miércoles, abril 30, 2014

Los Gemelos -IV- Último capítulo.

 Imagen tomada de Internet.
-V- 
Una vez mi hermano y yo nos instalamos en la choza ceremonial, uno enfrente del otro, Tuntui entró. 
   Para llevar a cabo el rito se había puesto un tocado de plumas amarillas y naranjas, de las que sobresalían los penachos de cinco largas plumas azules de guacamayo. Llevaba la cara pintada con achicoria roja y brillante, faldillas rojas, y una sencilla camiseta pajiza de manga corta. 
   Se colocó en el centro del semicírculo y preparó los materiales necesarios para la ceremonia. Para ahuyentar las posibles energías negativas, comenzó entonando una dulce letanía y sopló humo de una pipa sobre la taza que contenía el preparado de ayahuasca. Hizo lo mismo a nuestro alrededor. Entonces nos dio de beber y nos invitó a recostarnos. 
   No sucedió nada de inmediato. 
   De pronto empecé a levitar, ascendía sin cesar, sintiéndome muy asustado. Desde las alturas en que me instalé presencié un universo irreconocible, como nunca podría ser concebido por ser humano alguno. Mientras fluctuaba, empecé a comprender que preocupaciones tales como asfixiarme, caer en la taza del váter, o simplemente mi esquizofrenia, carecían de sentido; ya que ser excéntrico o desequilibrado, era lo más normal en un mundo enloquecido. 
   Me miré en un espejo y acaricié mis cabellos con grima. Se habían vuelto de fibra, pero no me importaba. Lo que me preocupaba era una cuestión puramente existencial: la existencia precede a la esencia. Pero, ¿y si lo que hacemos es vivir sin saberlo y ni tan siquiera somos esencia? Me encontré cara a cara con la Muerte y de repente oscilando en un vacío absoluto. Tuve náuseas y empecé a vomitar. Sentí una horrible soledad dentro de mí: vacío y soledad... ¿soledad absoluta? Busqué a mi hermano, el apoyo y consuelo de mi hermano frente a mí, pero no logré verlo o encontrarlo. De súbito, una tras otra, las paredes se cerraron formando un cuadrilátero perfecto y me encontré en una impoluta y sórdida sala. En el centro vi a una mujer. Estaba tendida boca arriba. Sobre su vientre abultado habían dispuesto un embozo verde. Se abría formando un rectángulo en su parte superior. 
   La puerta se abrió. 
  Entraron dos hombres que reconocí como cirujanos, y dos auxiliares. Algo me dijo que yo también lo era, pero nada estaba claro. Ni siquiera estaba seguro de haber presenciado alguna vez algo similar. Uno de ellos cogió un escalpelo y practicó una incisión en el abdomen de la mujer. Me escandalicé y asusté. ¡Qué hacían! Y cómo no lo entendía cuando debería saberlo. Porque yo era cirujano o ¿nunca lo había sido? Mi pérdida de memoria me sobrecogió. Ni siquiera recordaba mi nombre, mi nombre... ¿tuve alguna vez? La figura de Tuntui surgió caminando entre la bruma. Afectuosa y servicial se acercó y me preguntó si todo iba bien. Verla me tranquilizó. Asentí y renegando, volví abajar la cabeza. En realidad no deseaba ver lo que sucedía en la habitación, pero una fuerza enigmática, más fuerte que yo, me incitaba a presenciar aquel escenario que de pronto se convirtió en una carnicería de sangre y convulsiones rápidas y violentas... o más bien, precisas y delicadas; admirables en su ejecución. Uno de ellos introdujo sus manos enfundadas en guantes en el vientre de la desdichada, y tras remover —¿revolvió siquiera?—, tomó suavemente entre sus manos aquel ser diminuto y violáceo, que una vez puesto boca abajo, empezó a gimotear. El doctor que lo había extraído lo mantuvo entre sus brazos ante el abdomen de la madre. El otro hombre repitió la operación y sacó otro bebé, que colocó boca abajo. Tras azotarlo comenzó a lloriquear y abrió unos ojos de un azul muy intenso, que reaccionaron ante un primer estímulo visual, fijando su mirada pasmada en la cara sonrosada del hermano que depositaron a su lado. 
   Entonces vi su semblante. Era una faz luminosa y todavía húmeda de escayola. Ante mi horror y sin que yo —indefenso bebé— pudiera evitarlo, comenzó a agrietarse ante mí. A continuación su constitución de muñeco se deshizo también; lo mismo sucedió con la progenitora, doctores y auxiliares, el material quirúrgico y toda la sala hasta acabar concentrados en finas y chispeantes partículas de polvo que impulsadas por una brisa imperceptible, tras cubrirme, se desintegraron. 
   Permanecí suspendido en medio de mi insignificancia, apenas una bagatela envuelta en candidez e ingenuidad; sin luz, color o cualquier indicio de vida. ¿O tal vez no...? A una distancia indefinida un destello me deslumbró, y reconocí el cálido azogue. Un único espejo era cuanto quedaba. Sustentos inexistentes me guiaron por un camino ficticio, me situaron  delante del marco y pude verlo todo reflejado en el espejo de mi alma. Y lo supe con claridad. Quien había vivido sometido por el dominio que mi hermano había instaurado dentro de mí avivando mis miedos y temores más deshonestos y obscenos, había sido yo; quien había despreciado a mi hermano por usurpar mi vida, era yo; y quien había nacido “dos minutos antes”, por supuesto, no había sido Carlos, sino ¡Yo! 
   Aquel rostro asombroso y las cuatro paredes del paritorio fueron todo lo que llegué a intuir o recordar durante otros dos minutos. Los dos larguísimos minutos —toda una vida— que se prolongó la existencia de mi hermano. Luego, pese a los esfuerzos de los especialistas, la diminuta llama de Carlos se apagó hasta extinguirse. Pero otro acontecimiento trascendió incluso más. La vida de la mujer que nunca tuve la oportunidad de reconocer como mi madre, también se perdió para siempre... 
    Impresionado, tras comprenderlo, grité de dolor: mi hermano había tenido el privilegio de nacer, pero apenas había existido y pensado como un ser exclusivo y concreto más allá de dos minutos. Y supe algo más, durante los breves instantes en que ambos nos percibimos y olimos —aunque a continuación él falleciera— el concepto de confraternidad y entendimiento que existió entre los dos caló en mi interior para siempre. De forma que cuando me desarrollé, también lo hizo mi cerebro y su complejidad interior, dando lugar a la creación de dos entes. 

    -VI- 
   Finalizado el rito de la ayahuasca, lograda la comprensión y unión absoluta de ambos gemelos en uno, la doble personalidad dejó de tener sentido. Carlos murió para siempre y Luis, no solo recobró su realidad, también superó su esquizofrenia. 

   —Esencia—. 
   No temo a la muerte. Deseo exprimir hasta el último suspiro de mi vida. 
  Agotado he vuelto a sentarme. Tuntui en cambio, infinitamente feliz, baila sin cesar bajo la lluvia. El poder de la ayahuasca y su magia han derrotado a la enfermedad. 
   He dejado de ser gemelo. Pero es que en vida, exceptuando “dos minutos”, nunca lo fui. 
   Jorge Luis es el único que se acerca a mí y riéndose satisfecho, me dice. 
—¡Bravo Luis! Has vuelto a nosotros como un ser íntegro y original. 
   Durante unos instantes, ambos permanecemos pensativos. 
  Teniendo en cuenta que llegué a anularme de forma que solo vivía para evocar el recuerdo ficticio de quien tan minuciosamente construí, —en estos primeros instantes, y no sé durante cuánto tiempo—, me resulta extraño reconocer mi verdadero nombre. 
   Jorge Luis está feliz. La perspectiva de un regreso a la ciudad le atrae tanto o más que un imán. Me ofrece un trago de masato. No es más que yuca masticada y fermentada con saliva. ¡Está deliciosa! 
   En cuanto a este lugar, no es difícil descifrar sus sensaciones. Me basta atisbar las expresiones crispadas y medrosas de los aguarunas. En el poblado no quieren a Tuntui y nunca podrán aceptarla. No es que lo considere una cuestión de importancia. Ella y yo disponemos de toda la región de la Amazonia. Según tengo entendido, aunque permanezca en continua devastación y retroceso, en la actualidad su extensión alcanza unos seis millones de kilómetros cuadrados. 
             
                       ¿Suficiente para dar cabida al amor de dos seres de nuevo rehabilitados...? 

        José Fernández del Vallado. Josef. Abril 2014.


Creative Commons License 

 Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Reacciones:

87 libros abiertos :

  1. Muchas gracias a todos por las lecturas de los tres capítulos anteriores.
    Llegamos pro fin al último.
    Espero que lo disfrutéis igualmente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ah, qué bueno! Es para hacer una larga serie, mucho más intrigante y mejor, similar a la de Expediente X, ya te dije en el comentario del III capítulo, que tienes una fantástica mente prodigiosa. Bravo, suertudo!

    Un abrazo y tu cafelito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver si me contratan jajaja! Esos sí cobran con sus series. La mía en cambio la emito en canal gratuito blogger...

      Gracias censurasigloXXI. Es un placer que te haya gustado.

      Abrazos! Y el cafelito jejeje.

      Eliminar
  3. Es increíble como llegamos a vivir una especie de dualidad que no es tal, además con las artes del lugar es muy probable que suceda, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La dualidad existía, pero solo dentro de la mente de Luis. Siempre hablaba refiriéndose a su hermano, y siguiendo con envidia sus progresos, que ne realidad eran suyos también...

      Gracias Silvo, por los minutos de dedicación empleados.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Impresionante. No me lo esperaba en absoluto. Me has dejado impresionada. No sé qué más decir. No tengo más palabras hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Indigo por la lectura.
      Solo espero que esa impresión haya sido, de slgún modo, positiva.

      Un abrazo!

      Eliminar
  5. Sabía que algo extraño pasaba con Carlos, la mente te puede jugar esas malas pasadas, después de todas las intrigas y angustias me alegro mucho de que Luis haya terminado encontrándose así mismo. Me has tenido en tensión desde el principio hasta el final, me encanta como escribes y esta historia has hecho que la viva muy profundamente, tanto que he sentido vivir cada escena.
    Admiro esa imaginación que tienes para construir historias tan atrapantes como esta de los gemelos. Ahora los leeré los IV capítulos seguidos
    Un abrazo

    P D. José, hoy veo que soy de las primeras en comentarte, no quiero que me eches en falta jajaja que sepas que me agrada no pasar desapercibida por ti, te he tomado mucho aprecio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mente puede hacer de nosotros meras marionetas; muchas veces sucede así. Y te aseguro que la gente que aueda atrapada en esos enredos mentales no lo mpasa bien...

      Gracia por las horas de lectura!

      Que sepas que no te echo en falta para nada jajaja.
      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  6. Minuciosa descripción del rito, ácidas reflexiones sobre un mundo que no piensa más que en materia... Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Darío.
      Y es que el mundo se ha vuelto materia; y cada vez peor. Extraer, producir, crear (elementos cada vez más inútiles y de peor calidad), vender y acumular "dinero." Todo vale y no importa nada con tal de sobrevivir a costa de unos míseros reales...

      Un abrazo.

      Eliminar

  7. Todo el relato es impresionante. Has conseguido mantener la atención durante todo el tiempo, aunque pudiéramos intuir el final.
    Solo una duda me queda ¿Era necesaria la explicación final? ¿Sin ella hubiera ganado en interés e intriga? No sé la respuesta.

    · Felicidades... y un abrazo.

    · CR · & · LMA ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi estimado ñoco Le bolo.
      Tu pregunta final me parece muy razonable y de hecho, estaba seguro de que alguien en espacial perspicaz, me la iba a hacer. Porque yo también dudé y dudo si es necesaria esa explicación, y sigo dudándolo ahora.
      Quizá cuanbdo publique este relato en su forma definitiva, la suprima...
      Gracias por el tiempo invertido.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Lo más impactante de tus obras son los finales, ya que siempre nos mantienes en vilo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafa.

      Al menos he procurado que así haya sido.
      Un abrazo!

      Eliminar
  9. Me quito el sombrero... el que sabe sabe. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María.

      Al menos lo intento je...

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. La existencia precede a la esencia (Sartre) Y a partir de ahí, todo tiene un sentido, es genial tu manera de relatar, minucioso en los detalles y despaciosamente en el relato. Me voy contenta y agradecida, he disfrutado leyéndote. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias Ester.
      Me gusta esa máxima de Sartre, porque da cierta base a mi relato. Luis comenzó siendo nada y poco a poco construyó así mismo, pero sobre todo al hermano que nunca pudo tener en realidad... Su mente lo hizo crecer, nacer vivir y alimentarse a través de él mismo...
      Se agradecen esos minutos de tiempo invertidos en la lectura.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. Impresionante final para una no menos impresionante historia que como siempre has narrado de manera magistral hasta enganchar absolutamente el lector.
    Imbuirla de esa magia tribal por llamarlo así, le da un toque especialísimo, de veras, me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marinel.

      Las selvas de la Tierra, y la Amazonia que conozco en especial, son lugares que siempre me han fascinado, y enos que cualquier cosa maravillosa o terrible, puede pasar...

      Gracias por el tiempo invertido en la lectura.

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  12. Impactante,has sabido llevar a una especie de climax,donde de repente te ves suspendido,esperando un final que da el giro maestro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias lunaroja.

      Me ha costado encontrar este final. Creo que es bueno, pero siempre pienso que podría haber hallado alguno mejor...
      De todas formas, por las respuestas de la gente, parece que en general, ha satisfecho.

      Un abrazo!

      Eliminar
  13. Algo extraño se intuía entre esos dos gemelos. Era casi imposible que no existiese la empatía...
    ;-)
    El final te quedó divino, un canto a la vida y a la eperanza, tan necesarias ambas en esa selva-jungla que tan bien describes...
    Salvarse, sobrevivir, es la única esperanza que aún nos queda.
    Me atrapaste de principio a fin...
    Un beso, M D Joseph.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Eva.
      Ese es el concepto esencial de esta obra. Y que finalmente he querido dar forma: sobrevivir es la única y tal vez gran esperanza que nos queda. Por fortuna, todavía hoy podemos elegir cómo hacerlo, aunque sospecho que tal como marchan las cosas en un futuro más de lamitad de la humanidad será esclava de una pequeña parte.
      Ya estamos empezando...

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. No podía irme sin saber el final de esta magnífica historia. Bravo José!!! Interés y curiosidad hasta el final. Una historia que da un giro inesperado dejando un halo de admiración.
    Abrazos, siempre.

    P.D.- Prometo volver pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aurotratis, que disfrutes de unos muy buenos días y vuelvas recargada!

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. En primer lugar quería felicitarte por el relato, consigue atrapar, interesar e intrigar a partes iguales; podemos gracias a tus descripciones detalladas trasladarnos a los escenarios varios que nos propones e introducirnos de lleno en la compleja psique del protagonista. Esto será debido a una buena documentación o quien sabe si a tus experiencias personales o a las dos cosas, en cualquier caso el resultado es lo que cuenta y este es excelente. No te diré si mi intuición era acertada con respecto a la verdadera personalidad de Luis, tan solo te diré que las enfermedades que tienen que ver con "anomalías" en la percepción de la realidad, las alteraciones de conciencia provocadas por la ingesta de determinadas sustancias y los trastornos de personalidad me interesan muchísimo. Soy hijo de un enfermo bipolar ya fallecido y eso ha traído mas consecuencias para mi de las que hubiera deseado incluso mas que las que pudo sufrir el propio enfermo.
    He conocido las dos caras de la misma moneda, mi experiencia personal creo que ha sido enriquecedora y que decir tiene, que me gustaría mucho asistir a una ceremonia de ayahuasca o de peyote, pero también he conocido su vertiente más tenebrosa, he visto como la esquizofrenia potenciada por la toma de LSD termino por llevarse a un buen amigo, una persona inquieta y sensible.
    Me gustan los buenos relatos que ademas introducen temas que me interesan como el de las personalidades complejas y múltiples o como el de la deforestación de la selva amazónica que tratas de soslayo.
    En la novela "Sostiene Pereira", el Dr. Cardoso especula con la idea de que todos nosotros somos en realidad una confederación de almas (personalidades) y que siempre hay una que tiene preponderancia pero que en determinados momentos de nuestra vida podemos sufrir una pequeña o gran "revolución" que altere el equilibrio de poder. Siempre me ha parecido adorable la idea.
    También hay quien especula con la posibilidad de que los esquizofrénicos tengan acceso a otros planos de la existencia o universos y eso altere su realidad, pero esto ya entra en el terreno de la mística... en cualquier caso el tema de fondo es apasionante.
    Enhorabuena José, leerte es siempre un tiempo muy bien empleado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que escribo algo es porque en el fondo me gusta o apasiona. Lo decía Gabo: nada peor que hacer algo que no te guste o a disgusto. A mí me pasa igual. Suelo mirar en muchas direcciones, pero lo que apenas me interesa difícil será si logra arrancar unas letras de mí. Por contra, temas como este y el de nuestra mente en partícular, me fascinan. Sobre todo porque es un campo aún hoy misterioso y abierto a novedosos descubrimientos, que, sin duda, irán llegando en su momento.
      La idea de los gemelos parte de dos hermanos que conocí en el colegio donde estudié; la de la esquizofrenia es un punto más que he querido darle a una relación que se supone siempre unida y compleja, en esta clase de casos; y la de la ayahuasca es difícil de explicar pero estaba en mi cabeza desde que en 2010 fui a la Amazonia en Perú. No probé la ayahuasca pero me documenté bien acerca de sus efectos, e incluso hablé con un chamán que oficiaba de Maestro en las ceremonias y gente que sí la había probado.
      Luego me informé y resulta que es cierto que se utiliza en la cura de casos de esquizofrenia (no sé con qué resultados).
      En todo caso coincido contigo en ese lado tenebroso, o acaso peligroso de los slucinógenos al actuar sobre nuestra mente. Puesto que yo también he conocido gente que tras tomar LSD y quedó muy afectada.

      Agradezco tu detallado comentario, y que te haya gustado. En el fondo es de lo que se trata.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  16. Estiro mis dedos despues de terminar el relato , creo que por que la energía que necesito para comentar así lo requiere.
    No leo nada anteriormente comentado, deseo no tener más que mis propias emociones y transmitirtelas por una necesidad impereriosa , Josef lo he imbuido y me has subyugado.
    Tu narrativa es fabulosa y no deja un solo cabo suelto por otro lado cuanto me alegro de no haber querido presuponer , antiparme a este final, tu resolución me sumerge en mayor admiración al escritor y la persona que voy conociendo en ti.
    Añadir que tengo un hermano esquizofrénico, un primo hermano que se suicidó teniendo la misma enfermedad, por ende tu conocimiento, sensibilidad, amor y "solución" para este enfermo, es lo mejor que he leido desde hace años sobre este tema en particular del que sin pretenderlo casi tengo un "master".
    Con esta fantasía tuya me has transportado a sus mentes e incluso a una esperanza mientras leía, pues los he liberado a ambos.

    Te pido humildemente, sigas haciendo este tipo de "entregas" y no limites tus escritos a 1500 palabras, no hubiera sido posible este magnifico escrito.

    Un abrazo muy fuerte,

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida tRamos.

      No me cabe la menor duda de que sabes mucho más que yo sobre esta enfermedad, en la que por azares de la vida te has visto involucrada. Lo siento mucho por ese primo hermano que se suicidó, pero estoy seguro de que tu hermano esquizofrénico, debidamente tratado estará muy bien. Dado que yo conozco a un esquizofrénico que desde que se estabilizó está muy bien; e incluso salgo a veces son él.
      Respecto a la ayahuasca te diré que es cierto, se utiliza en el tratamiento de la esquizofrenia (al menos lo he leído), pero no sé con qué resultados.
      En cuanto a la solución del relato sí... Quería acabar con un mensaje de esperanza, dejando una sensación abierta y de libertad y vida en el lector. Si lo he conseguido contigo pues ¡mucho mejor!
      Me gusta involucrarme en relatos largos. Ocurre que en el entorno bloguero no todo el mundo está dispuesto (porque no tiene titmpo o no puede) a enfrentarse a textos largos. De todas formas lo ontentaré de vez en cuando.

      Un gran abrazo.

      Eliminar
    2. Mirate esto, puede te interese:
      https://www.facebook.com/events/232945523566447/?notif_t=plan_user_joined

      creo lo ganarías. besos

      Eliminar
  17. Plas, plas, plas, plas... Mi aplauso más grande y sonoro!!!

    Jamás habría imaginado este final, durante estos días al leer cada entrega pensaba en el final, en como acabaría todo y una vez más das un giro magistral para terminar. Admiro tu capacidad de escritura pero más aún la forma con la que mantienes la intriga no solo hasta el último capítulo sino hasta las últimas frases... Una vez más me quito el sombrero!!!

    Muchos besinos!! Y espero que todo te vaya genial! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pues yo pensé que a lo mejor lo sabrías querida Haydeé. Nooo. Es broma! jajaja.
      Bueno pues así ha resultado un alma dentro de otra. Doble personalidad lo llaman cientificamente y es uno de los rasgos más aterradores de la esquizofrenia.

      Muchas gracias por ser y estar... siempre.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  18. queda solamente felicitarte Josef por tu trabajo
    es un lujo que nos compartas tus creaciones

    besitos y buen fin de semana

    pd... sabes que en el primer capítulo imaginé que el cuerpo físico era solo uno
    y que dos lo habitaban, pero nunca pensé que el otro era el espíritu del hermano muerto al nacer ambos
    una especie de siameses

    muakkk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu configuración o idea final no está mal y me gusta, pero no es exacta.
      Carlos murió al nacer y Luis, en su soledad mental, creó al hermano como si nunca hubiera muerto. Era él quien hablaba y pensaba por ambos. Desarrolló una doble personalidad con las características ideales que él hubiera deseado tener; y en realidad tenía. Puesto que sabía nadar; era cirujano, ambidiestro, mujeriego, retraído y a la vez extrovertido, etc.

      También compartía a su hermano, y en eso tienes razón, como si fueran una especie de siameses.

      Muchas gracias querida Elisa.

      Un grandísimo abrazo.

      Eliminar
  19. Increíble, fantástico e inesperado!
    Puede que ese humo chamánico los haya liberado uno del otro pero siempre estará esa puerta en mitad del amazonas esperando un reencuentro...


    Me fascinó este relato!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Nieves. Hay puertas que nunca se cierran del todo....

      Gracias por tu dedicación. me agrada que te haya gustado.

      Un abrazo!

      Eliminar
  20. Me ha parecido genial la escena del rito de la ayahuasca, ese levitar del personaje, adentrarse en su mente, dejarse llevar, era como sentir al mismo tiempo que iba leyendo, consigues que el lector se sienta vinculado con tus letras y las viva mientras las disfruta.

    Sentir esa dualidad interiorizada y saber sacarla al exterior no es algo fácil y sin embargo creo que en más de una ocasión, muchos nos hemos sentido como dos seres diferentes sabiendo en el fondo que somos tan sólo uno.

    En serio, tu relato me ha parecido excelente y genial. Como siempre que vengo a leerte lo disfruto de principio a fin.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias estimada FG.

      Si tú has disfrutado con mi relato yo también lo hago con los tuyos muchas veces. Eso es lo fantástico de la literatura. Para mí y supongo que también para ti crear y luego disfrutar todas las maravillas que otros escritores nos acercan.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  21. Realmente me has enganchado en el relato hasta el final.
    Sorprendente tu imaginación querido Jose.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo he conseguido, entonces he logrado acercarme a mi objetivo. Crear un relato que enganche y despierte cierto interés en el lector.

      Besos y abrazos!

      Eliminar
  22. Quizás necesita de su compañía, su apoyo. Ambos hermanos, real e imaginario, se complementan. Uno, la imagen del otro. Dualidad, unión... ¿Enfermedad? Claro, en tanto se aleja de la realidad hay un problema. Pero es el misterio de la mente humana, tan antigua y compleja que busca sus propias realidades divergentes que encuentran su delicado equilibrio al margen de los días...
    Tu texto: Humano, siniestro. Expléndido, maravilloso. Sorprende, e invita a la reflexión. Me ha gustado y mucho. Ese levitar... Un puntazo. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dualidad, unión, tú lo dices. Ese era el nexo principal que los unía hasta verse socavado por la enfermedad. Algo que empezó siendo una creación inofensiva, acabó por convertirse en un problema letal para Luis...

      Gracias Mere por el tiempo invertido. Me encanta que te haya gustado. Quiere decir que más o menos voy por buen camino.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  23. ¡ Tremenda historia, Josef! Menos mal que al final se libra de ese falso gemelo que vivía dentro de él condicionando su existencia. Mantienes el interés en la descripción de los efectos introspectivos de la ayahuasca, en este caso, para bien y el triunfo del amor.

    ¡Qué prodigiosa imaginación!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese falso gemelo era de su propia creación. Había desarrollado una doble personalidad.
      Sobre la ayahuasca te diré que estuve en la Amazonia y si bien yo no la tomé, llegué a estar en contacto con un chamán que oficiaba los ritos y hablé con personas que la habían probado.
      Solo te diré que debe ser una experiencia increíble, pero a la vez encuentro en ella una vertiente peligrosa....

      Un abrazo!

      Eliminar
  24. En el fragmento anterior hubo una pequeñita ráfaga que me cruzó, era muy débil y por la cual me abstuve de comentar, se me proyectaron los gemelitos sólo en el nacimiento y en el trayecto sólo uno de ellos, así que decidí esperar el desenlace y al final lo que me ha gustado José, es que te has documentado y es lo importante, aparte que el final es esperanzador, no tengo familia ni conozco personas con esquizofrenia, pero estoy segura que es una enfermedad muy difícil y requiere de mucha fuerza y conocimientos para salir adelante, aparte de positivismo y fe, me ha encantado.

    Un beso José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno pues más o menos lo intuiste. Tampoco era difícil en exceso. Más o menos se entreveía que uno de ellos acabaría por no salir adelante.
      De toda formas Ame, lo que más me ha gustado de este relato es precisamente el trabajo de documentación. Ha sido más interesante de lo que pensaba y me ha entretenido muchas horas.
      Lo bueno de escribir un libro o esta clase de relatos, no reside solo en hacerlo, sino también en que uno aprende muchas cosas fascinantes...

      Un beso.

      Eliminar
  25. Era lo que yo sospechaba. No eran dos hermanos, era el hermano sobreviviente que imaginó tener una hermano. Eso explica el cambio de personaje narrador.
    La mujer que le reveló la verdad resulta ser también la mujer que le traerá la felicidad no alcanzada con otras mujeres. Una mujer rechazada por su gente y alguien que se inventó, que creó tener un hermano. ¿Por que no?
    Gran historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fuiste por buen camino y acertaste. Nuestra mente es capaz de hacer muchas más cosas de las que pensamos o creemos, de llegar todavía más lejos. Lo malo que a veces nosotros mismos perdemos el control sobre su potencial y entonces la cosa puede derivar en un desastre o algo muy peligroso y desagradable...

      Gracias por el timpo invertido.

      Un abrazo!

      Eliminar
  26. Imaginé que no había dos hermanos, sino sólo el relator y que el hermano era un producto de su esquizofrenia, por lo que me pareció una vuelta de tuerca interesante que realmente haya habido un gemelo, que murió al nacer y el protagonista quedó pegado a él.
    Es notable tu capacidad descriptiva y la fluidez de tus textos, José. Sólo tengo una pequeña observación, tal vez el final está muy explicado y le quita un poco de misterio o de la tensión que venías generando.
    Hiciste un gran trabajo, felicitaciones.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirella por tu atenta lectura y tu sugerencia que no caerá ni ha caído en saco roto, puesto que eres la segunda persona que me lo dice, y era algo que venía pensando hace tiempo.
      He suprimido detalles de una explicación, que en efecto, hacían el texto más engorroso y pesado. Y ahora lo encuentro ligero y con un final que se desliza casi solo...

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  27. Quizá la vida es sólo un un pedacito de cuerda dentro de la mayor e infinita que no tiene fin ni principio, ahí donde todos nos cruzamos en algún momento, seamos familia o no. Eres una enciclopedia y se ve que conoces muy bien otros lugares y otras costumbres.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola virgi.
      Más que una enciclopedía, me informo en las enciclopedias jajaja! Sobre todo de lo que realmente me gusta e interesa. Hay cosas de las que notengo la más leve idea je...
      Agradecido con tu visita.
      Y tal vez sea como dices: un pedacito de cuerda dentro de otra infinita....

      Abrazos!

      Eliminar
  28. Me pasma la facilidad para describir algo no vivido.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y el tiempo invertido en la lectura.

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  29. El rito de la ayahuasca, me ha gustado por la unión de los gemelos y superar la esquizofrenia.
    Como siempre estupendo relato, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que la ayahuasca tiene muchos poderes curativos. Uno de ellos, dicen también, es ese. aunque no conozco ningún caso de alguien que haya superado la esquizofrenia a base de ayahuasca.... Es interesante.

      Gracias Mari-Pi-R por el tiempo invertido en la lectura.

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  30. Llegó el final y quedé encantado con tu relato. Sólo decirte que pienso eres un gran escritor y que la narrativa que siembras es fantástica.
    Me alegro de haberte hallado.
    Un abrazo y espero pronto otro escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge.
      yo también disfruto siempre con tu blog!

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  31. He disfrutado mucho con este relato. En los dos últimos capítulos, y más en este último, has sabido guiar nuestros pasos para que solos llegaramos al desenlace final. Una historia impresionante que nos ha mantenido en vilo con ganas de conocer más y más porque el factor sorpresa siempre estuvo presente. Destacar también tus maravillosas descripciones.
    Enhorabuena, Moderato!!!
    Un abrazo !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho Atenea de que así haya sido.
      Llevo un tiempo en esto y no siempre encuentra uno la tecla. Pero creo qeu este relato ha quedado bien en general. Lo difícil es mantener el nivel jejeje...

      Un abrazo!

      Eliminar
  32. Aunque no leí los anteriores capítulos , puedo decir que me encontré con un extraordinario relato...Autor posesionado de su obra y gran , gran imaginación...personajes empapados de su cruda realidad llegando a quebrar su cordura expresado con lenguaje sencillo pero profundamente motivador , que permite al lector (yo) seguir entusiasmadamente hasta el final con la trama expuesta....sin perder nada
    Me encantó . Felicitaciones
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Cristina por implicarte.
      Reconozco que es difícil publicar obras de gran extensión. Y cuando lo hago en un blog, para que los lectores puedan disfrutarla sin perder mucho tiempo, suelo dividirlas en partes.

      Un abrazo!

      Eliminar
  33. Leídos los cuatro capítulos de esta historia he de darte la enhorabuena. Me ha encantado de principio a fin y agradezco que hayas desarrollado la idea en toda su extensión en lugar de cercenarla en una sola parte rápida para publicar. Creo que el resultado merece mucho la pena, has conseguido trasladarme a la mente enferma de Luis y casi ver con sus propios ojos a Carlos. He de reconocer que hasta el final todavía me quedaban dudas de si eran dos o uno sólo.

    Un abrazo fuerte maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Oski por implicarte.
      No. No me gustaba la idea de cercenar una obra para publicarla. Nunca sería lo mismo, sino otra cosa diferente, e incluso tal vez, bastante mala e ininteligible.
      Por eso la he dividido en capítulos. Para que el lector pudiera disfrutarla día tras día o semana a semana, y quien quisiera, tal como tú acabas de hacer, pudiera leerla completa una vez finalizada.

      Sinceramente, agradezco y valoro mucho tu opinión. Pero sobre todo me encanta que la hayas entendido a la perfección.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  34. La tensión dura hasta el último minuto y el final es sorprendente.
    Dominas espacio, situación y sicología de los personajes, y vocabulario como los grandes escritores.
    Fantastico relato!
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ohma.
      Me siento halagado por tus palabras. Pero para serte sincero, llegar al nivel de los grandes es todavía un sueño en el horizonte para mí, y debo seguir aprendiendo y esforzándome mucho...
      De momento, me alegra y "consuela" jajaja saber que lo que escribo empieza a gustar...
      Un gran abrazo, igualmente.

      Eliminar
  35. Llevo días esperando, mordiéndome las uñas, aguantándome las ganas para no leerlo en móvil y hacerlo bien, cuando después del puente, por fin volviese a casa, en una pantalla de ordenador y como a mi me gusta, con un café entre las manos. Que gran, gran, gran decisión porque esto merece un ritual y un contexto adecuado.
    He disfrutado muchísimo con toda la historia y el final es redondo, inteligente y de una belleza perfecta.
    "¿y si lo que hacemos es vivir sin saberlo y ni tan siquiera somos esencia?", permíteme que saque esta frase, cómo no sentir nauseas después de semejante revelación?
    Ya te comenté que me encanta esta idea de distribuir en capítulos la historia, ha generado expectativa, deseo, ganas y respeto por la espera. Es arriesgado ya que cada uno percibe y genera sus propias expectativas pero creo que en este caso todas estarán cubiertas, es hermoso en su forma y fascinante en su contenido.
    Enhorabuena Josef y gracias por hacerme disfrutar
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Nurocas, si lo has disfrutado me das una gran alegría.
      Sabes... Algunos escritores dicen que no les cuesta gran cosa escribir. Para mí, lograr que un relato llegué al lector es lo más difícil. Sin embargo, cuando escribo no pienso en eso; ni busco hacerlo, simplemente trato de conseguir que la idea encaje y que a mí me resulte intrigante o interesante. Luego hay algo que he ido aprendiendo, sobre todo, a base de leer y en algunos cursillos, y es a escribir un poquito mejor. De forma que lo que a mí me gusta, guste a un determinado tipo de lector. No sé ni las características ni particularidades de mis lectores. Pero desde luego, aunque poquitos, algunos sí tengo.

      Agradecido con tus lecturas.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  36. Ya sabes que amo tu genial creatividad Josef . Gracias por compartir .¡ Saludos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xiomara!
      Qué tal te va?
      Espero que muy bien!

      Un gran abrazo!

      Eliminar
  37. Jose. Excelente!!!, no sabría encontrar otra palabra para describir tu historia/relato/cuento, me has dejado una brillante lectura que no olvidaré.
    Gracias amigo por compartirla. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Una historia inquietante que, bajo mi punto de vista, contiene más realidad que fantasía y que a su vez deja preguntas muy interesantes de difícil respuesta. Digo yo que un chupito de ayahuasca nos vendría bastante bien a todos. Un relato muy descriptivo que leyendo me he sentido en la selva. ¿O será que ya estoy en ella?

    tD1b, José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja creo que ya estás en ella. La vida es un a jungal descomunal me temo...

      Gracias, un abrazo!

      Eliminar
  39. Increíble!! Yo no esperaba ese final, es buenísimo. O sea que su hermano existió durante años solo en su mente... Murió al nacer...

    Beso, me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Misterio. El mismo lo alimentó y creo....

      Muchas gracias, una vez más!

      Besos!

      Eliminar
  40. Un escrito interesantísimo, muy bueno.

    Un final que no esperaba.

    Besos

    ResponderEliminar
  41. ¡Qué bueno que esperé la última publicación para leer la historia completa! :) Interesante relato, Josef, tienes una imaginación muy nutrida... ¡Felicidades!... Ya intuía que Carlos debía ser la personalidad fragmentada del narrador, pero definitivamente lo amarras muy bien para querer llegar hasta el final. Un abrazo,

    Katmarce--
    submarinopimienta.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Katmarce.

      Así que no te perdiste y le seguiste bien el hilo hasta el final jejeje.

      Pues felicitaciones y un abrazo Kat!

      Eliminar
  42. Toda una experiencia extracorporal, muy bien descritos los efectos alucinógenos de la ayahuasca. Nunca sabemos que dimensión se abre con ese tipo de sustancias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego...resultan imprevisibles e incluso a veces, peligrosas....

      Un abrazo.

      Eliminar
  43. El rito de leerte es ya de por sí, algo obligado, jejeje.
    Pero qué bien escribes, leches. Siempre me dejas pensativo y eso es casi imposible porque yo no pienso, normalmente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Eldany.
      No creas yo tampoco pienso demasiado...jajaja!
      Un abrazo.

      Eliminar
  44. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs