sábado, enero 30, 2010

Vida.



A veces la vida da vueltas como un molinillo. ¿Cuántas veces me dije a mi mismo que no volvería a ser camarero, que no era lo mío? Y sin embargo, tras deambular perdido en la crisis, también me absorbió. Y ahora, estaba allí, sirviendo cafés codo con codo con Rania. Sólo me confortaba pensar una cosa: Ella lo tenía peor. ¿De verdad merecía la pena recorrer dieciséis mil kilómetros para acabar empleado en un bar cutre del centro de una ciudad de provincias?
Trabajábamos de nueve a dos y de cuatro a once, total doce horas diarias de servir, barrer, fregar y al día siguiente, volver a lo mismo.
El lunes descansábamos.

A las afueras había un frondoso bosque que culminaba en un elevado promontorio. Un día me decidí a subir y me llevé una sorpresa. La encontré allí arriba. Echada, los pies cruzados sobre un pareo, a su alrededor había depositadas unas figurillas de barro con las cuales parecía comunicarse. Se hallaba comprometida en un estado de concentración tan intenso que ni siquiera me advirtió, o si lo hizo, apenas me tuvo en cuenta.

Quise darme la vuelta y regresar; y me encontré acomodado en una roca a unos metros de distancia, dejando que la brisa meciera mis cabellos mientras sus susurros ininteligibles impregnaban mi alma de una extraña y feliz melancolía.
A la mañana siguiente ambos volvíamos a estar codo con codo.
Ella no mencionó el suceso, tampoco yo deseé romper el silencio y llenarlo de palabras inútiles.

Después del trabajo y antes de tomar el autobús, a veces, aceptaba degustar una infusión. Permanecíamos acomodados en silencio, contemplando la airada precipitación con que, al otro lado de la cristalera, los transeúntes deambulaban.
Salíamos caminando despacio, ella ataviada con el floreciente sari, los cabellos negros como el azabache, la mirada perdida en el suelo, sin darnos de la mano pero rozándonos.

Mansamente el invierno fue cubriendo el espacio de un otoño agotado y comenzó a enseñar sus uñas, rasgando mi corazón hasta impregnarlo de recuerdos que enclaustraban mi alma en un cuadrilátero de dolor. Por desgracia, las heridas nunca se restauran ni olvidan del todo.
Y más mañanas fermentadas de vaho gris, termómetros reventados, rostros surcados de ojeras y el dolor de la vida cuando se vuelve tan áspera que no encuentras ni un breve poema que alimente los renglones de su tiempo.
Sólo mirar a los ojos de Rania me hacía vislumbrar la felicidad que no encontraba.

Un lunes especial desperté y hacía un frío inquietante. Igualmente me encontré a mí mismo intranquilo. Abrumado por una extraña ansiedad cogí el abrigo y los guantes y cuando salí me recibió la intensa nevada.
Caminando, casi por inercia, me interné en el bosquecillo y a trompicones – la nieve hacía muy difícil progresar – ascendí a lo alto del promontorio y cuando llegué, la imagen que vi me dejó desencajado.
Había echado el pareo sobre la nieve y extendiendo los brazos al aire, con el cuerpo temblándole de frío, parecía alabar a Dios, su dios...
Me acerqué hasta ella me arrodillé delante y cuando la miré su semblante estaba cubierto de lágrimas pero extrañamente iluminado por una radiante e increíble felicidad. Repentinamente elevó su cabeza, me miró, y pude ver esbozada la sonrisa más fascinante y llena de vida que jamás haya visto. Susurrando, me dijo.
— El mundo... la naturaleza, es preciosa ¿verdad?
Asentí.
Admirada, exclamó.
— ¡Nadie me dijo que esto podía suceder!
Sin pensarlo, la envolví entre mis brazos. Justo en ese instante cesó de nevar y un rayo de sol alumbró nuestras vidas de una esperanza de un valor desconocido.

Hoy Rania y yo seguimos estando unidos, codo con codo.
Ahora explotamos nuestro propio negocio.

José Fernández del Vallado. josef. 2010.


MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD. 1er ANIVERSARIO.


Ghandi dijo lo siguiente:

En la Tierra hay suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no tanto como para satisfacer la avaricia de algunos”.

“Mañana tal vez tengamos que sentarnos frente a nuestros hijos y decirles que fuimos derrotados. Pero no podremos mirarlos a los ojos y decirles que viven así porque no nos animamos a pelear”.

"Dicen que soy héroe, yo débil, tímido, casi insignificante, si siendo como soy hice lo que hice, imagínense lo que pueden hacer todos ustedes juntos”.


Unamos, pues, todos nuestras voces. Con ese espíritu común, y justamente cuando se van a cumplir 61 años del fallecimiento de Gandhi.
El autor de este blog, Josef, publica el Manifiesto por la Solidaridad e invita a todos los que compartan este mensaje solidario y así lo deseen (amigos, conocidos, lectores y demás interesados) a que lo publiquen también en sus blogs y que lo difundan a todos los medios de comunicación posibles.

Ghandi, además, pensaba de la siguiente manera:

"Casi todo lo que realice será insignificante, pero es muy importante que lo haga" y también que “Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena”.

Yo suscribo estas palabras, y por ellas, me animo a realizar con todos este esfuerzo. Sé que sólo es un grano de arena en la inmensidad del trabajo que queda por realizar, pero espero que sirva, al menos, de iniciativa para muchas cosas buenas que habrán de venir después...



MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD

QUIENES SOMOS:

Los que suscribimos este manifiesto somos ciudadanos en el pleno uso de nuestros derechos civiles, y titulares de la soberanía popular, de la cual emanan los poderes del Estado.

Los firmantes nos dirigimos a todos los ciudadanos del mundo, conocedores de la situación de pobreza, hambre y enfermedad en la que se encuentra gran parte de la población humana en un momento histórico, como el actual, en el que se disponen de los suficientes medios políticos, económicos y científicos que pudieran solucionar estos problemas.

Este manifiesto tiene vocación de universalidad, y va dirigido a toda la humanidad, a cada ser humano que habita el planeta, para que tome conciencia de la terrible situación a la que se enfrentan millones de personas y de alguna manera actúe en consecuencia para terminar con esta insostenible situación. Por ello la versión original en español será traducida a diversas lenguas, pues nuestro propósito consiste en hacer oír la voz de la opinión pública en los lugares en las que se toman las decisiones políticas y económicas del mundo.

A QUIÉN NOS DIRIGIMOS:

Nos dirigimos a la clase política gobernante de nuestros países; así como a los más altos mandatarios de las Organizaciones Internacionales, tales como la Organización de las Naciones Unidas, y a los Presidentes y Gobiernos de los países más poderosos económicamente de la Tierra.


LES MANIFESTAMOS:

1.- Que este texto tiene su origen en la constatación de la extrema situación de necesidad y de hambre que sufre una gran parte de la población de la Tierra y en el desigual e injusto reparto de bienes que existe actualmente en el mundo. Entendemos que la ecuanimidad y la armonía en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, por lo cual es inadmisible que una gran parte de la población mundial tenga que enfrentarse a una realidad tan precaria, a tal grado de injusticia y desigualdad, a tanta hambre, pobreza y desnutrición.

2.- Que consideramos que dicha situación es intrínsecamente perversa y no admisible ni moral ni éticamente, dado que todos los seres humanos nacen libres e iguales. Igualmente, tenemos presente que todos los ciudadanos del mundo tienen esos derechos desde el mismo instante de su nacimiento y no como una promesa futura cuya conquista dependa de la realidad política, social o económica de sus países.

3.- Que defendemos que es completamente injusto, inmoral y un crimen humanitario punible ante los tribunales internacionales y la Historia que, en pleno Siglo XXI, existan seres humanos que pasen hambre en el mundo, y que mueran por ello. Que es un agravante de ese crimen que, existiendo las leyes internacionales suficientes, así como los medios técnicos, económicos y científicos para corregir dicha situación, los que ejercen el poder en el mundo no lleven a cabo las acciones necesarias para solucionar lo que generaciones futuras calificarán de verdadero genocidio en el que serán culpables todos aquellos que, teniendo los medios para solucionar el problema, no los hayan empleado.

4.- Que consideramos que esta injusta situación es contraria al Derecho Natural, a los Derechos Humanos y a las normas de la más elemental ética, y entendemos que ha llegado el momento de que la voz de la opinión pública exija de sus gobernantes el final de tal estado de cosas.

5.- Que el presente manifiesto no es un manifiesto utópico; y que tampoco es un manifiesto político, ni se pretende con el mismo la instauración de un nuevo orden político o socio-económico mundial, ni ningún menoscabo del tejido empresarial, sanitario y social del mundo desarrollado, sino la más elemental justicia con los desfavorecidos.

POR TODO ELLO, EXIGIMOS A NUESTROS GOBERNANTES:

1.- La adopción de medidas inmediatas y urgentes para paliar tal situación de hambre, enfermedad y desnutrición en el tercer mundo. Consideramos que tales medidas no constituyen una utopía, sino que son perfectamente viables y posibles.

2.- Mantener el compromiso de cumplir los Objetivos del Milenio que, establecidos por Naciones Unidas en el año 2000, definen los principios a los que ha de ajustarse la actuación de los países y del sistema económico internacional para superar, con el horizonte fijado en 2015, las injusticias que aquejan a la humanidad.

3.- La realización de acciones solidarias sistemáticas con los países más desfavorecidos y que se establezca un orden lógico y humano de prioridades en la política económica, con proyectos inteligentes que creen riqueza y puestos de trabajo en los países afectados, facilitando un desarrollo sostenible y un progreso que les ayude a la consolidación de una red sanitaria, económica y social estable que haga posible el retorno a una situación de partida igualitaria.

4.- Que se tomen las medidas necesarias para que los países ricos destinen una parte de sus presupuestos a la creación de riqueza, de empresas y de fuentes de trabajo en los países afectados; así como la adopción de un acuerdo internacional, que debería subscribirse en la ONU de obligado cumplimiento para los países desarrollados.

5.- La implantación de un código ético que regule la estrategia de las empresas multinacionales, así como la eliminación de los paraísos fiscales y la aplicación de la tasa Tobin, ú otra similar, a las transacciones comerciales internacionales, que permita crear un fondo de solidaridad gestionado por Naciones Unidas.

6.- No aceptaremos simples declaraciones de principios que no se traduzcan en políticas concretas. En definitiva, APELAMOS al sentido de la generosidad y humanidad de todos, y fundamentalmente de la clase política internacional económicamente poderosa.

Desde la tierra que espera y cree firmemente en la Solidaridad que construya un mundo mejor y más justo, a 30 de enero de 2009"



MANIFESTE POUR LA SOLIDARITÉ

QUI SOMMES-NOUS:

Les adhérents à ce manifeste sommes des citoyens en plein usage de nos droits civils et titulaires de la souveraineté populaire, de laquelle émanent les pouvoirs de l'État.

Les signataires nous nous adressons à tous les citoyens du monde, informés de la situation de pauvreté, de famine et de maladie dans laquelle se trouve une grande partie de la population humaine dans un moment historique, comme l'actuel, où l'on dispose des moyens suffisants tant dans les domaines politiques, économiques et scientifiques qui pourraient résoudre ces problèmes.

Ce manifeste a une vocation d'universalité et s'adresse à l'humanité entière, à chaque être humain qui habite cette planète afin qu'il prenne conscience de la terrible situation à laquelle sont confrontés des millions de personnes et d'une certaine façon agisse en conséquence pour mettre fin à cette situation. Pour ce faire la version originale en espagnol sera traduite en diverses langues, car notre intention est de faire entendre la voix de l'opinion publique jusqu'aux lieux où se prennent les décisions politiques et économiques concernant le monde.

Á QUI NOUS NOUS ADRESSONS:

Nous nous adressons à la classe politique gouvernante de nos pays, ainsi qu'aux plus hauts mandataires Des Organisations Internationales, telles que l'Organisation des Nations Unies, et aux Présidents et Gouvernements des pays les plus puissants, économiquement parlant, de la Terre.

NOUS LEUR MANIFESTONS :

1.- Que ce texte émane de la constatation de la situation extrême de besoin et de famine que souffre une grande partie de la population de la Terre et de l'injuste distribution des biens existants aujourd'hui dans le monde. Nous entendons que l'impartialité et l'harmonie dans le monde ont pour base la reconnaissance de la dignité intrinsèque et des droits égaux et inaliénables de tous les membres de la famille humaine, raison pour laquelle il est inadmissible qu'une grande partie de la population mondiale doive affronter une réalité si précaire, à un degré tel d'injustice et d'inégalité, à tant de famine, de pauvreté et de dénutrition.

2.- Que nous considérons que dite situation est de façon inhérente perverse et inadmissible ni moralement ni éthiquement, étant donné que tous les êtres humains naissent libres et égaux .De la même manière, nous n'oublions pas que tous les citoyens du monde ont ces droits dès leur naissance et non comme une promesse future dont la conquête dépend de la réalité politique, sociale et économique de leurs pays.

3.-Que nous défendons qu'il est absolument injuste, immoral et un crime humanitaire punissable devant les tribunaux internationaux et l'Histoire que, en plein XXI ème Siècle, existent des êtres humains qui souffrent de faim dans le monde et qui en meurent. Que c'est une circonstance aggravante de ce crime qu'existant les lois internationales suffisantes, ainsi que les moyens techniques, économiques et scientifiques pour corriger cette situation, ceux qui exercent le pouvoir dans le monde ne réalisent les actions nécessaires pour résoudre ce que les futures générations qualifieront d'authentique génocide dont seront coupables tous ceux qui tout en ayant les moyens pour résoudre ce problème ne les auront pas utilisés.

4.- Que nous considérons que cette situation injuste est contraire au Droit Naturel, aux Droits Humains et aux règles de l'éthique la plus élémentaire et nous pensons que le moment est venu que la voix de l'opinion publique exige de ses dirigeants la fin d'un tel état des choses.

5.- Que ce présent manifeste n'est pas un manifeste utopique; ni un manifeste politique, ni nous prétendons avec ceci l'instauration d'un nouvel ordre politique ou socio-économique mondial, ni aucun discrédit des réseaux entreprise, sanitaire et social du monde développé, sinon la justice la plus élémentaire envers les plus démunis.

POUR TOUTES CES RAISONS , NOUS EXIGEONS DE NOS DIRIGEANTS:

1.- L'adoption de mesures immédiates et urgentes pour mettre fin à la situation de famine, de maladie et dénutrition dans le Tiers-Monde. Nous considérons que de telles mesures ne constituent pas une utopie, sinon qu'elles sont parfaitement viables et possibles.

2.- Maintenir le compromis de remplir les Objectifs du Millénaire qui, établis par les Nations Unies en 2000, définissent les principes sur lesquels doit s'adapter la conduite des pays et du système économique international pour surmonter, avec comme horizon 2015, les injustices dont souffrent l'humanité.

3.- La réalisation d'actes solidaires systématiques envers les pays les plus démunis et que s'établisse un ordre logique et humain de priorités en politique économique, avec des projets intelligents qui créent richesse et emploi dans les pays affectés, facilitant un développement soutenable et un progrès qui les aide à consolider un réseau sanitaire, économique et social stable qui rende possible le retour à une situation de départ égalitaire.

4.- Que les mesures nécessaires soient prises afin que les pays riches destinent une part de leurs budgets à la création de richesse et d'entreprises et de sources de travail dans les pays affectés ; ainsi que l'adoption d'un accord international qui devrait se souscrire à la ONU et d'application obligatoire de la part des pays développés.

5.- l'implantation d'un code éthique qui contrôle la stratégie des entreprises multinationales, ainsi que l'élimination des paradis fiscaux et l'application de la taxe Tobin, ou une autre de semblable quand aux transactions commerciales internationales qui permette de créer un fonds de solidarité géré par les Nations Unies.

6.- Nous n'accepterons pas de simples déclarations de principes qui ne se traduisent en politiques concrètes. En définitive, NOUS FAISONS APPEL au sens de la générosité et de l'humanité de tous et fondamentalement de la classe politique internationale, économiquement puissante.

Depuis la Terre qui espère et croit fermement en la Solidarité qui puisse construire un monde meilleur et plus juste, le 30 janvier 2009.


MANIFESTO ON BEHALF OF SOLIDARITY.

WHO WE ARE:

We, the endorsers of this Manifesto, are citizens on total use of our civil rights and holders of popular sovereignty, from where State Powers are emanated.

We, the signers, aware of the situation of poverty, hunger and illness in which great part of the human population lives despite being in a historical moment, as the current one, where sufficient political, economical and scientific means are available so as to solve these problems, address to all world citizens.


This public declaration is a universal calling which heads for the whole humanity, to each human being that inhabits this planet, for them to become aware for the terrible situation that millions of people have to face and, somehow, to encourage them to act accordingly, to bring to an end this unsustainable situation. This is why the original version in Spanish will be translated to different languages, since our intention is that the public opinion´s voice is heard in those places where political and economical decisions are adopted.

WHOM DO WE ADDRESS TO?:

We address to all the politicians who rule our countries; as well as to the highest heads of International Organizations, such as The United Nations, and to presidents and governments of the richest and most powerful countries of the world.


WE DECLARE:

1.- That this text has its origin in the certain fact of the extreme situation of the needs and hunger a big part of the world’s population suffers and in the current unequal and unfair distribution of the properties existing in the earth. We understand that the equanimity and the harmony in our planet must exist based in the acknowledgment of the equal, inalienable and intrinsic dignity of all the members of the human family, that is why it is unacceptable that a big part of the world’s population has to face such a precarious reality with this level of injustice, inequality, hunger, poverty and malnutrition.

2.- Since all human beings are born to be free, we believe that this situation is particularly evil and unethical. We also plead that all citizens in the world must have these rights in the same moment they are brought to life and not as a future promise to be reached depending of the political, social or economical reality of their homeland.

3.- We defend what is utterly unfair, immoral and a humanitarian punishable crime before the international courts and the History that right in the 21st century there still exist human beings starving in this World and dying because of that. It is an aggravating circumstance that, existing enough international laws and technical, economical and scientific means to correct the aforementioned situation, those who have the power in the world do not carry out the necessary actions to solve what future generations will only describe as a real genocide in which they all will be guilty for having the means to solve the problem, but not using them.

4.-We consider this unfair situation to be against the Natural Law, the Human Rights and the procedure of the most elementary ethical principles, and we understand that the moment has come in which the voice of the public opinion demands from their leaders the end of such state of affairs.


5.- That this is neither a utopian nor a political manifesto, and it does not expect the founding of a new political or socio-economic world order, nor any damage to the business, sanitary or social network of the First World, but the most elementary justice with the underprivileged.

BECAUSE OF ALL THE FACTS AFOREMENTIONED, WE DEMAND OF OUR LEADERS:

1. To adopt immediate and urging measures to alleviate such a situation of hunger, illness and malnutrition in the Third World. We think that such measures do not represent any utopia as they are perfectly feasible and possible.

2. To maintain the promise of fulfilling the Millenium Objetives which were established by the UN in the year 2000. These Objectives define the principles that the countries and the international economical system must follow in order to overcome the unfair situations humanity suffers towards the year 2015 (as it was agreed).

3. To perform systematically acts of solidarity towards the countries in an unfavourable position and to establish a logical and human order of priorities in the economical policy, including intelligent projects that create wealth and jobs in the aforementioned countries, offering sustainable development and progress to help them to consolidate a permanent social, economical and health service network that makes it possible for them to start from an equal position.


4. To take the necessary steps so that the richest countries allocate part of their national budgets to create wealth, companies and work sources in the aforementioned countries, as well as to adopt an international agreement, which should be compulsory for the developed countries and signed in the UN.

5. To implement an ethical code that regulates the multinational companies strategy, as well as the elimination of the tax havens and the application of the Tobin Tax —or a similar one— to the international commercial transactions, that will allow to create a solidarity fund managed by the UN.

6. We will not accept simple declarations of principles that are not transformed into specific policies. In other words, we appeal to everybody’s sense of generosity and humanity, especially from the ones who belong to the international ruling class that have the economical power.

From the Earth that waits and believes firmly in the Solidarity that can build a better and fairer world, 30th January 2009.
ENLACES PARA OTRAS LENGUAS:

TRADUCCION DEL MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD AL GALLEGO

TRADUCCIÓN DEL MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD AL CATALAN

TRADUCCIÓN DEL MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD AL HEBREO

TRADUCCIÓN DEL MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD AL JAPONÉS
.




jueves, enero 28, 2010

¿Spam?



Quizá individualizar más la redacción fuera la mejor solución para que algunos de esos seres indoctos, que simulan crear y vender mentiras que ni siquiera ellos entienden, percibieran que deben dejar de meternos por las narices sus inmundicias.
Algunos, exponiendo fotos de playmates o diversos slogan publicitarios, se presentan como hermosas señoritas y no son más que feas cucarachas que babean al cometer sus fechorías, mientras se hacen llamar cibernautas.
Tampoco son eso, son basura; escoria de la peor. Spam que satura los pasajes de la web con su baja y falsa inmundicia. Personas que en la vida – con seguridad – ni siquiera dan la talla como hombres, sino como gusanos. Y ahora, vienen a establecerse en estado larvario, dispuestos a hacer eclosionar su peste mental y abochornarnos con su pobreza cerebral.
No, los antivirus tampoco bastan para detenerlos.
Recuerdo cuando atrapé mi primera pieza. Me atacó por la espalda; tal como suelen hacer. Le respondí con un gélido y silencioso vacío. No se lo esperaba, se enmarañó en su pobreza especulativa y quedó humillado entre sus palabras que rebotaron como martillos en su viciado cerebro, hasta convertirlo en pulpa insulsa y sin sabor.
Colgué sus “expresiones” en la red y, quienes saben leer, supieron descifrar su sinsentido. Perdió su lustre de notoriedad y su propia opacidad lo devolvió para siempre a su burda entelequia.

¡NO al Spam!

José Fernández del Vallado. Josef. Enero 2010.


sábado, enero 23, 2010

Naturaleza Muerta...



El día amaneció soleado, de un azul diáfano y afilado, como el que sólo se encuentra en las cumbres de una sierra nevada.
Jeremías se despertó cansado e incluso deprimido, como si llevara recorrido ya un largo tramo del día. Era una
sensación nueva que había empezado a experimentar traspasado el umbral de los cuarenta. No era vejez, sino desgana, falta de brío o tal vez ¿abandono? Desde hacía unos años no había drogas en su vida, tampoco es que estuviera mal haber superado aquella etapa escabrosa. Lo malo es que ahora tampoco se dejaba inundar de estúpida emoción, mujeres, y apenas le quedaba una limitada cuota de rock & roll. Hacía tiempo que no sentía una misericordiosa impresión, ni siquiera, sexual.

Se duchó sin energías y constató que su barriga aumentaba. Continuaba sintiéndose incapaz de hacer nada por remediarlo.
Desayunó ensimismado. Babeando, acomodada a sus pies con discreción, le observaba su perra loba, Canela.

Cuando terminó se abrigó con el plumas, la gorra térmica Thinsulate, guantes y una bufanda. Sujetó con la correa a Canela y se aventuró a salir al frío glacial de la calle.
Gorgoteando, la vieja batería de su Peugeot tardó en arrancar.

Llegó al enorme parque situado a las afueras de la ciudad en apenas quince minutos y estacionó junto al bar de Chema.
Meditabundo constató que, debido a la crudeza del frío, excepto Julio y Tomás – los camareros – no se hallaba nadie en su interior.
Tomó la senda que llevaba directa al zoológico y tras marchar diez minutos, comenzó a dar saltitos y fue consciente de la realidad glacial del día.
Por su parte, Canela, insensible al frío, correteaba con vivacidad unos metros por delante.

Llegó al borde de un talud y, medio oculto por unas retamas, se detuvo. Estaba dispuesto a continuar cuando, a unos quince metros por debajo, escuchó las exhalaciones y distinguió la escena casi por casualidad.

Dos hombres apresaban a una mujer por los brazos y las piernas, mientras el tercero... ante ella, con los pantalones bajados ¿se disponía a violarla?

Su primer impulso fue gritar y el segundo, el segundo: ¡Pavor! Miedo y ¡escapar! No había sido descubierto. Le bastaba simular que no había visto nada y retirarse. Puestos a pensar ¿qué podría hacer un cuarentón contra tres jóvenes violadores, y seguramente, asesinos...? ¡Nada! Si se hacía el valiente y lo descubrían lo golpearían hasta asesinarlo y pasaría a constituir un adorno más en aquel paisaje helado. En cambio, si escapaba, nadie, ¡nadie! sabría jamás qué ocurrió. No tenía por qué mezclarse en asuntos que no eran de su incumbencia. Aquello era pura realidad, no una película. Temblaba y su boca estaba seca. Con lentitud, medio paralizado por un pánico traumático, se dio la vuelta e inició la fuga. A sus espaldas oyó ladridos y se detuvo. Era... ¡Canela!

Deseó echar a correr y desaparecer; pero no pudo. En cambio, sudando a raudales y con el corazón como un diapasón dislocado, volvió sobre sus pasos, miró hacia abajo y descubrió a la perra ladrando sin cesar a los violadores que, molestos primero, arrojaban piedras y luego... luego... corriendo desaparecieron tras la verja del parque.

Canela volvió hasta él babeando y lanzando lametones al aire. Temblando la apresó con la correa y se mantuvo en silencio tras un matorral.

La mujer, gimiendo, se incorporó. Magullada pero viva, mirando asustada en todas direcciones, se cubrió con la ropa como pudo, y echó a correr hasta desaparecer más allá, cerca de la carretera, al otro lado del parque.

Jeremías nunca supo explicarse por qué no acudió en su ayuda. Sobrellevó su vergüenza en silencio y, a partir de aquel día, consideró siempre con envidia y asombro la nobleza y valentía de su perra; algo que él nunca tendría. Y jamás tuvo la cobardía, y menos la osadía, de levantar su mano contra el inteligente animal.

José Fernández del Vallado. Josef. Enero. 2010.


jueves, enero 21, 2010

Estoy en Haiti...



Estoy en Haiti... He querido ir allí, desplazarme a un lugar que no me cuesta imaginar porque una vez estuve cerca, muy cerca. – Y veo muerte – Podría decirse que estoy junto a los haitianos, esas mujeres y hombres que veo trabajar confinados en las plantaciones de caña dominicanas, castigados por la vida, con las manos llenas de espinas, sudando sangre, comunicándose mediante un francés casi ininteligible. – Y veo muerte – Aquellos antiguos cimarrones que se rebelaron contra el poder del blanco y lucharon con valentía a las órdenes de su primer liberador y gran hombre: François Dominique Toussaint-Louverture – Y veo muerte – viven hoy azotados por la desgracia de la piel oscura: El racismo; plaga imposible de erradicar. ¿Por qué los pueblos negros son pobres en un mundo de blancos? Extraña pregunta que cada vez me suena menos, ¡y menos, extraña! – Y veo muerte – No es culpa de ellos, como muchos alegan, sino de nosotros que les cerramos el paso y les impedimos progresar. Nosotros tenemos las llaves y podemos ayudar a quien nos plazca. ¿Por qué África es un caos y Oriente no? Lo sé, puedo verlo. A muchos les habría gustado que los chinos, japoneses, coreanos, se murieran de hambre... todo con tal de predominar. – Y veo muerte – pero ellos, “los amarillos” ja, escaparon a nuestro control. ¡Hicieron bien! Genial. Ahora hacen lo que quieren. Somos una raza depredadora. Quizá todas las razas lo sean, pero nosotros, los blancos, tenemos la clave para promover esa igualdad y en su lugar nos cubrimos de lodo y vergüenza... Y veo muerte. ¡No! Ya no hay excusa posible. Han sido demasiadas veces y siempre sobre poblaciones de indígenas, negros y orientales. Todas las razas han sufrido nuestra lacra. Yo, desde luego, esta vez no pienso lavarme las manos y mirar a otro lado. Ayer envié CIEN euritos que para mí apenas son nada, pero allí es todo un dineral. ¿Y vosotros: Magnates, Empresarios, ¡ciudadanos todos! cómo ayudáis? Os diré una cosa: Haced lo que os plazca. Al fin y al cabo estáis en vuestro derecho... siempre habéis hecho lo que os sale de... ¡Allá vosotros!

José Fernández del Vallado. Josef 2010.


viernes, enero 15, 2010

¿Usté es de ésos?



Hacía una mañana gélida y permanecía allí, de pie, mientras de mi boca afloraba un vaho vertiginoso... Trataba de no pensar, pero lo hacía. Desde hace tiempo mi alma estaba vacía. No sentía. No escribía, no hablaba, no buscaba emociones, no expresaba nada nuevo, no trasmitía, ¿había perdido el carisma?
No sabría indicar cuando empezó a ocurrir, la tristeza y una soledad machacante y opresora me invadieron lentamente. No. Nunca, jamás, había pensado en la posibilidad de que me sucediera algo así.
¿Le había cerrado el acceso a la vida? No lo entendía. Antes sabía disfrutar y ahora necesitaba volver a hacerlo de nuevo. Respirar aire puro en una playa, en la montaña, o en cualquier lugar apreciado. Y aquellas noches de amor, pálpitos, y sentimientos de belleza ¿dónde quedaban? Y la mirada de Adela, la mujer que amé durante cuatro años y medio. ¿No era ya capaz de recordar? No, ya no quedaba nada. Estaba solo. Había llegado al final del camino, a un punto sin vuelta de hoja.
Dubitativo, di un paso al frente. Entonces oí la voz y descubrí al albañil. Estaba sentado sobre una viga de acero; bajo sus pies, el vacío. Parecía tranquilo, casi diría feliz, mientras degustaba un bocadillo de calamares.
Observándome con una mirada honrada, me dijo.
— ¿Qué hay señor? ¿Mal día por aquí arriba, verdad?
— Me tambaleé sobre la viga y aterrado, asentí.
Él prosiguió.
— Yo, en cambio, aunque usté no lo crea, siento un gustirrinín... Sabe, hace años que trabajo en esto y no es para gente de letras, ni de la calle. A casi nadie le gusta “pateá” las vigas de acero a cientos de metros del suelo. Así que me ha “extrañao” su visita... Pero supongo que le darían ganas ver que hay por estos “laos” ¿no?
Permaneció inquisitivo.
Hice un esfuerzo y progresivamente logré observarlo.
Llevaba un mono azul raído, un casco amarillo, y su semblante arrugado aparecía surcado por las estrías de la vida. Sus manos grandes, con dedos poderosos – como llaves inglesas del diez – apresaban el bocadillo.
Volví a mirarlo sin responder. Me hizo una seña y con voz de rata afónica, chilló.
— ¡Pero véngase pa cá! No se quede ahí parao...
Su voz imperativa me obligó a acercarme hasta donde se encontraba. Haciendo aspavientos con las manos y tiritando de miedo, me senté junto a él.
Me dio una palmada en la espalda y me dijo.
— Así me gusta. Ties cojones...
Dio un nuevo bocado a su bocadillo. Abrió la mochila a su lado, sacó una petaca, y me dijo.
— Verá, esto está prohibido. Pero como llego el primero, me doy el gustazo. ¿Me acompaña...?
Me pasó la petaca, y sin siquiera preguntar, di un buen trago. Un calor abrasó mi garganta. Llevaba diez años sin beber y casi me caigo de la viga. En cambio, lo que se me cayó fue la petaca.
El albañil, con expresión de sorpresa, la siguió hasta la acera. Se volvió y me gritó.
— ¡Pero qué hace! ¿Quiere que acabemos chafaditos ahí abajo o rompiéndole el coco al jefe? Y añadió. ¡Llega en cualquier momento!
Me observó durante unos instantes con cara extraña y dijo por fin.
— ¡Ah! Ya sé. ¿Usté es de ésos...? Ha venido a saltá...
Lo miré silencioso, sin vocalizar una frase. Él siguió.
— Claro. Ustede, lo estudioso, se pasan el día pensando en como subí y al finá, lo más que deciden, es romperse la crisma aquí arriba.
Me dio unos golpecitos en la espalda y me dijo.
— Le voy a decir una cosa: ¡No piense tanto y dedíquese a viví!
Y prosiguió. Vaya que hay por ahí unas señoritas... que para morise mejó un infarto! Y su voz, precisa y exacta, me susurró al oído: ¿Ya no se acuerda de su novia? ¿Y de lo bonito que es sentir la emoción de saberse vivo cada día? Pruebe a ver...

Sucedió de repente, volví a pensar en algo agradable y me sentí a gusto en aquel lugar. Allí estaba Adela, delante de mí, imponente, sus piernas largas y estilizadas de puro ébano, sus cabellos de seda negra y brillante, sus labios carnosos pintados de rojo, y yo, ¡estaba en la cima de la vida! Sin temor me incorporé, la abracé y pude sentirla viva y palpitante recibir mis caricias temblando de emoción. Ya no sentía miedo; de ella ni de nadie, había dejado de estar asustado y me sentía fuerte envolviéndola.
Él albañil, sin dejar de observarme, había hecho otro tanto y se había incorporado.
Comencé a caminar con soltura meciéndome de viga en viga, saltando como si fuera un espléndido equilibrista. Sin hablar, al albañil le costaba acompañarme, pero allí estaba, siguiéndome sonriente y voluntarioso.
Hice cosas en aquellas alturas que jamás en la vida había pensado que fuera capaz. Me tumbé de espaldas sobre una viga perdida, escalé como si fuera un orangután de las alturas, y canté, canté una dos y tres canciones, mientras el hombrecillo me aplaudía feliz.
Luego, me acompañó hasta el ascensor, me ofreció su mano y me dijo.
— Recoja usté la petaca y se la lleva. ¿De acuerdo?
Asentí. Cuando por fin puse los pies en el suelo supe que seguía teniendo el control de la vida en mis manos y que algunos, como aquel albañil, viven naciendo cada día y yo no quería vivir muriéndome, sino volver a nacer.
Encontré la petaca. Todavía estaba medio llena. Fui a dar un trago y me detuve, ¡no lo necesitaba! El alcohol tampoco era un remedio. Arrojé la petaca a un cubo de basura, saqué el móvil de mi bolsillo y marqué un número con apremio, una voz femenina todavía adormecida, me respondió.
— ¿Sí?
— ¿Adela?
— Sí
— ¿Estás con alguien?
— No, estoy sola.
— ¿Te importa si te hago ahora una visita?
Dudó unos instantes y dijo.
— Vaya... y esto ¿a qué viene?
— Bueno, si tú lo deseas no iré.
Se oyó una risa nerviosa y a continuación.
— No... bueno sí, sí ven te... esperaba.
— Cómo. ¿Desde cuándo?
— ¿Podemos hablar de eso cuando vengas?
— Sí, por supuesto, y de todas las cosas que quieras. Ahora estoy dispuesto.
— Ya... ¿Y por qué antes no?
— Antes no había conocido a una persona. Trabaja a doscientos metros sobre el suelo y...
— ¿Cómo?
— Nada. Tonterías...
— Cariño. Ven ahora mismo, no puedo esperar más.
— Allí estaré. Allí estaré. Tenlo por seguro... ¡Te quiero!

Casi todos nuestros problemas están dentro de nosotros.
Si nosotros queremos y nos hallamos en la disposición adecuada, podemos solucionarlos sin tener que caer en la desgracia que muchas veces nos creamos.
Hay una expresión magnífica que debe acompañarnos y nunca debemos olvidar en nuestro azaroso camino, dice lo siguiente:

“La vida es bella.”

José Fernández del Vallado. Josef. Enero 2010.


lunes, enero 04, 2010

La Torre de Hielo.



Por la tarde, la tormenta de nieve navideña barrió la ciudad con la eficacia de una escoba limpiadora, dejando sus calles blancas, cuajadas de finos cristales de hielo...
Awaché estaba solo. Ya no tenía un tipi como antes, ni mujeres y críos que le proporcionaran el calor necesario, y menos perros de los que alimentarse o con los cuales salir a cazar.
En treinta años, el lugar que una vez fue un amplio bosque floreciente en las riberas del río Icho, se había transformado en la ciudad de sílice, y sus dioses blancos moraban felices creando hogueras dentro de sus cuevas de piedra e intercambiando papeles verdes, creados por ellos y entre ellos...
Caminó hasta la Torre de Hielo, pagó por entrar con sus últimos dos dólares y medio. Dentro del elevador, excepto el ascensorista, no había nadie. Subieron sin intercambiar palabra. Cuando las puertas se abrieron una oleada de frío glacial invadió el interior del recinto. El hombre miró con indiferencia al viejo y haciendo un gesto con la mano lo invitó a salir.
Las puertas se cerraron a sus espaldas.
Awaché caminó cinco pasos, se encaramó a las escaleras metálicas y comenzó la ascensión. Lánguidamente su figura se difuminó en el blanco eterno del firmamento hasta convertirse en invisible.
Nadie lo echó de menos...

José Fernández del Vallado. Josef. Ene 2009.


Otra lista de blogs