lunes, noviembre 19, 2012

Corazón de Hielo.


  Mi corazón se ha vuelto de hielo, mi espíritu es el de un luchador noqueado. No soy capaz de sentir. Tras recorrer miles de quilómetros me encuentro en un poblado sin nombre; cercado entre belleza devastadora y aislada. Camarada de millones de entes, trato de ganar una batalla de antemano perdida; lucho contra los insectos. La pasada noche dormí con tres ventiladores conectados. Me preocupa la presencia de los mosquitos, me sobrevuelan...
No quiero pensar qué pasará cuando las baterías se agoten. Siento escalofríos, sudoración y dolor de cabeza, ¿síntomas de malaria incipiente, o es el cansancio? Lo sé. Es sólo el menor de mis problemas, la indudable inquietud me acecha en el exterior.

  Curioseo entre las esteras del ventanuco y descubro sus miradas. Los indígenas de este lugar no son los que encontré. Eran diferentes. Los presumía inocentes y sociables. En cambio después de lo sucedido, y tras presenciar como unos seres en cierto modo parecidos a ellos, descendían de las nubes, salían del estómago de un extraño insecto y equipados con asombrosos artilugios, los agasajaban, me hago cargo de su impresión inicial y asimismo, la nuestra. Sin presentirlo nos convertimos en dioses, y también en el germen de la marea mortal que se abatió sobre ellos. Bastó con que, como criaturas radiantes, compartieran con nosotros su tesoro espiritual: sus brillantes piedras mágicas...

  
No tardaron en florecer los garimpeiros. Algunos de piel pálida y aspecto jovial como el nuestro. Nada más. Con ellos también llegaron los problemas. Raptaron, violaron y  asesinaron a algunas de sus mujeres. En lo que a cuestiones humanas se refiere, no fue necesario el transcurso de siglos o milenios, de la noche a la mañana los pusimos al día y se han transformado en seres falaces, en verdaderos salvajes. Está claro. Antes de conocernos y sin estar al tanto sobre el significado de términos como: escasez, necesidad o miseria, eran infinitamente prósperos y dichosos. Ahora en cambio, se encuentran pobres como ratas y ansían más. Los encauzamos dentro del sistema cuando no disponen de un céntimo, ni la posibilidad de obtenerlo. Las multinacionales y el Estado ocuparon sus tierras, saquearon sus reservas de brillantes o mejor dicho, diamantes; designándolas propiedad privada o estatal. Las chabolas que empezamos a construir, una vez derrumbamos sus chozas, con los armazones inacabados, están a medio erigir. Mientras, lo único que tienen a mano, los machetes que les proporcionamos, destellan impregnados en la sangre de mis compañeros. Y sus miradas adustas, de profundos ojos negros, atraviesan el muro de ladrillos de adobe y desgarran mi carne con odio.
   
  Forman una partida de hienas al acecho...
  Mantengo a Kapúa, la hija del cacique, amarrada a la cama. Si no me han tocado es gracias a ella. Sin disimular mi mirada arrebatada, la observo. Es morena, sugestiva y terriblemente perturbadora. Doy un trago a la botella de ron. Mi mano, temblorosa, acaricia sus cabellos negros dispuestos como finas hebras de seda. La beso. Me obsequia con un doloroso mordisco. Los labios me sangran sin dolor; claro, no siento. ¿Estoy borracho? ¡Qué importa! Frenético, coloco el revólver sobre su sien y lo amartillo, mi dedo se congela en el gatillo. Lo miro; tiembla como el de un enclenque trasnochado ¿puedo sentir? Sí... Lo mismo que mi corazón enardecido derrite su hielo. Con una mezcolanza entre frustración y ansiedad, me doy cuenta. ¡La amo! Ahora, cuando sé que en horas estaré muerto estoy realmente enamorado...
  Exhausto me apoyo a su lado, sobre el somier de la cama. Miro dentro de sus ojos, deseo comprenderla y hacer que comprenda. No entiende, tampoco importa demasiado. Mientras amanece, tendré tiempo de contárselo. Como era mi vida antes de ella y como ha cambiado ahora mismo, desde que la he conocido.

José Fernández del Vallado. Josef. Noviembre 2012.


Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.  
Reacciones:

79 libros abiertos :

  1. Aquí se cumple el objetivo del escritor, llegar a la profundidad,
    donde se alza la emoción del sentimiento,
    cualquiera que esta sea, alegría o tristeza,
    llevándonos a sus mundos con su estrategia narrativa y su habilidad estílistica.
    Como un luchador de pie, trabajador de la palabra sin tregua... que te hace único. Gracias por estar... Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta tu crítica. Nada que objetar. Lo que no sabía es que tuviera habilidad de alguna clase jaja.

      Bsos.

      Eliminar
  2. Toda una crítica a lo que se perdió con la llegada de la civilización, ¿civilización?, y las consecuencias que supuso para los indígenas y sus tesoros escondidos en las entrañas de la tierra.
    Angustia vital, angustia de amor, personajes perdedores que no deberían pertenecer a este mundo. sa es la sensación que me deja este relato, Josef.
    Y, como siempre, bien hilvanado párrafo tras párrafo.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había una vez un mundo con miles de civilizaciones. Unas se comieron a otras punto y final.

      Gracias Mos.

      Eliminar
  3. todo lo que el conquistador toca se pudre
    es lo que podría sacar e este relato
    y esto me lleva a pensar en la Amerindia antes de Colón

    Llevas muy bien el hilo conductor Joséf
    siempre te lo he dicho, leerte es un juego que seduce y embriaga

    besitos y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pena las grandes culturas que se aniquilaron en nombre del Dios Supremo y Salvador...

      Besos.

      Eliminar
  4. Muy bonito Josef. Siempre la miseria, el hambre y el amor como telón de fondo.

    Historias increíbles y bellas, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiero que sean bellas. Lo malo es que pueden ser y son, creíbles.


      besos.

      Eliminar
  5. Una historia que sucede y parece una analogía de la sociedad actual,sabes conducir la narrativa y mantenernos expectantes.
    Me deja un mensaje, a pesar de todo, sólo el amor salva.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. dentro del desastre humanitario has captado el mensaje fundamental.

      Gracias Maria Rosa.

      Eliminar
  6. Hasta los más mezquinos se enamoran, lo malo es que eso no garantiza un cambio de espíritu

    Me alegra tu vuelta
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LO malo que haya tantos mezquinos y nos gobiernen mezquinamente...


      Y a mi me alegra verte de nuevo.

      Besos.

      Eliminar
  7. Me has recordado un libro clásico ya. Un relato espléndido, el corazón es un cazador solitario rezaba un título, y tal vez también cazado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tus palabras. Seguiré esforzándome. Aunque emular a Carson McCullers se antoja ya imposible; fue una escritora magistral y precoz. Yo nunca fui precoz en nada; excepto quizá, en ser un mal estudiante.

      Gracias por la visita.

      Eliminar
    2. Muchas veces no sabes el motivo por el que un texto te lleva a otro. En cualquier caso, considero que tienes un estilo muy definido, y para eso da igual si se empieza o no joven. Es algo que se sabe imprimir o no.
      Besos

      Eliminar
  8. Excelente relato! Vas conduciendo al lector y lo vas informando para que se situe en situación y se deje llevar por la naturaleza de la historia. Porque es inevitable no sentir empatía por esta paradoja. Hablamos de "conquistar" nunca se intenta "integrar" Es natural que las cosas se desmadren y que el cazador termine cazado...
    Un gustazo leerte, Josef!
    Te dejo un saludo desde Buenos Aires!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bee.
      ciertamente lo podríamos llamar: "síndrome del descubridor." Creerse por encima o superior a culturas con las que podía haber establecido una relación y no un dominio o exterminio colonial.

      Gracias por tus amables palabras.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Como otro Rodríguez de la Fuente cualquiera dan tentaciones de convertirse en salvador civilizado.
    Pero aún así, aunque el mundo fuera de nuevo mundo, volveríamos a ser hienas al acecho de devorarnos porque no tenemos remedio.
    No tenemos remedio.
    No deseamos tener remedio
    No sabemos buscar remedios. Solo ungüentos y cataplasmas.
    El relato, impresionante.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo con tu frase: "No sabemos buscar remedios" y añado: Utilizamos siempre el camino más rápido, fácil, y vergonzoso: matar o humillar.

      Gracias MªPilar.

      Besos.

      Eliminar
  10. Si cuando colonizamos nos sentimos superiores pero es para preguntarse ¿De qué?Se es superior de inmoralidad y distracción,porque perdemos el sentido de la sensibilidad y el amor por la especie.

    Magnífico relato.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo José que no colonizamos: Erradicamos de raíz. Y hacemos lo mismo con todo lo que tocamos.

      Gracias por seguir por aquí.

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  11. Y qué culpa tenía ella de la ambición de este hombre, de todos los hombres.
    Nunca me gustó la palabra "colonizar".

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. José, nos envuelves en la trama con la atmósfera agobiante, el zumbido irritante de los mosquitos, el peligro que merodea y acecha. Todo una metáfora de la depredación humana y como el ser humano va evolucionando o involucionando en esa realidad a la que se ve abocado a adaptarse o a rebelarse.
    Magnífica construcción del personaje que nos manifiesta sus turbulencias, sus contradicciones...
    Excelente relato, José.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El zumbido de los mosquitos es lo que más me molesta y desagrada -por no decir íntimida - del mundo. sobre todo cuando sabes que no podrás matar al infame y acabará picándote. Y encima si se trata del anopheles gambiae que transmite la terrble malaria, todavía más...

      Gracias Felicidad.

      Te sigo.

      Eliminar
  13. Las conquistas de las tierras con humanos dentro… siempre me parecieron increíbles. Será por eso que no me gusta el “personaje” de Colon y otros como él. Muy buen relato real.

    Besitos.

    Soy campoazul.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, entes caso me salió realmente real, valga la redundancia.

      ¿Por qué te presentas como anónima, tuviste problemas al acceder a mi blog?

      Besos, estimada, Campoazul.

      Eliminar
  14. Hay personas que marcan, Josef.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Dyhego, gracias por estar...


      Un saludo.

      Eliminar
  15. Enamorado pero no comprendido, esperar el amanecer para que ella comprenda ya que tu vida cambió con ella.
    Un saludo y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Mari, era su sueño, o su locura casi demencial antes de morir o el último descubrimiento de su vida....
      a muchgos les sucede que solo ven con claridad cuando saben que la vida se acaba.

      Un saludo.

      Eliminar
  16. menuda situación! enamorado cuando ya no queda tiempo...quizá para el amor siempre queda algo de tiempo...y ese tiempo es la eternidad que vale la pena.
    Ese toque de extrañeza en tu narración me mantuvo expectante....que yo también tengo algo con los insectos que no me he atrevido a publicar!

    Saludos José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los insectos, la selva, las enfermedades tropicales, todo eso me atrae como un imán y a la vez, no deja de preocuparme. Y la verdad, mereció la penas, cuando fui al Amazonas aluciné. de modo que ahora tengo en mi mente la savia suficiente como para escribir unas cuantas historias sobre ese lugar o en ese lugar...

      Un saludo.

      Eliminar
  17. un corazón de hielo también se pùede romper...

    ResponderEliminar
  18. Colonizar .. qué dura palabra!! .. arrasando todo a su paso.. Lugares y personas.. qué injusto el ser humano tantas veces por el poder y la riqueza .. Algo similar a la situación en que nos encontramos ..
    Y qué clase de amor se puede tener bajo la amenaza de un revolver en la sien ? ..

    Te dejo mi abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Colonizar, para mí es sinónimo de invadir. Y eso nunca es nada bueno.

      SAludos, aris.

      Eliminar
  19. Hola, Josef.

    Una historia fascinante. Sumamente visual. He olido la sangre que le mana del labio y he sentido la indefensión de tu protagonista ante su recién nacido amor. Creo que en este caso, será su peor y más mortal enemigo.;)

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego se trata de un amor no correspondido, aunque él quiera creer lo contrario. Una pena cuando las personas a quuienes creemos amar nos hacen daño ¿verdad?

      Un saludo Luisa.

      Eliminar
  20. Cuando visité Mejico me enamoré de los vestigios que aun quedan de la cultura Maya. Seguro que miles de historias como la tuya tienen entre aquellas paredes un hueco.
    Un abrazo, José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Méjico! Uno de los lugares a los que deseo ir, y sin duda lo haré. aunque sea un lugar peligroso. Y cuando lo haga, me traeré muchoas relatos de allí...

      Besos.

      Eliminar
  21. Jo angustia en letras... es decir transmites sentimiento puro!!
    buff

    Besos abisales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego Abismo, dos acertadas conclusiones o deducciones: Angustia y sentimiento puro. Estados que necesito, por decirlo de alguna manera, vomitar en mis relatos...

      Saludos.

      Eliminar
  22. Tras hallar tu casa de letras un fresco aire de pura calidad literaria me embargó. Un espacio de calidad y lleno de contenido.
    Gracias por pasear por mi sendero, por aquí me quedo siguiendo tus escritos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora estamos enlazados Jorge. yo, por jmi parte y siempre que pueda, te seguiré visitando.

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Un gran relato que trasmite la verdadera realidad del ser humano creyedonse superior,arrebantando y destruyendo todo lo que encuentra a su paso y con ello llevandolo asu propia destrución.Ojala ese amor consiga salvar esta vez al protagonista,un abrazo José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por qué la historia siempre se repite. Por qué los hombres no aprendemos de nuestros grandes errores. la respuesta va forjándose con el destino que no estamos creando. Ahora mismo, tal como vamos, cavamos nuestra última y lapidaria fosa.

      encantado de que hayas venido. yo también iré a visitarte.

      Saludos.

      Eliminar
  24. Desde finales del verano, un mosquito, de esos grandes y de patas largas, fínifes los llaman por estas tierras, sobrevuela mi almohada a las seis de la mañana, con puntualidad británica. Lo odio. No he sido capaz de aniquilarlo ni de encontrarlo. Fianlmente, tras estas últimas noches, tan frías, por fin he dejado de escucharlo, así que la comenzar a leer tu relato me puse en la piel del narrador, pero luego, me di cuenta de que lo verdadermente aterrador no era el mosquito, sino el ser humano "civilizado". Tenemos lo que nos merecemos, y eso creo que tiene tu protagonista. Él dice sentirse enamorado, pero yo no sé si creerle. Mantener a su amada amarrada a la cama, besarla a sabiendas de que ella no lo desea, no es un acto de amor. Su embriaguez no le disculpa. Su embriaguez aún le permite estar lúcido para saber cual es su situación. Desde luego su actitud no es ninguna prueba de amor.
    Como siempre, tu texto está tan bie hilvanado como para que el lector tome partido, se implique, viva la situación, se indigne y reflexione; y esto solo puede ser porque tu texto es un texto brillante en fondo y forma: felicidades, Josef.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hago cargo de tu situación con el mosquito. Me ha pasado tantas veces... y es tan estresante. Muchas veces ganó el monstruo chupador de sangre y transmisor de terribles contagios.
      En cuanto al apartado sobre el comportamiento humano, me cansa ver cómo una y otra vez la historia o el guión se repite, y para mal. No aprendemos, ¿ni aprenderemos nunca? Ahora mismo el ser humano está en una delicada tesitura, adaptarse a la Tierra y no tratar de adaptarla. si no lo hacemos la Tierra, por sí sola, se encargará de destruirnos.

      Un saludo querida Margarita. me alegra volver con las pilas recargadas.

      Eliminar
  25. Hola Josef. Apasionate relato, donde la misería y el abandono puede dejar un poquito de lugar para un amor extraño, casi salvaje. La "civilización" hay veces que crea más intereses que educación y bienestar para quienes compartimos ésta vapuleada tierra en que vivimos.
    Dejo mi huella en seguidores, para regresar y continuar leyéndote.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aunque como tal vez nos ocurra a los humanos con la Tierra si no la cuidamos, un amor ya, casi imposible...

      Gracias por la visita, roberto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Interesante ambientacion para tu relato, me gusto el ritmo y entrecruze de accion y sentimientos, todo esta alli, un saludo desde Chile,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la visita Carmen. Y un saludo para Chile, país maravilloso que tanto quiero y donde tengo grandes anmigos.

      Un saludo.

      Eliminar
  27. Impecable manejo de estilo y orden narrativo que conduce a esas profundas paradojas del alma cuando el amor se da entre escollos insalvables y que además nada tienen que ver con el amor.
    La subyugación, expoliación y esclavismo material y espiritual es un tema más que actual y otra característica de la globalización donde en unos países y regiones se presenta con la crudeza más abyecta a la que el ser humano pueda llegar como lo ilustra esta narración y como sucede en los países del medio oriente donde la guerra de invasión por USA, la UE y los estados lacayos de esa parte del mundo actúan con total impunidad. Hay métodos igualmente crueles pero más blandos como sucede en Grecia, España y demás países de Europa, en los mismos USA y claro en China, India y una larga lista. Más sinembargo en medio de este peso aplastante del poder surge el germen de la resistencia, la lucha que dota al ser humano de la esperanza en un mañana y en un hoy de un mundo distinto sin amos ni esclavos. Y el arte es una de las expresiones donde se refleja esa ansia de humanismo y de amor.
    Saludos Escritor!!!

    ResponderEliminar
  28. Muchas gracias, Aristos Veyrud. Me admira cómo deshojas mi relato y sacas su verdadero jugo, su contenido esencial y lo pones al descubierto. En efecto, he abordado varios temas a la vez en mi relato; uno, el de la dureza de las tierras ecuatoriales y sus plagas de parásitos que si bien, en principio, están representadas por los insectos y otros entes que chupan nuestra sangre, más tarde se ven representadas por nuestra propia especie: el hombre; cuando en su afán de enriquecerse, invade y expolia a pueblos que de alguna forma y a través de los milenios, han encontrado el equilibrio para habitar estos lugares que llamamos: salvajes o inhóspitos. Finalmente, de una forma insólita y quizá brutal, abordo el tema del amor; el amor puede nacer en cualquier circunstancia y el enredado en su tela puede ser cualquiera, y en este caso, la misma persona que antes trató de engañar. Para finalizar le doy un toque de eternidad, porque el amor es eterno y cuando se padece lo demás pasa a un segundo plano y asuntos antes relevantes, dejan de serlo. Así pues al "protagonista" ya no le importa la muerte en sí y sólo una cosa le importa; permanecer su lado hasta el instante final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Interesante tema justamente por la analogía con la época actual,la barbarie aún en pleno siglo XXI.
    Excelente texto,excelente composición.
    Gracias por leerme y permitir que te descubriera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que la barbarie no solo seguirá en nuestro siglo, sino que por desgracia, aumentará. la única forma de cambiar las cosas es cambiar el sistema y con ello, nuestra forma de vida. Y para ello tendríamos que acabar con un problema enorme, muy grande: El dinero.

      Gracias por visitarme.

      Un saludo.

      Eliminar
  30. La fantasía de cualquier blanco: tener a la más linda de las nativas amarrada a la cama sabiendo que mañana uno va a morir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno. No sé si es una fantasía. Sobre todo teniendo en cuenta un persona normal (ya quedan pocas, o ninguna). Desde luego, enlo que atañe a la situación del personaje de mi relato, no creo que se trate del caso, sino más bien de una triste (por no decir horrible) pesadilla.

      Gracias por la visita.

      Un saludo.

      Eliminar
  31. Hola Josef
    Que bien describes al protagonista en la fase final de sus días...ese mosquito merodeando su ya baja moral,
    esa maravillosa trama en una agobiante y catastrofista atmósfera y ese final...ufff
    Soy una humilde poeta y sinceramente no se hacer críticas como las que he leído aquí...solo decirte que te admiro...si...y con mis puntos suspensivos te dejo mi admiración, te doy mi enhorabuena y te dejo un abrazo grande.
    mara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mara, veo que has entrado de lleno en el ambiente. Y menudo ambientazo fatal, ¿verdad? Lo malo que somos nosotros quienes creamos, situaciones parecidas, en al realidad.

      Un saludo.

      Eliminar
  32. Excelente descripción del ambiente opresivo de la selva, del calor que atenaza y envuelve y no da descanso, el corazón de las tinieblas...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si esto se parece a El corazón de las Tinieblas. Allí todo era mucho más puro e incluso, inocente si cabe. Si Joseph Conrad reviviera y viera lo que hacemos hoy con sus preciosas selvas ecuatoriales, palidecería y se volvería a morir...

      Muchas gracias por la visita.

      Un saludo.

      Eliminar
  33. Después de leer tu relato y los comentarios anteriores, creo mi opinión sería demasiado pobre, solamente que relatos así que hagan pensar, pero PENSAR con mayúsculas son necesarios ante todo lo que vemos en un mundo que está en franco deterioro en que solamente imperan el materialismo, el consumismo, un consumismo tan voraz que lo único que podemos hacer es salvaguardar el cerebro y la dosis de espiritualidad necesaria, antes que sea devorado, así que me quito el sombrero y te dejo el enlace de algo que escribí hace algún tiempo, una simple sátira diría yo dentro de mis limitadas capacidades.

    Tu obra es genial.

    Mi abrazo Moderato y un lindo fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He visitado tu post y me deja con esa sensación de flagrante dolor y destrozo mundial que es el que hoy padecemos. He viajado a países en los que se decía que todavía quedaba mucha naturaleza en estado puro y te aseguro, que ya no es tanta, y la que queda está en grave peligro de destrucción...

      besos.

      Eliminar
  34. P.D: Se me fué sin el enlace, definitivamente estoy más tosti que nunca.

    http://alboradadelamor.blogspot.com/2011/09/evolucion.html

    ResponderEliminar
  35. El afán de conquistar, es decir, imponer, masacrar y atesorar.
    Codicia. Ni más ni menos.
    El no entendió nada de la vida, ni de la libertad ni mucho menos del amor.

    Tu relato es atemporal porque la historia se repite bajo distintos nombres, colores o paisajes.
    Y me temo que lo seguirá siendo, basta leer la historia que nos preceden y observar el presente.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  36. Convertirse en leyenda supuso asesinar, destruir, secuestrar y transformar todo lo que había a su alrededor. Buen relato.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esilleviana.

      Ante todo gracias por visitarme.
      En cuanto al realto se refiere, no creo que el protagonista se convirtiera en leyenda y sí en una baja más en el desgraciado enfrentamiento entre invasores e invadidos...

      Saludos.

      Eliminar
  37. Hola Moderato, una maravillosa historia la que compartes. Es un placer pasar a saludarte y leer. Cuidate mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente.
      Gracias por la visita, Poetiza.

      Un saludo.

      Eliminar
  38. Aquí hay mucho y bueno que leer, por lo que he visto hasta ahora. Agradecida por dejar huella en mi rincón.

    Nunca es tarde para SENTIR, aunque como en tu texto, sea producto de un flash, más bien un mal sueño. Excelente recreación del lugar, se puede visualizar a través de tu recreación.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que hay mucho es cierto; bastante por lo menos. que sea bueno o no dependerá de cómo lo encuentres, sobre todo porque encontrarás relatos que te agraden y otros no.

      Gracias por la visita.

      Un saludo.

      Eliminar
  39. A mí me haces sentir como cuando de niño leía relatos de aventuras.
    Ojos como platos y boca abierta.
    (luego lo pongo todo normal eh...)

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te sientes así, es que todavía tienes un corazón noble.
      No puede haber más nobleza que la que hay dentro de un niño, porque después, cuando crecemos, nos convertimos en seres llenos de prejuicios...

      Un saludo.

      Eliminar
  40. Ojalá ella le entienda, y que esa comprensión y ese cambio lo absuelva un poco.

    Muy bueno!!

    ResponderEliminar
  41. muy buen texto!!! con un ritmo bastante entretenido, el tema escogido está muy bien desarrollado, creo que te seguire leyendo...
    acá en mi país la conquista aniquiló razas y pueblos completos, los mapuches le hicieron la guerra durante 300 años...

    ResponderEliminar
  42. Poco a poco el conquistador se ve asediado por el entorno natural, y cae más temprano que tarde en una emboscada natural.
    Se revuelve, lucha, actúa a la desesperada en los límites de las posibilidades; cambia de registro, se vuelve agresivo, la desesperación le empuja a ello.
    El tiempo se adelanta y hace que la realidad le atropelle, incluso adquiere la capacidad de ver el futuro inmediato.
    Ahora es un conquistador conquistado, fuera de su entorno, libre y solitario.
    Así que aprovecha lo poco que le queda en sublimar un amor a contrapié, donde los mordiscos en sus labios sólo son el prefacio de una muerte segura y dolorosa.
    Y a pesar de ello se aferra al último eslabón.
    Sólo le queda morir con dignidad.
    Así, que se encamina a su destino.

    ResponderEliminar
  43. El indígena apareció media hora antes del ocaso, armado con un machete.
    El conquistador conquistado le hizo frente con entereza, aquella que le otorgó su propio destino.
    Y descubrió que no tenía miedo.
    ...
    En aquella tribu no todos estaban dispuestos a matar a un hombre sin miedo.
    Así que avisaron al mejor guerrero, aquel que hacía apenas unos días le había arrancado el corazón a un león
    ...
    La lucha fue feroz.
    Los golpes, certeros y mortales, eran dirigidos al alma.
    ...
    Media hora después del ocaso, nuestro conquistador conquistado cae herido de muerte.
    El jefe de la tribu acude, y lo remata, en un gesto de respeto.
    ...
    Trasladaron el cuerpo a la pila funeraria, donde lo incineraron con madera de olivo viejo.
    Quien muere sin miedo se gana el respeto de la tribu.
    ...
    Kapúa, la hija del cacique, observa la ceremonia.
    Sus ojos brillan, pues adivinó que su destino y el del conquistador, bien podían haberse cruzado.
    Las lágrimas que recorren su mejilla, son de hielo.

    Como los del luchador noqueado.
    ...
    Es la ley.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs