jueves, mayo 31, 2012

MIro Atrás...




Miro atrás, a los últimos días calurosos y atropellados de mayo…
Yo, intentando vender mi novela. Los demás, escapando del chaparrón de la crisis. Estoy harto de crisis; banqueros, políticos, industriales facinerosos, echando sus asquerosas cuentas de millones defraudados.
Cuando en África, siguen muriendo – a cada instante y desde hace años – miles de niños de hambre. Allí sí, allí las cuentas no cuadran y son de otra clase; reales, no distorsionadas. Hablan de millones de muertos, no de millones de papeles verdes descoloridos y corruptos.
Y nuestros discernimientos ¿dónde están? ¿Qué queremos a qué aspiramos? Nos han enseñado a ser bobalicones, apocados y podridos, igual que el sistema. Miramos solamente a nuestros ombligos, nuestros bolsillos ¿y lo demás? Al carajo, estoy en crisis. No es cierto. Quienes realmente lo están son aquellos que morirán de hambre en las próximas veinticuatro horas, mientras nosotros, nos acomodamos en sofás, vemos la puta tele, tenemos luz, gas, váteres donde cagar, las despensas más o menos llenas… y sobre todo, agua caliente y fría.
Cada vez que lo pienso me hierve la sangre. He perdido una amistad por una cuestión de menos de un par de euros, algo que en África equivale al salario de un mes de un trabajador. No puedo creerlo. Me he vuelto estúpido y en cambio debería ser feliz. ¡Soy millonario en fortuna!
¿Y vosotros? ¿Qué esperáis de la vida?

José Fernández del Vallado. Josef. Mayo 2012.
.




Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.  
Reacciones:

15 libros abiertos :

  1. Lo sabía, me ha encantado...
    Desde el año pasado he anhelado una entrada como ésta, hay que dejar claro lo que significa una verdadera crisis...

    Besos mentales.

    ResponderEliminar
  2. hay de crisis a crisis...parecemos estar mu comodos criticando la propia sin hacer nada..perspectivas.

    ResponderEliminar
  3. ... hace unos dias leia algo asi... "la fortuna y la miseria deberia dividirse entre las personas y hacerse como en sorteo.... y retroactiva...
    asi los unos y los otros tendrian conciencia
    ... a veces deberiamos estar como reflexionando y no quejandonos pero. es válido porque no somos perfectos y sobre todo somos humanos erraticos y hasta egoistas...

    que triste que la crisis este atrapandonos a tantos y sin un modo para salir a veces se nos cierra el mundo...

    te mando un beso

    ResponderEliminar
  4. Eso me recuerda al poema de aquel de cuentan de un sabio que un día...¿Lo recuerdas? Siempre hay algo por lo que dar gracias.
    Muy acertada tu entrada de hoy, amigo

    ResponderEliminar
  5. Lo peor y lo mejor de cada uno de nosotros sale en los momentos difíciles. También yo doy vueltas al asunto de esta crisis de ricos que tenemos y me pregunto, qué pensarán de nosotros todas estas personas que serían inmensamente ricas con nuestra crisis. Si miramos en nuestro interior encontramos respuestas. Pero hace falta mirar, cuestionarnos. Y desde luego, actuar en consecuencia. Siempre hay quien me dice que esa pequeña aportación mía a algunas ONGs no servirá para nada, que no solucionará el problema. Yo suelo contestar que lo que no solucionará nada, será no hacer nada..."¿Qué tal algo de justicia y solidaridad?" -remato con bastante ironía.

    Abrazos, José.

    ResponderEliminar
  6. Tienes toda la razón,
    poseemos una fortuna
    en comparación con la pobreza
    y miseria en la que subsisten
    los pobre de la tierra,
    seamos solidarios,
    un besito

    ResponderEliminar
  7. Hola, Josef.

    Lo cierto es que me cuestiono a diario estos mismos temas e intento tener la perspectiva adecuada para hacerlo. Es complicado desde esta parte del mundo donde hay una puja abierta y constante sobre la honradez política y social. Somos terriblemente egoístas y el dolor ajeno cada día parece importar menos. Nos sacamos brillo al ombligo y miramos para otro lado mientras otros se llenan los bolsillos y juegan a ser Dios. Creo que se divierten. No me cabe duda.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Es una cruda realidad de los pocos valores que tienen ciertas personas de la avaricia de los distintos gobiernos, que solo miran África par esquilmarla ,y ellos hacerse más ricos.
    Si me acuerdo cuando veo como tiran el pan y otros alimentos a los contenedores, diciendo para mis adentros que poca conciencia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Sinceramente nada bueno espero.
    La gente está perdiendo la poca ética que tenían y por cualquier cosa se comportan como bestias.

    Habrá que protegerse.

    ResponderEliminar
  10. Cuanta rabia, Josef y cuanta verdad. Es un tema que desgarra por su incongruencia... tal vez algún día...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. efectivamente, muchas veces nos ahogamos en un vaso de agua creyendo que nuestros problemas son EL problema. incluso a veces no es necesario pensar en Africa para darnos cuenta q en otros lugares pasarla mil veces peor es algo cotidiano, basta en pensar en sitios mas cercanos, como en mi caso que soy peruano, en algunas zonas de la capital donde hay personas q felices intercambiarian sus problemas por los mios.
    un abrazp, moderato

    ResponderEliminar
  12. José, una profunda reflexión sobre una realidad latente que el primer mundo ignora con o sin crisis. Es obvio que el hambre, la miseria y la sobreexplotación en África, proviene del mundo en el que vivimos y de sus entramados mercantilistas y de todo tipo de intereses económicos. Y es evidente que no deben olvidarse tantos lugares de este planeta donde la vida en sí es una necesidad básica y un derecho cuestionado. Pero también, por desgracia, aquí ya son muchas las familias con economía de susbsitencia, no de hambruna ni de abundancia, pero sí con verdaderos problemas de sostenimiento.
    Me parece muy oportuno, José, en los tiempos que corren, que se están suprimiento las ayudas al Tercer Mundo, denunciar su extrema gravedad.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. Acertadíasima entrada y desgraciadamente triste. Ver como el poder de los llamados primeros mundos estrujan hasta la muerte al tercer y cuarto mundo.
    Se siente una gran impotencia.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Muy real. A veces nos quejamos sin saber en realidad lo que es el hambre. Aquí en Buenos Aires, la gente que vive en las villas se queja de lo mal que estan. Hacen piquetes( cortes de calle) por cualquier motivo. Pero reciben subsidios del estado para las madres embarazadas, para los niños que van a la escuela y el puto estado les provee gas y luz gratuitos y ni pensar en pagar impuestos. Pero sus maracas de zapatillas deportivas son las más caras. Hablan de pobreza, pobreza es la que vive África.
    Perdón, se me fue la mano.

    Excelente texto.


    mariarosa

    ResponderEliminar
  15. Tienes razón, amigo.

    Hay hambre en el Mundo,tanto de comida como de felicidad.

    Besos , un abrazo, gracias por ti visita.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs