miércoles, mayo 12, 2010

Ascensión Definitiva.

Iba ascendiendo despacio. El dolor, una vida, un pasado, estaban ahora circunscritos bajo mis pies. Esperé mucho tiempo para alcanzar este momento; el instante en el que lo inalcanzable se iba a convertir en algo sólido y palpable; donde mis manos abarcarían su espacio. El instante que conduce al deseo; la pretensión de una conquista. Llegar donde no ha llegado nadie... Ascender es la palabra. Yo ascendía desde la Tierra a Marte y de Marte al Olimpo de los dioses. Un sueño en ciernes se convertiría en sueño eterno. A mis espaldas dejaba un vacío conmovedor: ¿Una familia rota? ¿deseos transformados en vanos insustanciales e ilusorios? Debajo de mí sólo estaba el abismo salpicado de sangre, y enfrente, nubarrones oscuros como losas de granito ennegrecido; y a cada paso, con cada nuevo latido de mi corazón, se encontraba el amor que subyace en la gente a quien amé o que me amó, y ésos momentos agradables e irrepetibles, que edifican en nuestras vidas escenas insustituibles. Hipaba por el esfuerzo extremo, el miedo a la incertidumbre, y sobre todo, la tensión.
Delante de mí caminaba “Furia”, el humano más salvaje, detrás “Espliego”, toda una bendición a la hora de amar al prójimo. Ambos, con sus defectos, excesos y perfecciones, habían formado parte de mí y habían sido mis mejores compañeros. Y ahora, los tres ascendíamos un camino sin itinerario hacia las cumbres de la vida. De pronto lo supe; entendí que para llegar a la cima apenas nos faltaba dar un paso. Nos alineamos los tres contemplando el paisaje. Lo habíamos logrado. ¡Estábamos en la cima del mundo más maravilloso y de todos sus planetas!

El capitán dio la orden.


La trampilla cedió bajo nuestros pies.


Mi grito de victoria quedó estrangulado en un sordo estertor de agonía...



José Fernández del Vallado. Josef, mayo 2010.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Reacciones:

40 libros abiertos :

  1. Me encantó la estética del texto, cómo se van planteando las imágenes, decoradas con un cuadro surrealista que hace juego con lo que voy leyendo.
    Muy bueno!

    Cariños!

    ResponderEliminar
  2. Querido Josef, un texto corto, pero, con gran contenido. Y reflexivo. El dejar una vida, el desprenderse del pasado, y dar un paso para lograr un sueño deseado, dejando atrás momentos conmovedores, sencillamente cerrando una etapa más, para abrir otra en ese Olimpo de los dioses...

    Enganchan tus textos. Me gusta todo el complemento descriptivo, la música, y la nueva imagen del blog.

    Besitos cielo.

    ResponderEliminar
  3. Lograr un sueño a costa de la vida...
    Una línea de reflexión que nos dejas. Como siempre no nos resultan indiferente tus relatos.

    ResponderEliminar
  4. Si es que no te puedes fiar de nadie.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. A MENUDO TODOS NOS ENCONTRAMOS EN SIMILARES SITUACIONES, CON UN COMIENZO Y UN FINAL, GENIAL COMO SIEMPRE MI QUERIDO AMIGO

    ResponderEliminar
  6. Buen pensamiento. Es una pena que siempre el verdugo quiera destruir los sueños... pero siempre queda el aroma de las sensaciones de lo vivido, de los estrujado, de lo amado.. eso amigo, no te lo puede quitar nada ni nadie.
    besos

    ResponderEliminar
  7. Es reconfortante sabernos dueños de ese primer paso hacia adelante, renovando, construyendo, edificando con fuertes bases el ideal y el futuro de un sueño maravilloso y bien ganado, siempre hacia adelante.
    Que ese grito sea de victoria, sin adelantarse a lo negativo y sin agonía. Un enorme abrazo querido José. Que estes bien.

    ResponderEliminar
  8. Nunca deberíamos dejarnos llevar por la vanidad del éxito...

    ResponderEliminar
  9. Buen texto y muy interesante como lo has escrito, al final no siempre se puede alcanzar todo...

    un saludo

    ResponderEliminar
  10. Realmente hermoso. A veces no comento. Pero quiero decirte que leerte es un regalo hermoso para éste mi medio día!!

    ResponderEliminar
  11. Da igual lo que escribas siempre conigues que lo sienta.
    Muuuuuuuacks!

    ResponderEliminar
  12. Como para fiarse, incluso desde la cima del mundo te empujan la vacio.
    Sorprendida, y complacida de perderme en tus letras.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Tocayo,sabes llegar a ese punto en el que atrapas...magnífico relato que junto con la imagen me encantó.
    Besazos rey.

    ResponderEliminar
  14. Ascendemos en la vida acompañados de la dualidad que es parte de todos, luz y sombras, pero dicen por ahí “cuando más alto volamos, nos duele más la caída”, pero no pasa nada, volver a empezar, el ascenso se toma con nuevas fuerzas, cada vez que caemos.
    Excelente relato, lleno de sabiduría y ricas metáforas.
    Un abrazo Josef

    ResponderEliminar
  15. Me gusta tu forma de narras me es facil entrarme en el personaje, todo cuesta un gran esfuerzo, a veces dejando personas queridas colina para abajo pero lo nuestro es seguir, tenemos un cometido no dejarnos vencer puede ser que nos pase como a tu personaje pero quien dice que a lo mejor en ese caida no nos pase nada y sea un comienzo bueno, lo siento tengo mucha imaginacion...
    Primavera

    ResponderEliminar
  16. Quizás sea necesario saber la caída pronta, para disfrutar la cumbre.
    Un final de impacto....
    Una sonrisa

    ResponderEliminar
  17. Alcanzar la cima... ese momento en el que se piensa que antes de entonces nada ha existido... que pena que la caida sea entonces tan grande.

    Genial final!!!

    Un besazo

    ResponderEliminar
  18. Muy bueno cielo este relato corto pero intenso
    un beso

    ResponderEliminar
  19. Hola Josef! que bello escribes... me gusta la forma en que nos vas conduciendo de a poco y en detalle al desenlace de tu historia! muy esperanzadora muy reflexiva...


    excelente música !

    saludos

    ResponderEliminar
  20. Siempre debemos de desear algo para que nos sintamos que tenemos seres vivos, y podemos arriesgarla por una bella ilusión.

    Un abrazo de José para un gran escritor que se llama D.José

    ResponderEliminar
  21. Hola José!! Me gusta mucho cuando se logra en un texto breve condensar una historia excelente.
    Besosss

    ResponderEliminar
  22. Josef: hoy leí tus ultimas publicaciones al hilo!
    Perdón por la demora!
    Siempre me dejas encantada!
    Como bien sabes, a mi me gusta tomarme mi tiempo y disfrutar de cada cuento.
    En particular, me ha gustado mucho la historia del gimnasio :)
    Un placer leerte siempre!
    Un beso o 2!

    ResponderEliminar
  23. Hay Josef, el momento inesperado o más esperado llego, te tumbo los sueños, te quito el sabor de la vida, trastoco tu fe y esperanza, tu grito retumba aun en la voces que repiten tu relato, me fascino amigo mío.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. Nunca llegamos, por muchos sacrificios que ofrezcamos. Siempre queda, al menos, un paso más... o un recomenzar de nuevo.

    Un beso, Josef

    ResponderEliminar
  25. En el tarot , la muerte no sólo es la muerte , es un comenzar de nuevo , un renacer. Acaso para llegar a la cima del mundo sea preciso pagar tan alto precio por tan grande ambición...

    Excelente relato

    ResponderEliminar
  26. He leido tu relato y los comentarios y todavia estoy confusa.
    A lo largo de nuestra vida llevamos con nosotros nuestras virtudes y defectos; a veces somos conscientes otras no y cuando somos conscientes quizas sin saberlo estemos al borde del abismo sin verlo.... y siempre hay una trampilla,
    un placer visitarte, te envio un abrazo desde Lux, despues de una lucha de tiempo con el teclado frances.

    ResponderEliminar
  27. Me ha gustado mucho cómo ese texto lírico y con afán de profundidad se ve de pronto roto cuando se abre la trampilla y el protagonistaq queda colgando de una prosaica horca.

    ResponderEliminar
  28. Tu texto, perfecto José.

    Supongo que cuando alguien decide dar ese paso al vacío, espera alcanzar, ansía alcanzar esa liberación y ese elevarse del que hablas...

    Me temo sin embargo, que al final,todo se reduce...
    a sentir..."un sordo estertor de agonía"...

    ¡¡Casi mejor, no dar jamás ese paso!! ;-)


    Un beso José.

    ResponderEliminar
  29. Estupenda conquista Joséf y si te apetece un trocito de pastel, por Calados lo andamos celebrando...;D te hemos guardado un poco.

    Un abrazo.
    Arwen

    ResponderEliminar
  30. Ánimo Jose, los sueños siempre vuelven, y pronto sentirás ese sol del desierto que calienta tu rostro, mira fíjamente al horizonte ya verás como asoman los buenos momentos, mientras tanto tus amigos soplaremos fuerte para alejar los nublados.

    Un besazo muy muy grande.

    ResponderEliminar
  31. El final es un comienzo... incluso el patíbulo puede ser un umbral. Cambiar la caida final en un ascenso hacia lo luminoso... Breve pero atrapante...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Tu blog,
    cada día mas y mejor.,

    Gracias por las visitas.

    ResponderEliminar
  33. Que romántico enlazar el final con un sueño... Pero, Josef, tu crees que alguno nos lo tomaríamos tan románticamente??? No lo creo. Menos mal que al menos tenemos estos relatos tuyos que hacen posible o imposible.

    Un beso, Josef. Un gustazo leerte, como siempre

    ResponderEliminar
  34. Me parece que no merece la pena luchar por un ideal por muy maravilloso que sea dejando un rastro de lágrimas..., además el camino no es nada agradable: abismo con sangre y nubarrones...
    ¿Y todo eso para qué? Si al llenar solo se disfruta de él unas décimas de segundo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  35. Me habías puesto un cohete y acabo metido en un socavón. El tránsito es lo importante.

    Excelente.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  36. Cuando alguien escribe
    el lecto se ocupa de interpretarlo,
    tu texto está abierto a
    interpretaciones.
    Yo veo un condenado a muerte
    ...a la horca.
    Es magnífico sumergirse en tus letras.

    ResponderEliminar
  37. Un final de impacto...¿ha de existir siempre el capitán para dar la orden?.
    Felicidades una vez más.
    un beso

    ResponderEliminar
  38. A veces uno se queda con ese grito estrangulado o con un sueño en la punta de los dedos.
    Un gran texto.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  39. Una muerte por todo lo alto, ¿qué más se puede pedir?.

    Besos, Josef.

    ResponderEliminar
  40. Un relato muy reflexivo sobre la unión que existe entre la vida y la muerte, quizás los sueños pesan cuando se mira hacia adelante, hacia la vida, y cuando vuelves la vista atrás parece que lo importante es el amor dado y recibido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs