martes, enero 13, 2009

Verano Austral. (Variación sobre el tema de Moderato_josef)

Despacio, fue cayendo el sol sobre las calles y me sentí libre. Seguí avanzando sin explicarme el porqué, con el presentimiento implícito de que si no me movía mi corazón se detendría. Había llegado a aquella ciudad enclavada en el sur profundo del sur esa mañana. Encubierta, buscándolo, de forma inconsciente y deliberada, como actuamos a veces, aguardando encontrar motivo o respuesta a nuestros porqués. 
Un vendaval congelado me golpeaba sin clemencia mientras me refugiaba en mí misma, intranquila, pensando en las bellezas que soñé en encontrar. ¿Por qué a veces uno se empeña en hallar belleza en lugares inhóspitos, donde solo hay ignorancia y hosquedad? Buscaba indicios que señalaran que Rafael había escapado al Golpe para refugiarse allí. Era pleno mes de febrero – verano Austral – del año 1974, y apenas hacía cinco míseros grados centígrados. 
Deambulé hasta el fondeadero, contemplar el puerto y dejar volar mi melancolía degustando el aroma salobre del mar era cuanto anhelaba. Un militar uniformado me cerró el paso y me pidió la documentación. La realidad cayó a plomo sobre mí. La de un mundo militarizado, que progresivamente, de forma estúpida o “humana,” se arrastraba a su juicio final. La ciudad estaba tomada. Temblando salí ilesa del percance; mi sueño, volver a amarlo, continuaba vigente... 
Lo busqué caminando en solitario por calles despojadas de vida, matizadas con témpanos de hielo que se clavaban en mi corazón, preguntando con desaliento a individuos anónimos que se volvían a mirarme con el miedo empotrado en sus almas. Me refugié en un bar anacrónico y tomando un café de dos horas observé tras los ventanales mi locura reflejada. ¿De qué me servía encontrar soledad a tres mil kilómetros de mi vida? y ¿qué era mi vida sin él? Era viajar y buscar sin saber qué vendría después. Estuve deambulando horas hasta que al final doblé una esquina y frente a mí estaba el indígena Kawesqar; mi corazón dejó de palpitar. Sin hablar ni pensar, hacía horas que había cesado de hacer ambas cosas, me acerqué despacio y me detuve ante él. Sus facciones agrietadas temblaron hasta tensarse. Mirándome con nobleza, dijo:
- ¿Me presta su mano, por favor? 
La extendí. Tomándola, prosiguió.
- En esta bella mano encuentro sufrimiento y desesperación, la misma que mi tribu padeció hasta su exterminio. Pero otra vida está cerca. Debe cruzar al otro lado. 
- ¿A dónde?
- Lo que usted ama está en Ushuaia. Allá hay libertad...
Amparada en un barco de carga dejé atrás Punta Arenas alcancé Ushuaia y sorprendentemente me reuní con un hombre ¿distinto o igual? No importaba. Ambos eran humanos. Nuestra felicidad allí duró dos años. En 1976 hubo un Golpe. Lo detuvieron por conspirar, nos separaron y me devolvieron acá. ¿Es Punta Arenas? No sé. Sé que los años no cesan. Recorro las calles, leo manos y analizo semblantes; busco indicios. Salvaguardado tras cualquier apariencia quizá encuentre a Rafael. El otro día lo supe, el dictador falleció. Da igual, ya nada es igual. No he vuelto a ver al Kawesqar...

José Fernández del Vallado. Josef. Ene 2009.



Reacciones:

31 libros abiertos :

  1. Hola, ya he vuelto! Creo que cada día escribes mejor. Tu relato, que es precioso, me recuerda que la vida siempre sigue adelante, para bien o para mal, pero siempre adelante.
    Besos selváticos.

    ResponderEliminar
  2. Lo que puede hacer el amor... capaz de movernos y también desconectarnos.

    Me quedé con ganas de querer saber mas...

    ResponderEliminar
  3. Qué pasión tienes por la escritura, ¿qué sería de nosotros sin internet, quién nos leería en esta sociedad donde sólo lo que vende mucho se publica?.
    Mira por dónde, tu relato me ha recordado que he acabado de leer un libro precioso sobre los aborígenes australianos, otros más que han sido marginados y exterminados en su propia tierra. Lo recomiendo, se trata de Las Voces del Desierto.

    Y entre Golpe y Golpe, y muerte y miseria, agradecer que estamos vivos todavía.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  4. Mi querido Josef:No he conocido a ninguna mujer que hable así: uno o el otro no importa, y a pesar de eso me gustó éste escrito.

    Tan bonito este nuevo fondo :D. Espero que podamos hablar pronto.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  5. Vengo a saludarte y a llenarme de las palabras de tan interesante relato. Sigue así. Te sigo

    ResponderEliminar
  6. Veo más mundo aquí que cuando viajo, y además es mucho más interesante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Triste epoca aquella, en la que muchas personas buscaban a su amor...
    Quizas aún hoy siguen esperando su regreso, ver su rostro quizas desfigurado o cambiado por el tiempo y el sufrimiento, pero verlo al fin!!!
    Te lleno de luz mi querido amigo!!!
    Buen martes!!!

    ResponderEliminar
  8. Es triste verse preso de una rueda donde todo vuelve, no puedes escapar, te marchas y hay caras que son las mismas que tenías entonces, las mismas sonrisas, las mismas desesperaciones y vuelta a empezar.


    Un abrazo Moderato

    ResponderEliminar
  9. ¡Cuanto me gusta leerte! Me quedo embobada, jajaja...

    ResponderEliminar
  10. pero... el amor se encuentra, no se busca. Al menos siempre lo creí.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Esa búsqueda incesante, buscando más que nunca, en una época difícil. Muy bonito.
    Un beso, Josef

    ResponderEliminar
  12. Por cierto ¿el fondo es nuevo?.
    Creo que sí, está muy bien.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Moderato muy pero muy buen relato, te felicito, y es cierto muchos hermanos chilenos vinieron acá buscando refugio y después con el criminal Plan Cóndor las fronteras de todo el Cono Sur dejaron de existir, y la muerte dejó de tener fronteras.
    Abrazo

    PD: El 15/1 subo post dedicado a vos.

    ResponderEliminar
  14. Historias similares vivimos en mi país, donde reino el caos y la desesperación por los desaparecidos, muchos de ellos sin razón fueron torturados, hoy sus familiares siguen la búsqueda sin descanso, muy bueno y real texto.

    Besitos

    ResponderEliminar
  15. Vivir sin saber donde estarás mañana...

    ResponderEliminar
  16. Aqui estoy... ¿ya puedo salir?
    Me encanta ser parte de tu escrito... (jejejej es boma)


    Me ha vuelto encantar tambien esta versión)


    Abrazancos australes.

    ResponderEliminar
  17. Llegar hasta este rincón siempre es un lujo.Tu relatos siempre son preciosos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Tengo un regalo para tí en El Mundo de Wilhemina Queen espero que te haga un poquito feliz y lo coloques en tu corazoncito.

    mi cariño,
    Wilhemina

    ResponderEliminar
  19. maravilloso relato!!!!
    aunque hayan pasado tantos años, aquí todavía están frescos los recuerdos de una guerra sucia..............
    gracias por este escrito....
    un abrazo enorme, querido poeta

    ResponderEliminar
  20. FANTASTICO COMO SIEMPRE JOSE !!!!
    LA VIDA SIGUE...HACIA ADELANTE EN LO POSIBLE, CON MUCHO ESFUERZO CLARO ESTA !!!!

    GRACIAS POR ESCUCHARME EN LO DE JUAN !! GRACIAS POR ESCRIBIRME Y RECORDARME
    GRACIAS POR ESTAR CERQUITA !!
    SIN DUDA ALGUNA YA HABRA OPORTUNIDAD DE ESE CAFE !!!

    MIL BESOS
    MUCHAS GRACIAS JOSE, DE VERDAD
    KLAU ♥

    ResponderEliminar
  21. Que mundo el tuyo la verdad eres un maestro para escribir.

    ResponderEliminar
  22. Jo que pena encuentra la felicidad y le dura dos años...sería un amor corto pero intenso..

    besitos

    ResponderEliminar
  23. Por fin pude llegar aquí nuevamente y disfrutar de tus escritos.
    En este caso me ha conmovido profundamente, me recordó una época de muchísimo dolor para los argentinos. Aún hoy seguimos buscando a los hijos de aquellos amores, no? (digo "buscamos" porque alguna vez actué aportando mi granito de arena a las Abuelas que buscan a sus nietos).
    Un fuerte abrazo y aunque tardío te acerco mi deseo de que sea un buen año para vos, como dice una amiga: los buenos deseos no prescriben.

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. Muy bonito, Josef, me ha gustado.

    (Perdón por el comentario borrado de arriba, una errata).

    Abrazos,
    Edmar.

    ResponderEliminar
  26. Ya no sé con cual de las dos versiones quedarme, creo que optaré por......las dos!
    Besitos,

    ResponderEliminar
  27. Qué casualidad....ayer yo también pensé en el verano austral.

    El tuyo humano y el mío animal.

    Un saludo.

    J.

    ResponderEliminar
  28. Me ha dejado pensando que esta historia podría muy bien haberla escrito alguna mujer chilena que deseosa de evadirse del drama de su país se refugió en el extremo más austral del planeta. Hay momentos en la vida en que un refugio extremo es el mejor lugar para soñar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Que precioso escrito. Una mezcla de guerras, amor, separación y esperanza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Forma estúpida o "humana" genial simil amigo. Igualmente genial el relato. Un palcer leerte Josef, tendré que sacar tiempo hasta de debajo de las piedras pero lo haré. Magnificos textos.
    Un saludo, un abrazo.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs