jueves, febrero 13, 2014

Los Ojos Grises


El piso se quedaba en buhardilla y la cama era una rinconera de estuco adosada a la pared. Era un verano de días sofocantes y noches sin estrellas. Despertaba cansado, encogido de través junto a Alicia. 
   Despeinado, afrontaba el estrépito de la Calle Santa Ana, y a su chusma de peristas vendiendo artículos y joyas robadas a los turistas, apenas unos metros más allá, en la cercana Plaza Mayor. 
   
Sentado en la cafetería “El Brocal,” recogía la mosquita que había caído en el café, cuando ella cruzó. Pasó caminando deprisa, el labio mordido, un collar de perlas grises y un matorral de cabello azabache sujeto con un pañuelo verde. Se detuvo un instante, sacó un móvil y siguió caminando. 
Pagué, me levanté y la seguí. 

   Aquel día averigüe que trabajaba en la peluquería “afro” que había en la esquina de la Calle Mesón de Paredes con Embajadores, y se llamaba Belice. 

   En aquella época yo tenía un pequeño negocio de restauración en el centro. Aparte de trabajar catorce horas diarias, comprar, servir a los clientes y yacer con Alicia sosteniendo un amor insostenible, no hacía nada relevante, excepto emborracharme y vomitar amaneceres... 
   Desde entonces, cada día, yo estaba sobre las diez sentado en el bar El Brocal para verla pasar al otro lado de la cristalera con el cigarrillo en la boca y la mirada perdida. 
   Un día, Alicia quiso hacerse un peinado, le sugerí la peluquería “afro,” me dijo que ir sola le causaba embarazo. Esperaba que lo dijera. 
   Entramos, nos envolvió un perfume denso. El mismo aroma desprendía Belice cuando me acomodé a su lado. Por primera vez, cohibido, la miré a los ojos: Eran torbellinos de pasión de un gris intenso. Ella, en cambio, era cálida y negra como el betún, y su piel relucía como un espejo en la noche. 
   Belice era de un país de África, no recuerdo cuál. Hay tantos, todos tan pobres y desdichados... 
   Trabajaba tarareando una melodía que repetía sin cesar. 
   Desde aquel día cambié de peluquería, me cortaba el pelo Belice. Siempre pensaba en decírselo; en invitarla a salir, la palabra nunca brotó de mis labios. ¿Fui cobarde o sincero? Era cobarde porque no la amaba a ella sino a su sensualidad, y sincero, porque sin amar el amor nunca es fiel de verdad. 

   En Semana Santa, en Madrid, a todos les da por viajar, Alicia no era la excepción. ¿La echaba de menos? No, para qué. Tenía el colchón para mí y, además, a Belice. 
   Luego regresaba, y cuando le hacía el amor pensaba en Belice; tras el trabajo salía, tomaba una copa en un bar y me quedaba observando fijamente a las muchachas, y cualquiera de ellas o todas, se convertían en Belice; caminaba y oía la melodía de Belice; comía y Belice estaba a mi lado; me duchaba con Belice... 
   De pronto nada importaba sino estar al lado de Belice. Empecé a necesitar ir todas las semanas a la peluquería para cortarme el cabello y sentir las manos de Belice, el aliento de Belice, el sudor de Belice, la sonrisa de Belice, hasta que acabé sin cuero cabelludo y rapado y sin embargo, eso tampoco me inquietó. 
   Un día desperté y descubrí, primero con estupor y a continuación con regocijo, que Alicia había desaparecido y en su lugar olía a Belice. Giré sobre el colchón y todo estaba blanco y limpio. Se abrió la puerta y Belice entró portando una bandeja con el desayuno, la depositó a mi lado, me acarició la nuca y dijo: “Desayunas y luego te vas a la peluquería. Te espero.”  
   Aprendí a vivir en armonía. Estaba con ella a todas horas. Me bañaba, me daba el desayuno, la comida, la cena, hasta que dejó de llamarse Belice y pasó a ser la celadora de un hospital, y yo me recuperé de la enfermedad. 

   Volví a mi barrio. Encontré la buhardilla conservada y pagada; nunca supe por quién. No volví a ver a Alicia. 
   Vagué sin rumbo hasta que comprendí que sólo me sustentaba un deseo: Volver a ver a Belice. No supe a quién recurrir ni qué hacer hasta que alguien me dijo lo de la ONG en África. 
   Estuve en muchos países y tropecé cincuenta, cien veces, con Belice. Nada más verla corría a ella, la tomaba de las manos, se giraba y me encontraba con unos ojos negros como simas que me miraban gentiles o furiosos, y no eran nunca los de ella. 

   Desalentado y sin saber qué hacer terminé por recurrir a un chamán. 
   Cuando supo que buscaba a una persona me pidió un objeto de su pertenencia. Le di el collar de perlas que me había regalado. Una vez lo tuvo en sus manos, se le volvieron los ojos en blanco, experimentó una sacudida, volvió a mirarme y preguntó: 
—¿Tiene los ojos grises, como las perlas del collar, verdad? 
Asentí. La expresión de su semblante cambió, echó la cabeza hacia atrás, gorjeó, me volvió a mirar y preguntó: 
—¿Cantaba? 
   Ilusionado, asentí otra vez. 
  Su boca se abrió y de su voz nació una melodía y finalizó. Cerró los puños y proclamó: 
—Es Dahomey, un cántico de adoración y ayuda a los espíritus. 
Prosiguió: 
—Si tiene ojos grises es porque nació entre las perlas grises del Níger. Es un alma resucitada por un hechicero y vaga con una sola razón: robar el corazón de quienes enamora. No vuelvas a ella. Está poseída, funde el collar, es su corazón. 
Tomándome por un brazo, siguió: 
— Escúchame. Sólo dos clases de hombre tienen los ojos grises. Unos, los mercenarios blancos que asesinan, y otros, los «kikongo nzambi».* Suelen ser mujeres y hombres de aspecto saludable que vagan por el mundo. 
   Sonrió y me invitó a que lo siguiera hasta el oscuro interior de la choza, se dio la vuelta con un tarro, y me dijo: 
—Aquí hay diez mil novecientas cincuenta semillas obtenidas de una planta para que la magia del vudú sea blanca y tenga efectos apacibles que oculten tu enfermedad. No dejes de tomar una un solo día de tu vida y vivirás feliz durante los treinta años que te duren. Si se te acaban y sigues con vida, mejor será que mueras o vuelvas a buscarme. Seguiré estando aquí, siempre ha sido así. 
   
   Regresé a España, abrí un negocio, me casé y fui muy dichoso, nunca le conté mi secreto. Al segundo año tuvimos una hija. 

                                                           Sus ojos son grises...

NOTA: Kikongo nzambi:* zombi 

   José Fernández del vallado. Josef. Abril 2011. Arreglos, Febrero 2014.

Creative Commons License 
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Reacciones:

134 libros abiertos :

  1. ¡Como para fiarse de las peluqueras, jajajaja!
    Salu2 cabellu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dyhego, hay peluqueras y peluqueros. ¿A quiénes prefieres?

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Muy bueno!
    Embrujado por unos ojos grises para siempre...

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay embrujos y embrujos. Lo mismo que hay vudú blanco y vudú negro...

      Besos!

      Eliminar
  3. mmmm... sus ojos son grises...
    No es necesario contar ningún secreto, porque no lo es, o si?
    Besos Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gran secreto MaR-íA... Pero si lo contara me iba en ello la cabeza jejeje!

      Besos!

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho, y por supuesto ese párrafo sobre los ojos grises, es muy bueno. Pero joder el colega de la foto, como que asusta un poco jajaja. Un fuerte abrazo José, y muchas gracias por tú felicitación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El colega de la foto es un monstruo bestial. Como para llevarle la contraria ¿no?

      Un abrazo!

      Eliminar
  5. La veías entre todas por lo que deseabas verla, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y claro que deseaba verla silvo!
      Gracias por la visita.
      Un abrazo!

      Eliminar
  6. ¡Muy buen relato, José! Mantienes el suspense con el personaje vulnerable a los hechizos del enamoramiento y a lo exótico y sus obsesiones y la enigmática Belice . Incluso después de terminar la lectura haces volar la fantasía con esa niña recién nacida de ojos grises...
    Las semillas hicieron su efecto.
    He pasado un buen rato siguiendo el enigma de este cuento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fanny. Soy feliz de que te haya gustado mi relato de magia negra...

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Yo sí te había leído Jose, recuerdo perfectamente -como me ocurre hora- que pensé, este hombre no es bloggero, es escritor, que no tiene nada que ver con el mero hecho de escribir. Lo siento, te perdí la pista, mil gracias por ponerme de nuevo sobre tus letras ¡lástima de tiempo!

    .. Lo mejor, por decir algo, porque todo me lo parece, el aparece tras ese desayuno de la Belice mental en el hospital y que cuando ya nos tenías convencidos de que todo era fruto de sus calenturas calenturientas y las del brujo ese horroroso de la foto jaja saliera Belice en los ojos de la niña... a él le traspasó Belice, a nosotros tus letras.

    Otra vez un placer y mil gracias.
    Siempre que pueda volveré...
    Si no olvido de nuevo el camino:))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en primer lugar soy bloguero y luego trato de ser escritor. Pero todavía no lo soy. resulta que para que un escritor sea considerado oficialmente escritor debe ser reconocido y fichado oficialmente por una editorial de más o menos, prestigio. Creo que para mí sería más fácil ser editor que escritor. Así que tal vez me dedique a editar. Si como escritor gano cero, como editor tal vez ganara cien euros al mes jajaja. Lo cierto es que la industria editorial también está tocando fondo. Y eso que escritores o gente que escribimos en este país somos unos cuantos...

      Gracias por tu visita María.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Querido Jose tienes la magia en tus palabras y nos haces viajar hacia el interior de nuestra alma.
    Aunque a veces nos dejan huellas en el corazón.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Montse.
      Mejor dejar huellas en el corazón -si no son muy dolorosas-que no dejar nada...
      Un placer que vengas siempre....

      Besos!

      Eliminar
  9. Las semillas de vudú de las que no hay que dejar de tomar cada día para ser felices durante mucho tiempo, pero también uno encuentra la felicidad en una buena lectura como la de hoy.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mejor una buena lectura que cualquier semilla del vudú... Ejem... por si acaso añadiré que una ración de ricas semillas de vudú blanco bien cocinaditas son exquisitas jajaja...

      Abrazos!

      Eliminar
  10. qué cosas no JOSEF
    todos buscan algo que siempre hemos llevado dentro
    pero pocos saben darse cuenta

    besitos y feliz san valentín!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos buscan eso. está en nosotros encontrarlo antes de que alguien lo encuentre y nos convierta en prisioneros de su destino.

      Besos. Igualmente!

      Eliminar
  11. Otro relato excelente, José.
    Ameno, interesante, flido y muy bien resuelto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rick.
      Se agradece el paseo hasta aquí...

      Abrazos!

      Eliminar
  12. Tengo un collar de perlas grises, se lo voy a regalar a. No lo digo.
    Abrazos genio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester.
      Mejor no lo digas jejeje. Claro que las perlas grises son preciosas. eso hay que reconocerlo ¿y qué medices de los ojos?

      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Josef me vuelves a sorprender con tu escrito, entrasen territorios, los del vudú en los que no me gustaría asomarme y me ha gustado lo bien que lo has resuelto.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y menos mal que lo he resuelto ufff!!! De un pelo estuvo que ella me pillara....

      Gracias por la visita.
      Un abrazo!

      Eliminar
  14. Hola José... sabes cómo mantener el suspense hasta el final
    Belice... y sus ojos grises causaron estragos
    Amar y obsesionarse son dos cosas muy distintas que es importante diferenciar
    Un placer leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mela!
      Lo sé muy bien. Tan bien lo sé que por es me ha salido este relato de una forma tan... digamos, acertada.
      Se agradecen tus visitas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Interesante texto que mantiene la atención hasta el final. Me gustó el final... me gusta que acaben bien.

    Un placer pasar

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esmeralda!
      Y a mí también. Sin embargo, a veces no me sale así, y no porque yo no quiera, sino porque mis relatos dan un giro imprevisible que ni yo mismo mpuedo controlar jajaja...

      Besos!

      Eliminar
  16. Te estuve esperando en la presentación de Alfredo Cernuda, lástima que no pudieras acudir, tenia interés en volverte a ver,Como imaginarás todos un placer asistir "En la voz de tus brazos habito", poemario mucho mas que penetrante.

    Si te enamoras es así de simple, amor , si te obsesionas ya es más complicado y menos placenetero.

    Tu inventiva me sorprende y eso me place mucho, me gusta la lectura inesperada, y tu la ofreces desde el comienzo, cerrando el relato con un final , donde ya comienzo a ver que es parte de tu tónica y me satisface, esta vez no caeré en decirte mi percepción como lectora y hasta donde me transportas.
    En sus gustos entraba leerle a él....


    Besos calidos ♥♥

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola tRamos!
      Fue una pena. No pude ir porque me salió un cliente de última hora para ver un piso y me fastidió todo el plan! Pero el trabajo es el trabajo... en fin qué le vamos a hacer. Seguro que fue miuy interesante y además, deseaba verte a ti y además conocer a Alfredo en persona, quien ya es un gran poeta.
      En cuanto al relato sí. Es una obsesión dictada por el poder del vudú. Desde luego no es amor sino claramente, enfermedad.
      Se agradecen tus visitas. siempre encantado de tenerte en mi espacio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Dicen que los collares de perlas dan mala suerte....
    Hay bellezas que atrapan, hay presencias que nos hacen sentir como si caminaramos de puntillas sin rozar el suelo. Eso es embrujo. Y eso es también lo que vive tu protagonista.
    Ha sido un placer leerte. Tu relato es dinámico, interesante y contundente.
    Un abrazo José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leí en un relato de una compañera bloguer que la belleza produce dolor. Creo que en el caso del protagonista la belleza le produjo mucho más que eso: enfermedad.ç

      Gracias por la visita y tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Estupendo también!!!, pues mira acerté quedándome por aquí, siempre estoy dispuesta a aprender de los buenos y tú desde luego lo eres.

    Me ha encantado el relato José, has mantenido la tensión hasta el final y has tocado un tema que a mí particularmente siempre me ha llamado la atención.

    Hasta la próxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias yeste lima por tus palabras.
      Creo que buenos escritores somos muchos y con diferentes estilos. Lo bueno es que ahora mismo hay un caldo donde elegir de escritores que nos dedicamos a esto por el mero placer de hacerlo; porque ganar un euro escribiendo se me hace como imposible. Es un trabajo totalmente infravalorado. Ser escritor, excepto un puñado de excelsos afortunados, es menos que ser fregonera. Hasta un pintor de quinta división gana más con sus exposiciones....

      Besos.

      Eliminar
  19. Las mirada a veces son tan intensas que siempre la persona que la posee no podremos jamás de olvidar. Venga no seas humilde, eres un buen escritor y como no vas a ser también buen bloguero.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay miradas que matan, dicen. También hay miradas que subyugan, y ese es el caso de nuestro protagonista. Quedó atrapado en el círculo de la obsesión...

      Un abrazo.

      Eliminar
  20. ¿De qué color tienes los ojos, escritor? , saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adivina ¿tú qué crees?
      ¿Te lo digo?
      G*****
      jajajaja.
      Besos!

      Eliminar
  21. Tan profundo llegó la obsesión por Belice que se reflejó en los ojos de la pequeña, me gusta el misterio, la magia y lo cierto José es que hay miradas que hechizan.

    Verano de días sofocantes y noches sin estrellas
    sentado en la cafetería de siempre
    tomando un café, con algún otro ingrediente
    y un día cualquiera pasó ella... Belice
    mordió su labio al caminar frente a mi
    profunda curiosidad, despertó en mí
    sus pasos rápidos bailaban sus formas al viento
    se detuvo el tiempo y observé su atuendo
    sujetas a su cuello llevaba un collar de grises perlas
    negro azabache el color de su pelo
    absorta en el celular Belice devoraba las calles
    todo en mi vida cobró sentido, desde ese día
    sostenía un amor insostenible con ella... mi querida Alicia
    amor de pasados gloriosos y presentes irrelevantes
    monotonía de vida la mía,
    vomitando amaneceres despertaba con ella
    hice una cita sin cita, en la misma cafetería
    por donde transitaba ella... Belice, de aroma denso
    ojos gris intenso, pasión torbellino
    su piel cálida y oscura como espejo de noche
    mi deseo por su esencia, en obsesión terminó
    ocupó el espacio en mi vida, y en mi corazón
    Belice, de alma resucitada por un viejo hechicero
    vagaba por el mundo, secuestrando corazones
    de los hombres seductores que como en mí
    despertó mil pasiones que a mi pequeña hija trasmití.

    Estoy algo cansada, mañana paso a leerlo nuevamente con más calma.
    Un beso José, te cuidas,
    (y feliz día, si lo festejas)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba bajo un hechizo vudú. No has oído hablar d elo que hace el vudú negro? Hay dos clases de vudú, el negro y el blanco. El primero es para desear el mal o hacer el mal, el blanco para el bien.

      Muchas gracias por tus palabras Ame y tu visita.
      Descuida voy estando mejor. Es solo que sigo bajo el influjo del hechizo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Pues resulta que al final eres todo un descubrimiento para mi, porque tu modo de escribir es apasionado y va mucho con el mio. Igual es que entre tus letras me siento como en mi casa. En cuanto al relato: escrito con total corrección, y oficio. En cuanto a lo que me hace sentir: primero nostalgia, porque estuve una vez en Madrid y me enamoré locamente de sus callejuelas del centro, Santa Ana, La plaza Mayor, La del Sol, etc...y a medida que ibas narrando yo lo iba viendo iba paseando contigo, bueno contigo no: detrás. Y delante de nosotros iba la negra Belice, andando sinuosa, dejando tras ella su aroma a pantera de la selva.

    Me ha encantado esta historia obsesiva, que no de amor. Bienvenido a mi blog y espero ser bien hallada siempre en el tuyo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que tú tienes tu estilo propio y yo el mío. Y está claro que tu estilo me va y no sé si a ti el mío. Pero el hecho es que tu relato: "María, a la pálida luz de la luna" es de los buenos y tu narrativa impecable. Y está claro que si a ti te gusta Madrid y sus callejuelas, a mí Barcelona y su espléndida Catedral del Mar y también la de Gaudí y su barrio Gótico, con sus callejuelas, sus Ramblas y su maravilloso Parque Güell; sus playas y etc. Resulta que estuve este verano, pasando un calorcito refrescante, porque salir de un Madrid que era una olla agobiante fue casi un placer para mí.
      Me gusta igualmente que te pasees por mi casita y me leas. Sé, que no todo te gustará, pero procuraré que cuando aquí te encuentres, mientras lees, degustes una copita de vino, un refresco o un café o un té y unas pastitas o unos bollitos suizos. Serás muy bien atendida siempre, descuida amiga Ángela.

      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Eso, que quedará para siempre en nosotros, imborrable... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que son imborrables. como los hechizos oscuros...

      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Unos ojos grises que enamoran. Un espíritu peligroso del que te obsesionas destrozándote la vida.
    Ojala los corazones rotos se solucionaran igual de bien con esas semillas. Un gran relato compañero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la definición exacta Rendan: "un espíritu peligroso del que te obsesionas destrozándoste la vida." Eso sucede en la realidad todos los días... Si he escrito esto es porque yo estuve muy muy cerca de caer... Y me salvó mi instinto de supervivencia...

      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Un relato interesante. Ahí Cupido le dió fuerte y puso algo más en la punta de su flecha, ¡seguro!
    Una muy buena historia de amor, que ama y no ama, se obsesiona, se libera y acaba en boda con otra, también se encuentran historias así en la vida sencilla de cada día....¿verdad?y luego la hija es de la otra!..
    ..Ummmmm! no me gusta nada la brujería.......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cupido ese día estaba un poco... obsesionado diría yo marinela jajaja.
      Gracia por venir.
      UN abrazo.

      Eliminar
  26. El cántico Dahoney, las perlas del Níger... Trasmites pura Africa, José.
    Y esos ojos grises... Quizás sean peligrosos, pero ¡qué vida más anodina si no corrieramos riesgos!
    Enhorabuena, José, escribes con los cinco sentidos :) Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces aparte de escribir con los cinco sentidos, hace falta alguno más para moverse por la vida. Se está poniendo muy difícil querida Mere. Hay trampas en forma de multas y accidentes a la vuelta de la esquina y salir a la calle cada día es adentrarse en una jungla de de asfalto asaltada po un locura frenética.

      Besos!

      Eliminar
  27. Como siempre tus textos tan ricos en detalles... Esos ojos grises... Una obsesión... Vaya con la peluquera... jejejeje... Me ha gustado mucho, he encontrado esta historia muy misteriosa... :)

    Besinos gigantes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tiene su toque de misterio, Haydeé. si yo te contara en qué me basé para escribirla jeeje. pero eso es un secreto de estado... No te obsesiones eh? Tal vez algún día me decida a contartelo.

      Besazos selváticos!

      Eliminar
  28. Una morena de ojos grises. No veo nada tan parecido a la perdición.
    Muy bueno
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Rick. si te das cuenta verás que la historia en sí es pura perdición...

      abrazos!

      Eliminar
  29. ah,muy buen relato! Me atrapó desde el primer renglón! Envolvente e inesperado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias lunaroja.
      Debo agradecerte que, aunque tú no lo supieras, hubo un momento cuando me conociste en que estaba bastante quemado. Y entonces un día apareciste tú con un comentario en el que decías que te había sorprendido gratamente un relato de los que escribí. Y sabes... aquel pequeño toque dado en el momento oportuno me hizo comprender que no debía dejar este blog.
      Lo dejé una temporada, prque debía escribir un libro y ya ves, lo he retomado.

      Un abrazo

      Eliminar
  30. José, siempre me sorprenden tus historias, qué peligro tienen algunas mujeres, te envuelven de tal manera que no puedes desenvolverte de ellas jajaja, lo mismito me pasa a mi con tus historias, poco a poco me van envolviendo y termino metida en todo el laberinto de pasiones contigo, viviéndolo a través de tu pluma. Sé que has escrito algún libro, me gustaría que me dijeras cómo los podría conseguir, me atrae mucho tu forma de escribir, lo disfruto mucho y pienso que me encantará leer algún libro tuyo.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que en mi vida hubo mujeres que me envolvieron ¿o fui yo el que se envolvió? Creo que nunca lo sabré con seguridad; más bien las dos cosas.
      Respecto a mis libros ahora tengo algunos en Amazon.es
      Solo tienes que entrar y en el buscador poner: José Fernández del Vallado. Verás los libros que publico. el último se llama: La Montaña de Humo. Claro que todos son en digital y tendrías que tener un lector pdf.

      Un abrazo!

      Eliminar
  31. ¿Qué se puede decir después de tanto comentario? Solo que el cuento es muy bueno, con un final que deja abierta las puertas de la imaginación y del misterio.
    (¡Si yo tuviera algo de esa facilidad para escribir...!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias jenofonte.
      Tú tienes facilidad para contarnos lo que nos interesa en tu blog. cada uno hacemos lo que podemos o sabemos... Yo, la verdad es que de facilidad nada. más bien años de trabajo y machaque...pero me gusta.

      Un abrazo.

      Eliminar
  32. Tengo un salón de belleza.. pero soy blanca...

    Excelente relato con un final impactante, "sus ojos son grises".
    Buen fin de semana, te dejo un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya! Bueno es saberlo Cris. Voy para allá jajaja. Quizá tus ojos verdes,o azules o marrones o de miel o negros ¿o grises? me enloquezcan...
      Ya estoy de nuevo en pleno fin de...
      Llego siempre tarde Cris...
      Besos!

      Eliminar
  33. NO VOY A COMENTAR DEMASIADO, JOSEF. SOLO DECIRTE QUE ME HA ENCANTADO ESTE RELATO SOBRE ZOMBIES, VUDÚS, MAGIA BLANCA, HECHIZOS Y ATRACCIÓN QUE SE CONVIERTE EN ENFERMEDAD.
    EL USO DE LA PRIMERA PERSONA LO HACE MÁS EFECTISTA, MÁS CREÍBLE.
    DE VERAS QUE ME HA GUSTADO Y LO HE VIVIDO.
    UN ABRAZO DE MOS DESDE LA ORILLA DE LAS PALABRAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado de tu visita Mos. Y como siempre de tu sinceridad, que, entre otras cosas, es un detalle que me gusta de ti.
      Yo voy a serte sincero también. No he leído lo delas 57, o 67, 77 palabras de Sindel porque no sé bien de qué va, y además, prefiero ir por libre, excepto si un día alguien pide algo delo que no pueda escaparme, por que sea muy comprometido; lo haría.
      Puesto que no encuentro otro canal quería comentarte otra cosa además. Desde hace más de una semana me está llegando este correo a mi apartado de email no deseado: CEFE.MOS@ (gmail.cominfo@info-emailer.com).
      La cuestión es que no lo he abierto porque sospecho y no sé qué pensar. tras abrirlo encuentro la siguiente pregunta:
      ¿Es CEFE.MOS@gmail.com tu amiga?
      Tengo que responder SI o NO.

      PREGUNTA: ¿Eres tú quien me envía este correo?
      Espero tu respuesta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  34. Me ha encantado. Gracias por tus visitas en mi cueva.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Wowwww!!!

    Sorprendente, ingenioso y desde luego imposible dejarte de leer hasta llegar al final, un final por cierto totalmente inesperado y con ese puntito de "ufff...." y ahora?

    Me ha gustado muchísimo.

    Besos y feliz fin de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola FG.
      Muy agradecido de nuevo por tu visita.
      Pues ya ves comencé a escribir un relato de obsesión y se sonvirtió en algo más oscuro, e incluso perverso jejeje.

      Un abrazo y feliz fin...

      Eliminar
  36. Qué preciosidad de escrito, José, es realmente estupendo.

    Buen fin de semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mari Carmen.
      encantado de que te haya gustado.

      Buen fin de...

      Un abrazo.

      Eliminar
  37. No tenía demasiado que perder, una vida irrelevante y un amor insostenible.
    Dicen que el budú solo funciona para los que creen en él, aunque parece que Belice le hizo un favor.
    Me pregunto qué nombre le pusieron a la niña.

    Besos&abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿El nombre de la niña? ¿Todavía no lo sabes? Te lo diré: Belice junior jajajaa
      Gracias por la visita.
      Besos!

      Eliminar
  38. Me ha gustado mucho tu relato, sobre todo, lo que siempre es más difícil, su construcción.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan.
      Sí, realmente es difícil acertar con las claves de un relato para que te salga más o menos acertado o encajado...

      Un abrazo.

      Eliminar
  39. Impresionante relato con el que nos has sorprendido. Enhorabuena

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Fus por la visita.

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  40. Es muy bueno tu escrito, lo he leído con mucha atención, porque engancha... Primero mi Madrid... e imaginar todo lo que cuentas...

    Después la magia del chamán... quizá si haya personas que roban el corazón de quien se enamora de ellas... Me ha encantado.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Misterio.
      Hoy he escrito un relato con micho Misterio; ese que llevas tu impreso en tus siglas y que nos tres cada día. Me encanta el misterio...
      Se agradece la visita.
      Besos!

      Eliminar
    2. Cierto que tiene mucho misterio, por eso me ha encantado especialmente :) Besos.

      Eliminar
  41. Por fin me decido a visitarte, y eso que lo tenía ene el pensamiento desde hace un tiempo, pero lo dejaba para luego y ese luego a querido que sea hoy con este espectacular relato que además de haberme impactado me ha sobrecogido con ese final y esa herencia genética de los ojos grises, la verdad es que me da para pensar el motivo por el que su hija tiene los ojos de ese color... quizá por esa semillas que toma, por el embrujo del amor, no sé... la verdad es que es un desasosiego...

    Decirte que me quedo por aquí, vale?
    Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nieves.
      Encantado de que te haya gustado. Y por la visita...

      Un abrazo fuerte,

      Eliminar
  42. Nos llevas de un lado a otro, siguiendo una mirada, una cabellera, unos pasos...hasta que nos sorprendes como acostumbras. No te falta la inspiración, eh?
    Besos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola virgi.

      Bueno ante todo decirte que este es ya un viejo relato que he vuelto a subir, porque me gustaba bastante y quería ver la reacción de los lectores. de todas formas sí, los anteriores relatos son casi todos actuales. sigo estrujándome el cerebro.

      Un abrazo, siempre.

      Eliminar
  43. Un muy buen relato...me atrapó desde el comiezo, y ese collar no sé si por nombrarlo ya empieza a embrujar ....
    Afectuoso abrazo y gracias por tu gentil visita a mi blog
    Cristina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay collares y collares que son como argollas que te acogotan el cuello jajaja.

      Muchasa gracias por la visita, igualmente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  44. Me fascina la capacidad que tienes de contar historias tan completas en un espacio tan corto. Tengo la impresión de haber leído páginas y páginas de una novela y, qué debe tener, 1500 palabras?? De verdad me maravilla el nivel de detalle hasta estucos y quitar mosquitas del café, los cambios de escenario,el bar, la peluquería, el hospital, África... los personajes, Alicia, Belice multiplicada por quince, el chaman. Es muy intenso, concentrado y completo. Una thriller perfecto con un final incierto para un cortometraje de premio, no se cómo lo haces pero cada vez que te leo algo tengo la impresión de estarlo viendo.
    ¿Quién no se ha visto alguna vez, vudús y zombis aparte, envuelto en un episodio inevitablemente obsesivo con nuestro particular Belice? Claro que, en esos casos no son ojos grises los causantes sino nuestra propia materia gris que se confunde y, creyendo ver amor, nos guía a estadios poco amables y alterados en los que, como bien dices no se ama a la persona sino a su sensualidad.
    Me ha gustado muchísimo pasar por África, le tengo cierta querencia...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí me parece largo, pero si a ti se te queda corto, qué mejor.
      África... también es mi punto débil. Sobre todo porque es un continente dejado de la mano de Dios. Un paraje abocado a una catástrofe de la que todos tenemos una parte de culpa, porque exprimimos sus inmensas riquezas sin misericordia y sobre todo, tomamos sin dar nada a cambio. Cuando deberíamos darles cultura, avance, civilización ¿y todo eso para qué y por qué? Pues para que gestionaran sus países de forma adecuada, pero no interesa. Lo que quieren las multinacionales es mantener un caos dedliberado y aprovecharse de la corrupción, sobornan a sus dictadores y obtienen a precios irrisorios sus riquezas... La expoliación de recursos naturales, la falta de voluntad de las clases dirigentes para reactivar la economía, la nula incidencia de las inversiones en la actividad productiva; el neocolonialismo, lo han llevado a una situación de empobrecimiento forzoso. África padece un enriquecimiento sin desarrollo que ni los gobiernos, ni las clases dirigentes que conforman las élites políticas, ni las organizaciones internacionales quieren solventar. En semejantes circunstancias, muchos africanos optan por emigrar en busca de una vida mejor produciéndose la mayor ola de inmigración que jamás haya existido...
      Y así estamos ahora...

      besos!

      Eliminar
  45. Anoche vi tu recomendación, Shine. Buena película, gracias. A pesar de que al principio se nos hizo lenta, luego fue tomando forma y es muy agradable de ver. Por supuesto Geoffrey Rush hace un papelazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que te ha gustado. yo voy a buscar, La Bicicleta Verde.

      Besos!

      Eliminar
  46. Buen giro el que toma al final. Va ganando en interés a medida que fluye la lectura. Me gustó, José.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  47. Moderato. Maravilloso relato, el amor tiene esas cosas nos obnuvila, nos posee, como ésos ojos grises de Belice.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Roberto; el amor... y sus, a veces, extraños y peligoros poderes...

      Graciaas por la visita.
      Un abrazo.

      Eliminar

  48. Me encanta leerte (no suelo aguantar mucho) pero me encanta seguir la trama. Perfecta, nos obligas a llegar al final.

    · saludos

    · CR · & · LMA ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja O sea ¿te he cansado los ojos? Pues si vieras como tengo yo los míos de tanto leer y escribir. Y no puedo parar es compulsivo y es mi vida...

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  49. Hola Josef: así que el hechizo no murió, solo se transformó ;-)
    Muy bonito tu relato...

    Saludos,
    Katmarce--
    submarinopimienta.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era, querida katmarcé, un hechizo fatal y de caracter irreversible...

      Gracias por la visita.
      Te debo unas...

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  50. Belice las tenía todas, belleza, sensualidad, sexo, desayuno en la cama, lavaba y planchaba ropa, no celaba ni protestaba, una mujer así no necesita vudú para embrujar de amor ja ja ja.
    Muy buen relato, estaré buscando una kikongo nzambi no me da miedo quedarme sin corazón.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Aristos, me parece que te confundes; la del desayuno en la cama no era exactamente Belice, sino una celadora del hospital. La fijación del protagonista que comenzaba a enloquecer y su obsesión con ella era tal que acababa viéndola en todas partes y de todas las formass posibles.
      Te aconsejaría que no te tomes muy a broma el vudú, a lo mejor es realmente peligroso, o los verdaderamente peligrosos son quienes lo practican jejeje.

      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Ja ja ja volví a leer el relato y de verdad me perdí allí donde habla de la celadora, ahora si entiendo que estaba embrujado por la Belice.
      Como sumo sacerdote de las fuerzas divinas del Caribe estoy curado y estoy más allá del bien y del mal ja ja ja.
      El vudú es una religión más del Caribe proveniente de Africa que Hollywood, las sectas evangélicas y católicas se han encargado de satanizar. Le temo más a las sectas evangélicas y a las católicas como el opus dei que a los "hechiceros" del vudú.
      Sigo disfrutando de tu producción literaria, con malentendido y todo por mi parte.
      Abrazos!!!

      Eliminar
  51. Respuestas
    1. Muchas gracias lapislazuli.
      Se agradece tu pasopor mi rincón.

      Un abrazo!

      Eliminar
  52. Es un relato diferente, a mí realmente no me importa como termine (que tb, porque está muy bien resuelto) lo que interesa es el camino por el que te lleva.

    Me ha gustado mucho.

    Un afectuoso saludo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marina.
      Antes que nada agradecer tu visita.
      Sí...precisamente me gusta por eso. Creo que no he vuelto a escribir un relato de estas características.

      Un abrazo.

      Eliminar
  53. Muy buena historia y bien contada.Atrapa y tiene momentos irónicos que hacen la lectura un puntico graciosa.
    A mí también me atraparon unos ojos grises hace mucho tiempo, no sé si no tendré que ir a hacerme vudú también, jeje
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya ohma!!! No me digas? Te atrparon unos ojos grises? Pues estás lista. Corre, corre a por las semillas! Me han dicho que la casa del chamán se está pòniendo peor que el Corte Inglés jejeje.
      Gracias por la visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  54. Tienes la capacidad de atrapar al lector entre tus letras. ¿Cómo no enamorarse de esos ojos grises? Aún sabiendo que atrapan almas y que terminarán contigo...

    Salud, disculpa mi tardanza, intentaré ponerme al día cuanto antes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo reconozco. yo fui el primero en enamorarme....



      UN abrazo!

      Eliminar
  55. Buenísimo relato Josef, tiene suspense, magia que nos hace volar al leerte y va dejando huella ahondando en los sentimientos que atrapados quedan con la belleza y misterio de aquellos ojos grises….
    El final muy bueno nos deja con la mirada de los ojos grises de la hija….
    Me ha encantado porque atrapa desde la primera letra hasta el final.
    Mi felicitación.

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sneyder C.
      Valoro mucho que te haya gustado, y más conociendo tu sensibilidad a través de tu blog y tu poesía.
      Cuando escribo trato de involucrarme en lo que hago, y si siento que no lo estoy hacendo bien; es decir, porque percibo que o no me llega, soy el primero en dejarlo. Así pues la mayoría de las obras que concluyo, deben de hacerme sentir algo; cualquier cosa, no importa lo que sea. Si es así sé que, de algún modo, tienen vida propia y están finalizadas.
      Gracias por la visita.
      UN abrazo!

      Eliminar
  56. ¿Quién puede resistirse ante el embrujo de una mujer como Belice? El relato está planteado de modo fenomenal. Casi argumento de película.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que Belice era mortalmente atractiva además de una, digamos, bruja del vudú. ¿Las ves en la imagen superior? El vivo retrato de la belleza. Yo, por una muñeca como esa, me volvería loco jajaja!

      Abrazos!

      Eliminar
  57. Regresar de una jornada laboral, preparar un cafe, sentarme y venir a visitar su hogar de letras es sumamente placentero estimado señor, 25 minutos disfrutando de buena lectura en concordancia con los comentarios de muchos y con el sabor de volver a visitarlo, un cordial saludo y mis humildes felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradece la detenida visita. Mi espacio abre las veinticuatro horas ininterrumpidamente. Yo, trabajo a tiempo parcial y cuando me llega la inspiración no hay horas, fechas ni días, solo instantes que atraviesan mi mente como destellos de liberación redimida...

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  58. Bellos ojos que guían, nutren y te hacen leer y embriagarte de gris. Precioso relato de un gris nada gris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      Decimos que hace un día gris haciendo ver que es un color triste. Yo no pienso que así sea. Muchas veces encuentro un gris limpio; otras lujoso, otras cálido y casi almidonado, y cuando me veo reflejado en los ojos de una bella mujer de ojos grises, sé que estoy ante dos perlas que son el mirador de un alma que nunca será opaca y en cambio refulge con la claridad de un amanecer en una cordillera de nubes cenicientas, suaves y esponjosas...

      Eliminar
  59. es un hombre que es víctima de sus propias obsesiones hasta que pierde el interés por ellas.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que perder el interés Draco se muestra interesado en salvarse como sea, porque entiende que ha llegado aun punto irreversible en su obsesión. Solo entonces acude al chamán, quien de alguna forma, o como puede, le ayuda. Aunque el hechizo está ya dentro de él...
      Gracias por la visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  60. Mercenaria asesina, va a ser tu hija...
    Potente relato, con una cadencia literaria infrecuente en la bloguería. Un alivio, tu prosa, para estos tiempos prosaicos.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amando.

      En primer lugar agradecer tu visita.
      En segundo, trato de escribir dedicándome a algunos temas que me interesan e ideas que rondan mi cabeza. Si de momento es interesante lo que escribo, pues qué mejor. Y además como dices, dados los tiempos que corren...

      Un abrazo.

      Eliminar
  61. Vamos a ver si queda registrado...
    Bueno, ya te hice un comentario por e-mail, pero vamos a ver si estas palabras quedan registradas.
    Un abrazo, José.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ahora sí...

      Gracias Humberto por el comentario.

      Un abrazo.

      Eliminar
  62. Hay embrujos que permanecen para siempre jamás, sobre todo porque es el corazón el que los mantiene con vida y en la misma proporción es ese embrujo quien mantiene los latidos.
    La magia, para suerte o desgracia de la vida, hay que vivirla.
    Me ha encantado y como siempre, a mitad del relato, ya intuía que virabas e ibas a sorprenderme.
    :)
    Besos, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marinel.
      Es necesario hacer que esos embrujos, en su vertiente positiva, sean los que orienten y conviertan nuestra vidas en algo precioso e inolvidable...

      Un nabrazo!

      Eliminar
  63. Y yo que venía a leer el "secreto"" al ver una imagen diferente !
    ays me has engañado como a una china jajaja
    bueno un besito y feliz semana Jose

    Muaksssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mañana MaR-íA. mañana espero subir otro por la mañana.

      Besos!

      Eliminar
  64. Ainnnnnsssssssss. Cuanta magia y hechizo, Josef.
    ¿No hay por ahí algún negro con los ojos grises y un perfume especial?
    Recomiéndame por favor.
    Voy a buscarlo ahora mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja tecla. O te has quedado hechizada o el hechizo del vudú negro te mueve, porque hoy estás maléfica jejeje.
      Espera que piense y busque. Una conocida mía mulata y estoy seguro de que conoce algún amigo negro con esos ojos grises y el perfume que tanto deseas jejeje.

      Besos!

      Eliminar
  65. 10.950 semillas para ocultar la enfermedad.... Me ha gustado mucho. De pronto las semillas me hicieron pensar en otro final: Si curasen a cambio de hacer olvidar... las tomaría?
    Te leo en muchas ocasiones y me gusta lo que escribes y como lo escribes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nepalí.
      El final que imaginas no me parece nada mal. Se le podrían dar muchas vueltas a eso...
      Gracias por darte a conocer y más agradecido todavía de que te guste mi forma de escribir.
      Procuraré seguir haciéndolo lo mejor que pueda.

      Un abrazo.

      Eliminar
  66. Jo!
    Vaya con Belice... llevaba en aquellos ojos grises la venganza ancestral de todas las mujeres que la encarnaron.
    Y diíficil no sucumbir al vudú de una Diosa de ébano.

    Besos, Josef.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs