martes, julio 27, 2010

¿Desidia veraniega? Unas palabras, nada más.



Hoy tenía previsto escribir, entrar a los blogs y leer. No he hecho nada. No me apetece escribir ni leer ¿sin alicientes?
Me limito a pasar el verano comprobando que escribir se aleja de mí y yo de todo aquello que puedo. Después de todo ¿para qué inventar historias cuando la vida, de por sí, ya lo es?
Qué fácil es escribir sin pensar, tal como hago ahora. Sin planificar un relato o una idea, planificando solo las inconsistencias de la mente, que de por sí nunca estarán planificadas.
¿Padezco desidia veraniega? No lo sé.
Hoy me acerco a vosotros como José, la persona que no escribe.
Esta misiva va dirigida a todos aquellos que nunca desfallecieron y murieron en el silencio más absoluto. A ésos... tal vez cientos de Joseph Conrad, Gabriel García Márquez, Cervantes, Isabel Allende, etc., que nos dejaron textos preciosos que nunca podremos leer, porque perecieron con ellos, los quemaron o jamás llegaron a salir de sus mentes. Ellos fueron de verdad quienes contribuyeron a lograr que la literatura sea grande, porque imaginaron toda la belleza y la basura que nuestras mentes juntas no son capaces de aunar.

En el fondo no estoy triste. No tengo de qué quejarme. Al menos unos cuantos me han leído y la verdad ¿me consuela o importa?: ¡No! Tampoco es lo que yo, en el fondo, deseaba. Antes pensaba que sí, que se trataba de leerme, ahora creo que todo se reduce a escribir sin inquietarse. El valor reside en que sientas lo que haces como si estuvieras haciéndolo genial. No es relevante lo que otros digan más tarde, cuando ya se han dicho tantas cosas...
Hubo una vez en que traté de aprender y asimilar ciertos preceptos sobre la narrativa. Hoy, una frase cierta, – no sé quien la inventó – suena dentro de mí: “Las normas están para saltárselas.” Hágase pues la voluntad.

La pregunta que me hago entonces es: ¿Me detendré algún día o seguiré escribiendo hasta el final?
Sinceramente, creo que a estas alturas, incluso esa pregunta resulta desfasada o irrelevante. ¡Por supuesto que seguiré! Y desde luego, la materia y la calidad con que lo haga, tampoco serán lo importante...

Buen verano.

Abrazos.

José: Josef.






Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Reacciones:

44 libros abiertos :

Post más visto

Otra lista de blogs