viernes, junio 11, 2010

La Puerta.



Breve resumen de mis impresiones sobre el tema que me preocupa.

Desde el primer día me inspiró desconfianza... La puerta. Si lo hubiera sabido no habría adquirido el caserón. El día que lo visité ni siquiera llegamos hasta su umbral, lo cual me dio que pensar. ¿Sabrían realmente donde se encuentra, o ni siquiera la conocían? Es una puerta de madera de ébano de metro setenta y cinco de alta por uno de ancho que hay en el sótano, la descubrí tras un armario donde se almacena la vajilla utilizada hace años. Ya lo he dicho; se trata de un caserón muy antiguo. No soy capaz de traspasar siquiera el vano y ni tan siquiera la he abierto. El solo hecho de pensar en hacerlo paraliza mis sentidos.

Si supiera que iba a tener que afrontar el misterio no estaría aquí. En cambio estoy de nuevo solo y siempre o a menudo lo estoy. Busco en las sinuosidades de las tinieblas el secreto de la belleza impenetrable. Lo cierto es que adquirí este lugar apartado en un recodo de la sierra para investigar la esencia que tanto atrae a los hombres; que nos atrae como moscas. Investigo en qué radica el sentido entre belleza y monstruosidad y donde están sus parámetros. Pero no encuentro nada, la naturaleza esconde sus apuestas con celo...

Hace noches que sueño pesadillas recurrentes. Me encuentro en un pasillo que, iluminado con luces frías de neón, conduce hacia otra puerta. Me recuerda a la antesala para el descenso a los abismos más profundos. Pienso... ¿por qué tener miedo? ¿Por qué padecerlo cuando me hallo en las tinieblas? ¿Es miedo a lo desconocido? ¿O tal vez a lo que mi instinto reconoce como un verdadero peligro a ser agredido y devorado por algo que no puedo ver?
No existen enemigos del hombre, excepto los que acechan en nuestra mente. Detrás de esa puerta no hay nada, pero... ¿y si lo hubiera?

Haciendo frente a la aprensión, tras la primera semana en el caserón, decido instalar mi escritorio y un camastro delante de la puerta y esperar a ver qué sucede.

La primera noche todo parece normal, excepto yo. No puedo dejar de pensar en la puerta y en lo que habrá detrás de ella. De repente me doy cuenta. Los días apenas existen, las noches son como un sueño en el que todo va fraguándose muy lentamente; el tiempo pasa volando. Me siento circunscrito dentro de otra dimensión paralela a la de la vida. Me siento pero a veces no me encuentro, es como si la materia de la que se constituye mi cuerpo me hubiera abandonado y me esperara al otro lado. Hay algo detrás; lo sé...

Segunda semana.
Por primera vez he escuchado algo... gemidos o lamentos ¿tal vez una triste letanía? No. Eran rasguños, rasguños en la puerta de alguien que intentaba salir. ¿Salir o escapar con desesperación? Me he acercado al pomo pero soy incapaz siquiera de hacerlo ceder, las manos me pesan como garrotes y sudo. ¿Es miedo? De repente me doy cuenta, llevo días sin comer y debo hacerlo. Si no me alimento mi mente me jugará una mala pasada y quiero transcribir todo cuanto ocurra en el proceso de apertura de la cámara, ¿he dicho cámara? No, pero... si es una puerta, claro...

Tercera semana.
Estuve días y noches (ya no sé cuales son los días, no salgo de casa) con el oído pegado a la puerta y pude oír los aullidos. Eran terribles, eran, eran como... gritos inconexos abrumados por el pavor de la impotencia. Entonces y por primera vez comprendí que debo ser valiente, traspasar la puerta y ayudar a quien quiera que sea el que sufra, allí, en ese infierno, tras ella. Pero es una labor difícil mientras sea incapaz de abrir. Lo he intentado, pero mis manos comienzan a sudar y el tirador resbala y escapa a la presión que ejercen sobre él. Me quedo sin fuerzas...

Cuarta semana.
Esta noche por primera vez no pego ojo. Sin duda algo escapa a mis percepciones. ¿Será posible que el hecho suceda en plena noche? Tras cinco horas en vela una noticia nueva e inesperada sucede y me altera de forma inquietante. Se oyen unos chirridos y el tirador de la puerta comienza a girar moviéndose... solo. Pero la puerta no llega a abrirse o... se abre y ante mí surge una figura espectral cubierta de impoluto blanco. Flota en el aire... Se aproxima hasta mí y entonces yo, presa del pánico, estallo y afronto mi miedo. Caigo sobre el espectro, lo derribo y muerdo con salvaje violencia su extraño cuello carnoso y lo desgarro; la sangre comienza a manar. Pero... ¡No! No es sangre y en cambio, se parece tanto. Me incorporo. La puerta está, por primera vez, abierta ante mí. Salgo a un pasillo ¿como el de mi sueño? Iluminado con luces ¡frías, de neón! ¿No hay nadie? Grito aterrado, me encojo, me mezo las sienes con desesperación y entonces, la veo. Avanza hacia mí. ¡Al fin! Es... Es, ¡la personificación de la belleza! Eleva una mano para acariciarme y esa mano, como movida por una fuerza invisible, gira en el aire y esgrime una... ¿¡pistola eléctrica!?

La descarga de cien mil vatios me hace caer al suelo donde me revuelvo presa de terribles convulsiones...
Las alarmas saltan en el edificio. Otros hombres me recogen y me llevan a quirófano donde se me practica una nueva trepanación y un electroshock.

Quinta semana.
De nuevo estoy al otro lado de la puerta. No entiendo qué ha sucedido. Sin duda me quedé profundamente dormido y padecí ¿un sueño extraño? No... No estoy seguro de nada. ¿Y La puerta? Ahí sigue... Cerrada, como siempre. Desde el primer día me inspiró desconfianza...

Instalo mi escritorio y un camastro al otro a lado y me dispongo a averiguar qué sucede...


José Fernández del Vallado. Josef, junio 2010.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Reacciones:

48 libros abiertos :

  1. josef

    muy buen escenario escogido para plantaernos el relato
    que mejor que una casa con pasado pesado

    Felicitaciones


    no sé porque hice una asociación con "casa tomada de cortázar"...será porque es otra casa jajaja

    besitos

    ResponderEliminar
  2. En el fondo, el otro lado de la puerta siempre es éste.
    Buen texo.

    ResponderEliminar
  3. Cuanto nos cuesta abrir la puerta que nos lleva a reconocer nuestros miedos, inquietudes y flaquezas....

    un abrazo desde donde estoy estos dias... aquí en Madrid.

    ResponderEliminar
  4. Aqui el escritor... buen relato!!
    Música y deleite leyendote.
    besos
    He visto la novela tuya, la leeré con gusto.

    ResponderEliminar
  5. Aqui el escritor... buen relato!!
    Música y deleite leyendote.
    besos
    He visto la novela tuya, la leeré con gusto.

    ResponderEliminar
  6. Querido Josef, me gusta lo que escribes... Mi impresión, es la de una obsesión por la puerta, a tal punto que los pensamientos desencadenan pesadillas tan reales, y que solo están en la imaginación del protagonista, alejándolo por completo de la realidad.

    Un placer leerte.

    Besitos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  7. Un muy buen titulo para el relato que nos regalas. Es realmente muy bueno este texto literario.

    ResponderEliminar
  8. Supongo que buscar nuestra propia salida, nuestra propia puerta que a veces no nos atrevemos a abrir!
    Quizas, hasta quedamos atrapados en la locura del miedo!
    Buen relato Josef, espero haberlo entendido!
    Perdona no haber pasado antes, pero si me leiste por ahi, estuve acompañando a una amiga que acaba de perder a su madre!
    Besos y abrazos, buen fin de semana!

    Felicitaciones, tu ingenio es fabuloso a la hora de escribir!

    ResponderEliminar
  9. Cuando perdemos el sentido de nuestras vidas, nos quedamos con mil puertas por abrir, las novecientas noventa y nueve no llevan a ningún lugar, pero el miedo y la tristeza que nos domina, no nos deja razonar.
    Excelente relato, un beso y mi abrazo, que disfrutes tú fin de semana

    ResponderEliminar
  10. Pobre hombre!!! que momentos!!!...en cuanto comencé a leer tu relato, pensé no será el mismo que habitó la casa de la Madreselva no? o tal vez si?...

    Esa maldita puerta que a veces no podemos abrir!!!

    Me encantan tus textos, te felicito!!
    Un abrazo grande!!!

    ResponderEliminar
  11. Gracias por tu comentario. No se si existe la eternidad o no... o el regreso a esta vida tal como la conocemos. Yo me doy por satisfecha si puedo lograr ser fiel a mi misma, a mis valores a mis amores...entonces seguro viviré un tiempo más en el recuerdo de algunos.. y eso ya es mucho!!!!

    ResponderEliminar
  12. Las puertas pueden estar cerradas porque no deseamos abrirlas y encontrarnos algo, pero cuando las abrimos es porque queremos seguir adelante.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Hola cielo muy bueno el relato cada uno a su manera pero muy interesantes
    un beso y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  14. las misteriosas puertas cerradas tiene un especial atractivo ,ya que deseas saciar tu curiosidad,pensando que es bueno abrir pero no cerrar puertas nunca.
    Buen relato estimado tocayo

    Un saludo desde el Mediterráneo

    ResponderEliminar
  15. Abrir la puerta y mirar al otro lado, expectativas hasta hacernos sudar las manos.
    Muy bueno!

    ResponderEliminar
  16. Una puerta cerrada siempre es una gran tentación. Que gran relato Josef, muy muy bueno.
    Muuuuuacks!

    ResponderEliminar
  17. Las puertas... realmente hay algo obsesivo con las puertas... en especial las que limitan los rincones de la mente y sus dimensiones... Te leo encantado, ésta puerta hasido especialmente obsesiva. (gracias por tu visita y tus palabras).

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  18. Que tensión todo el relato!!!
    Extraordinario.
    Creo que es de los mejores que te he leído.
    Te felicito.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Uuuuffff!!! Creí que descansaría de tanta tensión al final, pero no.
    Lo mejor (y lo peor) de los finales abiertos es que nos permiten hacer infinidad de interpretaciones. Todavía no he elegido con cuál quedarme. Todavía estoy tensa ante esa puerta.
    Genial tu relato, Josef

    Besos

    ResponderEliminar
  20. El ser humano siempre se enfrenta a un obstáculo insalvable, superior a él en todos los sentidos. Somos pequeñas piezas colocadas al azar en un tablero que no acertamos a determinar.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  21. Olá, amigo!
    Amei seu texto... fiquei presa a ele desde a primeira palavra até a última... sempre esperando o mistério ser desvendado.
    Um ótimo fim de semana cheio de luz, inspiração e paz!
    Beijinhos.
    Itabira
    Brasil

    ResponderEliminar
  22. El tipo de relatos que ejercita mi "apnea" . Me pregunto de qué lado, realmente, estabas de la puerta...

    Me ha gustado mucho, mucho...

    Un abrazo,

    A.

    ResponderEliminar
  23. Bello juego el que mantuviste con la puerta.
    Pero... ¿ganó ella?
    Una puerta cerrada siempre esconde algo al otro lado.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. A veces una puerta puede ser una salida, otras una entrada. ¿Y si fuera ambas cosas al mismo tiempo?... bueno, realmente lo es.
    A veces es mejor saltar por la ventana.

    Buen relato.

    ResponderEliminar
  25. ¡¡¡Ma-ra-vi-llo-so!!! Eres increíble. Un relato deslumbrante, que envuelve y me introduce en todas tus magníficas descripciones llevándome por los pasillos de la deseperación de forma angulosa y excitante.
    "No existen enemigos del hombre, excepto los que acechan en nuestra mente."
    Te repito...¡¡¡Maravilloso relato!!!
    Un abrazo grande, volviéndote a leer.

    ResponderEliminar
  26. Uff como se parece a mis pesadillas lo unico que se diferencia es que no hay puerta, entran directos los espectros o no se que son, pero la cuestion es que despierto con un temblor terrible.
    Me has tenido todo el relato en tension que lo sepas eh? con eso lo que quiero expresar es que eres un buen narrador, mejor dicho un buen escritor, te veo en los premios planeta a que si?
    Primavera

    ResponderEliminar
  27. Hola José!! Me encantó el relato. Atrapa hasta el final. Creo que uno siempre tiene una puerta que teme abrir. Muy bueno.
    Besosssss

    ResponderEliminar
  28. Menuda puerta que has abierto...bufff y menudo cierre. Mis felicitaciones a este relato tan atrapante.

    Besos.
    Arwen

    ResponderEliminar
  29. Tienes una capacidad impresionante de incluirme en tus textos. Senti mucho miedo, sobretodo al final. Me recordaste en parte a la peli "The collector", sufri más con el final, que no es otra cosa,q ue el comienzo de todo, como tu texto.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  30. Simpre tus textos son buenísimos...y más en este caso una puerta... que invita a quedarte, a traspasarla, con todo el riesgo que eso implica..
    Emoción, mucha emoción, intriga!!

    Ahhhh y la música Josef...cómo me gusta tu música...bailaremos algún dia?...
    BESOS

    Ali

    ResponderEliminar
  31. Josef!
    Que buena historia !!
    Que dificil que resulta a veces abrir puertas, pero sobretodo, transpasarlas !!
    Hermoso este relato. Sentí como propio un poco el miedo.
    Gracias por la "charla" =)
    Un beso o 2 !

    ResponderEliminar
  32. ¡Que miedo pasé! siempre me dieren pánico los caserones antiguos, pero ahora ya ni en películas los voy a ver.
    Por cierto..., pobre hombre! otra vez analizando la puerta, ¿tiene moraleja? y va ser que siempre chocamos en la misma piedra...? (bromita)

    Besitos.

    ResponderEliminar
  33. Emocionante josef, como no vamos a intentar ver del otro lado, una puerta cerrada siempre nos conduce a querer saber más. Terror desde comienzo a fin, bella narrativa

    Besos

    ResponderEliminar
  34. cada uno de nosotros tememos a nuestra propia locura.
    un cuento delirante.

    bicos.

    ResponderEliminar
  35. Inquietante. Me parece que siempre la tenemos cerrada, delante de nosotros, de abrirse, que no es lo mismo que nosotros tengamos el valor de abrirla, nos asusta aún más, y siempre, por siempre, nos situaremos delante de la puerta...cerrada.
    Un beso

    ResponderEliminar
  36. Si no sé si estoy a un lado o a otro de la puerta, pero lo único que sé es que hay que atrevesarla.

    Otro magnífico relato.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  37. ¡Qué manerta de mantener la tensión! También te felicitó por la manera de aprovechar ese motor eterno de la curiosidad humana que son las puertas cerradas, los lugares malditos o los caminos prohibidos

    ResponderEliminar
  38. La puerta que nos lleva de la cordura a la locura a veces es tan frágil. Será ficción o realidad, o sólo nuestra incapacidad para penetrar y afrontar el miedo a lo desconocido?
    Cuantas interpretaciones se pueden sacar de este estupendo relato. Siempre es un placer pasar por tu espacio y disfrutar tus letras.
    Un abrazo muy grande Josef

    ResponderEliminar
  39. Transcurre nuestra vida entre puertas que abrimos, otras que cerramos y otras que no nos atrevemos a tocar.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  40. Que agobio, muy bien relatado, consigues un clima que genera una mezcla de miedo, agobio y expectativa por saber como termina. El final genial, que tormento, todo vuelve a empezar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  41. me recordo tu relato un fragmento interesantisimo que lei sobre las puertas en la cultura asiatica....
    a ver si la copio y lo cuelgo algun dia..
    puertas...pesadillas, sueños , ficcion y relaidad...
    a quien no le ha pasado algo parecido..?

    un abrazo

    ResponderEliminar
  42. Una puerta da para mucho tema, es un relato que resulta interesante leer.
    Un abrazo.
    Goriot.

    ResponderEliminar
  43. Excelente texto literario con peso...

    Es del otro aldo... lo mismo....


    Paso a dejar mi huella una vez más agradecida a por tanto de tanto dejado en mis casas , en mi ser y con profundos sentires he cosechado hermosos decires por los cuáles desde el corazón del alma ha surgido esta hermosa amistad.

    Por ello invito a pasar por mis blogs y si gustan retirar los dos poemas dejados en

    www.cosechadesentires.blogspot.com

    Os saludo
    Dejando
    Un cariño,
    UN abrazo,
    Una rosa
    Mi paz,
    Y mi siempre Amistad!!!!

    Marycarmen

    *******************************
    Mis Blogs
    www.walktohorizon.blogspot.com
    www.panconsusurros.blogspot.com
    www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.com
    www.newartdeco.blogspot.com

    ResponderEliminar
  44. Las puertas tienen ese misterio, nunca se sabe lo que ocultan.
    Me ha encantado, como todo lo que escribes, diria que me estoy volviendo adicta a tus relatos.
    Besos

    ResponderEliminar
  45. Veo que sigue escribiendo también como siempre .. Música y deleite leyendo este buen relato.
    Besos

    ResponderEliminar
  46. Josef como siempre palpitante de suspenso que lleva al límite...caminamos entre las oscuras profundidades de la mente que levantan convulsivas obsesiones...inquietante...y genial relato ...y una música que disfruto mucho...te dejo un beso

    ResponderEliminar
  47. Querido:
    Hoyes domingo y ayer te dejé un comentario que iba a dedicar unas horas a leerte, especialmente a ti. De modo que tomé desayuno y comencé por este que fue donde me quedé la ultima vez que vine.
    Diosss!!! Uno no puede hacer eso de comer y someterse a ciertos suspensos. Y es que así me mantuvo esta historia escrita de una manera excelente, mi amigo.
    Yo no veo películas de suspenso, con algunas excepciones. Esta produjo imágenes parecidas a "12 monos" ¿La viste? ¿Donde Brad Pitt hace de demente? Y aquella joya de Jack Nicholson, antigua, en que él termina en loco, no recuerdo el nombre.
    Felicitaciones por esto,mi amigo.
    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs