viernes, diciembre 26, 2008

En abril volvió a brillar el sol.

En abril volvió a brillar el sol. Entraba por las crestas del pico de Abantos, asolando los campos con rayos de un matiz blanco y enérgico. Fue una primavera de calor, reptiles que despertaban y salían de debajo de las rocas y pájaros que volvían a trinar. Yo estaba sentado en la baranda del pantano, observando a una serpiente de agua, inmóvil, sobre la cañería de desagüe de la presa, cuando él se interpuso en mi mirada. Pasó caído, sobre sus huesos de viejo, con la mano apresando la botella, y una sonrisa torcida mostrando un diente de oro. Tenía los ojos marrones, sin pestañas, un pelo desaliñado y ralo, nariz chata, boca de labios agrietados, y la piel del color de las setas de cardo que mi madre cortaba y ponía a freír en aceite con ajos en una sartén. Vestía una chaqueta negra y desgastada, unos pantalones de pana de un tono oscuro, y cubría su cabeza con una boina, también negra. Me ladeé y lo seguí con la vista. Se detuvo más adelante, despachó la botella, sacó una cuerda y sin dejar de canturrear comenzó a hacer un atado de ramas de pino. Estuve allí, observando, hasta que al cabo de una hora se echó los troncos a la espalda y desapareció monte abajo, luego volví a casa. Por el atajo vi el cielo teñirse primero de azul, luego de rojo, después oscuro y en instantes titilaron las estrellas.

Se llamaba Tomás y durante años seguí viéndolo, recorría el pueblo entrando y saliendo de bar en bar. Vendía la madera y las piñas que recogía o bien las cambiaba por vino. No había mujeres en su vida y apenas disponía de vocabulario para darse a entender. Los días de feria los dedicaba a caminar por las calles del pueblo, y a tomar chatos y aceitunas en la barraca que había en la plaza del Ayuntamiento.

El día de la Romería de la Virgen de Gracia volvíamos de la ermita y lo encontramos gimiendo en el camino. Mi madre se acercó a él y le dio de beber de la bota de vino. Tomás sonrió, le hizo un guiño, y se echó a roncar complacido. Luego, en la plaza, la orquesta comenzó a tocar la gente a bailar y entre ellos, con una colilla en las manos, saltaba y reía Tomás. Hasta que alrededor de las doce de la noche llegaron los Martínez Cava. Eran cuatro hermanos que de malos, nada: Peores. Eran aves de rapiña. No comprendían que un payo fuera analfabeto y borracho. Eso estaba reservado a sus eternos enemigos: Los gitanos; y Tomás, todos lo sabían, no se detenía a meditar las diferencias entre un gitano y un payo. Sólo por eso, cuando lo veían, consideraban un deber arrearle, y sin misericordia, le atizaban una paliza. Una vez terminaban, se iban a beber chatos de vino. Aquel día comenzaron igual… no; tan violentamente, que la orquesta cesó de tocar, la gente calló y hubo un instante en que los golpes llegaron a ser tan duros que resonaban como si azotaran a una saca de esparto llena de tierra; y nadie hacía nada.

Tuvo que ser, como casi siempre, mi madre. En una de sus manos cogió la escopeta del guarda forestal que estaba “abandonada” en el puesto de tiro; y en la otra, una botella de cognac. Se acercó a los hermanos y le plantó la boca en los riñones al “Pajuelas”, el mayor y el mas violento. Ninguno dijo nada. Al ver la situación, los otros, se retiraron en silencio. Se inclinó sobre Tomás le puso en los labios la botella y le obligó a beber un par de veces. Reanimado, Tomás liberó una especie de improperios en su idioma particular. Se incorporó, y renqueante, se encaminó rumbo a su choza de piedra y retamas a las afueras del pueblo.

Nadie volvió a verlo más. Dicen que los Martínez Cava acabaron con él cuando lo cierto es que dispusieron de una coartada sublime que los liberó de toda culpa. La guardia Civil los detuvo y mantuvo en el calabozo durante el resto de esa noche.
Además, el cuerpo de Tomás jamás fue encontrado. Después hubo varias tesis. Luján, el pastor ovejero, lo daba en el pueblo de Mata del Bierzo. Mientras que Pedro, el lechero, afirmaba que debió de llegar hasta la misma Sierra de Gredos... La opinión de mi madre era, aparte de la menos enrevesada, la más áspera. Sólo lo dijo una vez, pero todos pudieron oírlo:

“¿Qué dónde está Tomás? ¿Ynecesitáis saberlo de verdad? Está claro. Se fue a donde ningún jodido humano le haga la vida imposible... Y ese lugar jamás podremos encontrarlo...”


José Fernández del Vallado. Josef. Dic. 2008.




Reacciones:

45 libros abiertos :

  1. Hola Josef,

    Qué ingredientes llevan tus relatos?
    algo adictivo les echas, me hacen repetir y repetir y mi apetito por leerlos va creciendo.

    enhorabuena!
    besos para ti,

    ResponderEliminar
  2. Cortita pero buenísima!!harta sapiencia de aquella madre, ojalá todos pudieramos largarnos algún día a ese lugar, alejarnos de cobardes egoístas y seres que se creen superiores, es una historia sencilla y a la vez muy cerca,felicidades!!!

    ResponderEliminar
  3. *******************************************
    ...........///_\\\\
    ..........||.^|^\\\
    ..........))\_-_/ ((\
    ..........)'_/.".\_`\)
    ......././._.\.../...\
    .....././(_.\x/._).| Espero Que Disfrutes
    .......\.\.)".|."(/./
    ........\.'...'.. //./ de este Fin de Semana
    ......./....`..././
    .......|....__.\.\
    .......|.../.\...\/ y que la luz de la Navidad
    .......|..|...\...\
    .......|..|....\...\
    .......|..|......\..\
    .......|..|.......\..\ nunca se apague en tu Corazon
    .......|..|........\..\
    .......|..|.........\..\ ni de quienes tu Amas.
    ....../__\.........|__\
    ......./.|............|.\_. Un beso querido amigo, de tu amiga Estrella.
    *******************************************

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho tu relato cargado de cotidianeidad y algo de añoranza. La historia de Tomás desde el recuerdo de unos ojos de niño. Además, todo perfectamente englobado dentro de una atmósfera perfecta, tejida con las palabras necesarias y los ecos del último párrafo.
    Me ha gustado mucho, Jose. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Excelente. ¿Todavía quedan lugares vírgenes donde los humanos no lleguemos? A veces me gustaría perderme en alguno.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. creo que el comentario mas acertado fué el de de tu madre!!!!!!
    deberíamos tener algún lugar para poder escaparnos de vez en cuando......

    un abrazo enormeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
  7. Que madre sabia y que valiente.
    Muy bueno como siempre, te sigo leyendo.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  8. Tomas vivió.... y ... dejó vivir... y tu madre ¡no veas! que casta Dios mio....

    Tu tienes que ser bueno por cojo....nes.....

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Me recuerda a algo que dijo una amiga mía que trabaja con discapacitados, que muchas veces tenemos qu eeducar a la sociedad en vez del discapacitado, sea cual sea...

    Triste historia la de Tomás, cuantos habrá...

    Besicos

    ResponderEliminar
  10. La historia de Tomás me devolvió a un par de pueblos de mi infancia.

    Ahora los recuerdo como si fueran de una novela.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Que buena historia, me encanto mucho la tematica o sera que tus relatos cada vez me hacen leerlos y volverlos a leer; es como si tuviesen vida, vibran. Te escuche en tu anterior post y..... hombre! Me gusto escucharte. Cuidate.

    ResponderEliminar
  12. Otra historia que me ha encantado, ah, y me encanta también la nueva cabecera;)
    Muuuuuacks!

    ResponderEliminar
  13. Preciosa narración amigo Moderato. Comparto integramente lo que te dice Nurena Guillén.

    Escribes fenomenal.

    Un abrazo...!

    ResponderEliminar
  14. Muy bueno.
    ¿Conoces un cortometraje que se llama "Paseo"?
    Esta en you tube t elo recomiendo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Estupendo, como siempre, Josef. Un gustazo leerte siempre.

    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Impresionante relato, no es necesario saber el sitio donde Tomás se fue... como bien dice el título: En abril volvió a brillar el sol para él, seguro.
    Un abrazo
    mj

    ResponderEliminar
  17. A veces la sociedad no está preparada para seres con luz propia o distinta, por eso ello terminan yendose.

    Divina tu mamá!

    Besos y felicidades José!

    ResponderEliminar
  18. Que crueles podemos llegar a ser los seres humanos, ugh

    besos Josef

    ResponderEliminar
  19. Me gusta leerte Josef, como siempre un relato impresionante;))

    UN BESOOOO

    ResponderEliminar
  20. Me gustan estos textos tuyos que interpelan, y sí que podemos ser jodidos humanos a veces. Un abrazo josef!

    ResponderEliminar
  21. ¿Qué pueblo no tiene un triste y solitario personaje como Tomás?
    Es inutil tratar de protegerlos, siempre hay quien no ve más allá de las ropas raídas y el alcohol en su aliento...
    Seres, que vaya usted a saber, qué pasa por sus cabezas... iguales a las nuestras... NO son de otra raza.. aunque lo parezcan.
    Un beso Josef.
    Feliz 2009.
    Natacha.


    No dejes de escribir, lo haces de muerte.

    ResponderEliminar
  22. Ayer noche, por 2 veces intenté dejarte un comentario... Este recuadro se descontroló y se llenó de "e" ... Estaba alucinando, algún espíritu vagaba por aquí...

    Te decía ayer que este relato me lo imaginaba narrado por ti, ahora que conocemos tu voz...Y se me hacía más real si cabe...

    Qué pueblo más triste y cobarde... Y esta mujer... ¡Qué ovarios! con perdón...

    Un beso Josef.

    ResponderEliminar
  23. La madre la más sensata.
    Suelen tener ese punto...

    besos

    ResponderEliminar
  24. Has hecho otro motivo para amar abril y ya son unos pocos, es muy mágico para mi.

    Un abrazo y gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar
  25. Triste historia la de tu relato, pero quisiera pensar que algún ángel le dio cobijo.
    Un saludo y felices fiestas Josef.

    ResponderEliminar
  26. la maldad no tiene límites...saludos!

    ResponderEliminar
  27. UFFFFF JO QUE RELATO !!! CUENTAS LAS COSAS DE UNA MANERA UNICA !!!

    NI VOS TE OLVIDAS DE MI NI YO DE VOS !! Y COMPRENDO PERFECTAMENTE A LOS QUE TIENEN LA GRACIA DE TENER O FAMILIARES NUMEROSOS O CITAS QUE SABOREAR Y DISFRUTAR !!!!
    Y TAMBIEN DESCANSAR !!! JJAJJAJJAJA

    AQUI ESTOY PARA LO QUE NECESITES YO TAMBIEN
    GRACIAS POR ESTAR QUE ES LO MAS IMPORTANTE

    MIL BESOS
    KLAU ♥

    ResponderEliminar
  28. Josef querido, luego vuelvo a leerte; estoy trabajando ahora!
    Me alegra que te gustara Regina Spektor! Gracias por visitarme.
    Un fuerte abrazo para ti y sé feliz.
    BACI, STEKI.

    ResponderEliminar
  29. Tal vez en su última mirada dejó alguna pista que indicara el camino..

    Un beso.

    ResponderEliminar
  30. sacudio sus pies del polvo del camino....
    muy bueno el relato
    besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  31. Moderato, qué agradable ha sido perderme entre tus letras, escribís de maravillas!!!

    Quiero agradecerte en forma muy especial tu visita a mi espacio. Como sabés, en estos días estaré ausente de mi blog por vacaciones, pero el 7 de Enero nos re-encontramos!!!

    Mis mejores deseos para Vos y los tuyos para este añito nuevo que comenzaremos en unos días!!!

    Será un enorme placer compartir con Vos, artículos de ida y vuelta!

    Mi abrazo!!

    ResponderEliminar
  32. genial y apasionante entrar y leer tus relatos,,,es perderse en la imaginacion en cada momento


    besitossss

    ResponderEliminar
  33. josé, espectacular relato, como todos los tuyos.

    Te mando un beso grande y mi deseo de que no se pierda nuestra amistad durante el 2009!!

    Lo mejor para el año que se inicia!

    ResponderEliminar
  34. No sé cómo agradecer el que, a pesar de mi silencio, estés siempre presente y comprendas lo necesario que es a veces callar el verso.
    Un abrazo grande y un Feliz 2009 para ti y familia

    Pilar
    PD: Volveré pronto a dejarme atrapar por cada una de tus letras

    ResponderEliminar
  35. Amigo Josef, es un relato que enternece, una historia breve, humana, casi común en los pueblos donde siempre suele haber algún borrachín, los chulos, los agresivos, las almas buenas... leerlo de esta forma en que lo has escrito, has hecho resaltar esas pequeñas cosas, esos pequeños detalles en los que no nos paramos y que están ahí. Aunque hagas referencia al mes de abril, puede ser cualquier mes, cualquier momento y cualquier pueblo.

    Un abrazo Josef, felices fiestas.

    ResponderEliminar
  36. Al pantano lo tiraron al pantano si los pantanos hablaran...Como siempre me haces pensar, muy buen relato.
    Besos amigo Josef

    ResponderEliminar
  37. Buenos dias Moderato.
    Me ha gustado esa descripcion de sus ojos, hizo bien Tomas en desaparecer, su vida es como la de los pajaros, volando de aqui para alla, comiendo de las manos de la gentes y a mi parecer todo un icono de libertad, desgraciadamente siempre hay los que quieren encerrarla en jaulas.
    Saludos cordiales.
    Jesus

    ResponderEliminar
  38. Sí, somos jodidos, mucho...

    Besos, querido niño.

    ResponderEliminar
  39. Es un triste relato, nos habla se lo miserable que puede ser el humano para con otros humanos y también de esos rayos de luz esparcidos por la tierra en la persona de la madre del narrador.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  40. Trieste historia pero muy cierta hay tantos que son indiferentes al dolor y al sufrimiento ajeno, tantos que rechazan, apartan o descriminan en forma exagerada y notoria, no lo tolero.

    Feliz 2009
    Besitos

    ResponderEliminar
  41. Una historia muy triste, pero como siempre estupenda.
    Feliz navidad y mis mejores deseos para el año proximo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  42. pobrecillo tomás espero que la versión de la madre fuera la buena que se fuera donde pudiera ser feliz..

    besitos

    ResponderEliminar
  43. Que triste la vida de Tomás, sin embargo encontró la paz al final, que buen realto medio crónica , me gustó como siempre los tuyos, un besote

    ResponderEliminar
  44. Retratas como nadie las historias de la estupidez humana y el desarraigo.La intolerancia y el abuso al débil está permanentemente en nuestra sociedad. Nos transportas como nadie a los pueblos de donde casi todos procedemos.
    Un abrazo y feliz 2009 de mos desde la ESFERA.

    ResponderEliminar
  45. Es un gustazo leerte, haces que mi imaginación se traslade a cada rincón, y que cada historia la viva secuencia a secuencia de la manera que la narras.
    La historia de Tomás es por desgracia como tantas otras, de abuso, intolerancia, de burlas.
    Espero que esté donde sea feliz.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs