jueves, enero 08, 2009

La Endemoniada Virtud del Alcoholismo.

Invierno. Hace mucho frío, menos doce grados bajo cero en Madrid, cuando Ricardo Sadá y Valentín Villa, ambos hombres de la calle, se encuentran o más bien se apiñan en el portal de una sede bancaria sobre las cinco de la madrugada de un amanecer cualquiera.
Valentín Villa, ex atleta, ex estibador, ex ganador de diversos títulos y en definitiva, ex hombre músculo. Ricardo Sadá, ex empresario, ex respetable, ex vox populis, y en definitiva, ex hombre acreditado. Los dos rondan ahora la decisiva cincuentena y sin recursos para bregar en sus diversos caminos y avatares han llegado a ser quienes son: Dos perdedores. Pero sobre todo hoy son ya algo más; dos hombres arruinados por una misma y singular particularidad: El alcoholismo.

Ahora, ambos se escudan y reconocen tras un mismo poder de supervivencia, un elemento que los mantiene sumidos en constante enajenación: La ley del alcohol a bajo precio. Al fin y al cabo, una ley tolerada por la sociedad.
Sin apenas ser conscientes, oprimidos bajo un proceso engañoso y avasallador, con lentitud, de forma infame y gradual, han ido abandonando sus intereses establecidos y han empeñado sus cada vez más escasos recursos en la bebida.

¿Cómo empezó todo? De forma simple en apariencia. En principio vivieron una época de borracheras iniciales con los amigos. Por aquel entonces todo les resultaba no sólo natural y sencillo, sino feliz y... exaltado. Ambos hallaron un mundo en el cual solazarse y hacer partícipes a los demás de sus hazañas y frivolidades; rodeados de incondicionales, emborracharse rendía, era placentero y divertido. E incluso, en alguna de aquellas escaramuzas noctívagas lograron fascinar a más de una mujer, con la cual acabaron primero fornicando y más tarde, evacuando el producto de sus atroces resacas. A partir de ahí, punto y final a la aventura. En cuanto la mujer descubría en su acompañante a un insaciable bebedor, lo abandonaba.

Quizá siendo conscientes, o tal vez sin serlo, pero en el fondo y aunque negándola descubriendo su imperiosa necesidad, a medida que perdieron su capacidad de razonar ambos malograban aquel círculo de amigos no tan “incondicionales” como habían supuesto; y con ello, disminuía su previsible constancia para trabajar y también la facultad para ser razonables consigo mismos y con los demás. Enseguida su situación de estabilidad real dejó de existir y pasó a transformarse en una extravagante parodia onírica, de la cual les resultaba cada día más y más difícil... ausentarse.
Y así, ambos discurrieron por caminos paralelos, hasta encontrarse en aquella tesitura ese terrible amanecer. Sin hogar, sin pareja, sin dinero, sin familia y sin un solo amigo que los respaldara. En definitiva, abandonados a su suerte en el mundo.

Sí, hacía un frío excepcional esa madrugada, y Valentín Villa, ex atleta, ex estibador, ex ganador de diversos premios y en definitiva, ex hombre músculo, aparte de estar congelándose, no disponía de un trago que llevarse al gaznate y sentía un profundo malestar y ansiedad. Lo cierto es que hacía demasiado frío y el lugar resultaba incómodo para ambos, pensaba Ricardo Sadá, ex empresario, ex respetable, ex vox populis, y en definitiva ex hombre acreditado, quien además poseía la única botella de aguardiente en la que todavía se preservaban unos últimos tragos de alcohol. Frío... ¡demasiado frío! ansiedad, pocas palabras y poca o ninguna amistad, pues hasta hablar resultaba un esfuerzo a aquella temperatura. Ese era el breve resumen de su situación. Por ello, Valentín Villa, al descubrir la bebida en manos del otro hombre, no le pidió un trago de forma educada, ni se afligió, ni trató de congeniar, sino que valorando cuan mal se encontraba, dominado por un estado de nerviosismo irascible, le exigió beber de inmediato.
Y el frío, siempre el frío, compañero de males, enemigo de amistades y de aliviar mediante una conversación amigable los problemas... Pero el problema de ambos era ya una dañina enfermedad, si no irremediable, violenta. Pronto pudo descifrarse con claridad la terrible ansiedad y molestia devastando el rostro de Valentín, y más cuando Ricardo le negó el trago con rotundidad. Tampoco intercambiaron una frase al comenzar el forcejeo; una total ausencia de vocablos o exabruptos acompañó la disputa desde el principio, y cuando los brazos aún poderosos de Valentín rodearon y atenazaron el cuello de Ricardo con potencia hasta asfixiarlo, sólo hubo un gemido, un hondo suspiro, una leve convulsión; eso fue todo...

De momento Valentín Villa había ganado la partida. Con manos temblorosas destapó la botella y bebió. Estaba muerto de frío. Pero sobre todo la ansiedad el malestar y el frío glacial... dejó de existir y se convirtió en placentera y cálida riada deslizante que se precipitaba ard
iente por su garganta. De pronto, se halló calzando sus viejas zapatillas de deportes en el magnífico estadio de verano, aclamado por más de cinco mil almas en las gradas. Se vio situándose en la salida y arrancando con potencia endemoniada, sin cesar de sudar un solo instante ni consentir en ser sobrepasado por sus rivales, venciéndolos en la recta final. Pero sobre todo, a su encarnizado enemigo el americano Michael... ¿Michael Ricardo Sadá? A continuación, desde el podio, saludó sonriente y se inclinó para recibir la medalla que acompañó con ¡un delicioso trago de ron! De repente, sus movimientos se ralentizaron y se empezó a sumergir. ¿Dónde y por qué se hundía? Estaba atrapado. Un manto de fango lo succionaba y sucedía, ¡estaba sucediendo! Sin embargo, no sintió miedo dolor o ansiedad. No, todo eso se había terminado para él. Cayó, siguió despeñándose en el profundo y agradable letargo...

Ese mismo amanecer, sobre las siete, un funcionario del banco halló los cadáveres. Los retiraron enseguida y los depositaron en una fosa común.
Al día siguiente, apenas hubo un breve recordatorio sobre sus vidas en los diarios. Dado que en una nación muchos son los problemas que se deben de afrontar; y además, a diario, hay cantidad de fallecidos, y encima más ilustres a los que hacer referencia que a un par de miserables... ¿enviciados?

José Fernández del Vallado jun 2006 josef. Arreglos dic 2008.

Reacciones:

72 libros abiertos :

  1. Ya me faltaba el aliento al final del relato. Si es que se me olvida respirar cuando leo ávidamente a un autor que consigue transmitir. Tú lo consigues, y siento el frío, el dolor y la pena y veo sus esquelas...prepararás una novela?
    gracias por compartirte a través de tus textos, por dejarnos los ojos con los que ves el mundo.

    ResponderEliminar
  2. Todo lo que me voy a llevar a mi isla...

    No me quedan ganas de beber

    mi anís del Mono....

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  3. Jo!..
    Fuerte nuy fuerte este post..
    Me quedo aqui prendadita..
    Benditos vicios que nos destruyen la vida!..Me ha encantado..
    abrazos.

    ResponderEliminar
  4. josef

    que decir si lo has dicho detalladamente
    suele pasar y con la reflexión final que más podemos esperar
    hay muchos que no entienden o no quieren entender que esto es unproblema serio, que es una enfermedad y una adicción,pero como es tolerado en lo social (a todo nivel)no es tomado enserio hasta que no ocurre lo que narras o lo que es peor , nuevas generaciones avalan tales hechos.

    Un abracito de luz
    muakismuakis de reyes atrasados:-)

    ResponderEliminar
  5. Josef, tema duro y dificil, alguién cercano a mí coqueteó con el alcoholismo por mucho tiempo y en verdad fue muy triste.
    Ojalá la gente tomará conciencia que no es un juego.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  6. Hola Jose, Saludos!!
    El alcoholismo es un grave problema social cuyos daños a personas, familias y a la sociedad en general es incalculable.

    ResponderEliminar
  7. Los has retratado.
    A veces el alcohol es la causa, otras la consecuencia.
    Hay países enteros devastados por el alcohol. Norte de Europa, Rusia, etc.
    Aquí aún no hemos visto nada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Lo malo es que en cualquier momento nos podemos ver tirados en un portal siendo unos ex, la de vueltas que puede dar la vida.

    Gracias Moderatto.

    ResponderEliminar
  9. Hermoso relato! bravo!!
    Me encanto..sobre todo porque TODO en exceso es malo, se puede disfrutar una copa o tres (cuando uno esta muy alegre o es una ocasion especialisima o de mucha alegria pero el resto del anho mejor evitarlo...)Es triste pero muchos lo siguen una y otra vez acabando como describes en un portal.
    Todo vicio que genera adiccion es malo.
    Bueno eso si tengo mi pequenha copa de vino reservada para mi cumple que es este mes...eso nadie me lo quita anualmente :D kia kia kia....
    Bueno besos y feliz 2009! no me cansare de desear eso a mis amistades este mes...

    ResponderEliminar
  10. Justo ayer tuve q ayudar a un vecino incapaz de meter la llave en la cerradura, después de oirle durante minutos gritarle a una puerta solitaria... Es muy triste.

    ResponderEliminar
  11. Vidas destrozadas a la vista de todos y amparadas por una legalidad egoísta basada una vez mas en el vil metal.
    Una realidad incomprensible.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Precioso!! Auque triste pero es la realidad
    A todos nos puede pasar la vida da tantas vueltas….
    Un beso grande y feliz año!!

    ResponderEliminar
  13. Tan real como la vida misma y terrorífico, niño.

    Mantienes la tensión justa para que no pueda despegar los ojos del escrito :)


    Besos y feliz día :)

    ResponderEliminar
  14. Por desgracia conozco bien ese mundo. Detrás de cada alcohólico hay una triste historia. Y todos, todos algún día tuvieron su vida como la de cualquier otro. Es duro, muy duro y a veces un callejón sin salida.
    Muuuuacks!

    ResponderEliminar
  15. Precioso y a la vez triste relato. El alcoholismo es una terrible enfermedad.
    Acabo de llegar de vacaciones y me voy poniendo al dia poco a poco.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. algo terrible... tan gratificante muchas veces, pero dominador. si se supiera donde se está traspasando el límite...
    Petonets
    Encarna

    ResponderEliminar
  17. muy buen relator¡¡¡¡¡pero triste, lamentablemente el vicio termina con las personas destruyendo muchos sueños
    besitos

    ResponderEliminar
  18. Que vida mas triste la de los alcohólicos..los drogadictos..los enganchados a cualquier vicio..que te traiga consecuencias graves..una pena..desperdiciar tu vida de esta manera

    Un café??

    ResponderEliminar
  19. Estupendo relato. Corrientes de la vida a las que todos estamos expuestos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Josef, terrible realidad esta que narras, en Madrid, muchos de estos hombres pasean en las noches frías, refugian sus cuerpos en las bocas de metro que aún alientan algo de calor...
    Una tristeza de vida, una tristeza de muerte.
    Un beso, cielo.
    Natacha.

    finalmente copié tu idea de la voz. Lo puse en mi luna.
    Gracias por la idea.

    ResponderEliminar
  21. Tremendas palabras las tuyas llenas de sentimiento.Me ha encantado tu rincon me anoto para seguirte.Espero me visites.Cariños.

    ResponderEliminar
  22. José, qué gran narrador! Me has hecho erizar la piel... Una historia que muestra lo patético que puede ser el mundo visto desde otros ojos.

    Una vez más, te dejo mi abrazo y mi felicitación.

    ResponderEliminar
  23. Muy fuerte y descarnado, escribís muy bien y las descripciones de sus miserias perfectas.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  24. Muy pero que muy bueno en tema y en forma.
    Creo que es el que más me gustó de todos tus relatos.
    Uff, eres ¡un monstruo!.
    Has leído "el loco de las muñecas"?
    Me lo recordó aunque no tengan nada que ver...
    besos

    ResponderEliminar
  25. Terrible adicción el alcoholismo, no sólo por uno mismo sino por el entorno directo... y los que se puedan cruzar con ellos en la carretera..
    Muy buen relato, Josef.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Tristísimo relato lleno de realismo. Tantas vidas rotas por la sinrazón de esta droga "legal".
    Tu forma de narrar, impresionante.
    Veo tus ojos muy abiertos a las realidades de la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Amigo, me has dejado....sin palabras, al leer el titulo de la entrada pense en escribir algo asi como una pequeña broma,algo como pedirte un trago o quiza escribir como si estuviera un poco bebido, pero....cuando comenze a leer, el humos que sentia se evaporo, la tristeza me inundio y la pena por estos "perdeores" me embargo.
    La vida nos demuestra dia a dia que no es oro todo lo que reluce, y tu entrada es un aviso para los que puedan pensar que el alcohol mo los domina.
    Gracias por estas letras tan llenas de sentimientos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Duro relato.Sin embargo real como la vida misma.
    La autodestrucción inconsciente¿? por culpa de la bebida está a la orden del día.
    Pasar del todo a la nada es mucho más fácil de lo que parece...
    Siempre me impresionan tus relatos.
    Yo que solo dejo caer palabras derramadas, enmudezco ante la posibilidad de no saber acertar al comentarte...
    De todas formas te leo siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Muy fuerte y real.Triste final para esas vidas y lamentable realidad por otras vidas existentes, que por uno o por diversos motivos, están atrapadas en esta terrible adicción.
    Hay muchas miserias en la vida y ésta es una de ellas.
    Muy buen relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Hola José, tu post me ha trasladado en el tiempo, en mi familia hay una persona alcoholica, que por la botella perdió su mujer y sus hijos, cuando le pedíamos que lo dejara decía... aunque me fundan de nuevo no cambio...
    Hoy sigue solo con su botella.
    ¡¡Que malo son los vicios!!

    besos

    ResponderEliminar
  31. Durísimo relato, tan real como la vida misma

    A veces, el alcoholismo sólo es la punta del iceberg de una vida que se derrumba entre soledades y tristezas. En muchas ocasiones olvidamos que detrás de un alcohólico se esconde un ser humano.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  32. excelente retrato... el alcohol es a veces necesario para olvidar alguna pena o pra divertirse un poco... pero nunca pasar la línea... que es muy delagada.

    bsss. feliz año 2009!!

    ResponderEliminar
  33. José... que puedo decirte? Lamentablemente son más habituales los finales de tu relato que del mío.
    Pero tiene razón Noray, cuántas veces el alcoholismo es la vía de escape de una existencia vacía?
    Excelente relato, como siempre!
    Besos,

    ResponderEliminar
  34. Qué triste en verdad....tu relato nos ha llevado a una realidad que tratamos de eludir pero que está frente a nuestras narices...Tienes el don querido Moderato...el don de la palabra, que es un regalo de Dios.

    ResponderEliminar
  35. Tus relatos van por todos los sentidos...
    un placer sumergirme en ellos..
    cariños

    ResponderEliminar
  36. Buenos di... hip... dias... hip.

    Como siempre... hip... un grandioso escrito... hip... (el tema... hip... hip... de altos grados)

    Perdona la broma... vengo a abrazarte fuertemente... el primero de año -que antes vine silencioso y no lo hice-


    Abrazancos Josef... fantástico Josef...

    ResponderEliminar
  37. Muy duro, si, pero muy bien relatado...Me ha encantado descubrir tu espacio.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  38. Siempre pensé que el mal está dentro de quien lo lleva, no en las drogas (entendiendo el alcohol como una más). E iría más allá, si me lo permites, el mal estaría en este maldito mundo que arruina vidas e ilusiones como quien se merienda pajaritos vivos.

    Pero eso son delirios míos. Tu relato es genial.

    Un beso, jossef

    ResponderEliminar
  39. Mi padre fue un enfermo a causa de su alcoholismo durante muchos años y nunca logró superarlo. Tener ganas de salir de ello es fundamental para conseguirlo, sino por mucho q la gente de su alrededor quiera ayudar jamás lo conseguirá.
    Un relato muy duro pero muy cierto.
    Por cierto pásate por mi casita que llegaron los Reyes! jajajaja
    Un besooooo

    ResponderEliminar
  40. La enumeración inicial de "-ex" hacía prever un final dramático. La lástima es la verosimilitud de lo que relatas...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  41. La vida puede llegar a ser una pesadilla!!!

    Abrazo...

    ResponderEliminar
  42. Esa enfermedad que laque muchos despectivamente dicen "vivio", una adicción incurable pero controlable si el enfermo lo desea. Me ha estremecido profundamente como relatas el momento de la muerte en la que tantas veces pienso...
    Moderato, tienes la facultad de interesar desde el primer momento al lector e ir subiendo el índice hasta llegar a la culminación con esos desenlaces magistrales.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  43. Mis disculpas por mis ausencias de estos ultimos dias, querido amigo, estoy bastante liado con esto del Manifiesto.

    Supongo que a partir del lunes, cuando tengamos el texto definitivo, volveré a la normalidad.

    Un abrazo...!

    ResponderEliminar
  44. Pues los días son muy frios ahora...que bien escribes JOsef, nos planteas la enfermedad,el vicio, las consecuencias... muy bien post.

    ResponderEliminar
  45. GENIAL COMO DE COSTUMBRE... NO ME ACOSTUMBRO JAJAJAJAJ NO ME ARUTINO, NO ME ABURRO MUY POR EL CONTRARIO ME LLEVAS A VOLAR POR LOS LUGARES MAS EXTRAÑOS Y A VECES A LOS LUGARES MAS OSCUROS, Y ESTA MUY BIEN, PORQUE TODO FORMA PARTE DE UNO. VERDAD?

    MIL MIL BESOS MI AMIGO !!!
    QUE TENGAS UN LINDO FIN DE SEMANA
    CUIDATE
    KLAU ♥

    ResponderEliminar
  46. Es la cruda realidad de mucha gente. Los gran olvidados de la vida que viven al otro lado.
    Está magnificamente relatado, me ha gustado mucho.
    Feliz 2009 y gracias por tu visita
    un abrazo
    mj

    ResponderEliminar
  47. Mi infancia se vio frustrada por un padre alcoholico (aleman el)
    Gritos, miedos, encierros, mal tratos... es algo de lo que trato de huir... es el dia de hoy que no bebo ni siquiera para brindar en Navidad.
    Huimos de mi casa... por suerte y desde los 13 años a pesar de tener que luchar sola en la vida... fue mejor que quedarnos en ese infierno.
    Hoy me dejo de herencia el miedo... que aún me persigue.
    De todas maneras amigo, es un post genial.
    Te lleno de luz mi amigo!!!

    ResponderEliminar
  48. Solo GRACIASS!!! Por confiar en mi... tu tambien eres muy valiente!!!
    Te bendigo y vuelvo a llenar de luz!!!

    ResponderEliminar
  49. Hola. Gracias a todos una vez más. Debo deciros que estoy enfrascado o empeñado en escribir algo nuevo e impactante, pero mi mente se niega a darme la receta que otras veces me ha dado a la primera (Las cosas no siempre salen como uno desea). Por ello quizá tarde un poco más en sacar el siguiente post que deseo sea ciento por cien actual, y trate de un tema original o loco o divertido o terrible, pero que resulte muy ameno. Aviso. No voy a hablar de guerras ni crímenes de actualidad, para eso ya nos bombardean los noticiarios y vemos, perplejos e impotentes, como el mundo se auto destruye. Pero en eso también estamos luchando y nuestro amigo DIARIO DE CORNELIVS

    prepara un manifiesto para sacar el 30 de este mes que espero todos apoyemos y publiquemos el mismo día sincronizado.

    uN ABRAZO A TODOS.

    JOSEF.

    ResponderEliminar
  50. Muy, muy bueno Moderato!!!

    Vivir en la orilla de la vida, huérfanos de la sociedad indiferente y con el alcohol como el verdugo inclemente.

    Conmovedor relato Amigo!

    Mi abrazo para Vos!

    PD: también acompaño la publicación del Manifiesto el 30.

    ResponderEliminar
  51. Es muy bueno y tiene el toque necesario para hacer conciencia al lector. Hace tiempo que no bebo, gracias por recordarme que es lo mejor. Felicitaciones.

    Saludos desde México

    Jova

    ResponderEliminar
  52. Tan triste como real; tan bello como crudo.
    Mil cariños

    ResponderEliminar
  53. viene bien crear conciencia de cuando en cuando..
    nunca es demasiado...o tema recurrente...
    yo no bebo ni alcohol..sin embargo he sfrido en mis carnes los problemas de las adicciones en seres cercanos...
    dificil tema amigo...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  54. El alcohol, las drogas, la ludopatía, entre otras son enfermedades que cada vez dejan más victimas como consecuncia y no solo los involucrados, también los que muchas veces no tienen nada que ver en el tema, como los hijos, esposos o esposas, etc.

    ResponderEliminar
  55. Me revive usted preguntas que no logro contestar por años: ¿Por qué el ser humano, desde sus inicios, ha buscado distintos métodos con que alterar su percepción y sus sentidos? ¿Por qué alcohol, tabaco y psicotrópicos menores son aceptados abiertamente en sociedad casi como si fueran travesuras? ¿Por qué hábitos sanos como la sexualidad, en cambio, son sujetos a todo tipo de tapujos y controles sociales, espirituales y gubernamentales?

    ResponderEliminar
  56. De una manera muy explícita haz logrado reflejar el flagelo de las adicciones, ya sea por el alcohol, la droga ò el juego empedernido.
    No hay salvaciòn para estas personas, hasta que no acepten su enfermedad y pongan la voluntad de tratarse terapèuticamente.

    Un fuerte abrazo y mi gran admiraciòn por vos♥

    ResponderEliminar
  57. Amigo Moderato, es muy bueno escribir y hacer pensar sobre estos temas. Excelnte propuesta.

    Te abrazo
    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  58. La realidad mi querido Josep es mucho mas horrible que tus personajes que a pesar de todo les has dado una muerte bastante dulce, la realidad es mucho mas "cutre".
    Besos

    ResponderEliminar
  59. Esta claro que todos los excesos no llevan a ninguna parte, incluidos los de poder, otro tipo de droga, de dificil control.
    Bueno... si, solo llevan a la muerte de manera anti-natural.
    Gracias por la recomendacion hacia el Diario de Cornelivs.
    Saludos.
    Jesus

    ResponderEliminar
  60. Real como la vida misma....
    Temible droga por ser socialmente aceptada.
    Besitos

    ResponderEliminar
  61. Yo como Toro, pienso que unas veces el alcohol es la consecuencia y otras la causa. Tu relato invita a la reflexión dentro del contexto magistralmente ambientado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  62. Se te echa de menos :). Espero que las musas te acompañen, niño.
    Besos enormes

    ResponderEliminar
  63. Si señor! Un perfecto ejemplo de hasta donde se puede llegar.
    Suerte que algunos cuentan con voluntad y/o ayuda para no terminar de caer.
    Puede que si comprendiéramos que esta es una enfermedad, abriéramos los ojos antes y ayudáramos mas... a mi ex, le fue de mucha ayuda aunque mis métodos hayan sido los mas duros y las consecuencias amargas para mi.
    Besos Josef.

    ResponderEliminar
  64. Duro y cruel peo tan real, lamentablemente una droga legal y mas común de lo que quisieramos.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  65. que fuerte¡¡ pero tan real como la vida misma, mi tio murio a causa del alcohool, cuando quiso dejarlo ya fue demasiado tarde

    besitos que tengas un buen dia, muack

    ResponderEliminar
  66. Poco me queda por añadir.. la verdad.pero como bien te comentan, una cruda realidad, a veces tan escondida, que no somos conscientes

    Besos majo!.

    ResponderEliminar
  67. Encontrar este blog ha sido como encontrar un tesoro.
    Poco a poco iré desgranando cada uno de las joyas que esconde.

    Excelente este texto sobre algo tan desgraciadamente común, y no sólo en los "sin techo". Parece que es un mal que corre como la pólvora, y tú lo narras de una manera que provoca el tragarse las letras para llegar antes al final.
    Por eso lo he leído dos veces.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  68. Vaya historia amigo, y un texto tan bien escrito que te engancha hasta el final. Un beso

    ResponderEliminar
  69. José, amigo, tus historias siempre son interesantes y guardan alguna reflexión, algo en que pensar luego...
    El alcoholismo es una enfermedad terrible, como los son todas las adicciones porque requieren la ayuda de la sociedad y esta es la que termina marginando y destruyendo al adicto. Nadie cae en adicciones porque si, siempre hay detrás una persona que sufre y necesita ayuda.
    En lugar de repudiar, ayudar!!!

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  70. vaya historia..........tan real y dolorosa como lo que se vive diariamente........
    estuve trabajando en un centro de recuperación y en verdad, es lamentable ver y asistir a estas personas, que al fin y al cabo, son seres enfermos,faltos de ayuda.......

    un abrazo, querido amigo

    ResponderEliminar
  71. Cada cual elige el camino que quiere transitar, porque siempre hay para elegir, siempre hay caminos alternativos. Esos dos amigos eligieron seguir por uno que no tiene honores póstumos.
    Me gustó el detalle del forcejeo entre ambos, interesante desde el punto de vista psicológico. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs