No!
- ¡Vete! ¡Vete ya! ¡Malo hombre!
Jorge la mira extrañado, ofendido, sin entender. Y contesta.
- ¡No me da la gana!
- Bueno… ¡¡Pues mi sí voy!!
Con rapidez inusitada ella recoge sus cosas, se termina de cubrir con un pareo. Llama a su perro y se marcha.

Jorge vuelve a su lugar y se tumba. Frenético, lanza puñados de arena, atrapa la mochila la arroja al aire cae abierta y un montón de objetos se desparraman por la arena. Tras quedarse cruzado de brazos un buen rato, comienza a recogerlos, y de repente descubre la otra cajetilla de Chesters completa. Claro… ¡Ni se acordaba! Rápidamente la abre prende un cigarrillo y traga con ansiedad.
Al cabo de un rato, calmado, recoge el libro de nuevo, se acomoda, y empieza a leer Tifón:
El capitán Mac Whirr, del vapor Nan-Shan , tenía una fisonomía que, a juzgar por las apariencias materiales, era una réplica exacta de su carácter…


José Fernández del Vallado. josef. 2008




Reacciones:

43 libros abiertos :

  1. malditos vicios, la de cosas que se pueden llega a hacer por un cigarro...

    ... menos mal que no fumo

    ResponderEliminar
  2. Uff, qué genios por un cigarrillo.
    Cuando dicen que es malo fumar....matar no se si matará pero a este por poco le dejan malherido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lo que se puede llegar hacer por un cigarrillo

    Dios el mono es tremendo

    Pobre Jorge!!!

    Un café?

    ResponderEliminar
  4. ¡Buenísimo! ¡Excelente!

    Al final... quien nunca defrauda es un buen libro. Esperaré con ansiedad la publicación del tuyo. ¡Incluso, a lo mejor, te lo cambiaré por unos cuantos habanos, aunque ya no fume!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Todos los vicios son malos...Y los monos mas...lo que se hace por un cigarrillo.

    besos

    ResponderEliminar
  6. Y no será que la idea era en sí más excitante que el libro? y un cigarrillo siempre es un mal sustituto, cuando sustituye.

    Beso.

    ResponderEliminar
  7. todo por un cigarro???????
    y yo, que fumo tanto........
    me encanta lo que escribe, querido amigo.........

    un abrazo grande!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. ayyy,,,,
    terrible el mundo de las adicciones...y tremendas las reacciones adversas que provocan en nosotros....
    abrazosssssss
    :-)

    ResponderEliminar
  9. Sus textos son gloriosos!!
    Las adicciones no nos dejan ser, eso es así.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. por dios¡¡¡¡todo por un cigarillo , excelente relato
    felices fiestas¡¡¡
    silvia

    ResponderEliminar
  11. Genial relato, conseguiste sorprenderme como siempre.

    El tabaco es malo, sí, pero no creo que todos los vicios lo sean jeje

    Por ejemplo el de la lectura yo lo encuentro bastante sano :)

    ResponderEliminar
  12. Éste ha sido muy divertido. El pobre Jorge no podía avanzar con el libro de ninguna manera..., lo entiendo perfectamente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Claro! no le dió tiempo de interpretar el primer párrafo "a juzgar por las apariencias materiales, era una réplica exacta de su carácter".
    Fisonomía admirable de delirantes valles y ondulaciones.
    Y además un tifón viviente.
    Uno nunca acierta a qué hacer en medio de un tifón...
    Buenísimo!
    Besos,

    ResponderEliminar
  14. Uff, menos mal que yo no fumo...
    Que angustia todo por un cigarro.
    Muy bueno!!!
    Como siempre me engancho. No
    todos los vicios son malos
    Gracias adios!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Entre libros y cigarrillos, con una odalisca sexy y charlatana...pobre Jorge! jajaja

    Besos, Josef

    ResponderEliminar
  16. Bueno, con una chica tan maravillosa como esa...es facil perder la concentración, es comprensible lo que le pasa a nuestro protagonista de hoy.

    Al final, el libro...el eterno amigo que siempre está ahí y que nunca se va.

    Muy bueno! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Para lo que da un cigarrillo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Aqui se demuestra lo que una es capaz de hacer por un cigarrillo...o unos cuantos!
    Por suerte ya me quite de ese vicio hace un tiempo jajajaja
    Besosss

    ResponderEliminar
  19. Espero que tu personje quedará tranquilo con ese cigarro que se fumo después...
    Te he disfrutado
    Un beso
    mj

    ResponderEliminar
  20. Josef! que relato tan divertido, agradable y con final sorprendente...
    El dichoso libro que no consigue pasar de la fracesita una y otra vez, la alemana en provocación y cuando se espera el final predecido por la germana resulta que le das la vuelta, realmente genial.

    Divertido, divertido, Josef.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Siempre será grato estar en este espacio y leer excelentes relatos.

    Que esta temporada sea para ti, Moderato, y los tuyos de felicidad y que el próximo año sea para bien.


    Un abrazo

    María Sánchez

    ResponderEliminar
  22. jajajaja la alemanita no?

    Me hizo mucha gracia el personaje que creaste!


    Abrazo Josef

    ResponderEliminar
  23. Muy bueno,sobre todo el final.
    Es cierto todos los Españoles somos iguales.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  24. Yo como buen pirata... ¿Tienes un cigarrillo?

    (Soy un desastre con el tabaco... lo siento)

    Tus relatos como siempre... geniales... y este me ha encantado especialmente por que es mi medio de acción... (barco y tabaco... mis ruinas)

    Abrazancos Josef...

    ResponderEliminar
  25. Digamos que fue sólo una interrupción a la lectura...Espero que Jorge haya podido leer su libro apaciblemente, en compañía de su cigarro y el mar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. yo si me he puesto frenética!!!!! me he quedaqdo sin saber cómo es el capitán!!!!!!!!!
    Bicos.

    AH! yo uso el ARES, aunque de lo que me dices nunca me habia dado cuenta pues lo normal es que muchas pelis se las baje en horas y otras tardan dias, pero ese es el que uso y me va muy bien.

    ResponderEliminar
  27. Gracias por tu participación, ha sido un honor para mi, ya tienes la grabación del audio del programa en la entrada:

    Grabación del programa de radio: Felices Fiestas del blog: Luz de gas

    ResponderEliminar
  28. Tus cuentos me siguen transportando.

    :)

    Pobre jorge, lo volvió loco la chica...

    Un besito José!

    ResponderEliminar
  29. Yo prefiero otra clase de vícios, jejejejee;))
    Extraordinario como todo lo que leo aquí¡¡¡:)

    UN BESOOOOOOO

    ResponderEliminar
  30. Josef que buena historia, jaja me dejo sonriendo, todo por un par de cigarrillos.. lo que hacen unas y unos jaja, muy buen relato, me encantó,,, no me esperaba el final realmente y lo hicieron tonto al chico jaja, buenísimo, un beso

    ResponderEliminar
  31. Usted lo ha dicho caballero
    No es tonta ni ingenua.

    besos ♥

    M.

    ResponderEliminar
  32. Hola Jose, como Mixha, yo tampoco esperaba ese final. Sorprendente. jajaj Muy divertido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Creo que esto se acaba de momento... Necesito tomarme un descanso y que vosotros también descanséis y lo paséis bien estos días. Además, necesito nuevos relatos, los de mi vieja cosecha no es que sean malos,tengo suficientes, pero quiero ofreceros lo último y mejor de mí mismo. Tal vez todavía suba un relato después de este, no sé cuando, dentro de muy poco. Y después me aleje unos días de Internet:pero no me iré lejos mi corazón estará con muchos de vosotros que habéis calado hondo en mí:My; Mía;Selma;jess;Lara;Raquel TFernández; NOray;Patri; Yurena; DianNa_; MIxha;MOre Baker; Esther; Evan; Carlos;JUan duque: LUz de gas;Navegante Rojo; PIcobufi;Lúa; Maybe;María;María Y maría varu;cornelivs; Margot;Torosalvaje;La INkilina;Lys; Lust;fire; Adrisol;Delfin en libertad; Klau;strigoligius;Janeth;Bitter; belén; capochoblog;pati; Pier bionivells;Eria, Novicia Dalila; Lucia-M; sedemiuqse; Perséfone;Mayte; Isis de la noche;Kety;Libertad, Sauvignona;Arantza G;Claudia Sanchez; Patrulich;cynthia;Lux aeterna; verbo; GlennK; Auxi; Marysol; celia; NoSurrender;sibenik;Soledad sanchez; mar;zoraida999;M. jose; Yeli; SOL;Pedro Ojeda Escudero; AdR;lichazul...elisa;Paola;Malena;Trini; fire;mare@;manly;soñadora;.carver;fgiuciich;Tormenta; alimontero;Marde luna; amig@ mi@;Inés; panterablanca;Ybris;Sibyla;el club de los parados...Y un larguísimo etcetera de nombres que me vais a perdonar porque sé que me olvido de muchos, quizá demasiados...FEliz Navidad!!!!

    ResponderEliminar
  34. Eres un escritor prolífico, Josef! Es imposible seguir tu ritmo jajajjaja

    Será Jorge igual? ;)

    Me ha encantado verte entre tanto nombre... ya ves, son estos pequeños detalles los que engrandecen a la persona. Muchas gracias!

    Felices fiestas!!!!

    Un besazo :)

    ResponderEliminar
  35. Perdón... Quise decir:

    Me ha encantado verme...

    Son los nervios :P

    :)

    ResponderEliminar
  36. Tu humo me llego hasta aqui y me envolvio, te lo devuelvo en forma de una lluvia cristalina de deseos para que en estas Fiestas, recibas todo el amor del mundo de quienes te rodean y para que toda la Energia Dinina te llene de bienaventuranzas para este nuevo anio.

    Carinios

    ResponderEliminar
  37. Yo mejor me callo que soy fumadora, jajaja...
    Muuuuuuacks!

    ResponderEliminar
  38. Y lo que nos tranquiliza un buen cigarrito??... fantástica tu historia jose..

    ResponderEliminar
  39. jajaja muy entretenido. Con el pubis en naranja... qué se iba a esperar, glubbbb

    Ay, Joseph, me has recordado a un tipo muy bueno escribiendo, lo encontré de casualidad en internet haca bastante y no recuerdo el nombre. Es también en la playa, conoce a un bomboncito, y cuando cree que la tiene (sorprendido él mismo) se ha ido quitándole todas sus pertenencias.Si lo encontrara te daría la referencia, seguro que te gustaría; era un escritor.

    Tú también lo eres, vaya que sí!
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  40. Ha estado gracioso y sobre todo como pones el acento de ella..Que tía le hace ver le provoca y luego le dice que no quería nada con el.. ¿sería una estrategia para quedarse con los cigarrillos? jaja besitos

    ResponderEliminar
  41. Me ha gustado mucho, lo que hace un cigarro , y lo desconcertante que es no poder entenderse bien con alguien, y luego la forma en que una mujer logra lo que quiere cuando quiere y despues te despacha, es cierto que de normal malinterpretan las cosas, cuando nuestra intencion es otra. un besazo

    ResponderEliminar
  42. No me equivocado. Eres extraordinario escribiendo. Me pierdo leyendo en este blog, que tiene relatos muy buenos.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs