domingo, noviembre 29, 2009

Avenida Marítima.



Solía ver a Silke y a su acompañante – un hombre alto y de mayor edad – en la playa, junto al malecón, y por la tarde en el bar. Se sonreían, jugueteaban se besaban y hablaban en un murmullo mediante su ininteligible alemán.

Me cruzaba con ella bastantes mañanas en la Avenida Marítima.
Era alta, estilizada, de porte elegante. Pasaba a mi lado caminando rápido, con paso decidido; los cabellos rubios, formando bucles sobre su frente, ondulándose con la brisa estival, el semblante sonrojado y su fuerte aroma a violetas. Sonreía a la calle a los árboles y al mundo.
A menudo solía verla sola en las temporadas invernales en las que él se ausentaba. Durante los días de galerna se sentada en el bar, pedía té con limón, leía libros y no hablaba con nadie; nunca supo español.
Dicen que en la casa donde vivían, en lo alto de la loma, frente al océano, organizaban grandes eventos a los que acudía gente influyente.
El mismo año en que falleció el Generalísimo* aquel hombre desapareció.
Dicen que la abandonó…

Tal vez a la espera de su regreso siguió viviendo en el pueblo. Solía cruzarme con ella bastantes mañanas, en la Avenida Marítima.
En un par de años dejó de parecer alta, adelgazó, los cabellos rubios le encanecieron y el semblante sonrojado se tornó pálido y demacrado. Pasaba a mi lado con un andar indeciso, ya no sonreía y su mirada era similar a un grito desesperado.
Dejó de vivir en la casa de la loma y comenzó a hacerlo en mi edificio, en la misma planta que yo, justo en la puerta de enfrente.
La mañana en que por primera vez llamó al timbre de mi puerta, lo hizo para suplicarme por señas que pidiera una ambulancia.
Fue verla y supe que se encontraba muy enferma.

Le detectaron cáncer de páncreas. Tres meses duró su enfermedad. Suficientes para conocernos, amarnos y hacerla recobrar su autoestima.
Junto a mí Silke volvió a ser hermosa, volvió a sonreír, y aunque casi no nos comprendiéramos conversábamos durante largas horas sin cesar de reír, mirarnos, acariciarnos besarnos y luego hacer el amor… hasta que su cuerpo dijo basta.

Organicé pagué y acudí a su sepultura… a solas. Deposité un gran ramo de violetas.

Dicen que el hombre al que amó era un criminal y asesino, un ex nazi alemán de las Waffen SS, y que ella fue su ramera. Yo, en cambio, nunca le concedí importancia al detalle, y en el escaso margen de que dispusimos jamás hablamos de él ni de su pasado. Para mí Silke fue sólo una mujer que de forma involuntaria se comprometió a amar lo incomprensible. E incluso, pienso, que tal vez nunca lo supo o su mente se negó a abrir espacio a una realidad pavorosa.
Yo la amé desde el primer instante para siempre, y aún hoy la sigo amando durante los días de galerna, en los momentos en que pensativo me detengo y contempló su lugar vacío en mi bar...



Ahora también podéis descargar el Ebook de mi libro Los Ojos Grises GRATIS!!. Pinchar en la imagen de la portada del libro y accederéis a la venta del ebook.
Una vez accedais, fijaros en el lado de la derecha donde pone: descargar pinchar ahí y descargar.



Generalísimo:* Dictador, Francisco Franco.

José Fernández del Vallado. Agosto 2007.



Reacciones:

32 libros abiertos :

  1. Es que el amor es ciego ¿no? y cuando se ama se pasan por alto muchos detalles.
    Muuuuuuuuuuuacks!

    ResponderEliminar
  2. debemos dejar pasar por alto algunas situaciones y queremos apostar al amor..
    no todo será,cómo queramos siempre..

    besossss

    ResponderEliminar
  3. si el din es el amor, lo demás está de más.=)

    aunque no sé si yo dejaría pasar algunas cosas:=)P

    besitos de luz
    felíz domingo

    ResponderEliminar
  4. Porque el amor no atiende a la razón, se entrega sin pensar.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. ...el corazón tiene razones que la razón a veces no entiende, es caprichoso, pero al tiempo que mata da la vida...un abrazo...

    ResponderEliminar
  6. Sé de una historia parecida, pero esta salió bien, ella también era alemana y él la amaba...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Muy bonita historia Jose, lo mejor en ocasiones es amar,sin explicaciones sin mas, como dice una canción 'podria sólo amar' mil besitos

    ResponderEliminar
  8. Bonito relato Josef. Lectura fresca, y con un contenido único, el amor como tema principal sin importar la verdad que lo rodeaba.

    Un abrazo amigo. Y muchas gracias por tu felicitación el día de mi cumple.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. El amor es el amor: bello, imprescindible, e incomprensible.

    Lindisimo relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. El amor no entiende de razones, por eso se dice que es ciego.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Un relato delicioso que me llena de diferentes sensaciones, pero ante la tristeza de la separación, el amor se hace presente sin más, sin buscar ni avisar, renovando y construyendo mas allá del tiempo y del pasado. Silke fué dichosa al sentirse amada de una forma tierna y sincera, aún estando cerca su final. Asi debe ser el amor sin poses, ni apariencias. Cada vez que te leo logras que me emocione. El ramo de violetas que detalle inmenso.... Bellísimo. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  12. El amor está lejos de consideraciones pasadas

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Saludos querido Josef, había andado perdido dado que estoy en mis semanas finales en la universidad.

    Por fin me pude dar un tiempo que hace tiempo no tenia para pasear por mis blogs favoritos.

    Como siempre quedé encantado con tu texto, el amor es así, no tiene historial, no impone condiciones...es sincero y es esa 'pureza' lo que lo hace uno de los sentimientos mas bellos de este mundo...

    Un abrazo...

    Jose Luis

    ResponderEliminar
  14. Bonito relato, querido amigo, me gusta la dulzura con que tocas el tema amor...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola cielo otro maravilloso relato un placer leerte siempre este en especial me gusto mucho
    un beso grande y feliz semana

    ResponderEliminar
  16. El amor es así tan sensible y poderoso, se siente y nada más, fluye por las paredes del alma, bonita historia josef.

    Besitos

    ResponderEliminar
  17. El buen amor siempre deja al pasado atrás… Bien por esa historia.
    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  18. El amor todo lo puede, triste pero muy bonita la historia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Consigues que todos tus personajes parezcan reales.
    Como si hubieran existido. Eso tiene mucho mérito.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Me encanta leerte así.....es delicioso lo qu ehas escrito....pero yo voy a obviar mi comentario en estos momentos....

    Solo decite que te sigo queriendo mucho, aunque me haye algo ausente....

    ResponderEliminar
  21. Como echaba de menos leer tus relatos...tienen sabor a sueños y sobre todo mucho amor querido amigo, me alegro que sigas aquí porque es todo un lujo leerte y pura magia tus dedos...un abrazo con mucho cariño

    ResponderEliminar
  22. Hola, paso a visitarte y leerte.
    Veo cambios de imagen por acá.

    Un abrazo fuerte, cuidate mucho, besitos.

    ResponderEliminar
  23. No imaginas como me ha emocionado esta entrada, y que bella me ha parecido.

    ¿Por qué será que el amor está por encima de todo, incluso del sufrimiento?.

    Descanse en paz Silke.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Ayy sentí así algo de tristeza.


    Abrazos.

    ResponderEliminar
  25. Josef, dónde comienza la ficción y dónde la realidad.

    Excelente relato, mejor aún, magistral.

    ¿Cómo va ese libro?


    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  26. José, el amor es un sentimiento tan complejo que nunca sabremos los motivos para amar...simplemente amamos.
    Un placer leerte
    Abrazo desde La perla de Janis

    ResponderEliminar
  27. Muy bueno moderato, lo que mas me gusta de vos es que jamás has variado en la calidad de tus cuentos, siempre tienen esa calidad que te hace muy especial, y siempre me sometés a una gimansia mental de estar preparado para lo imprevisto.

    Te mando un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  28. Moderato.
    La ternura del relato de hoy, es envolvente, tierno, amoroso, hermoso.
    Me recuerda a un regalo envuelto en fina seda.
    Gracias por todo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Off topic:

    Lo he descargado y al final ¡¡gratis!!... he tenido a la peque malita y no he podido entrar antes. Paso a leerte con más calma en el blog y el e-book requiere toda mi atención, posiblemente este puente disponga de ella, te voy contando mi parecer.

    Besitos Josef un placer.

    No he podido evitar ver hasta el índice y decirte que me ha encantado la dedicatoria, muy dulce y tierna

    ResponderEliminar
  30. Preciosisimo, generoso, enamorado, duro, triste, sencillo, melancolico, apasionado....la tranquilidad para ti y para ella de terminar sus dias como lo hizo, ya me gustaria a mi morir asi....gracias por esta hermosura mi querido y entrañable mode....

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs