sábado, enero 05, 2013

Laberinto de Vida.

    Lo encontré en uno de mis éxodos. ¿Estaba al norte al sur o al oeste? Todo lo que sé es que mis afanes estaban centrados en eludir el opresor imperio de la realidad. Y aquel paraje... Dieciocho horas de marcha constante alojado en la caja de una camioneta. Mi mente comenzó a extraviarse, mis movimientos eran mecánicos... 
    De pronto estaba allí, en un lugar diferente. Y así podría nombrarse. En qué radicaba la supuesta diferencia. Había cruzado la frontera entre un mundo blanco y uno negro. ¿Era aquello ventajoso? Tal vez no significara nada. En cambio, por muchos quilómetros que recorriera, había algo de lo que no podría librarme. Nunca me sabría lo suficientemente lejos de quien detestaba y, por la misma razón, tampoco estaría cerca de quien amé... 
    La camioneta comenzó a ascender las laderas de una serranía. 
    Bajamos y volvimos a remontar. Dejamos otras montañas a nuestras espaldas y sin orientarme, entramos en aquel lugar colmado de furioso verdor y humedad aplastante. No era selva. Sino opulenta anarquía de maleza. Tampoco eran un lugar olvidado. Simplemente un espacio donde el tiempo no prosperaba o se detuvo, igual que le sucedió a mi reloj de pulsera sin que yo me diera cuenta. 
    Me alojé en una cabaña de bambú. 
    No podía dormir. Se hizo de noche pero no era noche cerrada. Me seduce esa clase de oscuridad. Te deslizas libremente, sin advertir sobre ti las miradas de reproche, reconoces a las personas por sus murmullos de atrevimiento o suspiros de alivio y luego, desapareces ponderando que el encuentro solo ha sido un sueño subrepticio. 
    El local tosco, engullido en la espesura. La barra de madera noble. El taladro constante del aguacero, la botella de ron, mi soledad premeditada y ella ¿de dónde salió? Antes siempre había una mujer al otro lado de la cuerda, de la barra, o sentada a mi lado. Ahora no. Era casi menos que cuando nací. ¿De dónde salió? 
    Recuerdo sus incisivos de leche al sonreír con expresión triste, sus ojos negros y dulces; su forma de aferrarse a mí, con desespero y ansiedad mientras bailábamos; su cautela al aprehender un escarabajo fosforescente entre sus manos en la oscuridad impenetrable de la selva; su caminar deslavazado, su silueta sinuosa, su frente redonda y brillante de perfil egipcio, su aliento, su sudor, su espalda arqueada, sus silencios cargados de grata incultura... 
    Recuerdo y ya no recuerdo los detalles de las horas que transcurrí envuelto en aquel cenagal de olvido edulcorante. Y sobre nosotros sin cesar de refulgir, un astro de otro mundo, circundado de gasas umbrosas. Era otro planeta. Una playa al borde de la espesura y la suavidad de su risa, como las olas del mar y la brisa... 
    Todo está lejos ahora. No sé volver. Nunca supe encontrar el camino de vuelta en el laberinto de la vida. De todas formas ya no recuerdo, por eso fabulo y alimento mi imaginación con una quimera que nunca tuvo lugar, excepto porque se trató de Un Lugar Diferente... 

    José Fernández del Vallado. Josef. 4 Enero 2013.
TU OPINIÓN:


Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Reacciones:

54 libros abiertos :

  1. Yo sé que me repetiré siempre,pero encuentro un desasosiego que me engancha,cada vez que te leo. Tus textos tienen algo onírico,que no te puede dejar jamás indiferente."te metes" en lo que no se dice, no sé como expresarlo. Lo cierto es que me encanta pasar por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya... Pues en otra ocasión espero escribir algo que te guste y no te desasosiegue je...

      Gracias, un abrazo.

      Eliminar
  2. buen relato Josef
    felicitaciones
    a veces dejar de lado un rato los caminos ya conocidos nos hace reencantarse cuando se vuelve
    así se sorprende a quien llega y a quien lo espera
    feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno dejar los caminoa conocidos y aventurarse en nuevos senderos de la vida...

      Gracias, Elisa.

      Eliminar
  3. Ojalá fuera tan fácil "eludir el opresor imperio de la realidad", Josef.
    Este laberinto de la vida nos transporta a se lugar que duerme en nuestros sueños y que quisiéramos muchas veces que se hiciera realidad.
    Ya lo han dicho: Hay algo que engancha cuando leemos textos así.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es fácil Mos eludir esa realidad aplastante...

      Un abrazo, igualmente.

      Eliminar
  4. Nos cansamos de lo conocido, de la rutina, de lo ya vivido y buscamos triquiñuelas que nos lleven a lo distinto. Creo que todos lo hemos vivido más de una vez. Somos humanos.
    Un abrazo, José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que siempre estamos buscando esas "triquiñuelas", es preferible y más divertido y arriesgarse a buscarlas que dejarse morir de hastío lentamente...

      Un abrazo, y felices reyes.

      Eliminar
  5. Tratamos de huir de lugares, para luego querer volver... Me gusta tu relato. Ese laberinto de la vida a veces nos juega unas pasadas que casi no extingue, o al contrario nos hace tan feliz que nos aferramos a esos momentos. Y los momentos están hechos para no durar...

    Gracias por tu visita. Me he reído con lo que me has escrito. De solo imaginarte con las bolsas para ir a hacer la compra y después tomando refrescos con tus amigos, esos buenos hombres, como yo que un día salimos a lo desconocido de nuestros países de origen y ahora sobrevivimos como se puede y como nos dejen...
    Te deseo en esta noche mágica de reyes, que la felicidad siempre te rodee, que las letras nunca te falten, que la salud predomine, y por supuesto que te acuerdes de mi... jajajajajajaja

    Un abrazo gigante, y ahora agárrate porque te va una enorme carretada de besos.

    PD: ¿Cómo pudisteis poner la música en tú blog? No sé como hacerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corrigiendo, al principio del comentario quise decir: "Ese laberinto de la vida a veces nos juega unas pasadas que casi nos extingue,..."

      Más besos

      Eliminar
    2. Muchas gracias gentil Carolina.

      Sobre el tema de la música, te vas a la página y rellenas tu reproductor con los links de youtube. Luego, copias el código que te entregan, desplegas la plantilla de Htlm de tu blog y al final donde dice: </body... lo insertas debajo.

      si no me has comprendido, si lo deseas, te lo puedo explicar por Skype. Tienes Skype?

      Espero tu respuesta.

      Eliminar
    3. ¡Que verguenza! hasta hoy es que leo tú respuesta Josef. Igualmente gracias. Porque sin yo pensarlo me ayudaste y ya te tenía agregado al Skype.

      Besitos de luz

      Eliminar
  6. Muchas gracias José, yo también te deseo unos felices reyes y que todo el poder de los dioses egipcios te haga vivir un feliz 2013.

    Tengo pendiente lo de tu libro. He estado ausente del blog por motivos que te contaré en privado cuando te escriba al correo, para lo del libro.

    Me gustó mucho las últimas 4 líneas de este relato, creo que la mayoría de las personas se identifican con esa sensación de no saber volver, de sentir diferente un lugar, etc.

    Miles de abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti Marga.

      Seguimos en contacto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. buen relato... a veces es mejor perderse en las propias experiencias, dejar ser, dejar fluír y si no podemos volver a ciertos lugares es por alguna razón del misterioso y caprichoso destino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y así debe ser... hay algunos lugares a los que nunca puedes volver, y no sabes por qué...


      Un abrazo.

      Eliminar
  8. De esto se trata el Juego de la Vida. Sortear los laberintos en los que solos nos perdemos. A veces salimos indemnes y hasta con una amplia sonrisa en los labis. Otras veces... mejor olvidar.
    Con todo, es mi deseo que sigamos transitando este camino. Significa que estamos vivo y en la búsqueda.
    Un relato sin desperdicios, con un sabor a nostalgia que uno se lleva en la retina y adherido al corazón.
    Muy bueno, mi amigo! Te deseo un estupendo 2013, Josef!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pese a todo, hay laberintos insalvables y que se le atragantan a uno en esta vida. En la otra ya no lo sé. tal vez allí pueda continuar aquello que dejé a medio hacer...

      UN abrazo.

      Eliminar
  9. Sempre aproveito os mínimos detalhes que a vida me oferece e quando alguma coisa não sai bem, tento "escapar" pela janela. Se não dá para "fugir", enfrento com atenção e atitude.
    Um belo relato...

    Feliz ano novo!!!
    Beijos e flores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escapar o enfrentarse, dos dilemas eternos, y en realidad, los que siempre debemos afrontar en nuestras vidas...

      Besos, amor y salud.

      Eliminar
  10. Huir, escapar... supongo que suena tentador, pero olvidar... ya no. No se puede avanzar.
    Preciosas palabras
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo olvido muchas cosas que no deseo olvidar. Y no esculpa mía, sino de mi malísima memoria...

      besos y abrazos.

      Eliminar
  11. Es como transcurrir en una superficie que nunca es todo sueño ni toda realidad. Hermoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí...croe que has cogido la esencia del relato y quizá de la vida misma...


      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Precioso relato.

    El ser humano siempre estará buscando esas trampitas y seguirá arriesgando.
    Me ha gustado muchísimo y lamento el tiempo que hace que no nos visitábamos.

    Quizá tenga yo un poco de culpa e intentaré redimirme.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por venir Towanda. La culpa, creo, no es tuya ni mía, sino de los avatares de la vida. De todas formas no pasa nada. aquí seguimos ambos.

      Un saludo.

      Eliminar
  13. Suena muy bien esa noche... lo de bailar pegados, me encantó.
    Por lo que me has dicho has estado lejos, unos días de asueto, deseo que hayan sido esplendidos y reparadores.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y hace que no bailo con una mujer de verdad! jajaja. Creo que me estoy anquilosando un poco. debo invertira la situación.

      Gracias Calma.

      Un saludo.

      Eliminar
  14. Estamos instalados en nuestra comodidad que nos perdemos muchas cosas por no querer explorar otros caminos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enquistados más que instalados diría yo, Toro.


      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Jose, los procelosos o sugerentes caminos de la vida son múltiples y con ramificaciones constantes que hacen que ésta sea apasionante. Los laberintos de tu relato son atrayentes, poéticos y conforman un mundo litrario que carateriza tu literatura y que tanto nos gusta.
    Te deseo un feliz año 2013 donde la literatura nos siga uniendo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desearía que este año los caminos de la vida me lleven a donde deseo. pero es difícil sujetar laas riendas de la vida...


      Un abrazo y feliz año, con retraso. "Nunca es tarde si la dicha es buena", dicen...

      Gracias por tu inestimable visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Un relato de amor distinto. A veces debemos aprender a desandar caminos, Josef. Desde mis Blogs literarios y si quieres desde los otros tres, te dejo 5 abrazos, un deseo a la quinta potencia para este recién nacido 2013: Que sea un año mejor para ti, amigo. Un abrazo.

    P/D: Muy dulce la música de fondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Zunilda, hay miles de amores diferentes, quizá millones y tal vez infinitos... como tus abrazos y tus generosos deseos.

      Feliz 2013, igualmente.

      Un saludo.

      Eliminar
  17. Yo quisiera perderme en ese planeta distinto, me gusto lo que hay por allí… está lejos de todo lo extraño que hay en este… tal vez un día nos encontraremos en esa noche que no es oscura total. Disculpa que no me pase con mas asiduidad a pesar de que me fascinan tus textos creo que te lo dicho un millón de veces, pero es que a veces va tan lento que no consigo leer…. Tardo una eternidad.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me perdería igualmente. qué va tan lento, ese mundo diferente o este blog desalmado? jajaja. No importa. Infinitas gracias por visitarme. Sabes que te lo agradeceré siempre. Que conste, mí también me encanta leer tus escritos.

      Besos!

      Eliminar
  18. Hola, Josef.

    Ya estoy de vuelta tras la pausa navideña.

    Este relato tiene mucho de onírico. Perderse en el mundo de los sueños donde el laberinto de la vida nos subyuga, sin saber diferenciar la verdad de la mentira.
    Todos necesitamos perdernos de vez en cuando y no es extraño que nos asalte esa sensación de irrealidad sobre si nuestros recuerdos alguna vez fueron solo sueños.

    Buen relato.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente Luisa, me gustsa lo onírico. ¿Sucede así porque el cinismo y la fría crudeza de nuestro mundo me parece una terrible versión de lo onírico? Prefiero no saberlo...

      Me alegra saber que ya estás en marcha.
      yo he empezado anteayer un libro. Te contaré más detalles. todavía es casi un proyecto...
      Agradecido siempre por tus visitas.
      Besos.

      Eliminar
  19. Siempre se puede salir del Laberinto y buscar lugares diferentes.

    Besos.

    Si hay Vida , quizás ya hayas salido del laberinto aquel.No sé...

    Siempre nos dejas a todos muy intrigados con tus relatos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí... se puede salir pero ¿y volver a entrar y empezar de nuevo?
      Creo que eso es lo que algunos desearían.
      Muchas gracias de nuevo, Amapola.

      Besos.

      Eliminar
  20. Siempre es un auténtico placer entrer en el mundo de tus letras pero hoy deja un pozo de desasosiego y desesperanza...
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hummm... desasosiego, quizá si pero no desesperanza. Mientras la vida nos acompañe siempre podremos hallar un nuevo lugar diferente, e incluso, establecernos en el...

      Se agradece la visita.

      Besos.

      Eliminar
  21. Es lo que tiene vivir un sueño que no diferencias la vida real de la vida onírica.
    Todos buscamos en algún momento caminos diferentes a los habituales.
    Es una válvula de escape que te mantiene en los límites de la cordura.

    Es un muy buen relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viviendo en una sociedad que nos manipula, vapluea y engaña, muchas veces me tengo que preguntar dónde están los límites de la cordura. Por eso luego escribo lo que escribo...

      Agradecido, Belén.

      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Cada vez que le leo, tengo la sensación de entrar a otra dimensión sorpresivamente visual, como una bitácora del mundo paralelo que visita. Tiene usted un estilo tan particular que me atrevería a decirle que si lo leyera en otra parte, reconocería sus letras. Pero ninguno de sus escritos es continuación de otro, ni las historias son parecidas, tiene usted eso que todo escritor ansía, estilo literario. Siempre le digo lo mismo. Excelente.

    ResponderEliminar
  23. ¿Tengo estilo literario? La verdad, no estoy muy seguro pero, de ser así Garla, intentaré sacarle el máximo rendimiento.

    Agradezco mucho tu visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Josef...ando rondando otra vez, no se por cuanto tiempo, pero tu blog, es uno de esos que uno no puede dejar de visitar si salio al rodeo nuevamente. Hermoso relato. Al leerte saboree nuevamente tu exquisita forma de relatar, esas historias que en algún lugar nos tocan a todos, desde la realidad o la magia.
    Un gran abrazo y que gustazo leerte nuevamente!!!

    ResponderEliminar
  25. que bonito...
    yo una vez,,,,tambien visite un lugar diferente... y ya no pude volver....
    el recuerdo duele...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Es un placer perderse por el laberinto de tus letras, recrearse en cada giro, soñar contigo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. José, qué decirte después de todo lo que te han dicho? Sería redundar.
    Pienso que construir ese espacio al que todos tenemos derecho, esas pequeñas partículas de bienestar, felicidad en este mundo convulso, que tantas manos necesita para tratar de hacerlo mejor, a veces con nuestra propia actitud positiva es un gran paso. Intentarlo vale, la pena siempre con la mirada hacia delante llena de esperanza. Ahhh, tu música!!!! Besosss!

    ResponderEliminar
  28. Pasé a saludar!
    Un placer disfrutar tu espacio.
    Un abrazo,
    Yeli
    Soyamora.blogspot.com

    ResponderEliminar
  29. Un viaje entre alucinante y alucinado hacia un lugar distinto, por el mero hecho de encontrar un escape a lo homogéneo. Una fantasía dentro de la realidad o tal vez la realidad distorsionada por el emponzoñamiento del viaje real e incómodo, donde el tiempo se diluye, se evanece y como para dar mayor énfasis, hasta físicamente por medio de ese detenido reloj...
    Sea como fuere, encuentra su ítaca y en ella estancó un recuerdo no recuerdo de algo in-existente.
    O no del todo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquiera puede encontrar una Ítaca en ellugar menos pensado...
      Gracias Marinel.
      UN abrazo.

      Eliminar
  30. A veces nos perdemos, a veces nos encontramos, y otras tantas veces, terminamos en parajes insospechados -para bien o para mal. Como sea, ese andar aunque a veces cargado de mucha incertidumbre, es señal de que no estamos estáticos, detenidos en una cotidianidad de la que nos aburrimos hasta sin darnos cuenta, porque simplemente la aceptamos. Llegar a un lugar no conocido, virgen en la expectativa, puede ser toda una hazaña o una invitación, que desde luego, pienso, no hay que dejarla pasar, Tu relato impecable, y lleno de imágenes que parecen venir de paisajes de ensoñación.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs