viernes, febrero 19, 2010

Sin límites.



Hace una tarde fría y sin embargo me siento caliente; de nuevo la espero. Deseo verla otra vez...
El amor está dentro de mí; es algo más que un simple deseo, abrasa mi interior, destruye mis células. No sé cuando empezó o en qué momento decidí tenerla a mi lado... Al menos ése es mi sentimiento.
Tampoco sé precisar si mi mente está aquí o en otra parte, todo aparenta como un extraño sueño. La gente sale del metro: Mil rostros de semblanzas diferentes, a veces parecen iguales, otras se deforman hasta perderse en la oscuridad de la boca del infierno.
Estoy enamorado. Perdido en un mundo de irrealidad circunstancial.

Cuando Colette sale del metro, me paralizo, y apenas soy capaz de dibujar un breve gesto. Su boca despide un vaho blanco y vaporoso, lleva un gorro rojo de lana bajo el cual sobresalen sus bucles rubios. Mira hacia ambos lados, y cuando al fin me descubre, sonríe. Mi corazón se acelera, mi mente selecciona las palabras que deseo balbucir. Trato de aparentar una indeferencia inexistente; soy un manojo de nervios, un ente que solo tiene cabida para una persona en el mundo.
Todo me suena fastuoso y extraño; el pitido del tren al cual debemos subir me parece acolchado y tranquilo.

Excitado, le grito: ¡Colette aquí estoy! Colette...

Y ella, deslizándose sobre la nieve, llega y me da un beso en los labios. Durante unos instantes, la vida es perfecta.
El tren de cremallera avanza escalando el puerto. Hay una nevada de dos metros y medio. El paisaje blanco, de una nitidez desbordante, provoca que mis ojos lagrimeen. Ella, sentada a mi lado, inclina su cabeza sobre mi pecho y mi corazón late con fuerza.
Llegamos al Alto, descendemos y vamos al alquiler de esquís. Elegimos dos pares con sus respectivas botas y nos los calzamos. Mientras la ayudo, sonrío y acaricio sus muslos tersos y fuertes de deportista.
Subidos en el teleférico todo parece más limpio; el sol cosquillea y el aire casi duele en la garganta; los besos cálidos de Colette con sabor a lengua inquieta y deliciosa; la gente esquiando bajo nosotros iluminada por mágicas estelas de espuma. Y el silencio amortiguado de la nieve que me invita al relax.

En lo alto de la cima, justo antes de lanzarme, cierro los ojos e inspiro aire con ímpetu. Colette, a mi lado, hace otro tanto. De pronto me empuja hasta hacerme caer y escapa cuesta abajo.
Cuando me incorporo me lleva un buen trecho. Arranco y persigo su estela. Pasados un par de minutos empiezo a darle alcance. Ella se gira un instante, cambia de rumbo, y sale de la pista oficial. La sigo esquivando el peligro de unos árboles contra los que estoy apunto de estrellarme. De repente la vegetación desaparece y descubro una explanada en desnivel. Delante de mí escucho la risa asfixiada de Colette, que sigue y sigue, su descenso imparable.
Tras realizar un cambio de rasante presiento el peligro: Más abajo hay un barranco. Espantado comienzo a gritar mientras me detengo. Ella parece no oírme. Le quedan pocos metros. ¡Acabará por despeñarse! A menos de dos metros del terraplén traza un giro elegante y se detiene.
Desciendo con precaución hasta donde se encuentra y tembloroso, la abrazo. El corazón le late a mil revoluciones, resuella y se ríe de una forma preciosa. Me besa y acaricia con necesidad, señala a nuestra izquierda y veo una vieja cabaña.
Nos acercamos. Mientras, ella me explica que hace tiempo estuvo a punto de caer por la pendiente y la descubrió.
Para nuestra sorpresa dentro está todo más o menos en orden. Seguramente es la cabaña que un pastor utiliza en los meses de primavera y verano. Hay leña junto a una chimenea y a su lado un cómodo jergón. Nos miramos, nos abrazamos.
La noche nos sorprende amándonos sin tregua.

A la mañana siguiente es domingo. Recogemos con rapidez, salimos de la cabaña, regresamos a la pista y absortos nos deslizamos hasta su parte inferior.
Dejamos los esquís y desayunamos en una cafetería sin saber de qué hablar. Ninguno encuentra palabras para recomenzar algo que ha terminado como un sueño mágico, quizá, deslumbrante y fantástico.
Me despido de Colette en la boca del metro. Como si nada hubiera sucedido le doy un tímido beso y le susurro un hasta luego.
Después la veré tres o cuatro veces más. Todavía la echo de menos. La amé demasiado como para confesárselo. Respecto a ella, no sé hasta qué punto me quiso y si me amó un ápice siquiera. Los seres humanos a veces somos misteriosos y extraños. Desde entonces, cada vez que pienso en ella, recuerdo aquella mañana de extraordinaria blancura sin límites...

José Fernández del Vallado. Josef, febrero 2010.




Reacciones:

36 libros abiertos :

  1. Te felicito !!

    me ha gustado saber que el amor te reina,

    Un beso ♥

    ResponderEliminar
  2. Sensaciones extremas en este relato!
    Que pases un lindo fin de semana.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  3. ¿Cómo que la amaste demasiado como para confesárselo? A esto se le llama perder el tren ;-P
    Besos salvajes.

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso sentir así te felicito, buen fin de semana.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Qué espléndido relato! Me lo he devorado, el final es algo triste pero perfectamente comprensible, al menos para mi. Un abrazo Josef :)

    ResponderEliminar
  6. Que extraña la vida esta... que nos hace guardar aquello que puede ser lo más importante en nuestras vidas.

    Abrazos enormes

    ResponderEliminar
  7. Precioso relato de amor y paz..., fantástico leerte.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Precioso tu relato con maravillosas imágenes, aunque con un final triste e inesperado, es una lástima después de tanto amor no tener la fuerza suficiente para vivirlo plenamente y sólo quedar en el recuerdo. Precioso. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno tu relato. Me quedé pensando que a veces un pequeño momento marca la vida y es suficinete, a qué alargarlo... y también pensé que se derretiría el hielo con la intensidad del momento.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Hola cielo otra maravilla de realto me encanto es precioso
    un beso y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  11. A veces el amor dura un suspiro y se pierde en el viento, pero siempre llegan amores verdaderos...solo hay que abrir los ojos del alma para verlos llegar...Josef me encanta como escribes...un abrazo cielo...

    ResponderEliminar
  12. Un texto lleno de sentimientos ;)
    Muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuacks!

    ResponderEliminar
  13. Un relato con mucho frío y mucho calor al mismo tiempo.

    Me ha gustado mucho.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Muy bonito!me trasportaste a la nieve blanca:)feliz finde!!

    ResponderEliminar
  15. Uno no deja de confesarle el amor al otro por amarlo demasiado, sino por amarse excesivamente a uno mismo.

    Un abarzo grande.

    ResponderEliminar
  16. Magnífico relato como nos tienes acostumbrados.

    En un momento
    se nos viene
    y va la vida...
    la ausencia
    se nos hace eterna.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Más que extraños y misterioros, yo diría que muchas veces somos tontos de remate por no decir las cosas como son...

    Bonito relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Al menos fue bello mientras duró.
    Bella historia en un bello marco que conozco ...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. No sé si es realidad o ficción, pero puedo asegurarte que es uno de tus escritos que más me ha gustado.

    Un abrazo

    pd. (y envidado)

    ResponderEliminar
  20. "Los seres humanos a veces somos misteriosos y extraños".

    Un amor que significo mucho para el que le acelero el corazon y que al final le dejo un vacio,.... lindo relato Jose, me quedo con la frase de arriba, sera que los humanos a veces no nos es suficiente el amor????

    ResponderEliminar
  21. Que triste, pero así es, eso es lo que sucede cuando no sabemos qué queremos para nuestras vidas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Yo lo que no entiendo es por qué se acabó, Josef. No pasó nada que os impidiera seguir juntos. Vale que la rutina cotidiana no tendría nada que ver con esa jornada tan particularmente hermosa y atípica, pero el amor es más que unas horas de romanticismo máximo....
    Yo que tu la llamaba :D

    Un beso, Josef

    ResponderEliminar
  23. Todo aquello que pudo ser y no fue.
    Supongo que en su momento nos pareció lo más acertado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Así me gusta, que no te enfades :-) El relato me pareció bueno. Yo no te estaba criticando a ti como autor, no estaba criticando que hubieras puesto esas palabras en boca del personaje, puesto que hay gente que no acaba de decidirse a explicar sus sentimientos. Estaba criticando al personaje, por eso mismo, porque a veces nos perdemos por no hablar a tiempo. Quizá la chica esperaba que él diera un paso adelante en la relación, y como no lo dio, se perdió todo. Quién sabe...
    Besos salvajes.

    ResponderEliminar
  25. Lo bello es lo vivido, lamentarnos para nada.
    Entre dos el beso de la llegada y el d despedida hubo mucho amor, o al menos eso me parecio.
    un saludo

    ResponderEliminar
  26. Me acerco para retribuir tu mensaje y tu amable comentario. Es curioso, nos cruzamos por tantos sitios y nunca te había leído. Me gusta el ritmo de tu cuento, tu escritura fluida.
    ¡Me encanta la música que pones!!
    Espero que nos sigamos leyendo ahora que nos hemos encontrado.

    Besos


    PD: Aunque ya había pasado antes a leerte, me gusta dejar un poquito más de mi cuando comento y por eso a veces tardo tanto en dejar palabras o publicar cosas nuevas... Gracias por acercarte a Donde Creamos el Tiempo

    ResponderEliminar
  27. Amigo Josef, he abierto un red social para escritores y artistas. Ven a mi blog y si quieres estaré encantada de tenerte entre los miembros del castillo irredento.

    Un beso

    ResponderEliminar
  28. creo que los pequeños momentos siempre nos marcan en la vida!!
    bello, bello..

    gracias por dejar tus palabras de aliento en mi casa....las necesitaba y me hicieron muy bien!!

    miles de abrazosssssssssssssss

    ResponderEliminar
  29. me encantan tus relatos, a veces me siento protagonista en ellos....
    Si, disfruto plenamente aqui... la música me gusta mucho y me siento "casi especial"...
    que haces para eso?????????

    bellísima entrada!!

    gracias por tu presencia en mi espacio...lo aprecio mucho..;-)

    Ali

    ResponderEliminar
  30. Y para que sigas creyendo en el amor te envío un beso enamorado.
    Besos hechizados.

    ResponderEliminar
  31. De esta materia son los amores que se recuerdan.

    ResponderEliminar
  32. Yo no sé porqué pero yo por lo menos un apr de veces suspiré leyendo tu historia.
    Execelente, como siempre.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  33. Josef, Que preciosidad de texto. No he suspirado una vez, si no varias veces. Es sentirse Colette, y llenarse de emociones fuertes, deslizándose por la nieve y amando al protagonsista del relato.

    Vaya final cielo. Queda la esperanza de otra "blancura sin limites"

    A veces el amor lo tenemos tan cerca y no lo queremos ver. Gracias por tu comentario en mis "suspiros de amor"

    Besitos

    ResponderEliminar
  34. hola divinisimo amigo moderato espero que estes muy bien quiero agradecerte el que estes con tus cometarios tus tiernas palabras son esas palabras que atraviesan fronteras...

    besines
    :) sau

    ResponderEliminar
  35. Magnifica entrada primo...

    ¡ole tu!

    ResponderEliminar
  36. Quién fuera como Colette, así de impetuosa, atractiva e inmortal.

    Siempre quise conocer la nieve.... hasta la onda helada que cubrió al mundo en Enero... si no pude resistir esos fríos, cuanti menos las nevadas... brrrrrr.....

    Los amores de tránsito, desde mi gusto, son los más exquisitos.
    ;)

    Un abrazote mi querido Josef!!
    ¡Salta Valiente!

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs