domingo, mayo 10, 2009

Nobleza sin Casta.

Carlos Ariza, oficial español de bajo rango, estaba acostumbrado a luchar sin piedad. Su corazón, forjado en el combate, se había transformado en un témpano de hielo.
Acostumbrado a subsistir en un mundo hostil donde la codicia y la mentira prevalecían, se había convertido en un hombre cínico, pero sobre todo práctico e incrédulo. Para empezar no creía en Dios, pero ante el escalofriante dilema de verse despojado de sus bienes, sufrir tormento y perecer en la agonía en la hoguera, prefería mantenerse en silencio.

Aquel amanecer se levantó muy temprano; su misión, asaltar y saquear una ciudad considerada inexpugnable, y en la que resistía una estirpe de indígenas.
Ese día, la aguerrida hueste de españoles, volvió a declarar que en las batallas no recibían otra ayuda que la de Dios y su ingenio – cuando su táctica consistía en enviar una gruesa avanzada de indígenas, para quienes no existía más alternativa que luchar o morir. –
Se enamoró en el fragor de la batalla, nada más verla. Cuando el primer rayo del alba encendió aquellas mejillas prodigiosas, en el instante en que ella le dirigió la mirada más limpia y llena de tenacidad que jamás había vislumbrado.
Recibieron una soberana paliza, y Ariza, uno de los pocos valientes que se expuso en la vanguardia, fue hecho prisionero. Conducido al centro de la ciudad lo amarraron a un tótem, junto a los perros, ya que así iba a ser considerado desde ese momento.

Transcurridos cuatro meses de asedio y tras la muerte de su rey Ch’allqu: El que tiene gran fuerza para arrojar piedras y es habilidoso con la honda, una corte presidida por el príncipe Atiq: vencedor, y la princesa Achikilla: Luna resplandeciente, acudieron a Ariza y le preguntaron qué debían hacer para derrotar a Champiwillka: Hombre montado a caballo enviado de los dioses y su Rayo de Sol.
Indignado con los suyos, que lo habían dejado de lado a su suerte, se revolvió sobre sí y pronunció una frase:
“Permitidme ir a la guerra al frente de vuestros valientes.”
Lo llamaron Chikan: Único y distinto a todos, y le dieron el bastón de mando.
Guiando a las tropas indígenas, profiriendo rugidos de rabia, decorado con pinturas de guerra, hizo frente a los invasores utilizando sus tácticas, hasta derrotarlos y expulsarlos de la región.

Se sucedieron años felices para aquel pueblo de origen incaico y en los que Ariza, ahora Chikan, tan sólo sentía el corazón alegre cuando se reunía en la corte con la princesa Achikilla.
Empezaron a verse y amarse a escondidas, hasta que el príncipe Atiq hermano de Achikilla, ahora rey, sospechando, declaro que en al mes siguiente, mes de Aymoray Quilla: Luna de la cosecha, la princesa Achikilla se uniría al rey Atahualpa II: Pájaro de la fortuna.
Noches antes del evento Achikilla y Chikan huyeron a la guarnición española más cercana.
Al ir siempre enmascarado de indígena sus compañeros no lo habían reconocido y lo daban por muerto, y cuando lo volvieron a ver, lo aclamaron como a un héroe. En cuanto a la princesa todos la consideraron su concubina y la respetaron.
Recibió nuevos títulos y una orden tajante y directa de los reyes de España: Romper la resistencia de Atiq. Apesadumbrado, no tuvo más remedio que ceder pero interpuso una súplica y le fue concedida: Terminada la campaña regresaría al reino de España.
Días antes de partir envió en una carabela a Achikilla, embarazada, con su cohorte de esclavas indígenas, a su pueblo en la sierra de León.
Nada más llegar Achikilla se encontró con una tierra fría, triste y oscura; pero se mantuvo firme. Recibió varias cartas de Ariza, en las cuales se declaraba con ansias de reunirse; no volvió a saber más.

Ariza derrotó a Atiq y días después, cuando le imponía besar la Biblia, un pariente de la princesa Achikilla se arrojó a sus espaldas y mordiéndole con ira en el cuello le desgarró la yugular. Falleció desangrándose, sin cesar de susurrar el nombre de su devoción.
Ella tuvo descendencia, vivió triste y a la espera durante cerca de diez años hasta que se extinguió. El hijo de ambos también llamado Carlos, no fue noble ni soldado; le desposeyeron de sus títulos. En cambio de joven fue un extraordinario pastor de cabras y de mayor se convirtió en ermitaño, retirándose a vivir a una caverna de osos en la Sierra de Salientes, León. En su lugar hoy se encuentra una fuente de aguas milagrosas y termales, llamada “La Fuente de San Carlos de Ariza.”

Si desean visitarla y rezar una oración por favor hagan sus reservas en Viajes Alsa. Pero dudo mucho que la encuentren, no existe.


José Fernández del Vallado. Josef 2009.




Reacciones:

24 libros abiertos :

  1. Que relato tan bonito y tan triste....y hasta me he creido lo dela fuente...jajajaja...un abrazo josé!!y gracias por tus visitas a mi blog!:)

    ResponderEliminar
  2. Querido Josef. Viajé a la época de la colonización con esta preciosa y triste historia. Una de tantas que puedieron ser reales y de las cuales desconocemos... Un tema que ultimamente me dá en la cabeza jajajajajaaj...
    Bonita foto.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Lindo relato. Por un momento me ha recordado alguna escena de "Bailando con lobos".

    Saludos...!

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito, muy triste.
    Ya me veía de peregrinación...ja,ja.
    Un beso grandote.

    ResponderEliminar
  5. Si es que Alsa no hace un buen servicio...que haga la ruta hacia la no existencia...

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola amigo....me ha encantado el relato y el final es muy simpático...yo tb he recordado BAILANDO CON LOBOS....que por cierto me encantó....

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Hola amigo Jose, bonito relato romance y muerte, me gusto, lo de la fuente, seguro que no existe???.... La historia muy real y verdadera, para ser sacada de esa prodigiosa imaginacion que tienes
    Besos
    Janeth

    ResponderEliminar
  8. Bonito pero triste relato, lo cuentas tan real que ya me veía visitando la fuente, jajaja.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Hola cielo me gusto mucho tu relato aunque es algo triste
    un beso de Luna

    ResponderEliminar
  10. Que manera más hermosa de enganchar al lector
    Fábula,sueños,historia...
    Todo entrelazado con mucha delicadeza
    Llenando el relato de un muy agradable e intenso color.
    Me ha encantado de principio a fin.
    Gracias por compartir.
    Un beso
    Desde Mi Siempre Eterna
    Y Amada Oscuridad.

    ResponderEliminar
  11. Tenés el don de hacernos creer que todo es verdad, que puede ser posible, que el lugar existe, que la historia es cierta y que alguna vez sucedió.

    Si esa fuente existiera, sería para pedir por los amores imposibles.

    Impecable siempre amigo Moderato, un placer.

    Magah

    ResponderEliminar
  12. Sos un maestro Moderato me tenés siempre hasta el último segundo agarrado del teclado sin saber como va a terminar todo esto, pero esta vez me tuviste así hasta la última palabra.

    Che decí que te conozco y te quiero que si no te robaba la foto esa en un segundo para llevarmela a mi blog. JUASSSSSSSSSSSS!!!

    Abrazo

    ResponderEliminar
  13. Suerte de la aclaración final, ya me estaban entrando ganas de ir a honrar su recuerdo.

    Muy bueno.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Lo de Viajes Alsa te ha quedado bordado, muy bueno.

    Maravillosa historia indígena para el lunes.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Amigo en tus historias siempre hay una gran fuerza.
    Contigo podemosestar en la selva y al momento en castilla y todo esto sin sobresaltarnos.
    un abrazo y no pares amigo

    ResponderEliminar
  16. Que no exista tal vez sea uno de sus encantos.
    Muuuuuuuuacks!

    ResponderEliminar
  17. No se puede pelear en ambos bandos... Siempre se termina perdiendo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Tienes una cosita para ti en mi blog http://premioselisabeth.blogspot.com/

    pasa a recogerlo ;)


    besitossss

    ResponderEliminar
  19. ¿Y si hacemos la reserva en "viajes fantasia" encontraremos la fuente?.
    Bonito relato donde el amor se impone a todo.
    Un saludo amigo mio

    ResponderEliminar
  20. Triste, pero bueno... y el final, una guinda de lo más dulce, jaja
    ¿Sabes? Hoy me leí tu perfil y es otro relato en sí mismo, en tí mismo; por sí solo, por tí solo...
    Me quedé con la boca abierta :D
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Ay no sé, es grandiosa la historia josef, pero cuando llegué a la parte donde le mordieron la yugular en lugar de espantarme me hizo mucha gracia, me lo imaginé,jajajaja y ese final. Eres increíble. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs