sábado, febrero 08, 2014

Campo de Hielo Sur.

Imagen: Alexei Tofimov.
 Hace una mañana soleada, de una pureza sin límites. Sin rumbo fijo escalo los escarpados riscos de una región que no reconozco en el mapa. El lastre de mi mochila me hace caminar despacio y encorvado. Aunque estoy muy cansado, me siento libre y satisfecho. 
   Una vez alcanzo la cima encuentro el refugio. ¿Estuve alguna vez en este lugar? 
   

   He ido descendiendo a lo largo de un territorio de miles de kilómetros tan dilatados que nunca dan de sí y en apariencia no tienen principio ni fin, y he llegado a ninguna parte o a esta superficie interminable... 
   La habitación interior es infame y el ventanal diferente. Me basta echar un vistazo para darme cuenta de un hecho: podría permanecer semanas o meses aquí, arrellanado, sin ser capaz de moverme ni dormir, limitándome a mirar, sin perderme una fracción del paisaje. Hacerlo es remontarse sobre las nubes, soñar con el perfil afilado de unos riscos coronados por un cielo celeste que averiguo al otro lado de un glaciar inabarcable de contornos azul esmerilado. 
    Estoy aquí, en el sur... 
   Salgo al exterior y me instalo de forma precaria sobre un talud. Mientras bebo una lata de cerveza la espero. He vuelto a beber. ¿Es una decisión oportuna? No estoy seguro y tampoco le doy vueltas. Una pereza vaporosa llena mi espíritu de una alegría contagiosa y sin sentido. 
   Sinceramente, ni siquiera la llamé. Pero, aún así, ella debería llegar. Siempre aguardé su regreso. Pudiera ser que ahora se encuentre en la otra vertiente de una serranía tan lejana e inaccesible como unas «Cumbres Borrascosas», o se debata en el infierno asfixiante de «El Corazón de las Tinieblas». De todas formas, si uno tiene en cuenta la probabilidad de que jamás llegamos a existir como pareja, y las veces que hicimos el amor fueron fruto de una imaginación premeditada y alevosa ¡qué importa ya...! 

   He prestado tanta trascendencia al proceso —me refiero al de la imaginación— que apenas caí en la cuenta, y podría estarlo sobrevalorando o menospreciando. Me puede jugar malas pasadas. Como inventar hechos o situaciones que jamás viví; trasladarme a lugares en los que nunca estuve; inducirme a escalar cordilleras sobre las que apenas puse un pié; formar parte de una revolución haciendo frente a las fuerzas represoras en primera línea de fuego, y a la vez permaneciendo oculto en su retaguardia; transformarme en líder político y cuyo único fin —a condición de entregármelo todo— consista en suprimir el capital; saberme inmortal y seductor y amar a las mujeres que siempre deseé, y a las que tuve en mis brazos olvidarlas para siempre; concebir que he llegado a creer que me constriñe un calor asfixiante, cuando en realidad me muero de frío; e incluso inducirme a sospechar que estoy perdido en el Campo de Hielo Sur de La Patagonia, y que mis compañeros de cordada, uno tras otro fueron quedándose atrás, y murieron sin lograr encontrar este refugio que nos habría protegido de la terrible ventisca de nieve... 
   ...Y que esta cabaña en la que ahora me encuentro no es sino un destello de mi mente; y en cuanto al paisaje extraordinario que se brinda ante mis ojos, podría ser el mismo que una vez encontré en un Atlas o cualquier enciclopedia sobre panoramas insólitos. Comienzo a tener una ridícula certeza: de entrada que Manu y Cris —a quienes tanto adoré— nunca fueron hijos míos, y luego que mi mujer o aquélla con quien conviví, se cansó de mí y me abandonó. En lo que atañe a mi físico ya no siento las manos ni los dedos de los pies ¿y para qué los necesito? Mientras la exigencia placentera de cerrar los ojos y dejarme llevar por la imaginación me reconduzca, todo irá bien. ¿O podría resultar peligroso? Con todo, contemplar esta exhibición de la naturaleza me anima a sentirme privilegiado... 
      Ya me lo insinuaron:

«En el sur nada es real. Las mujeres y hombres de esa región suelen ser veletas y tienen ciertos poderes. Uno de ellos, el de desvanecerse como el fragor amortiguado de una ventisca al irse desgranando. En cuanto a las pasiones, cuando nacen, son tan ardientes que enloquecen a cualquiera hasta hacerlo capaz de matar por amor o dejarse matar por amor. En lo que respecta a los sueños, pueden volverse tan caprichosos y reales, como irreales».
  
   Despierto un instante. Sentada a mi izquierda está Martina. Me observa de soslayo y retozando se descuelga un instante de las manos mientras, sosteniéndose con los pies en un saliente de granito, echa hacia atrás su torso y lo expone sobre el precipicio. Sus cachetes se enrojecen y su cabellera color cobrizo se alborota con la ventisca. Mediante un movimiento veloz y acrobático vuelve a la posición inicial. Una carcajada bulliciosa y tan fina como el llanto de un bebé, brota de su garganta. 
   Sus ojos glaucos se centran en mí y me pregunta. 
—¿Volvemos...? 
   Asiento. Miro hacia la explanada helada de cientos de kilómetros que se extiende ante mis ojos, y estoy seguro de una circunstancia; no volveré caminando. No hay cuidado, encontraré la forma... 
   Alguien, no recuerdo quién, me previno: “No vayas al Campo de Hielo Sur.” 
   Y estoy aquí. 
   Perdido, tal vez para siempre, en este hermoso y placentero sur... 
   
  José Fernández del Vallado. Josef. Febrero 2014.

Creative Commons License 
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Reacciones:

106 libros abiertos :

  1. Que bien escribes, de verdad, es un auténtico placer leerte e introducirse en estos tus relatos tan trepidantes como sosegados a la vez. Eres capaz de sumergirnos en la mente del protagonista y ver con sus ojos físicos y psíquicos, con su imaginación, confusa he de decir al leer ese final que incita a pensar si en verdad soñaba o vivía.
    De cualquier forma, el paisaje es exquisito, un refugio buscado contra viento y marea y desde donde poblar y despoblar recuerdos.
    Me ha gustado mucho, mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marinel.
      Con este escrito, en cierto modo evocador, no he querido sino recordar aquel gran sur que una vez, hace ya tiempo, visité...

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. José, cautivada en ti quedé y de tu relato expléndido, tan real, bien definido..."tan especial"..

    Besos cálidos ♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias querida Tramos.
      Te doy las graciasa por las visitas y apunto que este texto-ensayo no es sino una evocación del gran sur qu una vez, hace ya algunos años, tuve elplacer de visitar...

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Para quedarse en esta .(tu orilla) y dejarse llevar por esa brisa que renueva el alma y reaviva la mente.
    Un beso Jose

    Que tengas un genial fin de semana !

    (soy Coté, ya ves renovarse o morir jajaja)
    Un besito dulce

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Renovarse, renovarse! Está clarísimo Coté. Yo no cambio mucho o nada de nik,, pero cuando lo crea necesario, me renovaré...

      Igualmente. Que lo disfrutes!
      Besos!

      Eliminar
  4. Yo me quedo con las maravillosas vistas mientras disfruto de la cerveza. Si estoy perdida, lo pensaré en otro momento.
    Que pases un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien bien...me parece genial amiga. No es necesario perderse para disfrutar jajaja.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Una imaginación poderosa...

    Pero lo imaginario es real, es un compartimento dentro de nosotros, por lo tanto real; pero tan diferente a lo que tocamos con los sentidos...

    Me ha gustado mucho.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente Misterio.
      Lo imaginario puede ser tan real como... nosotros mismos. claro que ¿somos reales nosotros?
      Ahí radica la eterna pregunta...

      Besos!

      Eliminar
    2. Sí, José, una pregunta difícil de responder.

      Pero lo importante es que sentimos y nos sentimos, o sea que vivimos, aunque nuestro mundo no fuera real...

      Más besos

      Eliminar
  6. por probar y conocer de esa experiencia me gustaria arriesgarme

    elsur parece que tiene un encanto que derrite

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hay expreiencias que merecen tanto la pena, que algunos arriesgan la vida por sentirlas en sus carnes...

      Besos Jo!

      Eliminar
  7. Desplazarse en un lugar desconocido mentalmente y soñar en él, hay tanto en tu imaginación que puedes disfrutar de tu relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desconocido o quizá no Mari-Pi-R quizá no sea tan desconocido como uno cree. En mi caso prácticamente, estuve en ese lugar. Mental y físicamente...

      Besos!

      Eliminar
  8. Me gustan tus relatos por el derroche de imaginación que hay en ellos.Te mueves entre lo real y lo imaginado, dando preferencia al poder que tiene la fantasía y la belleza de parajes insólitos cuando se contemplan en soledad.
    Y lo bueno es que me llevas a ese campo de hielo y mi imaginación se dispara.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo Fanny, que llevar a cabo un ejercicio mental que nos sitúe esos lugares que admiramos y donde akguna vez querríamos estar, es una buena manera de engrasar nuestro cerebro y no dejarlo caer o dormirse en el tedio y el aburrimiento...

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Ese sur patagónico tiene toda esta imagen onírica que has sabido recrear perfectamente..por un momento he vuelto a esos rincones... Muy buen texto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra lunaroja que tú hayas estado en esos lugares. Seguro que habrás sentido esa nostalgia que uno tiene de ellos. sobre todo por un detalle, por que encierran una magia única y muy especial...

      Besos!

      Eliminar
  10. De forma más modesta, después de leer tu fenomenal relato, yo siempre, en el crudo invierno cuando la nieve se enseñorea de la montaña subo a hacerme partícipe de su belleza y comparto la belleza de la soledad rodeado de un frío blanco que llega al alma.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces Tú sí que sabes lo que es disfrutar de la bella soledad (nunca solitaria) que nos ofrece la naturaleza. Y los sentimientos que despierta en nosotros...

      Gracias por la visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Tomarme una cerveza contigo, sintiendo el vértigo de paisajes tan bien descritos y mecerme en tu relato me ha dado paz. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así ha sido Ester. desgustar una cerveza (bien fría jejeje) en un lugar privilegiado. ¿Qué má se le puede pedir a la vida? En esos momentos es cuando he encontrado la verdadera paz...

      Un abrazo.

      Eliminar

  12. Excepto que escribes muy bien, nunca sé que decirte.
    Entre mis metas inalcanzables, o sí, está la Patagonia y una aproximación del Cerro Torre... pero con la idea de volver.

    · Saludos

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que eso de que escribo bien todavía se puede mejorar.
      En cuanto a tu propósito debes hacerlo. yo estuve en las Torres del Paine, dejé sin ver el Cerro Torre. Pero también es espectacular...

      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Solo cuando uno siente lo que escribe en su interior, puede transmitir toda esa fuerza del momento.
    Genial querido!!!.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trato de hacer tal como dices. Dejar fluir mis sentimientos.

      Besos!

      Eliminar
  14. escribas de las China ,Conchinchina el polo Norte o el caribe siempre son comentarios que cada uno son tan magistrales en su ambiente nunca te dejan indiferente.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, me esfuerzo y me informo. Y cuando puedo viajo a esos lugares...

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Donde dicen que esta el peligro, es probable que esté la dicha de quien apueste un poco más... UN abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dicen algunos. Yo no lo sé con seguridad... Pero me gustan esos lugares, ya no quedan muchos...

      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Me gusta cuando la realidad se funde en la fantasía o nos lleva a otras dimensiones porque o es demasiado bella o demasiado peligrosa.
    Muy buenas tus descripciones de ese pedazo de sur maravilloso. Me trasladaste allí.
    Abrazo, José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca nada es demasiado, y si deseas algo con toda tu alma merece incluso la pena morir en el eintento o después de lograrlo. Hay que lanzarse y vivir, que la vida solo es un día y la muerte está a un paso...
      Un placer recibirte Mirella.

      Un abrazo.

      Eliminar
  17. las veces que me he perdido no las cuento, soy muy desorientada...pero hablamos del polo sur, frío y ventisca...cuerpo entumido, pensamiento vivo, ni hablar, un escrito maraviloso, agarradito de mi mano...Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno...está cerca del Polo Sur, pero no llega a serlo María, Es el sur del continente Sudamericano...

      Gracias por la visita.
      Besos!

      Eliminar
  18. Una narrativa fluida e impecable puntuación, atrayente por cuanto siempre nos sorprendes con lugares magnéticos, hermoso y ahora, una región suculenta de belleza y de recursos. Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente magnético. como que está cerca del Polo sur magnético nos magnetiza jajaja...
      Gracias Eleonor por tus incontables lecturas y acertados comentarios a lo largo de años ha...

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  19. José, qué delicia es leer tu prosa. Transcurre ligera por la pantalla, sin poder apartar los ojos de ella. Un relato precioso entre la realidad y el ensueño. Me ha parecido muy evocador, el frío hielo y los recuerdos en una simbiosis destructora, un hombre que duda entre lo real y lo imaginado, pero al que le gusta soñar despierto. A mí tb me encantó conocerte. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marta, muy acertado tu comentario. Un hombre que duda entre lo real e imaginado. Creo que en la vida a muchos nos llegará ese momento... me refiero a aquel en que no sepamos discernir entre la realidad y... cualquier situación...

      Un abrazo!

      Eliminar
  20. Te hice caso y vine a leer tu relato. En él sigues viajando, o por lo menos nos lo haces creer y ahí está el mérito. Me gusta esos cruces entre lo real y lo fantástico, del personaje, entrando a la vez en continuas contradicciones, por otra parte, muy propio de los autores de por esas tierras, que conoces y que algo habrán influenciado. Enhorabuena, me gustó .


    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siempre es saludable viajar Pamisola. aún sin moverse del lugar donbde estás. Debemos a prender a viajar....

      Gracias por la visita.
      Besos!

      Eliminar
  21. con qué facilidad introduces al lector en tus cuentos
    es digno de destacar JOSEF
    felicitaciones una vez más
    siempre un gusto volver por tus letras

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno sí tú lo piensas así, supongo que así será querida Elisa....

      besos!

      Eliminar
  22. Me han entrado ganas de ir al campo de hielo sur.

    Bravo por el relato!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si lo tienes más o menbos a tiro, yo no lo dudaría un instante. Tal como van las cosas puede que dentro de una década sea el Campo de deshielo Sur...

      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Soy viajera por pasión, siempre que puedo me escapo todo lo lejos que la economía permite, y como la economía no siempre es la adecuada, leo e imagino, algo que practico desde que tengo consciencia y que forma parte de lo que llamo my secret life, que cantaría el sr Cohen, porque en definitiva no deja de ser vida.
    Me sorprende que se plantee la posibilidad de estar menospreciando o sobrevalorando, yo nunca lo pensé, qué desconsiderada... Mi opinión? que ella debería aparecer, aunque no la hubiese llamado, porque es precisamente ahí donde se existe como lo que se desea, por qué no? como pareja.
    También como comentaba, para viajar leo, y tu blog es perfecto ya que me transporta a lugares que algún día espero visitar y me hace sentir el aire puro y fresco, la dificultad del terreno, la cerveza en el talud y disfruto de la belleza del hielo.
    Espero conocer pronto si lo que le dijeron del sur es cierto.
    Gracias por el viaje
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué el campo sur es un lugar maravilloso, no me cabe duda. Sobre lo que me dijeron mejor ni lo preguntes... es una apreciación un tanto particular, comprendes querida Nurocas. Ideas que uno se va haciendo a o largo y ancho de los viajes...

      Gracias por la visita.
      UN abrazo.

      Eliminar
  24. En muchas ocasiones me encantaría poder perderme en esas habitaciones interiores que poseemos todos y cada uno de nosotros, mirar simplemente afuera y disfrutar de lo que veo, de los paisajes, de las nubes...Olvidarme y ser olvidada.

    Quizás lo malo de la soledad es que de forma irrefrenable saca los fantasmas de lo más profundo del alma y los deja ahí, frente a uno mismo sin poder detener todo lo que sacan a la superficie. Y es que alguna que otra vez, sabemos que vamos a perdernos y sin embargo es lo que menos nos importa.

    No puedo agregar más que me ha encantado.

    Feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y entonces nos detenemos y perdidos, tal vez para siempre, terminamos en algún lugar hermoso y placentero sur...

      Un abrazo.

      Eliminar
  25. El Sur siempre fue la meta soñada, el paraíso, el refugio, la última frontera...
    Salu2 sureños, Moderato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sur...el norte, qué más da. Lo importante en realidad es alcanzar esas metas a menudo soñadas...

      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Perderse un sitio un poco más confortable me encantaría... pero te confieso que no soy amiga del frío.
    Tu relato extraordinario como siempre, nos transporta junto con tu imaginación a los lugares y vivencias impensadas.
    Te dejo un beso, buen comienzo de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la medida que nuestra mente lo desee cualquier lugar puede ser todo lo confortable que queramos.... El poder reside en nosotros mismos...

      Besos!

      Eliminar
  27. Un relato muy cálido ..............no importa que sea Campo de Hielo Sur.

    Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que has captado la esencia de este ensayo. Es un lugar muy cálido y no importa donde uno esté si se encuentra imbuido por el calor de una belleza que no está solo en la epidermis, sino también en nuestro interior...

      Un abrazo.

      Eliminar
  28. Te admiro... es lo único que puedo decirte... eres capaz de transportarme a tu relato, si el protagonista sueña, yo sueño, si bebe, yo bebo... Y eso es así gracias a tu forma tan detallada de narrar.... Me ha gustado mucho!!!

    Besinos José ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Haydeé.
      Yo también admiro tu forma especial de escribir; tus sueños intensos; tus relatos que me hacen sentirme donde tú nos llevas...

      Un abrazo

      Eliminar
  29. Desde las primeras líneas nos vas introduciendo en el personaje y con él podemos llegar a sentir múltiples sensaciones con la descripción del entorno, compartimos los sentimientos, nos induces al sueño y a la imaginación y así llegamos a ese sorprendente final en que todavía nos queda la duda de si fue todo un sueño o sucedió en realidad . Es un placer leerte.
    Un abrazo !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que todo fue un sueño que sucedió en realidad. ¿Porqué no?
      Gracias por la visita Atenea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  30. Peligroso y difícil ejercicio ese de intentar separar imaginación y realidad, puedes llegar a incluir en tu biografía cosas que no existieron, o borrar las que sí.
    Como decía Borges "Voy a contar las cosas como sucedieron, o como las recuerdo, que es lo mismo"
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la vida unas cuantas cosas, o muchas, son peligrosas. Entre ellas está lanzarse a vivir plenamente. Sabemos que conlleva riesgos porque hay que hacer cosas que a veces reusltan arriesgadas. Pero una vida sin riesgos es como una imaginación sin recorrido. Se queda atascada y nunca progresa, se va anquilosando y muere en el mismo punto dnde nació. Aún así, hoy en día, muchos prefieren de esa forma. Acomodados en la butaca del salón de su casa; sin pensar, sin leer, sin escribir y por lo tanto, sin correr riesgos físicos pero tal vez sí mentalesl...

      Un abrazo.

      Eliminar
  31. Es hermoso perderse en el azul de la belleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si.... Nada como perderse en ese azul...

      Un abrazo.

      Eliminar
  32. Con la imaginación se viaja,y sobre todo cuando no se puede hacer en la vida real, y sobre todo si ya se ha estado antes. Entonces uno puede revivir con todo lujo de detalles ese viaje imaginativo.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí...yo viajo muy a menudo. tanto que al final me quedo sinlugares a los que ir jajaja. No, eso no es cierto. siempre habrá lugares nque nos sorprendan en este mundo...
      Un abrazo ohma.

      Eliminar
  33. Un lujo de relato. Siempre se puede vivir y trasladarse a remotos lugares, simplemente con la imaginación, pero con una imaginación muy lúcida y muy bien trabajada, como es tú caso, y si encima has visitado esas tierras la experiencia para narrarlo es todo un placer. Gracias por tus palabras y comentario José: Para mí es todo un placer. Yo también te enlazo y sigo.

    Un abrazo José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita Rafa.
      Sí, trasladarse no es tan fácil como en un princpipio parece. De ahí que, con el transcurso de los años, de vez en cuando, haya seguido llevando a cabo este ejercicio del viaje mental en mis relatos. A veces logro llegar a un estado mental cercano a la euforia solo de percibir que, mientras describo el lugar, estoy sintiéndome allí...

      Un abrazo.

      Eliminar
  34. Me has sumergido en ese campo de hielo azul quedándome incluso fría, fría como la cerveza que tu protagonista se toma. Yo nunca sueño con comida o bebida, así que apuesto por que se la pura realidad, aletargada su percepción por los efectos de la ventisca.

    Me atrapa siempre tu narrativa.

    Besos Calados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces conviene sumergir en el hielo las articulaciones se desinflaman y te encuentras mucho mejor jajaja. Lo digo por la sobrecarga del hombro que padezco últimamente me han recomendado que durante diez minutos diarios me aplique hielo. No veas el alivio que supone se te duerme el hombro y te encuentras más relajado. Así que comprendo el sentimiento d enuestro protagonista con la cervecita en medio de aquella gigantesca nevera....je

      Besos!

      Eliminar
  35. Estoy segura de conocer tu espacio, creo ya había estado por aquí algunas veces y perdí el enlace, es un placer visitarte moderato_Dos_josef, prometo pasar en unas horas a conocer bien tu espacio.

    Un beso y gracias por tu visita y comentario, te cuidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente Ame, llevo ya unos años en esto d elos blogs y ahora estoy en una nueva etapa, digamos...
      Gracias por la visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  36. Gracias por asomarte a mi blog. Si no te importa me quedo por aquí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Emilio.
      Seguimos en contacto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  37. El viaje interior es el más difícil de realizar. Sin embargo, nos ofrece paisajes que sabemos inexplorados, vírgenes, donde todo puede suceder, sin más riesgos que los que estemos dispuestos a correr… según el ánimo del momento.

    Te dejo un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es importante realizar esta clase de viajes, porque pienso que le enriquecen a uno interior y sentimentalmente y también es un ejercicio para las neuronas jeje...
      Muchas gracias por la visita.
      Un abrazo

      Eliminar
  38. Què pulcritud de descripciones! Me gustò mucho, muchisimo.
    Para quien estuvo alguna vez en los frios del sur es una nostalgia y un placer rememorar esas fantasias que se hacen realidades alrededor; la naturaleza.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son, como bien dices, fantasías reales. y así acabarán convirtiendose. Para mí en parte ya lo fueron, y espero vuelvan a serlo.
      Se agradece la visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  39. A veces caminamos con los pies en el suelo, otras veces desconectamos llegando a perdernos en parajes infinitos y desde allí, todo se ve tan lejos... Pero hay seres diminutos que nos traen de vuelta porque su voz nos hace vibrar, porque nos derrite su sonrisa, porque son pequeños ángeles y también, porque nos necesitan.
    El sur siempre estará ahí, José, esperándote. Pero ese bebe tan lindo no puede ni quiere esperar... Disfrutad juntos :) Maravilloso. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Mere, el sur siempre estará ahí donde lo dejó mi mente una vez, y tal vez vuelva a retomarlo un día de estos.
      Muchas gracias por tus preciosas palabras llenas de sentimiento e inspiración.

      Besos!

      Eliminar
  40. Respuestas
    1. Muchas gracias Rick.
      Ha sido un placer encontrarte, repito. Tienes un blog excelente.

      UN abrazo.

      Eliminar
  41. Gracias por tu visita en mi casa.

    Tienes la habilidad de entretener con tus relatos y eso es lo que interesa, repasaré algunas de tus entradas anteriores, no sé porqué me da la impresión que te visitaré más a menudo.

    Hasta pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por la tuya yeste.
      No es habilidad sino práctica y debilidad. la debilidad de a quien le encanta la naturaleza y cada vez que escribe sobre ella, no la magnifica, porque la naturaleza de por sí es maravillosa, pero en parte hago como nuestros antepasados hicieron siempre. la admiro y respeto mucho, porque es nuestro hogar...

      Besos!

      Eliminar
  42. Precioso relato, me encanta esa imaginación que tienes José, todo parece tan real que nos haces vivir y disfrutar de esa maravilla de la naturaleza, tiene que ser un privilegio el llegar a un sitio así, un privilegio que muchos no tendremos la posibilidad de admirar.

    Un abrazo grande


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá no tendremos esa posibilidad pero a través de otros ojos, y de los escritos de otros que estuvieron, allí estaremos situados....

      Muchas gracias querida Mª Rosa. Tus visitas son un placer.
      Un abrazo.

      Eliminar
  43. José, escribes de lujo, me ha sorprendido gratamente. Te agradezco tu visita a mi blog y si no te importa me quedaré por aquí. Curiosamente yo tengo un relato o dos sobre Usuahia, la verdad es que nunca eh estado en el sur de América, pero chico, aquella tierra, donde se supone que acaba --o empieza-- el mundo, me tiene hipnotizada. Me ha encantado tu relato, como te he comentado, escribes francamente bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángela. Pues si yo escribo de lujo entonces yo qué digo de ti; otro tanto. Porque lo que has escrito en tu blog es de una belleza increíble. tus descripciones me han impresionado. Pero sobre todo me ha gustado mucho encontrarte, porque intuyo en ti una madera de artista especial.(Si me equivoco puedes tirarme a la cabeza ese libro o enciclopedia impresionante que llevas en la foto de presentación de tu blog jajaja).

      Un abrazo.

      Eliminar
  44. José, puedo entender lo que se siente cuando se vistan eso lugares tan maravillosos, siendo ese sentimiento el que yo siento cada vez que visito algún lugar de la naturaleza en solitario...un estupendo texto. yo también te sigo el bloc.

    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres sensible luego sientes. Eres artista luego percibes. Otros, -y he conocido bastantes- viajan por el mundo sin mirar por los ventanales del tren del barco o del avión. No suelen reconocerlo porque es quedar mal; pero para ellos los paísajes, el campo,las montañas, los pueblos huumildes y lejos de la gran ciudad, apenas tienen sentido. Son personas sociables, pero no más que las ratas de alcantarilla. Esa es la clse de gente que vive a espaldas de la naturaleza, y cuando es preciso, solo contal de enriquecerse, la arrancan y demuelen en busca de enriquecerse a su costa.

      Un abrazo.

      Eliminar
  45. Un relato precioso y, tal vez sea la primera persona, pero me ha parecido notar casi nostalgia
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y hay nostalgia. Porque es difícil volver dos veces en la vida a un lugar así, y en cambio, muy fácil recordarlo...
      Gracias por la visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  46. ¿Lo imaginario parece real o lo real es imaginario?
    No sé si de verdad has estado o ha sido tu imaginación la que ha viajado a ese sur que has descrito con tal maestría y sensibilidad que he sentido estar allí.
    Gracias por este maravilloso viaje.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María José.
      Puede decirse que es un relato que, en parte, se incluye dentro de lo onírico. He estado muy cerca de ese lugar y lo he divisado desde un avión y luego con unos prismáticos. Adentrarse en el glaciar es peligroso y solo lo hacen los escaladores locos o experimentados...

      Unn abrazo.

      Eliminar
  47. Hola José... pues si llegas a una cima y encuentras refugio, ya eres afortunado
    Desde las cimas se pueden ver paisajes maravillosos... pero también se pueden perder muchas maravillas por el camino
    Los sueños y la imaginación siempre debieran transportarnos hacia la felicidad
    Me ha encantado tu relato... emotivo y sentimental
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho. Llegar a una cima resulta muy comprometido. Hasta el punto de que se pueden perder las maravillosas personas que nos acompañan... por el camino.

      Besos!

      Eliminar
  48. Ando tarde comentando-te.
    Esta entrada la tenía pendiente de leer y mira que curioso, habla de certezas falsas y de realidades imposibles.
    En el sur todo puede pasar, el olvido más feroz y el recuerdo más real de lo nunca jamás vivido.
    Besos&abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sur, qué tendrá el sur que me mata...?
      Podría escribir mil, cien mil ensayos más sin llegar al fondo del sur...

      Besos!

      Eliminar
  49. El sur traslada y eclipsa a cualquiera, convirtiéndose en preso del espectacular paisaje que te rodea y queriendo morir allí en sus brazos, pues nunca nada te hizo senitr tan vivo.

    Genial, una vez más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y acertada tu conclusión. Qué no daría por morir en un lugar tan bello después de haber disfrutado de una vida, tal vez corta, pero intensa...

      Un abrazo.

      Eliminar
  50. Mira querido José, yo tengo que escribirte poco ya que estoy en el pueblo ,he querido publicar algo muy cortito que ya has visto mi blog,pero cuando yo este en casa te seguiré estos hermosos relatos.
    feliz tarde un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
  51. Gracias Marina.
    Qué disfrutes en el pueblo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  52. El que esté dudando si hacerle una visita a ese territorio que tan bien describes, seguro que al leerte queda convencido. Yo soy de fríos. Y en mi blog está la prueba. Una casualidad.

    ResponderEliminar
  53. Me encantan tus relatos
    pequeñas historias
    rebosantes de poesía
    e interés.

    ResponderEliminar
  54. Un Sur donde perder el Norte...
    ;-)

    Excelente, Josef.
    Besos.

    ResponderEliminar
  55. Saludos mi querido Josecito, brazos y besos desde Santiago de Chile!!!

    ResponderEliminar
  56. Muchas gracias! Me he sentido muy querida y respetada! Es un placer y un honor leerlos,compartir espacios,sueños,emociones,épocas buenas y sequías literarias..todo nos ayuda a crecer y a sentirnos mejor con el entorno,porque gracias a las letras nuestra alma brilla!

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs