lunes, marzo 03, 2014

Confieso...

Imagen: Heidi Bradner.

-I- 
Pierdo contacto con la realidad... No soy capaz de vocalizar o situarme en nuestro mundo. He dejado de leer y transcurro las horas dormitando. En cuanto a la vida, sigo buscándola durante noches en las que sueño que todo pudo haber sido diferente. 



-II- 
   Forzado a presenciar sus ejecuciones, tras recibir la descarga, las recogía en mis brazos y sin ocultar mis emociones, las besaba de la misma forma que cuando de niños jugábamos a ser mayores en las callejuelas de Grozni. Luego crecieron y se casaron. Éramos una gran familia. Las recuerdo y rememoro sus noviazgos como ensueños en un universo brillante: sus bodas, bailes y risas de felicidad. Las quería a todas: mis primas Mandina y Zemfira; Dzhennet, Marja, Saida, Danila, Alikha... 

   Los recuerdos me asaltan. Veo nieve y delante las vías del tren. El convoy se aproxima.Las balas silban muy cerca. Acuchillan el espacio con la cadencia de suspiros fúnebres. Algunos compañeros, ametrallados, se desmoronan como terrones de azúcar desmenuzado. ¡Están aquí! Como misioneros de una muerte terapéutica, deslizándose entre la bruma lánguida del invierno, perfiles difuminados de militares rusos, pulverizan el que una vez fue nuestro mundo.
   Dispongo de segundos, salto y la agarro. Abrazados, entre el fragor de la locomotora y el resuello de los morteros, rodamos por el desplome que hay al otro lado. Nos detenemos en el lindero de un bosquecillo. Retiro el velo y sorprendo el rostro sonrosado y aturdido de Marja, la joven a quien amo. Nos internamos unos pasos. Desbaratados ante nosotros los descubrimos: Cadáveres, y entre ellos, reconocemos unas formas; sus hermanas violadas. Incrédulo, el rechazo me conduce a la náusea. Y ella... ¿¡qué hace!? Embelesada en la locura permanece mustia y enmudecida. Lo percibo con miedo ¿belleza entre el salvajismo? Si la encuentran estará perdida. Me quito el chaquetón, mis pantalones, se los ajusto con el cinturón, le ruego vaya a un número de la Avenida Zavety Ilyicha, busque a una familia de apellido Ingushka, se una a ellos y huyan a las montañas.

-III- 
   Los cerrojos chirrían y vuelven a entrar. Delante está el hombre de porte brutal. Esgrime una barra metálica. 
—A ver... ¡Cuéntanos todo o te aplico este hierro al rojo! 
   Mis dientes castañetean. Absorto, apenas reparo en los golpes. Mis muelas rechinan como loza al resquebrajarse. Sus fragmentos se mezclan en mi boca con el sabor de la sangre.
   Llorando... confieso. 

-IV- 
   Otro día... 
  Todo está como siempre. El valle árido a nuestras espaldas, el cielo claro, de un azul intenso y envolvente. Los contornos como guillotinas de unas montañas de hierro oxidado; y a unos metros, un rebaño de cabras. Mientras se desplazan entre los peñascos escucho el tamborileo de sus pezuñas. 
   Y allí, en la ciudad, estallan salvas del ejército ocupante. Están aquí con un pretexto: el nacionalismo, que encubre una reivindicación concluyente: Petróleo. En cuanto a lo demás; pisotear las cosechas, robar y demoler los edificios, violar y asesinar, apenas le conceden importancia. 
   Todo está igual, excepto los fusiles señalando al corazón de mis amigas de la infancia. La guerra las trastornó y transformó en implacables. Antes no eran así. Lo perdieron todo. El dolor las desgarró y sólo quedó odio. No están todas. Dzhennet de diecisiete años y Marja de veinte, se inmolaron en el metro de Moscú. Las explosiones dejaron cuarenta muertos. Inocentes que sufren las consecuencias de las acciones de políticos desalmados. 
   Ruegan a los piquetes que les retiren las vendas que cubren sus ojos, para morir como sus maridos, hijos y hermanos. 
   Con la expresión tumefacta y el ceño avergonzado, sonrío con nerviosismo y ellas, reflejando una palidez taciturna, recobran el destello fugaz de cuando eran niñas, y ya sin rencor, me entregan una sonrisa... 
   Al escuchar la andanada cierro los ojos y una certeza me invade. 
   «Mientras yo lo desee no seré prisionero de nadie, y el mundo seguirá siendo eternamente libre...» 
   
   José Fernández del Vallado. Josef. Marzo 2014.
 

Esta obra está bajo una
Creative Commons License
licencia de Creative Commons.
Reacciones:

113 libros abiertos :

  1. Hola José... creo que Steven Spielberg se va a interesar muy pronto por tus relatos
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro Mela. me haré millonario y me iré a vivir a Hollywood con la Pe y el Banderas y todo me irá de bandera en el país de los sueños...

      Besos.

      Eliminar
  2. uno elige su visión y escenario
    pero la realidad a veces nos sitúa obligadamente donde no nos gusta ni estamos realizados
    escapar a veces solo resulta en la muerte

    como siempre buen trabajo narrativo Josef
    besitos y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elisa.

      Sé que es un relato duro y difícil. Y además las circunstancias.... están muy calientes, casi espantosas diría yo...

      Besos.

      Eliminar
  3. Hermoso y terrible relato.
    Cuantas historias, iguales o parecidas han sucedido y seguirán sucediendo.
    Es tan amplio lo que puede albergar el corazón humano. Integramos una especie con una capacidad de amor sólo comparable con su capacidad de odio. Una especie que puede ser tan valiente como cobarde. Pero el protagonista no era un cobarde, él sólo no quería sufrir, como todos nosotros. Seguramente lo era el hombre con el hierro candente, aunque posiblemente, en otras circunstancias hubiese sido un aceptable vecino. ¿Quién sabe?
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La guerra convierte a los hombres en monstruos. O convive el monstruo dentro de cada uno de nosotros?

      Gracis Rick.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Estupenda forma de relatar el horror de las guerras, escrito desde tu imaginación y vista con ojos cansados del narrador, hace que nos adentremos por unos segundos en el dolor de la pérdida...de la pérdida de la vida y de las dignidades, de los miedos y de la realidad.

    Besos apretaos, Josef.

    Perdona, en la entrada de La Catedral, te he dejado un comentario, por favor, si puedes, me contestas para sacarme de dudas. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias yeste lima.

      Sí, es duro lo de las guerras. De hecho, son aberrantes y no deberían existir o como me pregunto más arriba ¿el monstruo está dentro de nosotros?

      Un abrazo.
      Busco tu otro comentario...

      Eliminar
  5. Las guerras son horripilantes, pero ya veremos quién es el guapo que las detiene. El mundo cada vez está más revuelto, y a pesar de todas las guerras que han habido, y las que vendrán, parece ser que no escarmentamos. Como te han dicho, buenos guiones te cascas, ahora como se suele decir lo que necesitas es un buen padrino.

    Un abrazo José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las guerras traen todo lo que aquí cuento, Rafa. Y ahora se aproxima otra guerra, que como está en Europa y quien la va a promueve es un político ambicioso y despiadado (como todos o casi todos) y al frente de una potencia, parece importarnos a todos mucho. Pero ¿qué hay de las guerras de África, de las de Oriente Medio, de países bellos como Egipto también convulsionados? Parece que o los olvidamos o nunca los recordamos. Sin embargo, ahora que hemos sufrido esta crisis, estoy casi seguro de ello. Se ha formado un gran núcleo; el de los paises protegidos por el Imperio anglosajón, y el resto del mundo. Y España, como siempre, se queda fuera. Lo cual quiere decir que somos susceptibles de padecer una guerra en cualquier instante, y como ya ocurrió en su momento, nadie hará nada por ayudarnos...

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Moderato, qué terrible escenario nos presentas; y en estos momentos en que suenan rumores de guerra, me dan escalofríos.Describes y narras con intensidad. Tienes imaginación para llevarnos a esas situaciones y se me encoge el corazón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué terrible y espantosa realidad tan cercana a nosotros Fanny. Creo que el mundo se desmorona, me gustaría equivocarme, pero lo de Ucrania me parece una locura tremenda que puede tener más consecuencias.
      A mí también me dan ecalofríos... y más, cuando todo se desquicia.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Es uno de los relatos más duros que he leído últimamente. Se me encogía el alma y el ánimo a cada párrafo. Pero como siempre, intento quedarme con lo positivo: tu magnífica prosa y la frase final «Mientras yo lo desee no seré prisionero de nadie, y el mundo seguirá siendo eternamente libre...»
    Una abrazo, José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es María José.
      Conviene quedarse con lo positivo. La vida es una lección y la guerra, la locura del hombre...

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Me quito el sombrero, aunque imaginario. Recibe mi admiración absoluta. Pétroleo, armas, muerte...amor con libertad. saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo con el amor con libertad y una muerte dulce, María. Lo demás: petróleo, armas, etc, son las ambiciones del ser humano, que se convierten en perdiciones...

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. De los mejores que te he leído. Es tan visual, tan real, y tan duro a la vez... Y ese toque de los capítulos me encanta. Te felicito.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Montse.

      Tuve que escribirlo. realmente me dolió parirlo, pero tuve que hacerlo... ahora que siento la locura más inminente, mi mente no deja de funcionar en un solo sentido. el de que nos demos cuenta que la guerra nos es ni un juego, ni un beneficio para nadie. Y solo trae consigo muerte, dolor y por consiguiente, locura...

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Uno desea sentir la libertad y en verdad la hace posible en su pensamiento porque este es imposible (por suerte) de encerrar, pero la dureza, la crueldad y tantas cosas horribles como parece ser nos guarda el paso de la vida siempre están ahí, en una danza macabra que nos rodea acechante y peligrosa. Un relato terrible con una cruda realidad que en más de una ocasión no podemos evitar ver demasiado a menudo.

    Besos y a vivir la semana al máximo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ver demasiado a menudo. Y ahora otra vez demasiado cerca. No creamos que pòr viri fuera de África u Oriente Medio, y suponernos civilizados estamos lejos de las guerras. Hay que estar en guardia, y con políticos como los que rondan ahora por el mundo, más todavía!

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. La libertad es incluso a veces hasta ajena o prohibida en el pensamiento, sobre todo cuando hay tanto horror vivido y lo único que puedes hacer es seguir la rueda de la crueldad porque eres tú uno de los radios de la rueda...

    Feliz semana y un bravo por el texto. Cafelito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfectamente dicho y explicado. Así es exactamente.

      Buena semana.

      Y acepto ese cafelito...

      Eliminar
  12. Terrible relato y no por ello menos real ,por un momento me ha hecho recordar esa otra terrible guerra reciente en Europa, la de los Balcanes, esperemos que no vuelva a repetirse algo así tu relato sobrecoge y digo lo mismo me parece muy real, me gusta mucho,un abrazo ,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperémoslo así Jose Amador.
      Yo, en el caso que nos atañe de Ucrania, casi rezaría por ello. Por desgracia cada vez que pienso en la palabra rezar me doy cuenta, de que uno de los mayores fomentadores de guerras en el mundo han sido los dogmas...
      Pero quien crea lo que sea que crea es libre de rezar. Abogo, y siempre será así, por un mundo en completa libertad, ¡por supuesto!
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Es difícil leer esto cuando situaciones como esta pasan a diario, y aunque pueda parecer que todo es un invento tuyo y que de hecho lo será, es muy posible que aun así te quedas corto.
    La belleza y el horror, confundiéndose. Pero eso sí maraillosamente escrito.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todo es invento mío Pamisola. Por desgracia me baso en hechos reales. Lo que relato de las jovencitas que se inmolaron en el metro de Moscú fue real. el conflicto al que me refiero existió, y aún da coletazos. Fue en Chechenia....
      La vida siempre es más dura de lo que parece.
      Muy agradecido por tu visita.

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Los señores y poderes de la guerra han invadido hasta nuestros sueños, pero justo allí es donde se empieza a fraguar su derrota.
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos Aristos, que como dices sea allí donde se empiece a fraguar su derrota....

      Un abrazo!

      Eliminar
  15. Te leí.... Y este relato tiene toda la sensibilidad que tu le has puesto, no hace falta estar sensible para estremecerse ante algo así... Sabes, te leí porque si no lo hacia era como aceptar que soy un pedacito de cristal que no se debe romper, pero no lo soy.... Leo tus letras y las siento como las hubiese sentido hace unos meses porque consigues trasladarnos y el escenario de hoy es demasiado triste pero tan real como nosotros...

    Tienes una pluma maravillosa, y es un placer que nos regales estos escritos....
    Prueba superada.... Hoy me siento mejor porque no soy de cristal....

    Muchos besinos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho saber que te sientes fuerte. Es preciso sentirse así para seguir adelante con mayor decisión, lo cual no implica menor sensibilidad.
      Bueno, hoy ha sido un texto duro. Lo llevaba fraguando desde hace días, y cuando te leí y vi que te sentías así temí que pudiera afectarte, porque yo escribo un poco de todo. Cosas más irreales y algunas, como esta, que relatan la triste realidad que por los intereses y ambiciones de los poderosos, se ven abocados algunos seres humanos. Así está nuestro mundo y no puedo ni podía quedarme callado...
      Mañana será otro día y la cosas tienen que mejorar mucho, pero mucho, si queremos salir adelante. Espero que no volvamos a caer, tal como me está pareciendo, en lo errores de un pasado que ni siquiera está tan lejano...
      Cuídate y sigue adelante...
      Un fuerte abrazo Haydeé!

      Eliminar
  16. Tu escrito está lleno de vida y a la vez terror, me imagino la situación del espacio y me digo porque existen las guerras y la violencia en el mundo. Lo peor que seguimos con ellas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Mari-Pi-R. Estoy siguiendo los acontecimientos en Ucrania ahora mismo y están llenos de vida y ala vez terror. Me pregunto si los humanos seremos tan estúpidos de precipitarnos en otra guerra espantosa. Contemplo entonces la expresión arrogante de algunos líderes mundiales, véase Putin, y casi no me cabe duda...

      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Cruel, doloroso, emotivo, y de tanta actualidad que uno piensa que está leyendo la crónica de un periódico sobre un conflicto de hace escasas horas. Es trágico pensar que los hechos que narras con tanto talento en tu relato imaginario, fácilmente pueden ser escenas de un día cualquiera en la vida de muchos pueblos que hoy día sufren el espanto de la guerra.
    Me encantó leer tus letras. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge Donato.
      Agradezco much tu visita y tu comentario. En efecto, lo que aquí relato es un conflicto de invasión que ya se produjo una vez por parte de Rusia. Me da igual quien invada: si Rusia, Estados Unidos, China, etc.. Creo que es el último medio al que debería llegarse pero, la humanidad se repite en su proceso abusivo y devastador...
      He visitado d epuntillas tu nuevo espacio. Hoy estarde. Volveré y te leeré con tiempo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  18. Si, es un duro relato que se corresponde con lo que ocurre por esos mundos, que desconocen a dios ,pues su dios es otro muy distinto en ideas y sentimientos para ellos.

    Tú comentario en mi casa que también es la tuya, estoy de acuerdo en todo lo que has dicho.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni Dios ni nadie existe para los salvajes que utilizan como método el poder de las armas. Sólo les mueve su ambición desmedida, y que mueran millones de personas les trae al pairo!

      Gracias pr tus palabras estimado tocayo. Tú eres ya un gran amigo... de los de verdad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Un relato muy actual, tristemente actual, esta madrugada puede saltar la chispa, y no podemos confiar en la cordura de los que deciden. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No confiamos nada Ester. De hecho estoy que trino con lo que pasa. Puede desembocar en la... No quiero mencionar que clase de guerra... Mejor no pensar y confiar en que algo cambiará, pero con semejantes dirigentes, ¿tú crees?

      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Muy buen relato en la forma y en el fondo.
    Desgraciadamente a la orden de día.
    Devastador tema.

    Me ha conmovido.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es por desgracia. Cuando comencé a escribirlo lo de Ucrania apenas era un esbozo, y ahora ha coincidido en el tiempo y por desgracia en la forma: guerra. Veremos mañana qué pasa. me temo lo peor...

      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Bucólico relato de primaveras y caricias. ¿O no? Disculpa, estoy algo noqueado tras la lectura.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo entiendo Amando. Amí me costó escribirlo un riñón. pero estaba dentro de mí, y salió. Así tan duro y crudo como es... dicen que igual que la realidad. yo no estado en ujna guerra, pero sé que la realidad supera siempre a la ficción...

      Gracias por la visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Para ahondar en el tema te sería difícil de digerir, si ya con los más de cincuenta grados te has sorprendido esto sería complicado.
    Lo cierto es que la lucha del poder no se detiene, está en la punta más alta de todo y no importa lo que hagas o cómo lo hagas, pero siempre será por mantenerse allí, muertes innecesarias, vidas violentadas y un cúmulo de daño y tristeza para la gente inocente.
    Te envío un beso José, te cuidas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ahondamos en este tema Ame, probablemente nuestras mentes quedaran atrapadas, y se revolvieran en el fango del asesinato y el salvajismo hasta enloquecer. Porque la sinrazón aberrante de la guerra solo conduce a un camino: locura profunda. Y no estoy dispuesto a ir más allá... Me basta con dejar entrever lo que aquí he escrito, y después de aspirar profundo pensar o rezar porque esto no suceda o vuelva a suceder, -dado que nuestros abuelos ya vivieron una espantosa guerra- nunca más aquí...

      un abrazo.

      Eliminar
  23. Hola, José.

    Duro relato de una realidad que escuece.

    La muerte nos hace regresar a la blandura habitual del comienzo. Es entonces cuando volvemos a ser reconocibles, a pesar de las mudas callosas de nuestra piel.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá sea como dices. Volvemos a esa blandura pero ya nuna somos los mismos, porque hemos visto su cara más aterradora, y eso, nos conduce a que a partir de ahora, nuestro subconsciente se enfrente de otra forma, quizá más real, pero no por ello menos temerosa, a nuestro temor más ancestral...

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  24. Y pensar que el mundo está al borde de lo que narras le confiere un valor escalofriante a este relato. Tristes, tristes guerras...


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde la última gran guerra, el mundo siempre vive al borde de una guerra terrible y posiblemente, de consecuencias desastrosas para la humanidad...

      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Una realidad terrible, que difícilmente podamos entenderla - al menos yo no puedo entenderlo- cómo un pueblo, unas gentes una persona pueda dar su vida y matar por causas agenas a él, a su casa a su vida cotidiana.

    En tu relato lo desarrollas a la perfección, pude ver ese horror en un bosquesito que antes de los acontecimientos sería hermoso y apacible...
    La guerra... miedo y desolación.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil entenderlo. porque la guerra en sí es un gran contrasentido. Se trata de matarse cuanto antes, cuando la vida consiste, precisamente, en vivir el mayor tiempo posible...

      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Sí, solo dentro de nuestro pensamiento y mente, reside la libertad...

    Son terribles las guerras, la violencia, las torturas... No comprendo a los seres humanos...

    Muchos besos, son muy buenos todos tus escritos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la oibertad debería respirarse en cualquier lugar del planeta. Nuestro mundo nació libre y puro. Nosotros pusimos esas barreras y hoy, en muchos lugares, solo dentro denuestro pensamiento reside y resiste la libertad...

      Besos!

      Eliminar
    2. Cierto, nosotros mismos nos cortamos las alas... Puede que por afán de dominio.

      Muchos besos.

      Eliminar
  27. Has retratado perfectamente el horror. Un fuerte abrazo, José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si era lo que quería exactamente Alfredo. pero estaba dentro de mí y lo he expulsado, por no decir, vomitado al exterior...

      Gracias por tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  28. Sobrecogedor, espeluznante y terriblemente real en tiempos y lugares donde la barbarie mas irracional y salvaje por algún estúpido motivo o una élite de desgraciados sin alma triunfan.
    No tentemos la suerte probando hasta donde puede llegar el ser humano si lo someten a situaciones límite, no queramos verlo. Asusta pensar que esto tan brillante y humanamente descrito que me ha costado un rato recuperar el ritmo de la respiración, es algo que está ocurriendo en tantos sitios que no vemos por económico desinterés, y prevemos en breve en la visible Ucrania. Hasta dónde no llegará la estupidez humana, lástima que la naturaleza no nos mande antes al carajo. 
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho Nurocas. Esto está ocurriendo en tantos sitios y no lo vemos por económico desinterés. Hoy, yo y un amigo africano, comenzamos a echar cuentas de las guerras que hay -solo- en el el continente de África. yo las llamo las guerras olvidadas o las guerras en las que países como Francia Reino Unido, España, Alemania, y sobre todo USA, Rusia y China, se inflan a vender armas y a la vez extren las riquezas de estos países, con dictadores corruptos a la cabeza de sus gobiernos. Y este fue el resultado: guerra en el norte de Nigeria; guerra en Sudán; guerra en Mali; estado de guerra en Egipto; estado de guerra en Libia; guerra en Somalia; guerra en la República centroafricana; revueltas en Kenia y dictadura salvaje, con torturas y crímenes en Guinea Ecuatorial.
      Así que así está la cosa.
      En cuanto a mi relato está basado en unos hechos que ocurreieon en la guerra del Cáucaso: véase Chechenia, Osetia, etc..
      Certeras y acertadas tus opiniones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  29. Venganza, desesperación, opresión, sinsentido.
    Salu2, Modeerato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Dyhego. Y este es nuestro mundo, no el de al lado ni el de más allá. Nuestro mundo actual está así... Y ya no nos da vergüenza. Nos hemos acostumbrado a vivir entre la inmundicia, la mentira, y el dominio opresor de hombres poderosos que se hacen los buenos y solo destilan codicia...

      Un abrazo.

      Eliminar
  30. La brutalidad de las guerras se repite por doquier, siempre hay intereses económicas detrás de quienes dirigen el cotarro. A su paso queda un rastro de desolación, muerte, vidas rotas...
    Esperemos que algo o alguien pare el desastre de Ucrania.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre, pero siempre y esos interesados están aquí, en España, en Europa y se ríen delante de nuestras narices, nos engañan y siguen haciendo caja a costa de las muertes de millonesde seres inocentes!!!!

      Un abrazo.

      Eliminar
  31. Hola Jose (Ya ves salgo momentáneamente de mi retiro)
    A ver que no quiero dar lugar a confusiones, vale?
    Siempre me gusta como narras, como pones en situación y lo mejor para mi casi siempre, el desenlace.
    Los relatos de guerra no me gustan, tengo motivos muy personales para decirlo y como dice una persona que adoro, que amo y que quiero solo el que ha estado en la guerra, sabe que ese olor a sangre no se va de la memoria el resto de tu vida.
    Cuando te lo cuenta en primera persona, cuando sabes lo que se pasa, lo que conlleva vivir in situ un conflicto bélico, duele hasta leer la ficción
    Perdona este comentario, en serio te lo digo de corazón y con todo mi cariño
    Un besito y buena vida!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿me haces un favor? si me das la réplica avisame x el otro lado, porque no puedo marcar el seguimiento de los comentarios y casi nunca me entero de lo que me dices :P
      Mas besos Jose

      Eliminar
    2. A ver, querida MaR-íA, es cierto, esta semana hablo de guerra, ¿por qué? Después de lo que está sucediendo está claro ¿no? También porque creo que es hora de que, en lugar de volver la cabeza y decir: "¡Oh! Yo no puedo ver ni oír estas cosas. Me enferman" (¡como si no fuera con nosotros!) hagamos algo con la lacra de las guerras, por ejemplo, en África (si no, mañana podrán estar aquí mismo).
      Este es un relato terrible, lo sé. Pero creo que muy necesario y narrado de una forma especial ¿por qué? Porque quiero que el lector se conciencie, querida MaR-íA ¿Crees tú que escribir lo que escribo no me cuesta? Que me agrada. ¡No! Detesto las guerras; las temo y me dan asco. Por desgracia estimada, tanto tú como yo vivimos en un mundo deplorable e hipócrita y por desgracia, gracias a nuestra indolente actitud acomodada, las cosas van a peor. Porque ahora, los poderosos, que son personas ambiciosas y sin escrúpulos que viven a nuestro lado, saben que no haremos nada; y que a cambio de tener tele, nevera, luz, agua caliente y un móvil, nos callaremos y seguiremos mirando a otro lado…
      Discúlpame MaR-íA, me estoy calentando un poquito. Pero es que tocar este tema y ver la indolencia, la vuelta de espalda de la gente, cuando tal vez mañana las bombas destruyan sus casas, como ahora sucede con las de seres humanos pacíficos y encima cercanos, me indigna...
      Discúlpame, pero creo que si la gente se uniera con corazón y sinceridad real en este problema, y otros tantos, la humanidad dejaría de comportarse estúpidamente y tal vez reaccionara de una vez...
      Pero... así nos va...
      Mañana, los próximos en guerra podremos ser nosotros. Porque nuestro país forma parte del amplio grupo de los que están abocados a sufrir para que los cuatro grandes que se reparten el mundo, sigan viviendo ¡a lo grande!
      No te preocupes si me ves un poquito alterado, pero es que estas cosas son las que me crispan de verdad… Y ahora llevo una semana dándole vueltas al temita de Ucrania y etc…
      Muchos besos, cuídate.
      Y no me hagas caso. Tampoco creo que esto vaya a servir de mucho Sé que este relato, no gusta. La gente está cansada, lo sé, y quiere vivir en su mundo irreal... yo también lo hago ¿no?

      Eliminar
    3. Jose no tengo nada que disculparte, todo lo contrario; disculpa si te molestó mi comentario, a veces cuando una está emocionalmente involucrada no piensa con claridad o mejor dicho no lee de manera objetiva lo que los demás publican.

      Hoy lo estaba, lo sigo estando, y seguiré así durante un buen tiempo, por eso dije que me iba un tiempo de los blogs, a veces cuesta tanto leer que duele el alma, hasta con los puntos suspensivos.

      Me equivoqué en mi comentario, y te pido perdón, por el mal rato, que seguramente has pasado.

      En fin yo soy humana y me equivoco, demasiado a menudo últimamente.

      Un abrazo

      pd/ ojalá sirva, ojalá Jose !

      Disculpa, si? a veces pienso que es mejor comentar por encima y decir que bonito y punto pelota.. y no lo digo por ti, conste !

      Eliminar

  32. Dura crónica sobre unos intereses muy claros: el petróleo. Lo demás, cuando hay que hablar de ello, les llaman daños colaterales sin saber que hablan de personas. Claro, las personas no son de interés.
    Me permito invitarte a leer algo, aunque no me gusta importunar.
    http://cristalrasgado.blogspot.com.es/2013/01/549-alka-la-del-mercado.html

    · Un abrazo

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Todas las guerras son por intereses. Y por los intereses de unos financieros multimillonarios, a diario, mueren millones de personas...

      Un abrazo.

      Eliminar
  33. interesante relato, crudo describir la guerra.

    ResponderEliminar
  34. Pues me gusta leer y releer por aquí.

    ResponderEliminar
  35. Terrible relato hiperrealista que ni siquiera las bellas metáforas que has introducido consiguen suavizar la dureza de las imágenes que me vienen a la cabeza.

    tD1b, José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. La guerra es dura conmetáforas y sin ellas. Dura hasta desarmarnos y angustiarnos....

      Gracias, un abrazo!

      Eliminar
  36. Los que queremos ser libres sólo podemos serlo internamente, porque en el mundo exterior siempre resultamos rehenes de los fanáticos y de los ambiciosos, que únicamente se mueven por los intereses del poder.
    Desgarrador relato, en un momento muy álgido para muchos pueblos.
    Un gusto leerte, José.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido plenamente con tu observación Mirella. Y así lo hago constar, de alguna forma, al final de este relato, no muy agradable lo sé, pero siempre necesario...

      Un abrazo.

      Eliminar
  37. Respuestas
    1. Así es pseudosocióloga. Y no hace falta vivir una guerra para acercarse a ella, sino documentarse y entonces veremos los daños "colaterales", mentales y trumáticos que causan en los directamente afectados....

      Un abrazo.

      Eliminar
  38. Hola José, me ha gustado mucho el relato que con pulso asfixiante ha conseguido que vuelva al Cáucaso y "reviva" un conflicto injusto y cruel como tantos otros pero que siempre ha atraído mi atención especialmente y que junto al Líbano y los Balcanes han concitado mi interés desde hace muchos años. La guerra de Bosnia me enseño que los conflictos despiadados están más cerca de nosotros de lo que estamos dispuestos a admitir, se encuentran en nuestro interior y cualquier mente perversa pude conseguir que se desaten.
    Nunca olvido un documental sobre un niño soldado en Líbano en los "80" y como cuando le preguntan qué hará cuando termine la guerra se queda estupefacto sin entender la pregunta.
    Como si le hubieran preguntado que haría si el sol no volviera a salir...
    Nació en guerra, vivió en guerra y probablemente moriría en la guerra... no conocía otra cosa.
    Una lectura esclarecedora, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Al Tagrí.
      Es un placer recibirte en mi espacio. Y más cuando al leerte se desprende la impresión de que eres alguien que ha tenido, -no sé si decir la fortuna o desgracia- de vivir de cerca o de lleno una de estas conflagraciones.
      Tu aporte es decisivo porque creo que lo sabes y tienes toda la razón al afirmar que estos conflictos se encuentran en nuestro interior, y dentro de algunas mentes a las que las guerras y causar dolor al prójimo les va como anillo al dedo...
      Un gusto recibir una mente que ha sabido captar la esencia de mi relato y no limitarse a darle la espalda y rechazarlo. Porque da la casualidad de que mucha gente, en países acomodados como por ejemplo, es ahorqa España, reaccionan de la misma forma que el niño. Si les preguntarán qué harían si empieza una guerra se quedarían estupefactos, sin entender o crerse la pregunta. Parecen haber olvidado que aquí, en España, en los albores del siglo pasado, ya hubo una terrible guerra civil que causó un daño del que todavía subsisten secuelas...

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Mi interés por ciertos conflictos es meramente intelectual y afectivo, me apasiona la historia y por circunstancias de la vida tuve el tiempo y la oportunidad necesaria para conocer a fondo los antecedentes y las peculiaridades de la guerra en los Balcanes y como ciertas potencias occidentales la utilizaron como campo de pruebas para extender esa política de división a otras latitudes. La segunda vuelta de tuerca es el Caucaso con las consecuencias en uno y otro caso que ya conocemos.
      Líbano, Palestina, Argelia, Túnez, Siria...son otro tipo de conflictos que también me duelen especialmente por cierto sentimiento de hermandad pero la preocupación es extensible a todo el planeta donde haya situaciones injustas. Por una cuestión de cercanía y por ciertas casualidades estoy más al tanto de los primeros y sé que en ambos casos se encuentran muy lejos de la resolución y creo que pronto tendremos noticias sobre Bosnia ya que solo ven la luz cuando la cosa se sale de madre.
      Un fuerte abrazo Jose

      Eliminar
  39. José, amigo, que buen recibimiento en mi retorno, tu relato es magistral, me afectó muchísimo (es eso lo que busco al leer, ser afectado, sentir emociones... sentirme vivo).

    Los atroces errores que hemos cometido (y seguimos cometiendo en este mismo instante) en este planeta, ponen muy en duda si somos realmente la especie inteligente y racional... nuestra conciencia nos ha convertido en engendros antinaturales, y al parecer "Gaia" está en proceso de eliminarnos; no creo que sea un problema para ella, los desastres naturales nos demuestran lo indefensos que somos todavía.

    Abrazo querido amigo.

    p.s. Tienes razón al comentar que los perros son los mejores amigos posibles... su lealtad es incomparable :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlobito y bienvenido.

      Pues sí Gaia está en proceso de eliminarnos. Nos hemos convertido en plaga;residentes indeseables que atacan y dañan a diario su corteza terrestre. Creo que en un corto plazo comenzará a haber desastres terribles de seguir así...

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  40. Hola!
    Me recomendaron tu blog pero casi me voy sin dejar palabra, es que tienes muchos artilugios y aparecen bloqueadores de pop-ups en mi pantalla. No pude entrar con mi cuenta asi que intento con mi nombre.

    El relato es muy bueno no se equivocaron pero me he quedado un poco corta con tanto intento.
    Volveré espero que sea mas fácil comentar,
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué extraño Carla... Hay personas que entran y salen de mi blog y nunca me comentaron los de los po-ups...
      Espero que más adelante puedas entrar normalmente.
      Muchas gracias por la visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  41. hola, gracias por comentar y seguir en foto grata; saludos

    ResponderEliminar
  42. Querido José, vaya situación dura que nos describes en tu historia y lo más triste es que esta barbarie se está viviendo en muchos países, nunca aprenderemos, o es que la ambición se apodera de nuestros gobernantes y sólo miran sus propios intereses y las personas les importamos poco, no sé, pero está todo muy revuelto. Siempre es un gusto leerte a pesar del drama que reflejas en lo escrito y que me deja el corazón tocado por lo real.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está todo muy revuelto, y cada vez lo estará más me temo Mª Rosa. Porque los problemas de masificación que tiene el mundo van a ir en aumento. y el ser humano solo sabe "aboradar" las situaciones de forma violenta, lo cual no me parece muy inteligente.

      Un abrazo.

      Eliminar
  43. Hola José!!!
    Perfectamente relatada, todas las guerras son consecuencia de la codicia y la ambición de unos pocos, dejando que la inmensa mayoría del pueblo, de cualquier lugar, sea el que sufra en sus carnes, como dijeron en alguna ocasión, son "daños colaterales" y se quedaron tan tranquilos.

    Las guerras sacan lo mejor y lo peor de los hombres.
    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor no creo que lo saquen. Porque quienes lo sacan, les cortan de raíz, son encarcelados o asesinados de entrada. en cambio lo peor es fácil; ya sin guerras el hombre es capaz de sacar a relucir esa parte villana que anida en él y nos conduce de forma irremisible al precipicio...

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  44. De unos recuerdos tristes supiste hacer un excelente relato.
    Los episodios de guerras se prestan para el recuerdo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdos tristes, recuerdos más que tristes, dañinos, crueles, dolorosos, están hechos las guerras....

      Besos!

      Eliminar
  45. El último libro que he terminado es "la ladrona de libros" y aún gustándome muchísimo, me dejas asombrada tu percepción tan real, por el gusto que mi padre me inculcó y yo sigo haciendo uso de él, entiendo que gracias a escritores como tu podemos llegar a la conciencia de la realidad, las películas no me sirven para integrarme tanto en la historia presente, pasada y posible futuro de una guerra, las imágenes de la televisión no conciencian en esta sociedad de la que participo, ve, aquel que quiere ver y siente en su ser aquel que no puede girar el rostro, al revés desea saber más y más, es la forma con el conocimiento de abortar si algún día llegamos a hacerlo, y mientras CONCIENCIACION , educación de realidades que están al día y no, en absoluto nos son ajenas ¿como y de que nos van a ser ajenas?.
    Igual y me sería frustrante no conseguir transmitirte mi mas sincera admiración por tu SENTIR y luego por saber trasladarnos exactamente al inútil y martirizador sufrimiento de hermanos nuestros.
    Me avergüenza mi falta de implicación y creer que no puedo hacer nada, además de estar al día en la medida de lo posible de esta guerra única que a todos nos afecta y solidarizarme no sé que más puedo hacer.
    Siempre desde que comencé a saber sobre el Holocausto de esa alemania nazi, tengo miedo vuelva a suceder y sigo por mas que he intentado indagar sin entender ¿como fue posible? , ¿como sigue siendo posible?, ¿como somos?....no tengo respuestas y mientras te escribo mi cabeza se ladea negando....
    Jose, no puedo más que darte las gracias por ser tan buen escritor y una persona que va más allá ... no deseo continuar y aquí aplico el SILENCIO

    Besos muy cariñosos ♥♥

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida tRamos, te aseguro que este fue un relato que nació de muy dentro de mí. En sí era algo que tenía acumulado y debía scar hacía fuera. Pues en él se condensa, no solo la guerra, sino muchos aspectos degradadentes de nuestro mundo actual, como es la vejación y el mal trato hacia las mujeres; la violencia, el salvajismo, la degradación social; y sobre todo el túnel de retroceso cultural en el que, en primer lugar nuestro país, luego Europa (y no sé si el resto del mundo) está entrando.
      Aquí solo plasmo retazos de lo que en realidad debe ser una guerra y estoy totalmente seguro que vivirla será todavía mucho más fuerte y duro que lo que aquí he tratado de plasmar. Porqe como la realidad no existe nada.
      Gracias por tu lectura, y por vertir tus sentimientos y mil abrazos siempre!!
      José.

      Eliminar
  46. Plas, plas, plas.
    Muy bueno, sí señor, así se escribe.
    Además, con sentimiento.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias EldanY
      He hecho lo que he podido...

      Un abrazo.

      Eliminar
  47. Tu relato es duro pero delicado.
    Más allá de la empatía pienso que hay situaciones, dolor, intensidad... que no podemos comprender si no los vivimos personalmente. Comprender de forma subjetiva, única, aunque compartamos sentimientos. Algo así como que en el amor o en la guerra todo es personal.
    Me da pánico pensar en cuanto horror somos capaces de soportar.... o causar. En qué parte estaríamos? Qué de aquello que consideramos nuestro yo en esencia se mantendría en una situación límite? Hay muchas preguntas, muchos condicionales..
    Me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Duro pero delicado Nepalí, tú lo has dicho. ¿Por qué es así, cuándo la dureza no tiene nada que ver con la delicadeza? Porque para introducir al lector en un tema tan rocoso y difícil he tratado de hacer ver que bajo esa dureza hay algo más; están los sentimientos de humanidad de unas personas que un día también fueron niños/as, tuvieron una infancia y fueron ingenuos y buenos...
      Luego, el mundo los llevó por derroteros oscuros, hasta adentrarse en el sendero irreversible de la muerte y la locura...

      Un abrazo.

      Eliminar
  48. Me gusta sacar un tiempo y llegar aquí, leer y llenarme de imágenes y palabras que dicen y tocan. Es bueno siempre tener la certeza de libertad a pesar de todo cuanto nos rodea.El sabor en nuestros labios siempre debe ser a sonrisa fresca y a esperanza.
    Gracias por compartir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me gusta que lo hagas de esa forma. Creo que es como se debe de leer, con calma, y meditando bien lo que tus ojos recogen. Sólo así comprendes en esencia muchos textos, que de otra forma, pasas por alto o menosprecias algunas veces...

      Gracias por la visita. Un abrazo.

      Eliminar
  49. Hola, José. Tremendo relato de una crudeza que encoge el corazón. Y, probablemente, no llegue a reflejar la auténtica, la verdadera crueldad del odio, del dolor, de la locura de las guerras. Has sabido transmitir toda esa crudeza sin ahorrarnos ni un detalle, para mover nuestras conciencias, cómodamente acomodadas e ignorando la barbarie. Textos como el tuyo nos recuerdan que, en otros lugares, lejos de nuestra "pobre" Europa, hay gentes que solo aspiran a sobrevivir y escapar a los fusiles invasores. Estupendo trabajo, José.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho, la realidad supera siempre a la ficción. Yo, dolorosamente, trato de ponerme en el lugar, e imaginar cuáles son esos sentimientos, pero evidenetemente no estoy allí, y eso no juega ami favor. Aunque tampoco voy a estar dispuesto a presentarme así como así en una guerra. Creo que me iba aresultar un lugar mucho más deprimente d elo que aquí refeljo o trato de captar...

      Besos.

      Eliminar
  50. Que triste que la barbarie forme parte del hombre. Me gustó mucho tu relato, aunque fue tan visual que hasta dolía.
    Un saludo Josef

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Triste, y una terrible desgracia que nos acompaña y de la cual, somos incapaces de deshacernos...

      Gracias Darilea.
      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  51. La guerra chechenia ( creo que le escenario que has elegido para esta increíble naración tuya es esa guerra ) como todas las guerras dejan traslucir lo más detestable y cruento del ser humano. Todas estallan por la sinrazón, el egoísmo, los intereses más abyectos, a veces enmascaradas en ansias libertarias que ocultan orgullos o ignorancias enorme, a veces nadie sabe cómo pero se monta la mayor de las carnicerías y mientras su sangre no nos salpique a nadie le importa lo que ocurra pero ya lo dijo Bertolt Brecht o no que dicen que esto no es de él... Cuando se llevaban a otros al paredón que no era yo no me importó y nada hice para evitarlo ...”ahora me llevan a mí, pero ya es demasiado tarde” Ojalá nunca fuera tarde para evitar tantísimo sufrimiento como permitimos...incluso a veces alentamos.

    Terriblemente genial. Enhorabuena José.

    Ooootro beso aun más grande :-)



    Por cierto ¿era el protagonista su antiguo amigo quien las estaba encañonando? ... a veces al terminar de leerte tendría que volver a releer para resolver toodas las incógnitas que me surgen... si el día tuviera cien horas... jaja ... no mejor no, me conformaré con disfrutar un ratito aquí aunque me vaya llena de dudas. Muchas graaciaass.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto María. Sabes, eres de los pocos que ha localizado exactamente el escenario donde tiene lugar la acción.
      Chechenia sí. Me pareció terrible lo que hicieron los rusos allí. Un país tan pequeño y modesto. Un territorio tan ínfimo. Su perdición: que en esos millones de metros cuadrados parece haber bastante petróleo. Lo demás son pamplinas. Que si no lo hacían el fundamentalismo se extendería y etcétera. Resulta que los chechenos ya eran musulmanes mucho antes de que llegaran los rusos, y el fundamentalismo solo nace bajo la opresión de las armas...
      Luego, pued ehaber matices. Pero, desde luego, no era esa la forma de proceder: la violencia. Destruyeron familias enteras e hicieron de unas mujeres, con toda seguridad normales, unos mosntruos llenos de odio: las viudas de Grozni, de las cuales hablo aquí...

      Es un placer que me visites siempre.
      Te aclaro ese punto. No, su antiguo amigo no las mataba, pero para herirlo, le obligaban a presenciar las ejecuciones.

      Besos y un gran abrazo.

      Eliminar
  52. Perdonad si no os he respondido a ninguna. Ni siquiera he tenido tiempo para hacerlo. Mañana, espero sacar ese tiempo precioso y hacerlo. Aprovecho para comunicaros que sacaré un nuevo post. Pero antes debo y quiero visitar blogs. Creo que tengo visitas acumuladas en el zurrón.

    Besos y abrazos!

    ResponderEliminar
  53. Una pena, que podamos sentirlo tan cercano y tan cotidiano. Y un gran mérito que nos hayas acercado a una imagen más vívida y lejos de las televisiones para personalizar la vida de demasiados.
    Besos
    Silvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracia estimada Silvia. Ahora que leo y escribo tu bonito nombre, no es que me resulte más fácil dirigirme a ti, pero te siento más real o por lo menos cercana y personal.
      Agradezco y valoro mucho tus palabras, siempre. Porque sé que tienes tablas en la literatura, y no solo eres una gran lectora, seguramente escritora.

      Un abrazo.

      Eliminar
  54. La ira, es lo que tiene. Saca lo peor de nosotros y nos convierte en animales. Esa pérdida de la inocencia, José, la has retratado maravillosamene. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La irá, el odio la envidia, son sentimientos que pierden al género humano y nos convierten en algo diferente Mere. Yo no me inclinaría por expresar la palabra: "animales." Los animales que nos acompañan en este mundo, por lo general, tienden a ser mucho más equilibrados, tanto emocional como en lo instintivo. El desequilibrio o desequilibrios que padecemos los humanos se manifiestan más según la humanidad se multiplica creciendo de forma exponencial, y pasa de ser una apacible y controlada tribu que vive en un entorno familiar, a masificarse en entornos gélidos y duros como los de las grandes ciudades, en las que, aparte de estar rodeados por millones de seres, no encontrarnos todavía más solos, y con enfermedades que antes no existían: el estrés, la depresión y otras que atacan a nuestro sistema nervioso. La locura se extiende y contagia y lentamente, se convierte en pandemia. ¿Quién no está medio afectado por la insalubridad de nuestro entono hoy en día? la gente cada vez se comporta de forma más rara, más desnaturalizada, todo esto es aprovechado por otros individuos para alimentar sus intereses; y claro, así nos va: guerras, abandono del campo, desequilibrio, enfermedades, etc...

      Un abrazo.

      Eliminar
  55. Relato muy visual, terrorífico que nos habla de sinsentido de las guerras. Quizás sea la intolerancia y la violencia innata en los hombres. ¿Pero cómo reaccionar ante las injusticias?

    ResponderEliminar
  56. Las guerras desde siempre han sacado lo peor del Hombre, ese monstruo que todos llevamos dentro y que por instinto de supervivencia es capaz de matar o de las peores barbaries inimaginables.
    Ya fuere en los Balcanes, en Africa o en Chechenia, los genocidios se repiten y lo peor es que el hombre es un animal que pese a tener conciencia no aprende de los errores que la Historia le ha dejado como legado. Lástima que no tengamos Memoria...
    Excelente relato, Josef.
    Besos.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs