jueves, septiembre 02, 2010

Locura... ¿irracional...?



Lo he intentado varias veces y me doy cuenta de que pierdo el contacto con la vida... Ya no soy capaz de leer, no soy capaz de vocalizar, no soy capaz de acompañaros en nuestro mundo actual. He dejado de leer y ni siquiera – hace años ya – practico el sexo. En cuanto a la vida, sigo buscándola con escasos resultados durante las noches en las que salgo a capturar a mis presas, siempre, seres más débiles que yo...

Y desde luego, me felicito por no haber nacido débil en este mundo. Pero después lloro por todas ellas, porque cuando mueren entre mis manos leo el terror y su miedo a la muerte. Ninguna quiere morir descabezada y cuando las decapito, sueño que les hago el amor que las acuno entre mis brazos y que juntos, viajamos a esos lugares anhelados en los que tanto ellas como yo, podríamos encontrar ese entorno que nos ayude a ser felices de forma definitiva y sin final, sobre todo sin final; odio tanto los desenlaces... ¿Por qué todo tiende a finalizar? ¿Por qué no vivir una feliz y valiosa eternidad? Me gustaría poder hacerlo, ser inmortal. De tal forma para mí matar tal vez carecería de ese significado misterioso que me aturde y conmueve. Me estremece verlas girar sobre sus extremidades mientras agonizan. Luego las recojo del suelo las tomó entre mis brazos y sin poder resistirme a su influjo, las devoro. Sí, devoro cuantas cucarachas se ponen a mi alcance en esta jaula de vanidosa ingratitud ¿Dónde dejé los años? ¿Por qué perdí mi edad y mis oportunidades? ¿Dónde quedaron los tiempos inmemoriales en los que podía moverme con libertad fuera de este sótano húmedo y nauseabundo en el que hoy se revuelcan mis huesos?

Hace tiempo que ni las cucarachas me alimentan, por ello decido estrangular mi mano. La tomo y con la otra la atenazo y aprieto con todas mis fuerzas y cuando está congestionada, cojo la sierra y la corto. Lloro, grito, chillo, me revuelco; siento el sabor dulzón y caliente de mi sangre mientras trato de aplacar la hemorragia y en tanto el dolor fluye dentro de mí, echado de lado sobre mi cuerpo, oigo la canción de la libertad y entiendo su significado; llevo oyéndo su machacante melodía hace décadas. Y lo comprendo. Significa que jamás saldré de mi encierro. Mi mortuorio encierro de asesino en esta cárcel de Siberia.

Es entonces cuando los recuerdos retornan a mí y veo a la niña entre la nieve, delante están las vías del tren y el convoy avanza a cierta velocidad hacia ella. Las balas silban a mi lado, hienden el aire helado y cortante con la cadencia de estiletes infalibles; algunos de los que fueron mis amigos, acribillados como porciones de rico queso gruyere, se derrumban a mi lado. Dispongo de apenas dos, tres segundos, salto y la recojo, abrazados nos deslizamos por el desplome que hay al otro lado entre el fragor de la máquina de vapor, el silbido de las balas, y el tableteo de las ametralladoras. Nos detenemos bajo un conjunto de árboles, le doy la vuelta, retiro tembloroso el velo que cubre su rostro y descubro el semblante sonrosado y precioso, pero también asustado, de una mujer joven. ¡Menuda locura! ¿¡Qué hace aquí!? ¿Belleza en medio de la cruel bestialidad de la guerra en chechenia? No durará. Lo vislumbro con miedo; en cuanto la descubran será violada y luego, asesinada. Me doy prisa en actuar. Sin pensarlo me despojo de mis prendas de soldado ruso: mi casco, mi chaquetón, mis pantalones, se los ajusto con el cinturón, luego le ordeno que corra hacia las afueras de Grozni, apenas son dos kilómetros, que busque a una tribu de apellido Ingushka – somos amigos – que se una a ellos y escapen hacia el este.
Todo habría salido bien de no ser porque los Ingushka no eran la clase de gente que imaginé. En cuanto la vieron la violaron y la asesinaron. Luego, echarme la culpa apenas les supuso un esfuerzo. Fui degradado...

Se oyen cerrojos, la puerta se abre, me descubren tendido medio desangrado, me llevan a enfermería y en apenas un mes estoy de regreso.
Lo he intentado varias veces y me doy cuenta de que pierdo el contacto con la vida... Ya no soy capaz de leer, no soy capaz de vocalizar, no soy capaz de acompañaros en nuestro mundo actual. He dejado de leer y ni siquiera – hace años ya – practico el sexo; en cuanto a la vida, sigo buscándola con escasos resultados durante las noches en las que salgo a capturar a mis presas, siempre, seres más débiles que yo...
A fin de cuentas todavía me queda una mano. Estoy cansado, hastiado de ver cosas que no merecen la pena ser vistas, en realidad aunque lo desee ya no veo, no necesito ver ¿para qué?
Cierro los ojos, afirmo mis dedos sobre la cornea, y de un brutal y preciso empellón me los arranco.

Total, un mes y estaré de vuelta…

José Fernández del Vallado. Josef. Septiembre 2010.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.Technorati Profile
Reacciones:

32 libros abiertos :

  1. He leído. Me he empapado. He releído y, desde abajo, he subido por comprobar -lo juro- si el "irracional" se encontraba entre interrogante. Hubiese dado igual... Si locura es igual a irracionalidad, encima todo eso, debido a que soy rata susceptible, me alimento de estricnina, salgo de aquí echando hostias, aquí hay poco para mí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estremecedor.
    Cuantos locos parecidos habrá sueltos?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me dejó la piel de gallina!!!
    Me encantan los relatos complejos, pero este asesino me hizo rogar no cruzarme ninguno en mi camino.
    Deben existir muchos camuflados, verdad??!!!

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  4. jOSEF,ME HA ENCANTADO.ME GUSTAN TUS RELATOS DE TERROR Y ME IDENTIFICO CON TU PROTAGONISTA.
    SANGRE....
    BESOS DE REGRESO.
    PD:LO SIENTO SI ESCRIBO EN MAYUSCULAS....

    ResponderEliminar
  5. Seguro que por el mundo andan sueltos cientos, miles de locos... en fin... tal vez todos estemos un poco locos... ¿no?

    ResponderEliminar
  6. Bueno, yo es que soy de la opinión que los locos somos los únicos que lo hemos perdido todo menos la razón. Me ha encantado el relato.
    Muuuuuacks!

    ResponderEliminar
  7. Siempre me conmueve la reflexión aquella de que los locos piensan que los locos somos nosotros... ;(

    Un abrazo.

    Arwen

    ResponderEliminar
  8. Que buen relato... me atraen de forma curiosa los textos de oscuridades, estas exploraciones de complejos personajes y sus mnudo internos... y decididamente, no estaba tan loco... creo... mmmm...

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  9. pues yo me he quedado triste
    triste y bien al fondo del hoyo


    igual, ya sabes: siempre es bueno leerte aunque se me escape una lágrima azul


    besos!

    ResponderEliminar
  10. Con la boca abierta ando...
    Me asustaste al principio :(
    Me alegro de que sea ficción
    ¿o no?
    Besos

    ResponderEliminar
  11. He leído sujetando mi mano, luego mis ojos...no sé por qué, pero últimamente me duele cuando leo cosas de dolor...me duele en el sentido real...me asusta el dolor...

    Creo que todos hemos pasado por esa monótono y tedioso conteo de vida... menos mal que no nos da por cortarnos ni arrancarnos cosas.
    Muy bueno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Uff, me ha encantado tu relato. La locura ejerce una extraña atracción tanto en Literatura como en Cine en muchas personas. Yo soy una de ellas no se si debo preguntarme porqué?. Tu protagonista de hoy tiene pocas razonas para ser un poco racional..
    Besos. Eritia

    ResponderEliminar
  13. Hola mi querido Josef, llegar aquí es encontrarse con sorpresas y eso me encanta!
    tus relatos me devoran!! y luego wouwwwwwwww!! me dejan así, en vilos...y eso me motiva a la nueva visita, a tu nueva entrada...
    Es tu sello...

    un abrazo mi querido señor José Fernández del Vallado...

    Ali

    ResponderEliminar
  14. La locura muchos no sabemos donde en verdad se encuentra, pues tan fácil de disimular que no sabes conque cuerdo es el que hablas si tú o el.

    Buen relato

    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Dicen que todo tiene una razón de ser, hasta lo irracional...Cómo se puede comprender lo incomprensible?...
    Y uno se detiene siempre en lo mismo, "por qué"...
    Y lo peor de todo es que está lleno de esos, libres, esperando...

    Un abrazo

    Otoño

    ResponderEliminar
  16. Mi madre que locura, me tiemblas las manos, el corazón… increíble relato, este no tiene cura, genial josef.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. ¡Puff!. Verás estoy reencontrándome conmigo, con los blogs y con todos vosotros. He pasado un par de meses prácticamente descolgada. También es bueno.
    Por lo tanto, para leer a fondo tu texto, necesito tomar aliento y meditar en que se trata de literatura nada más.
    Volveré.
    Entretanto, dejo mis bicos, ya sabes.

    ResponderEliminar
  18. La locura es un estado mental, que solo lo conoce el que lo vive,¿Quienes somos los demás para poner etiquetas? Los cuerdos siempre tan prepotentes haciendose los artifices de la verdad.
    ¿Quien ha definido el raciocinio? aquellos que se denominan racionales, prefiero vivir en el mundo irracional y tener por compañeros a los gatos...
    Abrazos!
    Potentes post! por cierto amigo sin querer elimine tu comentario, soy una manazas incorregible :(
    Buen finde!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  19. Me dejas con la duda de saber qué tipo de relato es porque impacta y a la vez que es patético, encanta.

    Besos para ti!!

    ResponderEliminar
  20. Hola, Josef.
    Un buen relato.
    Me ha encantado sentirme por unos minutos (pero sólo por unos minutos, ¿eh?) parte de la mente de tu asesino. Al principio creí que se trataba de un vampiro, pero luego…
    Me ha gustado la intrahistoria del asesino cuando era soldado ruso. Muy visual y escalofriante.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Que relato mas impactante por el final que le da.
    Voy a darme un gran paseo por tu blog, porque tienes relatos muy interesantes.
    Amor

    ResponderEliminar
  22. Espeluznante. No puedo decir otra cosa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Este relato es brutal y muy impactante. Me gusta.
    Espero que estés bien. TE he encontrado muy pesimista en las anteriores entradas, y eso no es bueno.
    Besos felinos.

    ResponderEliminar
  24. sos un genio!!
    besitos josef
    feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  25. Pasaron dos días en que subiste el post y lo ví, pero sé que a tí hay que leerte con tiempo, con absoluta dedicación, no porque los demas escritores no lo merezcan, sino porque se de tus tramas!!!
    Y lo bien que hice de esperar!!
    Tremendo relato, excelentemente escrito y escalofriante también.
    Que talento y conocimiento de las letras amigo.
    Te felicito
    Un abrazo grande!!!

    ResponderEliminar
  26. Durísimo y magnífico relato. Tú te has empeñado en no dejar indiferente a nadie ¿verdad? Generas todo tipo de sensaciones, después de leerte una no es la misma.
    Un abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  27. El regreso de mis vacaciones llenas de luz y sol han hecho que pueda "aguantar " el tirón de esta entrada.¿Loco? ¿Cuántos en voz alta y clara se atreverían a decir que jamás, jamás, jamás, han deseado hacer el mal como placer?.
    Son tantos los temas y sentimientos que tocas en una sola entrada que consiguen dar un vuelco a lo intestinos más agradecidos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  28. Hola Moderato,
    Me he animado a crear un blog específico sobre críticas literarias. Simplemente para opinar de qué nos parecen esos libros que con tanto entusiasmo leemos y que tantos sentimientos nos despiertan, unas veces agradables, otras, no pocas, de aburrimiento.
    Gracias, de antemano, por participar

    ResponderEliminar
  29. Muy buena historia Josef !
    Perdón la demora !
    A pesar de su encierro, ha hecho lo que siempre quiso, más allá si eso es malo o bueno.
    Un beso o 2 !

    ResponderEliminar
  30. La locura y la cordura van de la mano y no sé yo cuanto de ficción y/o realidad hay en cada uno de nosotros.
    Apasionante relato Josef como todos los que escribes.
    Te saludo con afecto y admiración

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs