miércoles, marzo 26, 2014

La Fatwa.

 
La fortaleza estaba envuelta en una bruma irisada. Sus atalayas sobresalían como agujas dispuestas a hilvanar pulcras telas de oro. Más abajo, sus defensas y murallas grises, no restaban elegancia a una silueta que revestía una fragilidad aparente, y cambiaba de color con una naturalidad asombrosa. A lo lejos las montañas eran sábanas blancas y apergaminadas que ilustraban un boceto convulso. Un caleidoscopio de colores cubría el panorama de estelas en un firmamento diáfano, arropando en armonía la textura de un valle extraordinario. 

   La habitación, de forma rectangular. La puerta situada en el ángulo izquierdo, sellaba como un pozo de oscuridad la galería. Su marco acariciaba el secreter oriental, con gavetas llenas de lápices. A escasos dos metros, en la pared frontal, había una cómoda y sobre ella la jaula de Mouche. Seguidamente la ventana de arco lobulado y capiteles vegetales protegido con celosías de madera tallada, desde donde subida a un taburete y a diferentes horas del día, Anwara escrutaba la fortaleza y espiaba el interminable ajetreo de la plaza. Y encajado en un ángulo, el lecho donde dormía. 
   Vio por última vez a su madre Lathiya una madrugada. Sus ojos estaban húmedos y su rostro pringoso. La abrazó y le dijo que volvería. Aparentaba que todo era normal, pero Anwara enseguida se impregnó de su tristeza y nerviosismo y no pudo evitar gimotear. Ocurrió cuando tenía cuatro años. 

   
   Habían pasado catorce, y seguía tras aquellas paredes. De niña, mostrarse alegre, era su manera cotidiana de ser. En cambio ahora se había vuelto esquiva y silenciosa. 
   Su padre, Abdel Qahhâr: «sirviente del Omnipotente», mulá de la población de Shibaratam y cabecilla del ejército asaltante, rodeado de sus mujeres y esclavos, vivía en la opulencia de un palacio. 

   Uno de aquellos días hizo poner al lado de la cama de Anwara una otomana, saludó con un leve toque sobre su ghutra, ceñida a la cabeza por el doble igaal negro, y detuvo su mirada a la espera de sentarse. Ella respondió con un gesto. Abriendo espacio entre sus piernas y su amplia barriga cubierta bajo su thawb, se recostó en la hamaca. 
—Precioso atardecer... dijo. 
   Ella asintió escuetamente, para no dar pie a una conversación. No le apetecía y necesitaba paz y quietud para poner sus ideas en orden. El mulá, solemne, alzó la cabeza y obviándola refirió.
—Incumpliendo la fatwa que yo mismo emití, se halló a tu madre culpable de trabajar y enviciar su espíritu limpio, y también el de niños a quienes pretendía imponer enseñanzas prohibidas —permaneció en silencio unos instantes, volvió la cabeza, tosió y añadió—. En lugar de entregarse y cumplir penitencia, prefirió abrazarse a los blasfemos que viven en la fortaleza. Por eso ahora cargas tú sus pecados... 
   Volviéndose con expresión impávida, depositó la jaula desde la que el ratoncito “Mouche,” con ojos negros y brillantes, observaba con inquietud el escenario. Después se marchó. 

   Desde entonces, al recitar la quinta oración, finalizaba con un verso relacionado con la familia y el desengaño, que modificó levemente, cambiando la palabra “hijos” por la de “padres.” La sura 64:14 decía ahora así: 
   «¡Creyentes! En algunas de vuestras esposas y algunos de vuestros “padres” tenéis un enemigo. ¡Cuidado con ellos! Pero, si sois indulgentes, si sois tolerantes, si perdonáis,... Alá es indulgente, misericordioso».  
   Lo cierto es que ni siquiera recordaba cuando se había iniciado el asedio de la fortaleza y menos, lo que ocurrió después. Era demasiado pequeña. Pero sospechaba que había sido muy pronto. Quizá en sus primeros días de encierro. 

   Una vez más el estrépito de un asalto al bastión finalizó en derrota. 
  La puerta se abrió y el mulá entró resollando. En su semblante, unos ojos sanguinolentos pugnaban por escaparse de las órbitas. Nada más verla soltó una carcajada, cerró de un portazo y bramó. 
—¡Está hecho! 
   Anwara fingió no prestar atención. Él se empeñó en aclarar. 
—Nuestra amada... ¡Oh! Perdona la incorrección. ¡Tu amada madre ya no existe! 
   No obstante y tras pronunciar la última palabra, su gesto delirante fue incapaz de sostener la bufonada, y el desasosiego lo fustigó una vez más. Una sacudida lo hizo retorcerse, se volvió contra la pared y la rasgó con las uñas de unos dedos crispados. Cuando se giró, atisbando con una expresión extraviada, habló de una forma que no hizo sino poner de relieve su impotencia y naciente esquizofrenia. 
—Cariño, cariñito... ella no está. Ahora me tienes a mí. Dime. ¿No me quieres ya, mi pequeña...?       
   Ella continuó sin hablar. 
  Él comenzó a desnudarse. En su estado, apenas era capaz de deshacerse de la vestidura de algodón que lo cubría hasta los tobillos. Como un gusano reptó sobre la cama y trató de atraparla. 
   Escurriéndose, Anwara se levantó del camastro. Se dirigió al guardarropa y sin dejar de mirarse en el espejo encajado en el reverso de la puerta, se desprendió del chador. Su respiración era un débil suspiro; su tez pálida y los cabellos sucios y enmarañados, acentuaban con claridad su fatiga. Con manos nerviosas trató de arreglárselos. El mulá entornó la mirada, volvió la cabeza, extendió un brazo y alcanzó la botella que había en la repisa inferior de la mesilla; manoseó su superficie brillante y la cogió con decisión. Se reclinó hasta la cintura y mordió el burlete de corcho; saltó produciendo un tamborileo. Dio un trago y con mejillas encendidas, volvió a dejarse caer sobre el jergón, ahora fijándose en el goteo de la grieta en la techumbre. 
   Como si deseara huir, Anwara se refugió tras la mampara que hacía las veces de baño, abrió la ducha y comenzó a frotarse con vigor. Salió rápido. El agua estaba fría y sus labios amoratados. Él la llamó. Estremeciéndose se puso el chador y con cautela se sentó a su lado. El mulá extendió un brazo, sus dedos convulsos apresaron mechones de su cabello y formaron diminutos bucles. Finalmente la retuvo entre sus brazos y la empujó sobre la cama. No había cesado de llover y el aguacero redoblaba con ímpetu en el tejado. Una lágrima resbaló por la mejilla de la adolescente. El mulá quiso enjugársela, ella no se lo permitió. Él farfulló. 
—Un año más y te habrás acostumbrado... —y con convicción gruñó—. ¡Igual que las otras...!
   Durante un brevísimo instante, sin que él lo advirtiera, ella permaneció observándolo; sus ojos brillaban en la penumbra, sus labios estaban contraídos y la cabeza apoyada sobre la almohada. Con uno de sus brazos comenzó a rodear su cintura, mientras con el otro la acariciaba. Cuando puso las manos en sus axilas, intimidada, dejó escapar un quejido. La inmovilizó y empezó a besarla con ansia. La forzó con violencia. 
   Al sentir la punzada en el estómago el mulá concentró su mirada en Anwara. Empapado en sudor se revolvió y como pudo logró distanciarse unos metros. Se extrajo la daga y con manos temblorosas, se protegió inútilmente la herida de la que manaba sangre a borbotones. Con voz balbuciente, advirtió. 
—Qué haces... ¿Deseas morir? Y además lo sabes... Tú eres mí... 
   Sin abrir los ojos y hablando entre dientes Anwara inquirió. 
—¿Tu puta...? 
   Un acceso de tos le impidió continuar. Tiritaba y su semblante había adquirido una lividez considerable. Le sobrevino un espasmo. Cubriéndose la boca trató de guardar las apariencias, lo cual no detuvo su vomito. Retiró las manos y se las miró con asombro. 
   Gesticulando se puso de pie, trataba de aferrarse sin éxito al objeto más cercano. Comenzó a tambalearse y se derrumbó. 
   En segundos Anwara se vio a sí misma de pie. Por su forma de examinar el cuerpo inerte del mulá podía deducirse que aquello que la inducía a actuar no era la conmiseración. Finalmente se decidió. Palpó y comprobó que no había pulso. Se tendió sobre la cama y se abrazó a la almohada. Temblaba y se sentía aturdida, sus brazos estaban fríos y su corazón palpitaba con fuerza, pero en su interior sabía lo que debía hacer. 
   Se levantó y se arregló. Se subió al taburete y miró por el ventanuco. Había cesado de llover y la luna empezaba a abrirse paso entre las nubes, iluminando la fortaleza de un matiz anaranjado.
   Caminó hasta la puerta y se internó el pasillo. 
   Fuera, el poblado estaba desierto. Los hombres, sumergidos en un sopor etílico, mitigaban la derrota. 
   Avanzando con precaución rodeó la casa, y sin dejar de contemplar la efigie estilizada del baluarte, recorrió el espacio despejado que la separaba de las ásperas paredes del altozano sobre el que se erigía. 
   Cuando alcanzó la primera dificultad, se recogió los cabellos, se descalzó y abriéndose paso entre los peñascos con la habilidad de un íbice, se perdió en la oscuridad... 

          
José Fernández del Vallado. Josef. Marzo 2014.


Creative Commons License 

 Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Reacciones:

97 libros abiertos :

  1. No sería de mi agrado que este relato se interpretara sólo, como una arremetida contra el mahometismo. Por supuesto, se trata de una ficción, aunque crítica, pero antes que nada contra las formas sectarias e intransigentes que coexisten en todos los dogmas; y con ello me refiero, sin excepciones, a cualquier género de fe.
    Si hoy mi relato versa sobre un islamismo recalcitrante, dado que ahora mi vida transcurre en una región mayoritariamente católica, mañana bien podría hacerlo sobre el cristianismo intolerante; como por ejemplo, en su momento fueron las instituciones de “La Santa Inquisición,” y a día de hoy, adoptando apariencias de moderación, se manejan ciertas instituciones religiosas.
    El asunto principal que he querido destacar en este relato no es, en absoluto, nuevo. Trata sobre la arbitrariedad y el abuso con que las teologías han maniobrado para socavar la dignidad de la mujer; y por desgracia, actualmente, lo que aquí cuento, todavía puede suceder en algunos lugares de nuestro planeta y en otros, el mero hecho de mencionar tales sinrazones, ser penado por ley o considerado un tabú.

    Y por supuesto, deseo que en lo posible, disfrutéis con su lectura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego disfrutar con la lectura de tu relato,es un hecho constatable,porque escribes logrando atrapar al lector, sea cual sea el tema escogido. En cuanto al tema elegido,comparto tu comentarfio de lo que podría llamarse "fundamentalismo" sea de la religión que sea, creo que ahi,no podemos hacer diferencias, es una manera de totalitarismo y sumisión . Me ha encantado! Y de paso te dejo un abrazo y un gracias por tu comentario, se te echaba de menos! Espero que estés mejor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola lunaroja. Sorteando esta gripe molesta he conseguido inspirarme en este retrato de un drama, que por desgracia, me parece continúa repitiéndose a menudo e un planeta, de momento, incapaz de evolucionar y despojarse de las ligaduras de totalitarismos y fanatismos. La pregunta ahora viene a ser ¿es el carácter innato del ser humano lo que lo lleva a comportarse así, o todo es producto de la incultura y el estado de abandono y cerrazón de ciertos lugares del mundo? Habrá que irlo observando, pero de momento el panorama no pinta demasiado halagüeño.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Mucho colorido exterior e historiasa tenebrosas en el interior, me gusta como escribes, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Así lo ves querida silvo? Así que interiormente soy u ser tenebroso jajaja. Bueno, te diré que no tanto. Tampoco te lo tomes en serio je...

      Gracias por tu vivista.
      UN abrazo.

      Eliminar
  4. los distintos mundos dentro del mundo dan escenarios variados y prolíficos para que la palabra fluya, felicitaciones JOSEF, reflejos de posible realidad , quien sabe, y también mucha elucubración urbana , las religiones tienen ese matiz que cada miembro le da , para mí todas las religiones tienen fallos, porque son creaciones humanas, nunca divinas .

    besitos y feliz jornada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues querida Elisa, desde mi punto de vista, más vale que fueran divinas. Porque la humanidad acaba conduciéndolas muchas veces hacia posturas ridículas, e incluso aberrantes, cuando a menudo damos por sentado que su base es la espiritualidad y la armonía. Pero claro, entre los humanos existen individuos que no tienen nada de espirituales y utilizan las teologías para dirimir sus trasnochados prejuicios y disputas personales.


      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Esplendido relato,y haces muy bien en puntualizar en el comentario para que no haya malos entendidos. A mí desde luego no me gusta ninguna religión, ya que tienen mucho de malo, y muy poco de bueno. Pero sí te digo, que entre todas, o al menos las más conocidas y a pesar de las atrocidades que han cometidos, creo que en la actualidad la católica es la menos mala, por llamarla de alguna manera, ya que otras tienen tela, pasan y pasan los siglos y no evolucionan. Algunas son tan fundamentalistas y radicales que dan puro asco. Esas culturas que a través de la religión que son las que priman y cortan el bacalao, y que siguen tratando a una simple cucaracha mejor que a la mujer me resultan repulsivas. No sé en que cabeza cabe, y que dios pueda tolerar, para que traten a la mujer como una mierda. Las religiones ha sido la perdición de la humanidad.

    Un abrazo Josef y espero que ya estés mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la actualidad tal vez, como dices, la católica Rafa.
      Ahora echa una cuenta de los interminables siglos de muertes, guerras santas y horrendos tormentos y congojas que el cristianismo hizo pasar a millones de seres humanos y... ¿te sale una cuenta satisfactoria? A mí, desde luego, no. La ventaja que tenemos, es que a día de hoy, al menos en apariencia, el mundo occidental parece haber logrado liberarse, en parte, del peso eclesiástico en la política. Sin embargo, si dependiera de algunos líderes políticos que ahora mismo rigen nuestro destino, la Inquisición estaría implantada de nuevo. Hay que ser abierto. Y por supuesto dejar libertad a todas las creencias y religiones, sin que nunca que se suban a la parra, porque es ahí donde se ha demostrado que acaban convirtiéndose en instrumentos inductores del fanatismo, la sinrazón y retraso cultural.

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  6. Las mujeres, casi siempre víctimas.
    Salu2 iguales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mujeres, las más débiles por su apariencia física, no en lo que atañe a su grado mental. Ahí son tan fuertes o más que cualquier hombre....

      UN abrazo!

      Eliminar
  7. Mi querido Jose como siempre tus relatos me atrapan en su interior, donde sientes la rabia de su protagonista y la libertad de ver muerto a quien la tenia atrapada en un mundo de crueldad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre busco incidir en las grandes desigualdades y abusos de nuestra sociedad y por extensión de nuestro mundo en general.

      Besos!

      Eliminar
  8. Un gran relato, con giros sobre el mahometismo, pero que no desvían del núcleo del problema, donde hay un animal no importan las costumbres, religión o clases sociales. Te supongo mejorado de la gripe, desde luego has escrito con gran lucidez y encendiendo comentarios. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ester. En el fondo así es. otorgamos poderes q personas que no están a la altura y que hacen muchísimo daño a los países o regiones donde, por desgracia, gobiernan.
      Ese es un probelma de fondo, hoy por hoy, muy difícil de salvar. Pero sobre el que habría que irse concienciando muy seriamente.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Ya sea desde el islamismo,desde el catolicismo o desde otra religión o circunstancia,es lamentable que una mujer tenga que soportar este y otros tipos de tratos y vejaciones.
    Intolerable en pleno siglo XXI y sin embargo...a la orden del día.

    Bien por tu relato que lo denuncia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, de forma personal, conozco a algunos amigos y amigas que trabajan en la docencia en países de Sudamérica. En sus centros carecen de derechos y viven continuamente bajo la amenaza del "si haces esto mal serás expulsado." Y por supuesto, quejarse o protestar implica que, de forma automática, sean expulsados. Y por todo el trabajo que realizan, mi mejor amiga trabaja de siete de la madrugada a cuatro y media de la tarde, en total nueve horas y media, tratando de controlar clase a 28 niños de entre cinco y siste años, reciben un sueldo miserable, de apenas 800 soles, que al cambio vienen a ser aquí, en España unos 206 euros!!!
      Esto en cuanto a educación. Si añadimos a esto lo que en otros países las mujeres deben soportar debido a las fatwas y prohibiciones religiosas, tenemos una vida imposible en un mundo infernal...

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Hola querida teca.

      Casi se me olvidaba visitarte. Sabes que nunca dejo de hacerlo, cuando puedo...

      Un abrazo desde aquí cerca...

      Eliminar
  11. En tu línea de denuncia incansable y que siempre siga así, igual que tu estilo de narrativa cautivador.
    El personaje de la mujer en mi opinión lo describes desde su alma hasta lo mas recóndito.
    Placer como siempre leerte.

    Besos muchos ♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es tRamos. Mi intención era desarrollar una protagonista con carácter: pensamientos, ideas. Que se viera con claridad que destrás de cada mujer oprimida, hay un ser humano con sueños y deseos y sobre todo con sus propios criterios... Creo que al menos en parte, he logrado esa impresión...

      Besos!

      Eliminar
  12. Sí que lo he disfrutado, José, me has tenido leyendo del tirón y a la espectativa.

    Buen relato el que reivindica a la vez que engancha.

    Besos apretaos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias yeste.
      Espero que ahora Sevilla será unlugar muy agradable. con u tiempo templadito tirando a fresco y no ese calorazo del verano que te impide salir durante el día. Aún así, guardo precioso recuerdos de la ciudad y del barrio de Triana y muchas historias bonitas...

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  13. El ambiente que has logrado crear ya lo vale todo. Uno se pone en la piel de Anwara y se sitúa más allá del tiempo, de cualquier fanática religión y en su piel.
    Un beso, Moderato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, al menos esa ha sido mi intención. hay ha quedado el producto de mi trabajo...

      Gracias por la visita, de nuevo.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Fascinante, va mas allá de un simple relato, lo he leído visualizando cada escena como si fuera un largometraje, y de los buenos José.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nieves. Si encima lo ves en technicolor mucho mejor jajjaa.
      Una bromita. Ya sabes que aprecio mucho tus palabras, siempre.
      Se agradece siempre tu paso por mis letras.
      UN abrazo.

      Eliminar
  15. Aparue de lo impecable del relato, lo mejor ha sido la descripción de los caracteres que se intuye en el relato, son personajes muy marcados, te felicito. El vocabulario muy acertado, tal vez lo compararía con esos fragmentos que en una partitura de hacen entender la razón del título.

    Un abrazo y tu cafelito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu crítica. Seguiré en la línea, no sé si mejor o peor, o tratando temas más o menos acertados, pero seguiré...

      Un abrazo, mientras degusto ese café. Hoy ya es el tercero, por Dios!

      Eliminar
  16. Religión a parte es triste saber que pisotea de ese modo la dignidad de la mujer y que se las trate de ese modo... Es muy, muy triste... Sobre todo pensar que aún sigue pasando y que tal vez seguirá ocurriendo....
    Tu relato no lo veo como una arremetida contra una religión si no como un modo de protestar contra los abusos a la mujer, que aún siguen siendo esclavas de su sexo en ciertos lugares y antes ciertas personas....

    Me ha gustado mucho!!
    Espero que estés mejor de la gripe, en esta época son muy malas y nos dejan ko....

    Muchos besinos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien Haydeé. Lo reconozco. En este caso es exactamente tal como dices. Un modo de tratar de decir, ¿ya está bien no? Basta ya de abusos, menudo descaro! ¿No decís que hay que rezar cinco veces o no se cuantas al día? De acuerdo. Pero antes de eso hay que aprender a respetar. Empecemos por respetar al individuo, y si es mujer antes que a nadie, después quizá podremos rezar como verdaderos hermanos, compis o lo que sea. Pero ya está bien de tanto desmadre y abuso. Porque mientras que los mulás o ulemas viven en palacios con esclavos y rodeados de mujeres“decidiendo” en lugar de otros, y juzgando como si fuesen un Dios, se les olvida que lo hacen desde sus mini palacios, rodeados de sus mujeres y de sus esclavos, con bolsillos llenos de dólares y el estómago sufriendo de indigestión… Se les olvida que hoy en día es un milagro encontrar trabajo y vivir dignamente. Se les olvida que los hombres hoy día buscan mujeres con salario. Se les olvida que el analfabetismo “deshonra” a la persona. Se les olvida que tener hijos sin tener los medios para hacer de ellos personas responsables es una ignorancia. Se les olvida que el islam no es un código de conducta, sino es una filosofía de vida y empieza con libertad y termina dado mucho amor.

      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Sí José, totalmente de acuerdo con tu postura, es el sectarismo más allá de muchas religiones e ideologías. En cuanto al relato: una belleza porque tiene descripciones muy bien detalladas que te sumergen y te atrapan hasta el fin. ¡Felicitaciones! Un abrazo. p/d Con tu permiso me lo llevo para compartir con el grupo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Peregrino.

      Me alegré de haberte encontrado y leer de nuevo tus relatos,siempre inteligentes y que me dejan siempre reflexionando. Me gusta cuando un texto tiene sustancia, o simplemente belleza; de esas que te dejan cautivado y con un sentimiento especial dentro de ti. Por eso leer siempre es una gran y nueva experiencia.

      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Tus descripciones son tan precisas, y algunos gestos de los personajes, realmente conmueven. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Darío.
      Agradezco siempre las palabras, de alguien que a mi modo de ver se expresa como pocos lo hacen...
      Visitarte es siempre una sorpresa...

      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Tremendo relato nos dejas hoy en el que el fanatismo incongruente, cruel y devastador, es capaz de asolar vidas sin inmutar la materia humana, la que se presupone tenemos todos, pero que en casos como éste donde una fe irracional mueve montañas, brilla por su ausencia.
    Ponerse en la piel de la pobre niña es completamente imposible y lo más terrible es saber que historias como esta suceden a diario en lugares donde la mujer es poco menos que nada...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo Marinel. Ponerse en la piel de la protagonista e simposible y ¿por qué? Porque vivir una crueldad así devasta por completo nuestros sentidos, y puede incluso destrozarnos para siempre. Imposible alcanzar ese nivel. Yo hago lo que puedo en esta ficción, que saco adelante de la única forma que, acorralado entre la sinrazón, encontré posible. Pero estoy seguro de que, trsitemente y situándonos en la realidad más cruda, no habría habido cabida para ese final, en cierto modo, aliviado y casi feliz...

      UN abrazo.

      Eliminar

  20. Un gran relato. Atrapa y juegas, mientras lees, a adivinar el final, que encaja con el previsto.
    La liberación exige sacrificios y mucho más en estos casos en los que el fundamentalismo manda. Y el fundamentalismo tiene muchas caras, aparte de de su expresión en forma de religiones monoteistas.

    · Un abrazo

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tu frase del final la que lo resume todo de forma brillante y contundente: El fundamentalismo tiene muchas caras y no solo en las religiones. Gran acierto por tu parte ñoco.

      Un abrazo una vez más!

      Eliminar
  21. Excelente relato! Siempre en las derrotas producidas tras las guerras las mujeres son tomadas como una señal de humillación, no solo como mujeres en sí, sino para humillar a los vencidos. Aún recuerdo la guerra de los Balcanes que se hizo esto, y bueno, en cualquier país del mundo sucede.
    Es asqueroso y horroroso que el hombre haga una cosa así.
    En tu historia es igual.
    Bien por la protagonista y por ti!
    Felicidades amigo!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mujeres, los niños, los más afectados y débiles... el ser humano se vuelve vil y cobarde. las guerras no sierven para nada que no se a asesinar y enseñar el perfíl más oscuro de la humanidad, y seguimos aferrándonos a ellas y a las armas. Seguimos, en cierto modo, poco evolucionados, porque para avanzar necesitaríamos dejar atrás todo esto...ya!!!

      Gracias ohma, por la amplitud de tu visión.

      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Estimado José, soy un enamorado de los relatos con base histórica que prácticamente suponen el noventa por ciento de lo que suelo leer. Estimo mucho a los autores, sean historiadores o no, que se documentan hasta la saciedad para lograr narraciones que te trasporten a la época de turno con garantía de autenticidad. Dicho lo cual pienso que tu escrito está al nivel de lo mejor que se puede encontrar en este momento que la variedad es amplísima. Yo nunca considero que tenga realmente importancia el hecho de que un escrito sea ficción o esté basado en sucedidos reales, ¿donde radica la diferencia?, todo lo que podamos imaginar por muy demencial y surrealista que nos pueda parecer , ha sucedido ya, está sucediendo o sucederá sin duda.
    Hay ejemplos sobrados de fanatismo y barbarie en todos los credos religiosos sin excepción, la necesidad espiritual ancestral que tiene el ser humano ha sido utilizada desde siempre como instrumento de poder para someter cíclicamente a la humanidad. Como todo instrumento indudablemente también tiene su lado positivo y hay sobrados ejemplos en la historia de personas y creencias que han conseguido ayudar a mucha gente a darle sentido a sus vidas.
    El incipiente cristianismo caló muy hondo en el corazón de la Roma imperial exhausta como estaba de violencia gratuita y de una depravación moral que rayaba la locura... y mira donde ha llegado.
    Yo personalmente no creo en ninguna Deidad pero me siento muy cómodo con determinadas filosofías , místicas y creencias. Mi favorita sin duda es el sufismo que tiene un origen bastante más oriental que Arabia y que ha intentado asimilarlo el Islam oficial para desvirtuarlo.
    Dicen que Jesús de Nazaret predicaba aquello de: "amaos los unos a los otros como yo os he amado" o "ama a tu prójimo como a ti mismo". Ibn Al arabí, mi maestro sufí de cabecera, andalusí de Murcia escribía: "La religión que profeso es la del Amor y sea cual sea el rumbo que tome su montura, el Amor es mi religión y mi fe ".
    Ejemplos de espiritualidad sencilla, útil y cercana a el Único, el Todo, Dios o como queramos llamarlo. No respetar a nuestros semejantes sean hombres, mujeres, adultos, niños o ancianos o al resto de los seres vivos de nuestro planeta no tiene nada que ver con amar a ningún Dios.
    Un abrazo querido José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Al Tagrí, debo decir que estoy de acuerdo con tu sopesado y admirable razonamiento en todos sus puntos, excepto, quizá, en el último párrafo.
      Precisamente los encargados de dar la imagen que millones de seres esperan y han esperado siempre de las religiones: que brillen por su amor hacia el prójimo, su humildad, y que a través de sus acciones de amor o devoción demuestren el merecido respeto hacia el prójimo, son quienes a través de los siglos, han empañado y tergiversado lo que en principio sí debió ser una voluntad real de que todo fuera limpio y puro, y que ese amor fuera el principio de toda la fe.
      Pero estos hombres, Imanes, ulemas, mulás, en el caso del Islam, rabinos o jazám, en el judaísmo, Patriarcas y popes en la iglesia ortodoxa y Papa, obispos y clérigos, en las iglesias católica y protestante, durante siglos, en nombre del supuesto amor a sus dioses, no han hecho sino desvirtuar y debilitar lo que deberían haber sido los pilares de sociedades basadas en el respeto y el amor. Y eran hombres, no lo olvides, que hoy proclaman ese amor a Dios y siempre, durante siglos y sin avergonzarse no han cesado un instante de anteponer la palabra de los profetas, no sin antes, claro está tergiversándolas debidamente según su capricho. A partir de ahí empezaron a hacer y deshacer en todo lugar y como quisieron, en nombre del amor profesado hacia: Yahve, Adonai, Jheova o Allah, y cometieron crímenes, guerras, abusos, torturas, y estupros de todos los géneros posibles.
      Ahora dime, si esto que sucede todavía hoy, y además a diario, no tiene nada que ver con a amar a ningún Dios, entonces estarás de acuerdo por lo menos en una impresión conmigo. Se trata de la siguiente. Actualmente, y ya desde hace siglos, todas, o gran parte de las iglesias y creencias funcionan de una forma inmoral y desde luego y a mi modo de ver, bastante alejada de los verdaderos problemas que la realidad de nuestro mundo les exige y que a mi juicio deberían dedicarse a abordar plenamente.
      Eso sí, desde aquí mi homenaje a esos núcleos, bastante reducidos y casi extraños ya, de religiosos como el sufí que mencionas, que pese a la dificultades que ello implica, saben mantener su espíritu tan limpio como la fe que predican. Y desde luego, más fuerte que el verdadero amor no existe nada.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Querido José, estoy totalmente de acuerdo contigo, lo que ocurre es que creo que me he expresado mal, me ocurre muy a menudo con cosas que creo tenerlas claras en mi cabeza pero cambia su sentido cuando intento explicarlo.
      Me refería a que ser un enamorado de Dios, el que sea, y tener al amor como credo es incompatible con toda ese cúmulo de barbaridades que se cometen en su nombre. La verdadera espiritualidad esta muy alejada, creo, de la practica totalidad de las religiones mayoritarias.
      Un placer José

      Eliminar
    3. Bueno quizá yo no te había entendido bien entonces. Pero con esta anotación que haces solo puedo estar ¡completamente de acuerdo!

      Un abrazo.

      Eliminar
    4. Al Tagrí, al igual que tu, yo también creo que el Amor es la única religión verdadera que profeso.
      Las religiones han sido utilizadas como herramienta de poder a través de siglos y creencias. Sus dirigentes sabían que mentían pero la ignorancia les creía. Es por eso que aquellos que detentan el poder nos quieren ignorantes a los dirgidos. Y sobre todo a las mujeres. Ignorantes somos de gran utilidad. A veces también lo somos siendo cultas, tal es el hábito atávico de la sumisión.

      Eliminar
  23. Cuando ya una mujer además de ser privada de su vida y su libertad, debe soportar actos de violencia tal como en tu relato (y otros muchos más que por desgracia existen) no hay mayor deseo que acabar con esa opresión aun a riesgo de perder la vida en ello, por eso, en tu historia yo siento esa bocanada de aire y de libertad que ella puede saborear en el momento de abrir la puerta de su cárcel. Lástima que no sea posible erradicar la violencia que todavía hoy existe sobre todos aquellos que viven oprimidos por seres sin escrúpulos y sin ningún amor al prójimo.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una verdadera lástima, FG. No podemos entrar en esos países y liberar a esas mujeres, porque entonces nos acusarían de actuar según nuestros interesas impositivos e imperialistas, pero sobre todo y ya que vivimos en sociedades cristianas, infieles.Lo que en cambio sí podemos ayudar a hacer es que dentro de las sociedades cristianas represivas y machistas, que todavía perduran dentro de algunos de nuestros países de nuestro entorno latinoamericano, la cosa cambie. y creo que eso es a lo que debemos de aplicarnos de momento. A buscar la igualdad de la mujer en los países de habla, mayoritariamente española.
      Esun arduo trabajo el que nos queda por hacer en este terreno donde todavía, en muchos aspectos, se demoniza a la mujer y se la maltrata.

      UN beso!

      Eliminar
  24. Buen relato y atrapador , como siempre. Las religiones siempre tiene un algo o un mucho de oscurantismo y la mujer la que siempre sale perdiendo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Esmeralda.
      Intento que nos concenciemos sobre esto con esta clase de relatos. Espero que, de alguna forma, sirvan para algo.

      Besos!

      Eliminar
  25. Hay una profunda elegancia y un trato exquisito de letras en tu manera de narrar.
    Sentí que estaba allí, oculto bajo un manto de penumbra en el interior de aquella fortaleza.
    Genial es leerte.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge Donato.
      Encantado de tenete aquí.
      He visitado tu blog, muy interesante el post que he leído.

      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Así que lo de incendiario venía por lo "polémico"... Creo que todas las religiones tienen sus puntos buenos y malos, la manera de interpretar la religión, en general, es del ser humano y todo fanatismo en cualquier árera de la vida no conduce a nada bueno. Las cosas son como son y estas situaciones existen cuando el ser humano pretende ser un dios y estar en posesión de la verdad.
    La mujer, como de costumbre, suele ser la víctima, lo que me resulta repugnante, así que ¡bien por Anwara! Ya sufrió suficiente.
    Un buen y detallado relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo del hombre, es que nunca se conforma con lo que tiene. pretende demasiadas cosas. A veces lo quiere todo para sí. Lo malo del hombre y lo que lo está matando es su inmensa ambición y su egoísmo. Ambas se bastan para obviar la inmensa importancia del respeto entre los seres y el amor, que son los que, tas anular la desconfianza, generan la verdadera felicidad y el entendimiento entre los pueblos...

      Un abrazo.

      Eliminar
  27. Muy intenso y muy bueno, pero que triste...

    Un placer leerte, escribas sobre lo que escribas, todo está lleno de belleza y buen hacer.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Triste sí Misterio.yo solo ecribo lo que veo. Y hoy veo un mundo abocado hacia la sinrazón, la falta de respeto y la violencia.
      Espero que un día la sorpresa me venza y todo empiece a cambiar...

      Besos!

      Eliminar
  28. Con tus descripciones nos introdujiste en un mundo cerrado y agobiante de normas, que persisten a lo largo de los tiempos.
    Nos cuentas con solvencia, de actos aberrantes, que suceden también en occidente y no sólo por motivos religiosos.
    Muy buena entrada, José y aunque el final no podía ser otro, supiste mantener la tensión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fui cayendo en ese mundo yo solito Mirella. La idea nace a partir de un viejo libro que escribí hace muchos años. En ella, el jefe de un clan encerraba a quien suponía la novia de su más enconado enemigo. En este caso, y tras leer ciertas declaraciones actualísimas, que suceden estos días, sobre el rey Abdala de Árabia, que mantiene encerradas a tres de sus hijas desde hace años en un palacio, fui armando este relato, y así me quedó...

      Un abrazo.

      Eliminar
  29. La realidad de escribe y describe en toda su crudeza. Nada justifica que mujer alguna sea denigrada, ni se le falte el respeto, ni se le castigue del modo que se ha hecho en nombre de lo que sea, poco importa eso, lo que importa son los actos en sí. Has transmitido con tus palabras el agobio, el dolor y finalmente, esa huida en medio de la oscuridad, con todo el ímpetu de un suspiro de alivio. Excelente relato que se sigue con atención y la tensión que genera hasta el punto final.
    Espero ya estés repuesto de la gripe.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  30. moderato tengo que tomar bicarbonato despues de leer tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hazlo. Te lo recomiendo. Sienta bien para estómagos pesados.

      Por cierto. ¿No tienes un blog donde pueda recomendarte la marca indicada de bicarbonato que debe de tomarse después de leer?

      Saludos.

      Eliminar
    2. Estamos viendo que las religiones son intereses de poder de unos pocos que manipulan a otros muchos, creo que son totalmente negativas para el desarrollo de las personas en libertad, nos empiezan a manipular desde pequeños, poquito a poquito te van metiendo en la cabeza esa serie de cosas irreales que al final terminas por creer, un tema muy delicado y complicado a la vez. Me ha gustado mucho la historia que nos has dejado, por desgracia es algo que está pasando en la realidad, a las mujeres en estos países no les tienen ninguna consideración, todos hemos oído casos de verdadera crueldad hacia ellas. José, eres una persona con mucha sensibilidad, te afectan mucho las injusticias sociales y eso demuestra que eres una gran persona.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
    3. Gracias Mª Rosa
      Sabes que agradezco muchísimo tus siempre interesantes y reflexivos comentarios. En efecto, comparto tu opinión. Desde que nacemos nos imponen una religión; ni siquiera podemos elegirla nosotros. Si nos toca nacer en un área católica, será el crsitianismo el que nos impongan, si lo hacemos en países de influencia islamista será el mahometismo y etc. Lo malo de todo esto es que las religiones, se supone, que están hechas para amar y prepararse para la muerte y educarse como mejores personas. Al final nada es así. Reducen nuestras libertades, nos imponen obligaciones severas y etc. De las religiones surgen personas que se Convierten en verdaderos monstruos sociales; o sea en peligros para la sociedad.

      Un agran abrazo.

      Eliminar
  31. Respuestas
    1. Y para mí, antes que nada, volver a encontrarte César.

      Un abrazo enorme.

      Espero que todo te vaya bien!

      Eliminar
  32. Esta gran aberración, tan generalizada, "heredada" desde los tiempos más oscuros de la Historia, tiene un responsable que se llama conciencia. La conciencia se tiene o no se tiene, y es su carencia (apoyada por reglas hechas por los hombres) la causante de tantos estragos.

    tD1b.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente cierta tu conclusión. Apoyada en hechos repetidos hasta la saciedaad a lo largo de la historia del hombre, por desgracia...

      Un beso.

      Eliminar
  33. Me ha gustado tu relato, por lo bien que lo cuentas, es una historia dura, que seguramente ha pasado, pasa y por desgracia pasará mientras que el mundo exista, porque ante todo a parte de las razones religiosas, sea la que sea, y que sirven de excusa para casi todo, es demostrar el poder dominante sobre el más débil , y si éste son las mujeres, ante todo es la agresión sexual.
    Y saliendo del ambiente en que tú centras el relato, cuántas mujeres mueren por maltrato en este país nuestro, europeo y muy cristiano, en pleno siglo XXI.

    Perdona la perorata, este tema siempre nos impacta mucho.

    Abrazos, y enhorabuena por tus escritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues clar que impacta Pamisola ¿perorata? Si no has dicho nada jeje. podrías estar escribiendo mlargo y tendido sobre el tema. Igul que a mi me ha salid un relato "corto." Y digo corto por la misma triste razón...

      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Perdona Pamisola, en mi respuesta anterior me como la mitad de las palabras. ¿Cosas del tiempo tal vez? Si es que ya no puede hacer uno las cosas con el debido sosiego...

      Besos!

      Eliminar
  34. Ante todo gracias por llegar a mi blog , y quedarte.
    La verdad que me gusta como escribes...
    Por supuesto que también me quedo contigo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Inma.
      Busco blogs nuevos porque a la par que voy escribiendo, siento una necesidad de renovrame a todos lo niveles. Tanto en ideas, como en los blogs que voy encontrando. Lo cual no significa que abandone lo que ya tengo, si me agrada siempre voy a volver, aunque aborde temas duros, frívolos o eróticos. Estoy abierto a todo aquello que me sorprenda, maraville, enternezca, divierte o incluso espante de una forma, digamos, inteligente e interesante.

      Bienvenida por tanto Inma.

      Un abrazo.

      Eliminar
  35. Cualquier tipo de creencia que pretenda imponerse sobre cualquier ser, el que sea, basadas en la fuerza, abusando de derechos inexistentes que mermen la dignidad de cualquier persona debería desaparecer ipso facto. Me da igual si hablamos de creencias religiosas del tipo que sea e incluso políticas. Las mayores aberraciones de la humanidad se han cometido en nombre de pretendidos dioses e ideología que permitían la primacía de unos sobre otros.

    Tu texto, contiene todos los ingredientes de este tipo de vidas, el que abusa y se creer con derecho a ello, confiado, despreciablemente miserable, embrutecido y la en este caso abusada que acumula en su interior tal desprecio y aquí alucinante seguridad en su derecho a ser algo más que lo que parece le depara su destino.. que esa punza que le clavó a la mala bestia esa casi ha resultado un alivio... ojalá pueda encontrar ella y todos los que viven bajo yugos semejantes la libertad.

    Genial de verdad, me ha encantado.
    Muchos besos JOSÉ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, una vez más María, por un comentario que en general valoro y comparto: cualquier tipo de creencia, tanto política o religiosa, han desatado las masacres y crueldades más crueles e injustas de la humanidad.
      Me gustaría, aunque no lo veo nada claro, que el mundo avanzase en una dirección racional. Consisitiría en desprenderse de las imposiciones absurdas de las religiones y las políticas más autoritarias. Pero por desgracia, ambas recogen sus frutos del mismo cultivo: el analfabetismo, la incultura y pobreza de milones de seres humanos. Y claro, para erradicar esta lacra habría, no solo que interesarse, implicarse en invertir en estas facetas. En cambio, a las multinacionales les interesa más vender armas y mantener a la humanidad sumida en la pobreza mientras expolian sus recursos. Y quienes sufren la peor parte en todo esto son, como siempre, los más débiles: los niños y la tercera edad, y aunque ami modo de ver no sea la más débil, puesto que admiro la fortelza de la mujer muy por encima de la del hombre, en consecuencia, al final sobre quien acaba recayendo el peso de todas las injusticias sociales, es la mujer...

      Besos María.

      Eliminar
  36. Es buenísimo el relato Yosef.
    Tienes buena mano e imaginación para la escritura y eso es de agradecer porque lo compartes con nosotros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eldan.
      Aprecio mucho que te hayas acercado y te haya interesado un relato que, a mi modo de entender, dice mucho sobre la situación social de la mujer en algunas regiones del mundo y en determinados periodos o situaciones.

      Un abrazo.

      Eliminar
  37. Has vestido con tu narrativa y una documentación magistral un hecho deleznable contra la integridad de los derechos de la mujer o cualquier ser humano que lamentablemente se produce en todo el mundo, en cualquier clase o condición.
    Un texto impecable. Maestro de las letras.

    Besos a pares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gemeas del Sur.
      La verdad es que estoy muy lejos de ser un maestro de las letras. Me gusta ser más una persona que, dentro de sus limitaciones, escribe sobre temas de interés o simplemente se adentra en el mundo de la ficción y la recrea lo mejor que puede.
      En este caso el relato es ficción, pero lo que cuenta, en sí no es ficción. De hecho, y ppor desgracia, tengo la funesta seguridad de que en algunas partes de nuestro planeta, lo que aquí cuento se estará reproduciendo, casi con exacta fidelidad. Por qué lo sé? No hace falta ser muy lúcido para darse cuenta de que estas cosas ocurren. A menudo salen en las noticias...

      Un abrazo.

      Eliminar
  38. Hola Yosef:
    Nací en una familia católica y por un tiempo yo también lo fui, hasta que crecí y me di cuenta lo dañino que suelen ser cuando el fanatismo enceguece el pensamiento. Debo eso si señalar que temo el avance de las posiciones radicales y obtusas en todo tipo de religión, no tan solo en el Islamismo, ya que son el origen del retroceso en el respeto a la mujer, que nos denigra y no vuelve dependientes y carentes de identidad y pensamiento.
    Me encantó tu regreso, bienvenido seas escritor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Taty!!!
      Encantado de tenerte por aquí.
      Veo que no te has fijado, lo cual es normal, en el comentario con el que abro este Foro de opiniones y comentarios sobre el relato, en el menciono expresamente lo que tú señalas: las posiciones radicales y obtusas se producen en todo tipo de religiones, pero quien al final las acaba sufriendo de una forma más dura, son los más débiles y no sé por qué la mujer, cuando es un pilar fundamental en el sistema social de cualquier comunidad; pero así es. Supongo que el hombre ha temido el poder que emana la inteligencia de la mujer y humillarla ha sido y es una forma falaz y salvaje de mantener su brutal, injusta y hoy ya rancia y primitiva (me gustaría que esto fuera más rápido, pero incluso en mí país todavía hay mucho machismo cerril) supremacía.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  39. Lei tu comentario y lo habia interpretado asi.
    El relato es original, muy ben llevado
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias lapislazuli, de nuevo.

      Un abrazo!

      Eliminar
  40. Tierno, ingenuo y delicioso relato sobre las relaciones familiares, sobre las sencillas costumbres populares... Pues eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Amando. Pues sí, más vale tomárselo con humor aunque por desgracia estas tiernas relaciones, en algunos lugares del mundo y en pleno siglo XXI, sean el pan de cada día...

      Se agradece la visita!

      Un abrazo.

      Eliminar
  41. Llevas razón, José. En lo físico son más fuertes los hombres pero en lo mental las mujeres tenemos una fortaleza de la que muchos hombres carecen.
    Debe de ser por tantos siglos de sufrimiento y opresión.
    A ver si con el tiempo conseguimos ambos el equilibrio.
    Es un relato muy buen. La descripción de las torres una maravilla igual que la fotografía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso no hay duda. Sois más fuertes y aplicadas, creo yo. Muchos hombres, quizá demasiados, son vagos y dejados, y se aprovechan de la capacidad de trabajo de las mujeres, o no se eprovechan, directamente las obligan a trabajar como sus esclavas. Esto debe terminarse ya!!!!
      Gracias por tu valioso punto de vista, que además comparto.

      Un abrazo!

      Eliminar
  42. ¡¡¡Qué maravilla!!! ¡¡¡Es absolutamente soberbio!!! ¿Cómo es posible describir la barbarie de un modo tan hermoso?
    Es una delicia leerte, describes tan bonito, tan intenso que es imposible no emocionarse.
    Que bueno acabar este día así, gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu generosa opnión, estimada Neurocas.
      La barabrie, tú lo has dicho. Una actiud que en lugar de alejarse de nosotros, el hombre cada vez parece más empeñado en utilizarla; y la verdad no es ni inteligente ni conduce a nada positivo. Ya que es un pobre recurso que en lugar de al amor conduce a engendrar el odio y la estupidez...

      Un abrazo.

      Eliminar
  43. Podría pasar por una novela de inspiración oriental perfectamente.
    Mantiene muy bien la tensión en torno al personaje central del relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nómada Planetario.
      Agradezco tu generoso comentario. Sólo he intentado hacer ver una situación que, por desgracia, no solo tiene lugar en el Islam, sino todavía hoy en diversos rincones del mundo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  44. Josef, como siempre, me atrapas entre tus líneas con sus misterios, tu imaginación portentosa y las verdades que reposan en la ficción,
    Me llama la atención la minuciosa descripción que haces de lugares y ambientes.Me pregunto si tienes delante fotos, postales, imágenes varias que te ayudan a describir detalladamente.

    En cuanto al tema, no tengo nada que añadir a lo que te han dicho sobre la alienación religiosa y el maltrato a la mujer, en unas más que en otras, o digamos, en unas de forma más sutil y en otras de forma brutal. Todos los fanatismos conducen al autoritarismo y exclusión de los diferentes.

    Un abrazo, Josef. ¿No te sale humo por las orejas cuando terminas de escribir?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te responderé a unpar de preguntas, no quiero dejarte en la incertidumbre.
      La descripción de esos lugares y ambientes, si bien nace dentro de mí, acostumbro a enriquecerla con objetos propios de los lugares que describo. Por ejemplo, en este relato la protagonista, Anwara vive recluída en un cuarto. Pues bien, la descripción de la ventana desde la que observa, se corresponde con un rasgo claro de la arquitectura islámica: el arco lobulado.
      En cuanto a si me sale humo te responderé escuetamente: ¡Sí! Pero añado un matiz fundamental que me obliga al escribir nuevamente: Mientras escribo, y sobre todo cuando termino un relato me siento feliz y de alguna forma reconozco que el esfuerzo ha merecido la pena.

      Besos, siempre.

      Eliminar
  45. Hola Josef! Las que vivimos en el occidente del planeta, muchas veces damos por sentada esa libertad que disfrutamos, pero cuando algo nos hace recordar que no todas las mujeres disfrutan de este privilegio, realmente apreciamos la fortuna que nos acompaña. Precisamente un día de estos pensaba en qué sentirán esas mujeres que nacen en una cultura donde los arenes son cosa normal. ¿Serán realmente felices de ser tratadas como un objeto más que satisface los caprichos de un solo hombre?, ¿o realmente esconderán su tristeza tras los velos que cubren sus rostros, en ocasiones?...

    Katmarce--
    submarinopimienta.blogspot.com

    ResponderEliminar
  46. ¡Cuántas Anwaras y, sin embargo, que´poco horizonte para la mayoría d ellas!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  47. Un relato sobrecogedor porque hechos semejantes aunque distintos siguen pasando y en cualquier país. El nuestro, también.

    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  48. Como siempre un relato muy bien hilado y que engancha y si es a modo de denuncia social mejor que mejor. Como dice un amigo "los cerdos que mueran como cerdos" aunque lamentablemente hay muchos cerdos sueltos a los que jamás les va a llegar su San Martín.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs