jueves, diciembre 15, 2011

La Danza de los Delfines.

 



Nubes blancas de algodón condensado se acolchan unas sobre otras en el cielo y presagian lo que sin duda será un día espléndido de finales de  verano. Salgo del tantas veces vilipendiado Palm Beach figurando dirigir la proa de mi embarcación hacia donde siempre mantuve mi sueños: La Habana.
Recuerdo aquellas tristes Navidades del 58, en las que mi padre, funcionario de un podrido Estado del dictador Fulgencio Batista, llevándonos a todos, nos impuso abandonar nuestra tierra. Y yo, con veinte años, dejé atrás aquellos parajes de ensueño e inequívocos aromas tropicales, y también a Yoslaine.
La mar está revuelta, debería haber comenzado a faenar; en cambio, trato de dominar el timón. Olas grises vomitan espumarajos de babas sobre la cubierta de proa y en apenas unos segundos, trazando espirales sobre sus crestas, me encuentro cercado por un portentoso y multitudinario baile de delfines mulares; nunca vi tantos reunidos, jamás conversaron conmigo. ¿Hoy lo hacen? Arrimados a ambos lados del barco me obligan a bregar en dirección sur sureste, y así continúo unas horas.
El mar se serena y un sol de otros tiempos ilumina y dora mi rostro. En medio de ese océano tranquilo, a brazadas de donde me encuentro, balanceándose en chalecos salvavidas, un conjunto de hombres grita y ríen eufóricos. Según los subo a bordo mi asombro va en aumento. Dicen ser los pasajeros de un aeroplano de la marina estadounidense, un Martín P5M. Son diez hombres que ahora se abrazan y ríen felices.
No creo que lo sepan y no me decido a contárselo. Leí la noticia hace años. Desaparecieron en 1956, deduzco que ignoran el largo periodo transcurrido. El Triángulo de las Bermudas les ha jugado un enredo y han perdido o desperdiciado cincuenta y pico años de sus vidas; lo mismo que yo. Sin embargo no han envejecido y tal vez el tiempo no cuente para ellos, para mí ha sido malvivir en una prisión con barrotes encarcelando mi cerebro. Aún así, cuando regresen, no encontrarán a muchos de sus seres queridos, serán infelices y en cierto modo se sentirán desarraigados...
Ni siquiera es una idea, tampoco una solución. A través del paso del tiempo he seguido de cerca la evolución de Cuba y entiendo que es el único lugar del mundo que no progresó y se detuvo en aquellos ¿dorados o inmorales? años cincuenta. Y estos americanos, apenas tuvieron ni tienen idea de Fidel Castro y su Revolución, la vergüenza de Bahía Cochinos, o la Crisis de los Misiles... Y, además, ¿quién conoce el temperamento de nosotros, los cubanos? ¡Quizá incluso me reciban como a un héroe...!
Sin que ninguno lo aprecie, mansamente enfilo rumbo a La Habana.
Entonces pienso en los días felices que viví junto a Yoslaine; sus cabellos cobrizos, su piel negra como la brea, sus ojos con iris de miel, y me pregunto ¿por qué no lo hice antes...?

José Fernández del Vallado. Josef. Diciembre 2011.
Creative Commons License


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.  
Reacciones:

51 libros abiertos :

  1. ¿Verdad que a veces el sol brilla como si retrocedieramos en el tiempo? Como añoro los dias en que se ve asi

    ResponderEliminar
  2. Un poema prosado, me encantó mi querido amigo.
    Un gran abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  3. Cada descripción que transmites la encuentro fantástica y evocadora, con ese toque de profundidad de lo desconocido en una prosa exquisita, pero sobretodo con una magnífica reflexión que me conmueve.
    No debemos perder el itinerario de los sueños... :)
    Un abrazo eterno!

    ResponderEliminar
  4. ¿Habrá un día en el que no nos arrepentiremos porque habremos acertado desde el inicio?

    ResponderEliminar
  5. Hola, José:

    Todos soñamos con regresar, algún día, a nuestra tierra natal.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. el sol está ahi..girando alrededor nuestro..o era al revés?

    ResponderEliminar
  7. Hola
    Volver, volver, creo es un verbo conjugado por muchos, pero en tiempo futuro. También yo quisiera volver, pero no me refiero a mi ciudad natal, quisiera volver a ser aquella que antes fui.

    Poco importa si te reciben como aun héroe o no, solo vale que te abran los brazos y te acepten tal cual eres.

    Salu2 y abrazos

    ResponderEliminar
  8. Sigo encantada con tus relatos.
    Los juguetones delfines lo sabían con esa misteriosa inteligencia te han conducido a ese añorado origen.

    Besos a pares.

    ResponderEliminar
  9. Tiempos que no han de volver…pero que persisten en la memoria.

    ResponderEliminar
  10. Siempre permanecí en el mismo espacio geográfico y aunque pudiera volver atrás en el tiempo, nunca lo haría... Solo quiero avanzar.
    Un beso y mi felicitación, porque te quedó de lujo.

    ResponderEliminar
  11. Hola!!! esta genial!!! muy lindo relato!! Te espero en mi blog!! hermso blog°!

    ResponderEliminar
  12. Hola Josef
    Acá estoy, no sé si sonriendo dulcemente o divagando en la incertidumbre de subir y acompañarte.
    Este texto es tan jugoso para mí, el detalle del nombre no pasa desapercibido para los cubanos, típica “Y” que nos invadió, por moda o costumbrismo.
    Seguramente te recibirán como un héroe, sucede con todos los extranjeros, y esta vez no es por costumbrismo sino por necesidad. Hubo un tiempo que la gente iba a gritarle “gusanos” a los que se fueron por el Mariel, años después regresaron convertidos en mariposas. (con dólares)
    No hablaré de política porque es un tema que detesto, este texto es maravilloso para ensombrecerlo con las miserias de los gobiernos.
    Me encantó.
    Buen viaje.

    ResponderEliminar
  13. Precioso, tenue, cargado de sentimientos.
    Me has dejado sin aire hoy.
    Un abrazo, es un verdadero placer venir por aquí

    ResponderEliminar
  14. Las cosas suceden en el momento justo, ni antes ni despues, por eso no lo hiciste antes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Beelzenef: cierto, es un brillo muy especial y que te hace sentirte en otros tiempos.
    Un abrazo.

    Humberto Dib: Si, algunas partes de este texto tal vez se acerquen a la prosa poética, no estoy seguro...
    UN abrazo.

    Delfín en Libertad. Pues no sé... de repente me vino el recuerdo de los exiliados de Cuba, aunque de los exiliados en general y pensé que es algo tremendamente amargo y triste.
    Bsos.

    Pedro Ojeda Escudero. me temo que ese día nunca llegará. Lo bellos del mundo es que es imperfecto.
    Un abrazo.

    Rafael H. Lizarazo. Lo sé. Por eso escribí lo que escribí...me puse a pensar y creo que e lo más lógico.
    UN abrazo.

    Joaquín doldan: el sol siempre estará ahí. Por lo menos durante diez mil millones de años más...
    Un abrazo.

    Juana. Yo en cambio no estoy tan seguro. Hubo una época en que me sentí un ser casi despreciable y perdido en mis propios errores. Pero eso supongo, también debemos asumirlo.
    Gracias por estar aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Las gemelas del Sur. siempre lo he presentido. ellos son los seres más inteligentes de nuestro planeta y no nosotros. saben vivir en libertad y armonía, sin destrozar para nada su entorno. Y tienen un lenguage que todavía no hemos sido capaces de descifrar.
    Bsos.

    tnf25. permanecerán siempre en nuestra memoria.
    Gracias por estar aquí.
    Un abrazo.

    Towanda: Estar exiliado y querer regresar a tu patria no lo considero volver atrás, es volver a tus verdaderas raíces...
    Bsos.

    Evy Lo: Gracias por la visita Evy.
    Bsos.

    VivianS. No, desde luego. Paso de la política. Pero me apena recordar sus injusticias. Por eso las vuelvo un poco surrealistas y quizá más bonitas de lo que nunca serán...
    Bsos amiga.

    Mientrasleo. Me gustan tus comentarios amigo, porque, aparte de gratos, están cargados de sensibilidad, cuando lo hago bien por supuesto. Y cuando no, saben ser respetuosos, pues valoran el esfuerzo que se esconde detrás de cada escrito.
    Un abrazo.

    Ion-laos. Por eso, espero, no tener que hacerlo nunca. Sería terrible, sí desde luego, terrible...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Sin duda un viaje muy satisfactorio desde mi silla de escritorio. Suerte.

    ResponderEliminar
  18. Todos deseamos volver donde nacimos y crecimos,es una ilusión que pasen los años que pasen no se nos borrará.

    Bien y con mucho sentimientos haces ese viaje que no se puede olvidar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Muy bello, profundamente delicado; es imponente para el alma contar con un sitio adonde volver (aunque, quizás, nunca lo haga, y en esa misma quietud albergada por el pensamiento está confirmando su continuo regreso)... Nadie lo sabe, puede que la memoria extendida sobre la vida como un puñal sea un triángulo de las Bermudas para cualquier existencia,

    Me encantó este iniciático (como un mapa antiguo) baile de delfines y recuerdos.

    Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  20. La nostalgia de lo que se ha vivido de lo que se ha dejado de los amores que se dejaron, una infinidad de cosas.
    Vivir en La Habana en aquellos tiempos me figuro como debieron de ser.
    Ya ves ahora estoy documentando mi viaje a Cuba de Enero de este año y sé lo que es Cuba, un país maravilloso del que no se sale adelante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. siempre hay sitios olores, latitudes... y hasta hebras de cabello que nos devuelven a ciertos lugares...

    la nostalgia siempre se acompaña de saudade
    o es al reves?

    un abrazo y gracias siempre
    por tus palabras


    beso

    ResponderEliminar
  22. Nostágico, descriptivo, con un pasado al que el protagonista quiere volver, así es tu texto. Me ha ganado tu prosa, Josef. He visitado tu casa. Me quedo.

    ResponderEliminar
  23. Aunque mi mundo es la empresa, no por ello no sé apreciar una obra de calidad literaria y sensibilidad artística, como lo es ésta.

    Muy agradecido por tu visita y más admirado por tu relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Un hermoso poema con una bella imagen.te deceo un hermoso fin de semana

    ResponderEliminar
  25. José, sin duda un magnífico relato que nos conduce por aquellos rumbos hacia Ítaca. Ese retorno al paraíso perdido que se ancla a nuestra memoria como un deseo, a veces tan obsesivo como el de Ulises.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  26. Un magnífico relato, Josef

    Me encantó de veras, muy bien trazado y un tema muy interesante.
    Esos delfínes danzando que llevan a otras épocas...,y ese sol dorando la piél y el recuerdo de tu protagonista..
    Fué un plcacer leerte.

    Un beso
    Maribel

    ResponderEliminar
  27. Esos recuerdos siempre nos acechan
    desde el alma.
    que disfrutes estas navidades.
    ¡felices fiestas!

    ResponderEliminar
  28. Hoy le has dado un toque de misterio a una historia que será más común de lo que creemos. ¡Cuántos cubanos habrá por esos mundos de Dios, deseosos de volver a su tierra?
    Yo creo que muchos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Es una travesía de recuerdos y nostalgia, como viajar en el tiempo y volver a nuestra infancia. Encima, reencontrándote con la mujer de tu vida.

    Muy bueno, Josef. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Tantas injusticias, tantos aquello que pude ser y no fue, tantos recuerdos, tantos pasados...
    Y por si fuera poco el triángulo de las Bermudas.

    ResponderEliminar
  31. Enlazaste la fantasía con la realidad batiéndolo con sentimientos y poesía.
    Perfecto, no he perdido letra.
    Vi una peli emergiendo de tu mar de delfines.
    Besos.

    ResponderEliminar
  32. Como una brisa cálida que, suave pero incesante, calienta el corazón. Así me llega tu relato, recordándome que lo que puede parecer ir hacia atrás, perder modernidad o comodidades, es en realidad un viaje hacia adelante, hacia el reencuentro con uno mismo, con su sentir y su verdad, porque aceptar quién soy, de dónde vengo, quererlo, saborearlo, es viajar a un lugar donde menos, es más.

    ResponderEliminar
  33. Me encantaría conocer Cuba, creo que debe ser un bello país, ningún lugar es perfecto, pero creo que en la mayoría de los casos es culpa nuestra, de los hombres en general, y en muchas ocasiones de los políticos en particular. Es triste ser exiliado, yo nunca lo fui, pero comprendo que todos quieran volver a sus raíces, aunque lo ideal sería que todos fuéramos ciudadanos del mundo, y que en ningún lugar fuésemos extraños, algo muy difícil, un sueño imposible.
    Me gusta la danza de tus delfines, bonito relato.
    Un abrazo, José.

    ResponderEliminar
  34. Muy bella, su prosa. Consigue llenarla de imágenes sugerentes y hermosas, tiene usted una gran poética.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Yoslainde debio ser una mujer encantadora.

    ResponderEliminar
  36. Toc, toc se puede? Volver a tus inicios creo que es el sueño de todos. Y mas cuando estás fuera de tu país. Me ha encantado tu relato, seguiré por aquí si me lo permites.

    Besines y sonrisas de vuelta:-)

    ResponderEliminar
  37. Las raíces siempre llaman, tarde o temprano se regresa a los orígenes.

    Buen relato.

    Un abrazo navideño

    ResponderEliminar
  38. °º♫
    °º✿
    º° ✿♥ ♫° ·.
    ✿⊱╮
    Seu texto tem um toque de suspense... como tudo que você escreve... suspense e uma névoa de sonhos...
    Bom domingo!
    Beijinhos.
    Brasil
    ✿⊱╮

    ResponderEliminar
  39. Un toque romántico nunca viene mal. Hermoso!!! Abrazos.

    ResponderEliminar
  40. Y pensar que durante la Crisis de los Misiles, el Planeta estuvo a un tris de desintegrarse...

    Felices Fiestas Josef y que el 2012, te taiga agradables sorpresas y si acaso hay tempestades, encuentres delfines bellos y sabios como estos que te lleven a buen puerto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  41. Emotivo texto. Sólo cabe el deseo de buen viaje de regreso al pasado para el navegante acompañado de los delfines mulares, dicen que dan suerte.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  42. aca en peru esta empezando el verano y tu relato me dan ganas de ya empezar a disfrutar del mar y las playas. lamentablemente las playas de lima no son tan paredisiacas como en cuba. ojala algun dia pueda ir, pero sin toparme con el triangulo de las bermudas. un abrazo, moderato

    ResponderEliminar
  43. Te leo y se me hace un nudo en la garganta, es para mi muy especial, por mi exilio, por mis luchas, por ese sabor a mar y mis sueños de libertad, esperanza...al otro lado, mi Habana.

    Sencillamente hermoso.


    Abrazos


    P.D: En mi espacio dejé un regalito para los amigos.

    ResponderEliminar
  44. Supongo que en esto de navegar por Internet y echar las redes en los distintos blog pasa como con los amigos en la vida. Al final habrá una selección natural. No hay tiempo para leer todos los blog, y algunos, como el tuyo, será caladero seguro donde iré a pescar. Me ha gustado lo que no dices en tu relato y la generosidad e ironía de llevar a los náufragos al lugar donde el tiempo no ha pasado, y de paso, ver si puede recobrar el amor que quedó varado en la isla. Felicidades, pero por favor, pon el reproductor arriba a la derecha para poderlo parar si me aborta mi música. O nó.

    ResponderEliminar
  45. No sabremos si los de tierra, le reciban con gusto. Pero definitivamente, los de mar lo reciben con alegría. Pare ellos no importa si te fuiste ayer o hace cincuenta años, sólo importa que perteneces ahí.

    Un beso, gracias por los delfines.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  46. el relato me ha encantado, literariamente hablando... sobre todo la historia no contada de Yoslaine que deduzco interesante y llena de sol y sombras.

    hubo una época en que estaba abducida por el triángulo de las bermudas y leía todo cuanto caía en mis manos sobre el asunto...

    ¡que misterio!

    genial, en serio, creo que está muy bien hilavanado por esa Yoslaine in-visible.

    biquiños.

    ResponderEliminar
  47. Bonito relato y muy bien narrado. Enhorabuena por tus escritos, me gustaría disponer demás tiempo libre para recrearme en ellos. Lo intentaré en el 2012 ;-).

    Aprovecho para desearte una feliz Navidad con esta postal en la que puedes escribir tus mejores deseos para el año 2012 :

    http://demispalabrasylasvuestras.blogspot.com/2011/12/mi-felicitacion-navidena-para-todos.html

    Gracias por estar conmigo y un abrazo.

    ResponderEliminar
  48. Precioso y bello relato, siempre cargado de un halo de esperanza, me ha gustado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  49. Por un momento me he sentido en ese barco
    :) gracias.

    ResponderEliminar
  50. Muy linda forma de relatar Josef.
    Recibi la propuesta de Google+ con que me agregabas a circulos y vine a conocerte. Como me gustó lo que encontre te invito a unirnos en Blogger Mi blog es

    http://nidaeldore.blogspot.com

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs