viernes, diciembre 20, 2013

El Ruiseñor y el Mauser 98.

Hacía ya tiempo que Maxim, debido a su sordera, había dejado de escuchar, entre tantas otras cosas, el trino de los ruiseñores en la dacha. Los años habían ido pasando y dado que tampoco lograba avistarlos, llegó a suponer que debido a la contaminación, aquellas frágiles aves se habían extinguido de la región para siempre. 
   
   Por entonces su padre se hallaba enfermo de alzhéimer y postrado sobre un sofá, ya apenas hablaba.  
   
   Estaban en primavera. 
   
Un día Maxim tuvo una ocurrencia y le preguntó si había oído a las avecillas cantar durante las últimas madrugadas. El viejo, sin mirar, en un estado de aparente reflexión, se mantuvo recogido sobre sí mismo (solía permanecer horas en semejante postura) y no dijo nada. Por ello, transcurridos unos instantes, Maxim supuso que ni siquiera había prestado atención a su consulta. Súbitamente, la cabeza siempre inclinada del padre, se irguió para encontrarse con la mirada de su hijo. Sus ojos azules y cristalinos, estaban llorosos. Extendió su brazo endeble, se aferró a la mano del hijo, e imitando de forma asombrosa el trino del ruiseñor, pareció emitir unos silbidos. 
   Maxim, apenas entendió la figuración, se emocionó. Pensar en la posibilidad de que continuaran anidando en la región, le hizo abrigar nuevas esperanzas.

   Un mes más tarde y, tras desembolsar una pequeña fortuna, adquirió los primeros audífonos avanzados. Con ellos, pensó, su vida daría inicio a un universo desconocido. 

   Esa noche, sin los artilugios, todo era silencio. Sintió la vibración del despertador a las cinco de la mañana. Cogió el estuche con los aparatos, y abrigado con un grueso batín salió a su jardín; caminó hasta la mesa cenador, se sentó y una vez se hubo acomodado, siguiendo un ritual minucioso, se los insertó. 
   El primer sonido no irrumpió de inmediato, necesitó de unos breves y razonables instantes para alojarse en unos ventrículos desacostumbrados: se trató del siseo del viento. Después, como una dulce y lejana melodía, oyó el murmullo del agua, concretamente de un riachuelo que fluía bordeando su parcela, y se recordó en su niñez, capturando los insectos acuáticos. En ese momento, clamando entre el silencio matinal, surgió una cadencia que lo dejó suspendido, una vez más, en los bosques de Amur; en su dacha de entonces, junto a Vera, un amanecer de primavera de hacía algo más de veinte años. 
   
   Él, feliz, arrullado por el trino más precioso del mundo y ella, recogiendo temprano las fresas que tanto le gustaban. 
   En los árboles nacían brotes tiernos, las frondas pronto se extenderían y la superficie de la tierra, libre de nieve, recuperaría su apariencia de alfombra verde y aromática... 
   
   
    El ruiseñor cesó de cantar y un silencio disfrazado se instaló en el entorno. En tanto Vera continuaba afanada en su labor, con suspicacia, Maxim dirigió su mirada a izquierda y derecha. Descubrió al tigre apostado a aproximadamente diez metros de donde se encontraba ella. Ni siquiera gritó; no había tiempo. A su izquierda, inclinado sobre la pared y a su alcance estaba el viejo fusil de cerrojo Máuser 98, incautado por su bisabuelo a los alemanes en la contienda del catorce, en la batalla de Tannenberg; siempre estaba cargado. Lo cogió y apuntó, y la mañana se revirtió en gris y helada. Fijar la mirilla sobre un vislumbre entre claroscuros que con agilidad se deslizaba hacia Vera, le supuso un esfuerzo considerable. Se impuso templar sus nervios. Afinó y disparó. El viejo Máuser profirió un silbido agónico y reventó. No sin antes, de forma sorprendente, enviar una esquirla de muerte a la cabeza de la fiera. 
   Aislado en un zumbido que anulaba los sonidos de su mente, tambaleándose, Maxim se recuperó y se puso pie sin dejar de gritar y gesticular. Instantes después, Vera estaba a su lado, nerviosa y cubierta de sangre, pero sin cesar de sonreir y brindarle una mirada despierta y apasionada. Maxim se dio cuenta, el gatillazo de alguna forma certero del fusil, acababa de sumirlo en un mutismo angustioso. 

   El ruiseñor avisó y el Mauser retuvo a Vera junto a Maxim durante veinte años de felicidad. Después, un cáncer fulminante se la llevó sin que Maxim llegara a escuchar otra vez su alborozada risa. 
   En cambio ahora, gracias a aquellos artilugios, recuperaba el trino del ruiseñor y percibir su armonía era redescubrir para siempre a su lado, la radiante carcajada de Vera. 

José Fernández del Vallado. Josef. Diciembre 2013.


Creative Commons License

 Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Reacciones:

63 libros abiertos :

  1. Si carecemos de algún sentido la vida no se hace tan agradable ya que perdemos parte de ella.
    Precioso escrito lleno de mucha ternura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. perdemos algún sentido Mari-Pi pero siempre ganamos algo, como por ejemplo, la en sensibilidad.

      Muchas gracias por pasar.
      Un fuerte abrazo y feliz Navidad!

      Eliminar
  2. Grandiosa historia, no se bien si calificarla de entrañable o triste, pero me encantó sobre todo el final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, campo, tiene un poco de las dos cosas. pero es vida en sí. Entrañable, triste, feliz... pero siempre con un nexo de unión: el amor.

      Un gran abrazo.
      te deso una muy feliz Navidad!

      Eliminar
  3. Hola José!!!!
    Me gustó escuchar el canto del ruiseñor, la risa de Vera, ver hasta dónde somos capaces de llegar por amor, y saber que nada hay imposible.
    Maravilloso y emotivo relato, felicidades José!!.

    Un abrazo!!
    PD. Te he enviado un correo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Estrella.

      Creo ue no voy dejar de agradecer tu amistad y simpatía nunca.
      El amor debería ser el motor que impulsara a este mundo, y no el odio, como parece ser. No entiendo cómo la humanidad se comporta como lo hace hasta ahora, sin ser capaz de darse cuenta de que de seguir así, de todas las especies, seremos la que tendrá una existencia más breve en este planeta; y encima lo dejaremos malherido, si no muerto. Lo cual me produce mucha más tristeza.
      Imagina, por poner un ejemplo, que como algunos suponen, Marte tuvo vida una vez. Se trató de una civilización brillante y parecida a la nuestra y que luego acabó en decadencia. Si así fuera. ¿No te parece tristísimo contemplar el planeta yermo en que hoy se ha convertido? Yo, a veces pienso de esta forma, y veo una Tierra devastada, entonces me siento muy pero que muy triste...

      Un fuerte abrazo.
      PD: Deseo tengas una Navidad muy feliz y te agradezco infinitamente las fotografías de un momento que ha quedado grabado ya, de forma indeleble en mi mente.

      Eliminar
  4. El hombre pudo volver a escuchar sonidos tan bellos gracias a la técnica.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad el hombre, si de verdad se lo propone, no necesitaría tanta técnica como nos largan. A veces solo conduce a la vagancia y autocomplacencia y para mí un buen cerebro funcionando sin ayudas, lo hace mucho mejor que con tanta ayudita. Pero no soy inmune a los avnces y reconozco qe algunos han ayudado de verdad a la humanidad, mientras que otros, contribuyen a idiotizarnos un poquito más si cabe...

      Un fuerte abrazo y feliz Navidad.

      Eliminar
  5. Hola José

    Hermoso relato, para mi, una metáfora de esta vida, en la que nos perdemos esas pequeñas maravillas de la vida, a veces en el silencio están los sonidos, esos que nos hacen evocar tiempos mejores , simplemente hay que saber escuchar con el corazón

    Gracias por tus deseos para estas Navidades, que las tuyas sean tal y como las deseas, y que sobre todo tu alma y tu corazón rebosen alegría y felicidad

    Un beso envuelto en mi cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, los sonidos de la vida pueden hallarse en medio del lugar más silencioso. Yo los encontré, por ejemplo, en el mismo desierto y uno de ellos, quizás el más significativo, fueron los latidos de mi corazón.

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  6. Me encanto!! Un precioso artilugio para recuperar la magia de una sonrisa.

    Felices fiestas mi querido Josef. Cuídate mucho y pásalo bien.

    Un beso gigante y cargado de luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carolina.
      Igualmente deseo que seas muy feliz durante estos días.

      Besos.

      Eliminar
  7. Cuando comence a leer... no pude evitar preguntarme si de pronto perdiera el oido que haria... pero después una mañana no saber que perderas la memoria o tener que ver los platos sucios en el fregadero para constatar que ya has comido o al oir tu nombre ni sepas si es ese porque ya no lo reconoces... siempre estoy Sorprendida por la cantidad de detalles y relaciones registradas aqui a veces la hilera de sonidos, cosas, personas, recuerdos pueden ir pareciendo intrascendentes e inútiles...


    Disfruta mucho estos dias. te dejo un abrazo que nos libre a todos de algo triste. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor no pensar en esas cosas Jo. La cuestión reside en vivir el día a día lo mejor que se pueda y sobr todo con la moral lo más alta posible.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Un bonito acto de amor. Pero... ¿Por qué tuvo que morir de cáncer? Quiero que sigan felices los dos juntos, ¡que es Navidad!
    Te deseo lo mejor en estas fiestas y que la felicidad te acompañe siempre, amigo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque la vida siempre tiene un final. Y ellos pasaron sus Navidades más felices en la dacha...

      Gracias Montse por la amplitud de tus deseos. P?rocuraré hacerlos todos realidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Es asombroso que una tonada tenga el poder de trasladarnos de nuevo a una situación, por muy lejana que esté en el tiempo, que incluso pueda arrancar notas de entre el olvido de los ojos azules de un viejo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre lo digo y en este relato lo reafirmo. En la vida siempre habrá detalles, que por nímios e intrascendentes que en su momento nos parezcan, marcan las diferencias.

      Un abrazo. Y muy feliz Navidad!

      Eliminar
  10. ¨Que nunca falte
    un sueño por el que el luchar,
    un proyecto por realizar,
    algo que aprender,
    un lugar a dónde ir
    y alguien a quien querer…

    FELIZ 2014!!!!!

    ¨¨¨¨¨¨¨¨★
    ¨¨¨¨¨¨¨¨¨**
    ¨¨¨¨¨¨¨¨¨*o*
    ¨¨¨¨¨¨¨¨*♥*o*
    ¨¨¨¨¨¨¨***o***
    ¨¨¨¨¨¨**o**♥*o*
    ¨¨¨¨¨**♥**o**o**
    ¨¨¨¨**o**♥***♥*o*
    ¨¨¨*****♥*o**o****
    ¨¨**♥**o*****o**♥**
    ¨******o*****♥**o***
    ****o***♥**o***o***♥ *
    ¨¨¨¨¨____!_!____
    ¨¨¨¨¨\_________/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y así debe ser en la vida. siempre en movimiento: ya tendremos tiempo de descansar eternamente ¿no? jajaja!

      Muchas gracias Cristina.
      Un abrazo y feliz año igualmente!

      Eliminar
  11. Dado el ajetreo de estos días con tanta fiesta, preparativos, visitas, comidas, familias y demás, me acerco hasta aquí para desearte unas felices fiestas y un 2014 cargado de sueños cumplidos y salud, de mucha salud, para seguir estando presente en este mundo virtual en el que tantos amigos encontramos.
    Brindo por ti y todos los tuyos.
    Mos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Mos.
      Sí, es difícil situarse y relajarse en estos días de locura.
      Aún así reitero que fue un placer conocerte. Y como bien dices en este mundo virtual se encuentran amigos inolvidables...
      Igualmente deseo para ti y los tuyos lo mejor...de lo mejor! Y mucha salud!
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Cuantas cosas nos perdemos por poder ver. Muchas veces nos perdemos sonidos y aromas que nos traen recuerdos michas veces felices y otras no tanto.

    La vista es un sentido que oculta lo poderosos que son los otros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón respecto al sentido de la vista. Lo utilizamos demasiado y nos olvidamos que hay otros sentidos que nos permiten ver sin mirar. respecto a eso algunos bellos animales que nos acompañan en este mundo están m´ças avanzados. Me fijo en mi perra de aguas y me doy cuenta de que ella fía mucho más su seguridad o certezas a los sentidos del olfato y el oído.

      Un abrazo.

      Eliminar
  13. En numerosas ocasiones, un sonido, un olor o una imagen nos lleva al pasado o a sitios muy lejanos o no tanto. Con un poco de imaginación gracias a esto podemos viajar en el tiempo y espacio.
    Felices fiestas Jose.

    Espero que has recibido mis correos con las fotos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Dana. Muchísimas gracias por esas fotos tan valiosas para mí.

      Felices fiestas igualmente.

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. José: Una buena historía tan bien relatada y descripta que nos sumerges entre personajes y trinos. Felicitaciones y ¡Felices Fiestas!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo mío.

      Felices fiestas igualmente!

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. P/D Con tu permiso me lo llevo a Paracuentos para compartir... Y si en algún momento me lo envías con la correspondiente descripción del "detras del relato" (disparadores, conexiones con la realidad, etc) Prometo incluirlo en alguno de los programas radiales de Paracuentos del próximo año. Enviar al correo: ferrariosvaldo11@yahoo.com.ar indicando "Paracuentos" en la referencia. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues veré cuál te envío. Si este relato o el anterior...

      Gracias Peregrino.

      Eliminar
  16. Me paso a Felicitarte las Fiestas y me llevo de regalo este magnífico relato.
    Es un placer leerte, siempre
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Tu imaginacion sigues estando en auge, sigue creando y recreando historias por las que sentiry en estas fiestas entrañables y aunque siempre falta alguien en esa mesa que siempre queremos sea especial, lo importante es que todos están, bien en el recuerdo, como presentes en nuestra realidad, para una feliz Navidad, mis mejores deseos de felicidad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Josh.

      Aunque la verdad es que hacía tiempo que mi imaginación estaba un poco desgastada y esta historia la escribí hace ya tiempo -ahora no hago sino recupararla y recorregirla- tras un bonito viaje vuelvo con las pilas medio recargadas y creo que podré producir nuevamente, cuando menos, originales o interesantes.

      Un fuerte abrazo en estos días.

      Eliminar
  18. Hola amigo José, buenos días, en vísperas de Navidad. Gracias, por compartir tan lindas letras, un relato fabuloso, felicidades.
    Te deseo una bonita y feliz Navidad y prospero 2014. Un abrazo grandote.
    Con cariño, Lola Barea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Lola.

      Felices fiestas y un fuerte abrazo desde Madrid!

      Eliminar
  19. Ya llegan estas fechas tan entrañables, te dejo un abrazo con mis mejores deseos de felicidad,
    feliz Navidad!!, feliz año 2014!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ricardo.

      Un abrazo y mis mejores deseos también para ti!

      Eliminar
  20. Hola, José.

    El relato es, simplemente, precioso.

    Felices Fiestas, amigo mío. Pásalo genial allá donde te lleven tus pasos. Disfruta del aire frío, de la nieve, de los ruiseñores que encuentres en tu camino. Vive y sé feliz en compañía de los tuyos.

    Un abrazo Navideño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luisa.

      en especial por este final de año cuasi compartido. he disfrutado mucho el nuevo nacimiento de tu hijo-libro Alcander, y estoy seguro de que seguirás en la brecha.

      Un fuerte abrazo navideño!

      Eliminar
  21. La vida a veces tiene esos finales irremediables, pero siempre queda algún recuerdo bonito al que aferrarse. Si te contará, no sé por qué tengo un sentimiento especial por los ciegos (esto no viene al caso, pero es otro de los sentidos) es como si lo arrastrara de otra vida, están presentes en mí todo el tiempo, soy capaz de cruzar la calle para cerrar un portón abierto sobre la acera. Qué sé yo, se me ocurrió contártelo.
    Ah, pero si te he visto en un montón de fotos de la presentación del libro de Humberto, estás guapísimo chicooo (estoy hablando cubano ja)
    En sí vine a desearte una Feliz Navidad, y muchas cosas lindas para el 2014! (Y todo eso que ya sabes)
    Te mando un beso, y un abrazo Josef!
    Vivian

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Vivian.
      Desearía seguir comentando en tu blog, Pero cuando lo he intentado, veo que, o lo has suprimido o lo has hecho un tanto restrictivo. En todo caso me alegra mucho saber que sigues por aquí y que me has visto en unas fotos de la presentación que le hice a Humberto en Madrid jajaja. Y para guapos, los demás je...
      Por cierto uno de mis deseos es viajar a Cuba. tal vez dentro de poco pueda hacerlo.

      Un fuerte abrazo y un beso igualmente!

      Eliminar
  22. Suas histórias são lindas, intrigantes e cheias de mistério.
    Seu jeito de escrever é especial.

    ¸.•°♡♡⊱彡
    Muita paz e muita luz em nossas vidas, hoje e sempre!!!

    ⋱ ⋮ ⋰
    ⋯ ✰ ⋯
    ⋰ ⋮ ⋱


    ░F░E░L░I░Z░
    N░A░T░A░L░!!!

    ¸.•°♡♡⊱彡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan especial como voce mi querida Inês...

      Muita paz y luz deseo también para sempre!!

      Beijos natales...!!!

      Eliminar
  23. Un bello y sentido relato, aunque algo triste.
    Todo en la vida tiene su recompensa.

    Te deseo que pases Felices Fiestas.

    Abrazos


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la vida es así querida Pamisola, triste y alegre. pero siempre debemos anteponer la alegría a la tristeza si no, qué sería de nosotros?

      Felices fiestas igualmente!
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  24. ¿Un relato? , ¿una historia real?, ¿una enseñanza? metáforas de la vida...
    Mucho para sentir, ver el completo paisaje, oír y no oír, esa enfermedad tan desconocida y que tantas sorpresas da....
    Fantástico y como yo lo percibo, muy muy profundo.
    Un gusto seguir tu camino,

    Besos muchos ♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una historia de la vida en sí amiga mía. Una historia de cómo afrontar la pérdida y seguir amando la vida. Porque, al fin y al cabo, solo disponemos de una vida y si por una pérdida dejamos de sentirnos vivos y nos abandonamos a dejar pasar la vida, entonces mepregunto ¿a qué vinimos aquí, a este bello y maravilloso paraje llamado Tierra, sino a disfrutar sus placeres y sopesar sus tristezas con entereza y vitalidad?

      Muchas gracias por aportar tu forma de verlo.
      Te deseo lo mejor, amiga mía.
      U fuerte abrazo.

      Eliminar
  25. ¡Qué lindo relato Josef!... Feliz Navidad y que el próximo año siga colmándolo con mucha creatividad para desarrollar sus historias.

    Saludos,
    Katmarce--
    submarinopimienta.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Katmarce.
      el año que viene habrá más!!!

      FElices fiestas!

      Eliminar
  26. Increíble como lo que captamos por un sentido, puede traernos a la memoria, de una forma vívida, hechos que vivimos hace años.

    Creo que todos hemos sido capaces de perder el oído, recuperarlo y de meternos en la historia.

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Oski.
      He tratado desde mi situación habitual, la sordera, captar algunas sensaciones, e hilvanar un relato de amor y lo que representa la pérdida a través del amor...

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  27. Muy buen relato! Cómo un sonido termina haciendo sucumbir todos los demás, y cómo, la tecnología es capaz de devolver, hasta el recuerdo de aquello que se aproxime a lo que alguna vez se oyó.
    La esposa de mi padre padece de sordera, y cuando nació mi hija, decidió hacerse un implante motivada por el deseo de escuchar su voz y su risa.
    Ciertamente, tu relato tiene mucho de esos anhelos que uno alberga y la necesidad de recuperar uno de los sentidos que terminan dándole sentido a muchas otras cosas de la vida.
    Besos y desde ya, muchas felicidades para este 2014! (que venga cargado de historias para contar)
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tecnología trae muchas cosas buenas, pero también algunas malas. Tendríamos que apender a controlar las malas y el mundo tal vez se salvara....

      Felicidades igualmente Gaby.
      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  28. Conmueve esta prosa Jose, entre otras cosas porque mi madre enfermó y murió de esa enfermedad terrible, y pasas momentos terribles, por ver su destrucción.
    Pero me quedo con el canto del ave, siempre.

    Feliz Año, ojalá sea el del verdadero despegue a la libertad y al bienestar de todos, no de unos pocos.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También mi padre murió así. Por eso, de alguna forma, he querido recordarlo dentro de este relato.
      Me gustaría que el 2014 fuera como dices; un despegue hacia la luz, en lugar de la incursión hacia la oscuridad más profunda en la que hoy nos vemos involucrados.

      Feliz año!
      Un abrazo.

      Eliminar
  29. Entrañable relato y emotivos personajes. Enhorabuena
    Deseo que el pròximo año nos vuelva a regalar composiciones geniales. Muchas gracias y feliz 2014.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo también lo espero. De hecho, tengo un proyecto en mi mente para un nuevo relato que quiero y espero, sea un avance hacía una nueva prosa.

      Feliz Año!
      Un abrazo.

      Eliminar
  30. Precioso canto, preciosas letras...

    Un placer leerte...

    Mucho sbesos.

    ResponderEliminar
  31. Cuánta sensibilidad lleva este escrito... Es una maravilla...

    Me ha gustado muchísimo, escribes muy bonito.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  32. Gracias Misterio. Creo, sinceramente, que la sensibilidad está dentro de ti. Se aprecia en tus blog, en tu forma de hilvanar las palabras... y en tu gusto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Hola José... un sobresaliente relato, mi más sincera enhorabuena
    Poder oír a un ruiseñor es una delicia... poder oír unas risas amadas es el paraíso
    Besos

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs