martes, febrero 16, 2010

¿Somos conscientes de cómo vivimos?




El día de los enamorados ha terminado y mi amor se ha marchado dejándome ¿triste y abandonado?
¿Por qué? ¿Por qué sin amor uno ha de estar triste y sentirse solo? me pregunto y afirmo: La mayoría de los días deberían ser de amor o de los enamorados. Quizá, ¡pero sin rimbombancias!
Claro que... ¿qué es peor? Vivir en un mundo rosa: Sin muertes, preocupaciones, adversidades, retos ni aventuras; colmado de chocolatinas y dulces y en el que el peso ideal de cualquier humano ronde los ciento cuarenta kilos, a vivir en un mundo activo, humilde, equilibrado y algo más complejo, pero sano. ¿Qué os parece?
A mí que nuestro exiguo y acomodado mundo occidental camina hacia lo primero, mientras el resto del planeta flaquea y agoniza envuelto en las garras de una devastadora hambruna.

¿Somos conscientes de cómo vivimos?
Creo que no del todo.
Aquí mismo, en Madrid, a uno le basta con darse una vuelta por la Plaza Mayor, para comprobar nuestra triste realidad de ciudadanos acomodados.
Basta fijarse en las partidas de turistas españoles y extranjeros para ver que estamos sobrealimentados. Antes los mayores obesos se hallaban en países anglosajones, pero ahora, los españoles nos encontramos en su estela.
¡Bienvenida la crisis! Quizá nos obligue a abrocharnos los cinturones, renunciemos a esos dulces y empecemos a alimentarnos de una forma más comedida y racional, para así poder enviar todo ese alimento sobrante a países o lugares donde en realidad lo necesitan.

Yo espero comenzar a readaptarme y vivir de una forma más adecuada. Pienso realizar diversos recortes – de hecho he empezado ya a hacerlo – con respecto a lo que era mi vida anterior. Utilizaré lo que sea preciso, no malgastaré en agua ni en cachivaches innecesarios, me pensaré más ciertas “manías materialistas” antes de llevarlas a cabo, no haré caso del atronador bombardeo de anuncios al que estamos sometidos, me basta con una comida fuerte al día, la cena la suprimo a cambio de, por ejemplo, un yogurt. Y todos los días algo de ejercicio; lo que cada uno crea necesario o pueda: Caminar con la perra, hacer flexiones, y sobre todo dejar que la naturaleza me golpee con amaneceres fríos, tardes calurosas, noches relajantes, luego una ducha templada y a funcionar, eso es vivir. Encajar los riesgos de la vida, pero sin que la locura se adueñe de nosotros. Manteniendo esa cordura que tan bien conservan nuestros parientes animales, que viven el día a día con la posibilidad de morir y son siempre felices.

Nos hemos acondicionado demasiado, antes los depredadores nos atacaban y devoraban y lo asumíamos adorando a nuestros dioses. Teníamos dioses para todo, igual que soluciones. Hoy quienes nos devoran son las máquinas que creamos. Caemos fulminados como muñecos de trapo en accidentes de automóvil, ferroviarios y de aviación, y eso lo tenemos asumido, pero muchos, no sabemos hacer nada con las manos, ¿acaso masturbarnos de forma más adecuada? ¡Ni eso! Y que nos devore una fiera nos espanta – y debemos eliminarla – cuando debería de ser lo habitual. Durante cientos de años ellos han sido nuestros depredadores.

En cambio, nos matamos entre nosotros por el abollón en el coche, por una factura impagada, por un número de más... ¡y nuestra soberbia! Hay personas que empujan a otras a las vías férreas del metro, muchachos que se lían a tiros con sus compañeros y profesores de instituto; individuos que saltan desde puentes por el mero placer de experimentar un “subidón de adrenalina.” Me imagino lo que pensarían nuestros ancestros si renacieran y vieran el desequilibrio mental que padecemos. Pero en fin, así es la democracia, cada uno puede hacer lo que le plazca mientras no estorbe a los demás. Claro que... ¡ya no vivimos en democracia! Si acaso, los griegos antiguos vivían en democracia. Nosotros estamos atrapados en las redes de una “tecnocracia capitalista” que devora todo a su paso, y aquello que es diferente, no encaja. Y lo que no encaja debe de ser suprimido en el mayor de los silencios. Por el contrario lo que se adecue a nuestro ritmo recibirá el premio capital y de divulgación nacional o mundial.

¿Qué o quién no se adecua?
Todos aquellos que queremos cambiar el sistema y que por ejemplo rogamos que la principal materia prima: el petróleo, empiece a ser sustituido por materias energéticas limpias. Existen y son funcionales, está demostrado, pero las multinacionales petroleras les cierran el paso.
¿Por qué no se adecua?
Somos silenciados porque el sistema predominante no es la democracia. Para empezar los gobiernos actuales son inoperantes, el dominio mundial está en manos de las multinacionales. Y las multinacionales solo piensan de una forma:
“Menor inversión siempre ha de equivaler a mayor dividendo.”
Lo cual significa menos puestos de trabajo o empleos sin apenas remunerar, tal como ocurre en potencias como China, o más maquinaria robotizada y escaso personal, como ocurre en Europa, Japón y Estados Unidos.
De momento está claro que lo más barato sigue siendo la mano de obra humana y a muy bajo coste, por eso las multinacionales explotan de forma eficaz y en silencio al tercer mundo, y ahora, también quieren hacer lo mismo con nosotros. Por eso, África está devastada, zonas de oriente también, y en Sudamérica y la mayor parte del mundo se busca ir por el mismo camino.
¿Por qué hay que luchar contra esto?
Por que si no lo hacemos – y temo que ya sea tarde – dentro de poco todos seremos marionetas exprimidas por la industria de unos cuantos “amiguetes” que vivirán felices y obesos a nuestra costa. Esto está ya sucediendo. Me remito al ejemplo anterior. El occidental anglosajón, nórdico o norteamericano, sobre todo, es obeso e inoperante, tiene salarios exorbitantes, y come demasiado.
Y mañana... ¿seguiremos igual?

Hasta mañana.

José Fernández del Vallado. Josef, Febrero 2010.


Reacciones:

20 libros abiertos :

  1. Hace un tiempo leí que las personas con menos recursos eran los que estaban más obesos por la mala alimentación (exceso de grasa) mientras que los "pudientes" mantenían su figura a base de comida sana, libre de grasas y sesiones en el gimnasio.
    De todas formas comer poquito y pasear está al alcance de todos.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, vivimos en una burbuja que cada vez es más difícil romper.

    saludos.

    ResponderEliminar
  3. José ¡Eres mi hombre! No... no te asustes (en el buen sentido).
    Creo que tenemos el mismito pensamiento (como le ocurre a la mayor parte de las personas), pero el problema -al menos para mí- es que un día reflexiono y hago flexiones, paseo a mi perro, disfruto del día con un huevo frito y un trocito de tomate, y al día siguiente... lo tiro todo por la borda y corro a comparme un modelito de esos que me gustan tanto.
    Tenemos demasiado de todo y pedimos más.
    Intento cambiar muchas cosas, emn mí. En esas estoy. Tal vez un día logre todos mis propósitos.
    Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Tocayo..planteas varias cuestiones.
    1-eE amor se demuestra a diario ,el resto es consumismo puro y duro.
    2-Hay un gran desarreglo económico entre la población.
    3-No hemos de ser egoístas ni materialistas..mirar y ver la fina lluvia ,pasear por cualquier parque,observar el cielo ,aunque esté nublado...los pequeños placeres son los que nos hacen crecer como personas.
    Besazos.Morgana

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho tu entrada porque es seria y reflexiva. Llevas toda la razón,estamos dominados por unos cuantos que se enriquecen a costa de la humanidad. Así va el mundo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Ya no es solo si somos conscientes de como vivimos si no de a donde vamos a llegar.
    Muuuuuuuuuuuuuuuuuacks!

    ResponderEliminar
  7. La sociedad está alienada. Cuanto más tenemos, más queremos, y no somos capaces de ver mas allá de nuestro ombligo.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Mi querido amigo, planteas muchas cosas interesantes en tu escrito. En este año como en la mayoría, estuve sola y no soy de las personas que salen a la calle buscando amor (sé que no lo voy a encontrar) me quedé en casa, extrañé un abrazo, palabras, presencias, una flor silvestre, un paseo de la mano, soy terriblemente cursi, cursi. Pero creo que al amor hay que dosificarlo todos los días, con esas pequeñas cosas que lo hacen grande y eterno, y se hace mágnifico para inyectarnos deseos de vivir.
    El no caer en la vorágine y quedarse aplastado en un sistema robotizado, en cual debe ser muy difícil vivir, está en nosotros y no dejarnos llevar por espejismos.
    Cuidarse está bien, caminar aún en fríos amaneceres da tranquilidad y salud, y además es bello disfrutas del clima y el paisaje, y encontrar sin analizar mucho la esencia de la vida, que es muy corta y que hay vivir intensamente, yo encuentro tesoros invaluables al detenerme y sólo observar. Y con nuestras manos podemos construir muchas cosas...como tejer jajajajaja. Un fuerte abrazo querido José.

    ResponderEliminar
  9. Pues mira que yo también hice la reflexión de bendita crisis que nos hace salirnos, aunque no sea muy consciente, del desatado consumismo de vivir por encima de nuestras posibilidades, de volvernos hacia la naturaleza y disfrutar más de muchas cosas que son gratis.
    Casi todas las cosas que nos hacen felices, en mi opinión, son gratis.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Rompamos los condicionamientos y vivamos de una manera más sana y altruista.
    Buenas reflexiones.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Interesante entrada, muchos aspectos indiscutibles.
    A veces me pregunto si por el hecho de nuestra caprichosa supervivencia, no estamos un poco anestesiados para no ver el nubarrón gigante y explosivos que hay sobre nuestras cabezas.

    Será de Dios!... o es que nuestra cabeza es tan dura?

    ResponderEliminar
  12. Bienvenido a un nuevo despertar Jose!! Cuantísimo me ha gustado tu escrito, cuanta razón tienes y cuantas veces he intentado que se me escuche o al menos se entienda mi forma de ver la vida y sobre todo de vivirla.

    Lo primero decirte que odio el invento ese del cupido de las narices que nos recuerda cada año las miles de chorradas que podemos comprar para hacer felices a nuestras parejas, aunque el resto del año ni nos miremos. Y es que nos mueve como siempre la hipocresía.

    Ojalá la globalización algún día sea real, y realmente lo primero es empezar a ver nuestra vida de una forma más ordenada y lógica, y bajarnos de las nuves en las que vivimos los países de "primer mundo". Por suerte o desgracia siempre he estado muy ligada a varios movimientos de integración social y ONGs, quizá eso me ha hecho ver las cosas de otra forma y ser más sensible a muchas y muchas cosas.

    Pero casi mejor no sigo escribiendo que me crispo jejejejeje.

    Enhorabuena por tu escrito Amigo, realmente me ha parecedo genial que de vez en cuando todos podamos reflexionar.

    Seguiremos soñando con que un mundo mejor es posible, viviendo al día y siguiendo en la lucha para que no nos coman los depredadores.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  13. Una excelente entrada das que pensar me gusta
    un beso

    ResponderEliminar
  14. Hola Jose, vengo a devolver tu gentileza y a conocer tu blog, (este no lo conocia), esta lindo, tus escritos siempre inspiran....

    En cuanto a la vida es linda aun asi a veces solos, y a veces acompañados, la cuestion es vivirla intensamente, y con conciencia, bien despiertos, asi la podremos entender mejor
    Besitos siempre
    Janeth

    ResponderEliminar
  15. Por desgracia, respondiendo a tu pregunta, creo que sí, que seguiremos igual por no ser fatalista y decir que iremos a peor.
    Yo a veces pierdo la fe en el humano.
    somos los únicos que nos hacemos daño a conciencia los unos a los otros, y me escondo entre las hojas de ese árbol, o los tonos rojizos de ese amanecer para evadir esos pensamientos que lo enturbian todo.
    Buena reflexión mañanera-
    ¿Sabes?
    Creo que tengo la solución al tema del libro firmado.
    Sabes que lo quiero.
    Pero dedicado.
    Un abrazo grande...
    Uff, tu entrada me ha tocado ;)

    ResponderEliminar
  16. Ufff que verdades mas grandes...pero estremece leerte amigo mio, ojala llegará este escrito a gente de la esfera alta que solo se preocupan de sus suculentas comidas en lujosos restaurantes mientras piensan en recortar las pensiones y sus sueldos no se pueden recortar?? en fin esto es un caos y me temo que no va a cambiar porque muchos están ciegos...ah por cierto se puede estar pasado de peso por enfermedad...y es muy triste que nadie caiga en eso y te juzguen tan mal...un abrazo muy fuerte...

    ResponderEliminar
  17. Tienes razón en todo.
    Argumento tras argumento has ido dando en el clavo.
    Seremos capaces de darle la vuelta a ésto?
    Ojalá.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Creo que tenemos que revalorar la amistad y olvidarnos de esos obsequios innecesarios o consumistas.

    Recibe abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Nooooooooooooooo, ¿Y que pasó con la pelirroja de las patatas y laptop?

    ResponderEliminar
  20. Es una excelente reflexión,estamos en un mundo desordenado que cada vez nos unde más, sólo seguimos las masas, como borregos...

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs