lunes, abril 27, 2009

Del Madrid de los Austrias.

La noche de Madrid en verano resulta prometedora. Las mafias más activas y fuertes se marchan a hacer su “agosto” a la costa, los funcionarios reúnen a sus familias, hacen las maletas y sin cesar de gritar consignas a sus progenies parten hacia las ansiadas vacaciones, los taxistas te persiguen como buitres, los ejecutivos dejan sus lujosos apartamentos y sobre todo los vigilantes jurados de las sucursales están más relajados, pues tienen menos trabajo, pero siguen ahí, protegiendo el dinero de los ricos.

Yo soy un madrileño empedernido, siempre lo fui. De los que piensan que Madrid es la ciudad más bella y grande del mundo, y que en Madrid hay más posibilidades que en otras ciudades de España, y están seguros de que los madrileños – si existe en el mundo alguien verdaderamente madrileño – somos grandes personas,y por ello estamos obligados a ayudar a salir al mundo adelante. Soy tan benévolo e hipócrita, como cualquier ciudadano de nuestro planeta, con una gran diferencia: ¡Soy madrileño! Tengo caché y carné con un número no demasiado elevado, lo cual hace que mis posibilidades de éxito se remonten ante aquellos que poseen números excesivos, demasiado llamativos como para salir adelante.

En realidad soy el mejor madrileño que existe, porque sé que Madrid es el centro neurálgico de la octava potencia del mundo, donde vive el rey de España, Señor del Imperio más grande jamás conocido, y quien cierta vez, cansado de que uno de sus hijos de Sudamérica se le rebelase, clamó: “¡Por qué no te callas!” Donde están ubicadas ¡las torres más altas y “bellas” de España! (y casi de Europa… y del mundo) y además, nuestra pobreza no existe y si hay pobres, se les erradica. Ciudadano de un país que una vez fue colonialista y explotador e inventó el esclavismo, y no solo cree, está seguro, porque es prepotente pese a negarlo, que el suyo fue el mejor y más digno imperio regido por adecuados sistemas y leyes – lo mismo piensan, sin razón, los habitantes de las demás potencias europeas – y “asesinó” a millones de indígenas contagiándoles terribles pandemias o masacrándolos como si fueran cerdos con gripe porcina, fundió los objetos de arte de oro de la más bella ciudad de un Imperio culto y refinado que se pasó por los “güevos,” mientras obligaba a besar la biblia a su rey y a sus ciudadanos,que profesaban religiones tan válidas como la cristiana. Y si había que hacerlo, no les importaba aliarse con aquellos a quienes denominaban: “salvajes,” para agredir los intereses de otro gran imperio en Centroamérica, y masacrar en nombre de Dios: su único dios.

Noche madrileña. Me encuentro apostado en la esquina de la calle Serrano con Goya. Buen barrio el de Salamanca sí señor; de ricos, y ¡bonita noche! Claro que un tanto sofocante, casi cuarenta grados y una contaminación asfixiante. Observo con toda atención a los operarios mientras salen con las sacas del banco. Y cómo quiero a María ¡mi amor divino! española ciento por cien. La veo acercarse y pedir fuego a uno de ellos; se descuidan un instante saco el revolver una Magnun 357 y ¡zas! Por supuesto, yo no uso inocentes balas del 38 que sólo viajan a 250 kms/h, por eso vivo en Madrid, capital de mafias y narcotraficantes, sino el calibre 357, lo hacen a 400 kms/h y cuando alcanzan su objetivo lo perforan como a un queso de gruyere. Abro fuego y ambos caen reventados. Llega “El Jaro” con su mercedes Clase S S 65 AMG Largo autom, uno de los diez coches más potentes que se encuentran en el mercado. Cruzo la calle, recogemos las cuatro sacas, y con ellas en el maletero, arrancamos.

La verdad, no hay época en Madrid como el verano. ¿Nadie presenció nuestra jugada? ¡Casi no puedo creerlo! Y para conducir, sin tráfico; ni atascos, ni nadie delante que detenga nuestro imparable avance hacia los casinos de la Costa Azul en Francia. María me besa, me soba, me mete la lengua hasta las mismas amígdalas, se nota, es de Madrid y tiene ganas de follar. ¡Ahora sí podemos empezar nuestro verano! Le sobo una teta y se la lamo con esmero...
Soy un sinvergüenza pensaréis, y un auténtico ¿cerdo? Pues no, cuidadito, que soy ciudadano de Madrid, y además, del Madrid de los Austrias…

José Fernández del Vallado. Josef. 2009. Abril.




Reacciones:

44 libros abiertos :

  1. Me muerooo de la risa Josef... jajajajjajaja ¡¡Qué pasó!!

    El hijo rebelde de Sudamérica... jajajajajajajja ese es un bicho!

    Genialidad mi querido Josef. Te felicito. En cada historia diferente me quedo sorprendida con la creatividad que derrochas...

    Buenas noches!!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Hola amigo

    Eres muy criativo...
    Un gusto leerte siempre!

    Cuándo puedas pasa en mí blog, hay un MEME esperándote.

    Que tengas una semana maravillosa.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Buenoooo!!! me he quedado sin palabras, (y eso es difícil...)
    Me gusta la libertad con la que te expresas
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Jejejeee!! Otra vez me has sorprendido! Qué salida de escena, gato. Irrepetible!!

    Un beso, chulapo...

    ResponderEliminar
  5. Eres Genial.
    Besos y amor
    je
    aunque.... je

    ResponderEliminar
  6. felicitaciones señor de las letras con tanta riqueza....
    Que tu creatividad nos siga sorprendiendo! ;-)

    Simplemente GENIAL!!
    Un abrazo,

    Ali

    ResponderEliminar
  7. Y así pasa cuando llega el verano y el calor hace su trabajo, los que pueden marchan lejos del agobio de la ciudad, los que hacen negocios buscan donde ganar más dinero, los tentáculos del verano hacen su “agosto”, su todo, y la comodidad, y el mercado reacomodan las fichas del tablero.

    Mientras tanto las ciudades se desabitan, lo que posibilita tener miles de kilometros cuadrados a nuestra entera disposición.

    Más que interesante y claro el articulo.

    Un saludo.

    Hologramablanco

    ResponderEliminar
  8. Con ese abolengo debería tener también derecho de pernada.

    Muy bueno.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Mira Moderato ¡eres la leche! Un relato que te engancha desde la primera línea. Me indentificaba con eso que dices de Madrid y de los Madrileños. Me encanta esa ciudad. Pero el giro inesperado, que aunque habitual en ti, hoy, estoy un tanto espesa y no me lo esperaba... me hizo reír y una vez más darme cuenta de que soy ingenua por naturaleza. Mira... y quiero seguir siendo así, que soy más feliz.
    Es que pensaba en un final de vino y rosas.
    Por cierto ¿No vas a venir a Asturias? No dejes de enviarme un correo. Te invito a un café.

    ResponderEliminar
  10. Bonita metáfora...

    Genial... más genial que nunca...


    Abrazos desde la Cartagena... ¿Monarquica?... ¿Republicana?
    (Tu por lo menos sabes de donde eres)

    ResponderEliminar
  11. Si es que no hay nada como Madrid en verano...

    ResponderEliminar
  12. Pero que bueno, que bueno.

    Vaya panda de ladrones aunque sean de los austrias

    ResponderEliminar
  13. Aun recuerdo las calles frias de Madrid aun en verano...si sus plazas hablaran!
    y un salud a tu abolengo!
    un beso,

    ResponderEliminar
  14. Vaya relato, no sabía por donde ibas a enfocarlo, pero claro en el mundo este nuestro hay de todo y este es un de esos personajes malignos que lo pueblan, por desgracia.

    saludos

    ResponderEliminar
  15. Sorprendiendo al personal como siempre. ¡Peazo artistaaaaaa!!!!!
    Muuuuuuuuuacks!

    ResponderEliminar
  16. Me alegro de que cambiaras el aspecto de tu plantilla. Ahora se te lee a mejor ritmo.
    Texto irónico y brutal. También de denuncia velada.
    Es una mirada a Madrid desde la indignación.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Carambaaaaaaaa.
    Que bueno..
    Me ha encantado..
    Esa pisquillita de humor que le pones madrileño de cabeza.. que bien..

    Te dejo abrazos

    ResponderEliminar
  18. Como me has hecho reir hoy :))))

    Besos!

    ResponderEliminar
  19. Que pluma magistral josef. felicidades.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Ooooh tremendo Josef, ahí si que hay que andarse con cuidade, jajaj, me ha sorprendido tu cuento
    un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Hola Josef:
    Tengo problemas para ver tu blog, normalmente sólo me conecto en mis ratitos de descanso en la oficina y no sé que pasa que se me bloquea al abrirlo. Así que las pocas veces que me conecto desde casa es cuando puedo leerte.
    Por suerte hoy he podido llegar hasta la ventana de comentarios para decirte que te he dejado un premio en mi blog, puedes pasar a recogerlo cuando quieras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Muy bueno.
    Cómo te gusta jugar con las palabras, eh!!
    Un texto de doble filo; me ha encantado.
    * tengo un familiar madrileño que dice: "De Madrid al cielo y un agujero para verlo"
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Siempre agradeceré a Felipe II el abandonar Castilla en favor de aquel lugar del centro de España...

    ResponderEliminar
  24. Pura ironía! me gustó este texto Josef jaja, me hizo reír mucho. (la pucha digo q me gustaría conocer Madrid !jaja)saludos amigo

    ResponderEliminar
  25. ¡Josef! ahora se van a creer que todos los de Madrid, andamos con pistola en el cinto,jajaja.
    Muy bueno tu relato... Madrid en agosto...uhmmm delicioso.
    Un beso,
    Natacha.

    ResponderEliminar
  26. Y si alguien no lo tiene claro que lo diga, el profe lo explica... jajaja
    Eres de lo que no hay. ¡¡Qué final!!
    Yo no ví los dos rombos :(...
    jaja
    Terminé el libro.
    Te cuento por Eamil.
    :)
    Besos

    ResponderEliminar
  27. que más decir si ya todo está dicho...
    solamente disfrutar:=))

    muakis de sol

    ResponderEliminar
  28. Auuu, yo q soy un ingrato y no te leo seguido me relamo como historias como esta! dios! si hasta parece una película de Oliver Stone ... estuvo magistral!

    ResponderEliminar
  29. un cuento para sorprender!!!!
    felicitaciones, amigo, me encantó...
    besosssss

    ResponderEliminar
  30. ¡Barbaro amigo...!
    Espero que no se enfaden contigo...!

    Gran texto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Moderato por el comienzo me nació una duda ¿Sabias que tambien sos porteño?????
    Das el perfil perfecto.
    Respecto a la reseña histórica como sudamericano te digo que no tenes que medir con una vara tan dura, en el fondo España no se portó como los ingleses ustedes se "juntaron" con las nativas y si trajero enfermedades no fue a propósito, cada mestizo cada indígena que uno ve es una muestra que el plan no fue de exterminio, que se llevaron "souvernirs" bueno eso lo hace cualquiera que esta de turista, yo me robo los ceniceros de los hoteles y no fumo.
    Respecto al final, perfecto ¿que puede haber mas hermoso que una noche cálida y encima cagar a un Banco????
    Y si mas hermoso todavía es un turgente grande y suabe pecho femenino.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  32. Recuerdo un verano en Madrid... era domingo a media mañana y bajé caminando toda la Castellana, creo que crucé con un coche o dos...

    Podía ser el día de tu asalto.

    Yo, no soy de Madrid, pero, vaya, me daría igual serlo :D

    Un beso grande, ladrón de sonrisas :D

    ResponderEliminar
  33. POR ESO MI MADRID ME MATA.JEJE.
    BESOS MODERATO.MJ

    ResponderEliminar
  34. Hoy me has echo reir,jajaja.
    Josef eres genial.

    Besos.

    ResponderEliminar
  35. Siempre que he vivido algunos días de verano en Madrid, ha sucedido algo especial, amparado bajo la influencia de aquello que todo es posible.
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  36. Qué genial relato, me reí mucho con la rebeldía, ironías y tantas ías que habían. Espero que no me pase eso si alguna vez visito Madrid jejeje, excepto por el viaje en el Menche...elegiste muy buen auto...

    Un abrazo,

    José Luis

    ResponderEliminar
  37. Genial!!! me dejaste con la boca abierta, me encanto el relato, un personaje de pelicula.
    Un beso
    Janeth

    ResponderEliminar
  38. Vaya…. Impresionante de paso hace un homenaje a mi ciudad
    Y a sus barrios de lujos…
    Me reí con este buen relato
    Y Madrid en verano es una pasada. Ahh precioso tu barrio
    con mucha solera. Muy castizo tu.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  39. Un Madrid bien caliente y a toda máquina, pero para la timba no hay nada mejor que Niza. Muy bueno. Abrazos.

    ResponderEliminar
  40. Gracias Josef, por tan bella y sincera exposición.
    Ya lo sé, para cuando vuelva a Madrid...

    Leeré los comentarios, deben estar interesantes ♥

    ResponderEliminar
  41. ¡¡Genial!! Planteas una verdad histórica desnuda, pero todo tiene su lado bueno. Con lo demás del relato me he reído, como hace mucho no lo hago, te imaginé con esa desfachatez que tan bién describes. Ya casi mando a traer tu libro, será un tesoro invaluable para mí. Un placer poder leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Jajajaja. Muy bueno maestro, me lo he pasado en grande con tu relato. Impresionante descripción de Madrid...y el final...A disfrutar de la pasta. jeje

    Abrazox

    ResponderEliminar
  43. Todavía queda un tiempito para sonreír,hoy me quedé disfrutando de otras lecturas tuyas,pero esta me encantó! jajaja con su No sé qué veraniego y muy madrileño ;)

    pd:..de las austrias jejeje.

    Besos.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs