lunes, abril 13, 2009

Estrella Polar.





Corría ligera, las manos en los bolsillos y la mirada fija en la estrella polar. El camino estaba oscuro y la noche, helada, se me había echado encima. Había estado bebiendo demasiado con Jorge y me sentía caliente por dentro e incluso mareada. Percibía los jeans apretados y las botas Alaska al crujir en la nieve. Mi chalé quedaba al otro lado del altozano a dos kilómetros del pueblo. Jorge ni siquiera había sido capaz de acercarme porque había acabado tan borracho como un cerdo bañado en alcohol. La melodía de una bella canción revoloteaba en mi conciencia a la vez que pensaba en lo lejos que mi vida estaba de parecerse siquiera a aquella dulce canción. Desde que todo se desplomó sólo me había sentido capaz de besuquear con borrachos, liarme con borrachos, follar borracha y vivir embalsamada en una agria y onírica irrealidad.


Lo decidimos entre los dos; dejar la ciudad e instalarnos en un pueblo alejado, situado en una sierra del norte, para hacer realidad unos sueños que jamás pasaron de ser eso y acabaron transfigurados en insomnio permanente...
Descubrí su miedo a la soledad y a la naturaleza enseguida, cuando al escuchar los aullidos de los lobos en lugar de aceptarlos, entre dientes, mascullaba epítetos groseros; al tratar de cocinar sin haberlo hecho nunca; cuando se llenaba las manos de ampollas al cortar la leña necesaria para el fuego; o si intentaba, sin resultado, lavar la vajilla a mano; y cuando no pudo hallar la comodidad de las pizzas a domicilio, ni el estrépito de la tele, ni el móvil con cobertura, ni una máquina de afeitar, ni la ducha con agua caliente, ni el ocio nocturno del fin de semana. Y cuando, en verano, en los locales del pueblo, observaba con desdén y repugnancia, a los hombres que entraban oliendo a pocilga y ganado. Y sobre todo, cuando tuvo que acomodar su adecentado culo a hacer sus necesidades ante un burdo agujero negro.

Lo decidimos entre los dos pero él decidió por su cuenta olvidarse de mí. Claro, se me veía tan feliz; ingenua de mí. Pensé que se acostumbraría y a lo que de verdad se acostumbró fue a trajinarse a Maite, a Juana, a Inés… ¡Con todas se lo hizo a mis espaldas! De eso sí sabía Luis, era un maestro, pero sin titulación. El buen señor de ciudad...
Cuando se largó con Inés conocí su auténtico espíritu: “El de ave de rapiña.” Le sacó los intestinos y la abandonó en la ciudad. Y, la verdad, verla regresar fue un espectáculo. Había cambiado tanto o la ciudad la cambió... o quizá la sociedad ¡o el puto cabrón del Luis...! Desgraciada Inés, no le quedó más remedio que degradarse para pagarse el billete de vuelta, y la enviciaron de tal forma, que después envició a medio pueblo.

Me quedaban dos kilómetros, toda una balada por recorrer a menos dieciocho grados. Pero yo me sentía caliente, ardiente y fogosa, y no paraba de correr y sudaba mucho, demasiado. Para empezar me desprendí de los guantes, luego del molesto plumas, a continuación de la chaqueta; la camisa, la camiseta... quedé en sujetador. Seguí moviéndome sin cesar. Una racha de aire cortante se transformó en cálido aire sobre mi tórax, lancé una carcajada me desabroché los pantalones, me desprendí de las botas y cada vez más excitada me arrojé sobre la nieve y revolcándome me la froté sobre los pezones mientras me masturbaba sin cesar de pensar en él... Pensé en la vez que se amputó un dedo con el hacha; en la vez que le saltó el aceite al hacer huevos fritos; en la vez que resbaló y se cayó de bruces sobre un lodazal; en la vez que “Carballo” le partió la nariz de una hostia bien dada; en la vez que lloró como un marica playa; y en la vez que lo descubrí... jodiéndose a Inés... en nuestra casa.
Me di la vuelta y me sentí arropada en mi hogar junto a un buen fuego, degustando una deliciosa copa de coñac, besándome, mientras sentía su lengua dentro de mi paladar y el dulce aroma de la bebida haciéndome feliz. Y pensé en lo cálida que se estaba poniendo la noche mientras miraba a las estrellas sin perder nunca ¡nunca! de vista la orientación del resplandor de la estrella polar...

José Fernández del Vallado. Josef. Enero 2007. Arreglos Abril 2009.









Reacciones:

37 libros abiertos :

  1. Una vida rota bajo la estrella polar.

    Alcohol y recuerdos ahorcándola poco a poco.

    Excelente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola José!pasé a saludarte y leer tus interesantes relatos,la estrella polar nos debería de guiar a experiencias más agradables pero de vez en cuando esta bien perderse....un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Un relato bastante duro. El alcohol, la incomprensión, lo absurdo de la vida.
    Muy bien narrado como siempre, pero me deja un poco "tocá", por la crudeza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. le costo pero al final encontro su norte.
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  5. Parece que lo único que tenía en condiciones era su brújula sexual...encontró el norte y al final fue feliz.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. La bebida y su ingenuidad, no fueron buenos consejeros, siempre buscamos un norte en nuestras vidas. Precioso relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Joooo!!!! ¿de dónde alora tanto relato? jajajaj es genial
    besitos y amor
    je

    ResponderEliminar
  8. Amigo! Eres uno de mis mayores visitantes y me habia olvidado de ti.
    Tienes en mi blog un regalo también para ti!!!
    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  9. Muy pero muy bueno como siempre me gusta mucho leerte Moderato, pero mucho.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  10. Muy duro..quizás demasiado para mí.Aunque así es la vida¿o no?
    besos.mª josé.

    ResponderEliminar
  11. muy crudo tu relato, pero tan real!!!!!!!!!!
    gracias por compartir.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Querido Josef. Me encanta leer estos relatos que nos regalas, son crudos y fuertes... También algunas expresiones por su forma me hacen reir un montón. Y no sé por qué, pero cada vez que vengo y leo algo de comida aqui, me da hambre... jajajajajajaj pizza, huevo frito, hasta el coñac me provocó.
    abrazos y besitos

    ResponderEliminar
  13. relato duro pero es la verdad de lo q sucede


    besitosssss

    ResponderEliminar
  14. Como siempre, un placer leerte. Fuerte texto, pero creo que muchas veces la vida misma es fuerte...y tú has descrito eso de una manera magistral.

    Un abrazo,

    José Luis

    ResponderEliminar
  15. Magnifico relato...

    Nunca... nunca perderé de vista las estelas de tus escritos...

    Gracias por dejarnos tan buenos escritos y por orientarnos el dia a dia.

    Abrazos... abrazancos

    ResponderEliminar
  16. Duro relato, pero real como la vida misma.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Un relato tan real como la vida misma. Me gusto y mucho. Me estoy poniendo al dia...andaba fuera.

    ResponderEliminar
  18. Excelente!! Me encanto un poco duro pero como la vida misma…
    Felicidades! Por escribir así.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. El relato es magistral. La vida no es como nos gustaria que fuese, sino como es.

    Me gustó, José, y mucho.

    (Gracias de corazón por tu ayuda, creo que lo he conseguido)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Me uno a las felicitaciones.
    El lado duro de la vida
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Un relato duro, por desgracia conozco todo lo que rodea al mundo del alcohol. Lo importante siempre es encontrar el norte, eso es.
    Muuuuuacks!

    ResponderEliminar
  22. El poder de la bebida, cuanto se lleva de nuestras vidas que poco queda de lo que un día fuimos, ni siquiera una estrella polar nos podrá devolver lo que perdimos en los laberintos oscuros del alcohol , muy buena narración mi querido amigo .

    Besos

    ResponderEliminar
  23. Hola josef, a mí me gusta escribir soñando, es decir, plasmar siempre lo hermoso de la vida, pero también me gusta leerte cuando nos muestras la otra realidad, la cruda y dura, porque no hay que olvidar que ahí está. Gracias por ser mi otra cara.

    P.D.: Te agradezco mucho las palabras que me dedicas en mi post del Premio a la Cordialidad, de corazón. Un beso Josef.

    ResponderEliminar
  24. Tragos de una mala borrachera traición...

    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Me ha gustado mucho oir tu voz de nuevo. Es una gentileza por tu parte.
    En cuanto al texto, me gusta esa visión bajo la estela de la estrella polar. Y me gusta ese amor a uno mismo, ese quedar en paz con las cosas como vienen.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  26. Es genial, con cada palabra haces que sienta cada una de esas sensaciones. Me encantó la última parte...hasta he sentido el frio de la nieve en todo mi cuerpo, jajaja.

    Un placer leerte Josef. Besos.

    ResponderEliminar
  27. Un relato duro, pero real como la vida misma.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. El peligroso juego de la vida. Muy bueno, como siempre. Abrazos.

    ResponderEliminar
  29. Me encanta esa sensación de dolor e irremediablés con la que me quedé, juaas, debo andar medio mazoca hoy.
    besos

    ResponderEliminar
  30. Me quedo con la boca seca y el cuerpo helado, pero con el aprendizaje, duro aprendizaje de la protagonista...ella lo ve todo claro y sabe lo que ha ocurrido, sabe donde se encuentra la estrella polar...Excelente! Almanoor.

    ResponderEliminar
  31. Hola Josef,
    me encantaría tener muchísimo más tiempo para leer todo lo que publicas. Cada vez que vengo me quedo loca. De verdad. Es que lo explicas tan bien... es tan fácil visualizar la historia... Me encanta leerte.

    Un beso y muchas gracias por compartir esto con nosotros.

    ResponderEliminar
  32. El mundo es inmensamente grande, lleno de soledades y de estrellas...

    Besicos

    ResponderEliminar
  33. Al menos creo que no perdió su norte...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  34. Alcohol, sexo, recuerdos, sentimientos...La estrella polar supongo que sea su norte...Temas cotidianos bien relatados, comio siempre.

    Abrazox

    ResponderEliminar
  35. Hermoso relato....menos mal que siempre percibía la estrella polar...con tanto alcohol!!!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  36. "Qué hermoso es mirar una estrella en el firmamento, y que a través de la distancia, nos acompañe en nuestra travesía."

    Fíjate Josef que de manera cursi, mi corazón ansía el día en que alguien, una noche cualquiera, me muestre una enseña en el firmamento y me la obsequie...

    .... Si es mientras se hace el amor.. qué mejor aún! jajaja!

    Saludos mi querido amigo!
    ¡Salta Valiente!
    Como siempre... un gusto pasar por aquí.
    =D

    ResponderEliminar
  37. ESto sí que es una borrachera bien peligrosa. Seguro que murió sonriendo y no fue precisamente de felicidad.
    Besos salvajes.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs