martes, enero 20, 2009

Ser una estrella.

Habían sido años de preparación para volver a intentarlo. Recordé a Marina. En la primera ocasión ella estuvo conmigo y casi lo logramos, pero fracasamos. En cambio, la noche que regresamos, agotados pero felices, en el hotel, conseguimos algo muy importante: Llegar a la cima del amor, y allí la dejé..., suspendida. Me volví sobre la cama y soñé con el volcán. A la mañana siguiente ella no estaba. En su lugar una nota decía:
“No hay por qué obsesionarse con el fracaso. Un beso”

No la entendí, o fue al revés. Ella no comprendió que yo amaba tanto o más que a ella a la montaña. De aquella fuerza de la naturaleza me enloquecía su frívola desproporción con el hombre, su imprevisibilidad, su dominio, su fortaleza, pero sobre todo su obscena sensualidad y frialdad. Pasé meses en su falda, adivinando lo que nunca veía: Aquella cima apuntalada como un pezón afilado. Cómo sería pisarla, qué habría en el interior de su cráter, y qué me transmitiría cuando llegara. Lo presentía. El volcán haría derramarse mi cuerpo en un edén de sensaciones.

Cierto día conocí a un par de hermanos suizos, me animaron a formar cordada con ellos, pretendían filmar la escalada. Acepté, y lo intentamos de nuevo. Salimos sin dar parte a las autoridades de la iniciativa, pues queríamos sorprender a la prensa y al mundo. Los sorprendidos fuimos nosotros. A tres mil quinientos metros nos inmovilizó una violenta ventisca. Permanecí en la montaña cerca de tres semanas, sin provisiones, con temperaturas de veinte grados bajo cero y los cadáveres de los hermanos a mí lado. Murieron de noche, enterrados por un alud. Yo tenía mi propia tienda que dispuse a unos metros de la suya; que no pereciera con ellos fue pura cuestión de suerte. Desenterrarlos supuso un esfuerzo, tenía el piolet afilado, la decisión, y por supuesto la fuerza, de mi lado. Jan murió al instante, Basil todavía vivía, pero tenía la cadera y la espalda fracturadas. Aterrado, no cesaba de gemir suplicando por su vida. Tras mantenerlo dos días en estado de agonía opté por abrirle la garganta de un tajo; falleció gorgoteando a mis pies.

En la gruta que hallé se estaba bien, excepto por el frío. Cada día nuevas sensaciones me embargaban, como descubrir que un par de dedos del pie se me habían congelado, los cercené con la navaja multiusos mientras me filmaba, vendarme no fue difícil. Sin duda ver la película “¡Viven!,” me resultó útil e incluso, alentador. Cuando comí carne humana ya lo tenía asumido: “Con el proyector de vídeo en buen estado, mi historia daría para rodar un excelente metraje de suspense y supervivencia.” Por ello, supe también una cosa; no moriría, llegaría a la cima. Iba a filmar y narrar mi aventura.

Al fin pareció despejar. Me deshice de los cuerpos y con aliento renovado proseguí mi camino. Tardé dos días, tomando tomas breves, en alcanzar la cota de los cinco mil ochocientos y ahora estaba allí, a cien metros del cráter, iba a culminar. Caminaba deprisa, anteponiendo un pie al otro con una energía desconocida. Los crampones se fijaban a la nieve, resollaba pero no me detenía, debía llegar a la cima antes que anocheciera. De pronto me pregunté. ¿Y si culminaba y allí no encontraba nada que mereciera la pena? ¿Y si aquel volcán no era más que una absurda estafa de la naturaleza? Entonces me entró el pánico, pues todo el montaje y mi película no servirían y jamás tendría éxito. Cuando quise darme cuenta apenas estaba a quince metros de la cima. Me detuve temblando y maldiciendo. ¡Lo sabía! Si el final de la cinta era vulgar y previsible, la película carecería de interés y sería un fracaso. Había que crear un revulsivo de un atractivo y estética inesperados. La idea brotó de mi cerebro con brillante claridad. Ante un final así nadie podría sentirse defraudado. Me propuse marcar con profundidad en la nieve veinte pasos, los veinte pasos del final. Con solemne rotundidad cubrí la distancia enumerándolos de uno en uno, de esa forma se oirían con nitidez en el micro, cuando llegué suspiré emocionado. Dejé caer el piolet y profiriendo una exclamación profunda y desgarrada de victoria, me arrojé sobre la nieve; un dolor mordió mi tórax, un alarido salvaje surgió de mis entrañas y ardí como las llamas de un infierno. Me di cuenta entonces, de forma chapucera y despreocupada, había ido a caer sobre el filo del utensilio que emergía sobre la nieve. La punta atravesaba mi pecho y me empalaba de través. De entrada me asusté y permanecí mudo de asombro y dolor pero, mientras me extinguía, lo comprendí. ¡Era la obra de un maestro! Iba a fallecer culminada la ascensión. Arrastrándome, tomé la cámara y me filmé atravesado por el piolet, sangraba por la boca y vomitaba sangre, y todo, sin cesar de sostener mi sonrisa triunfadora. Ahora sí estaba completo el rodaje. Cuando encontraran la cámara sería un éxito. Sin apenas poner los pies en la cima, iba a ser una estrella. Fallecí con una sonrisa entre dientes, reflejo de mi categórico estado de euforia.

José Fernández del Vallado. Josef. Ene 2009.

Reacciones:

103 libros abiertos :

  1. Un relato emocionante y muy bien escrito.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Todo lo que sube baja y además engancha.

    Necesitamos un estimulo para andar, un objetivo hacia donde ir.

    Algunas veces cuesta encontrar esa meta y aún más ese motivo.

    Dichosos los iluminados que mueren felices.

    Trepidante MOderato, cada día mejor.

    ResponderEliminar
  3. Hoy... prosa. Una prosa enganchadora desde el principio hasta el final...

    20 pasos... y llegaste... 20 pasos y finalizaste...


    Que pedazo escritor...

    Emhorabuena... abrazos

    ResponderEliminar
  4. Fantástico y espeluznante relato, amigo...Increible!

    El protagonista se fijó en su objetivo y nada ni nadie lo apartó de el.

    Un abrazo...!

    ResponderEliminar
  5. En efecto: el ansia del éxito nos lleva, casi siempre, al mayor de los fracasos.
    Buen relato.

    ResponderEliminar
  6. Triste manera de ser una estrella pero bonito relato.
    Muuuuuuacks!

    ResponderEliminar
  7. Que fuerte!!. Ojalá que encuentraran la cámara para que toda su odisea no fuera en vano.

    Me ha encantado, escribes maravillosamente bien.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡Joooo!!!! Que bien!!!!
    Además lo consiguió... llego a donde tenía que llegar.
    Besos y amor.
    Son fascinantes tus historias.
    je
    je
    je

    3 jes es lo máximo ¡ja!

    ResponderEliminar
  9. Tremendo Jose!

    Insuperable,

    creo que me voy

    a la Isla y

    me lo llevo todo!

    besos

    ResponderEliminar
  10. waaauuuuuuu!!! has conseguido engancharme desde el principio!!
    muy buen relato!!
    Felicidades!!!

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado tu historia..me tenias enganchada desde el principio a ella...sublime ese final...
    Enhorabuena y gracias por compartir estas historias con nosotros.
    Un besito y una estrella.
    Mar

    ResponderEliminar
  12. La vanidad puede producir todo eso y más.
    Excelente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. amo a quién tiene un sueño y hace lo imposible por conseguirlo........
    hermoso relato,querido amigo!!!!!!!

    un enorme abrazo

    ResponderEliminar
  14. Escalofrios de todo tipo me acompañaron durante esta lectura...
    Excelente...
    Un beso, Josef

    ResponderEliminar
  15. Todo por el ego, hasta la vida?

    No vale la pena, creo :)

    Me gusta, es duro, es real.

    Estoy bien, algo decepcionada, pero también pienso que por un garbanzo, no se estropea un cocido, aunque me hace cuestionarme, si soy demasiado idiota y confiada. Después de algo así, me siento traicionada, pero también, habéis sido tantos los que me habéis apoyado que estoy desbordada de cariño. Gracias, amigo, te quiero.Besos

    ResponderEliminar
  16. Todo vale.
    Engreimiento desproporcionado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Un texto salvaje y cautivador. Quizás una búsqueda brutal de uno mismo, llevada a sus últimas consecuencias.
    Engancha hasta el final.

    Un beso.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  18. A veces nos entretenemos
    en jugar a ser dioses
    y se nos va la vida
    en nuestra propia vanidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Tremendo, extremecedor relato. Morir con la satisfacción cumplida de haber superado todo un reto.
    Me ha encantado, te felicito.
    Un beso
    mj

    ResponderEliminar
  20. Tu relato tan fuerte como siempre, es un placer leerte, se tiene la sensación de esta subiendo la montaña con el protagonista, la escena de la habitación genial muy bien representada amigo, sin querer sale lo que lleva dentro el escritor.

    Un abrazo y hasta otro momento como este un poco frio por la nieve...

    ResponderEliminar
  21. amigo mio moderato....diculpame no te he leido hoy....pido perdon por eso...ya que es un placer leerte....tengo demasiado trabajo apenas puedo publicar un sentimiento....
    solo queria dejarte saludos y mucho besines....
    espero que esteis muy bien....
    besines !
    sau :)

    ResponderEliminar
  22. Me has enganchado desde que ha empezado el relato, pero es aterrador, ninguga montaña vale tres vidas. Un beso

    ResponderEliminar
  23. Impactada quedé con esta lectura, quizás demasiado fuerte? pero así son las pasiones humanas, tu narrativa insuperable.
    Besos,

    ResponderEliminar
  24. Eso sí es morir venciendo!

    Me ha encantado leerte, como siempre. Preciosas las similitudes hechas a la montaña y al cuerpo femenino...

    Besos Josef:)

    ResponderEliminar
  25. Unos mueren por patriotismo y otros ironicamente, por ego... ambas cosas bastante parecidas.

    Me tuviste metida en la historia desde el comienzo.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  26. ¡Madre mía!. El texto, precioso. La historia...fuerte, fuerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Es de premio, pero aunque me ha gustado mucho la forma, el tema ( admito que es muy bueno, como ya te digo, de concurso y premio) no me gusta... Demasiado escalofriante para mí. Esta noche soñaré ;)
    Enhorabuena pedazo de escritor

    ResponderEliminar
  28. Hoy llego a agradecerte la visita y tus palabras, siempre es un gusto encontrarse en este maravillosos mundo de los blogs y poder leer relatos tan buenos como tu historia.
    Yo también me enlacé a tu blog para no perderte....nos encontraremos seguido.
    Besos desde mi México.
    Marisel

    ResponderEliminar
  29. Uuuugg, que triste eliminar de tajo todo toda la esencia del ser, con la única idea de sucumbir ante la vanidad y el ego desmedido. Es bueno ser constante y por qué no ambicioso, pero todo tiene un límite. El relato exquisito, como siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Buenas tardes Josef.
    Una vez mas, me has cautivado con este relato.
    Saludos.
    jesus

    ResponderEliminar
  31. Precioso relato, me gusta mucho leerte.

    besos

    ResponderEliminar
  32. Tus escritos siempre tienen tu encanto, los que tú les das con tus pinceladas de colores mágicos.

    ResponderEliminar
  33. Estupendo relato...y muy bien descrito...lo que le pasa al final es bien merecido porque en la vida no solo existe el triunfo...hay cosas mas importantes...y su pareja se dio cuenta de ello...besitos

    ResponderEliminar
  34. Pisar las cumbres de las montañas tiene algo adictivo de eso saben muchos los montañeros,pero llevarlo hasta el límite es algo sublime, besos Josep

    ResponderEliminar
  35. Qué texto tan fuerte y fascinante, un placer conocer tu libro abierto.
    Gracias por haber llegado hasta mi Pampa. Nos seguimos...

    ResponderEliminar
  36. Madre mía... yo que estoy al ladito de grandes montañas puedo entender esa obsesión... pero no la comparto, la montaña es una mujer peligrosa...

    Besicos

    ResponderEliminar
  37. Uff muy fuerte! Pero que buen relato
    Lo que no pueda la vanidad….
    Es un placer leerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. Qué tipo mas colgao... se me ocurre! jeje

    A eso lo llamo yo el triunfo a toda costa, la codicia y la arrogancia del ego, del que no ve más allá de sus narices.

    Y al fin no dejó de tener una muerte dulce, según sus parámetros. Final feliz...

    Un beso, Josef (retorcido te has puesto, jaja)

    ResponderEliminar
  39. ¡Qué fuerte!
    de lo que son capaces algunos por un minuto de ¿gloria?
    Trasladado al día a día, cuántos hay por ahí con este grado delirante del ego. Que terror.

    Me gustó el relato y admiro tu imaginación.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  40. Sencillamente espectacular!
    Excelente relato!
    Besos,

    ResponderEliminar
  41. Buen relato, y en sintonía con lo que lamentablemente ocurre en todas las temporadas de descanso.
    Suponen que ser una estrella, se logra intentando tocarlas...
    Estoy leyendo "El entenado", de Saer, y lo recordé debido a la alusión de canibalismo que vive en tu cuento. Si no lo has leído, lo recomiendo con creces, ya que este maravilloso escritor, nos narra con una prosa exquisita, las experiencias y sensaciones y de un naufrago, que es adoptado por aborígenes que se alimentan de sus propia especie.
    Gracias por tus palabras, saludos.

    ResponderEliminar
  42. buenisimo¡¡¡¡¡¡¡¡¡ me quede un poco impresionada con lo de la garganta........realmente es emocionante leerte
    besos

    ResponderEliminar
  43. wooouuuuu, como me ha gustado leerte, es impresionante lo que has escrito y como lo has escrito, me encanta..
    Un beso muy dulce

    ResponderEliminar
  44. como se diría en lo popular...en la puerta del horno se quema el pan
    la ansiedad siempre nos hace tropezar , tambalear y hasta caer cuando estamos a un punto de alcanzar la gloria...y otras sólo nos hace pasar susto ,será para que siempre tengamos en la conciencia la posibilidad del fracaso?

    como siempre ha sido un placer leerte
    tus relatos adquieren fueza y mucho imán a medida que uno se va internando en sus pasajes

    muakismuakis de día miércoles

    ResponderEliminar
  45. Un relato impactante querido Jose. Intenso y devastador, este texto cimbra y hace sangrar el alma.

    Te felicito.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  46. Un primo mío, cuando escalaba y se veía en una situación apurada de esas a las que no se ve salida siempre recurría a la "Señorita Francis".

    Señorita Francis, ¡tengo un problema!

    Y es que la "seño" Francis fue una institución radiofónica, con cosas así:

    Pregunta.- Señorita Francis, hace veinte años que no veo a mi novio, solo lo conocí un día y estaba borracho ¿qué opina usted?

    Respuesta.- Hija mía, a veces, los hombreeeeesssss...

    ResponderEliminar
  47. Todo pasión, me gustóoo¡¡¡;)))

    UN BESAZOOOOOOO¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  48. ...una muerte con una sonrisa y sensacion de victoria...que fuerte!!!

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  49. Gracias por tu visita.
    Tienes tres blogs estupendos, de vez, en cuando nos pasaremos por aquí.
    Saludos y gracias

    ResponderEliminar
  50. Como siempre, nos obsequias con tus estupendos relatos. Sabes que me gusta leerte.

    ResponderEliminar
  51. Muchas personas sienten el exito como un fracaso, en este caso llegar a la cima, valio la pena???
    El realto me encantó cielo!!!
    Eres un genio escribiendo...
    Ya lo sabes, te lo dicen siempre!!!
    Te lleno de luz mi querido amigo!!!

    ResponderEliminar
  52. Genial relato. Uno se siente enjuto leyéndote.

    Nunca es tarde para volver a intentarlo. Queda claro.

    Abrazos admirados

    ResponderEliminar
  53. hhmmm, hay maneras y maneras de lograr lo que se quiere, y mas aun disfrutars de esto.
    grandioso relato como siempre Josef
    besos

    ResponderEliminar
  54. me a encantado la historia, con un final muy impactante
    es siempre un placer leerte
    saluditos

    ResponderEliminar
  55. Me invitaste a conocerte y a partir de ahora por aquí seguiré....

    besitos grandotes...

    ResponderEliminar
  56. Un relato vivo, con una cadencia que estimula los sentidos y que lo rematas de un modo impactante.
    Una lectura que crea adición.
    Abrazos de reconocimiento

    ResponderEliminar
  57. Mr. TAS dijo...
    leerte es una maravilla...
    20 de enero de 2009 12:06
    Muchas gracias amigo. Saludos.


    Juan Luis G. dijo...
    Un relato emocionante y muy bien escrito.


    20 de enero de 2009 12:30
    me alegro que te guste. Gracias. Saludos.

    Luz de Gas dijo...
    Todo lo que sube baja y además engancha.

    Necesitamos un estimulo para andar, un objetivo hacia donde ir.

    Algunas veces cuesta encontrar esa meta y aún más ese motivo.

    Dichosos los iluminados que mueren felices.

    Trepidante MOderato, cada día mejor.
    .
    20 de enero de 2009 12:37
    Amigo Juan y tú cada día visitándome, es un placer tenerte aquí. Un abrazo.

    PICOBUFI dijo...
    Hoy... prosa. Una prosa enganchadora desde el principio hasta el final...

    20 pasos... y llegaste... 20 pasos y finalizaste...


    Que pedazo escritor...

    Emhorabuena... abrazos
    20 de enero de 2009 12:39
    Y tú un poetazo!!!! Muchas gracias amigo Picobuufi

    Cornelivs dijo...
    Fantástico y espeluznante relato, amigo...Increible!

    El protagonista se fijó en su objetivo y nada ni nadie lo apartó de el.

    Un abrazo...!
    20 de enero de 2009 12:46
    Hola Cornelius gracias. Sigo a la espera de tu importante manifiesto. abrazos

    Pedro Ojeda Escudero. dijo...
    En efecto: el ansia del éxito nos lleva, casi siempre, al mayor de los fracasos.
    Buen relato.
    20 de enero de 2009 12:47
    Gracias Pedro. Un abrazo.

    Lara dijo...
    Triste manera de ser una estrella pero bonito relato.
    Muuuuuuacks!
    20 de enero de 2009 12:52
    Así es triste jajajaja pero ficticio. Un beso!

    Lúa dijo...
    terrorífico.....un besito.
    20 de enero de 2009 13:14
    Te ha dado miedo? Espero que no mucho jejeje

    verdial dijo...
    Que fuerte!!. Ojalá que encuentraran la cámara para que toda su odisea no fuera en vano.

    Me ha encantado, escribes maravillosamente bien.

    Un abrazo
    20 de enero de 2009 13:19
    Eso espero y sino… pues por malvado se queda sin publicidad jajaja. Gracias Verdial
    sedemiuqse dijo...
    ¡¡¡Joooo!!!! Que bien!!!!
    Además lo consiguió... llego a donde tenía que llegar.
    Besos y amor.
    Son fascinantes tus historias.
    je
    je
    je

    3 jes es lo máximo ¡ja!
    20 de enero de 2009 13:24
    Hola amiga, ya n9os vamos conociendo. Eres una gran escritora. Un abrazo.

    mia dijo...
    Tremendo Jose!

    Insuperable,

    creo que me voy

    a la Isla y

    me lo llevo todo!

    besos
    20 de enero de 2009 13:30
    Me gustará conocer esa isla algún día, ay tengo los dientes afilados por saber cómo es jajaja. Besos!

    Jonaina A. dijo...
    waaauuuuuuu!!! has conseguido engancharme desde el principio!!
    muy buen relato!!
    Felicidades!!!
    20 de enero de 2009 13:54
    Gracias jofaina. Un abrazo.

    mar ...
    Me ha encantado tu historia..me tenias enganchada desde el principio a ella...sublime ese final...
    Enhorabuena y gracias por compartir estas historias con nosotros.
    Un besito y una estrella.
    Mar
    20 de enero de 2009 14:02
    El final de verdad me ha quedado bien? Me costó darle ese punto. No se´…. Un abrazo!

    TORO SALVAJE dijo...
    La vanidad puede producir todo eso y más.
    Excelente.

    Saludos.
    20 de enero de 2009 14:36
    Gracias Toro siempre presente. Un saludo!


    Adrisol dijo...
    amo a quién tiene un sueño y hace lo imposible por conseguirlo........
    hermoso relato,querido amigo!!!!!!!

    un enorme abrazo
    20 de ene ro de 2009 14:48
    Pues mi protagonista fue creando su sueño de forma imparable en un ascenso de locura jajaja Saludos!


    SELMA dijo...
    Escalofrios de todo tipo me acompañaron durante esta lectura...
    Excelente...
    Un beso, Josef
    20 de enero de 2009 14:55
    Gracias Selma no te asutes eh? Besos…

    DianNa_ dijo...
    Todo por el ego, hasta la vida?

    No vale la pena, creo :)

    Me gusta, es duro, es real.

    Estoy bien, algo decepcionada, pero también pienso que por un garbanzo, no se estropea un cocido, aunque me hace cuestionarme, si soy demasiado idiota y confiada. Después de algo así, me siento traicionada, pero también, habéis sido tantos los que me habéis apoyado que estoy desbordada de cariño. Gracias, amigo, te quiero.Besos
    20 de enero de 2009 15:01
    Mi querida DianNa yo tambien te quiero. Eres una persona incalificable, eres suprema!!!!!!!Abrazos!

    Arantza G. dijo...
    Todo vale.
    Engreimiento desproporcionado.
    Un beso.
    20 de enero de 2009 15:30
    Gracias Aranta. Un abrazo!


    Soledad Sánchez M. dijo...
    Un texto salvaje y cautivador. Quizás una búsqueda brutal de uno mismo, llevada a sus últimas consecuencias.
    Engancha hasta el final.

    Un beso.

    Soledad.
    20 de enero de 2009 16:03
    Me ha gustado eso de salvaje jejeje. Gracias!

    Noray dijo...
    A veces nos entretenemos
    en jugar a ser dioses
    y se nos va la vida
    en nuestra propia vanidad.

    Un abrazo
    20 de enero de 2009 16:11
    Demasiadas veces, y somos ínfimos! Abrazos!


    M. Jose dijo...
    Tremendo, extremecedor relato. Morir con la satisfacción cumplida de haber superado todo un reto.
    Me ha encantado, te felicito.
    Un beso
    mj
    20 de enero de 2009 16:30
    Reto superado!!!! Jjajaja eso me recuerda a un programa de la tele nooooooo!!!!Un saludo!


    La Gata Coqueta dijo...
    Tu relato tan fuerte como siempre, es un placer leerte, se tiene la sensación de esta subiendo la montaña con el protagonista, la escena de la habitación genial muy bien representada amigo, sin querer sale lo que lleva dentro el escritor.

    Un abrazo y hasta otro momento como este un poco frio por la nieve...
    20 de enero de 2009 17:09
    Si un poco heladito jejejejeje Saludos.

    SAUVIGNONA dijo...
    amigo mio moderato....diculpame no te he leido hoy....pido perdon por eso...ya que es un placer leerte....tengo demasiado trabajo apenas puedo publicar un sentimiento....
    solo queria dejarte saludos y mucho besines....
    espero que esteis muy bien....
    besines !
    sau :)
    20 de enero de 2009 17:22
    Saludos amiga. Cuídate mucho!

    Isabel dijo...
    Me has enganchado desde que ha empezado el relato, pero es aterrador, ninguga montaña vale tres vidas. Un beso
    20 de enero de 2009 18:50
    Si no engancha no sirve la lectura ese es uno de mis principios jeje abrazos!


    Soñadora dijo...
    Impactada quedé con esta lectura, quizás demasiado fuerte? pero así son las pasiones humanas, tu narrativa insuperable.
    Besos,
    20 de enero de 2009 18:54
    Así es las pasiones nos pueden…. Saludos!

    Sibyla dijo...
    Eso sí es morir venciendo!

    Me ha encantado leerte, como siempre. Preciosas las similitudes hechas a la montaña y al cuerpo femenino...

    Besos Josef:)
    20 de enero de 2009 19:00
    El protagonista era un vencedor a la usanza. Arrolla a los demás pero gana. En resumen un cabrito!

    Capochoblog dijo...
    Unos mueren por patriotismo y otros ironicamente, por ego... ambas cosas bastante parecidas.

    Me tuviste metida en la historia desde el comienzo.

    Besos :)
    20 de enero de 2009 19:42
    Así es ironía al poder!!!!! jajajajaajSalu!

    Celia dijo...
    ¡Madre mía!. El texto, precioso. La historia...fuerte, fuerte.
    Un abrazo
    20 de enero de 2009 19:54
    Gracias Celia. Me agrada que te haya gustado!

    Amig@mi@ dijo...
    Es de premio, pero aunque me ha gustado mucho la forma, el tema ( admito que es muy bueno, como ya te digo, de concurso y premio) no me gusta... Demasiado escalofriante para mí. Esta noche soñaré ;)
    Enhorabuena pedazo de escritor
    20 de enero de 2009 20:42
    Nooooo. Tanto como de premio no creo. Quedaría el segundo o tercero, siempre quedo en esa posición jajajajaja Ya está bien no?

    MARISEL dijo...
    Hoy llego a agradecerte la visita y tus palabras, siempre es un gusto encontrarse en este maravillosos mundo de los blogs y poder leer relatos tan buenos como tu historia.
    Yo también me enlacé a tu blog para no perderte....nos encontraremos seguido.
    Besos desde mi México.
    Marisel

    20 de enero de 2009 20:45
    Gracias marisel ya empezamos a conocernos y eso es bueno!

    delfin en libertad dijo...
    Uuuugg, que triste eliminar de tajo todo toda la esencia del ser, con la única idea de sucumbir ante la vanidad y el ego desmedido. Es bueno ser constante y por qué no ambicioso, pero todo tiene un límite. El relato exquisito, como siempre. Un abrazo.
    20 de enero de 2009 20:48
    En efecto todo tiene un límite y el mundo se está excediendo del llímite no te parece?

    JESUS y ENCARNA dijo...
    Buenas tardes Josef.
    Una vez mas, me has cautivado con este relato.
    Saludos.
    Jesús
    20 de enero de 2009 20:55
    Gracias amigos me alegra mucho sentiros ya que no puedo veros jeje. Un abrazo!



    MAYTE dijo...
    Precioso relato, me gusta mucho leerte.
    besos
    20 de enero de 2009 22:58
    Gracias Mayte. Un beso!
    María dijo...
    Tus escritos siempre tienen tu encanto, los que tú les das con tus pinceladas de colores mágicos.
    20 de enero de 2009 23:33
    Gracias querida maría. Hago todo lo que puedo….

    Arwen dijo...
    Estupendo relato...y muy bien descrito...lo que le pasa al final es bien merecido porque en la vida no solo existe el triunfo...hay cosas mas importantes...y su pareja se dio cuenta de ello...besitos
    20 de enero de 2009 23:34
    Me gustan las descripciones, así todo se ve algo más claro no? Un beso!

    ESCAECER dijo...
    Pisar las cumbres de las montañas tiene algo adictivo de eso saben muchos los montañeros,pero llevarlo hasta el límite es algo sublime, besos Joseph
    20 de enero de 2009 23:41
    Así es escaecer…sublime. Gracias por tu visita.

    Soy una estrella en este firmamento pampeano dijo...
    Qué texto tan fuerte y fascinante, un placer conocer tu libro abierto.
    Gracias por haber llegado hasta mi Pampa. Nos seguimos...
    20 de enero de 2009 23:51
    Gracias desde mi secano de España por venir. Un abrazo!

    Belén dijo...
    Madre mía... yo que estoy al ladito de grandes montañas puedo entender esa obsesión... pero no la comparto, la montaña es una mujer peligrosa...

    Besicos
    21 de enero de 2009 7:36
    Es una mujer peligrosa jajaja Tu lo has dicho. Un beso!

    LUCIA-M dijo...
    Uff muy fuerte! Pero que buen relato
    Lo que no pueda la vanidad….
    Es un placer leerte.
    Un beso.
    21 de enero de 2009 10:11
    Felicitaciones Lucía por tu éxito en el juicio. No me cansaré de repetirlo! Suerte!


    Margot dijo...
    Qué tipo mas colgao... se me ocurre! jeje

    A eso lo llamo yo el triunfo a toda costa, la codicia y la arrogancia del ego, del que no ve más allá de sus narices.

    Y al fin no dejó de tener una muerte dulce, según sus parámetros. Final feliz...

    Un beso, Josef (retorcido te has puesto, jaja)
    21 de enero de 2009 12:06
    Siiiiiii se me debe haber retorcido el estómago je, Ya ves así me ha salido!

    Trini dijo...
    ¡Qué fuerte!
    de lo que son capaces algunos por un minuto de ¿gloria?
    Trasladado al día a día, cuántos hay por ahí con este grado delirante del ego. Que terror.

    Me gustó el relato y admiro tu imaginación.

    Un abrazo
    21 de enero de 2009 12:41
    UHF Pues estoy perdiendo enteros en eso de imaginar. Me gustaría poder imaginar mucho más todavía…

    Claudia Sánchez dijo...
    Sencillamente espectacular!
    Excelente relato!
    Besos,
    21 de enero de 2009 13:57
    Gracias claudia una vez más. Un besico!

    Vanidoso dijo...
    Buen relato, y en sintonía con lo que lamentablemente ocurre en todas las temporadas de descanso.
    Suponen que ser una estrella, se logra intentando tocarlas...
    Estoy leyendo "El entenado", de Saer, y lo recordé debido a la alusión de canibalismo que vive en tu cuento. Si no lo has leído, lo recomiendo con creces, ya que este maravilloso escritor, nos narra con una prosa exquisita, las experiencias y sensaciones y de un naufrago, que es adoptado por aborígenes que se alimentan de sus propia especie.
    Gracias por tus palabras, saludos.
    21 de enero de 2009 13:57
    Hola amigo. Agradecido por tu visita. Saludos!

    SILVIA dijo...
    buenisimo¡¡¡¡¡¡¡¡¡ me quede un poco impresionada con lo de la garganta........realmente es emocionante leerte
    besos
    21 de enero de 2009 14:15
    Gracias silvia, sí un poco fuerte no????Un abrazo!

    CalidaSirena dijo...
    wooouuuuu, como me ha gustado leerte, es impresionante lo que has escrito y como lo has escrito, me encanta..
    Un beso muy dulce
    21 de enero de 2009 15
    Gracias mi amiga. Me alegra saberlo. Un abrazo!

    §♫*€lisa*♫§ dijo...
    como se diría en lo popular...en la puerta del horno se quema el pan
    la ansiedad siempre nos hace tropezar , tambalear y hasta caer cuando estamos a un punto de alcanzar la gloria...y otras sólo nos hace pasar susto ,será para que siempre tengamos en la conciencia la posibilidad del fracaso?

    como siempre ha sido un placer leerte
    tus relatos adquieren fueza y mucho imán a medida que uno se va internando en sus pasajes

    muakismuakis de día miércoles
    21 de enero de 2009 15:37
    Así es Elisa en la puerta del horno jajajaja. Un abrazo!

    angélica beatriz dijo...
    Un relato impactante querido Jose. Intenso y devastador, este texto cimbra y hace sangrar el alma.

    Te felicito.

    Un beso grande.
    21 de enero de 2009 16:23
    Me alegra. Gracias sin vosotros no soy nadie. Un beso!

    amigoplantas dijo...
    Un primo mío, cuando escalaba y se veía en una situación apurada de esas a las que no se ve salida siempre recurría a la "Señorita Francis".

    Señorita Francis, ¡tengo un problema!

    Y es que la "seño" Francis fue una institución radiofónica, con cosas así:

    Pregunta.- Señorita Francis, hace veinte años que no veo a mi novio, solo lo conocí un día y estaba borracho ¿qué opina usted?

    Respuesta.- Hija mía, a veces, los hombreeeeesssss...
    21 de enero de 2009 16:37
    jajajajajEs que la señorita Francis daba para mucho! Gracias.

    Mamen dijo...
    Todo pasión, me gustóoo¡¡¡;)))

    UN BESAZOOOOOOO¡¡¡¡¡
    21 de enero de 2009 16:52
    Igualmente querida amiga!!!!!!!
    Luar dijo...
    ...una muerte con una sonrisa y sensacion de victoria...que fuerte!!!

    Abrazo.
    21 de enero de 2009 17:47
    Jejejee me gustan las muertes victoriosas. Abrazos!
    Noelia Cano Vidal dijo...
    Gracias por tu visita.
    Tienes tres blogs estupendos, de vez, en cuando nos pasaremos por aquí.
    Saludos y gracias
    21 de enero de 2009 17:52
    Igualmente por la tuya. Seguiremos en contacto. Besos!

    Maria Jesús dijo...
    Como siempre, nos obsequias con tus estupendos relatos. Sabes que me gusta leerte.
    21 de enero de 2009 19:31
    Gracias amiga mía. Un abrazo!
    SOL dijo...
    Muchas personas sienten el exito como un fracaso, en este caso llegar a la cima, valio la pena???
    El realto me encantó cielo!!!
    Eres un genio escribiendo...
    Ya lo sabes, te lo dicen siempre!!!
    Te lleno de luz mi querido amigo!!!
    21 de enero de 2009 20:02
    Gracias Sol eres un encanto. Gracias por tus criticas! Un abrazo!

    SOMMER dijo...
    Genial relato. Uno se siente enjuto leyéndote.

    Nunca es tarde para volver a intentarlo. Queda claro.

    Abrazos admirados
    21 de enero de 2009 20:25
    Sommer te debo muchas visitas. Gracias de nuevo!
    Bitter dijo...
    hhmmm, hay maneras y maneras de lograr lo que se quiere, y mas aun disfrutars de esto.
    grandioso relato como siempre Josef
    besos
    21 de enero de 2009 20:32
    Me agrada cuando vienes a verme Bitter. Maestra de la música y del software! Besos!
    Juani lopes dijo...
    me a encantado la historia, con un final muy impactante
    es siempre un placer leerte
    saluditos
    21 de enero de 2009 20:42
    Gracias juani, una vez más….

    ResponderEliminar
  58. Me ha gustado tu visita. Eres bien recibido en mi diván.
    Yo volveré más a menudo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  59. Un final realmente gore...

    Encantado de conocerte y gracias por tu comentario!

    ResponderEliminar
  60. Los sueños, deseos y nuestra actitud nos hacen llegar al lugar de nuestros sueños... excelente relato.

    Te abrazo
    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  61. A veces pienso que la pasión es un arma de doble filo. Poner el alma en un proyecto puede ser devastador cuando el proyecto no funciona, o sólo funciona amedias.
    Al final sólo le queda el consuelo de que alguien encuentre la cámara, ¿y si no es así?.

    Pero también es esa misma pasión la que puede inspirarnos para admitir que algo no ha salido bien (aceptar el fracaso no significa que no vayamos a superarlo) y a buscar otra salida.
    El protagonista finge alegría cuando en realidad es resignación al mal acierto de sus actos.
    Estremecedor relato que nos enseña muchísimo.
    Gracias por regalarnos cosas como esta.
    Un besito desde mi mundo y mil disculpas por mi ausencia, he estado liadilla.

    ResponderEliminar
  62. Besos que traspasan pantallas y distancias, porque se dan con el corazón para ti, amigo.

    :)

    ResponderEliminar
  63. Venia a agracecerte ese apoyo depositado en mi eclipse para el concurso.
    Gracias.
    Un besito y una estrella.
    Mar

    ResponderEliminar
  64. Vale, está bien conseguir objetivos, vale está bien ese puntito de vanidad que siemrpe hay q alimentarla a la par que la humildad, pero compañero morir por ello???
    No sé yo no me atrevo a tanto

    Muakkkkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  65. Tremendo relato que engancha al lector. Vanidad extrema que domina al hombre. Estupendo como siempre, querido amigo.
    Un abrazo y gracias por estar cerca.

    ResponderEliminar
  66. Tengo poquito tiempo pero no he podido parar de leer tu relato, es precioso me engancho. Como siempre es un placer leerte.
    Ah! con el comentario que dejaste en mi post estoy total y absolutamente de acuerdo contigo.
    Gracias por tu visita y un besote gordo.
    Ando a carreras pero te seguiré
    Bsss

    ResponderEliminar
  67. Vuelvo para decirte algo, no se a quién le pusiste un comentario, pero no estoy de acuerdo creo que eres una persona sencilla y de una gran sensibilidad, es la percepción que tengo y me equivoco pocas veces en ésto, en otras cosas mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  68. Precioso blog. yo tb me quedo con tu link y te seguiré. Me gusta como escribes. Gracias por tus comentarios en el mio.
    Besos

    ResponderEliminar
  69. Guauuuu Moderato!!!! Has mantenido la adrenalina del lector a full, desde el comienzo hasta el punto final!

    Es un relato lleno de pasión, como forma de vida y de muerte!

    Claro, me trajiste el episodio de los uruguayos en la Cordillera de Los Andes (en los años 70) e incluso, la historia muy reciente (hace diez días)de un grupo de andinistas.
    Sucede que esta época (enero y verano)se escala el Aconcagua, la segunda montaña más alta del mundo (casi 7000 metros)
    Como todos los años, el coloso se queda con la vida de varios deportistas, lamentablemente, sobre todo por la inestabilidad del clima.

    Mientras te leo, veo desde mi ventana el Aconcagua, un Gran Marco para tu excelentísimo trabajo!

    Besazo Amigo! Muchas Gracias!

    ResponderEliminar
  70. Siempre he admirado a las personas que se dedican a escalar montañas y ver como entre tantas dificultades pueden llegar a la cima.
    Así la vida misma.
    Llegaste en tu relato.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  71. Mi querido amigo, supiste dotar a tu relato de la intriga y el dramatismo que sin duda necesitaban y dejas en el aire el tema, para que cada uno piense lo que quiera. La estupidez del ser humano, su absurda idea de la gloria, su miedo pertinaz al fracaso, el superar retos contra viento y marea, el afán de supervivencia, etc, etc. Sea como sea, logras hacer pensar al que te lee, aunque yo personalmente, me hubiera quedado con Marina. Con ese nombre, me ganó desde el principio. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  72. Lo malo de que yo lea todo esto es que luego no descanso.

    De todos modos un relato muy bueno.


    Un saludo, Paz

    ResponderEliminar
  73. Hola Jose, magnifico relato, claramente nos muestras ese espiritu humano que todos tenemos de superacion y de querer con todas las fuerzas las cosas con el corazon, mas cuando las cosas se ponen dificiles se presenta el guardian del umbral a ponernos ideas en la cabeza, y el afan se trastoca drasticamente, muy bueno te felicito me gano desde el principio
    Besos
    Janeth

    ResponderEliminar
  74. José antes que nada agradecerte que tu visita a mi blog me haya traido hasta aqui y conocerte.
    Que hayas opinado tan lindo de lo que yo hago, es, después de leerte un halago mayúsculo.
    Que me he quedado con la boca abierta, el personaje que aparece es tan humano y tan bien acabado, que me pareció haberlo conocido, al punto de casi decirle, "HAS MUERTO EN TU LEY, MI AMIGO"

    Que aqui me tendrás a diario y que por alli te espero.

    Cariños

    ResponderEliminar
  75. Al principio de leer la entrada creí que era un relato real, que te había pasado. Luego...

    Qué maravilla de palabras enlazadas que forma esta historia de absurdos delirios de grandeza.

    Gracias por tu paso y palabras en mi blog. Lo iré haciendo con alguna de las entradas del antiguo, que lo tenía en otra plataforma.

    Te enlazo para no perderte de vista.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  76. Nunca he escalado, aún a pesar de mis enormes deseos internos...

    Hey Josef querido, me has dado un propósito para este año que anda "iniciando"!

    Creo que mi espíritu aventurero ha despertado. =D

    Abrazos.
    Salta Valiente!

    ResponderEliminar
  77. Tus relatos como siempre fantasticos.

    ResponderEliminar
  78. Si te sirve de consuelo, yo habría fallecido contigo. A 15 metros de la cima jamás me daría la vuelta. Sé que los montañeros y escaladores profesionales es lo primero que aprenden...
    Moriría. Estoy segura

    ResponderEliminar
  79. Siempre me voy de este tu rincón
    Con una buena sensación.
    Es un placer leerte
    Un beso.

    ResponderEliminar
  80. No es fácil encontrar un texto que produzca tantas palabras en los lectores, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  81. Un texto muy bien escrito y muy emiocionante. Me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  82. impactada querido estoy..pero tan bien escrito.. como siempre, me dejas ahí ahí pensando;)
    Buen finde guapo!.

    ResponderEliminar
  83. Me has enganchado desde el principio, y el final me ha parecido macabro, nunca te he dicho que tengo mucha imaginacion y cuando leo, mi mente monta un escenario en mi cabeza y dibuja cada letra,cada sentimiento ilustrado, asi que me vi al tio tal y como lo describes, asi que por eso me parecio macabro. Pero me ha encantado, yo personalmente no perderia la vida por unos segundos de gloria ,ya que como podrias disfrutarlos una vez muerto. Yo no lo veo como triunfador la verdad, jajajajja un besazo amigo

    ResponderEliminar
  84. Josef, te deseo que pases un buen finde¡¡¡;))

    TE DEJO BESOSSSS Y ABRAZOOSSSS¡¡

    ResponderEliminar
  85. qué tensión! me ha encantado (siempre me gustaron los canibalismos literarios, no sé por qué)


    No olvides avisar cuando encuentren el video ;)

    Salud!

    ResponderEliminar
  86. tremendo texto. Excelente relato. Saludos Josef, maría

    ResponderEliminar
  87. Tremendo relato, josef, me ha recordado la de cosas que son capaces de hacer algunos con tal de figurar de algún modo en alguna historia, que de todos modos un día también desaparecerá...

    Saludos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  88. Josef,
    He venido a conocerte y me he quedado atrapada en tus palabras. Me gusta tu rincón, me gustan tus rincones.
    Un abrazo desde México y qué gusto conocerte.

    ResponderEliminar
  89. ¿Se pararía a pensar en la posibilidad de que no encontrasen la cinta o de que esta se deteriorase de manera que no dejase ver el contenido?

    De nada sirve planearlo todo. Nunca se sabe cuando ni como sucederán las cosas.

    Genial historia, aunque algo dura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  90. LA VERDAD JOSE NADIE COMO VOS PARA ESTOS RELATOS !!!
    ERES MARAVILLOSO !!!


    MIL BESOS
    KLAU ♥

    ResponderEliminar
  91. XD me tuviste en vilo hsta el final y como siempre (me pasa a mi) esperaba un final feliz, sin ese "estrellato".
    ¡Sorprendente! como siempre.

    Un abrazo.

    María

    ResponderEliminar
  92. ________,-~-. ___.--.__ .-~-,_______
    _______/ .- ,'__________`. -.\______
    _______\ ` /`__________' \ '/______
    ________`-/___'a___a`___\-'________
    _________|____,'(_)`.____|_________
    _________\___ (._|_.)_____/_________
    __________\___`.__,'___/__________
    __________.-`._______,'-.__________
    ________,'__,'___`-'____`.__`._______
    _______/___/___Pase___\___\____
    _____,'____/____para ____\___`.___
    ___,'_____|___dejar un____|_____`._
    __|_____,'|____ABRAZO____|`._____|
    ___`.__,'_.-\____________/-.___`.__,'_
    _________/_`._________,'__\_______
    __.""-._,'______`._:_,'_______`._,-""._
    _/_,-._`_______)___(________'_,-.__\
    (_(___`._____,'_____`.______,'___)_)
    _\_\____\__,'________`.____/___/____

    ResponderEliminar
  93. JAJAJJAJAJJAJA TE DIGO LO MISMO QUE A JUAN... NO HAN LLEGADO TARDE !!
    Y ACA LA MARAVILLA SOS VOS !!!! ♥


    MIL BESOS
    GRACIAS POR ESTAR CERCA SIEMPRE
    KLAU ♥

    ResponderEliminar
  94. Dios! Si que es fuerte este post.
    Por un momento se me puso la piel de gallina..
    Me ha gustado mucho, es emocionante, escalofriante intrigante.hu!..
    muy bueno.

    abrazos.

    ResponderEliminar
  95. Vine a ver si tenías un nuevo relato, amigo. Toca seguir esperando por lo que veo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  96. Que gran relato...
    Cuantas sorpresas...
    que
    genial la historia y la manera de escribirla

    eres bueno amigo
    un abrazo

    ResponderEliminar
  97. Hola!vengo tarde a leerte pero aun no habías vuelto a publicar..espero que estés bien.Con este relato me has dejado helada (nunca mejor dicho) que bien has descrito la situación de ese hombre intentando sobrevivir y encima morir feliz porque quede constancia de su logro...

    besitos

    ResponderEliminar
  98. Excelente relato! Me mantuvo en vilo hasta el final. Me gusta mucho cómo escribís, aunque no siempre dispongo de tiempo para acercarme disfruto mucho visitarte.
    Un abrazo y te felicito.

    ResponderEliminar
  99. Excelente relato! Me mantuvo en vilo hasta el final. Me gusta mucho cómo escribís, aunque no siempre dispongo de tiempo para acercarme disfruto mucho visitarte.
    Un abrazo y te felicito.

    ResponderEliminar
  100. Parece ser que para los amantes de los volcanes la atracción es irresistible, has narrado de manera escalofriante esa pasión que puede con todo.

    Qué te diré... me quedo sin palabras y con un regustito de esos que te deja el patanegra.

    Abrazo.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs