lunes, marzo 07, 2011

La Llamada de Sonia.


Imagen tomada de Internet. Por replicante.

La llamada de Sonia lo despertó de la siesta una tarde lluviosa de marzo. Desde hacía una semana el tiempo parecía inestable y el pronóstico tampoco era favorable; tal vez nevara, pensó Germán mientras se desperezaba.
Sonia era la inquilina de uno de sus chalés de alquiler y el asunto era el siguiente. Una vez firmado el contrato y tras obtener las llaves no había cesado de darle problemas, y ahora, su voz desentrañaba con claridad que algo le inquietaba, y bastante.
Germán se interesó y ella le dijo que las cañerías de la casa se habían atascado. Cuando quiso saber cual, le respondió que todas. Él le concedió cierto crédito. Entre otras cosas porque Sonia no era una inoportuna y además, quienes le vendieron la propiedad, en lugar de presionarlo le habían dado excesivas facilidades. Así pues, lo que anteriormente le había resultado como una excelsa lotería, de repente, le hacía recelar.

Aparcó delante del porche y entró protegiéndose inútilmente de la lluvia. Su primera impresión dentro fue heladora.
Tras saludar a Sonia le preguntó si tenía problemas con la caldera. Ella, mirándolo con viveza desde su estatura de apenas metro sesenta, negó rotunda. A continuación lo hizo pasar a la cocina, fueron al fregadero. Abrió el grifo, el agua empezó a correr y cuando el fregadero se llenó destaponado, Germán pensó: “Demasiado.”Y sin preocuparse de Sonia se dirigió al primer servicio encontrándose con el lavabo destaponado, casi a rebosar. Comprobó los otros dos con el mismo resultado.
Incapaz de esclarecer – de momento – los secretos del atolladero se dirigió al salón. Sonia le ofreció un café y lo invitó a acomodarse en un sofá estampado con flores psicodélicas de aspecto kitsch que se encontraba de espaldas a un ordenador de sobremesa. Germán habría querido levantarse y fisgonear el software del computador, pero asentada sobre una de las altas banquetas de la barra americana, contemplándolo con ojos redondos y expresivos, Sonia no dejaba de escrutarlo. Gesticulando con agilidad le comentó como había resuelto uno tras otro los problemas de fontanería que la casa le había ido presentando, hasta encontrarse inmersa en aquel desastre. Luego pasaron a hablar sobre el cine, sus películas favoritas, sus carreras fracasadas, sus gustos deportivos…

Sobre las diez de la noche Germán se encontró abrazado a Sonia degustando sus axilas, sus senos, su cuello, su estómago delgado y suave y finalmente, mientras acariciaba sus labios y la besaba en la boca, la penetraba.

Un resoplido o flatulencia lo despertó. Miró su reloj pulsera, habían transcurrido cuatro horas. Sonia permanecía dormida a su lado. Todo era realidad. De súbito lo recordó. ¿Y la arqueta de la casa? Por supuesto, debía de hallarse en el sótano. Sin hacer ruido, se calzó las botas. Debajo de la escalera halló la puerta. Abrió y comenzó a descender una escalera estrecha y húmeda. Abajo encontró el interruptor; una bombilla de cuarenta vatios iluminó un recinto de paredes amarillentas y... arañadas. En un rincón estaba la cubierta de piedra de la arqueta y a su lado la pala. La tomó y utilizándola de contrapeso la alzó. Un tufo insoportable invadió el recinto. Dentro estaba el cadáver de quien fuera. Lo movió con la pala y el agua atrapada en los lavabos y en la pila, empezó a fluir... A sus espaldas oyó la carcajada.
Giró sobresaltado. Era Sonia. Le dijo.
— ¡Bravo chico! Al fin lo has solucionado.
Germán permaneció mirándola atónito. Sonia tenía un hacha en las manos. Pasó la punta de su lengua sobre su precioso labio superior y añadió.
— Ahora, solucionaremos el de nuestro próximo alimento... ¿No te parece?

José Fernández del Vallado. Josef. Marzo 2011.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.  
Reacciones:

34 libros abiertos :

  1. Sonia la carnívora.
    Si es que la gente es muy confiada...
    Brutal.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Caramba me dejas helada!!!
    Buen principio con un final espectacular !!! Besos.

    ResponderEliminar
  3. Joer! Si es que hay gente muy mal de la cabeza... pero claro, si no se hubiera dejado probar, igual Sonia no se hubiera decidido, jajajajaja!! Y con lo de los labios superiores, te refieres al labio superior de la boca, o a toda la boca?
    Besos felinos.

    ResponderEliminar
  4. Ni me imaginé que el relato fuese a dar ese giro de 360 grados.Te felicito,Josef,una historia bárbara.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Bravo!!

    Yo creo que no quedó muy contenta Sonia... es que las hay muy exigentes ;)

    dos abrazos, amigo Jose

    ResponderEliminar
  6. Macabro macabrísimo.
    Y luego dicen de los repartidores del butano...
    Muy bueno.
    ,)

    ResponderEliminar
  7. Escalofriante. Muy buena historia. Me gustó mazo.

    Un beso,

    Yo

    ResponderEliminar
  8. Buenísimo Josef. Totalmente en mi línea ;)

    ResponderEliminar
  9. uufff, si es que no te puedes fiar de nadie...

    saludos josef.

    ResponderEliminar
  10. No dejas de sorprenderme con esa imaginación tuya, capaz de pasar del romanticismo a lo macabro con una facilidad pasmosa. Jo con Sonia...

    ResponderEliminar
  11. Que loco todo, pensar que hay realidades parecidas o peores, muy recreativo tu relato amigo josef.

    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Hay que miedo, mientras leia jamas pense en semejante final,...realmente eres un genio amigo Jose, me gusta leerte un placer visitarte...

    ResponderEliminar
  13. Me dejas con el vello de punta :s buffff. Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. me ha entrado de todo en el cuerpo...ufffff...ni pensar en un final así...argggg

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  15. Hombre esto se avisa para los que quieran entrar que se aten el corazón pues unas palpitaciones incontroladas les puede dar,con esta Sonia que parece esta de atar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Vaya con Sonia, y que escalofrio he sentido al final...

    Estupendo relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Olá, amigo!
    Um lindo dia!
    Bom Carnaval!!!
    Beijos.
    ♫♫.•*¨*•♫♫¸
    ღ°ºBrasil♫º
    ♥º

    ResponderEliminar
  18. Sonia siniestra, sinuosa, sangrienta... Por favor, no escribas muchos relatos de terror que soy muy miedica... je je je.
    Genial, no me esperaba este final.

    biquiños,

    P.d.: ya he dejado un Tritón en el blog con el enlace de tu relato. Después cuando ya lo pase al blog de Sirenas, colgaré el relato entero... espero que te guste.

    ResponderEliminar
  19. "La curiosidad mató al gato". Un final de infarto. Tremendo!!!

    Besos a pares.

    ResponderEliminar
  20. Joper que pasada con la tal Sonia, me has dejado alucinando con ella, y encima los saborea dos veces, una cuando estas vivos y la otra muertos, ya le vale...ja ja
    Primavera

    ResponderEliminar
  21. y no podría ser un vivieron felices y comieron perdices?? lo se soy una romántica quizás para la próxima? :P

    ResponderEliminar
  22. Impresionante relato con un final inesperado.

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  23. Estupendo relato, pero me queda la duda.... que hago cuando venga el "vecino" a pedirme ayuda...ahora siempre lo tendré presente y me andaré con pie de plomo.....
    Espero que tu padre se haya repuesto.

    abrazo inmenso,

    ResponderEliminar
  24. Hola, Josef.
    La verdad es que es un relato espeluznante.
    Hay que tener cuidado con los vecinos, con los inquilinos y sobre todo con las arquetas; de ellas nunca sale nada bueno.
    Buena historia, me ha llevado al desenlace de un soplido.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Jolines, ¡que carácter la Sonia! Que poco agradecida es, el hombre que le desatasca las cañerías y se preocupa..., y ella con el hacha amenazando...

    Besitos.

    ResponderEliminar
  26. Con lo miedica que soy yo y, sin embargo, me has dejado enganchado a la historia

    ResponderEliminar
  27. Un argumento más que bueno, para una película de terror. Abrazos.

    ResponderEliminar
  28. Buffff...menuda forma de devorar.... :)

    Muy bueno.

    Un beso y te deseo un gran fin de semana.

    Arwen

    ResponderEliminar
  29. OOooooooHHHH!!! si es que no te puedes fiar de nadie.
    Muy pero que muy buena

    Siento mis ausencias me pongo lentamente al día, los resfriados tiene esto
    Un beso

    ResponderEliminar
  30. Eso le pasa a los hombres por sucumbir tan fácilmente ante los encantos de una mujer, circunstancia que por supuesto, está fríamente calculada ;)

    ¡Buenísimo, José! Al mejor estilo Poe...

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  31. ¡Brutal, Josef! Lo he leído casi sin respirar, ¡qué pasada!

    Un beso,

    ResponderEliminar
  32. Que miedo Josef!!!! Que final más trágico. Eso le pasó por ser tan impulsivo y quizás confiado de más. A veces viene bien algo de precaución.
    Muy buena historia, como siempre, que te voy a decir que no sepas.
    Besitos amigo

    ResponderEliminar
  33. Un relato aterrador, no me esperaba ese final.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  34. Terrorifico.Al igual que los demás blogueros...no me esperaba ese final!!!!
    saludos

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs