jueves, diciembre 13, 2012

Satria.

   La descubrí enroscada sobre sí, formando una espiral inabarcable, en la charca de una calle angosta de una ciudad arrasada. Sus ojos de ámbar brillaban con abatimiento, era posible advertirlo; estaba débil y rendida. Me dio grima y cierta aprensión... 
   Alzó su frente de superficie lisa, de piel en apariencia suave y añil, desdobló su espina dorsal, estiró sus brazos finos e incluso, delicados. Su forma fugaz de activarse me llevó a determinar que era uno de ellos y estaba en condiciones de moverse. Con una voz cáustica, me dijo. 
   “Soy Satria.” 
   Me disponía a rematarla cuando su efigie, desvelando una fisonomía brillante y en cierto modo desnuda, se alzó. Sus ojos ovales sonrieron. Permanecí sugestionado, contemplando aquello que se ofrecía ante mí. Su estructura, formada por curvas de sinuosidad imposible, sometía los cánones de la belleza a un simulacro prosaico. A su lado, la modelo más cotizada, no dejaba de ser una primitiva complexión de movimientos torpes. Sucedió en un instante. Por mi mente cruzó un recuerdo, una advertencia: “Mata sin contemplaciones, no mires nunca...” 
  ¿Por qué no lo ordenaron de forma imperativa y, en cambio, lo hicieron con voz medrosa? ¿Dudaban? O era turbación ante la idea de tener que dañar aquella extraordinaria majestuosidad de la vida... 
   Volví a contemplarla y mis labios la veneraron. 
   “¡OH, Satria!” 
   Dejé caer el arma, sus brazos me envolvieron, caímos sobre la charca y nos revolcamos. Una ansiedad compulsiva y tal vez perturbada, me llevó a penetrar aquel sexo diferente, sus profundidades eran infinitas, sus matices, desconocidos. ¡Dios! Un orgasmo al lado de aquello que ahora experimentaba no era sino un trivial juego de niños. Incapaz de reconocer o averiguar sensaciones, al borde de la inconsciencia, envuelta en conmociones de intemperancia, mi mente se desleía. Un placer que creía conocer y, sin embargo, en mi existencia, apenas había llegado a desenterrar como una insubstancial capa exterior; eso era todo lo que sabía o había explorado hasta el momento –ahora tenía la certeza – una porción ridícula de la epidermis del hedonismo. Y había más, mucho más allí; más que fútiles jadeos, silencios, lloros de deleite, pasiones profanadas y profanas. Tenerla a mi lado y permanecer ligado a aquello -no me importaba si se trataba de sexualidad o no- mediante un vínculo perpetuo, ya era el opio de mi existencia. Sus manos, sutiles, acabadas en dedos con huesecillos largos y azules, se adherían a mi piel como ventosas y me causaban un hormigueo y embriaguez cercano a la locura. Mi órgano, dentro de ella, era dueño de una voluptuosidad formidable que no hacía sino desarrollarse en forma de bomba neumática. 
   Así lo alcancé, penetré en la remota exclusividad de un climax vedado a nosotros, infelices seres humanos... 
   Un clamor imparable surgió de mí -¿era yo mismo?-  ¡Lloraba gemía, gritaba....!
   Comencé a derramar un riego jubiloso. ¿Se trataba de un orgasmo? No, era algo superior... Me proporcionaba un placer ilimitado que nunca había experimentado; el esplendor de la perfección. Resultaba imparable. Realmente era así: Desquiciante y, porqué no decirlo, agotador...
   Mis jugos internos dejaron de operar como sangre y fluidos gástricos para transformarse en más de lo mismo: Esperma. Licuado entre quejidos de placer dolor y placer, mi ser se evacuó dentro de ella. 
   “¡Oh Satria! Mi amor... exhalé” 
    Vacío y agonizante, como un contenedor oxidado, caí a los pies de aquel ente, que sin formar parte directa de la cadena de la vida, se nutría de ella. 
   Se sacudió de mí como de un pañuelo usado. 
   Restablecida, siguió su camino hasta el próximo charco, unas manzanas más adelante… 

José Fernández del Vallado. Josef 13 Diciembre 2012. 

TU OPINIÓN:


Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Reacciones:

42 libros abiertos :

  1. Impresionante historia. Josef siempre deslumbras con la originalidad de tus temas y su buena narración. Te dejo mi aplauso.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria Rosa.

      Encantado de verte,siempre por mi rincón.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Así es impresionante narrativa, deslumbrante y emotiva, felicidades por esa gran imaginación y léxico que manejas.

    Un abrazo con amor

    ResponderEliminar
  3. Puro gozo que te atrapa línea tras línea.
    Con ese surrealismo mágico tuyo e inconfundible.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mos.
      Ahora está mejor. Lo he corregido bastante. Creo que me precipité al subirlo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Muy bueno el texto, de charco en charco.
    Besos
    PD. Estas NAvidades me pondré al día con las lecturas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De charco en charco, de casa en casa, de esquina en esquina...
      algunos no paran nunca de deambular en la vida y qué es la vida entonces, sino eso?

      Un abrazo.

      PD: Ahora estoy leyendo más que nunca. Lo cual me parece positivo, para sí poder escribir mejor...

      Eliminar
  5. Tal y como está descrito parece hasta real, felicidades por la narración.

    Muy conseguido.

    En tus relatos siempres dejas una intriga al final.

    Está bien jugar con la imaginación de los demas. Felicidades por el relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amapola.

      Lo de la intriga me sale casi de forma automática je.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Madre mía!!! Qué buena historia!!! Pasar de la repulsión a la veneración y al deseo febril. Pasar de aniquilar a ese ente desconocido a adorar con frenesí a ese centro de placer. Y acabar con tu propia vida, inmolándote en la entrega. Felicitaciones, Josef! Un placer leerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bee.

      cuántos se inmolan entregándose por lo que hacen? Por desgracia, o ttal vez por suerte? cada vez menos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Es una verdadera historia que te engancha y no la deseas terminar contrastando esos variados y sensibles sentimientos que no muchos saben hilvanarlos tan magistralmente.

    saludos

    P.D. Me cuesta un montón poder dejar un comentario,será que mi PC no marcha bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si será tu Pc. Pero hay blogs en los que cuesta entrar. Lo sé por experiencia.

      Un abrazo, tocayo.

      Eliminar
  8. Hermosa hermosa historia, jose felicidades me encanto
    Te espero en mi blog

    Evy

    ResponderEliminar
  9. Eso sí que es una experiencia total...
    Salu2.

    ResponderEliminar
  10. Un placer volverte a leer estube algo apartada
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, gajes del oficio de bloggera.

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  11. que buen texto!!!!
    matar al enemigo enamorándolo y teniendo sexo... por lo menos fue una buena muerte!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas. Es una práctica que data de épocas inmemoriales.


      Un abrazo.

      Eliminar
  12. a este relato le vendría muy bien una BACHATA De Juan Luis Guerra
    y es que siempre estamos muriendo ... la gloria se hace ambrosía en los labios


    felicitaciones Josef, tus duende brilla

    mil felicidades en estas fiestas que nos llegan
    abrazos y buenas energías hoy y siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí? Una Bachata? No se me había ocurrido. Dejé un pedacito de mi alma en la RD del señor Juan Luis Guerra....


      Un abrazo.

      Eliminar
  13. No me importaría morir así.
    Sería un muy buen final de vida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego. hay formas muy agradables de morir...


      Un saludo.

      Eliminar
  14. Al leerte todos los elementos se integran en la emoción que viaja y crece en peldaños que convoca tu magnífica narrativa, la fuerza de tus palabras, el ambiente sensorial y ese final me hace estremecer. Me encantooó!!! Suerte en tu búsqueda. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Buenísimo relato, amigo. Lo has descrito que casi podía verlo con mis ojos.
    Eres un narrador de categoría.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Te mueves con soltura entre lo fantástico,regado de un erotismo explícito,que no deja lugar a dudas.Contundente e imaginativo. Muy buen relato!

    ResponderEliminar
  17. Atrapa la manera que relatas la historia.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  18. Siempre mis palabras se quedarán cortas para describir tu narrativa, pero siempre me quedo pensando en ellas después que las leo, siempre nos traen un despertar, un alerta.

    Que sé yo, solamente sé que tu obra es magnífica.

    Abrazos y linda semana por comenzar

    ResponderEliminar
  19. Que puedo decirle, no le falta ni le sobra nada. Sencillamente ¡Está perfecto!

    ResponderEliminar
  20. Vengo a deleitarme con tan increible historia y a desearte Feliz Navidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. ¸.•°♡⊱彡

    Você escreve com a alma!...

    Beijinhos.
    Brasil ✿ °•.¸


    (⁀‵⁀,) ✫✫✫
    .`⋎´✫✫¸.•°*”˜˜”*°•.✫
    ✫¸.•°*”˜˜”*°•.✫✫
    .•°*”˜˜”*°•.✫✫✫ MERRY CHRISTMAS!

    ResponderEliminar
  22. Vengo tras un paréntesis a dejarte mis mejores deseos para estas fiestas y para toda tu vida.
    Soy feliz por haberte encontrado en mi camino y deseo que la magia de la Navidad haga realidad tus ilusiones y te colme de felicidad y paz.
    FELIZ NAVIDAD!.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Buenísimo relato, Josef, te atrapa.
    No quería dejar de pasar para desearte feliz Navidad, que disfrutes de las fiestas en compañía de los tuyos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. ¡Felices Fiestas, Josef!

    Buen relato. Atrapante.

    Espero que sigamos en la brecha un año más y que nuestra cosecha sea productiva.;) Pásalo genial en estas Fiestas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Intenso relato, transmisor de mil sensaciones, te deseo Josef un año 2013 lleno de letras y de cosas buenas para ti y tu entorno.

    Brindo contigo

    Beso

    ResponderEliminar
  26. Mi deseo de un muy felíz 2013 repleto de proyectos y caminos abiertos, salud paz y amor.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  27. Buen relato.

    Caer rendido a los pies del enemigo tiene mérito.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  28. Muy original este relato
    que me ha atrapado de emoción
    goce y suspense,
    Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mª Teresa.
      Te deseo unas muy felices fiestas!

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar

Post más visto

Otra lista de blogs