viernes, febrero 04, 2011

Gracias al Face...







Foto de internet


Ayer salí con una amiga hace un par de decenios perdida y que he recuperado gracias al Face. También salí con un grueso abrigo ciento por cien de poliéster, una gorra Thinsulate, mi par de mitones y sobre todo, mis nuevas orejas (audífonos digitales) con las cuales de pronto me entero de todo, y me doy cuenta de que la vida lejos de Internet es real, muy real, la gente se ha vuelto educada, pues todos me atendieron muy bien; incluida mi amiga recuperada que, por cierto, ya no está tan bien como en nuestros tiempos de juventud, cuando me daban impulsos cavernarios de tirarme sobre ella y...; en cambio, seguía siendo simpática, a decir verdad muy agradable, y yo me sentí algo así como más mayor y seguro, realmente seguro, sobre todo estando en un lugar de esos en los que entre el rumor de la música y el griterío de la multitud, apenas puedes permanecer con la boca cerrada degustando tu copa – en mi caso cerveza sin, – pues como me he vuelto mayor no bebo alcohol, ni hago guarradas como mezclar la bebida con drogas – ahora las llaman de diseño. – 

Resulta una idea muy sugerente para vendérselas a los yuppies, me asusta como se adecua el sistema a nuestras necesidades, es realmente camaleónico. Aunque en sinceridad, a mí me cansa y hace tiempo que le doy la espalda; ocurre que el sistema no quiere olvidarse de mí y no se harta de enviarme correos de esos de: “Premio” con mayúsculas, en los que asegura que he sido favorecido con un viaje para una pareja a las Bahamas; pero como ante estos temas siempre hay peros, yo estoy sin pareja o “desparejao,” que viene a ser lo mismo, luego sospecho que su caritativa oferta no me irá a la medida. También me ofrecen un automóvil familiar serie B y marca J, que elija el color dicen y etc. 

Aunque, como tampoco soy padre de familia intuyo que la misiva no va dirigida a mí y asimismo presiento que el sistema considerando mi edad ya “avanzadita,” supone que ahora mismo debo ser el patriarca de una abundante familia numerosa. Está claro, para gastar de forma adecuada hay que disponer de una sacrificada y cumplidora familia que sobre todo obedezca las reglas. Por ejemplo, al sistema le importa que nos multipliquemos; se centra plenamente en la estadística y en el censo de la población. Básicamente le interesa que follemos de la manera más cómoda y crezcamos en número de forma veloz aunque ajustada a sus límites de producción. Para ello diseña camas de matrimonio cada vez más preciosas; salen de las fábricas en cadena. Lo que el sistema necesita es repoblar el mundo de humanidad de forma ordenada, porque su deber es llevar el recuento de cuantos millones somos para producir sin exceder el stock, le preocupa superar el stock, en realidad le aterra; pues de tener lugar las pérdidas serían formidables. Para que eso no ocurra, como un pastor hace con su ganado, nos cuenta y recuenta a todas horas. Ahora mismo dispone de censos y listas sobre todo de: natalidad, vehículos, afiliados al paro, trabajadores en activo, jubilados, matrimonios, divorcios, capital a desembolsar una familia media en un año, capital a aportar por una familia media en un año, lista de vagos, lista de tontos, lista de tontos del culo, lista de superdotados, lista de folladores, lista de superdotados sumando, restando, matando, asando, gimiendo, llorando, riendo, lista de delincuentes, lista de asesinos, lista de asesinos de ETA, lista de presidentes, lista de guapas, de feos, de bajos, de altos, de enanos, de hadas, de brujas, de monstruos, etc...

Llevaría sentado a una mesa tres cuartos de hora con mi amiga recuperada sin lograr balbucear una frase. Por fin mis labios se entreabrieron y le hice la oferta.
— Oye Lala ¿te vendrías conmigo a las Bahamas…? Tengo un par de pasajes y…
— No gracias, ya he estado seis veces.
La miré extrañado. No pude evitar que entre mis labios resbalara una baba de congojo a la vez que articulaba.
— Cómo...
Ella alzó una mano y pidió su sexta cerveza. Luego volviéndose sonrió, y mirándome fijamente a los ojos, me dijo.
— Es por lo del “Premio” ¿verdad?
Asentí en silencio. Me tomó de una mano con cariño y dijo.
— Venga, Mi Panchito, ¡no te preocupes! Y añadió.
— El Premio a las Bahamas, ja. Llevan repartiéndolo por todo el país desde hace años. En realidad no te llevan a las Bahamas, sino a Benidorm. Sabes... Por lo visto es igual y sale más barato.
Se acicaló algunas gotas de cerveza que empapaban su jersei y mirándome con ojos brillantes, me dijo.
—Si lo que quieres es...
— Qué, le respondí intrigado.
Ella se encogió los hombros, se pasó una mano por la nuca y me preguntó.
— Vamos ¿No te has enterado todavía de lo que hacen los hombres con las mujeres?
La miré en silencio y dije.
— Ya... eso. Lo que no hicimos durante los cinco años que compartimos nuestra tierna juventud.
Me miró con sorna. Sus ojos se abrieron de par en par y soltó una carcajada.
— ¡No imbécil! Cómo voy a encamarme con un viejo como tú teniendo ya nueve chiquillos...
— ¿Entonces?
Sacó un folleto y me lo plantó delante. Leí con atención. Su enunciado, decía lo siguiente.

“Si no llegó a tiempo a ser padre, aún le queda una última y gran esperanza.
Adopción de bebes a bajo precio en: India, Africa, Asia, etc...
Está en sus manos ser un padre feliz...
¡Adquiéralos, ya!”

La miré con asombro y le pregunté de donde lo había sacado.
Sus ojos lagrimeaban cuando me respondió.
— Fue gracias al Face...
Dejé de mirar a mi amiga y de concentrarme en cualquier cosa. Me levanté con dificultad, trastabillando. Fui a la barra y deposité un pequeño fajo de billetes. Luego salí a la calle doblé la esquina me dejé caer en los escalones de un portal, metí la mano en el bolsillo y saqué un cigarrillo, con la piedra del mechero casi fundida lo encendí a duras penas. Di una calada profunda y sonreí. En realidad aquel era casi el único espacio que me quedaba de libertad en esa sociedad. Dar unas caladas a un cigarrillo a dos grados bajo cero... en plena oscuridad. Lejos del Face...

José Fernández del Vallado. Josef, febrero 2011.

PD: Josef: Fue fumador durante aproximadamente diez años. Dejó de fumar hace unos veinte. Y no por ello ha dejado de comprender al fumador...
Actualmente figura en el Face... pero cada vez desconfía más del sistema...

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.  
Reacciones:

40 libros abiertos :

  1. Interesante el relato mi querido Josef. Eso tiene el Face, se consigue a personas que llevamos un montón de tiempo sin ver. Me he reído leyendo, muy real el texto. El sistema lo controla todo.

    Yo también comprendo a los fumadores. He sido fumadora pasiva por mucho tiempo. Y ahora hace un par de años acabo.

    Besitos cielo. Un placer leer algo tuyo. Y como siempre, narras de una forma extraordinaria que nos haces participes y protagonistas de tus relatos.

    ResponderEliminar
  2. Me pasa como a ti, cada vez me caen mejor los fumadores. No tengo Face, así evito que me encuentren y tropezarme con ese tipo de encontronazos.
    Más vale prevenir...
    Besos, Moderato.

    ResponderEliminar
  3. Soy ex fumador, pero respeto que cada uno haga lo que desee.

    Feliz fin de semana, querido Moderato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué buena reflexión, amigo!... y qué lastimosa realidad. Yo no tengo perfil en ninguna de las redes sociales. No estoy interesada en 'reencuentros' y mi tiempo preferido es el "ahora".

    Te dejo mi abrazo de viernes :)

    ResponderEliminar
  5. haces muy bien en desconfiar... y en no volver a fumar

    ResponderEliminar
  6. muy buen relato, dicen que el face convierte en desconocidos a los amigos y el twiter convierte a los desconocidos en amigos... es un nuevo concepto de la palabra " amigo" y no sé hasta que punto es sano ( como relacciones personales)

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. A mí me pasa algo semejante a lo que han anunciado Maricruz de Gran Hermano (es broma)unos comentarios arriba: no em interesa viejos reencuentros, prefiero nuevas amistades y el face me parece lo más parecido a un patio de vecinas cotillas. Tampoco fumo lo que no significa que no entienda al fumador y empatice con él.
    Y además añadiré que me gusta tu estilo.

    ResponderEliminar
  8. No fumé, no fumo y no fumaré nunca. Estoy feliz con la nueva ley. ;)
    Lo siento
    Creía que el relato no era tal...
    :D
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Acá en argentina hay una propaganda en un afiche que muestra un cigarrillo encendido en un cenicero, todo en blanco y negro y dice: ¿quién consume a quién?...
    Igual que el cigarrillo, uno puede utilizar face o ser utilizado por él.
    La vida es ahora, y para muchas personas el ahora es el face, por discapacidad, por fobias, etc.
    El face es la ventana, solo la ventana.
    Tu relato, que puedo decir, estás como pez en el agua. Maravilloso, lo he disfrutado mientras me fumaba un cigarrillo más y miraba si alguien se había conectado al chat.

    Un abrazo grande!!
    Ahhh, no se si te he dicho, que linda musica pones!!!

    ResponderEliminar
  10. Muy, pero muy de actualidad. Un texto muy agradable. Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Disfruto muchísimo leyendo tus relatos Jose. La verdad he hablado en algunas ocasiones de lo que la sociedad entiende como ser una "mujer normal"...o lo que es lo mismo, casarse, tener hijos e hipoteca...mmmm no encajo yo ahí. El caso es que el hecho de seguir aumentando nuestra edad, no tiene que ser contraproducente mientras que nosotros mismos lo veamos como algo normal. Pero claro, luego llega una señora con su carrito de niño que te pregunta que edad tienes y al decirle que estas soltera y sin hijos te mira como un marciano...en fin...yo ya lo tengo asumido...que le vamos a hacer!!!

    ResponderEliminar
  12. No me gusta estar fichada en ninguna red social,bastante nos tienen controlados.
    Un relato de lo más original.
    Soy fumadora ,pero respeto la ley antitabaco.
    Besos tocayo.

    ResponderEliminar
  13. Son las virtudes y defectos que tiene el face por un lado te encuentras lo que llevas mucho tiempo buscando y por otro te encuentran a ti.

    No fumo no me molesta el que fumen a mi lado pues en otras épocas y o he fumado y se que he podido molestar.

    Gran relato como siempre para no defraudar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Bueníiiisima tu entrada!!!

    Toda la ironía directamente a la vida virtual que muchos llegan a preferir que la real.

    Por ejemplo yo no puedo vivir sin el feis, peeeero prefiero mil veces mi carne y mis huesos. Yeah!

    Oye!!! jajajaja yo que tenía mil de ganas de conocerte!! o sea que si no están así como bien mamis nada de nada contigo?
    Mmmm voy tomando nota ehhh? jajaja!

    No te creas, sabes que es con muchísimo cariño.

    Un fuerte abrazo!

    ¡Salta Valiente!

    ResponderEliminar
  15. Pues yo pienso seguir fumando y respetando al no fumador siempre y cuando el me respete a mí.
    Muuuuacksss!!!!

    ResponderEliminar
  16. Aunque tengo Face, juro por Dios que no le veo sentido a eso.
    En cuánto al sistema, siempre me sorprende el que saben todo de nosotros y luego, vas a tramitar algun papelillo y te hacen recorrer media ciudad y treinta ventanillas.
    Quizás el sistema debería de entrar también en el Face:)

    Abrazos

    ResponderEliminar
  17. Olá, amigo!
    Gostei do texto, muito atual e da maneira como foi escrito... ficou muito agradável para ler.
    Bom fim de semana!
    Beijinhos.
    Brasil.°º♫♫
    ♫♫°º
    •*•♫♫♫° ·.

    ResponderEliminar
  18. Muy bonito tu relato, amigo mío.

    Yo fuí fumadora, pero desde hace unos cuantos años dejé el tabaco, precisamente, en mi último post hablo de ello, y abandonarlo, fue una de las mejores cosas que hice en mi vida.

    En cuanto al face, hace unos meses encontré a una amiga que hacía más de veinte años no sabía nada de ella, y hemos vuelto a retomar la amistad, no te imaginas cuánto nos hemos alegrado de habernos vuelto a encontrar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. No estoy en ninguna red social..no tengo tiempo para estar tanto sentada, con dejar algo en el blog y contestar ya tengo suficiente....las amistades prefiero verlas en directo y asi poder tomar un copa real no virtual...
    uff que miedo que nos controlen mas de lo que estamos...terrible..
    Los niños eso me ha impactado...adopciones de bebes a precios bajos...terrible, en muchos casos robados para venderlos, como si fuera mercancia..
    Feliz fin de semana
    Primavera

    ResponderEliminar
  20. Dejé de fumar hace siete años y llevo un par de semanas pensando cerrar el face...Yo he encontrado a viejos amigos y como no suelo aceptar a nadie que no conozca, pues vamos a decir que no tengo mayores problemas...además, la privacidad del mismo, no es mala, sólo te ven lo que quieras que te vean...como con las minifaldas ;)

    Si te animas a adoptar...¿me dejas los pasajes a Bahamas???...como si me llevan a Fuerteventura...con ganas de ir lejos de casa, me apunto a lo que sea.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Muy bueno el relato!!!
    Yo también estaba en el Face, parecía que si no estaba no estaba en el sistema actual, hasta que ya abri mis ojos y me dije:
    A la mierda el facebook!! todo el mundo controlando a todo el mundo... y desde tan memorable fecha duermo mejor, te lo aseguro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Deje de fumar en el siglo pasado, admito que ahora me molesta pero como ex fumadora no digo nada, también yo molestaba con el cigarrillo a medio mundo, el face también en cualquier momento le dijo adiós, como siempre un relato de un narrador nato.

    Besos

    ResponderEliminar
  23. Muy buen relato Josef como siempre, muy actual. Gracias al face encontramos de todo, muchas cosas buenas y otras no tanto. Yo al menos he encontrado gente de las que tenía siglos que no sabía y cuanta alegría me ha dado. No me quejo. A los fumadores no los entiendo, puesto que nunca he fumado. La desconfianza debe estar en todo lo que hagamos, pero sin exagerar. Si nos dejamos gobernar por el miedo, creo que atraemos más lo negativo. En fin...
    Te dejo un fuerte abrazo y mi admiración de siempre.

    ResponderEliminar
  24. Hola Josef, buen relato, ameno y real, como siempre.
    Que mal lo tienen los fumadores, el cerco cada vez se cierra mas, es lo que hay... que paradoja por un lado te prohiben y por otro reacudan...
    Un abrazo inmenso desde Laxman Jhula, he hecho un alto para volver por un ratito a la civilizacion.

    ResponderEliminar
  25. Hola Josef. Estar en el sistema posibilita al ser humano a seguir siendo gregario y social. Es algo consustancial en él ( en el ser humano). Por otro lado te digo que me alegra encontrar "mirlos blancos" en el mismo sistema que por obligación estamos todos. Y que a pesar del sistema, sigan haciendo brillar sus plumas. Así que saquemos el jugo a todo lo que nos rodea sin dejar de ser nosotros mismos. No todos podemos funcionar con los mismos esquemas, pero si sentirnos a gusto con nuestras directrices elegidas y bien elegidas para nuestro desarrollo personal. Me ha gustado tu reflexión. Te mando un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Me ocurre como a ti y cada vez le veo menos la gracia...cuando hace sol y buen tiempo, todo fluye lejos de él.

    Besos.

    Arwen

    ResponderEliminar
  27. ¡Uno no puede fiarse ni de las amigas de juventud! ¡Que historia!
    Biquiños.

    ResponderEliminar
  28. Ante todo quiero abrazarte y decirte que al pesar del frío de Francia,asomo rasgando el espeso silencio donde he quedado,y vengo a ti llena de gratitud y cariño.
    Me cuesta vivir en el silencio post muerte...
    Te buscaré en Facebook
    Mia Patiodeazahares

    ResponderEliminar
  29. Con el fondo de esta hermosa música, con tus letras fascinantes y con este tema del sistema, de los reencuentros, de dejar de fumar, de la cerveza sin y las bebidas de diseño, pues te cuento que me quedo preguntando al vacío por qué uno quiere retomar viejos vínculos que por alguna razón allá lejos y entonces quedaron. Y después me digo que no está mal, pero, bueno, que a Lala la veo muy superada, pero a Ud. señor Panchito... pues que hizo bien en irse fuera del sistema los que esos escalones, el cigarro y el frío le permitieron: algo es algo, jajaj

    Muy bueno leerte. No se por qué no vengo más seguido. Será porque no tengo Face?

    Besos

    ResponderEliminar
  30. Muy bien traído eso de las listas, da que pensar, desde luego, la forma en que nos clasifican, nos integran, nos barajan...

    ResponderEliminar
  31. Me gustó mucho este texto, la mirada entre crítica e irónica hacia nuestra sociedad, donde pareciera, ya no queda lugar para el asombro del protagonista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. yo he sido retrasda en todo...
    en llegar a internet...en aprender a chatear.....en abrir un blog...y hasta en tener un face...
    y tambien he descubierto otras cosas tarde...pero esas mejor no te las cuento o habrias de censurar el comentario...

    la cuestion...es que creo que nada es tan malo (ni tan bueno)...como lo pintan...
    y que como todas las cosas de la vida....todo va en funcion del uso que le demos...
    yo he encontrado un equilibrio perfecto en el face...
    me resta soledad...me entretiene por momentos...me aporta cosas de personas....
    en definitiva.... lo uso para lo que quiero... y lo que no me interesa ni lo miro....

    y visto desde este punto de vista...cualkier cosa tiene su parte buena...

    vaya rollo te he metido 8no sé que aprte buena podras sacar de esto...jajjaja)...

    un abrazo moderato....
    no te agobies por no tener una vida "standar"...no siempre son sinonimo de felicidad....
    :-(

    ResponderEliminar
  33. Quizás gracias al face y cosas parecidas estamos como estamos... nuestra "zoociedad" está involucionando a velocidades increíbles.

    No fumo ni lo haré, tal vez tenemos todo el derecho a hacer con nuestro cuerpo lo que queramos, pero al fumar estamos también asesinado lentamente a las personas que nos rodean... amigos, hijos, padres.

    Un abrazo Josef.

    ResponderEliminar
  34. En el sistema, dentro del sistema estamos todos, amigo ¡hasta tú!.
    He sonreído y me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  35. Nos creemos libres, y no somos mas que unas ovejitas controladas.
    Yo dejé de fumar muchas veces, pero me gusta demasiado. creo que es una forma de castigo, como todo aquello que acostumbramos a hacer por gilipollas.
    Yo lo reconozco. Y no me da ningun mérito.

    saludos!

    ResponderEliminar
  36. Según los comentarios, este relato no me lo puedo perder. Volveré mañana con ganas de leerlo y me lo devoro hasta la ultima palabrita.

    Un abrazote,

    Yo

    ResponderEliminar
  37. Relato "de toda actualidad", solamente eché de menos a una Belén ESteban o similar....
    Disculpa la estupidez, pero es que está casi todo.
    Yo también soy ex-fumadora y también comprendo a los fumadores.
    Estupendo relato con esas caladas finales en la fría noche...
    Bicos.

    ResponderEliminar
  38. La actualidad pero que muy bien contada.
    Exfumadora y también llevo casi veinte años sin fumar y creo que no me he vuelto intolerante, mi marido tiene cenicero y fuma en el salón ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  39. Sí, en cualquier momento Face para siempre. Es una forma como otra de relacionarse con personas que les has perdido la pista, en años (ex-alumnos, ex-trabajadores, y algún que otro ex je je)

    ResponderEliminar
  40. Quise decir "en cualquier momento me voy de Face para siempre". Ahí me encontré mi ex, y aún no sé si es acierto o no: volvimos.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs