jueves, diciembre 04, 2008

PESADILLAS.


Es difícil precisar cuándo y por qué va a suceder, pero una noche vuelves a tenerlas, las pesadillas regresan. ¿Has cenado mal?: No. Quizá tomaste algo que no te sentó bien: No. Tal vez la película se enquistó en tu cabeza: No hubo, estuviste leyendo el periódico, nada trascendente, los temas políticos de siempre. Entonces esos sueños extraños ¿de dónde proceden? Ni lo mencionas, pero en el fondo lo sabes. De ti, de algún lugar lejano oculto en la trastienda del cerebro. Son tus creaciones, llevan sello propio y alguna vez pueden llegar a convertirse en reales.



Llevaba tres días soñándola cuando la encontré. Estaba en un desfile de modelos de cierto relieve, no era ninguna de ellas, sólo un maniquí. Logré entrar mediante una acreditación falsa de reportero. Estaba en un cuarto trastero. La sacaron, la pusieron un instante junto al Set de la espléndida modelo brasileña Gisele Bündchen y cuando aquélla pasó a su lado me pareció insignificante. ¿Saben cómo es la Bünchen? Se trata de un bellezón rubio que a primera vista impresiona y a segunda desmonta. Pues bien, al lado del maniquí la Bünchen no tenía nada que hacer. No es tonta, se dio cuenta enseguida y con disimulo ordenó que lo incineraran. Pero yo ya la había descubierto y merced a mi sagaz versatilidad me convertí en incinerador. En diez minutos ella; es decir, el maniquí y yo salíamos por la puerta trasera. Me costó meterla en el coche. Tuve que volverle el brazo izquierdo del revés. Aquello debió de doler, no se quejó, era consciente de su situación.

Al cabo de un rato circulábamos tranquilamente por la autopista París – Lyon y comenzó a hablarme, me dijo: “No soy para ti.” La miré con sorpresa y añadió. “Verás tú eres un hombre decente y con trabajo.” No. Estoy en el paro, señalé. Ella se acarició el bucle castaño rojizo del lado izquierdo de su sien y continuó. “Quería decírtelo desde que me metiste en el coche. Yo no soy buena para ti ni para nadie.” La miré durante unos instantes y pregunté. ¿Por qué? Sonrió con nerviosismo y lo dijo sin dificultad. “Porque soy una meretriz.” Ni siquiera miré, solo dije. En resumen eres una puta. Trató de corregir y añadió muy seria: Tan sólo meretriz. Me reí la miré a los ojos marrones y le pregunté. ¿Sabes lo que es una meretriz? Titubeó y dijo: “No.” Proseguí. ¿Conoces su utilidad? “No.” ¿Sabes de qué país son? “No.” ¿Sabes cuántas hay en el mundo? “No.” Te lo diré: ¡Millones! Y corregí. Pero sólo una es un puto y bellísimo maniquí.
“¿Quién?” Tú, por supuesto.
Mientras hablábamos me interné en un camino frondoso y retirado. Detuve el coche. La tomé por la cintura, la abracé y la besé con pasión; le desabroché la faldita plisada y sin mediar palabra la penetré. Nadie se interpondría a mis designios. No protestó y se dejó hacer en silencio, era una puta.
Cuando terminé se había puesto pálida y la nariz le había crecido de forma parecida a la de Pinocho. La miré con asombro y balbuceé un “Qué…” entrecortado. De pronto su mirada era como de cal y se carcajeaba de mí. Dijo: “Te he mentido.” La mire con espanto y le pregunté. Dime la verdad. Dime. ¿Quién eres, qué eres? “Soy una tarántula.” Y se abalanzó sobre mí.

Desperté gritando angustiado, encendí la luz de la lámpara. Sudaba. Salí de la cama, comencé a caminar y de pronto me detuve con terror. Saliendo de debajo del vértice izquierdo del marco del cuadro que había colgado sobre mi cama estaba la tarántula. Pareció advertirme y se detuvo. Salí corriendo a la cocina abrí la alacena y retirando de forma precipitada botes de lejía y detergente, busqué el insecticida mata cucarachas, hormigas, arañas, y demás insectos rastreros. Lo hallé olvidado en un rincón. Cuando volví el monstruo no se había movido de lugar. Temblando, enfoqué en su dirección y disparé. Dio unos pasos y cayó sobre el tomo de Drácula de Bram Stocker que permanecía abierto por la página doscientos diecisiete, aquella en la que se relata como cuando llega el crepúsculo los No muertos pueden salir de la tumba y de sus criptas. Lo cerré y la aplasté sin piedad; cogí el libro y abrí la puerta de acceso al jardín. Hacía una noche de luna llena; salí y lo quemé sobre la hierba. A continuación procedí a extender sus cenizas. Cuando entré de nuevo me di cuenta del fuerte olor a insecticida, entonces volví a abrir la puerta y la dejé unos instantes para que el aire corriera, mientras, me fui a lavar las manos, y me las enjaboné meticulosamente. Cuando volví miré la luna y sentí un escalofrío. Se desencadenó un fugaz vendaval sobrecargado de aromas y tuve la sensación de que algo se introducía flotando en el aire. Asustado, cerré la puerta de golpe, me metí en la cama, me cubrí con las mantas hasta el rostro y me dormí.

Tuve un nuevo sueño. Me encontraba a un niño llorando en una montaña y al preguntarle qué le ocurría me dijo que había olvidado su soldadito de plomo en la cima. Sólo hice que llegar arriba y darme cuenta del percance; había olvidado las botellas de oxígeno. Y sin oxígeno no es posible respirar a diez mil metros de altitud.

No hubo mañana siguiente. Dictaminaron muerte por asfixia e intoxicación. ¿Me excedí en la dosis de insecticida? No, por supuesto, sigo vivo. Cierto, aunque tengo una sensación de encierro desagradable, como si estuviera en el interior de... ¿un féretro? No claro, se trata de una nueva pesadilla... Supongo...


José Fernández del Vallado. Josef. Dic 2008.

Reacciones:

73 libros abiertos :

  1. Si es que a veces las pesadillas se viven como si fueran ciertas, aunque no se si es peor tener pesadillas o no dormir, de las dos maneras una se encuentra mal.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Que increíble poder de imaginación y desbordante creatividad, muchas veces vivimos pesadillas al no querer ver la realidad, impactante hasta el final. Me encanta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Excelente. Me devoré el relato. Me pareció impecable. Y ese final... atañe a uno de mis terrores de la niñez, el ser enterrada viva (culpa de Poe, de Roger Corman, de Vincent Price y Dios sabe de quién más). Tu imaginación es prodigiosa.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  4. Madre mía! Creo que no he leído nunca tan rápido... me moría porque despertaras! :D

    Excelente relato, Josef. Me ha encantado. No sé, era como tener a Freud y a Proust juntos...

    Y bueno, ya lo dijo uno de ellos:

    "Existen caminos indirectos para acceder a los contenidos del inconsciente, como por ejemplo los sueños..."

    Besos :)

    ResponderEliminar
  5. De pesadilla en pesadilla, me encantó tu relato y el gran poder de imaginaciòn que posees.

    Tus escritos me apasionan, desde el comienzo al final.

    Besos desde el ♥

    ResponderEliminar
  6. Jo con las pesadillas. Y mira que yo soy un experto, siempre digo que debería irme a dormir armado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Buenos dias Moderato.
    Excelente e interesante Blog, tenia pendiente pasear por aqui, por fin , con legañas matineras, he podido hechar un vistazo a esta pesadilla.
    Dicen que los sueños, sean pesadillas o no, son cosas y casos que pueden sucedernos o han pasado, por lo que andate con cuidado en las alturas.
    La araña fue puro tramite, ya que puedo asegurar que si estas dormido e inmobil (mas o menos), se pasean por encima tuyo como pepe por su casa.
    Saludos cordiales.
    Jesus

    ResponderEliminar
  8. El pobre ya apenas distinguia las pesadillas de la realidad y por desgracia la última no parecía una pesadilla,ahora soñaría toda la eternidad..

    besos

    ResponderEliminar
  9. Algún día despertaremos de esta pesadilla

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. A mí me pasa frecuentemente que sueño con lugares que podría jurar nunca he estado físicamente... al menos conscientemente, o al menos en esta vida.

    ¿Sabes? Me río irónicamente al leer tu relato porque precisamente de niña, mi peor pesadilla, esa a la que temía increiblemente, y que se repetía constantemente cuando mi mente jugaba con mi valentía, era con una tarántula enorme color verde y con cara de bruja... aparecía siempre que en mi sueño se iba la luz, afortunadamente.... dejó de aparecerse hace algunos ayeres... o simplemente es que mis sueños ya son todos iluminados. =D

    Te enviaré un mail, quiero platicarte algo bien personal. ;)

    Un fuerte y efusivo abrazo mi Josef querido!!
    Salta Valiente!!

    ResponderEliminar
  11. Un impresionante relato. Y un final terrible (qué horror el enterramiento consciente ¿Poe?). Y ese maniquí que cobra vida... adiós a la ideal mujer objeto.

    Un gusto leerte.

    Un beso.


    Soledad.

    ResponderEliminar
  12. No es difícil precisar cuando va a suceder... "cada vez que decides poner una entrada"... me sumerjo en un bonito sueño, y me llenan de felicidad tus escritos...

    Este es sensacional... genial... espectacular en forma y contenido...

    Doy gracias por poderte leer...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. Dentro de una nueva pesadilla... o tal vez no ;)
    Me ha encantado.
    Muuuuacks!

    ResponderEliminar
  14. Muy lindo relato, Moderato, como siempre vuelves a asombrarnos.

    El mundo de los sueños es magico y misterioso. Tengo la impresión de que has leido a Freud. Yo tambien lo hice y me encantó.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Soñamos que estamos despiertos o cuando estamos despiertos estamos en el sueño????
    A veces no sabemos donde nos encontramos, ya lo dijo Calderón de la Barca...
    un beso
    mj

    ResponderEliminar
  16. Ay... me corrió un escalofrío...

    José que bien describiste las situaciones.

    Un beso, que pases un lindo finde!

    ResponderEliminar
  17. Cada vez que veo que has publicado algo nuevo, vengo apuradita a leerlo para ver con que nos sorprendes esta vez , y nunca salgo defraudada.
    Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  18. Yo no suelo soñar, o mejor dicho no suelo recordar los sueños,pocas pesadillas he tenido ..pero las pocas que tuve, esas sí las recordé! vaya fracaso el mío, recuerdo solo las pesadillas, serán porque las pocas que tuve fueron intensas jaja, en fin..espero que no tengas muchas más, creo que estrés causa algunas de ellas, un besote, y ...fuera pesadillas!.

    ResponderEliminar
  19. Disculpa pero... Jajajajajajajajajajajaja, me ha dado mucha risa lo del maniquí... y lo de que al final de ese sueño... si te volviste incinerador... pero ya con el cierre, no he podido dejar de reir :)

    Muchos Besos.

    ResponderEliminar
  20. Te devuelvo tu cortes visita y.......¿donde me he metido?, creo que nunca sueño, pero lo tuyo.....
    Bueno, la entrada me parece perfecta para contar una noche de verano a la luz de una hoguera, pero en pleno invierno, en soledad, y con frio, ¡¡¡Huy que miedo !!!,ja,ja,ja.
    Un saludo, y te enlazo.

    ResponderEliminar
  21. Magnífica forma de mantener la tensión. ¿No nos estaremos soñando permanentemente?

    ResponderEliminar
  22. Que impresionante relato José!!
    Es impecable la manera que describes cada situación que hace que se me acelere el corazón!!!
    Increible final ...
    Besos cielo!ª!! Buen fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  23. Uuuuff, cómo te gusta hacernos sufrir, eh? ;-)
    Besos felinos.

    ResponderEliminar
  24. Excelente relato!
    Un analista por aquí por favor!!!
    Besos,

    ResponderEliminar
  25. La mente es un cajón de sopresas inimiaginables! Pero tú las imaginas! y las escribes tan bien,amigo querido.
    La primera parte me recordó una canción de Serrat que se llama "De cartón piedra" que debs haber escuchado.
    Es un relato impecable, como siempre.
    Un abrazo.
    Pdta. He estado visitando tu otro blog... qué torpe!

    ResponderEliminar
  26. Esa manera tuya de escribir, enlazando cada situación en perfecta sintonía, me encanta. El mundo de las pesadillas lo conozco y me ha hecho sufrir.

    Un abrazo y que tengas un lindo fin de semana...Sin pesadillas!

    ResponderEliminar
  27. Para estas pesadillas, prefiero el insomnio:):)

    Precisamente ayer tuve una pesadilla, pero si la relato, en lugar de sobrecoger, seguro que os da la risa.

    Me atrapó el relato Josef.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Ultimamente conmigo sino son pesadillas es insomnio. En fin estoy bien gracias, y vos cuidate mucho.....sobre maneras de esas pesadillas.

    ResponderEliminar
  29. Excelente historia Josef, vaya pesadillas las que te dan pero te dan una lucidez maravillosa para escribir estos relatos. Esta es mi entrada preferida, me gustó´mucho esta historia y como la belleza se convierte en una arana peluda jaja, me encantó´, un beso grande

    ResponderEliminar
  30. Wow, es la primera vez que me paso por aqui y lo hare a menudo, sin duda...me gustan tus relatos, aunque ha sido angustioso leerlo.
    un saludo

    ResponderEliminar
  31. Bueno, la chica de la foto no es precismente una pesadilla, :))

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  32. pesadillas fagocitandose, recuerdos subconscientes adueñandose de nuestras debilidades, psicoanalisis de la primera era.
    Fobias, memorias reprimidas. Todas las explicaciones cientificas no hacen mas que reafirmar ese mundo de ficciones y fantasias .
    Y en ese mundo Josef, eres el rey.
    Te admiro profundamente
    En lo personal, mi fobia a los aracnidos no he podido superarla.
    Te dejo un fuerte abrazo, como siempre, esperandote entre mis laberintos..........despierta y real.

    ResponderEliminar
  33. Eres genial, Moderato!
    Siempre digo que me internas,me precipitas a esos infiernos de los que hablàs.
    Hoy, una vez màs me quedo inquieta bajo el ramaje de tus pensamientos.
    Un placer leerte absorta.
    Buen fin de semana.
    Besos

    ResponderEliminar
  34. si todas las pesadillas dieran pie a narraciones tan poderosas, habría que desearlas


    en definitiva estaré al pendiente de lo que venga

    gracias por las visitas! un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Interesante historia, Jose. Me encanta que la gente relate sus sueños o sus pesadillas, como en este caso. Y me gusta porque todo es posible.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  36. Sos realmente increible!, si en realidad soñás eso tenés le bendición que no solo escribis estupendamente sino que también hasta tus pesadillas son acordes a tu forma de ser, yo por el contrario no me acuerdo de los sueños y de las pesadillas menos estoy seguro que deben ser demasiado malas como para recordar.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  37. Ayer noche era muy tarde quise leer el relato pero en ver su título me lo repensé... son tan reales tus relatos que la que hubiera tenido pesadillas era yo..

    Un beso Josef.

    ResponderEliminar
  38. Siempre tengo pesadillas, no me desagradan para nada, por el contrario, quedan en mi mente...
    Excelente tu narrativa.

    Besos.:-)

    ResponderEliminar
  39. A veces mis sueños son tan reales como la vida misma;))
    Muy buen relato Josef, felicitaciones¡¡¡

    Besooosssssss

    ResponderEliminar
  40. Tan solo tu sabes realmente esta interpretación,lo que es yo, podría decir que el relato unió una fina línea entre la vida y la muerte.
    Mis sueños son sin arañitas,ni cucarachas...solo pasión :D


    cariñuuuuuuuuuuuus Josef!

    ResponderEliminar
  41. los sueños sueños son jejejejeje

    pero lo tuyo ha sio algo de pesadilla

    besitossss

    ResponderEliminar
  42. Vivo subyugada por tus

    historias relatadas

    atraída,ensimismada!

    Sólo me falta pesadillas

    compartidas....

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  43. -Ojalá y tuviese ese increíble don de recordar lo que he soñado como tú magistralmente lo has hecho Josef.

    -Claro otro tipo de pesadillas algo más ligth,digamos así cuando cenamos solo un yogurt ;-)luego sueñas dormido sobre una nube blanca cualquier otra atrocidad.

    Pd:Nikolaus te dejó un regalito visual(como mis pesadillas jaja) ayer en mi post,por ser siempre tan especial y atento :-)espero que te guste.

    mua!Cuídate.

    ResponderEliminar
  44. Nuestra mente es increible.
    El relato es precioso. Palabras de sueños.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  45. Siempre es un placer recorrer tu espacio y estas palabras tan imaginativas. bello trabajo.


    Te abrazo
    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  46. Pasar a leerte es un placer. Tienes todo los dones precisos para hacerlo y seguir adelante.
    Un abrazo,
    Shanty

    ResponderEliminar
  47. Son terribles las pesadillas.muchas veces las tengo, y lucho con ellas para que se extingan de mis sueños, para no volver a vivirlas para no sentirlas más. pero ellas vuelven siempre con más fuerzas...y yo sigo ahi, en el rincon de mis sabanas tapandome los ojos.. como una niña com miedo..

    abrazos.

    ResponderEliminar
  48. Un relato que te deja sin aliento, el insecticida parece llegar hasta cada pulmón...
    Las pesadillas son realidad en nuestro cerebro en ese momento. Luego, como relámpagos se esfuman y como rayos en un instante desaparecen de nuestra mente.
    Consigues fijar nuestra atención.
    Un cariñoso abrazo.
    P.D. Me alegró tu visita de nuevo y tu comentario. Has vivido mucho, también en sueños.

    ResponderEliminar
  49. Hola impresionante!!!

    Gtracias por tu saludo para mi cumple. Bsss.

    ResponderEliminar
  50. ufff vaya relato, impresionante...a veces tengo pesadillas y en el mismo sueño me digo que estoy dormida, que todo es un sueño, cuando despierto me acuerdo y me digo a mi misma esto tiene que ser la muerte no despertar de una pesadilla.

    saludos.

    ResponderEliminar
  51. Mi respeto para usted señor escritor.


    Un abrazo Moderato


    María

    ResponderEliminar
  52. Ni me lo digas! las pesadillas son horribles, mientras las sueñas se pasa mal y luego las recuerdas. Hace mucho que no tengo ¡ni quiero!, pero tuve una varias veces y era estar perdida en un laberinto dando vueltas y vueltas, espantoso.

    Escribir pesadillas, vale, pero que sean inventadas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  53. Ufff que angustia, que mal. Odio las pesadillas
    La verdad, es que tengo muy pocas gracias adiós
    Un beso.

    ResponderEliminar
  54. Oleeee!! te felicito, una vez más, niño, sabes enganchar desde la primera letra, hasta la última.

    Es un tema el que tocas que algunas veces me he planteado... qué parte hay de sueño y cuál de realidad en nuestras vidas... quizás sea todo virtual?

    Sea cómo sea, tú relato es un GRAN sueño o pesadilla y tal como pinta, mejor seguir soñando que si despiertas...

    Besos y bocaos :)=

    ResponderEliminar
  55. las tarántulas son como ratones, están llenas de pelos y tienen la sangre caliente. Si las pisas, que yo creo que es lo más eficaz, veras que cantidad de sangre salpica. Una vez una tarántula se acercaba sigilosamente a mi pie desnudo y en la selva, menos mal que mi interlocutor la vió, y, sin decirme nada, le pegó un pisotón. Cuando levantó el pie y vi aquella maraña de pelos y dientes puntiagudos y sangre humeante... agggggggg
    qué asco!!!

    En fin, corrámos un túpido velo... Interesantes sueños, bonitos relatos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  56. ¿Un maniquí puta que se transforma en tarántula? Y eso que yo creía que nadie me ganaba a la hora de tener pesadillas extrañas...

    Me ha encantado la página 217 de Drácula, así como el resto, es una novela irrepetible.

    Esperando más pesadillas...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  57. josef

    nada que hacer
    tu pluma se desliza con donaire

    pesadillas
    lo mejor es seguirlas para que desaparescan:-)

    muakismuakis
    felíz lunes

    ResponderEliminar
  58. Agradecida por su comentario vertido recientemente en mi blog, invito austed a ver lso post de mis otros blogs y retirar los premios y regalso dejados en todos ellso.

    www.walktohorizon.blogspot.com
    y de ahí a mis otros blogs.

    le deseo unas felices fiestas!

    un abrazo

    marycarmen
    os dejo paz.

    ResponderEliminar
  59. Me fascinan tus pesadillas, tan llenas de creatividad e ingenio...

    Seguirte es vivir nuevas vidas, y por lo tanto hacerle un corte de mangas a la rutina.

    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
  60. Hola amigos! Estoy preparando el siguiente post, pero como hubo unos días de descanso pues los he aprovechado. Ante todo quiero agradecer vuestro inestimable apoyo, e informaros de que me sigo esforzando, pues no quiero daros morralla a leer, sino relatos interesantes duros, divertidos o extravagantes, un poco de todo. Ah, abrigaros bien este invierno promete! Un fuerte abrazo a todos!

    ResponderEliminar
  61. No hay quien no haya tenido pesadillas. Yo creo que proceden del inconciente. Menos mal que al despertar te diste cuenta de que era un sueño más...
    Un beso,
    Shanty

    ResponderEliminar
  62. cada día escribís mejor José!!!
    quedé totalmente atrapada...Un lujo!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  63. Hola Josef,

    menos mal que no se convirtió en una mantis religiosa !!! ;) hubo suerte esta vez...

    me gustó mucho tu relato, siempre me mantienes en vilo hasta la última palabra.

    te he dicho que somos vecinos?
    un abrazo,

    ResponderEliminar
  64. Una vez leí que Poe escribía sus relatos en un estado de embriaguez que rozaba el delirium tremens y que en muchas ocasiones era víctima de sus propias pesadillas. Tú, a la vista de los excelentes relatos y de lo prolífico que eres, debes estar al estilo de Poe por lo menos en coma etílico.

    Un fuerte abrazo

    PS: Supones bien querido amigo

    ResponderEliminar
  65. Bellas pesadillas encadenadas:
    Maniquíes prostitutas, tarántulas, vampiros, insecticidas, asfixias, ataúdes.
    La peor pesadilla es no saber si es realidad o sueño.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  66. JAJAJAJAJJAJA JOSE TE HAS CURADO DEL RESFRIO Y HAS ENTRADO CON LA BUNCHEN EN UNA PESADILLA ERES LO MAXIMO !!!

    GENIAL !! ME ENCANTO !!!

    ESTAS MEJOR??

    MILES DE BESOS
    KLAU ♥

    ResponderEliminar
  67. Este relato me cautivo sin duda.Deberia revisar las paredes de mi mente, seguro que es una de esas tarantulas la que no la deja libre de pensamientos y sentimientos.
    El placer ha sido mio de poder encontrar tu blog, me ha gustado lo que encontre por él...
    Te enlazo con tu permiso.
    Un besito y una estrella.
    Mar

    ResponderEliminar
  68. Ufffffff. Una pesadilla que te engancha. He leído el relato casi sin pestañear.
    Tienes razón, en lo más recóndito del ser humano se esconden muchas cosas. Sólo es necasario abir puertas.
    Saludos.
    celia

    ResponderEliminar
  69. ...JEJEJE lo disfrute Josef, la pesadilla está muy a tono con los submundos del llamado inconsciente colectivo, por donde muy a menudo deambulan mis geniecillos, mis fantasmas y mis duendes...

    te felciito excelente trabajo y muy de mi gusto

    Saludos

    ResponderEliminar
  70. Tarantula??????? hubiera imaginado cualquier otra cosa...

    mmm, en la primera puede ser paranoia a cerca de las relaciones con los demás, lo del niño... pueden ser traumas.

    Ufff! espero no tener esta noche pesadillas con tarantulas, no me imagino aplastándola sin piedad, aunque, ya lo imaginé jejeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  71. Como mi comentario está en los cuentos, pues aquí solo un saludo! jaja, muy acorde la imagen. hasta prontito josef

    ResponderEliminar
  72. ¡Qué imaginación! buenisimo, me he reído a pesar de ser un relato de pesadillas.
    Besos

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs