sábado, mayo 15, 2010

Mirada al borde del tiempo.

Hoy traté de buscar lo que encontraba mi hermano. Recorrí una vez el sendero, dos… y no pude. El silencio de la naturaleza continuó dominando, y enturbiando mi cerebro. Es posible que me esté comportando de una manera absurda, pero no pude olvidar que junto a él el ecosistema cobraba un sentido más amplio. Todo estaba vivo, moviéndose, y a cada paso que dábamos hallaba un nuevo ser.
Ascendí con dificultad hasta la lejana y escondida pradera que inventó para mí.

Busqué en la charca a la familia de serpientes acuáticas que descubrió y no las vi. El pito real no horadaba ya el pinar, tampoco el misterioso eco del cuclillo proclamaba su jactancia en el laberinto de altos piñoneros. Hacía un viento seco y lúgubre que obligaba a los árboles a quebrarse hasta emitir un murmullo suplicante que se extendía por el valle y se perdía en la misma línea del horizonte…


Traté de buscar lo que queda de mi hermano porque sé que está allí, en el lugar que más le agradaba. Me senté en el silencio de una roca y permanecí congelado durante más de dos horas.


Quizá todo radique en superar mi miedo a saltar el trampolín, a subir al árbol, a encaramarme a las rocas más altas. Él lo hacía y yo iba tras él…
Lo recuerdo en la piscina, elevado en lo alto de la palanca de cuatro metros con los brazos extendidos presto a saltar, como si supiera que era capaz de volar, riéndose, sin vértigo a la vida. Lo recuerdo tomando a una víbora entre sus manos con satisfacción, sin temor a ser mordido por el árido ser. Lo recuerdo cocinando una paella, conduciendo vehículos, nadando, corriendo, dominando con su voz a un coro admirado de gente. Lo recuerdo siempre en acción, tal vez por eso cuando él se movía a su alrededor hasta la misma naturaleza se ponía en movimiento. Tal vez por eso vivió poco tiempo pero con el doble de intensidad. Tal vez por eso, por no creer en la naturaleza, y por que soy un pensador deliberado yo no sé encontrarla, o ella no desea venir a mí.

A última hora de la tarde seguía sin percibir nada nuevo y oscurecía. Me incorporé y cuando me dispuse a irme, algo, no distinguí bien el qué, pasó a mi lado moviéndose con gran rapidez. No pude verlo pero lo presentí y supe que eso estaba ahí, que había estado observándome. Soy un escéptico y tampoco busqué soluciones sobrenaturales simplemente lo supe, aquello había estado merodeándome todo el tiempo.

Me puse en marcha y cuando me iba, de golpe, igual que si abres una puerta y te entra de sopetón el olor de una estancia, se desencadenó un fugaz vendaval sobrecargado de fragancias y entonces por unos instantes mi sentido olfativo dejó de ser inoperante y la naturaleza de mi hermano regresó a mí en toda su intensidad: con su aroma a tomillo, a jaral, a resina a brezo, hongo, musgo, corteza, pinocha, retama… a bosque. Sólo duró unos instantes pero pude oler de nuevo los secretos que el entorno escondía desde mi juventud y supe que quizá todo ocurriera porque ya no me considero joven. Y entendí que estaba cometiendo un grave error pues no es la edad, creada por nosotros, quien dicta como hemos de sentirnos y actuar sino nuestro interior.

A la mañana siguiente nada más despertar en el chalé donde tantas veces dormí con mi hermano escuché un redoblado y rítmico golpeteo. Abrí la ventana y me recibió un día nuevo y soleado. Lo descubrí frente a mí. Situado sobre uno de los piñoneros del jardín, ostentando su penacho escarlata, un hermoso pito real picoteaba la corteza del árbol sin descanso…

Dedicado a mi hermano Pablo en el XVII aniversario de su muerte. 15/05/1993.


José Fernández del Vallado. Josef. Febrero. 2007. Arreglos 2010.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Reacciones:

38 libros abiertos :

  1. Realmente conmovedor con la sensibilidad sensorial con que describes cada paso vivido, cada momento envuelto en ese halo maravilloso de su presencia. Nunca se va José, vive en tu interior, acunado dulcemente en tu recuerdo, de donde nunca partirá, un amor maravilloso, cálido y eterno te acompañará siempre. Bellísimo homenaje. Me has emocionado. Un enoorme abrazo inmenso y eterno.

    ResponderEliminar
  2. ¡Uf! se me han puesto los pelos de punta. Como ya te han dicho nunca se irá.

    ResponderEliminar
  3. Emotivo homenaje, Josef.
    Lo hallarás siempre en ti, porque está contigo. Pero entiendo esa necesidad de verlo en lo que compartisteis, en lo que le apasionaba y te mostró.
    Me has emocionado.
    En este día, te doy un fuerte abrazo. Y besos

    ResponderEliminar
  4. Uf menudo relato Josef!, feliz Sábado.

    Arwen

    ResponderEliminar
  5. Que bello relato... las copresencias queridas nunca se alejan... algo de su escencia queda en nosotros, en los lugares favoritos, la vida ciertamente termina, pero su significado permanece inalterable...
    muy bellas palabras, un gran homenaje en verdad.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Tus palabras tienen una fuerza tan enorme, que desde que empecé a leerte percibía que era un texto real, amoroso y lleno de admiración. Muy emotivo, mucho. Me has traído sensaciones íntimas y dolorosas.
    Gracias por la belleza que nos regalas a través de tu corazón abierto en este homenaje.

    ResponderEliminar
  7. Sólo puedo decirte que me ha emocionado el texto, porque se nota a leguas que salió de los más intimo.

    Hermoso homenaje.

    Un abrazo emocionado

    ResponderEliminar
  8. Un texto que rezuma emoción y de una intensidad extrema, cuando decidimos dar rienda suelta a las emociones contenidas, dejamos plasmado lo mejor de nosotros mismos.
    Buen fin de semana!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Dejó huella en ti.
    Ha pasado tiempo y sigue contigo.
    Eso está bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Eres como un Mago para mí...apareces en ciertos momentos y dices algo que se cumple o tu adivinas a través de las palabras.
    esta entrada es bella y conmovedora, me gustaria publicarla un dia, cunado de verdad la orilla vuelva aponerse en marcha, porque está un poco aletargada ..lo que si quiero es colocarte en mi puente , para que la magia no desaparezca.
    Un abrazo con cariño

    ResponderEliminar
  11. Su presencia no está en el exterior sino dentro de ti. Estos recuerdos tan vivos y con tanta fuerza, a pesar del paso del tiempo, son una muestra de ello.
    Un relato conmovedor y con mucho sentimiento.

    Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  12. siempre presente. hermoso. Te lo agradecerá

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Pese al paso del tiempo, los que queremos siguen con nosotros. Supongo que ese es el único atisbo de inmortalidad que podemos permitirnos los seres humanos.

    Un abrazo grande, Jose.

    ResponderEliminar
  14. Olá, amigo!
    Amei seu texto... cativante, suspiros da alma, pura emoção!
    Um ótimo fim de semana!
    Beijinhos.
    Itabira - Brasil

    ResponderEliminar
  15. es muy emocionante cómo lo has contado

    fuisteis afortunados de compartir esa vida, vida sin vértigo a la vida

    Besos

    ResponderEliminar
  16. He tenido que llorar ante una historia tan llena de sensibilidad y amor.. eres humano eres de verdad!.
    El amor lo puede todo, y por eso te mando un gran abrazo que sea aliento cálido, fuerza. Sigue arropando a tu hermano pues él forma parte de ti.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Emocionantes palabras, leyéndolas uno se da cuenta de que sigue contigo, que camináis de la mano.

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  18. Un hermoso recuerdo el que permanece en tu memoria.
    Es emocionante volver a sentir de esa forma a los ausentes.

    saluditos

    ResponderEliminar
  19. Muchas Gracias Querido Amigo por compartir un trabajo tan emotivo como bello, en homenaje a tu hermano.

    Siempre estará con Vos.

    Un fuerte Abrazo!

    ResponderEliminar
  20. Totalmente bello y emocionante, tus palabras se meten en el alma sin haber conocido a tu hermano... y sin embargo después de haber leído tu homenaje ya lo conozco, y es un ser increíble, digo es, porque sigue siendo mientras se le recuerde, está ahí en su bosque.
    Pablo es feliz de tener un hermano como tú.

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Gracias por regalarnos un relato tan intimo, cargado de sentimientos y emotividad, me ha emocionado mucho, conozco bien esos sentimientos, no podrías haber expresado mejor ese amor y ese sentimiento tan presente tan tuyo.
    Besos. Eritia

    ResponderEliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  23. Josef: que maravilla de relato. Me encontré perdida en ese maravilloso bosque que describiste :-)
    Me emociono mucho que haya sido dedicado a tu hermano. Debe sentirse muy orgulloso de vos.
    El esta a tu lado cuidandote y haciéndote compañía :-)
    Un beso o 2!

    ResponderEliminar
  24. Antes de leer el final, ya tenía el comentario preparado.
    Te iba a decir que buscaras en tu corazón, que estaba ahí fijo.
    Al leer la dedicatoria me di cuenta de que acerté de lleno.
    Un beso, José

    ResponderEliminar
  25. Mi Cielo, un precioso escrito, y con la fresca escencia de tu hermano. ¿Sabes? el estaba ahí contigo y lo sigue estando. Se dejó sentir con su olor para que te enteraras de que te cuida... Esas ráfagas de viento, son abrazos y besos que te llegan desde donde él esta. No importa cuanto tiempo pase, el amor por nuestro ser querido permanece intacto en el corazón.
    Desde aquí mi querido Josef, te abrazo fuertemente con mucho cariño y fuerza. Me encantó este homenaje que le haces a tu hermano. Me emociona hasta el punto de llorar, porque sé lo que sientes y también reconozco esa sensación de percibir cosas, con las cuales afirmo que siguen entre nosotros...
    Besitos, muchos. Te quiero! :)

    ResponderEliminar
  26. Sin duda tu hermano permanecera siempre contigo, impregnando recuerdos por que asociamos cosas, personas, vivencias y se quedan con nosotros de alguna forma.
    Y las personas que queremos, permanecen siempre, como tu nos has dejado esa presencia, en este precioso y conmovedor relato-homenaje que nos has dejado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Él es esencia, él es bosque. El puede encontrar siempre refugio en tu corazón, con semejante recuerdo y homenaje.

    Abrazos fuertes, "sin vértigo a la vida"

    ResponderEliminar
  28. Sensaciones y sentimientos expuestos de una forma admirable y llena de dulzura.

    De una forma u otra siguen con nosotros.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  29. A pesar de que tus letras tengan el fondo de la pena por la pérdida , no me he sentido triste sino tranquila y sosegada leyendo la descripción tan real que haces de las sensaciones y del bosque,
    Me gusta mucho recordar olores porque te transportan en el tiempo. Me alegro que sintieras su presencia y que descansases plácidamente tras el paseo . Tiene que ser bonito que el despertador suene a pájaro carpintero.
    Un abrazo en éste día especial

    ResponderEliminar
  30. La naturaleza me fascina.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Los sentimientos y el amor son dones que nos hace ser diferentes a otra clase de seres.

    Gran recuerdo y gran homenaje a tú hermano, seguro que desde el paraíso estará satisfecho de ver que lo que te enseñó lo has sabido apreciar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  32. Me quede fascinada y lo he leído dos veces, creo que es el que mas me ha gustado hasta ahora de tus magníficos relatos, desde luego si nos esta leyendo...hoy tiene una gran sonrisa para ti...bello homenaje, besitos cielo...

    ResponderEliminar
  33. A mi es que no me parece buena idea esa de buscar lo que tu hermano buscaba... porque no lo encontrarás...

    Besicos

    ResponderEliminar
  34. Siempre estará contigo... Siempre...

    Besos.

    ResponderEliminar
  35. Fenomenal homenaje a tu hermano ido, te has recreado al encontrarlo. Todo está en nuestro interior, los sentimientos, los amores, las cosas bellas no pasan, perduran a través del tiempo y la distancia…. Sentido relato Josef.
    Abrazos muy fuertes para ti

    ResponderEliminar
  36. Hermoso homenaje a tu hermano. No cabe duda que son palabras desde el corazón. Seguro que estaba allí.

    Tal vez por mi edad, me quedo con esta frase:
    "...no es la edad, creada por nosotros, quien dicta como hemos de sentirnos y actuar sino nuestro interior".

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs