martes, febrero 02, 2010

Sueños de Vida.



Hace una tarde ociosa. Afuera está nevando; dicen que es muy bonito. Diminutas estrellas de agua cristalizada aterrizan dejando acolchados, capa tras capa, doloridos sentimientos de desidia.
No hago nada por evitar lo que vendrá, el pasado se difumina entre las primeras capas de un invierno abrumador. Me duele la pierna que me rompí; recuerdo de unos desmanes que la pegajosa humedad me devuelve. Son las siete y media de la tarde; tarde para tratar de recuperarme de una pesadez opresora; no hago nada por evitarlo, y el tiempo sigue cayendo como un manto púrpura y letal sobre mis hombros mientras la temperatura vital se detiene a cero grados, una balada despierta lánguidamente mi deteriorada evocación y recuerdo. Fue así como una vez amé, entre la nieve, sin temer a la vida ni a ella.
Hoy vivo rodeado de temores, me he vuelto débil y desconfiado, mi corazón está contenido en un puño y mis sentimientos laten tras una vieja corteza de roble. Pero su belleza sigue ahí; trato de ver su semblante cada vez con más ansiedad, rozar el rostro que una vez amé y hoy olvido. Abro la puerta, salgo a un campo instalado en una blancura silenciosa y camino sobre la nieve dejándome llevar. Estoy solo de nuevo. ¿Cómo he podido hacerlo? Sin duda cultivo el arte de enterrarme y confundirme en mi propia soledad. Camino cada vez más deprisa, tropiezo, caigo y me revuelco sobre la nieve hasta detenerme paralizado. Ante mí diviso el banco donde nos sentamos y nos besamos sin hablar. ¿Todavía lo recuerdo? ¿Es ya lo único que queda de una vida que pudo ser?
No. Ella solo fue un sueño; sigo envuelto en la irrealidad de un escenario que siempre me ha superado: El de la vida.
Estoy solo pero por fortuna no me he perdido en una oscuridad irreversible. Doy la vuelta, las luces de mi casa iluminan el sendero nevado. Ya es hora de volver. Mañana volveré a despertar...

José Fernández del Vallado. Josef. Febrero 2010.


Reacciones:

18 libros abiertos :

Post más visto

Otra lista de blogs