domingo, marzo 08, 2009

Vivir su libertad. (Dedicado a las mujeres del mundo)


(Dedicado a las mujeres del mundo)

Lo hizo por negarse a consentir una vida llena de imposiciones y castigos y porque pese a ser todavía joven, no recordaba de su infancia y su corto pasado más que un suplicio de trabajo y malos tratos.

Lo hizo porque cuando divisó una brecha de esperanza se introdujo en ella y con apenas quince años, esa brecha quedó grabada en su carne con sangre para siempre como un vergonzoso recordatorio de su despreciable condición. Buscó aquel amor del que tan encendidamente le hablaban los poemas de Rabindranath Tagore, pero solo encontró un eterno y solitario barranco sin fondo en el que se perdían, vanas, las promesas.

Encerrada en su prisión de barrotes de oro sufrió latigazos de crueldad, doblegada por un marido inhumano que no conocía más límites que los de la insidia y el odio. Se mofó de ella, y como si fuera su ramera llevó a su hogar a otras mujeres con quienes hizo el amor en la estancia contigua, para que ella fuese testigo de sus resuellos de placer.

Lo hizo porque las ratas no son dignas de vivir en el mismo plano que seres humanos sensibles, y es menester limpiar el mundo de escoria. Pero sobre todo lo hizo y se alegró, por proteger a sus retoños de la mano cruel de un hombre vehemente.

Lo hizo amparada en la oscuridad de la noche donde el reflejo de una luna pálida en la afilada hoja de la daga representó un destello de esperanza. Cubrió sus manos de sangre, dio muerte y castró al macho endemoniado para que jamás hallara descendencia.

Al huir sus pies rozaban el suelo del mundo y lo eternizaron.

Alcanzó un cruce de caminos. Ante ella se extendían amplios y rectos senderos a elegir. Acudieron a ella las llamadas de los caminos aún inexplorados y las ganas de vivir en libertad. Iría tras el viento, seguiría a las estrellas allí hasta donde el alba empieza a brillar. Acompañaría a los peregrinos enamorados quienes se prometen canciones y odas de amor.

Pero allá, quizá no tan lejos, ladridos de perros y un reguero de antorchas estaban a punto de quebrar su libertad. ¿Qué sería de sus hijos cuando se viesen solos en un mundo tan injusto, pensó? Imploró a Shiva al Yantra y a todos los dioses conocidos, y llorando se embarcó en una patera.

Crujidos desconcertantes, gemidos de almas golpeadas. Una balsa se mece a la deriva en el gigante oceánico. Madrugada y todos lloran, saben que van a morir y por eso se apresan unos a otros en un abrazo que presienten desesperado.

De pronto, y como si alguien hubiera extendido millones de ropajes para baldear surge una playa de arenas blancas y limpias en la cual desembarcan, se tumban y descansan aliviadas por los crecientes rayos del sol. Ella lo sabe y lo siente o mejor ya no lo siente. El yugo de la tiranía y el miedo ha desaparecido, allí: ¡Está en otro mundo!

José Fernández del Vallado. Josef 2009.



Reacciones:

61 libros abiertos :

  1. Me has conmovido.
    Hasta el tuétano.
    Un homenaje espléndido.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá convirtiéramos este mundo en aquel otro mundo de arenas blancas.

    Precioso Moderato.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Un homenaje sentido y necesario.

    Feliz día de la mujer...

    ResponderEliminar
  4. Que preciosisimo.....gracias.
    besitos y amor
    je

    ResponderEliminar
  5. Un reconocimiento maravilloso.
    Estoy en contra del "día de". Y muy a favor de los derechos humanos y de las igualdades. Nunca nadie debe de pisotear a nadie. ¿Con qué derecho cree que puede hacerlo? ¿La fuerza bruta? ¿Las "costumbres" ancestrales?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hagamos de este día una reivindicación con la manifestación de nuestras palabras expresando lo que sentimos:

    NO A LA DISCRIMINACIÓN.
    NO AL MALTRATO.
    NO A LA VIOLENCIA DE GÉNERO.
    NO MAS MUERTES.

    Porque las mujeres somos personas y porque tenemos sentimientos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Una mujer así, es la que se merece que exista el día internacional de la mujer.
    Es precioso lo que has escrito. Como mujer que soy: Gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Bienvenida sea a esta playa. Saludos y abrazos a todas

    ResponderEliminar
  9. ¡Que bonito! Gracias.
    En estos momentos, en cualquier parte del mundo, hay mujeres con ganas de encontrar esa playa de arena blanca.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Un relato precioso, gracias por este omenaje a la mujer, muchas esperaran esa playa. Un beso muy grande, tienes un gran corazon

    ResponderEliminar
  11. Tremendo sublime

    hasta el estremecimiento!

    gracias, tu poesía nos honra

    cada día

    besos

    ResponderEliminar
  12. Bonito relato para un día de esperanza. Al menos ella lo consiguió.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. Conmovedor de verdad. Este relato
    demuestra que sabes entender y apreciar a las mujeres, por eso, gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. muakisitos de sol y luna
    que quiero celebrar la Vida y no la diferenzación hombre o mujer.

    felicidades al Ser Humano!!!
    porque simplemente ambos son comienzo de vida y camino:)

    muakisitos de luz eterna

    ResponderEliminar
  15. Al igual que lo haces presente al final de tu espléndido relato... que todas las mujeres del mundo encuentren a su playa blanca...

    Un beso, Josef

    ResponderEliminar
  16. Bonito y emotivo relato.

    Te dejo un beso grande.:-)

    ResponderEliminar
  17. Mientras haya una sola mujer subyugada a los deseos de un hombre cruel, nunca encontraremos una playa en la que descansar.
    Gracias por tu texto, me ha emocionado.
    Un besote

    ResponderEliminar
  18. Tu escrito honra a todas las mujeres!!!
    Bendita la playa de arenas blancas!!!
    Bendita tu mano y tu corazón que escribe como si Dios te guiara!!!
    Besos llenos de luz y mil gracias por dejarme estremecer en este relato!!!

    ResponderEliminar
  19. Hermoso homenaje.

    ¡Hagamos de cada día un ocho de marzo!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. conmovedora tu entrada!!!!!
    gracias por la parte que me toca, pero en definitiva dedicado a las valientes mujeres que dieron su vida aquél día, por no arrodillarse y luchar por sus derechos.......
    mil gracias amigo, por este homenaje.
    un fuerte abrazo y feliz día para las mujeres que te rodean!!!!!!

    ResponderEliminar
  21. Conmovedor relato. Ojalá llegué el día en que estas situaciones sean ficción y todas las personas seamos tratadas como iguales que somos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. empresionente relato, por desgracia aún queda mucho qué hacer
    abrazos

    ResponderEliminar
  23. Muy bien escrito.

    Pero, la historia, por principios, no me cierra.

    No creo que las mujeres hayamos sido tan maltratadas, sino que hemos permitido abusos de cobardes, por comodidad, por molicie, porque de alguna manera nos cabía la situación que se transformaba en goce.

    A lo largo de la historia, la mujer no ha mostrado ser mejor ni peor que el hombre, al fin y al cabo somos las dos caras de una misma moneda.

    Saludos (F)

    ResponderEliminar
  24. es un hermoso homenaje, aunque no debiera tener razón de ser, ni el día ocho, ni todas estas reivindicaciones...
    Una abraçada
    Encarna

    ResponderEliminar
  25. No creo que cambien las situaciones solo por cambiar de playa, partiendo que para que haya un abusador debe de haber un abusado, lo uno no puede ir sin lo otro y por desgracia, mientras no se superen los problemas, estos seres se atraen como imanes por un sin fin de razones sin importar nacionalidad.

    El día 8 para la mujer? eso siempre me ha hecho gracia, debo ser demasiado egoísta porque yo me quedo con todos los días del año :))

    Un Beso!

    ResponderEliminar
  26. espero que un dia se terminen los abusos , el dolor y lasoledad no solo en las mujeres sino en las personas.
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  27. Tu tienes la llave...

    http://elblogdeisabelhada.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  28. Pues solo puedo darte las gracias por tan hermoso homenaje. Un beso

    ResponderEliminar
  29. Muy buen relato y con muy buen final para celebrar este día..Aunque todos los días habría que acordarse de las mujeres trabajadoras y ayudarlas en sus tareas..Yo no me quejo porque me ayudan :)

    besos

    ResponderEliminar
  30. hay vidas que no merecen la pena ser vividas, pero si te tocan tienes que afrontarlas...

    besicos

    ResponderEliminar
  31. Excelente relato como solamente tu podrias escribirlo. Cuidate.

    ResponderEliminar
  32. Has escrito un homenaje precioso, pero a mí me duele este día.

    Te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  33. Gracias Josef, realmente conmovedor.

    Saludos

    ResponderEliminar
  34. uff, bello relato y dura realidad la que describes. Me hizo pensar, y eso me encanta, en hasta donde dejar a la "ley" repartir su "justicia" en tantas "injusticias" ...
    Muy bueno Josef ( te llaman así o prefieres que te llame José?)
    Un beso

    ResponderEliminar
  35. Supongo que la playa será de arena negra, para abrazarla con brazos fuertes durante un instante.
    Lo malo suele ser que el mundo al que llega, tampoco es justo.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  36. Gracias por el homenaje tan bello en este día de la mujer..

    Un abrazote :)

    ResponderEliminar
  37. Precioso relato, GRACIAS.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. Como siempre un gracias enorme por tus letras, esta ves mas agudas que de costumbre, las mujeres en el mundo no deberian sufrir este tipo de humillaciones, ellas son las dueñas de sus destinos, cuando leo las desgarradoras historias que se escriben de este mal llamado sexo debil, me entristesco por que a mi parecer nada tienen de debil, somos fuertes luchadoras y dueñas de nuestro destino
    Gracias Jose por ser y estar
    Janeth

    ResponderEliminar
  39. En efecto. Hoy por hoy el mundo no es justo. De todas formas la justicia e igualdad para la mujer se va extendiendo, pero no lo hace de forma uniforme. Hay naciones donde la justicia va siendo más equitativa, abierta e igualitaria para la mujer, y en cambio otras continúan más o menos establecidos allá por la Edad Media...

    En fin. Considero que a partir de ahora todos los días han de ser un nuevo día de la mujer. la lucha sigue.

    Un saludo a todos. Sin vosotros ya no puedo ser del todo feliz. Y esto es cierto. Me agrada y satisface mantener contacto con los blogger.

    ResponderEliminar
  40. Hermosisimo escrito un verdadero homenaje a la mujer, escribís que es un verdadero placer leerte.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  41. Es una mala señal que exista un día de la mujer, eso da idea de lo mal que estamos.
    Tu relato ha sido un bonito homenaje.
    Besos felinos.

    ResponderEliminar
  42. Dime amigo ¿dónde está ese mundo de arenas blancas que descubres en tu sentido y genial relato?. Muchas de las mujeres de este mundo desearíamos encontrar esa playa y una mano amable que se nos tienda al llegar...

    La utopía, espero que un día se haga realidad poco a poco y todos, hombres y mujeres de la mano, construyamos un nuevo mundo de igualdad.

    Besos, querido niño.

    ResponderEliminar
  43. Lamentablemente José, aún hay mujeres para quienes la muerte es la única forma de libertad, propia o ajena.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  44. Gracias por homenajearnos en nuestro día con esta conmovedora historia...
    En nuestro país hay una cárcel que está repleta de mujeres que fueron maltratadas, abusadas, destruidas fisica y psicologicamente por un marido perverso, golpeador...hay casos que hielan la sangre y uno
    se pregunta si puede quedar presa una mujer que se defiende de la violencia permanente, de la amenaza de muerte, en medio de una sociedad que no las cuida y que además las culpa.

    Un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  45. Precioso relato. Un homenaje perfecto para aquellas que han sufrido la ira del hombre, en sus carnes.
    Gracias a Dios todos no son así...y podemos disfrutar de hombres verdaderos, que nos cuidan y nos dan amor.
    Gracias por este relato.
    UN saludo.

    ResponderEliminar
  46. En tu linea... espectacular.


    Abrazos.

    ResponderEliminar
  47. Siempre hay un camino que conduce a la libertad. Un texto impecable, amigo. Abrazos.

    ResponderEliminar
  48. Gracias Josef, por este maravilloso homenaje a la figura femenina.

    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
  49. Bellísimo, en tus últimos escritos encuentro al gran escritor que eres, demás está decirlo, pero tengo la certeza que detrás de todo hay un maravilloso ser humano lleno de valiosos sentimientos. Que siempre tengamos mas libertad de actuar, poder de decisión, de ir y venir, libertad de comunicación, de soñar, de equivocarnos y levantarnos y escoger libremente nuestro camino. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  50. Querido Josef, se que has andado con muchos problemillas tecnologícos, y lo mejor de todo es que no te ha impedido relatarnos y escribir desde tu corazón algo tan bello y que llega a la médula...
    Gracias por este reconocimiento...
    yo estoy por la integración mas que la división entre hombre y mujer, ...confío que todo lo que se huele en el aire logre ese propósito!
    Un gran abrazo y graciassss!!

    Ali

    ResponderEliminar
  51. Hermoso, tanto el relato como el detalle. Yo también, como tu protagonista, leía a los quince años a Tagore y me hacía la protagonista de sus poemas, y también me ví presa, pero no como la mujer de tu relato, sino presa de la inseguridad de la adolescencia.
    Afortunadamente el resto de tu historia no se asemeja a la mía, pero sí a la de muchas mujeres que la padecen cada momento en el mundo occidental los malos tratos machistas.
    Pero lo peor de todo es el sufrimiento de aquellos que arriesgan su vida en busca de libertad y una existencia más humana. La mayoría se quedan en el camino.

    Un abrazo.

    pd: Mi hijo es Windsurfista y todo el tiempo libre que tiene lo pasa en las costas de Cádiz (Tarifa, Conil...)con su tabla y su vela, buscando el viento de levante. Se suele quedar a dormir en la playa, bien en un saco o en una furgoneta que tiene adecuada para ello, aunqe dormir al razo es más habitual en él.
    En varias ocasiones ha presenciado y vivido la llegada de pateras a la costa, y ha ayudado a las víctimas en lo que ha podido. Lo que cuenta es verdadetamente doloroso y estremecedor. Un día escribiré sobre tanta tristeza.

    ResponderEliminar
  52. Gracias, precioso de verdad!
    y llega muy dentro de la piel.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  53. Las orillas de arenas finas y blancas son como un paraíso, tanto para mujeres como para hombres.

    Excepcional.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  54. Verdaderamente conmovedor, narras el camino a la libertad, dejando huella del sufrimiento de muchas mujeres en el mundo, exquisitamente narrado.

    Bello homenaje a toda mujer.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  55. me emocionas
    me conmueves
    me traspasas
    me transmites
    me llegas
    me tocas el alma.

    gracias

    ResponderEliminar
  56. Hermoso homenaje Josef. Son tantas las mujeres que sufren maltrato físico o psicológico, y que sueñan con esa liberacíon y quizás encontrar esa playa de blancas arenas.
    Ojalá cambien las cosas para ellas.
    Besitos y gracias.

    ResponderEliminar
  57. Eres un fenómeno, Josef. Y muy prolífico. Ya quisiera yo tener la inventiva y los recursos tuyos. Me alegro que estés en la brecha. Yo voy dando tumbos pero sigo en pie.
    Gracias por tus visitas y tu apoyo.
    Un abrazo de Mos desde la ESFERA.

    ResponderEliminar
  58. Josef puse una kancion de sigur ros para leer tu escrito y realmente kallo komo anillo al dedod y dejame decirte ke me haz trasportado a esa mujer ese sentido todas sus sensaciones y tristezas , eres magnifiko gracias por darle un halo de luz a tan terrible historia un besote

    ResponderEliminar
  59. gracias y feliz dia de la mujer pàra su mamita :)

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs