miércoles, marzo 25, 2009

Ejecutor.

Me ordenaron ir a una ciudad de provincias. Era un lugar frío, perdido en medio de una meseta interminable, a unos mil ochocientos metros de altura. Tres tercios del año estaba inmerso en heladas perpetuas y los restantes no era mejor, el territorio se transformaba en un lodazal donde los mosquitos proliferaban y resultaba imposible salir sin verse acribillado a picotazos.
Los días discurrían de forma inplacable, encerrado en un hotel silencioso y moderno de paredes húmedas y desconchadas, amueblado rígidamente. La orden, como siempre, partió de alguna mente hastiada de vivir sin dejar vivir a su aire a los demás.
Contraté a Illia, me visitaba tres veces por semana, follábamos, pagaba bien sus servicios, aunque apenas me satisfacía. Lo descubrí hace tiempo. Ni siquiera una mujer me hacía sentir más hombre.
La primera vez que lo vi estaba acomodado en la cafetería Svantik, fumaba un puro habano y charlaba animadamente con tres políticos más. Me bastó echar un vistazo para comprender que se trataba de un hombre dispuesto a lo que fuera con tal de prosperar en la vida. En tanto prosperar significara acumular dinero. En tal caso yo también había prosperado, y para ser franco, no sentía que mi logro conllevara felicidad alguna.
Los atardeceres eran largos y aburridos, hacía un frío terrible. Bajo el hotel, junto al río, había un viejo parque. Me agradaba pasear por allí, contemplar a las madres con sus hijos abrigaditos con gorros de piel y bufandas hasta las orejas deslizarse en los toboganes. Presenciaba sus risas, sus gritos de júbilo. Aquello era con mucho lo más próspero que encontraba en mi vida. Las madres me observaban con desconfianza. Procuraba no acercarme y menos entablar conversación.
Alquilé un piso frente a su portal. Por las mañanas, temprano, su chofer iba a buscarlo en su flamante sedan sufragado por el gobierno regional. Los fines de semana salía toda la familia: Él, su mujer y sus tres hijas de apenas siete cinco y cuatro años.
Dejé de llamar a Illia, dejé de ver la televisión e incluso de echar solitarios, y me dediqué a beber; estaba en un entorno demasiado frío para mí, yo, un hombre duro y en apariencia, curtido.

La mañana que tropecé ella me ayudó a levantarme y sentí sus manos tibias, llenas de vida. Percibí a una mujer ingenua y feliz y supe que pese a tener un marido vehemente y codicioso, todavía vivían enamorados. Me preguntó si estaba bien, afirmé sin hablar y soltándome me retiré apresurado y temblando, entré en el piso me serví un güiski cargado y me pregunté qué derecho me daba juzgar a los demás si yo era incluso peor. Acabé con la botella de Chivas.
A la mañana siguiente me desperté vomitando. Eran las seis y media de la madrugada, a las siete estaba junto a la ventana entreabierta con las cortinas veladas y el ojo en la mira telescópica. Se abrió la puerta y el objetivo salió. Sucedieron unos segundos presioné el percutor, a continuación el sonido de aire a presión y el leve siseo del silenciador. Pero el automóvil había arrancado y estaba lejos. No hice blanco. ¿Lo hice de forma deliberada o algo me lo impidió? Por la mirilla del telescópico permanecí observando a unos gorriones con fascinación, aquellas aves diminutas luchaban sin armas ni dinero contra el invierno glacial y los avatares de la vida y tenían éxito, o quizá no, pero jamás se engañaban ni engañaban y menos se asesinaban entre ellas. Por primera vez desafié mi realidad y comprendí en qué se había convertido mi vida. Era un ejecutor y estaba solo. Me encendí un cigarrillo di unas caladas y decidí afrontarlo; me iría. No supe a donde. De pronto lo entendí, el problema no consistía en marcharse sino en cómo. Giré la escopeta, la apoyé contra el suelo. ¿Quedaba güiski? Me pregunté. Eché un vistazo a las frías paredes de la estancia sin amueblar, allí no había nada nunca lo había habido. Puse el cañón bajo mi mentón...

José Fernández del Vallado. Josef. 2009

Reacciones:

72 libros abiertos :

  1. Crudo, oscuro. Siempre dije que me gustaban esta clase de historias tuyas. Creo que has jugado muy bien con las omisiones y son ellas las que le han dado al texto tanta intensidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Joder! me ha gustado mucho, muuuuucho ;)
    Muuuuuuuacks!

    ResponderEliminar
  3. Como siempre, bien escrito y ando la suficiente carga emocional. Preciso, pero intenso.
    Escueto, pero profundo.

    Un placer leerte.
    Saludos...

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. He olido, visto y sentido y palpado por dentro y por fuera al personaje. Enhorabuena y mil gracias por tus ánimos. Yo también me llevo tu nombre para visitarte de vez en cuando. Almanoor.

    ResponderEliminar
  6. Se tomó su propia medicina.
    Al menos falló su último trabajo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Quizás no haya sido la mejor manera de "irse", quizás fue la única que encontró. En fin, hay un montón de frases buenas, de reflexiones.
    Saludos, buen cuento.

    ResponderEliminar
  8. No es mal final para alguien que no tiene futuro como ser humano.
    Que dificil es vivir sin amor y compañia.
    Un abrazo amigo, me ha gustado mucho la historia

    ResponderEliminar
  9. Gracias Diego me agrada que te gusten esta clase de relatos. saludos!

    ResponderEliminar
  10. Gracias lara, siempre es un placer tenerte. besos!

    ResponderEliminar
  11. Encantado de recibirte Pilar maestra de las letras. Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Hola amigo Toro. Pues sí le salió el tiro pr la culata? se dice jeje!

    ResponderEliminar
  13. Desde luego Noelia no era la mejor manera de irse, pero dada su situación..... besos!

    ResponderEliminar
  14. Gracias Navegante, siempre es un placer recibirte. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Ay. que final...
    No me esperaba eso.
    El depredador aniquilado.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Hola Arantza. Tú lo has dicho. Pero es así, todos los depredadores son víctimas de su propia depredación...Un beso!

    ResponderEliminar
  17. maravilloso relato,
    No descubres que sucede sino hasta la mitad, luego el misterio es efervescente. Me ha encantado.

    Saludos. Enhorabuena para el objetivo fallido.

    ResponderEliminar
  18. Grcias Fero es un placer que te haya gustado. Gracias por visitarme, un saludo!

    ResponderEliminar
  19. Me ha atrapado como todos.. ya sabes!!!
    Lee y releo una y otra vez.. para no perderme detalle!!!
    Y... pero el final...???
    Como dice Toro.. bebió de su propia medicina???
    Se arrepintió y a buena hora pero y el...
    Ufff me dejas con la duda.. eso es lo que tienen tus finales...
    Besos cielo, llenos de luz, como siempre y cada dia!!!

    ResponderEliminar
  20. en las mañanas de provincias siempre hace frío... y ni siquiera el guisqui puede sacarnos de él
    Qué buen clima el de tu relato.

    ResponderEliminar
  21. Gracias Sol por no perderte detalle... De verdad no captas el final? Bueno, lo dejo a vuestra elección. Un beso!

    ResponderEliminar
  22. Hola Pedro. Es cierto, así es el frío de Castilla y en madrid no es excepción, aunque sea capital. Clima? El que tú le encuentres al relato, yo solo trato de darle brillo, aunque se me oscurezca bastante. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  23. El ejecutor ejecutado.... Una cruda historia sobre la miseria humana

    Felicidades

    ResponderEliminar
  24. Atrapada entre tus letras desde el principio; relato frío y crudo, inhumano como el ejecutor, o ¿tal vez algo humano le restaba? En el fondo de tus personajes hastiados, siempre aparece algo de "¿corazón?"

    Me ha encantado descubrirte.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Es verdad, el frío apaga el ánimo y es mejor ser un don nadie en un lugar cálido que un gran jefe en tierras heladas.

    Mi querido Moderato-dos-Josef, creo que la llegada del calor te hará bien, los rayos fundirán las estalactitas que has ido acumulando y pronto lo notaremos en tus palabras.

    ( Por cierto, enhorabuena por tu inmensa lista de seguidores)

    Abrazos,

    J.

    ResponderEliminar
  26. que intensidad tiene esta historia,amigo!!!!!!!!
    aquí estaremos esperando como sigue...........

    un abrazo y felicitaciones

    ResponderEliminar
  27. Me ha parecido muy Eastwoodiano :)

    He vivido unos momentos cinematográficos :)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  28. Vaya final, y todo por haber fallado... Espero que siembres una bonita primavera, jejejejee;)

    BESOOOOSSSS MILLLL¡¡¡

    ResponderEliminar
  29. Oye..que me has tenido en vilo hasta el final. ¡¡Genial!! Josef, me ha encantado, en el fondo no era un tipo tan duro que el creía.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  30. josef,
    Tengo que decirte que mientras te leo hago como que veo, ( más bien oigo) una peli de vampiros en una ciudad de Alaska en la que la noche dura 30 días... Me he puesto en situación... nieve, oscuridad, alaridos y, sangre... GENIAL,este ambientillo y tu relato. ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  31. Un pobre hombre que no supo encontrarse, no supo ver su felicidad....Eso pasa por poner la vista en lugares equivocados.
    pero, quién sabe igual decide repetir....
    Como eres moderato, narras divino y tu imaginación vuela.... como que vuela.....pulula.je
    besitos me ha encantado, como siempre claro....
    je

    ResponderEliminar
  32. Un relato frío y duro. Muy bueno... como todo lo que escribe.
    abrazos

    ResponderEliminar
  33. Que intensooo....

    Un besin con sabor a wisky

    ResponderEliminar
  34. relato de "ejecucción" perfecta...mantienes la intensidad y rematas con un final mmagnífico. Un placer leerte

    ResponderEliminar
  35. Un relato muy interesante que mantiene la intriga hasta el final. besos

    ResponderEliminar
  36. un relato alucinante, un hombre que se descubre a tiempo, que su elección fue desafortunada, pero llego a sentir el significado de la soledad, muy bueno Josef.

    Besitos

    ResponderEliminar
  37. Que genial texto...mantuviste el suspenso hasta el final...ya en el último párrafo el desenlace fue genial...nada que decir...excelente historia! Aparte que soy medio fan de historias así jeje.

    Un saludo,
    José Luis

    ResponderEliminar
  38. Tus escritos llevan un sello especial. Cierta crudeza, bien narrados e intensos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  39. Al menos recapacitó y no apagó la felicidad del otro hombre con un disparo, lo que me da pena es que acabara con su vida.

    besos

    ResponderEliminar
  40. El ejecutor comienza la historia planteándose con moral la vida de otra persona y, al mirarse al espejo, comprendió que él no era mejor que cualquiera y que además le faltaba una chispa para querer vivir.
    Una historia amarga de desenlace fatal.
    Me ha gustado.

    ResponderEliminar
  41. Es lo que tiene implicarse, te destroza los planes...

    ResponderEliminar
  42. Al final cayó en su propia trampa, como el cuento del cazador cazado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  43. A mi me dio la impresión que hasta el ejecutor tiene su corazoncito.

    Besos y no me apuntes.

    Siempre un placer pasear por tus palabras.

    ResponderEliminar
  44. Atrapante relato. Casi cinematográfico.

    Besos

    ResponderEliminar
  45. Perdón por la tardanza.
    Si, a mi también me fascina la posible personalidad de un asesino a sueldo y también hice un pequeño relato (Que bonito es Praga). Indudablemente puede haber tantas personalidades como asesinos, pero me ha gustado el tuyo (perdón por lo de tu asesino), A pesar de que no intuyo el suicidio, ya que está relatado en primera persona.
    Como en tantos trabajos, veo a un personaje descuidado, que no merece el sueldo que cobra, y que además no está contento consigo mismo y no ve salida. Falla en su trabajo, incluso en sus suicidio...

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  46. No esta mal que asi terminara.
    Debía poner las cosas en su justa medida.

    Genial.
    Besos.

    ResponderEliminar
  47. HE TENIDO QUE CERRAR MI BLOG, ESTE ES EL NUEVO :

    paseandoporterra2.blogspot.com/

    BESOS

    ResponderEliminar
  48. josef

    que sincronía virtual
    hoy vengo a leerte después de haber subido un escrito, y mira andamos destilando muertos...

    Un abracito de sol

    ResponderEliminar
  49. No se si queda güiski... pero si unas ganas de felicitarte por lo bien que escribes... maestro.


    Abrazos...

    (No dispares... antes escribe otro relato genial)

    ResponderEliminar
  50. Que vida tan triste y solitaria la de tu personaje!
    Me encanta leer tus escritos, te atrapan y quieres saber el final que suele ser inesperado.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  51. ...pues supongo que había otras formas de partir, pero que optó por esa porque en todas las demás tendría que cargar consigo mismo ;)

    jeje

    besos....

    ResponderEliminar
  52. Muy bueno como siempre nos tenés acostumbrados Moderato, eso si el final como siempre sorprendente.
    Yo siempre tuve la fantasía de trabajar de ejecutor pero como se ve que me falta valor o me sobran escrúpulos elegí ser abogado.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  53. Definitivamente, tienes una capacidad asombrosa para recrear relatos con una temática muy dura junto a un ambiente oscuro, casi opaco. Me ha gustado mucho.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  54. Al final hasta he podido oler la pólvora y ver el final de una vida que ahora si tenía sentido.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  55. ...seguro que con whisky ese gatillazo era más llevadero.

    Como siempre Josef, digno de las mejores bibliotecas.

    ResponderEliminar
  56. Ay!!! ¡¡que maravilla leerte!!Joseff, ha sido la primera vez, pero ¡¡me quedo para siempre!! haber si se me pega algo...jajaja
    Un abrazo
    Pilar

    ResponderEliminar
  57. Me gusta esta historia, te deja en intriga, y te hace analizar, si es necesario tomar decisiones tan fuertes como el final del relato....

    ResponderEliminar
  58. Josef, me quedo encandilada cada vez que te leo... qué pena no tener tiempo de venir siempre que publicas... no doy para más, jeje.
    Me ha encantado... Hay profesiones que verdaderamente acaban con el ser humano que todos llevamos dentro.
    Gracias por tus letras, amigo.
    Un beso, cielo.
    Natacha.

    ResponderEliminar
  59. ...
    Tan solo decir que es fantástico, duro y realista. Realmente genial.

    Un gran aplauso y un saludo desde aquí

    ResponderEliminar
  60. ay, qué dura es la vida del asesino!!
    está muy bien, moderato, me ha gustado leerte :)

    ResponderEliminar
  61. La conciencia no perdona. Un cuento excelente. Abrazos.

    ResponderEliminar
  62. Me ha encantado la historia, a veces caemos en nuestra propia trampa.
    Un placer leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  63. No me esperaba ese final, pero como siempre, tus textos, geniales. Un beso

    ResponderEliminar
  64. Tarde o temprano creo que este personaje debía elegir ese final. Alguna vez miran y ven en realidad lo que deben "ejecutar" y hasta la visión de unos gorriones puede cambiar la forma de ver la vida.
    Besos.

    ResponderEliminar
  65. Me gusta tu prosa aunque siempre un poco cruda. Al leerte me imagino un pobre hombre desubicado que busca la felicidad en lo prohibido e incluso en el alcóhol . No esperaba ese final.Un saludo.Angela

    ResponderEliminar
  66. ufffffff que final

    fantástico amigo, un abrazo

    ResponderEliminar
  67. Si es que el frío mesetario tiee mucho peligro! menos mal que para nosotros empieza la primavera en esta meseta :)

    Salud!

    ResponderEliminar
  68. Buffffffffffff qué fuerte... creo que has descrito maravillosamente la soledad.
    la soledad del corredor de fondo.
    Impresionante, Josef, jo.
    Y muchas gracias por todo :)
    A veces internet es un pozo negro, y, otras, te descubre la cercanía.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  69. Una joya para disfrutar,leer,pensar,con un estilo muy personal,la soledad tiene eso,no sabemos por que puerta entra,

    ResponderEliminar
  70. La soledad del asesino...El ejecutor que se ejecuta...interesante relato

    Abrazox

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs