martes, mayo 04, 2010

Malabarismos de la vida II




Luchaba por mantenerme en el puesto y no ser destituido. Pero me resultaba imposible pasar desapercibido a las miradas de una directiva llamada Lidia. Estaba claro, le caía mal desde el principio y estaba empeñada en expulsarme. Era de las que proclaman que hay que separar el trigo de la paja. Y a ojos de ella, yo era esa paja. Seguro, encajaría de carcelera en Mattahusen o Treblinka, separando judíos de invertidos y gitanos. ¿Ella era aria? No lo sé, pero en cambio era déspota y le agradaba chillarme al oído.

Los días en el trabajo no tenían fin, se hacían interminables. Lo malo era que cuanto más chillaba yo me sentía más y más enamorado. De quién ¿de ella? Es cierto, lo reconozco. ¿Era masoquista? Hasta el día en que me besó. Estoy seguro. Sabedora de tenerme bajo sus influjos lo hizo de forma deliberada.
Al cabo de seis insoportables meses me di cuenta; tenía dos opciones: Despedirme o cambiar. Opté por la segunda y esa noche, visité a un nigromante.

Al cabo de unas semanas el sabor de los labios de Lidia seguía impregnando mi ser y martirizando mi alma, estaba rendido ante ella. Para colmo de males, el brebaje que preparó el nigromante surtió efecto. Y ahora ella me ignoraba. No existía para ella o sí, era trigo limpio. Pero qué podía esperarse de mi transfigurado en caja de galletas. Era tan espléndido haciendo mi trabajo que no necesitaba reclamarme y ni tan siquiera mirarme, le bastaba con saborearme trocito a trocito y después, olvidarme en un rincón de su despacho.

El día que tomó la última porción de mi cuerpo supe que lo había dado todo por ella; mi mayor placer era acabar en su interior. De pronto una lengua intrusa – una lengua de hombre – se adentró en su boca y me apresó. Me sentí vejado, traicionado, humillado. Víctima de un vulgar affaire amoroso, antes de ser devorado escapé entre sus labios, salté al vacío de la sala y acabé mis días convertido en un héroe…

José fernández del Vallado. josef mayo 2010.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Reacciones:

29 libros abiertos :

  1. josef

    Felicitaciones primero que nada, es una interesante propuesta, si hasta tiene lección...no dejar abierta la caja de galletas , hay quienes no resisten una crujiente galleta


    besitos de luz

    ResponderEliminar
  2. Ainssss,tocayo...este relato es bueno,si señor,aunque como romántica prefiero el primero.
    ¿Podría llevarme unas apetitosas galletitas?
    http://masalladellaberinto.blogspot.com
    espero que te guste.
    besos.

    ResponderEliminar
  3. Cuando lo vi en el reader me dije: Esto ya lo he leído yo...
    Pero la imagen me parecía distinta.
    ¡Qué lío!
    Muy original
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. siempre se ha oído del hombre que utiliza a una mujer...pero tb hay mucha mujer que utiliza a los hombres...y a veces ellos caen... Es jodido sentirse usado...pero bueno, no hay mal que no cure una buena galleta...yo a la loba esa, le daría dos!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante esta segunda versión querido Josef, pero la anterior me gustó demasiado así que sigue siendo mi favorita!
    Besitos,

    ResponderEliminar
  6. Pero como se te ocurre convertirte en caja de galletas sabiendo que cuando se acaban las galletas la caja no sirve y se tira.

    El primer me lo quedo es más mejor

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Finales desgraciados, pero al menos saboreó los dulces labios de Lidia.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. La debilidad nos traiciona y aun creyéndonos héroes esta ahí para recordarnos que podemos ser presa fácil de las caricias con fecha de caducidad, magnifico, como siempre me encanto dejarme caer por tus esquinas y disfrutar sin aspavientos de tu magia...
    Abrazzzusss

    ResponderEliminar
  9. Es verdad, y es que a veces hay amores que matan, lindo relato, gracias amigo por tus cuentos que a veces son como la vida misma...

    ResponderEliminar
  10. Bella e interesante narrativa Josef, ese brebaje del nigromante...tenía gran poder...lo natural... es lo que reina siempre.

    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  11. Hola cielo muy bueno tu relato como siempre me gusto pero hacen tanto daño cuando nos ultilizan
    un beso corazon

    ResponderEliminar
  12. ¡Jajajaja, muy bueno, Jósef, me he divertido leyéndote, me gusta tu estilo!

    ¡Uf, tendremos que tener cuidado con las galletas, no vaya a ser que...jajaja, con lo que me gustan :)!

    Por cierto, Jósef, aprovecho para decirte que el sábado intenté dejarte un comentario en el relato erótico que publicaste y aún con recelo, ya que avisaste que no era para gente especialmente sensible...pero¡me encantó!

    Me quedé con esa imagen de un reptil gigante "transexuado"...y el mensaje de fondo...muy bueno.
    Quizás se me hizo algo más densa la parte en la que explicas lo del esperma masculino y el cambio de sexo...como se va transfigurando...

    En general, aún con tu aviso, me atreví y ahora me alegro :)
    Intenté dos veces dejarte el comentario, pero el explorador no me dejaba...ya sabes, las cosas de internet...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Esa lengua intrusa precipitó lo inevitable.
    Ser galleta a veces resulta amargo.
    Una sonrisa

    ResponderEliminar
  14. Un relato excelente, al final llego un intruso, pobre galleta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Me encanta tu relato es como se debe saborear las galletas siendo un descubrimiento para los sentidos …Maravillosos momentos al menos paso en el preludio antes de la llegada del intruso… lástima que al final paso a ser héroe…. En fin fallido amores… hay de todo en estos relatos que uno nunca se imagina como tu mente nos seducirá….jajajaja …adoro tu creatividad …y tu musica...besos

    ResponderEliminar
  16. Bedshape-Keane me fascinaaaaaa!!
    Tienes toda la magia, todo el poder......magistralmente utilizado!!
    Ahora puedo entrar mas facilmente a este bello espacio..;-)

    Ay Josef, como te adoro! ;-)

    Besotes,

    Ali

    ResponderEliminar
  17. jajajaja. Éste era otro nigromante ¿verdad? De éste no quiero el número.
    Mira que convertirse en caja de galletas!! Un poco suicida sí que parece. Y para colmo esa lengua ajena que lo apresa. ¡Qué triste final!
    Original propuesta, sin duda. No voy a decir cuál me gustó más porque no viene a cuento. Son tan diferentes, además.

    Besitos

    ResponderEliminar
  18. Pero una caja de galletas cuando se termina no se tiene porque tirar, se puede rellenar con más galletas, jajajaja... Muy buen relato.
    Muuuuuuuuuuuuacks!

    ResponderEliminar
  19. Esas galletas se ven muy tentadoras, tienen magia tus letras y lo sabes...es bueno leerte siempre. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  20. Este también me gusta.
    Más original.
    Como nos conduces....

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Me gusto mas la otra version , pero es que yo soy un romanticon.
    Es verdad que aveces el antidoto es el propio veneno.
    pero aun asi no me dejas de sorprender.
    Un abrazo maestro de la palabra.

    ResponderEliminar
  22. Las dos versiones me han gustado, excelentes.
    ¡Pobre galleta! que ya estaba haciendose ilusiones y al final...
    Creo que no volver a comer galletas ja,ja.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Parecia un clon.... y resulto ser otra cosa... ja!! interesante tema ese de ser utilizado...y mas aun de "hacerse" utilizado....
    original a mas no poder...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Historias las tuyas interesantes me gustan mucho...
    ya me gustaría a mi ser galleta de nueces o chocolate para ser mordida por él.. pero ni por esas.. hay bendito ... seguiré invisible.
    besos muchos muchísimos

    ResponderEliminar
  25. Muy bueno! Pero chincha un poco ser utilizado verdad? Bueno..., todo depende de como te utilicen no? La próxima explícale bien al nigromante lo que deseas para no tener sorpresas luego...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Hola Josef, bonito el relato pero el primero me pareció espectacular!!! Me gusta mucho la forma de escribir que tenes.
    Un abrazo grande y sos siempre bienvenido en La Caja.

    Besotes...

    ResponderEliminar
  27. Una experiencia para no repetirla. Abrazos.

    ResponderEliminar
  28. Estupendo relato Josef, como todos. Porqué será que a veces somos tan masoquistas y nos empeñamos en querer a quien no nos quiere bien???, pero tú dejaste la caja de las galletas abiertas y vino otro más vivo y se las comió. Ay que ver...
    Genial.
    Un abrazo y mi reconocimiento

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs