sábado, agosto 14, 2010

Bastardo

Me desperté rápido y en silencio, no quería desvelar a Rosita. Me vestí sin ducharme; me lavé los dientes con ojos llorosos, debido al dolor de la muela picada; me hice un café rápido y me quemé la lengua. Fui hasta el cuarto de los perros, lo regué y vertí cinco kilos de pienso en los recipientes de mis tres rottweiler: Luli, Mandíbulas y Lucas, mientras repasaba mentalmente la pregunta que tendría que hacer. No quería que por mi culpa la empresa fracasara. Y, además, estaba informado de que debido a mi labor de aquel día las ganancias se incrementarían en casi un cincuenta por ciento. Me puse el vestido de Armani de cuatro mil dólares. Una vez en el salón pulsé el mando, los doseles de raso se abrieron permitiéndome ver México, la ciudad más extensa del mundo, en casi todas sus ramificaciones. Subí a la terraza, una brisa templada acarició mis sienes; amanecía.

El autogiro silencioso no tardó en llegar. Tras un vuelo de apenas treinta minutos se posó en uno de los laterales del recinto donde el mitin iba a celebrarse.
Protegido por hombres de seguridad que verificaron que mis papeles estaban en regla, fui llevado hasta el palco que se hallaba en frente de donde el orador hablaría; y el orador era nada menos que el primer ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Don Pedro Alcántara, quien aparte de regir sobre los once ministros que componían el Poder Judicial, controlaba no sólo el Distrito Federal, sino además los estados del norte: Baja California, Baja California Sur, Sonora, Chihuahua, Nuevo León, Tamaulipas, Durango y Sinaola; con lo cual los pasos fronterizos donde circulaban importantes cargamentos de estupefaciente hacia los Estados Unidos, estaban bajo su control. Luego estaba el Golfo de México, donde se hallaban las reservas de petróleo y gas, justo frente a los estados de Tabasco, Campeche y Veracruz, también suyos. Podía decirse que el hombre de cabello cano, bigotes prominentes, de aspecto similar a aquellos que exhibieron los antiguos jefes de las Galias, mirada soberbia, y manos huesudas y pálidas, era el verdadero poder fáctico de México y quien regía los destinos de los ciento siete millones de habitantes del país. Desde su silla de ruedas se incorporó con dificultad hasta erguirse sobre la platea y comenzó su discurso. Versaba sobre el progreso, hombres tenaces, empresas, humanidad, descubrimientos, riqueza, poder, dinero, etc...

Superado el ecuador de la soflama, pedí permiso. Me fue concedido. Me incorporé y le hice la pregunta.
— Y dígame hombre poderoso. ¿Como piensa usted solucionar una hambruna que afecta ya a más de veintitrés millones de ciudadanos sólo en México DF?
El viejo se me quedó mirando. ¿Me habría reconocido? Imposible, con mi nuevo look daba el pego hasta el más allegado. Balbuceó unas palabras ininteligibles. Luego dijo.
— Me temo que ese asunto no entra dentro de mi competencia. Es más bien labor de nuestro querido presidente...
Volví a sentarme con una sonrisa de mofa. Había logrado el efecto. El público comenzó a abuchearlo. Las cámaras dejaron de enfocarme y se centraron en el alboroto que se había formado en el patio de butacas.
Cuando localicé a la persona palpé la Smith & Wesson con silenciador en mi bolsillo. El hombre sacó una Smith & Wesson sin silenciador, apuntó al empresario y disparó seis balas de fogueo. Al mismo tiempo, semioculto tras las butacas, saqué mi arma con sigilo y descargué otras seis auténticas, que nadie intuyó ni oyó.
Mientras, en medio de un tumulto de pánico y desconcierto detenían al supuesto asesino, me incorporé y caminando salí del recinto, subí a mi autogiro y a las nueve y media estaba de vuelta.
Rosita seguía durmiendo, los perros descansaban en silencio.
¿Lo sentía por mi padre? No, nunca me había querido ni hablar. Yo era uno de sus más de quince bastardos, y lo odiaba a muerte.
Me desnudé, me metí entre las sábanas y di un pellizco a Rosita en el culo.

José Fernández del Vallado. Josef. Agosto 2010.



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Reacciones:

30 libros abiertos :

  1. Siempre es un placer leer tus relatos, por lo bien que escribís, por cómo situás a los personajes y por esos finales que nos dejan de bruces. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que poder de transportarnos a la escena, al ambiente y el clima. Que redacción perfecta y atrapante.
    Me encantó como me encantan tus escritos.
    Y coincido con Cecila, tus finales son espectaculares.
    Perdón por no haber podido pasar por tu post anterior. Muchas veces los tiempos no me dan, pero no es falta de interés o deseo de leerte.
    Un beso grande Josef, y viste como las musas vuelven y recargadas jajaja.

    ResponderEliminar
  3. Eres increible, el relato no tiene desperdicio. Y la imagen de la criaturita me ha dejado fatal. Es fuerte muy fuerte pero desgraciadamente real como la vida.
    besos

    ResponderEliminar
  4. Excelente!!! La frialdad, cada actitud bien estudiada se redobla en lo excitante de tu relato que engancha en un final sensacional, dejando un cúmulo de sentimientos encontrados. Vaya, con don Pedro, lamentablemente tantos por ahí...
    La imagen...terriblemente dolorosa.
    Un abrazo y besos!

    ResponderEliminar
  5. sangre fría, corazón de piedra, odio en el alma y una buena dosis de venganza.
    bicos,

    ResponderEliminar
  6. La venganza es el placer de los dioses. Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. haces que me sumerja en la historia y que nunca adivine el final

    me gusta

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Ha sido estupendo perderme en el ambiente de tu historia, conociendo a ése personaje que se va perfilando a través del avance de la acción. Sorpresa final, con empatía incluída por parte del lector(a).


    Saludos de agosto, con buenas lecturas, Moderato!

    ResponderEliminar
  9. Cómo describes. Y esa imagen que completa todo. Ag.
    Saludos, un placer siempre leerte aunque no comente

    ResponderEliminar
  10. Tristemente lo he leído,pues la imagen ya la conocía, pero siempre que la veo me toca la impotencia de no poder hacer nada para mitigar en lo posible el hambre de esos niños y mayores.

    Entiendo lo bien que has argumentado ese relato de amor y odio,magnifico.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Hola, yo también me acuerdo de ti+
    Besitos y amor
    je

    ResponderEliminar
  12. No hay odio más terrible y peligroso que el que nace donde debiera haber amor.
    Magnífico relato con sorprendente final. Ni siquiera el título conduce a él.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. como siempre te digo mi querido amigo genial , la forma de ponernos en situacion, un placer leerte como siempre

    ResponderEliminar
  14. Tus escritos siempre son especiales pero hoy la foto me ha tocado el alma.
    Muuuuacks!

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno. Me ha encantado la frialdad, la templanza y el sarcasmo del protagonista. De verdad, muy bueno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Me gusto mucho como planteaste al protagonista.
    Excelente historia!

    ResponderEliminar
  17. Me encanta la imaginación que tneés, es increible.
    Me gustó mucho

    Abrazo

    ResponderEliminar
  18. Plas, plas, plas. Mi aplauso y mi ovación. Moderato este relato entra dentro de los mejores que te he leído. Me ha enganchado desde el principio, y me ha impactado el final, que no esperaba.
    Cada día te superas más.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Sorprendente final-denuncia, muchos padres mereceríamos, sin duda, que nos metiesen un obús por el culo.

    Fiuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu

    ResponderEliminar
  20. Ah!!... un buen relato con buen clima... inteligente e incluso tactico... je!...
    Que agradable leerte... como siempre interesante. Ahora a mi dia... y tratando que mi hija no me de un garrotazo a la hora de la siesta.

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  21. Me gusta mucho la forma en la que has conectado el inicio y el final del relato.

    ResponderEliminar
  22. Interesante relato, me hace reflexionar sobre las motivaciones de la conducta humana.

    Me pregunto si el personaje tendría algún deseo de venganza.

    Enhorabuena por el relato.

    ResponderEliminar
  23. No me gusta la venganza, pero tu relato es apasionante enhorabuena!
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Estoy sin tiempo.
    Tuve problemas con el blog.
    Hoy acabé mi último libro antes del tuyo.
    Espero poder escribirte pronto.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Magnifica frialdad, la misma que atestiguan con sus actos aquellos que no quieren ver lo que es evidente,caemos en picado y parece que consumir es bastante mas importante que compartir. Magnifico relato...

    Abrazzzusss

    ResponderEliminar
  26. Muy buenos dias Josef....
    (tu si que sabes hacerlo bien... -escribir digo- jejejejej)

    Abrazos y feliz dia.

    ResponderEliminar
  27. Pues que quieres que te diga...! ¿Que quizá fuera esa una de las soluciones? Pero se necesita sangre fría, decisión y sobre todo ver a los niños morirse de hambre..., para poder llevarlo a cabo.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  28. Olá, amigo escritor!
    O quê dizer?...
    Simplesmente... você é mágico quando escrevi!...
    Boa semana!
    Beijinhos.
    Dila
    Brasil

    ResponderEliminar
  29. Hasta donde llega una mala actitud de una persona y lo que puede llegar a afectarnos como para hacer que nos comportemos de una determinada forma, sorprendente tu relato, me hiciste enlazar varios sucesos acontecidos en México.
    Un beso José

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs