lunes, abril 23, 2012

Comunión.


Llevaba un tiempo alejado del amor y sobre todo del sentimiento de desahogo y desembarazo que uno siente cuando las cosas se ponen de cara, entonces ocurrió.
El sábado fue la Primera Comunión de mi sobrino más querido.
Debo reconocerlo, acudí reticente. Desconfío de los actos asociados a cualquier creencia o religión; lo sé por experiencia. He asistido a oficios de varios cultos y al final, mires donde mires, todos tienen algo en común: soltar unas perras.

En cambio, ahora, en las escuelas, todo se hace de forma más pulcra. El pago es por adelantado. De modo que por ese aspecto no debía preocuparme; mi hermano ya había saldado el valor del encuentro de su hijo con Dios.

Entré y me acomodé en mi lugar. No era una iglesia común, sino un pabellón de deportes “multiusos.” Se supone que al Altísimo no debe importarle el lugar donde se ore. Me sentía incómodo, de puro limpio, el traje me producía picor.
Sobre el estrado una mujer se afanaba dirigiendo a un coro de muchachos. Una persona a mi lado aclaró se trataba de una beata moderna; una monja, claro está.

Un cura rechoncho y con buen vozarrón ocupó su lugar tras la mesa sacramental.

La ceremonia dio inicio y unos cánticos celestiales dirigidos con vivacidad por la monja me abrumaron. No esperaba semejante despliegue musical para acercarse al Señor. Sostenía el folleto que nos habían entregado entre mis manos y con gravedad sopesaba si merecía la pena sumarse al vocerío celestial imperante. No recuerdo en qué momento giré la cabeza hacia mi izquierda, si ocurrió antes de balbucear mis primeros párrafos o después, y allí estaba; arrimada a la pared. Su cabellera rubia lucía como una Venus de Boticelli. ¿Era una diosa, un verdadero ángel o el diablo? Cuántas veces traté de apartar la mirada y magnetizados, mis ojos regresaron a ella. Me sugestionaba; desearía poder conocerla y en realidad descubrí algo que me asombró. Un elemento interior me informó; conocía a esa mujer. ¿De cuándo? No conseguí recordarlo, sin embargo, sus facciones no eran nuevas para mí ¿Quizá fuera alguien célebre? Podía oír en segundo plano los cánticos y alabanzas. Hice un esfuerzo. Turbado volví los ojos al escenario y allí estaba mi sobrino, con semblante de cierto bochorno y a la vez regocijo, disfrutando del mismo ritual por el que yo pasé hace cuarenta años. Sentí una profunda emoción; recordé mis primeras mentiras maduradas: Los pecados inventados en mi primera confesión; el sabor tibio y a la vez incitante de aquel vino que calentó mi paladar; la voz de mi tío – quien fue el sacerdote que ofició la misa –; el misal blanco que tantas veces leí junto al rosario, y todas aquellas oraciones aprendidas para... ¿defenderme, creer, ser mejor...?

El culto finalizó, agobiado –las reuniones multitudinarias me dan claustrofobia – salí a la calle; me sentí a gusto al aspirar el aire fresco del mediodía. Me apoyé sobre unas  columnas de cemento de la entrada y la vi caminar hacia mí. Mis brazos se paralizaron, mi semblante se contrajo en una mueca de estupor; pasó a mi lado sin advertir cómo la miraba o ¿haciéndolo de forma premeditada...? Aspiré profundo y un aroma intenso y viciado, procedente de mi otra vida, un cuarto de siglo antes, saturó mi nervio olfativo. Aquella otra forma de ver las cosas... o no querer verlas; una existencia lúbrica y desequilibrada, cargada de aromas, noches de sexo, desenfreno y riesgos no sopesados, atravesó mi corazón como el filo de un estilete y me produjo un dolor que creía olvidado, el dolor que ahora trato de desterrar todos los días de mi vida...

Alguien tiró de las costuras de mi chaqueta, era mi sobrino. Me preguntó.

—¿Quieres ver mi lagarto uromaster?
Le pregunté.
—¿Te han hecho ya las fotos?
—Sí...
—Entonces diles a tus padres que te llevo. Volvamos rápido a tu casa...


José Fernández del Vallado. Josef. Abril 2012.




Creative Commons License


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.  
Reacciones:

43 libros abiertos :

  1. Pero la imaginación te eleva... puedes acometer cualquier otra vida aunque no sea real, puedes incluso sentir en base a tus recuerdos... y si además estás en paz aunque jodido, pues eso... somos muchos los que tenemos los ojos grises... y muchas, faltaría más.

    No, ahora mismo desde el curro no me avisa ningún antivirus... aunque un pelín en rojo sí que tienes el texto ;-) Bss amigo, gracias por decir que te gustó la poesía que no es poesía sino un llanto lastimero por mi padre. Más besos...

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, os deseo un feliz día del libro! A todos los que escribís leéis y publicáis...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. MI QUERIDO TOCAYO,TUS RELATOS ME ATRAPAN SIEMPRE.NO IMPORTA LA TEMÁTICA QUE TOQUES TODOS TIENE UN SELLO ESPECIAL,EL TUYO.
    DEJÉMONOS LLEVAR POR LA IMAGINACIÓN A LUGARES INIMAGINABLES.
    MI BESO LLENO DE CARIÑO.SIEMPRE

    ResponderEliminar
  4. Me ha impresionado hasta a mí.
    Como si fuera una Diosa!!!

    Feliz día del libro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Reminiscencias de un pasado que aún se agita. Me gustó ese retrato sensitivo que va recorriendo el texto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Feliz día del libro.
    ha habido muchas veces en que reticentes y recelosos seguro "vamos" por acudir y cumplir...
    una vez me he sonreido cuando asi en actitud como d eescudo un amigo mio me hablaba sobre dios de una manera en la que seguro cualquier monja o sacerdote se sentiria muy poco satisfecho.
    el respetuoso siempre me ha dicho una vez
    que a veces no es que tengamos qu ebuscar a dios
    la ocasión siempre se presenta y a veces ... sin querer o proponernoslo
    nosotros a veces necesitamos de esa busqueda.

    :P si no se fuera tan solemnte y con tanta telaraña
    seguro iriamos por voluntad propia ;)

    ResponderEliminar
  7. Siempre hay un rostro así en nuestra vida.
    Feliz día del libro.

    ResponderEliminar
  8. Feliz Diada de Sant Jordi...que hoy es vuestro dia, me pregunto como no estas en Barcelona firmando tus libros en la Rambla de Cataluña y asi poder conocerte y decir..ehh es mi autor favorito y sentirme orgullosa..

    Y ahora a lo que vamos, quien de nosotros ante una mirada fugaz no ha notado que aquella persona la conocias de esta vida o de otras, pero que marco algo muy especial tanto que es dificil de olvidar..
    como siempre un placer leerte y saborear tus letras desde la primera hasta la ultima no tienen desperdicio..
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Magnífico relato. Que mejor homenaje en el Dia del libro que escribir, no?
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. FELICITACIONES Y FELIZ DIA DEL LIBRO!!!

    besitos y luz

    ResponderEliminar
  11. Que bien lo has llevado Josef, desde el principio. Al final me voy con ganas de haberle tirado de la chaqueta para que se quedara. No quiero que esté todos los días con ese dolor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Un buen relato con el que identificarse en algunos fragmentos a cuyo final nos llevas de la mano y en el que nos transportamos hasta tu otra vida sin saber bien la dirección..

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Siempre acabo con la duda de si tus relatos son ficción o realidad. Cada día me cuesta más distinguirlo. Y no te rías, jaja.
    Feliz día del libro, amigo.

    ResponderEliminar
  14. Impecable e impresionante, como siempre. Y como siempre también, un placer leer esas historias tremendamente reales e irreales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Sempre com altíssima imaginação...

    Feliz dia do livro para ti também, aquele que nos acompanha em todos os momentos e assuntos.
    Beijo.

    ResponderEliminar
  16. Tiempos van pasando pero siempre queda lo importante la ilusión de cada niño de su primera comunión.
    También hay rostros que nos resultan conocidos y de los que queremos entablar una conversación, que las oportunidades no se pierdan para no sentirlo mas allá.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Estupendo relato, desde la comunión del niño, hasta esos olores que vienen del pasado.
    Creo somos afines en cuanto a religiones se refiere, basta amor y silencio para encontrarse con Dios, pero bueno cada cual lo busca a su manera.

    FELIZ DIA DEL LIBRO

    Gracias por pasarte por mi rinconcito.

    Te dejo mi abrazo y el deseo de una linda semana.

    ResponderEliminar
  18. Es así; en el lugar menos esperado uno se puede tropezar con alguna deidad egipcia... y conste que para mí la imaginación es el más bello de los ángeles caídos.

    Te felicito por la captación del instante; en unas horas argumentales se resumen milenios de pugna epidérmica.

    Un fuerte abrazo.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
  19. Hola José!
    Tu blog ha sido nominado para los “Premios RoB Dangal TV”… Invitamos a quienes te siguen que también envíen su voto, para respaldar tu nominación y/o la de otros blogs que merezcan ser galardonados.
    Aquí las bases:

    Para participar de la elección sólo debes enviar un mail a rob.dangal.tv@gmail.com con tu voto, pudiendo nominar hasta un máximo de 3 blogs. Tienes tiempo de hacerlo hasta el día 5 de mayo de 2012.
    No serán computados los votos que se hagan a favor de un blog propio, ni tampoco a favor de blogs que estén inactivos desde el 1 de enero de 2012.
    Los galardones a entregar serán de acuerdo a la cantidad de votos recibidos por cada uno, a saber: 3º lugar, “Blog de Oro”; 2º lugar, “Blog de Platino”, y para el 1º lugar, “Blog de Diamante”.
    Una vez más, gracias por participar y suerte para todos los que sean nominados.

    RoB Dangal TV (Music Television)

    ResponderEliminar
  20. El final de tu relato -magnífico en todos los aspectos- más profundo de lo que aparenta, ha sembrado en mí ciertas dudas. Me pregunto si ese dolor que recuerda es algo digamos, fruto del calentón físico o quizás aquella época desenfrenada dejó otra huella. Una huella casi mortal, ahora apaciguada por la medicina. Una huella física que le acompañará de por vida y que a su vez provocó un hondo dolor del alma que, ahora, ante esa llamada del deseo, vuelve a salir a la superficie. Una herida falsamente cerrada de la que ahora, mientras sangra, puede sentir el vertiginoso latido. Moderato, nada me gustaría más que haberme equivocado con respecto a este dolor de ficción a la vez tremendamente real.

    ResponderEliminar
  21. Ains...¡qué miedo de diosa...!

    Despertar esos recuerdos de juventud intrépida, está bien a veces Josef.¿por qué no le pedíste el tf. hombree?

    Ainssss.....

    un beso

    ResponderEliminar
  22. Primeramente, feliz día del libro para ti amigo escritor!!!

    Me encantó el relato, pude conectarme con el protagonista, pude escuchar los cánticos, sentir esa sensación de "déjà vu", y el escalofrío final... esa es la maravilla de los libros, de las lecturas... las emociones que nos permiten vivir.

    Gracias amigo, un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  23. Gráfico, muy bien relatado. me ha llegado hasta el aroma de los cirios.:-)

    Felicidades

    ResponderEliminar
  24. tu duende es versátil Josef, cuidalo y regalonéalo
    porque no siempre se sabe si nos acompañará hasta el final

    besitos y buena semana

    ResponderEliminar
  25. Tiempo atrás, me sucedió algo parecido. Un rostro se acercó entre las miles de caras que estaban cerca; pero lo que más me impresionó fue sentir su aroma, su olor a hombre, me era increíblemente familiar...Nos suceden tantas cosas curiosas. Buen relato amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Me cae bien tu sombrino. Te ha llevado a la iglesia, nada fácil entiendo. y ´¿creerías que tengo un hermano cura? pues lo tengo y a veces es por toda esa influencia que me acerco. Los lazos familiares son muy parecidos a los de la religión.

    Me agradó tu relato.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. hubiera querido saber algo más de la mujer y de esa otra vida.
    biquiños,

    ResponderEliminar
  28. Era parte de la imaginación esa mujer? me emocioné incluso con esa imaginación...
    Besos mentales.

    PD: qué ingenua soy... yo creía que en ése tipo de rituales no había pagos de por medio, ya que el motivo es como tú lo dices "un encuentro con Dios", la iglesia católica no deja de sorprenderme...

    ResponderEliminar
  29. Un placer leerte, las comuniones también encierran grandes historias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. ¡Qué tendrán las iglesias que nos incitan a pecar aun cuando no pretendamos participar de sus liturgias ni siquiera a la contra!

    ¿Será el aire ceremonial, acaso?

    Salud. Un placer leerle, como siempre.

    ResponderEliminar
  31. Pues no sé yo si ese concretamente es el mejor momento, el momento más adecuado para llevar al sobrino a casa...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  32. Hola, Josef.

    Buen relato, como siempre. Logras atraparme escribas del tema que escribas. ;)

    El pasado es algo de lo que no podemos escapar. Siempre logra encontrarnos. Es tan sutil como la caricia de unos ojos o el tormentoso sonido de unos pasos acudiendo a nuestro encuentro.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  33. Muy bueno!

    Al menos la visita a la iglesia sirvió para algo...siempre hay un sacudón que nos lleva de cabeza al pasado y siempre vale la pena...así sea sólo para agradecer que ya sea pasado.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  34. Buen relato breve para una ocasión especial que se tiñe con los aromas y los recuerdos del pasado. Los años que no vuelven sometidos a la cadencia de una vida en la que los niños besan a Dios ...y los mayores ansían besar a .... ¡bueno! ¡quién sabe! ...igual no era tan bella.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Con ella te emocionas, suspiras y hasta te irritas.
    Es mágica, invencible y oportuna.
    Es simplemente: la imaginación.

    abrazo

    ResponderEliminar
  36. Gracias a todos lo que, tras mi larga ausencia, os seguís acordando de mi blog. No lo voy a dejar. De hecho seguiré escribiendo relatos y ensayos, pero espero hacerlo con una cadencia más relajada y sobre todo, si me surge una nueva idea, espero continuar en la ardua, pero a la vez agradable tarea, de crear libros...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. eres sorprendente, cómo de un pequeño detalle construyes una historia que te empuja a leer hasta el final... hoy ese recuerdo olvidado y un instante para retornar, breve y curiosamente expresado

    José es siempre admirable y grato leerte, un abrazo

    ResponderEliminar
  38. los pecados inventados en la primera confesion jejeje me recordó a mi comunión :)

    ResponderEliminar
  39. Amigo Jose me gusto mucho tu relato, sincero y lleno de espontaneidad tierno y natural....

    ResponderEliminar
  40. Muy bueno y además te has encontrado a una diosa del tiempo pasado en la iglesia. A mi me dan yuyu las iglesias la verdad.
    ¿Tienes la esperanza de que esa mujer este en alguna foto con tu sobrino? ;)

    Besitos.

    ResponderEliminar
  41. yo q era asiduo a las misas he pasado por situaciones asi, donde las tentacions despiertan emociones escondidas. ahora q ya no voy, yo mismo tengo q buscar las tentaciones.
    saludos, moderato

    ResponderEliminar
  42. ¿Se habrá convertido la mujer/diosa en lagarto? Nunca se sabe, con la de poderes que tenemos...
    Besos

    ResponderEliminar
  43. Estoy segura que ella al pasar tan cerca esperaba que la detuvieras.
    Levántate y búscala, debe de estar en el mismo lugar.
    Si, a veces son inexplicables estas sensaciones, yo siempre supe que me hacía falta esa otra parte para ser dos, como la espuma y la arena.
    Que el pasado sea la fuerza para hacer mejor el camino y no volver sobre errores, para vibrar con todo lo que se tiene derecho a vivir, renovando y construyendo un mejor futuro. Aaaah, me ahogo cuando entro a una iglesia o a un hospital. :(
    Besos amigo mío.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs