domingo, julio 26, 2009

La historia la hacemos nosotros. No ellos.



Antes yo escribía mi historia, hace tiempo mi historia la escribe mi subconsciente y otros. Los días caen como sablazos y el tiempo se me escapa de forma irreversible, partiéndome en dos...
Hay una vía de agua en mi línea de flotación y lentamente me sumerjo sin tener consciencia de si sabré bracear en una corriente que me aguarda lista para arrastrarme hacia un destino estúpido vacuo o esencial.
Estoy listo para afrontar lo que tenga que venir, salir a por ello o escapar…
Ha pasado mucho tiempo. Décadas desde que dejé algunos pensamientos y un amor enterrados en la Patagonia de mi alma. Hoy desfilo al ritmo de melodías que ya no son mías, escucho voces disonantes y una cadencia acelera y se abre paso entre las rocas enquistadas de mi cerebro y desciende hasta un corazón amortajado. Las sensaciones están frías y a la vez, demasiado calientes...

Lo confieso, temo al paso del tiempo y a la irreversibilidad de la naturaleza, también yo intento cambiarla y moldearla a mi gusto, tal como urde un arquitecto durante parte de su vida. Mi naturaleza arquitectónica ha comenzado su lento e imparable desmonte hace ya dos o tres años, lo percibo, y debo actuar con rapidez. Estoy a las puertas de la vida y de la muerte y sólo disfrutando de la primera opción podré llegar a la segunda feliz. Pero... ¿soy feliz? Ni siquiera lo sé. Antes era libre, o así me sentía; ya no. Quiero moverme en las direcciones posibles, pero la vida y el espacio para hacerlo se acaban.

Y sin embargo lo sé. Ahora puedo escribir mi historia ¿antes? escribía en base a ella. Tengo mucho legajo por crear y más por escribir, tengo los fundamentos para hacerlo, pues estoy en el planeta y tengo vida y no pienso quedarme alineado como la basa de granito de un templo sin antes entrar en el y rezar todo aquello que no sé. Rezar mi incultura en quinientas mil religiones para empezar, y abrazar el camino de la cultura interior, tal vez así vea lo que no supe ver o no he sabido descubrir. Pues una impresión personal me dice que la llave maestra de las cosas está mucho más cerca de lo que a veces pensamos y todo se reduce a una simplicidad aplastante, capaz de desbaratar la compleja trama que el pensamiento humano – nuestro pensamiento – imagina para dar sentido al indescifrable misterio de la vida.

Por eso necesito seguir caminando…

Ocurre que muchos nacen con alas y otros con un lastre a veces casi imposible de descargar. Yo soy de los segundos. ¿De qué está hecho mi lastre? De eterna indecisión. Nunca tuve nada claro hasta demasiado tarde y como nunca es demasiado tarde para morir hoy tengo clara una cosa: ¡Debo vivir! Pues en realidad nacer es la única oportunidad que tenemos para desarrollarnos y formar parte de la naturaleza. Necesito encontrar esa sintonía olvidada; no es sueño o utopía sino realidad. No es ingenuo tratar de escapar de la mugre y pretender volver a un trozo de lo que el miedo nos ha privado: Naturaleza, ecosistema, libertad de movimientos.
Debemos rechazar lo que somos, casi androides, e ir en contra del sistema. El sistema nos lleva de forma irreversible a la autodestrucción. No existen ya planes para reducir el crecimiento de la población porque la industria mundial se basa en producción y ventas y sin crecimiento sostenido no podrá haber “desarrollo sostenido.” Pero... yo me pregunto, desarrollo hacia dónde. ¿Hacia el suicidio colectivo? Creo que ellos – los que están arriba – saben que la máquina que han puesto en marcha es imparable, pero no les importa, son esa parte de humanos que aguantarán hasta el final atrincherados en búnkers, tras empalizadas de acero y cemento armado; y quienes nos privarán de lo último bello que quede, porque lo privatizarán para ellos y nos dejarán en pelotas con tal de salvarse antes que nadie, mientras extraen las últimas riquezas de los países pobres y se las llevan a sus remansos de riqueza…

Ahora estamos en sus manos y no podemos gritar porque nos han cerrado las bocas con el mismo miedo con el cual nos alimentan…
Mañana y quizás hoy nadie creerá y habrá una revolución. No sé como será pero derivamos hacia ello. Ya es algo casi inevitable. Y si tengo que estar allí estaré, en primera línea de los que no tienen nada, luchando por arrancarles el planeta a quienes nos lo roban día a día…


José Fernández del Vallado. Josef julio 2009.







Reacciones:

27 libros abiertos :

  1. Me ha gustado saber lo que sientes.
    Coincido en tantas cosas contigo...
    Supongo que muchos de los que te leerán tendrán la misma sensación.
    Si, parece que nos llevan al suicidio colectivo.
    Yo me niego a ir.
    Hace años que voy a contracorriente y cada vez más lo que siento se aleja de lo que me toca vivir.
    No sé que ocurrirá. Pero algo ocurrirá.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Creo que es un sentimiento generalizado quien a mi modesto modo de ver lo puede sentir, quien no quizás sea más feliz

    Una brazo

    ResponderEliminar
  3. muy interesante texto que hace reflexionar....
    a veces hay que ir contra la corriente, cómo viaja el salmón!!

    gracias por compartir.

    besoss y buen domingo

    ResponderEliminar
  4. Aunque es verdad lo que tú planteas, creo que todo está en nosotros. Nosotros somos los hacedores de nuestra propia vida, sólo está en nosotros navegar por mares tranquilos o embrabecidos océanos, sólo en nosotros tenemos la posibilidad de abrir los ojos y disfrutar con un cielo plagado de estrellas o cerrarlos y volvernos a estrellar en la oscuridad del silencio. Todo está en nosotros, en nuestras propias manos, porque ellos ya han muerto.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Qué decir de tan hermoso escrito que recorre los rincones más íntimos del alma.
    A veces dejamos en el camino historias y deseos inconclusos, otras ni siquiera empezadas, pero creo yo, que nunca es tarde aunque el paisaje no sea el mejor. Encuentro tanta belleza en tus relatos y aún tienes tanto que crear, que siento que es una manera de tener alas. Hay que encontrar ése halo de luz y seguir buscando y encontrando...a pesar de todo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. La respuesta amigo, está en tu interior.
    Eres libre y como tal debes dirigir tu vida en busca de lo que realmente te llene.
    Las normas... o se siguen o se rompen, no hay más opciones.
    Un besote
    ;)

    ResponderEliminar
  7. qué cierta es la frase de cómo nos silencian las bocas...

    ResponderEliminar
  8. Pareces una persona tan humana..... gracias por compartir tus sentimientos ;)
    Muuuuuuuacks!

    ResponderEliminar
  9. Querido Josef, dices tantas verdades en este reflexivo texto. Me ha encantado, una y mil veces me pregunto esto:

    "...¿soy feliz? Ni siquiera lo sé. Antes era libre, o así me sentía; ya no. Quiero moverme en las direcciones posibles, pero la vida y el espacio para hacerlo se acaban."

    Todos tenemos, a algunos nos las cortan de repente, pero igual, seguimos intentando. Esa es la vida.

    Me gustó leerte a esta hora mi adorable Josef.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  10. Libertad, Vida. Huir de la Máquina, que quiere convertirnos a todos en seres sin luz.

    Un abrazo, querido Josef

    ResponderEliminar
  11. La vida nos deja elegir, y muchas veces seguimos a otros que no saben que ruta tomar, me gusta mucho este escrito, creo que unidos en la misma lucha se puede mas, grandioso tu texto josef.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Esta es una vida por donde cuesta mucho navegar, el sistema no es que no funcione ahora, es que no ha funcionado nunca. Los mandatarios luchan más por llenar sus bolsillos y los de sus amigotes, que por el país y la sociedad que lo compone. Si sus sueldos fuesen más cercanos a lo normal, y no cobrasen esas sumas surrealistas, no se pelearían tanto entre ellos y seguro que robarían menos. Tu entrada es estupenda, da que pensar.

    Un beso amigo!

    ResponderEliminar
  13. han hecho de la ley del mas fuerte su arma. el mas poderoso domina y los desventajados bajan la cabeza y sobreviven como pueden o mejor dicho les dejan.
    el mundo se mueve por dinero

    ResponderEliminar
  14. Jose comparto contigo eso que sientes, te noto reflexivo como no te había visto nunca, permiteme decirte que no creo que pase nada tan espectacular para que tengamos que salir con la honda en la mano como hizo David contra Goliat, pero aunque así fuera ellos tienen la fuerza y el poder y nosotros que tenemos.... (SE BUSCAN MARTIRES)...Yo no tengo vocación..lo siento

    ResponderEliminar
  15. Has subido un escalafón! ahora ya disfrutarás mas de tu vida, de tus letras y de todo lo que ello lleva!

    Besicos

    ResponderEliminar
  16. tu Entrada me ha hecho reflexionar .. y mucho... Espléndida y real a la vez.. sí.

    Y dejame un sitio a tu lado, en primera línea.. me apunto.
    Un beso, Josef.

    ResponderEliminar
  17. Hace tiempo... que dejo al tiempo que lleve en sus alas.
    (Y me dejo llevar por el espacio de la vida para disfrutar de las cosas mas simples)

    ¿feliz...? no creo ser feliz, pero mucho mas que antes que pensaba en las dificultades que planteaba la felicidad.

    Sabroso escrito el tuyo... lo saboreo y me llena el alma... con tus bonitas palabras y pensamientos.

    Abrazos... amigo mio.

    ResponderEliminar
  18. La esperanza, desesperada, se agarra a nosotros y nos mira suplicando piedad. Ánimo!

    y, como decía un inglés hace mucho tiempo "que es más digno para el alma, soportar las flechas y pedradas de la áspera fortuna ó armarse contra un mar de adversidades y darles fin con atrevida resistencia".

    Salud!

    ResponderEliminar
  19. Ay, como me ha gustado leer a este Jose. Ese que he intuido entre líneas en otros textos. Comparto muchas de las cosas que ya te han dicho. Entiendo perfectamente esta reflexión que has desarrollado. El tiempo es un tirano y sólo cuando tomamos conciencia de ello, es cuando comenzamos a vivir. Y si, vivir en sociedad, muchas veces, implica ir directo al suicidio colectivo. Mejor mantenerse lejos.
    Un placer, Jose. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  20. Nos proclamamos libres y no nos damos cuanta de cuan pobres somos en libertad real. Deberíamos escribir la historia que queremos, pero escribimos la historia que nos dejan. De todas maneras mientras hay vida hay esperanza de que un día (espero que no tarde) despertemos todos al unísono y digamos HASTA AQUÍ.Pero para ello como tu dices...

    -Debo vivir! Pues en realidad nacer es la única oportunidad que tenemos para desarrollarnos y formar parte de la naturaleza.-

    Es un post increíble, de verdad, para quitarse el sombrero. Bueno, yo me lo quito siempre antes de leerte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Aguda y descarnada autorreflexión. Coincido con vos -y con el título del texto-: tiene que haber una porción de libertad, hay que buscarla, luchar por ella, vale la pena el intento.

    josef: bellísima la nueva cara del blog. saludos amigo, María

    ResponderEliminar
  22. Cuando llegue el momento querido Moderato voy a querer estar junto a vos y si no es así por lo menos va a ser bueno saber que estamos del mismo lado del mismo bando.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  23. Hola! Veo que escribes cosas muy bonitas y muy sentidas. Como veo que a veces las ilustras con fotos te confieso que me gustaría participar. creo que mis fotos se revalorizarían. Antes las ponía en fotonatura (http://www.fotonatura.org/galerias/11099/) pero tenía una cuenta de pago que ya no pude pagar más y me la cerraron. Ansin que ahora ya sólo en mi blog. Puedes ver si alguna te interesa y también hago fotos de encargo. Es solo para divulgarlas y sin cobrar nada.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  24. Le diría tantas cosas a ese protagonista...

    No hay cadenas más duras que aquellas que nos forjamos nosotros mismos del mismo modo que uno no está derrotado hasta que se convence a sí mismo de ello.

    Hay que seguir luchando por vivir, y no por sobrevivir. ¡SIEMPRE!

    Precioso relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Josef, es un texto que te ha salido del corazón y dejas muchas cosas para pensar y reflexionar, tus letras si que calan.
    Besitos

    ResponderEliminar
  26. Hola JoseF,

    Me hiciste recordar una tira de Mafalda en la que le pregunta a su mamá que si estallará una bomba atómica, todos morirían. La mamá le responde que sí y Mafalda le cuestiona "¿no te gustaría despertar un día y saber que tu vida depende de ti misma?"

    Besos chilangos :)

    ResponderEliminar
  27. Me repito...
    para leerte hay que estar y hoy estoy por que te siento.

    Eres parte de esas pequeñas emociones que despiertan mi letargo...

    Sigo bajando.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs