sábado, junio 16, 2012

Montaña.

 



Despierto, mis manos están tumefactas, mis músculos insensibles. Un silencio sereno me acompaña. Desde la hamaca de red fija a la gris e irreprochable pared de granito en la que me encuentro alojado, copos de nieve como granos de avena helada, desaparecen en el limbo de blancura melancólica que cerca y envuelve el cordón umbilical que me une a la vida y fagocita mis reflexiones como las de un absurdo parásito.
Las fracturas no duelen; algunos víveres me permitirán disfrutar de un dulce desenlace en este lugar habitado por espíritus inextinguibles.
Así lo entiendo. La belleza que a menudo rastreé está aquí, en cualquier rincón donde fije mi vista. Legañas de regocijo congelan mis mejillas y una brisa antes helada y ahora cálida, talla mi semblante y lo amolda al entorno. No es un final, sino un principio. Mi cuerpo evolucionará en partículas, constituirán fragmentos en las aristas de la montaña y entonces, viviré eternamente...

Recordando a Óscar Pérez.
Fallecido en 2009, mientras escalaba el Latok II en el Karakorum.

José Fernández del Vallado. josef. Junio 2012.



Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.  
Reacciones:

18 libros abiertos :

  1. Silenciosamente recordando...

    Bom fim de semana.
    Beijo carinhoso.

    ResponderEliminar
  2. bonita forma de recordarlo. a veces la muerte nos coge sin más en lugares bellos que al final son una dura tumba :( cuantos por querer conocer el mundo se han quedado en el camino

    ResponderEliminar
  3. Vive y vivirá mientras haya gente como tú que no le olvide.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. He quedado casi sin palabras. Es un final y un comienzo a la vez. Y a pesar de que estuviera agonizando, entumecido, sintió ese silencio sereno para irse en paz.

    Bonita entrada, emociona y sensibiliza corazones. Un forma preciosa de recordarlo, mi querido Josef.

    Un abrazo bien fuerte
    Y muchos besitos de luz.

    ResponderEliminar
  5. Impresionante, Josef. Es absurdo decirte algo así, pero es que a veces, creo que te superas a ti mismo, en cada escrito... Un delicia adentrarse en tus escritos.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  6. Excelente Josef, un buen homenaje.
    Siempre admiré a quienes tienen esa fuerza de voluntad, yo a veces miro un cerro pequeño y ya se me van las fuerzas. La imagen acompaña muy bien.
    Te mando un beso.
    Que tengas un lindo domingo.

    ResponderEliminar
  7. °`♥✿✿⊱╮
    ♡¸¸.•
    Muito lindo... gosto de tudo que você escreve. É uma bela homenagem...
    Boa semana!
    Beijinhos.
    Brasil
    ¸.•°`❤✿⊱╮

    ResponderEliminar
  8. Los recuerdos son los que alargan las vidas y no las estatuas.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Josef: Hace rato que no pasaba por acá pero es un gusto leer tus textos. Un final y un principio... Mi tema preferido.

    Saludos a la distancia!

    Katmarce--
    submarinopimienta.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. este texto me recuerda el refrán: "el que por su gusto muere, hasta la muerte le sabe dulce".

    cualquier persona que haga un deporte de riesgo siempre tiene a la muerte presente y cercana, por eso creo, que llegado el momento, afrontan la muerte con esa serenidad que describes tan bien en el texto.

    un texto que hace que todos recordemos a esas personas, locas maravillosas, que consiguen gestas increíbles.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  11. Nunca he podido llegar a comprender del todo a las personas que arriesgan su vida por sus aventuras extremas, pero tu sobrecogedor relato introspectivo me ha hecho entender el motivo primero y último.

    Besos Calados.

    ResponderEliminar
  12. Qué precioso homenaje. Qué poética prosa para hablar de la inmortalidad. Rica adjetivación e imágenes para rodearnos de una grandiosa naturaleza, rayando una religión.

    Un abrazooo

    ResponderEliminar
  13. José, es un homenaje y un recuerdo a quien dejó su vida para fundirse con la naturaleza desde una prosa rica en imágenes. Tu narración nos hace pender de las cuerdas y rozar las paredes de la montaña.
    Nos emociona.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Su cuerpo evolucionará en partículas; tu relato quedará.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Creo que reflejas (narras) muy acertadamente el espíritu de los alpinistas. Saben lo que se juegan y si se presenta lo afrontan con valentía, creo. Un buen homenaje. Por cierto, sigo insistiendo que la música sobra, aunque la pare.

    ResponderEliminar
  16. Dominas la lirica, de una forma casi perfecta.

    Felicidades

    ResponderEliminar
  17. Me encanta, me encanta! A pesar que lo he leído varias veces, me emociona la forma en que trasmites con tus imágenes la profundidad de ver de forma maravillosa un principio inevitable. Un beso amigo mío. Alguna vez te he dicho que tu música me fascina? Mmm creo que no, me fascina!

    ResponderEliminar
  18. La mejor manera de recordar a alguien es escribiéndo su historia, pequeño o largo fragmento, pero es hermoso, y de ese modo, consigue vivir eternamente...

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs