miércoles, enero 14, 2009

¡PALESTINA, AGUANTA, NO TE VAYAS SIN MÍ!

Una situación triste, desesperante, inquietante, la opresión a la que se ve sometido el pueblo palestino. ¿Quién los salvará? Nadie parece acudir en su ayuda, están bajo las garras de quien antes fue oprimido. ¿Y por qué quien fue oprimido oprime ahora? ¿Por qué un pueblo que se considera panacea de la inteligencia se comporta de forma bárbara y absurda? Nunca lo sabremos. Pero sí sabemos algo. El ser humano, el cual se autodenomina "racional" es totalmente irracional, absurdo y estúpido! E Israel se comporta de forma criminal ¿Acaso quieren dar alas, por que las dan, a una nueva y devastadora conflagración que acabe con todos nosotros?
En un mundo hiperarmado, para terminar con las guerras lo primero sería destruir todas las armas que fabrican nuestros propios gobiernos. Lo cual exigiría la movilización de toda la sociedad, pero la sociedad es negligente y estúpida y fácilmente manipulable, y los políticos y las fuerzas facticas que manejan el mundo desde detrás, han aprendido a manejarla. Es sencillo asustar a las masas mediante insinuaciones de invisibles ataques a nuestra libertad, y mientras mantienen que las armas son necesarias en el mundo. Y, además, matar al vecino siempre resultó ser un negocio muy bueno, hasta que deje de serlo.

Mi poema:

¡PALESTINA, AGUANTA, NO TE VAYAS SIN MÍ!

¿Nadie lo sabe?
Los dioses de la guerra
dictaminaron dilapidar
su abuso de bombas.
¡¡Hoy toca Gaza!!

Gaza…
semblantes de sudor y de miedo,
jirones de piel rancia,
olor acre y aridez sobre aridez
ambiciosa de muerte.

Caminos transitados
por estelas fugaces,
exhalaciones de muerte.
Niños que yacen
cual organismos inertes,
difuntos ya
quienes les tiendan y atiendan
en nichos fútiles
de ensueños.

¡Palestina, aguarda, no te vayas sin mí!

Vivir afecta
el valor de una quimera
de saldo barato y sin brillo.
Bosques de antaño
hoy ya cedros desteñidos,
extirpados por las bombas
de factura USAhebrei.

¿Nadie lo sabe?
Los dioses de la guerra
lo dictaminaron:
¡¡Hoy toca Gaza!!

Cae se levanta
y vuelve a extinguirse Palestina,
en brazos de aquellos vecinos,
que con codicia la desean.

Es la Suiza perdida
en la agridulce sequía
de un Mediterráneo
pasional y arrebatado.

Otra tarde en Gaza.
Ojos negros, relámpagos,
crepúsculo ardiente,
velos de raso;
una taza de té y un café,
mientras se habla de paz
y un desastre
se cierne como perversión extravagante...

¡Palestina, aguanta, no te vayas sin mí!


José Fernández del Vallado Julio 2009 josef.


Reacciones:

48 libros abiertos :

Post más visto

Otra lista de blogs