viernes, abril 30, 2010

“Como ser Hombre sin dejar de ser Mujer.”

Atención. Este relato está escrito específicamente para personas mayores de edad. Personas muy sensibles y menores, absténganse de leerlo.


A media noche tenía siempre la misma pesadilla. Me gustaba follármelo pero me encontraba impotente. Cuando despertaba mi marido me abrazaba, me inmovilizaba, y hacía conmigo lo que le daba la gana. Yo sentía dolor, desánimo y asco, desde el primer día, cuando todavía lo amaba y quise abrazarlo sin sentirme avasallada, esclavizada ni puteada. Sintiendo verdadero cariño y respeto, y no el salvajismo al que de pronto me vi sometida...

Caminando por el centro de Madrid, perdido en una calle sin nombre, encontré una librería clandestina. Me fijé en uno de sus anaqueles. Figuraba un libro, titulado:
“Como ser Hombre sin dejar de ser Mujer.”
Comencé su lectura y enseguida me fascinó. Me sentí tan involucrada, que sin pérdida de tiempo, puse en práctica sus indicaciones. El libro empezaba tocando un tema esencial: Como equilibrar la fuerza de las mujeres a la de los hombres. Tomando hormonas y yendo a un gimnasio de halterofilia, lo resolví. Al cabo de año y medio era consecuente; mi fuerza física superaba a la de mi marido, quien por supuesto, no estaba al corriente de mi transformación. Resuelta como estaba a no soportar su dominio, originé una falsa pelea y supuestamente irritada me instalé en la casa de una amiga, a quien tampoco informé de mis ocupaciones. Como es natural el problema esencial residía en los órganos genitales y parecía complejo.
Había una dirección a la que me dirigí, se encontraba a las afueras de Madrid, en una zona poco o nada recomendable.

Me recibió un hombre de mirada huidiza y movimientos extraños y lentos; como los de un camaleón. Me explicó que el milagro podía originarse inyectando células madre genitales a partir de las espermátides. Daría comienzo la espermiogénesis, es decir las modificaciones de las espermátides. Simultáneamente, de uno de los centríolos, surgiría un flagelo que formaría el pene. El citoplasma comenzaría a desprenderse y solo quedaría parte del mismo rodeando al flagelo y las mitocondrias se ubicarían en la base del mismo. El núcleo se aplanaría y condensaría la forma de almendra del escroto. El tiempo necesario para que se completara la espermatogénesis (formación de los gametos masculinos, o espermatozoides, en el testículo) habría de ser de aproximadamente sesenta y cuatro días. Recordar que el volumen del semen eyaculado tendría que ser de tres a cuatro mililitros, conteniendo cien millones de espermatozoides por mililitro. El hombre se considera fértil hasta con veinte millones/mililitros o cuando en el total del eyaculado se encuentran cincuenta millones de espermatozoides.
Lo curioso de este proceso es que era revolucionario y atrevido; no necesitaría de un implante, sino de células madre y algo más sorprendente: Hormonas de lagarto, para realizar el prodigio y que el aparato reproductor creciera por sí solo, como si se tratara de una regeneración, en el lugar adecuado, y además conservara una característica innovadora: La retractilidad.
En seis meses el proceso finalizó con éxito. Lo supe al momento. Me había convertido en un auténtico hermafrodita. Sólo faltaba la prueba de fuego.

Hicimos las paces y regresé un fin de semana al hogar de mi marido. Nada más acomodarme frente a él lo sentí observarme sin vergüenza y menos timidez; dejándose dominar por un nerviosismo palpitante. De pronto me encontré venteando sus inmundas hormonas, estaban por todas partes, mientras escuchaba su respiración alterada, como la de un astado en celo o un sapo. Me di cuenta de inmediato; me repugnaba, si cabe, más que antes del proceso.

Cenamos pródigamente. Lo había preparado todo con celo. No escatimamos en nada, un churrasco de carnaza poco hecho y vino a raudales. Una vez más tuve que tragarme sus inaudibles CDs romanticos, y al final la consabida y hortera copa de cava. Luego apagó las luces y solo quedaron las velas (todo aburrido y predecible). Y allí, en el salón, nos desnudamos. O mejor dicho rompió mis ropas resollando de forma desaforada y empezó a sobarme sin tacto, con aquellas manos con dedos como larvas, cada vez más abajo. De repente prorrumpió en un grito de sorpresa y desconcierto, mientras manoseaba con desasosiego mi pene enhiesto. Le ordené que me masturbara. No me hizo caso. De malas maneras trató de incorporarse del sofá, encender y descubrir aquel terror que superaba los límites de su vaga imaginación. No se lo consentí. Lo tenía preso, atrapado, entre mis brazos de hierro. Ahora yo era el dominante y él la infame presa a mi merced. Le hice una llave le obligué a girarse y una vez lo tuve de espaldas a mí, le sodomicé una dos tres seis diez veinte veces, susurrándole al oído obscenidades impredecibles y salvajes. Ahora quien resollaba era yo y quien lloraba él. Descubrí que me encantaba dominar. Ser macho dentro de una hembra y hembra avasalladora. Pero también me di cuenta de algo esencial, tenía hambre. Mi estómago estaba vacío y los ojos me lagrimeaban. ¿Cómo? ¿No acababa de ventilarme un churrasco? No recuerdo con claridad... Debí de sufrír una especie de shock. De repente no era yo, sino un lagarto ocelado de más de metro y medio y sesenta kilos de peso. Mordí el cuello de mi marido sin convicción y con la boca sangrando, sin verdadero apetito de su carne, desplacé con rapidez los ojos desorbitados y sanguinolentos hacia la cristalera, y según divisé las moscas, lo supe. Como un látigo inaudible y mortal mi lengua se propulsó y encontré el alimento que colmó mi ser, el auténtico y celestial alimento del que hoy todavía me nutro.

Ahora, mantengo controlado mi ser. Los domingos voy al rastro y compro larvas de mosca y gusanos de seda. Mientras, mi cuerpo no descansa, excepto cuando se enfría, sigue buscando presas con quienes primero se deja copular, luego copula, extermina, y olvida para siempre...

José Fernández del Vallado. Josef,30 de abril 2010.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Reacciones:

51 libros abiertos :

  1. Sólo he leído las 5 primeras líneas, pero al ver "follármelo" me he dicho:

    "Mejor paso esta noche
    y lo leo tranquilamente,
    que ahora tengo prisa
    y esto promete".

    Beso fuerte. Hasta luego.

    ResponderEliminar
  2. jajajaja Si Dama seguro. Por la noche se lee mejor este relato jejeje.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Fuerte, me dejaste anonadada... sí que algunos se lo merecen, pero ella... ¿se merecía tamaño castigo posterior?... Mil cosas se me cruzan...Uufff excelente relato amigo!

    Besazos, un placer leerte!!!

    Gracias por tu saludo de cumpleaños!

    ResponderEliminar
  4. MOderatoooooo!!!!! ajjajjaajajajja

    Besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  5. Hola Josef:

    Toda una metamorfosis kafkiana. Guiado por mi simplicidad, le diría a la protagonista de tu relato, que se podría haber ahorrado el proceso buscando un amante más acorde con sus necesidades, a costa de continuar desconociendo la perspectiva opuesta, el dominio. Pero no le diré nada, no sea que se pierda el sabor de las moscas :D

    Un precio muy alto para un sentimiento. Muy bueno, y muy fuerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Guuuuuuuuuuaaaaaaaaaaaauuuuuuuuuuu Josef!!!! Vaya peazo de relato, me ha encantado pero mucho mucho ;)

    ResponderEliminar
  7. un retrato brutal de lo que es capaz de conseguir la falta de sensibilidad de algunos y el resentimiento de otros

    pd: sin olvidar el papel secundario pero importantísimo de la ciencia

    :)

    sorprendente relato Josef

    ResponderEliminar
  8. Josef, tu relato, como no podía ser de otra manera, es excelente y sorprendente.


    ¡Quizás no sea tan mala receta!




    Un fuerte abrazo, Amigo.

    ResponderEliminar
  9. Hola José!! Me dejaste con los ojos desorbitados,un relato duro, muy bien llevado y con un fina tan bueno como los que nos tenés acostumbrados amigo.
    Buen finde!!
    Besossss

    ResponderEliminar
  10. La mantis en persona.
    Qué bueno.
    Quizás fue así como ocurrió.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Relato de noche, intimista, fuerte y con un trasfondo en el cual cabe plantearse si era necesario pasar por todo eso....

    Un placer tu buen relato.
    Mi aplauso y besos.

    ResponderEliminar
  12. genial josef....me sorprendiste BRAVOOOOOOO

    el final me resulto algo kafquiano, una metamorfosis bastante peculiar:=)

    besitos de luz

    ResponderEliminar
  13. Ah, cómo me gusta el detallismo de este relato (por ejemplo, lo de las larvas).

    ResponderEliminar
  14. Menudo relato! y el final es magnífico la metáfora de la larva es muy buena.

    Saludos.
    Arwen

    ResponderEliminar
  15. Es magnífico.
    Rápido, fuerte, con pasos seguros.
    Le has dado una vuelta inesperada.
    Nunca sabremos los que nos bulle allá abajo, al fondo, más al fondo...

    ResponderEliminar
  16. “Como ser Hombre sin dejar de ser Mujer.”…. tremenda trasformación pero al final se convirtió en insaciable depredador…un descriptivo cuadro de sumisión y dominio…un relato lleno creatividad…piezas que se van ensamblando para embargarnos de aromas de fascinación…mis respeto por ti… eres un genial escritor…besos

    ResponderEliminar
  17. Buffff me dejas rota de cansancio... empieza más o menos tranquilo el relato y va in crescendo y mi cuerpo se va poniendo en tensión y más tensión y sigo devorando las palabras hasta que se acaba y ...relajo músculos. Que pasada Josef me ha recordado a la mantis religiosa totalmente.
    Excelente, que gusto da leerte. Ves como era mejor esperar hasta ahora para saborearlo debidamente?

    Besos y buen fin de semana.

    Ufff me sigo imaginando esa lengua larga y escamosa comiéndose una mosca agrgrgrgr

    ResponderEliminar
  18. Me has dejado un poco trasnochado en el silencio de esta noche,no me quedan ganas de investigar.

    Magnifico e impresionante relato

    Un saludo José

    ResponderEliminar
  19. ¡Menudo relato! Atrapante, erótico, fantástico, original... Está visto que cuando los hados de la imaginación se disparan, no hay límites que los contengan.

    ¡Me encantó!

    Besotes.

    ResponderEliminar
  20. Esas descripciones tan específicas, tan minuciosas, que me mantienen pegada sin pausa, escalofriante y hasta aberrante trasformación que me fascina. Un trayecto largo y quizá doloroso ella tuvo que pasar. Tal vez se lo hubiera ahorrado con unas clases intensivas de defensa personal. Para nada agotador al contrario...deja la sensación de querer leerte más. Excelente tu relato. Un abrazo enorme!.

    ResponderEliminar
  21. Simplemente bestial. Buenísimo, armonioso y si me lo permites, con traca final.

    Magnífico Sir Josef.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Cómo me maravilla la creatividad del ser humano querido Josef!
    Genial!!!! y coincido con un par de comentaristas que hacen mención " a las larvas".. aplausos!!

    Con respecto a tu comentario en mi blog. lo estoy redactando...

    Eres un cielo, un ser tremendamente sensible y por eso la empatía..;-)

    soy su admiradora...;-)

    Ali

    ResponderEliminar
  23. ¡Ah que espectacular¡… siempre me sorprendes josef, lo tuyo es tan especial, sos un maestro en el arte narrativo, pero te diré, un poquito fuerte veré como duermo y mañana te cuento, jajá, gracias por tu comentario amigo, me honras con tus palabras.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. Al ver el anuncio al comienzo pensé en no leer…
    Pero corrí el riesgo y quede sorprendida gratamente
    Se disfruta de principio a fin, podría decir que es semejante a ir al cine a ver una película que promete, una vez terminada te dices; si no hubiese asistido me hubiera perdido la mitad de mi vida
    Besitos.

    ResponderEliminar
  25. Esto es mas que bueno... una metamorfosis extraña... al parecer no podia dejar de leerlo, me absorbe y atrae esta oscuridad... fuerte por ahi podria ser... pero esa intensidad le da vida...
    Un gran saludo...

    ResponderEliminar
  26. Interesante juego de alquimia, un pulso a los instintos.
    No hay lugar para el equilibiro, cuando exploramos los límties.... sólo abismo.
    Genial.
    Unas onrisa

    ResponderEliminar
  27. Dios que relato más bueno me gusta muchisimo... eres un genio Felicidades!!
    besos grandes

    ResponderEliminar
  28. Bufff...!! ¡que fuerte!
    No pude esperar para leerlo soy mucho más curiosa que sensible..., me encantó, buena trama, la venganza con transformación y todo...y con un final imposible de adivinar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Paso a saludarte y a agradecerte las visitas a mi humilde espacio

    ResponderEliminar
  30. ¡Ay, leches!... Niño, ¡qué imaginación!

    Original relato... y muy bien escrito: se "visualiza" perfectamente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Vaya sorpresa que se llevó Dama, jajajjajajajaja.

    El relato es algo grande.
    Tienes un cerebro privilegiado.
    Y una cultura inmensa.

    Te felicito.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  32. Hayyyy con el asquito que me dan los gusanos jejejeje.

    Genial!!! una vez más sorprendes, eres capaz de escribir de todo muchacho, y como engancha... me ha encantado, y es que es cierto que desde la primeras palabras entran ganas de seguir jejeje, aunque tengo que reconocer que esperaba otro final jejeje.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  33. Inconscientemente, la víctima maltratada tiene sueños de amo carcelero. Buen relato, has logrado confundirme (jajajaja), no sé a partir de qué línea he empezado a sospechar que se trataba de eso, de un relato.

    Besos, Josef.

    ResponderEliminar
  34. ¡Qué imaginación tienes, y conocimientos de biología también!

    Algo extraño ha surgido aquí, mezcla de sexo, crueldad… En fin, que no apetece nada el sexo. Jajajaja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Al final la victima se convierte en verdugo, sé que es solo un relato, pero da qué pensar sobre la naturaleza humana.

    Sobre el maltrato , la bondad y la crueldad humana , sobre los buenos y malos sentimientos.

    Me pregunto si solo somos y estamos hechos de lo que recibimos,ya sea amor ya sea odio.

    ResponderEliminar
  36. Cuanta imaginación tienes Josef, aunque este relato en concreto es bastante crudo y fuerte para mi sensibilidad, no por ello dejo de admirar tu capacidad creativa. Eres definitivamente buen escritor.
    Un abrazo muy grande y mi admiración

    ResponderEliminar
  37. Sabes, mi querido Josef, que siempre te leo, aunque (y mal hecho) no siempre te dejo comentario, pero esta vez no pude seguir. Hoy no es un buen día para leer este relato tuyo, espero tener el valor un día de estos. Hoy..., hoy me duele el alma por muchas cosas. Hoy no puedo.
    Perdóname!

    Wilhemina

    ResponderEliminar
  38. Tardé un poco en visitar tu blog pero hoy que puedo leerte tranquila siento que uauuuu! si que valio la pena!
    Eres asombroso, me dio escalofrio pero de verdad podrias escribir guiones de peliculas.
    Genial, una imaginación especial aunque de repente me dio pena que esa revancha le haya costado ese final.
    Besos y abrazos!

    ResponderEliminar
  39. Me has dejado de piedra!
    Y es que ciertas mezclas no pueden dar buen resultado. Avisare a mis amigos que salgan con cuidad.
    ¡Por si acaso!
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  40. Doble y gratamente sorprendida.
    Venía a una cita a ciegas y me he encontrado con un magnífico blog por lo que he podido ver.
    Este relato, aunque escalofriante, es muy bueno y un final inesperado.

    Ha sido un placer.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  41. pues no imaginaba que iba a ir por ahí la cosa, aunque cuando leí "hormonas de largarto", ya imaginé que no podía traer nada bueno

    un relato interesante, sin duda.

    bicos,

    ResponderEliminar
  42. Al margen de considerar que, aunque la venganza era más que apetecible, hubiese sido mejor simplemente mandarlo al carajo y buscarse a alguien mejor, el relato me parece fantástico. Creo inevitable pensar en la metamorfosis de Kafka, pero eso no le reta ningún mérito a tu relato, de gran imaginación. Y muy bien narrado, como nos tienes acostumbrados.
    Besos

    ResponderEliminar
  43. Hola Josef, tardé en visitarte. ES que le dí una primera miradita al comienzo y pensé, se merece leerlo con detenimiento. Y no me equivoqué.
    Profundísimo drama escondido en detalles sexuales. El dolor puede llevar a la venganza y la venganza en su propia cruz.
    He escrito sobre una mujer en cuerpo de hombre, y toda la temática me parece de una profundidad terrible. Indicando más de una vez lo poco que sabemos en realidad uno del otro.
    Excelente relato. Me encantó.
    Un abrazo y gracias por estar siempre presente.

    ResponderEliminar
  44. Me gustan los finales sorpresivos de tus cuentos siempre, aunque algunos literatos opinen q la sorpresa espanta al lector no es mi caso.
    Y si, se lee mejor de noche :) es verdad
    Saludos.

    ResponderEliminar
  45. Bueno, buenoooo, es un relato diferente que te mantiene alerta hasta el final. la transformación no en un escarabajo (a lo Kafka) sino a un macho dominante e incluso a un lagarto. Original y muy bien escrito.Besos

    ResponderEliminar
  46. Quiero intuir que en tu excelente relato ( cómo siempre) nos quieres dejar ver que muchas veces la venganza del ser humano es insaciable y a veces despreciable...porque el dominio de una persona sobre otra sobrepasa los límites de la libertad que cada uno de nosotros tenemos... Un excelente reflejo de una sociedad despiadada y enferma por la falta de valores... Al final no prima la cordura sólo el dominio y el resentimiento para vengarse. Que tengas un buen domingo y una mejor semana. Gracias por tus palabras.Un saludo

    ResponderEliminar
  47. Muy fuerte tu relato, parece que no se le puede quitar gravedad, porque la tiene, y seguramente un subfondo. Ese afán machista que podría terminar de otra manera también: la decapitación del pene, ¿o qué? Jajaja.

    ResponderEliminar
  48. Muy buen relato, qué metamorfosis, despiadada !

    ResponderEliminar
  49. Me has recordado a Kafka...genial!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  50. Increible......muy Kafka en tu metarmorfosis....hay sentimientos muy retorcidos en el ser humano...


    te dejo un abrazo Josef!

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs