viernes, abril 24, 2009

“Nunca te enfrentes con la mirada del lobo.”

La sociedad de los años setenta consideraba al lobo una bestia maléfica, perniciosa. Me lo habían enseñado en la escuela y así lo referían: “El lobo se divierte mientras mata y devora a las ovejas. Y si se le pone al alcance incluso es capaz de acabar con un indefenso bebé.” Era considerado el taimado, traicionero y rebelde. En mi pueblo ya no existían los lobos.

Sucedió aquel verano en la Provincia de León. Nuestro querido tío Juan Jesús,
“El forestal” así lo llamábamos, invitó a nuestra familia a acompañarlo durante unos inolvidables días a un centro rural enclavado entre bosques. “Aquí hay lobos” sentenció, nada más vernos llegar mientras adivinaba en nuestros semblantes dilatados un apremiante requerimiento.

Fueron semanas o tal vez días de pasmosa brevedad, en los que el sol abrasaba sobre el frondoso pinar y al atardecer se retiraba con prisa. Días que a pesar de todo daban para tanto. Buscar truchas, divisar las sombras de los grandes salmones apostados en el río, espantar las perdices del trigal o dar una vuelta en el carromato que ceñían al lomo de la colosal mula “Fragorosa” capaz de tirar “pa´lante” con freno echado y todo, con un carromato repleto de humanidad.

Recuerdo la primera vez que mi tío nos enseñó las huellas del feroz depredador, me llevé una desilusión, pues mi calenturiento cerebrito imaginaba al lobo como a un ser monstruoso, de talla desproporcionada, y al ver aquellas menudencias ¡no daba crédito! Simples huellas de perro, terminé por deducir. Quise advertir en el gesto de mi familiar una burla sin gracia.


Aunque después los aullidos... aquellos de la primera noche, ésos sí los creí. Realmente debía de haber lobos. Un miedo ancestral se apoderó de mí y mirando ami hermano articulé una absurda risita entrecortada.


No todos opinaban igual. Tuvo que ser Paco, el guardia de la propiedad, quien nos desveló que los lobos eran
“perros fantasmas” que se movían con increíble agilidad. Muchas veces los encontraba en el camino hacia el pueblo, y Alarico, su vigoroso mastín de los Pirineos, se detenía inquieto a su lado.

Paco fue la primera persona que descubrí en el mundo que no hablaba mal de los lobos, la segunda mi hermano, y la tercera el afamado naturalista: Don Félix Rodríguez de La Fuente, y sus estupendos programas, que me desvelaron la vida y costumbres del denostado animal.


En una oportunidad, al atardecer, salimos a dar una vuelta y nos perdimos. Íbamos a caballo. Mientras nos mantuviéramos próximos al Centro Forestal, Paco nos dejaba hacerlo, pues conocía el instinto equino, y sabía que aún en las peores circunstancias eran capaces de hallar el camino de vuelta al establo.


El sol se ponía de prisa y en media hora no se vería una sombra. De pronto los caballos, arrebatados, comenzaron a piafar y como alcanzados por un rayo paralizante, se detuvieron uno contra el otro. Y allí, unos metros ante nosotros, algo escuálidos de andares rápidos y sigilosos, descubrimos los perros más raros y preciosos del mundo.


Sin contenerse, mi hermano desmontó de un brinco del caballo y fue a encontrarse con ellos. Realmente estaba desbocado. ¿Qué pretendía? me pregunté sobresaltado. ¿Hacerse el valiente, azuzarlos, tocarlos? ¡Qué se yo! Él era así...
De pronto y para nuestra sorpresa, un lobo hermoso, de pelaje gris oscuro, se detuvo y alzando la pata delantera nos miró. Ese gesto contuvo también a mi hermano, y ambos permanecieron observándose unos instantes que parecieron horas. A continuación el lobo reemprendió la marcha. Bastó un movimiento y se perdió en la espesura.

Unos instantes de abstracción y ambos volvimos a lomos de mi caballo, pues el de mi hermano había echado a galopar y desapareció en un abrir y cerrar de ojos.
No tengo un recuerdo claro de la mirada de mi hermano cuando se giró después de su fulgurante encuentro con el animal, sino un destello. No habló, ni siquiera preguntó por su montura, tampoco abrió la boca para soltar una exclamación encandilada. Sólo vino hacia mí y con una seriedad impenetrable me tendió su mano, me miró con detenimiento y su mirada de ojos verdes y profundos, aquella mirada contemplativa e impávida era... la misma del lobo.


José Fernández del Vallado. Josef. Enero 2006. Arreglado abril 2009.


Reacciones:

55 libros abiertos :

  1. Pues aquí tienes una cuarta persona. Siempre he dicho, por poner un ejemplo, que en el cuento de caperucita no creo que el lobo fuera malo, eso es sólo como nos lo han contado. En resumen, que todo es desde el punto de vista con que se mire. Además me parecen unos animales preciosos ;)
    Un post excelente, para no variar.
    Muuuuuacks!

    ResponderEliminar
  2. Es genial moderato....
    besitos y amor
    je

    ResponderEliminar
  3. Hay animales que son de fábula, sin duda.

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Bonito Josef. Que forma tan sublime de describir a los lobos. No niego el temor que siento cuando hablan de ellos. Pero leerlo aqui ha sido extraordinario. Precioso recuerdo. ¿es un relato real?
    Un fuerte abrazo mi adorable escritor.
    Me quedo sin letras para decir lo bueno que eres en este mundo de la literatura.

    ResponderEliminar
  5. Genial... Josef... como siempre...

    Gracias por tu generoso comentario en mi blog... ojos de lobo.


    Abrazos...

    Feliz finde.... y suerte en tu concurso literario.

    ResponderEliminar
  6. adoro el aullar de lobo...mujerluna

    muakismuakis de lux

    ResponderEliminar
  7. estupendo relato¡¡el final me encanto..
    besos y cariños

    ResponderEliminar
  8. Ha sido un relato maravilloso.
    Encandilada me he quedado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. A mi me parecen unos animales precioso... quizas es verdad nos han mostrado el lado malo del lobo... y sin embargo se parecen tanto a los perros que son tan fieles verdad???
    Creo que es su naturalez .. son animales, actúan por instinto.. pero y los lobos que estan en nuestras vidas.. esos que no son animales y que no actuan por instinto sino piensan y son mas feroces y temibles...
    Perdon por mi demora en pasar...
    Estuve visitando a pocos amigos...
    Me apena haberte abandonado... pido disculpas!!!
    Besos cielo, un bello relato como siempre, te lleno de luz y pasa un excelente fin de semana en cia. de las personas que deseas esten a tu lado!!!

    ResponderEliminar
  10. Mantener la mirada del lobo es contagioso. Algunas personas tienen un lobo dentro... les entró por los ojos. Recuerdo que Felix tenía esa mirada cuando estaba enfadado o se sentía amenazado.
    Fantástico.

    ResponderEliminar
  11. siempre me gustaron los lobos y son tratados injustamente.

    muy buen final

    saludos

    ResponderEliminar
  12. Me gustan los lobos y me ha encantado este relato...Cautiva hasta el final...

    Un beso, Josef

    ResponderEliminar
  13. Magnifico relato, que describe con cuidado, buen gusto y detallismo el entorno que rodea experiencias de encuentro con la realidad aún por descubrir. Recuerdo una vivencia parecida en las montañas de Burgos hace muchos años. El lobo imponía, provocaba respeto e incluso temor... pero en el fondo latía una actitud de admiración ante su coraje, su valentía y su sentido imbatible de la libertad.

    ResponderEliminar
  14. Estupendo, amigo Moderato, como siempre. Entrañable homenaje a ese noble y bello animal: el lobo, tan injustamente denostado a lo largo de la historia.

    Inolvidable felix, el amigo de los niños. Tengo la serie en video, y de vez en cuando la veo con mis hijos.

    Me sigue estremeciendo...el capitulo del lobo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. estupendo cómo todo lo que haces!!!!!!!!!!!!!
    con buen final.............
    un super abrazo,amigo

    que tengas un lindo fin de semana

    ResponderEliminar
  16. En una ocasión vi dos lobos. Era de noche, les brillaban los ojos como dos faros.

    Me quedé paralizado.

    Que miedo tuve.

    Buen relato.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Bonito homenaje a los Lobos, menos mal...y que maravillosos reportajes de Félix Rodriguez.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Wow... me dejaste helada, me gusto muchos me paralzó el relato, ya que a mi los lobos me asustan muchos, sobre todo esos ojos tan característicos en la noche, pero que buen final, tus remates son gloriosos, nos dejas siempre algo para reflexionar y pensar...
    Pues asi me dejaste, perdida en la noche con el suspiro contenido.

    bravo.!!!

    buen fin de semana.
    mi cariño y beso para vos.

    ResponderEliminar
  19. Josef, que precioso escrito y que bellos recuerdos.
    Sabes? se extrañan tus visitas por mi rinconcito.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  20. Un relato brillante, ameno y sumamente descriptivo. Abrazos.

    ResponderEliminar
  21. Yo creo que "caperucita" y "los tres cerditos" tienen mucho que ver nuestro concepto del lobo, pero lo que sí es cierto también es que es un animal muy misteriodo...
    Besos
    Mañana leo lo otro. Prometido!

    ResponderEliminar
  22. SAiempre me ha parecido la víctima del cuento de Caperucita.
    Pienso que los lobos,(al igual de todos los animales), son más civilizados que muchos de los humanos.

    La entrada, maravillosa como siempre. Tus mensajes a través de ellas conmueven hasta al que presume de tener duro el corazón.

    Besos

    ResponderEliminar
  23. Me encantan los Lobos, será que nunca tuve uno cerca.
    Pero tienen una mirada penetrante, eso me seduce.
    Pero bueno, no se que haria con uno cerca, creo que .... la verdad no sé.je

    Me gusto mucho tu texto, va como siempre.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Qué locura tu historia de lobos, me encantó y como siempre excelentes finales, las historias de lobos son apasionalentes y me pareció super inetresante como lo relataste en un palno rural dentro de la cotidianidad, me encantó. un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Genial relato, cómo siempre amigo miooo¡¡¡¡;)

    UN BESAZOOO Y PASA UN BUEN FINDEEE¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  26. Estupendo relato, Jose.
    El lobo como protagonista en un relato marcado por la coridianeidad.
    El final, excelente.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  27. Gran texto, que curiosamente había leído en otro blog, en el que citaban tu nombre como autor :-)
    Besos selváticos.

    ResponderEliminar
  28. Muy lindo uno de los mejores que te he leido y eso que todos me gustan, recuerdo un post a fin del años pasado que se lo dedicaste a tu hermano, sos un buen hermano, se nota.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  29. Gran relato. Si fue verdad...experiencia inolvidable. Yo nací cerca de los Picos de Europa, Al norte de Palencia. Había lobos o eso decían los ganaderos cabreados por perder sus reses...jeje. Ver no ví ninguno...corzos, jabalies, liebres,venados.. de todo. Pero lobos no...Mala suerte
    Abrazox

    ResponderEliminar
  30. Muy buena historia, siempre es un placer leerte, para qué decir del final, simplemente exquisito

    Un abrazo

    José Luis

    ResponderEliminar
  31. Cuando era pequeña teníamos un terreno donde un día se presentó un cachorro de lobo, o perro lobo, no se... desde esos días hasta la actualidad nunca me dio miedo estos animales, no vi jamás animal mas fiel...

    Besicos

    ResponderEliminar
  32. Yo sólo los he visto de cerca en el zoo :(

    me gusta la forma de narrar y meter en la historia que tienes.

    Ah, y llevabas razón con eso de que, al menos en el fondo, algo tiene que ver con lo que escribí :)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  33. Que buen relato!
    Me encanto! Me quedo con el lobo…
    La verdad que el final como siempre
    Impresionante.
    Un beso
    Y gracias

    ResponderEliminar
  34. prefiero mil veces a un lobo convertido en hombre,que a un hombre convertido en lobo.
    un buen post
    abrazos

    ResponderEliminar
  35. yo creo que solo es cuestión de mala fama... precioso relato.
    Petonets
    Encarna

    ResponderEliminar
  36. un relato brillante y absorbente, he disfrutado mucho leyéndote

    ... prefiero los lobos a algunos personajes supuestamente humanos

    un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Hola Josef: impresionante relato, sobre todo el final. Yo no le tengo miedo a los lobos, y según cuenta la leyenda no ataca a los humanos... me gustó pues este homenaje.

    Amigo, mis disculpas por no poder visitarte muy seguido por razones de tiempo, pero siempre cuando puedo, vuelvo a leer. Saludos!, y que estés bien

    ResponderEliminar
  38. Hola Jose, que linda historia me encantan los lobos esos ojos que tienen son mas que sugerentes y expresivos, de mas esta decirte que es una pena que los maten y que pongan en peligro su descendencia, en muchas partes donde habitaban ya no estan mas, es una especie en peligro de extincion, un animal tan lindo.
    Besitos miles
    Janewth

    ResponderEliminar
  39. Hola, dejo un saludo, estoy con poco tiempo para mis visitas.

    Te abrazo
    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  40. Nunca he vivido en lugares donde habite esta especie; pero desde siempre la mala fama les precedió, quizás será por algo, hasta le punto de llegar a la ficción en que un hombre se convierte en lobo cuando la está la luna llena.
    Feliz semana
    Saludos

    ResponderEliminar
  41. Querido amigo, me ha pasado algo extraño con este relato.
    Lograste a través de él que quede tan fascinada como quedó ese hermano ante la mirada del Lobo.
    Es bellísimo, tiene tu magia, pero tal vez en este caso, lo ancestral, cala ondo y en mí floreció a partir de tus letras.
    Los miedos, lo aprendido y que deja huella, lo que uno debe revertir a partir de las vivencias.
    Me movilizó particularmente.
    Genial como siempre.

    Un abrazo enorme

    Magah

    ResponderEliminar
  42. UN ABRAZO GRANDE, GRACIAS POR TODAS TUS VISITAS Y COMENTARIOS.

    VIOLETA LIMONADA

    ResponderEliminar
  43. Este relato da para varios aplausos: uno se queda corto. Excepcional Josef, me ha gustado mucho. Todo, de principio a fin: su cadencia, su seducción, su desenlace. Mi admiración compañero! Javi

    ResponderEliminar
  44. ¿Quién hipnotizó a quién?

    Estupendo relato Josef, como siempre :)

    ResponderEliminar
  45. Muy buen relato, como acostumbras desde luego.

    Muchas gracias por esas palabras de ánimo en mi blog.
    Gracias a vuestro cariño he vuelto antes de lo previsto.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  46. Hola josef! no sabés lo que me cuesta entrar a hacer comentarios a tu blog!! me parece mentira haberlo logrado. Es con el único blog que me pasa. Te dejo un beso y quiero que sepas que te leo siempre, aunque no siempre puedo dejar comentario.

    Nos vem os

    ResponderEliminar
  47. Creo que desde ese instante comprendió que tenía un hermano-lobo y que acaso lo lleguase a ser hasta él mismo.

    Maravillosos relato

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  48. HERMOSO TU RELATO ,¿SABES QUE EL LOBO ES UNN TOTEM ANIMAL?EN LA CULTURA ANCESTRAL INDIA,A CADA PERSONA SE LE ASIGNABA UN ANIMAL D PENDIENDO DE LAS CUALIDADES..AHORA ESO QUEDO EN EL OLVIDO ,PERO SE QUE MI TOTEM ANIMAL ES EL LOBO Y NO TE DIRE EL PORQUE...L LOBO ES UN ANIMAL QUE HA TENIDO MUY MALA FAMA.SON FIELES POR NATURALEZA Y EVITAN EL COMBATE ,CON SIMPLES GRUÑIDOS.CAZAN EN MANADA Y TIENE UN GRAN SENTIDO DEL TRABAJO EN EQUIPO.
    BESOS.MJ

    ResponderEliminar
  49. A mi personalmente me encantan los lobos, justamente el otro dia estaba enseñando a mi sobrina fotos de lobos por que le tiene miedo, y yo le decia los lobos son como los perros, a demas que animal no se defiende cuando se siente amenazado.
    Bueno a parte te escribo para darte las gracias por tu consejo, a sido para mi un empujon para continuar mi historia, al final he escrito con el corazon, y asi a terminado, espero que te guste. Un beso y gracias por estar siempre ahi.

    ResponderEliminar
  50. Certera narración: desde el prólogo hasta el final,que se abre en sugerencias.
    ¿Hay peores miradas que las del lobo? Quizá el encuentro con un felino, por la noche.

    ResponderEliminar
  51. Me ha gustado como has descrito al lobo, es un animal que me gusta mucho, por su belleza, pero a la vez me asusta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  52. Recuerdo un pasaje de "Memorias de Adriano" de Yourcenar, hablando del encuentro con un león: "el rostro más hermoso de la muerte". Lo mismo podría decirse del rostro de un lobo, de su mirada. Siempre me pareció un animal extraordinario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  53. Ja! que despistada soy!

    Hasta ahora me doy cuenta que a cada personaje andas haciéndoles análisis, eso es muy interesante, muchas felicidades, no todo el mundo logra comprometerse como tú.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  54. Ja! que despistada soy!

    Hasta ahora me doy cuenta que a cada personaje andas haciéndoles análisis, eso es muy interesante, muchas felicidades, no todo el mundo logra comprometerse como tú.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs