martes, abril 10, 2012

¿Cómo ocurrió?

Cómo ocurrió. No tengo la más leve idea, pero sucedió.

Fue un día cualquiera, antes de despertar... ¿Estaba despierto o continuaba acostado cuando regresé? Sí. Volví a la oscura caverna donde mis atávicos ancestros me vieron nacer. Recuerdo que escapé de la civilización y recorrí kilómetros mientras rompía esquemas sin importarme mi dolor interior o el dolor del futuro que rehuía, o el dolor de unos pies antes siempre calzados y ahora, sin calzar...
Escalé un camino perdido y enlodado y al alcanzar su término, allí estaba la estrecha oquedad. Aguardaba silenciosa y olvidada. Me interné. Vagué por lúgubres pasadizos a tientas, y guiado por un instinto maternal, descubrí la cámara protocolar y una vez allí, sugestionado por un extraño poder, lo hice: Difundí el conjuro nunca olvidado del amor y la vi.

“Pude ver mi pasado caminar con pies alados en un insólito valle iluminado por un cielo azul marino intenso, y donde se suponía que empezaba la tierra, había una bruma amarilla como de manzanilla. Se  deslizaba y recogía sándalo, diente de león, muérdago y flores de malvarrosa. Percibí el aroma dulce proveniente de ella y entremezclada, la suave brisa litoral de un océano jamás intuido por el hombre. Caminaba con pasos suaves y a la vez decididos, moviéndose en un mundo de fino algodón hilado. Alargué mis brazos hacia ella y mis sienes estallaron de felicidad solo de pensar en rozarla. Cuando por fin nos dimos las manos, un calambre tensó mi corazón...”

Caminamos juntos, pendientes el uno del otro. Durante días semanas, meses y años crecí con ella. Un día ella se acercó a mí. Sus labios se entreabrieron y articularon una agradable melodía en un idioma jamás estudiado ni oído y que sólo yo pude interpretar.
De pronto se volvió y me miró con aquellos ojos grandes y oscuros, sumidos bajo unas cejas prominentes, me estudiaba con profunda curiosidad y alegría, sin sonreír en su exterior y haciéndolo en su interior.
Y descubrí su belleza irreal, una belleza jamás sospechada por el Homo Sapiens, el atractivo de mi antepasado más cercano de mi hermandad en la vida. El de una mujer Neandertal...


José Fernández del Vallado. Josef.


Creative Commons License


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.  
Reacciones:

34 libros abiertos :

  1. Josef ,no esperaba en absoluto este final pero...me encantó.De cada historia que escribes hago un nuevo descubrimiento que me deja asombrada.
    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  2. Moderato, me ha pasado encontrarme con una mujer así no hace mucho tiempo, sólo que no hablaba ningún idioma, pues aún no tenía la capacidad de articular símbolos hablados, pero ¿qué importaba eso?, si en ella descubrí ese animal que fuimos.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  3. No fueron pocas las veces en que me he encontrado frente al pasado; así tropezamos con la verdad -tal vez- de que los lugares suelen estar cambiados y es posible que los pasos hacia atrás sean la forma más singular de vanguardia.

    Escapar de la civilización, esa imagen fue como un jardín en el desierto.

    Un fuerte abrazo, los tuertos celebramos tu regreso.

    ResponderEliminar
  4. El caminar junto a ella en las vías unidas del amor.
    Yo digo lo mismo no esperaba el final, así, pero me gusta igualmente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Al pasar por aquí me he quedado a leer y he sentido en este relato un aire de libertad, de acontecimiento agradable y de un sueño bueno que parece real.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Que lindo sueño, huyendo de la civilización... Y toda fémina es hermosa... ;)

    ResponderEliminar
  7. Que extraño ir hacia atras de la civilización, un lugar donde núnca hemos estado.. ahh..pero interesante es que estando ahí podamos difundir un conjuro efectivo para el amor.. bien ahí.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Y ella se llamó NO EVA...

    Estupendo relato... muy bueno... Bss

    ResponderEliminar
  9. Escalar esos pasadizos insondables, terribles, para salir como un guerrero, triunfante.
    Interpretar un idioma nunca estudiado entre un oceáno jamás intuido por el hombre, creando una conexión que va más allá de palabras, indestructible y precioso.
    Tu relato tiene una carga de emotividad y belleza en cada línea, con una pluralidad de significados.
    Un beso y un abrazo! :)

    ResponderEliminar
  10. Hola, Josef.

    Me alegro mucho de tu vuelta y de que hayas terminado la novela. Es normal tu ausencia en el blog. El trabajo que supone una novela no deja mucho más para otras cosas. ;)
    Ya nos contarás sobre ella…

    Tú relato, genial como siempre. Ya echaba de menos tus viajes, ya sean en la tierra en el cielo o a lugares incógnitos y mágicos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Cuando dos personas se encuentra se descubren tanto que hasta inventa un nuevo idioma que solo ellos saben descifrar y descubren poco a poco la parte salvaje que todos tenemos y que pocas veces dejamos salir por temor asustar a la pareja ... ja ja
    Ahiss Jose que con tus historia me pongo a divagar solita..
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Muy buen relato José, cuidadísimo en estética y composición.
    Un placer leerte.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. A veces tenemos descubrimientos que traspasan la racionalidad, y nos provocan desconcierto...algo así, como descubrir el amor en un extraño ser.
    Un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  14. Me encantará leer un libro tuyo! estaré pendiente, incluso quizás pueda ir a la presentación ;) Nunca he ido a la presentación de un libro, me hace ilusión...
    Besos mentales.

    ResponderEliminar
  15. Inesperado ese final, muy linda y emotiva la descripción de sentimientos y situaciones. Saludos,

    ResponderEliminar
  16. Tus relatos son espectaculares y como broche de oro , un final inesperado, eres muy bueno escribiendo...
    Besotos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  17. Qué original, me ha resultado una narración misteriosa al principio, sugerente después, sorpresiva al final y muy buena en todo momento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Ni rimmel, ni pintalabios, ni colorete, ni....

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Me hubiera gustado acompañarte y encontrar un hombre de Neanderthal. He leído que los científicos han descubierto que los neandertales eran muy sociables, hablaban y cantaban imitando el canto de los pájaros.
    Muy buen relato.

    un beso

    ResponderEliminar
  20. Estas grandes historias requieren estos impredecibles finales para darle esa gran emoción que el relato se merece.

    Saludos.

    P.D. Gracias por la visita

    ResponderEliminar
  21. Volver a las raíces siempre enamora y descubrimos todo lo que nos perdimos la primera vez.

    ResponderEliminar
  22. Aunque toda la historia en sí va prendida de una sensación de descubrimiento, cuando éste se realiza sorprende.

    Es una muy buena visión de lo que fuimos y lo que sentimos al hacernos pareja.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. excelente relato Josef, tu quehacer estoy segura se verá coronado por el reconocimiento de las elites literarias en un futuro cercano


    por ahora a seguir escribiendo
    besitos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  24. Gran relato y sorpresivo final el que nos dejas. También creo que todos tus esfuerzos se verán recompensados.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Un placer leerte de nuevo, Josef.

    Tu relato me ha llevado pensar en la irreal posibilidad de volver al pasado a ese punto de la evolución del ser humano, ¿por qué fue el homo sapiens el afortunado? El sencillo e ingenuo hombre/mujer neandertal perdió el tren de la competencia. ¿La civilización hubiera sido diferente?

    Besos Calados.

    ResponderEliminar
  26. Hermoso relato.
    Gracias por tu visita.

    Un beso

    ResponderEliminar
  27. de vuelta a lo primitivo q vive en nosotros q no siempre es lo salvaje y violento, sino tambien el encantamiento de lo simple y el asombro del descubrimiento. gusto leerte de nuevo, moderato. saludos

    ResponderEliminar
  28. Volver a empezar... no sería mala idea, descubrir esa belleza intensa y sin contaminar, y sobre todo aprender a amar con amor limpio y sereno. Me encantó.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  29. Ahora comprendo tu comentario de que estabas dejando lastre a tope...
    Has buscado en ti mismo, la ansiada felicidad. Te has buscado como hombre.
    Un beso

    ResponderEliminar
  30. Muchísimas gracias, josef, por tu comentario en Amazon. No sabes cuánto me alegra que te haya gustado la novela, y por supuesto que te agradezco un montón que la hayas valorado tan bien. De momento va despacito abriéndose camino pero, eso sí, recibiendo muy buenas críticas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Mi crítica es totalmente seria, Maribel. No te estoy dando coba.
    Me animé a leer tu novela y me llevé una agradable sorpresa.
    Tienes tablas y las ideas muy claras.
    Has escrito una novela concisa, con una prosa ágil y que aborda un tema que concierne a nuestra sociedad y a nuestro futuro.
    Por ello, te felicito de nuevo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  32. Siempre me han encantado los finales inespeerados..será que adoro las sorepresas...
    Maravilloso escrito.

    un abraxo enorme, siento mi ausencia, pero siempre vuelvo

    ResponderEliminar
  33. Tiempo que no te leía, bueno retornar a tus textos. Este en particular lo he sentido distinto a los que leí meses atrás, quizá por las sensaciones que provoca el personaje femenino.
    Saludos
    David

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs