miércoles, abril 15, 2009

El Renacer De Alweka.




Barriada vieja, puertas sin quicio, astilladas, casas de barro desmenuzado se abren a descampados como grietas de un infierno. Y en medio, cual naves sin rumbo, farolas... Sus haces iluminan epidermis amarillas, bajo las cuales, se esconden residuos de seres humanos.

En el ángulo de dos tapias, una hoguera, cajas de madera sacian lascivas lenguas disfrazadas de matices, cuyo delirio ilusorio presta calor pasajero a unas adolescentes tendidas en el suelo. Se cubren y descansan del par de días que llevan en vela, sin cesar de fornicar. De pie, otra más joven, arropa su volumen resuelto y delgado mediante una chaquetilla desgastada. Su cabello trenzado roza la curvatura de unas nalgas apretadas, ceñidas en una minifalda de talla ínfima, como su insolente atrevimiento trece añero. Sus dedos, como remembranzas de raíces quebradizas, tratan de robar un soplo de aliento al calor. Cartera beige, calzado de tacón, medias a cuadros, cadenas de oro, crucifijos, anillos y aretes.
Es Alweka, casi mujer pero niña, de pezones dilatados, piernas pulidas, cutis ataviado cual arlequín policromo de lujo, y una mirada de ébano. Una noche cualquiera de un mes invernal de su primer año en un país civilizado.
Alweka no sabe qué es el cariño, nunca lo supo. No diferencia entre un mimo y un guantazo. No conoce lo que es un beso bien entregado, porque le aseguran que sólo podrá besar al hombre que la ame, si alguna vez se diera el caso. Por lo cual tampoco sabe qué es el amor verdadero. Aguarda a un cliente, no conoce otro trabajo. Sus dientes de leche castañetean como los de una calavera sonriente. Ante cada coche canturrea una melodía:
—“Alweka guapa. Buena haciendo amor. ¿Pasar rato feliz?”
Desfile de conciencias ahogadas en alcohol, despojadas de vergüenza. Le soban el cuerpo. Algún viejo amargado se detiene, la recoge, y ella soporta con estoicismo sus ávidas manos transpiradas sobre su piel e inútiles forcejeos por gozar lo que nunca alcanzará...

José Fernández del Vallado. Josef.



Reacciones:

69 libros abiertos :

  1. Uy Josef esto si que debe ser duro... Y cuantísimas Alwekas hay hoy en día en nuestro país. Ufff muy fuerte lo que escribes hoy, me ha tocado en el corazoncito.

    Besos y buenas noches.

    ResponderEliminar
  2. No sé... se me ha quedado un sabor raro en el paladar en los ojos un cosquilleo de lágrimas de cristal.

    No puedo dejar de pensar que ella está allí por que alguien demanda tan sólo su carne, no puedo dejar de pensar que los que se supone deben ser su refugio la usan. No puedo y me revelo.

    Un beso, amigo. En pocas palabras nos has retratado un mundo que la mayoría preferimos pensar que no existe.
    ji
    Uf qué trabajito me ha costado dejarte este coment... el servidor está más loco...

    ResponderEliminar
  3. Moderato, en verdad excelente y crudo. Me quedó doliendo el alma.
    Y esa sensación de odio hacia esa gente.
    Te dejo un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  4. Josef, es realmente muy duro tu relato, se me hace difícil, no tengo palabras...¡caray!...esto ya lo he dicho hoy...
    Muy buen relato, preciosas tus descripciones. Un beso, maestro.
    Pilar

    ResponderEliminar
  5. Vaya el relato, muy real.... y ha quedado fenomenal la voz y el sonido.

    Besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  6. Hola Jose, que mundo tan cruel en el que vivimos la verdad es que una jamas piensa en estas cosas hasta que lee algo en algun periodico, o en algun libro, o aqui en tu blog, es real y crudo a la ves, me indigna la impotencia de ver que estas cosas estan pasando, no hace falta irnos al Africa a verlo, esta tambien aqui en lugares tan cerca, quizas a la vuelta de la esquina.

    ResponderEliminar
  7. Caramba, josef, esto es demasiado fuerta, pero tan real al mismo tiempo...

    Es increible que el mundo permanezca impasible ante tales injusticias.

    ResponderEliminar
  8. Solo me detuve a escuchar el relato, mas desgarrador aún.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. De nuevo de forma magistral describes una triste realidad, niñas que viven bajo la sombra cómplice de la indiferencia de las no oportunidades, olvidadas, de puertas cerradas de instituciones y gobiernos. Triste y difícil, pero muy humano. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Fuerte relato que destaca una muy triste realidad que se está viviendo en muchos países hoy día...Excelente texto que muestra el 'otro lado', aquel que no vemos...que muchas veces decimos "que triste que suceda esto" pero nunca nos interesamos en el más allá, en lo que pasa por la mente y corazones de esas personas y tú lo has relatado de forma fenomenal...

    Saludos,

    José Luis

    ResponderEliminar
  11. que duro y difícil de digerir el relato de hoy, amigo poeta......
    felicitaciones por la forma que tienes de expresar las emociones.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  12. MUCHAS VECES ES DIFICIL PONERSE EN LOS ZAPATOS DEL OTRO, MAS AUN CUANDO ESTE "OTRO" LO ESTA PASANDO Y VIVIENDO TANTO PEOR QUE NOSOTROS EN LOS ASPECTOS MAS IMPORTANTES.

    UN RELATO EMOCIONANTE DE PUNTA A PUNTA MI AMIGO QUERIDO

    YA PASARA LA TRISTEZA Y FORMAREMOS "EL CLUB DE AQUELLOS QUE LO HAN LOGRADO" TE PARECE?

    MIL BESOS JOSE
    TE QUIERE SIEMPRE
    KLAU ♥

    ResponderEliminar
  13. Que buena descripción y en verdad que terrible forma de ganarse la vida, por algo la gran mayoría de las prostitutas tienen que recurrir a las drogas para poder sobrellevar esa vida.
    Muy bien escrito, cuando te leia tenia miedo que terminara mal en forma cruenta por lo menos no le pasó nada malo si es que no se puede llamar mala a esa forma de sobrevivir.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Josef!!
    Tu forma de narrar y describir es asombrosa.
    Relato esplendido.
    Saludos compañero. Cuidate.

    ResponderEliminar
  15. Demoledor relato.
    Me he quedado helado.
    Que pena.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. En mi tierra, querido Josef, los vemos llegar a cientos mientras nosotros estamos tomando el rico Sol en nuestras cálidas hamacas. Llegan casi muertos, con la mirada perdida, pero el corazón contento de sentirse vivos...es escalofriante. Estupendo relato, crudo, pero es exactamente así...eres increíble y no es casualidad que nos tengas a todos esperando al próximo...Besos mil. Almanoor.

    ResponderEliminar
  17. Por segundos te quedas sin capacidad para reaccionar, porque mademás sabes que es cierto.
    Moderato te doy las gracias por tus comentarios, a veces me paso a verte , pero yo sé que me va a atrapar todo o que tienes por aquí , y me estaria las horas que realmente , no tengo.
    Pero hoy las horas que se detengan . un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Ese sí que es el lado oscuro...de la humanidad

    ResponderEliminar
  19. El tema es fuerte y tristemente es real...me duele.

    Un saludo para el más activo contador de historias.

    J.

    ResponderEliminar
  20. Cuando la tragedia es lo cotidiano, habitual y normal.

    ¿Conocerá alguna vez tra vida?

    Muy bueno Moderato

    ResponderEliminar
  21. Ultimamente tus relatos son muy duros, pero me gustan, siempre me encanta lo que escribes.
    Muuuuuacks!

    ResponderEliminar
  22. Hoy describes una tragedia humana amigo.

    Muy bueno el relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Josef, acabo de levantarme, estoy aquí en mi escritorio con una taza de café con leche y unas galletitas con mermelada de naranja, pero me quedé sin poder tragar. SE ME HIZO UN NUDO EN LA GARGANTA.

    Tienes ese don de decir y movilizar mucísimas sensaciones y sentimientos en los lectores.


    Besos
    Wilhemina

    ResponderEliminar
  24. Una triste historia que aterra por su cruda realidad. Abrazos.

    ResponderEliminar
  25. Hola Josef, soy Mar (Ariam Ram), vine a conocer tu blog desde el de KLAU, me atrejeron tus palabras.

    Quería dejarte un comentario sobre el texto pero mirando tu página me he dado cuenta de que tienes una publicación "Amalia, Adela y yo", mi otro libro, y me he llevado una enorme sorpresa al ver que la portada es una de mis ilustraciones. Me halaga muchísimo, las pongo en mi blog para que quien quiera las use sin problema, pero siempre pido como único pago (justo) que se cite la fuente, y si no he mirado mal, no la veo por ninguna parte.

    Todo lo que dadomos lo damos gratis acá. Todos, nuestro arte, nuestros sentimientos, y es fundamental respetar el trabajo de los otros. Me siento halagada, no ofendida, pero ya que es una publicación que está a la venta, te agradecería citaras la procedencia de la imagen, ésta es la dirección:

    http://loscoloresdeariam.blogspot.com/2007/06/tres-mujeres-de-luz.html

    Y como ves va firmado por mi.

    Te agradecería muchísimo, es más, te pido afectuosa y encarecidamente que cites la procedencia, autor y enlace, es lo menos que podemos hacer para cuidar los unos de los otros.

    Un beso y GRACIAS de antemano.

    Mar.

    ResponderEliminar
  26. alweka

    le calzaron los zapatos de la civilización desarrollada evolucionada ...que ganas de volver a la selva!!! sin duda un relato de muchas y muchos desplazados .
    vigente y muy humano...como todas las miserias que los humanos cergamos.

    un beso josef de luz y color

    ResponderEliminar
  27. Tener el privilegio de escuchar con tu propia voz este desgarrador relato, real como la vida misma para tantas niñas de por el mundo, me ha puesto la piel de gallina, Josef..
    Gracias por denunciar la no-vida terrible de estas criaturas...

    Un beso, Josef.

    ResponderEliminar
  28. Es tan triste como cotidiano. El mundo no se está ocupando de lo que verdaderamente importa, de su materia más importante; la prima. Que tristeza.

    Besos.

    ResponderEliminar
  29. A realidade nua, crua e triste...

    ResponderEliminar
  30. Muchas gracias Josef. De corazón. Me gustaría subir tu libro a mi página si te parece bien, a "Diario de Días Raros", como el de otros compañeros, lo he intentado pero las imágenes son muy pequeñas y no acierto a leer los textos. Si tuvieras una imagen mejor te agradecería me la enviaras a marcantond@terra.es

    También puedes remitirme los textos que aparecen en la portada y la reconstruiría sin problema.

    Colaboro con un par de editoriales y algún colega completamente gratis, y te sigo diciendo (a pesar de la queja anterior) que es para mi un halago que hayas elegido una ilustración mía.

    Para cualquier cosa estoy a tu disposición.

    Un beso,

    sinceramente,

    Mar.

    ResponderEliminar
  31. Este relato me desgarra el corazón, por lo fuerte, crudo, triste y real. Inocencias perdidas en un mundo lleno de frivolidades. Me encantó escuchar la narración, porque se hace más autentico.
    Un abrazo y un besito mi adorable Josef.

    ResponderEliminar
  32. Tema cruel y real al que no podemos dar la espalda. Magistral y desgarrador relato. Grande...Josef
    Abrazox

    ResponderEliminar
  33. Josef, leerte es ver el mundo que quisiéramos ocultar o, mejor dicho, que no existiera. Demoledor y cruel, pero ahí está... ufff!!!

    Relatas de una forma ta real, impresionante... Me tienes "enganchada" y sin aliento.

    Un beso

    ResponderEliminar
  34. Terrible y cruda descripción. Me vino a la memoria un pasaje de Emma Zunz de Borges: "Los hechos graves están fuera del tiempo, ya porque en ellos el pasado inmediato queda como tronchado de porvenir, ya porque no parecen consecutivas las partes que lo conforman." Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Amigo Josef, el relato es hermoso, por su suavidad y su detalle en las palabras...
    El contenido, la realidad es triste, muy triste... ¿se acabará alguna vez con ese tráfico de menores, ese abocar a las niñas a la prostitución?

    Besos.

    ResponderEliminar
  36. Es un dolor muy fuerte y un vacio el que sufren estas pobres mujeres niñas...me ha gustado mucho el relato pero me ha dejado fria como el hielo...besitosss

    ResponderEliminar
  37. Es una de las entradas más fuertes y más triste que te he leído. Siento ahora tanta rabia y tanta impotencia...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  38. Potente relato.
    Que mundo más asqueroso...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  39. Impresionante historia. ¿Y a esos cerdos babosos no hay quien los encierre de por vida?. Un beso

    ResponderEliminar
  40. Tremendo... Sabe mal quejarse de amores marchitos cuando lees estas realidades que describes de un modo tan... Mágico y realista. Duro y dulce.

    Como difieren las prioridades cuando te bajas de tu mundo acolchado y miras a través de tus palabras a los ojos de una chica desconocida... Una de las muchas, millones que nos habitan, porque su alma respira el mismo aire que la nuestra, sólo que más contaminado por oscuridades que desde nuestras sillas frente al ordenador, la mayoría desconocemos.

    Es un texto bellísimo Josef.

    Tendré que brindar en mi imaginación, esta noche, por la extraña manera en la que apesar de tantos cruces nos hemos "cruzado" al fin.

    Ya está colocado en Diario.

    Encantada, alegre y feliz continúo deambulando esta noche con un nuevo amigo.

    GRACIAS,

    Mar.

    ResponderEliminar
  41. Una realidad que duele al leerla, un tema muy crudo amigo.

    Besos

    ResponderEliminar
  42. Demasiadas niñas-mujeres o mujeres-niñas van perdiendo las ganas entre rostros y pieles ajenas.
    No saben hacer otra cosa, pero, tampoco saben que pueden hacerla. Están tan hundidas que creen que es lo normal.

    Cruel relato, Josef, cruel por lo que cuentas y cómo lo cuentas. Duro para los que lo tenemos todo y no miramos a las Alwekas.
    Total, no están en nuestros barrios ¿verdad?

    Y, así, siempre con todo...

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  43. Excelente relato! rea y duro pero tratado
    con respeto y cariño como sólo tú sabes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  44. Y lo malo amigo, es que este mundo de ficción en realidad EXISTE.
    Has leído 11 minutos y medio?
    Me encantó.
    Por cierto, tengo tu libro de Egipto. Y M. Dolores también. Ya te contaré...Besos

    ResponderEliminar
  45. ...jamas Josef, jamas...me dejan tus palabras indiferente...un abrazo grande...

    ResponderEliminar
  46. Muy duro el relato.Impresiona la tristeza de esa mirada, que debería ser de felicidad.
    Muchas niñas pasarán por lo mismo, y resulta aterrador...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  47. ¡Qué triste realidad! Impresionante el relato. No deja indiferente. Besos

    ResponderEliminar
  48. Terrible, horrible, crudo...
    No esperaba hoy este relato, como siempre, estupendo.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  49. Que fuerte Josef! que triste todo esto pero que bien relatado, se puede sentir ese desparpajo de la vida que hace que una niña muera viviendo, me pareció increíble, un beso


    (Acá de regreso despues de salir del caos)

    ResponderEliminar
  50. ¡Terrible tema! Y muy bien expuesto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  51. Me encanto demoledor, crudo y mira que es breve. Cuidate saludos desde LA.

    ResponderEliminar
  52. Sabes lo peor de todo? que no es un simple relato. Que en nuestra ciudad, algunas de estas crías viven así y nadie hace nada... ufff, que mal rollo, Josef.
    Un beso, cielo.
    Natacha.

    ResponderEliminar
  53. Desgarradora situación que describes con maestría logrando conmoverme. Me duele tanto ese tema...me duele tanto que las personas más débiles como son niños o ancianos sean presa de los instintos más sucios y bajos del ser humanos...si es que se les puede llamar humanos..
    Lo describes desde la obejtividad sin implicarte y eso hace este texto mucho más dramático `por la dificultad que entraña...es un escrito denuncia único.
    Enhorabuena
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  54. TEXTO DIFICIL DE ESCRIBIR,UN DRAMA,UNA TRAGEDIA EN REALIDAD QUE MUCHOS NO ALCANZAMOS A VER PERO SABEMOS QUE EXISTE,

    GRATAMENTE COMPLACIDA DEL RATO TAN AMENO EN EL PROGRAMA DE LUZ DE GAS SALUDOS!

    ResponderEliminar
  55. TE DEJE UN REGALO EN MI BLOG.
    TE ESPERO!!
    UN BESO ENORME!

    ResponderEliminar
  56. No imagino el asco que produce el vender un beso o caricia.... peor aún, la ofensa de recibir alguno no deseado.

    ... Me has dejado pensando, nunca he entendido quién decide cómo y dónde nacemos.... quién decide que seas Josef, Lidia o Alweka.... qué circunstancias nos orillan a renacer así.

    Siempre genial mi estimado amigo.
    ¡Salta Valiente!

    ResponderEliminar
  57. No imagino el asco que produce el vender un beso o caricia.... peor aún, la ofensa de recibir alguno no deseado.

    ... Me has dejado pensando, nunca he entendido quién decide cómo y dónde nacemos.... quién decide que seas Josef, Lidia o Alweka.... qué circunstancias nos orillan a renacer así.

    Siempre genial mi estimado amigo.
    ¡Salta Valiente!

    ResponderEliminar
  58. Se que existe esto que nos narras por desgracia....Es duro de admitir y como mujer me indigna.Espero que pronto el hombre sepa reconocer a la mujer como un ser humano y, no como un objeto para satisfacer sus instintos.Un saludo.Angela

    ResponderEliminar
  59. Hola Jsoe´!
    Podés creer que ya la había leído y de puro distraída me doy cuenta que no te la comenté!
    Es una historia muy triste. Es impensado el sexo sin amor, sin ilusión en una mujer-niña-objeto...
    Excelente como todas tus historias.
    Un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  60. Es triste, que unas niñas, pierdan su niñez (sus juegos, su inocencia) y se les haga madurar de una manera tan ruda y cruel. Pero más triste es aún que no se haga nada para evitarlo. Saludos

    ResponderEliminar
  61. Es tu voz?...ti?....


    La inocencia perdida se dijo por ahi muchas veces.

    Un mundo en poder amar,cuando realmente lo quieran hacer.


    cariñuuus!

    ResponderEliminar
  62. Terrible realidad!
    Me apena!!
    Que tengas una buena semana.
    Te dejo abrazos.

    ResponderEliminar
  63. Tremenda realidad y tremendo relato. Muy bueno.
    Besos felinos.

    ResponderEliminar
  64. Me quedé sin palabras porque brotan sin consuelo ahogadas desde el alma...crudo pero real
    mil besitos de agua
    merchy

    ResponderEliminar
  65. holaaa
    pasate por mi blog que te he dejado un regalito
    BeSuCoS

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs