domingo, abril 05, 2009

Juramentos imprudentes.

La partida de ajedrez finalizó a las dos de la madrugada. Prometí tener listo el resumen tan sólo tres horas más tarde. Estaba feliz. Era la primera vez que Pedro se proclamaba campeón del torneo de Linares, sin duda una victoria asombrosa. No todos los días se vence a los monstruos del ajedrez; son máquinas. Y mi amigo ¡quién lo iba a decir! nadie daba un duro por él ni lo esperaban. Incluso yo desconocía que se hallara a semejante nivel. ¡Qué importa! Lo había logrado.
Aguardaba impaciente a que su rostro sencillo, algo grueso, de nariz chata, pelos ralos y modales de buena persona apareciera donde nos citábamos en las grandes ocasiones: La sala “Fictione.”
Se formó un bullicio a la entrada ¡era él! La noticia se había extendido y todos querían su autógrafo. Me mantuve al fondo, en el lugar habitual, medio oculto en la penumbra, sabiendo que mi sitio no pertenecía a cámaras ni a focos, yo no era de esa clase, y sabiendo también que al final vendría para contármelo. Jamás me ocultaba nada, era un gran amigo.

Al principio su actitud me sorprendió. Fue necesario que transcurriera un tiempo de espera, cerca de dos horas y media durante las cuales se dedicó a bailar y flirtear con muchachas de ensueño, realmente bellas, pero se lo había ganado. Finalmente los ánimos decrecieron y se cansaron de importunarlo. Solo entonces el velo de cortinas se corrió lentamente, descubrí su semblante y me alarmó. Parecía muy cansado, abatido y borracho. Bueno Jaja... Que estuviera bebido era comprensible, pero ¿con esa mezcla de tristeza socavando sus afables facciones? ¿¡Dónde estaba su alegría!? Lo miré de arriba abajo y traté de animarlo, estaba hecho un desastre. Ni siquiera se preocupaba por cuidar su imagen de campeón. Su barriga con la camisa desabrochada resaltaba como una pandereta reventada, sus brazos parecían lianas rosadas, no precisamente hilvanadas en orquídeas, sino en carne de cerdo, y hasta me dio la extraña sensación de que no deseaba acompañarme. Le hice un gesto con la mano para que se sentara a mi lado y lo felicité. Brindamos con cava, Brut cero. “La hora cero” dije con ingenio y solté una risita. No se rió, es más, ni se dignó mirarme. Terminó de brindar y se le cayó la copa ¿o la soltó? Me di cuenta de algo absurdo. ¿Temblaba? ¿Qué le ocurría? Me pregunté. Sus ojos estaban surcados por venillas sanguinolentas y reventadas, desorbitados, decaídos. Mis manos huesudas tomaron las suyas con cariño y le dije.
— ¡Hey..! Aparca esa tristeza. Cumpliste tu sueño ¿no? ¡Ganaste! ¿Dónde te crees que estás? Acaso ya no te acuerdas de lo que hablamos. Dime ¿recuerdas mi nombre, amigo mío?
Como si un yunque oprimiera su cerviz alzó la cabeza, me dirigió una mirada vidriosa, su rostro tenía mal aspecto, estaba de un añil pálido y blancuzco, farfulló.
— No lo creía. Pero tú... tú eres ¿Lucifer, verdad?
Y yo, sonriendo, le respondí.
— Voy a serte sincero y te voy a confesar algo que nunca suele sucederme. Cuando me juraste que “con tal de ganar harías lo que fuera” creí que te estabas marcando un farol jeje. No, por supuesto, ¡no soy el Diablo! y aclaré.
—¿Cómo se te ocurre semejante disparate? No existen ni Dios ni el Diablo, es un cuento Chino.
Una luz alumbró el panorama de Pedro. Gesticuló y se puso a reír y a saltar como loco. Tuve que sujetarle un instante de un brazo y adustamente, añadí.
— Evidentemente estabas borracho cuando te lo dije, ya ni te acuerdas. Yo soy la Parca.

Me sobró media hora, redacté su esquela fúnebre, quedó pulcra y muy digna.


José Fernández del Vallado. Josef 2009.








Reacciones:

66 libros abiertos :

  1. ¡¡Guauu!!Realmente bueno e intrigante hasta el final Moderato.
    No hay que hacer pactos con nadie ,por si acaso.
    un beso.
    Mª José.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, Josef, muy bueno: quiza en vez de un ajedrecista, lo debiera leer un politico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Moderato. Imaginación que no falte ¿verdad?
    En tu línea. Muy bueno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. La vida es una partida abierta, siempre se esta a punto de ganar, siempre a punto de perder. Sin saber el resultado, y quien gane o quien pierda, lo que es seguro que al terminar la partida vamos a tener un encuentro con la muerte y de eso no podemos escapar.

    Lo triste es apelar a personas fuera de nosotros, a fuerzas superiores para conseguir lo que debería ser un triunfo nuestro. De nosotros depende. El bien y el mal juegan dentro de nosotros siempre, pero, lejos del maniqueísmo, somos los únicos responsables de nuestras vidas.

    Interesante texto, un saludo.

    HologramaBlanco

    ResponderEliminar
  5. Las partidas de ajedrez son algo perligrosas, con esos apocalípticos caballos...
    Muy bueno Joseff
    besos
    mj

    ResponderEliminar
  6. Que bueno :))))

    (para que sean serios y lean las letricas chiquitas, jajajajaja...)

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Ya tenemos firmado con ella un contrato temporal de vida... como para firmar otro.

    Siempre acaba ejecutándolos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. jajjaja.... jo como eres!!!!
    seguro que ese pobre hombre hubiese preferido que fuese un diablillo al fin y al cabo es un ángel caído. jajaa
    me ha encantodo y ese final no lo esperaba. como siempre sorprendes jajjajaja

    ResponderEliminar
  9. Vaya!!! que no me despedi
    besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  10. Genial! Cuando parecía que ya no había peligro, que su alma estaba a salvo y de que había conseguido todo gracias a su propio esfuerzo, el último susto: la muerte.
    Me gusta que la parca cuente la historia en primera persona, queda mucho más tétrico y la sorpresa es mayor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. pariendop por la música de fondo
    la voz del cantante siempre me ha gustado es muy muy seductora(más encima esas gaitas wowow)

    sabes este relato me recordó los que escuchaba cuando nena en un programa radial "lo que cuenta el viento"(radio teatro...puf un millón de años atrás)
    no podía despegar la oreja del parlante...y el final siempre siempre la rompía!!


    hoy con todo y final me dejaste ese gustillo sabroso
    muchas gracias!!!

    muakis muakis

    ResponderEliminar
  12. Esta partida la tenemos perdida antes de empezar a jugar.
    Menuda es "Ella"...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Hola Josef!!

    Oscura e inquietante historia.
    Supongo que el ajedrez es juego ejemplar para hacer de él una genial metáfora de la vida.

    Como siempre y van....
    Estupenda y historia.
    Saludos y bravo!!

    ResponderEliminar
  14. Ingenio,creatividad... bueno, muy bueno Josef. Me encanta la música y la foto.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Renuevo el contrato con mi libre albedrío y celebro la vida que me da tiempo para entregarte un premio, pasa por mi laberinto, querido amigo
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Aaaah ten cuidado con lo que pides!!!

    ResponderEliminar
  17. ¡Vaya, helada me has dejado y sorprendida! ¿La muerte es un amigo? Cuando uno está muy desesperado y enfermo así la puede ver, pero este no es el caso… Aunque a veces el la amistad no es recíproca.

    Me ha gustado el relato y la música.

    Gracias por tu visita y tus palabras.

    ResponderEliminar
  18. He estado dos dias fuera y acabo de llegar.

    Solo para mandarte un abrazo, amigo!

    ResponderEliminar
  19. Siempre sorprendes o me dejas pendiendo de un hilo, Moderato, admiro tu pluma, tu fecunda imaginaciòn y tus finales contundentes.
    Aquì de nuevo y a seguirte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Si ya digo yo que no hay que firmar ni pactar nada sin conocer la letra pequeña, jajaja.... Un post excelente Josef.
    Muuuuuacks!

    ResponderEliminar
  21. Tu sí que tienes ese arte de dejarnos con la boca abierta, ni pensándolo un rato se me hubiera ocurrido, a pesar de ese momento que el creyó ver a Lucifer, ahí pensé ya esta, y luego... un final a toda vela, genial como siempre josef.

    Besitos

    ResponderEliminar
  22. Otra vez, un final sorprendente, Jose. Buen relato, como siempre. Terminé de leer tu texto recordando "Átropos, Las Parcas o El Destino" de Goya. Por la idea y por el ambiente, imaginé ese final entre ocres y negros.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  23. Je.
    Hasta el final la intriga me ha carcomido.

    Muy bueno.
    La parca, siempre ella.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. A memoria no hay quien la gane, menos mal que es discreta hasta el final. :-)
    Excelente.

    ResponderEliminar
  25. ¡Sorprendente final! Maravilloso Josef. Es un gustazo leer tus relatos gran escritor.
    Un abrazo.
    (Cuidadin con lo que juras jeje)

    ResponderEliminar
  26. Tienes imaginación para llenar páginas y páginas, y que nosotros las disfrutemos, claro está, jeje
    Muy bueno
    Besos

    ResponderEliminar
  27. tienes un pacto con la literatura y no falla.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  28. ... hay una partida que, definitivamente, no hemos de ganar..

    genial relato..

    besos ;)

    ResponderEliminar
  29. Hola Jose me diverti muchisimo con este cuento tuyo, la verdad es que jamas me hubiese imaginado que era la mismisima muerte que le sonreia al hombre, bueno al menos lo dejo ganar la partida, si te dijera que esa es la partida que yo quisiera tener con ella y despues ir..... la mejor partida, sin dolor ni agonias, solo agarrarle la mano y partir...
    Bello amigo como siempre me encanto
    Besitos
    Janeth

    ResponderEliminar
  30. Como siempre un relato magnífico. Un beso

    ResponderEliminar
  31. Hola Moderato!
    Estoy empezando a tenerte “mi respeto”. Es que contigo no hay nada dicho hasta el final, y ni llegando a él se logra respirar con tranquilidad porque hasta la última palabra puede ser “mortal”. Ayyy, eso me gusta, además de esas ideas espeluznantes (y atractivas, aunque suene raro) que desarrollas en tus relatos; para mí estaba todo dicho hasta Lucifer, y tú das un paso más allá.
    Pobre hombre, al menos debiste darle un mes para disfrutar de su logro; a veces las reglas se pueden romper. ¡Qué te costaba un poquito de caridad! jajaja
    Esto me pone alerta en mis futuros pactos; lo pensaré mejor..
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  32. Menos mal que no sé jugar ajedrez jojojo hay juegos menos peligrosos ;)


    cariñuuussssss...sorry,sorry mi tardanza.

    ResponderEliminar
  33. Me encanto Josef me quedo con ganas de leer mas con esa intriga deliciosa...y ese final ha sido espectacular amigo...besitoss tiernos

    ResponderEliminar
  34. Qué final más inesperado, jajajajaja!!!
    Pasa una feliz semana santa.
    Besos selváticos.

    ResponderEliminar
  35. al final de cuentas, creo que hubiera preferido que sea el diablo!!
    tal vez lo hubiera podido vender su alma y solucionaba todo.......jajaja
    buen final, amigo poeta..
    felicitaciones

    una abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
  36. Verdaderamente con un maestro, tus finales son tan imprevistos que me suele pasar de ir leyendote y pensando como va a terminar y nunca pero nunca acierto.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  37. Ese fue un jaque mate que no me esperaba jajaja. Una de las implicancias que pude sacar de tu texto es que hay que tener cuidado con que tan lejos estamos dispuestos a llegar por un objetivo...muchas veces no será la parca...pero podrá ser la familia, la vida...en fin...

    Buenísimo texto, aunque me reí mucho con esa mezcla de campeón de ajedrez y chicas bonitas...aún no me cuadra mucho (lo digo porque juego ajedrez y nunca he visto algo similar jejeje)

    Un saludo,

    Joselo

    ResponderEliminar
  38. Mantienes la tensión y la intriga de principio a fin, consiguiendo, además, un final abierto... ¡Genial! Me encanta leerte y siempre lo hago, pero me cuesta muchísimo comentar; no sé porqué, se bloquea todo y me saca de la página. Al final consigo, pero después de intentarlo cinco o seis veces, por lo menos.
    Buena partida!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  39. Sensacional...
    sencillamente genial.

    Te juro que no te miento...



    Abrazancos.

    ResponderEliminar
  40. muy buen relato, que sorpresa al final la muerte.. yo también hubiera pensado que podía ser el diablo ,aunque no creo en él ,pero dentro de la ficción..

    besos

    ResponderEliminar
  41. Angustioso final, Josef.. Y sí, es verdad ni cielo, ni infierno, lo único cierto y real como la vida misma : La Parca...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  42. No sé si es real o ficción pero es interesante, me paré en una esquina a escuchar.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  43. Vas envolviendonos con tus hisotrias, metáforas y juegos de palabras, donde el alma y sentir de tu escrito queda atado al suspiro y estremecido aliento de saberte inspirado y entregado en cada palabra que nos regalas, componiendo cada relato con un don que te caracteriza.


    Besos muchos.
    buena semana.

    ResponderEliminar
  44. Con esa no valen trucos ni trampas.

    Fantástico.

    Ya tengo más o menos la hora de la entrevista en la fiesta aniversario para el RadioBlog del sábado 18 de abril, la tuya será un poco después de las 14 horas españolas

    ResponderEliminar
  45. Siempre en tus hermosos relatos está presente el alcohol y la muerte bueno, casi siempre, y hombres o mujeres derrotad@s... Te felicito por tu imaginación y tu buena prosa.Feliz semana y vuelve con algo que nos vuelva a sorprender.Un abrazo.Angela

    ResponderEliminar
  46. Pues de sorpresas está llena la vida..... y tus relatos también!
    Felicitaciones.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  47. Buenas noches Josef, quizas hubiese sido mejor venderle el alma al Diablo,je.
    Saludos.
    Jesus

    ResponderEliminar
  48. he estado sin internet, prometo ponerme al dia con ts entradas. un beso yo tampoco me olvido de ti.

    ResponderEliminar
  49. Más vale que no debería haber jugado. Fue un mate pastor imprevisto y artero. Excelente texto. Abrazos.

    ResponderEliminar
  50. paso a saludarte, amigo, me voy unos días fuera. Espero leerte más a la vuelta.Me gusta hacerlo despacio con tus textos, he intentado fuera de la pantalla, (pero no deja activar copiar y pegar), por eso se me pasa tanto tiempo sin comentarte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  51. holaa
    genial me ha encantado bueno me marcho a mi isla jejeje
    BeSuCoS

    ResponderEliminar
  52. Vaya relato genial!
    Magistral, eres un genio con la escritura hermano.

    Saludos,
    y por la muerte, ni te preocupes, es como un juego de ajedrez, ya sabes.

    ResponderEliminar
  53. Tu protagonista hace un mal negocio,muy infeliz tenía que ser...
    Un relato genial, Josef.Un saludo, amigo.
    Pilar

    ResponderEliminar
  54. Queridos amigos lectores y demás gente del mundo, no soy muy religioso, es más apenas soy religioso, excatamente no soy nada. Pero aún así os deseo tengáis unas felices vacaciones y a quien le gusten las procesiones que disfrute de ellas. La verdad, algunas son muy locas jajaja. Lo digo porque en Sevilla había un tráfico de procesiones los años que fui que me impresionó. Un abrazo y muchas gracias a todos. Y ya sabéis nada de tratos alocados con ciertas personas o personajes jeje. Un abrazo a todos!

    ResponderEliminar
  55. Estoy muy feliz de disponer de este momento para leer tus excelentes relatos que por cierto extraño una barbaridad y al mismo tiempo me entristece carecer del mismo para poder leer todo lo que me he perdido.

    Crèeme, sos uno de los escritores que màs me place leer.
    Un muy fuerte abrazo y toda mi admiraciòn por vos♥

    ResponderEliminar
  56. HOla Josef, muy buen relato y también te deseo que tengas unas buenas vacaciones.

    saludos

    ResponderEliminar
  57. Amigo, me has dejado con la intriga hasta el final.
    Buen relato.
    Tambien te deseo una Feliz Semana vacacional.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  58. La parca... ohh, la tercera parca!! Atropo... es una mujer muy decidida.

    ResponderEliminar
  59. Como sempre, tu texto embebe y finaliza inesperadamente.

    Y bueno, que poco le duró la fama al Pedrito este.

    Como siempre, mis reverencias a tus textos Josef.

    ResponderEliminar
  60. Estupendo relato, con un estupendo final.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  61. Con mucho agrado en tu espacio. Tienes el Premio Red Hispania “al amor a España". Enhorabuena por tu blog.
    http://www.marthacolmenares.com/2009/04/07/los-seleccionados-de-los-premios-son/
    Saludos desde Venezuela

    ResponderEliminar
  62. Pixita, a veces eres un Ágata Cristi, tengo que llegar hasta el final para saber quien lo mató, en este caso La parca, esa siempre está al loro no se le pierde nadie.

    Un beso

    ResponderEliminar
  63. Estoy con Yurena en cuanto a esa atmósfera de ocres y negros. También he recordado "El séptimo sello", por ese diálogo entre la Muerte y el condenado. Tan sola está, que a veces no puede resistir entablar un diálogo con aquel al que se llevará. Me daría pena si no fuera porque la Muerte no siente pena por nadie. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  64. Ganó una partida pero perdío la definitiva. Caray, espero que tomarse unas copas contigo no tengan ese efecto jajaja
    Abrazox

    ResponderEliminar
  65. Genial como siempre ,un relato fantastico,un placer leerte.

    Un besito con cariño.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs